Tag

Washington

Browsing

Desde Pekín aseguran haber proporcionado insumos médicos a Washington y expresan su predisposición a aunar esfuerzos con EE.UU. para hacer frente a la pandemia.

Varias provincias y compañías de China han enviado ayuda humanitaria a EE.UU. para combatir la pandemia del nuevo coronavirus, aseguró este martes Hua Chunying, portavoz del Ministerio chino de Exteriores.

«Algunas provincias y empresas chinas ya han brindado o están brindando actualmente ayuda humanitaria a la parte estadounidense con la entrega de suministros médicos», expresó la vocera.

«Estamos muy preocupados por la situación epidemiológica en EE.UU., esperamos que el pueblo estadounidense supere cuanto antes este duro período», añadió.

La representante oficial de Pekín reiteró la predisposición de su país a apoyar al país norteamericano en su lucha contra el mortífero brote.

Asimismo, recordó que el presidente chino, Xi Jinping, en una reciente conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Donald Trump, expresó su esperanza de que Washington logre controlar pronto la propagación del covid-19, al tiempo que abogó por aunar esfuerzos con ese objetivo.

EE.UU. es actualmente el país con mayor número de infectados con SARS-CoV-2, detectado en cerca de 165.000 personas, de las que al menos 3.170 han fallecido.

Dos de las conferencias más populares que se realizan cada año en Maryland, muy cerca de Washington, quedaron atadas al coronavirus. La Unión Conservadora Americana (ACU, según sus siglas en inglés) informó que uno de los asistentes a la conferencia CPAC, un encuentro anual de la base del Partido Republicano devenido en un Trumpfest, contrajo el virus.

El presidente norteamericano, Donald Trump ; el vicepresidente, Mike Pence, y los principales funcionarios de la Casa Blanca, incluidos el secretario de Estado, Mike Pompeo, y la hija y asesora del presidente, Ivanka Trump, participaron de la conferencia, pero la organización dijo que ni Trump ni Pence tuvieron contacto con la persona infectada , quien además no estuvo en ninguno de los eventos en el salón principal. La Casa Blanca ya fue informada.

«El individuo está bajo el cuidado de profesionales médicos en el estado de Nueva Jersey y fue puesto en cuarentena», indicó ACU. «Este asistente no tuvo interacción con el presidente o el vicepresidente y nunca asistió a los eventos en el salón principal», agregó en un comunicado enviado a los asistentes.

Además de esa persona, dos neoyorquinos que participaron de una conferencia organizada por el Comité de Asuntos Públicos de Israel (Aipac, según sus siglas en inglés) dieron positivo a los análisis del coronavirus, según indicaron las autoridades sanitarias de la capital, Washington.

«Según nuestra investigación hasta el momento, en colaboración con el Departamento de Salud del Estado de Nueva York, no existe un riesgo identificado para los asistentes a la conferencia en este momento «, dijo la alcaldía en un comunicado. Los dos casos eran asintomáticos «lo que significa que no estaban experimentando síntomas como fiebre o tos mientras estaban en Washington», y por lo tanto «no tienen un riesgo identificable para las personas expuestas a ellos «.

Se trata de tres pacientes de edad avanzada, dos de los cuales residían en una residencia de ancianos. Detectaron los dos primeros casos en el estado de Florida.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos informaron que tres nuevos pacientes murieron en el estado de Washington debido al nuevo coronavirus, elevando la cifra total a cinco muertos en el país por el COVID-19.

Se trata de tres pacientes de edad avanzada, dos de los cuales residían en una residencia de ancianos donde una cincuentena de personas mostraron síntomas similares a los de la enfermedad. La otra es una mujer de entre 80 y 90 años, de la que ya se había informado que estaba en estado «crítico», aseguró Jeffrey Duchin, del Departamento de Salud Pública de Seattle en conferencia de prensa.

El sábado pasado se había reportado en Washington la primera muerte de los EE.UU. y de todo el continente americano por el coronavirus, y un día más tarde la segunda, también en el condado de King. Las cinco muertes se produjeron en el hospital EvergreenHealth de Kirkland.

