fbpx
Tag

Wall Street

Browsing

La depreciación de los bonos y la suba del Riesgo País impactan en los papeles bancarios. El congelamiento de tarifas golpea a las energéticas.

En la Argentina no hay operatoria financiera este jueves por el feriado del Jueves Santo, pero en el exterior se negocian acciones y bonos con una tendencia definida a la baja.

El “castigo” para las valuaciones de activos domésticos no se corresponde a la tendencia general del mercado. El índice Dow Jones de Industriales avanza 0,3%, hasta los 26.541 puntos, no muy lejos del máximo histórico de 26.486 enteros del 3 de octubre pasado.

Las acciones argentinas que se negocian en las bolsas de Nueva York a través de los certificados ADR (sigla en inglés de American Depositary Receipt) operan con mayoría de pérdidas, con bajas en torno al 7% en dólares para los bancos, y entre 3 y 7 por ciento para las empresas ligadas al sector energético.

En el primer caso, el descenso de precios de los bonos soberanos, que integran buena parte de la cartera de los bancos, así como la extendida tenencia de Letras de Liquidez (LELIQ), pieza importante en el actual de modelo de negocios de las entidades, lleva a caídas contundentes de las valuaciones en dólares para Grupo Galicia (-7,9%), BBVA Francés (-7%), Banco Supervielle (-5,7%) y Banco Macro (-5,6%).

Para los títulos del sector energético, la ola vendedora tiene que ver con el anuncio de congelamiento de tarifas dispuesto hasta fin de año por el Gobierno nacional, con el objetivo de quitarle impulso a una inflación más alta que lo previsto en los cálculos oficiales. En un 54,7% anual, es la más elevada desde enero de 1992, mientras que el alza de 4,7% del mes de marzo anticipa un número próximo al 4% para abril.

Transportadora Gas del Sur, que ya había resignado 6% el miércoles, cede ahora otro 7,3 por ciento. Le siguen Pampa Energía (-4,4%), Edenor (-3,5%) y Central Puerto (-0,8%).

Para Eduardo Fernández, analista de Rava Bursátil, el paquete que lanzó el Gobierno para bajar la inflación y reactivar el consumo “es solo un paliativo para el corto plazo (…) Es que para el mediano plazo, existen muchas dudas acerca de la viabilidad de estas medida”.

 

Infobae

Los papeles argentinos que cotizan en Wall Street bajo la forma de ADR registraban pérdidas de hasta 8%, en una rueda en que los inversores liquidaban posiciones en activos domésticos.

Edenor se llevaba la peor parte, con una baja de 7,8% en la Bolsa de Nueva York.

También registraban caídas fuertes los papeles financieros: Banco Macro se desplomaba 6,95%, Grupo Financiero Galicia cedía 6,9% y Banco Francés, 5,10%.

El derrumbe de los papeles argentinos en la principal Bolsa del mundo ocurría en una rueda en que la moneda local profundizaba pérdidas hasta 34 pesos por dólar.

 

Portal de Noticias

El Presidente Mauricio Macri tenía pensado no viajar a los EE.UU. a una nueva reunión de la Asamblea General de la ONU pero finalmente lo hará, con otras motivaciones: reunirse con grandes operadores de Wall Street a intentar convencerlos que la Argentina no caerá nuevamente en default.

La confianza entre los mercados y el gobierno de Cambiemos está en su punto más bajo desde que Macri asumió la Presidencia en diciembre 2015. Ni el préstamo de 50 mil millones de dólares del FMI logró calmarlos, que ven cómo la recesión golpea a la recaudación y el déficit financiero crece producto de la alta deuda que toma el Gobierno y ya ronda el 60% del PBI, un guarismo similar al que tenía el país cuando Adolfo Rodríguez Saá anunciaba el cese del pago de la deuda externa en 2001.

Según reportó el matutino Ámbito Financiero, Macri no tenía pensado viajar a Nueva York a la reunión de la Asamblea General de la ONU y pensaba mandar a Gabriela Michetti en su lugar, tal como hizo en 2017. Sin embargo, las señales que le enviaron sus funcionarios desde los EE.UU. le hicieron cambiar de opinión.

Los inversores dudan que Argentina pueda conseguir los cerca de 20 mil millones de dólares que aun le faltan al país para cerrar las cuentas a fines del año próximo y creen que el Gobierno la tendrá difícil para aprobar en el Congreso el super ajustado Presupuesto 2019, que traerá en su letra el acuerdo con el FMI.

Por eso, Wall Street teme que la Argentina de Macri vuelva a caer en default y el Presidente intentará convencerlos que no hay nada de que temer, pese a que los números dicen lo contrario.

 

 

El Destape Web