El gobernador Jay Inslee, declaró el sábado un estado de emergencia por el elevado número de contagios en la zona y el hecho de que varios de los enfermos no tuvieron contacto con nadie que hubiera visitado China u otras zonas de alto riesgo de coronavirus. Algunos científicos temen que la enfermedad se haya expandido durante semanas sin que nadie la detecte.

Por su parte, su par de Florida, Ron DeSantis, adelantó que los dos casos de coronavirus COVID-19 confirmados en tal estado «no serán los únicos» que se registrarán, aunque señaló que el nivel de amenaza de la enfermedad «se mantiene bajo».

Los dos contagiados son una mujer que había viajado recientemente a Italia, que es uno de los países más afectados por el virus, mientras que el otro individuo es un varón de unos sesenta años que no había tenido contacto aparente con ninguna persona que hubiera viajado a alguno de los focos de infección. Ambos están estables.

La epidemia superó este lunes los 3.000 muertos y el número de personas infectadas superó los 89.000. Sigue progresando en el mundo a un ritmo más rápido, en pleno contexto de temor mundial sobre sus consecuencias para la economía.

El coronavirus arribó a las ciudades de Nueva York, Moscú y Berlín en momentos en los que emergieron unos grupos de la enfermedad en distintas partes del mundo, incluso cuando los casos nuevos en China disminuyeron a su nivel más bajo en seis semanas y cientos de pacientes fueron dados de alta de los hospitales en el epicentro del brote viral.

El Life Care Center de Kirkland, en , Washington, EE.UU. (Reuters)

Se reportaron casi nueve veces más casos fuera de China (hay drásticas medidas de cuarentena que afectan a más de 50 millones de personas) que dentro del territorio en las últimas 24 horas, de acuerdo con el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Sin embargo, el jefe de emergencias de la OMS señaló que las regiones han tomado medidas menos agresivas contra el coronavirus que los aislamientos extraordinarios implementados en China, los cuales lograron mantener bajo control el brote.

El medico Mike Ryan dijo que debido a que la enfermedad COVID-19 no se transmite con tanta facilidad como la gripe, «nos da un atisbo de que este virus puede ser reprimido y contenido».

La evolución de la epidemia hace temer una crisis económica mundial. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) rebajó su previsión de crecimiento mundial en 2020 del 2,9% al 2,4% y advirtió de cifras peores si agrava la epidemia. Los mercados bursátiles sufrieron sus peores caídas desde la crisis financiera de 2008.

En tanto, la OMS aumentó este fin de semana a nivel «muy elevado» (el máximo) la amenaza del coronavirus y que creerse protegido sería «un error fatal». La agencia de Naciones Unidas recordó que los síntomas son benignos para la mayoría de enfermos, importantes (neumonías) para el 14% y que el 5% de personas afectadas están en estado crítico. La tasa de mortalidad parece ser de entre el 2 y el 5%, según la OMS.

Luego de una semana caracterizada por los constantes cambios en el régimen cambiario, subas pequeñas pero sucesivas del tipo de cambio y pérdidas constantes de reservas, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, se prepara para concretar la postergada reunión con las autoridades del FMI en Washington. En la oportunidad, intentará convencer al organismo multilateral (aunque controlado por el gobierno de Estados Unidos) de la «necesidad» de las medidas de control aplicadas en el régimen cambiario, pese a contradecir las pautas que fija el Fondo a los países firmantes de los créditos condicionados otorgados. De la respuesta del organismo, depende que el gobierno argentino pueda acceder al desembolso del tramo de 5400 millones de dólares pendiente, que correspondía al corriente mes de septiembre.

Según lo estipulado, el titular de la cartera económica va a mantener un encuentro en los Estados Unidos con autoridades del Fondo Monetario el miércoles, en el marco de su viaje como integrante de la comitiva que acompañará al presidente Mauricio Macri a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Llegará a Washington  el miércoles 25 y ese mismo día se reunirça con los representantes del FMI. El vocero del organismo internacional, Gerry Rice, había anticipado que durante la reunión en Washington las partes continuarán «las conversaciones en curso del programa». Rice había adelantado también que iban a seguir «las discusiones sobre las medidas adoptadas por las autoridades en respuesta a la crisis macroeconómica, y hacer un balance sobre en qué punto se encuentra la situación y los próximos pasos».

El miércoles pasado, el Banco Central dio a conocer su decisión de aumentar de 58% al 78% durante este mes el límite inferior para la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq), mientras anunció una flexibilización en la meta de la tasa monetaria. Luego de ello, el FMI afirmó que espera «que las reuniones con las autoridades argentinas sean una oportunidad para dialogar sobre estos y otros temas», mientras aseguró que «sigue comprometido» con el país, aunque sin hacer mención explícita al acuerdo stand by vigente.

El miércoles se decide si Hernán Lacunza viajará a Washington para los encuentros técnicos con el Fondo. Buscan habilitar un giro de U$S5400 millones.

El Gobierno definirá el miércoles fecha y lugar para un nuevo encuentro con las autoridades del FMI. Esta vez, se tratará de reuniones técnicas para destrabar el envío de U$S5400 millones que refuercen las reservas del Banco Central, en un contexto en el que la autoridad monetaria busca estabilizar el tipo de cambio.

La opción más probable es que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viaje a Washington con su equipo, según aseguraron fuentes oficiales a TN.com.ar. De esa forma, el Poder Ejecutivo evitará que el staff del Fondo esté presente en Buenos Aires durante las semanas de campaña. La última visita de los funcionarios del organismo terminó con un encuentro con Alberto Fernández que realizó duras críticas a los resultados del programa vigente.

La revisión técnica será la quinta que se realice desde el arranque del acuerdo, en junio del año pasado. Los economistas del Fondo, liderados por el italiano Roberto Cardarelli, pondrán la lupa sobre los resultados fiscales y monetarios. En ese sentido, desde el Gobierno aseguraron en los últimos días que el país cumplió con las metas, pero algunos analistas creen que eso podría ser discutido desde Washington.

Sucede que las últimas medidas que tomó el Gobierno para contrarrestar el efecto inflacionario de la devaluación post-PASO tendrán un costo fiscal, especialmente los cambios en el impuesto a las Ganancias y la quita de IVA para alimentos, que afectará la recaudación tributaria y hará más complicado alcanzar el déficit cero.

El BCRA, además, incumplió el objetivo de agregados monetarios por primera vez en diez meses, es decir, cuántos pesos debería haber circulando en la economía. El presidente de la entidad central, Guido Sandleris, adelantó que negociará una cifra nueva de meta para septiembre, algo que será abordado también con el staff del Fondo.

El encuentro con el FMI estará enmarcado, además, por el anuncio que realizó el Gobierno sobre un reperfilamiento de la deuda pública, que buscará extender los plazos de pago de bonos de corto, mediano y largo plazo y una renegociación de las devoluciones del crédito al FMI. Según estimaciones privadas, el calendario firmado implicaba que el país tuviera que girar cerca de U$S46.000 millones entre 2022 y 2023.

Si el staff técnico llegara a aprobar los resultados de las cuentas nacionales, quedará un paso antes de que el FMI apruebe el desembolso. El directorio del organismo deberá sesionar y, con el informe realizado por los economistas, decidirá si habilita los U$S5400 millones hacia el Tesoro nacional.

Para los economistas, la llegada de ese giro será clave para los próximos meses de la economía argentina. El Banco Central necesita un colchón de reservas suficiente para afrontar los retiros de depósitos de ahorristas de los bancos, que se intensificó en las últimas semanas, el pago de deuda y la utilización de las arcas para mantener la tranquilidad cambiaria, tal como sucedió en la última semana.

Mientras Beijing amenaza a Estados Unidos con la posibilidad de una prohibición de exportación de tierras raras en medio de las crecientes tensiones comerciales, los medios estatales chinos enviaron una siniestra advertencia a Washington: “No digan que no les advertimos”.

The People’s Daily, el periódico del gobernante Partido Comunista, usó la dura frase en un comentario el miércoles, en el que decía que China nunca “aceptaría” la supresión del desarrollo chino por parte de Estados Unidos.

El 15 de mayo, la administración de Trump firmó una orden que potencialmente prohibió a las principales empresas chinas, como el gigante de la tecnología Huawei, comprar componentes vitales como chips de computadora de EE. UU.

Muchos de esos chips están hechos con tierras raras, de las cuales China es un importante exportador.

“En la actualidad, Estados Unidos sobreestima completamente su capacidad para controlar la cadena de suministro global y se abofeteará a sí mismo cuando supere su feliz e ignorante autocomplacencia”, dijo el comentario publicado bajo el seudónimo de Wuyuehe. “No digan que no les advertimos”.

La frase, en el pasado, ha sido reservada por los medios de comunicación estatales chinos para tiempos de graves conflictos.

The People’s Daily la utilizó en 1962 antes de entrar en conflicto armado con la India y nuevamente en 1978 antes de la invasión de Vietnam. Aunque recientemente ha aparecido en varios comentarios del diario sobre temas que van desde Taiwán hasta la guerra comercial.

Guerra de palabras

El 10 de mayo, EE. UU. aumentó los aranceles para las importaciones chinas sobre productos por 200 mil millones de dólares del 10% al 25%, luego de que las conversaciones entre los dos países se rompieran hace menos de una semana.

Las negociaciones ahora se han estancado y cada bando culpa al otro por los recientes contratiempos. Hablando en Japón el lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que “no estaba listo” para hacer un trato.

Estados Unidos importa mucho más de China de lo que China importa de EE.UU., una de las razones de la guerra comercial. A medida que China se queda sin importaciones estadounidenses a las que aplicar aranceles, ha recurrido a sus exportaciones de tierras raras como un nuevo campo de batalla potencial.

China representó el 80% de todas las importaciones de tierras raras realizadas por EE. UU. entre 2014 y 2017, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, y se encuentra entre los pocos artículos no afectados por los aranceles estadounidenses.

En declaraciones publicadas en su sitio web el miércoles, un representante de la poderosa Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China insinuó una vez más la posibilidad de actuar en relación con las tierras raras.

“Lo que puedo decirles es que si alguien quiere usar productos hechos de las exportaciones de tierras raras de China para contener el desarrollo de China, la gente de Ganzhou y de toda China no estará feliz”, dijo el funcionario, refiriéndose a una ciudad en la provincia de Jiangxi.

El 20 de mayo, el presidente de China, Xi Jinping, visitó una fábrica de tierras raras en la provincia de Jiangxi, un toque personal inusual que muchos analistas y medios estatales vieron como un mensaje claro para Washington.

“¿Se convertirán las tierras raras en un arma de control contra la supresión injustificada de China (por parte de Estados Unidos)? La respuesta no es misteriosa”, dijo el comentario de The People’s Daily. “De hecho, los productos electrónicos, el equipo militar y muchos otros productos fabricados en EE. UU. dependen en gran medida de los recursos de tierras raras de China”

Un editorial publicado el miércoles en el tabloide estatal Global Times indicaba en su titular:” EE. UU. lamentará haber forzado la mano de China en tierras raras”.

Pero si bien las tierras raras podrían ser un potencial dolor para Washington, puede que no sean la ventaja que algunos en China piensan.

Eugene Gholz, quien ha asesorado al gobierno de Estados Unidos sobre tierras raras, escribió en un informe para el Consejo de Relaciones Exteriores que la ventaja de China sobre el mercado de tierras raras alcanzó su punto máximo en 2010, e incluso entonces fue difícil de explotar a favor de Beijing.

Además, Estados Unidos también mantiene reservas de muchos materiales clave de tierras raras, no solo los utilizados en la industria de defensa.

CNN

Cristina Kirchner siempre propaló un discurso visceral contra los Estados Unidos y a favor de las ideas populistas que promovieron Fidel Castro, Hugo Chávez y Evo Morales. Pero la ex Presidente lee los diarios todos los días y asumió que Donald Trump pretende un nuevo orden global que implica arrinconar a China, expulsar a Nicolás Maduro de Venezuela y terminar con el régimen iraní. En este contexto geopolítico, CFK incluyó en su tácita campaña presidencial una ofensiva diplomática para explicar a la Casa Blanca y al establishment americano que se corrió al centro ideológico, que entiende de mercados de capitales y que respetará los acuerdos firmados con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Visita a la AmCham

Cuando Cristina gobernaba, la mayoría de las empresas agrupadas en la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham) se transformaron casi en una sombra para evitar maltratos y amenazas. No podían girar utilidades –una compañía famosa hasta compró un pozo para hacer un edificio con sus ganancias anuales—y muchas fueron perseguidas por Guillermo Moreno, ex secretario de Comercio.

El poder de CFK era tan omnímodo que hasta los embajadores de los Estados Unidos en Argentina –Earl Anthony Wayne, por ejemplo—tenían prohibido visitar los despachos oficiales. Fue una orden directa de Cristina, que Wayne soportó hasta que le dieron un destino más saludable para la diplomacia global: terminó en Afganistán negociando con las tribus locales.

Massa, Urtubey y Lavagna dijeron que sí, Macri no participará por un viaje oficial al interior y la incógnita era CFK. Cuando nadie lo esperaba en la AmCham, Oscar Parrilli llamó por teléfono y exigió ciertas condiciones para que «la doctora» participara del evento. Le dijeron que no, que las reglas eran iguales para todos los invitados. Parrilli pidió tiempo y volvió a llamar para anunciar que CFK se bajaba del AmCham Summit 2019.

El secretario privado de Cristina alegó razones políticas y prometió que la ex presidente podría participar de un evento ad hoc, si finalmente decide iniciar su campaña como candidata de Unidad Ciudadana. Podría ocurrir en septiembre, en un diálogo abierto conducido por Luis Novaresio.

Mi amigo Donald

Al margen de las negociaciones con la AmCham y del encuentro reservado que sus ex funcionarios y familiares directos mantuvieron con un importante consejero de la Embajada de Estados Unidos, Cristina ratificó su plan de seducción a Trump con la visita relámpago que Axel Kicillof realizó a Washington. En esta oportunidad, invitado por el Wilson Center, el ex ministro de Economía se mostró moderado frente al FMI y su plan de ajuste negociado con la Casa Rosada. Kicillof sonrió con esmero para la tribuna más influyente de DC y pareció estar bajo el embrujo de Christine Lagarde, directora gerente del Fondo.

«Nadie puede querer un default, lo que pasa es que el problema es en qué condiciones va a estar la economía y qué va a hacer el gobierno de acá a diciembre», aseguró el ex ministro de CFK que escondió los índices de inflación y pobreza, defendió el cepo cambiario y dejó sin resolver la situación legal con los fondos buitres.

Tras su regreso a Buenos Aires, Kicillof informó que la Casa Blanca impregnó de realpolitk su perspectiva sobre la imagen política que tiene sobre CFK. No es que Washington olvidara el maltrato al presidente George Bush durante la Cumbre de las Américas, ni la decisión del entonces canciller Héctor Timerman de violar la seguridad de una valija secreta del FBI, simplemente los asesores de Trump empiezan a reconocer un eventual un triunfo de Cristina en las PASO.

La ex presidente tomó el mensaje que llegó desde DC y lo transformó en un comentario inesperado durante su presentación en la Feria del Libro. «Miren lo que está pasando en Estados Unidos. La economía vuela, tienen el índice de desempleo más bajo desde hace 50 años. Teóricamente la Reserva Federal debería subir la tasa de interés para que la economía baje. No. Algunos se dieron cuenta que tenían que volver a generar trabajo industrial adentro del país para volver a generar riqueza. Sería bueno que aquellos que viajan tanto para allá y escuchan tanto lo que les dicen allá, imiten lo que hacen allá», dijo Cristina sin inmutarse.

El gobierno se sorprendió con las nuevas opiniones de CFK y con las súbitas declaraciones de Kimberly Breier, subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, quien se reunió hace unos días con Macri en la quinta de Olivos. A diferencia de otras oportunidades, Breier dejó entrever que Cristina ya no es una bolilla negra en la administración Trump.

–¿Preocupa la perspectiva de que Cristina Fernández de Kirchner regrese a la Presidencia de la Nación?–, preguntó Infobae a la subsecretaria de Estado.

–Estados Unidos tiene una relación muy importante con la Argentina y con el Estado argentino y estamos comprometidos a trabajar con cualquier persona que gane las elecciones. Y esa es la decisión del pueblo argentino, y no de nosotros. Obviamente, para nosotros apoyamos un camino, una ruta institucional, derechos humanos, democracia, mercados libres… Un camino así, para nosotros es el camino correcto para la región.

No hay hechos casuales en la agenda internacional de la Casa Blanca. Trump sabe que CFK se siente cómoda con Maduro, la familia Castro, el régimen iraní y la lógica política del Kremlin. Pero Cristina puede llegar a la Casa Rosada, y el presidente de los Estados Unidos atenuó levemente su aprensión respecto al modelo populista que encarna CFK. Se trata de un movimiento preventivo a la espera de las PASO de agosto, que pueden causar conmoción en el tablero político de la Argentina.

 

 

Infobae

La reacción del gigante norteamericano frente a las actitudes del líder populista afectaría a los demás países de Latinoamérica.

En plena revolución por la situación de Venezuela, un país con dos mandatarios, Mauricio Macri envió al secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, a Estados Unidos para descubrir cuáles son las intenciones de Donald Trump frente a ese problema y el plan a seguir. Según lo trascendido, tanto Macri como el presidente norteamericano están en sintonía.

La visita a Washington fue breve, según consignó Infobae. Pompeo llegó a EE.UU. ayer al mediodía y para la noche, ya se encontraba de regreso en Buenos Aires. Su primer encuentro fue con Mauricio Claver, asistente especial de Trump y quien, además, intervino por Argentina frente al FMI. Ambos compartieron un café en las cercanías de la Casa Blanca, en donde Claver le confesó que desde Estados Unidos apuestan por la remoción de Nicolás Maduro, la transición democrática en Venezuela y la convocatoria a elecciones libres y transparentes.

Pompeo reiteró el apoyo argentino al plan del gobierno de Trump y continuaron conversando sobre temas tratados ya en el G20: China, Brasil y las próximas elecciones en Argentina. La segunda reunión del día fue con Paula Bertol, la embajadora argentina de la Organización de Estados Americanos (OEA), y el secretario general de la OEA, Luis Almagro. En su presencia, se repasó al situación del país venezolano y se ratificó la posición de Macri, similar a la de Trump.

En las afueras del Pentágono, Pompeo se encontró con Sergio de la Peña, secretario adjunto para Asuntos de Latinoamérica, junto con quien analizaron el apoyo que Maduro recibe de Cuba, Rusia y China. Según el funcionario, el régimen de Maduro termina cuando se logre quebrar la corporación militar.

Por último, el funcionario argentino se entrevistó con Kimberly Breier, subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, junto con quien conversó sobre la relación bilateral, la reunión de Macri con Bolsonaro y la situación venezolana. Concluida la reunión, el secretario de ASUNTOS Estratégicos regresó a Buenos Aires y le transmitió la información recolectada a Macri.

Esta información ayudará al Presidente a entender los próximos pasos de Estados Unidos, después de que Maduro echara del país a los diplomáticos estadounidenses. Se estima que si el líder populista avanza un paso más y detiene a los funcionarios norteamericanos en su país, se podría iniciar un ciclo inédito de violencia geopolítica.

 

elintransigente.com