Tag

vitamina D

Browsing

Hasta que llegue la vacuna contra el coronavirus, son varios los estudios que giran en torno a la enfermedad, su generación y posible prevención. Según un reciente estudio de la Universidad de Boston, las personas que poseen altos niveles de vitamina D tienen menos posibilidad de contrar covid-19.

Bajo el título «Niveles bajos de 25-hidroxitamina D relacionados con el riesgo de covid-19», la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston publicó una investigación bajo la siguiente pregunta: «¿Qué hace que una persona sea más propensa a contraer covid-19? «.

«La vitamina D afecta tanto al sistema inmunológico innato como al adaptativo y puede tener un papel en la protección contra las infecciones respiratorias», señaló el estudio realizado sobre más de 190.000 personas y dirigido por por Michael F.Holick, profesor de Medicina, Fisiología y Biofísica y Molecular Medicina en el campus médico de la Universidad de Boston.

Sobre algunos estudios anteriores menores, el infome indicó que «han sugerido una relación entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de infecciones y mortalidad por covid-19, pero los estudios se basaron principalmente en tendencias geográficas en el estado de vitamina D y las tasas de infección por coronavirus en lugar de pacientes individuales».

«Este nuevo estudio retrospectivo, que se publicó en PLOS ONE, mostró una fuerte correlación entre los niveles sanguíneos más altos de 25-hidroxivitamina D y las tasas más bajas de positividad para el SARS-CoV-2, especialmente en pacientes que vivían en códigos postales predominantemente afroamericanos e hispanos», detalla el informe.

Según se desprende del estudio realizado sobre más de 190.000 muestras de sangre de pacientes de todas las etnias y edades infectados con covid en los 50 estados, se observó que «cuanto más alto era el nivel en sangre del paciente de 25-hidroxivitamina D, hasta 55 ng / ml, más bajo era su riesgo de infectarse con el coronavirus».

«Las personas de color se han visto particularmente afectadas por covid-10”, informó el Dr. Holick. Y agregó: «Descubrimos que los pacientes que viven en códigos postales predominantemente afroamericanos e hispanos tenían más probabilidades de tener deficiencia de vitamina D y un mayor riesgo de contraer la infección».

Por otra parte, también se descubrió que los pacientes que tenían deficiencia de vitamina D (nivel en sangre de 25-hidroxivitamina D menor de 20 ng / ml) tenían una tasa de positividad 54 por ciento más alta en comparación con aquellos que tenían suficiente vitamina D (nivel en sangre de 25-hidroxivitamina D de al menos 30 ng / mL).

Para alcanzar un nivel en sangre de 25 hidroxivitamina D de al menos 30 ng / ml, las Directrices de la Endocrine Society recomiendan que los bebés, los niños y los adultos reciban 400-1000 UI, 600-1000 UI y 1000-1500 UI de vitamina D al día, respectivamente. Los adultos obesos requieren 2-3 veces más.

“Esta intervención simple y económica de tomar vitamina D puede ayudar significativamente a reducir el riesgo de infección por este virus mortal”, concluyó el Dr. Holick.

¿Qué es la vitamina D?

Se trata de un nutriente presente en ciertos alimentos que es necesario para la salud y para mantener los huesos fuertes. Para ello, ayuda al cuerpo a absorber el calcio de los alimentos y suplementos. Las personas que consumen vitamina D en cantidad muy escasa pueden tener huesos débiles, delgados y frágiles.

Por otro lado, los músculos requieren esta vitamina para el movimiento. Junto con el calcio, la vitamina D ayuda a proteger a los adultos mayores contra la osteoporosis. También se encuentra en las células de todo el cuerpo y la piel la produce al exponerse directamente a la luz solar.

Los siguientes alimentos son fuente de Vitamina D:
  • Los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa.
  • El hígado vacuno, el queso y la yema de huevo.
  • Los hongos aportan cierta cantidad de vitamina D.
  • Ciertos cereales para el desayuno y algunas marcas de jugos de naranja, yogures, margarinas y bebidas a base de soja contienen vitamina D agregada.

La deficiencia de vitamina D podría aumentar las posibilidades de contraer Covid-19. En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Medicina de Chicago (EE.UU.) plantean que existe una asociación entre la deficiencia de vitamina D y la probabilidad de infectarse con el coronavirus.

La investigación, titulada ‘Asociación del estado de la vitamina D y otras características clínicas con los resultados de la prueba de covid-19’, fue publicada en la revista JAMA Network Open.

«La vitamina D es importante para la función del sistema inmunológico y se ha demostrado anteriormente que los suplementos de vitamina D reducen el riesgo de infecciones virales del tracto respiratorio», cita The Boston Globe a David Meltzer, autor principal del estudio. «Nuestro análisis estadístico sugiere que esto puede ser cierto para la infección por covid-19».

El equipo examinó a 489 pacientes del Centro Médico de la Universidad de Chicago, cuyo nivel de vitamina D se midió dentro del plazo de un año antes de la prueba de covid-19.

Los pacientes que tenían deficiencia de vitamina D (<20 ng / ml) y que no fueron tratados tenían casi el doble de probabilidades de dar positivo por coronavirus en comparación con los pacientes que tenían niveles suficientes de la vitamina.

Meltzer y sus colegas enfatizan la importancia de los estudios experimentales para determinar si la suplementación con vitamina D puede reducir el riesgo y potencialmente la gravedad del covid-19. También destacan la necesidad de realizar estudios sobre qué estrategias de suplementación con vitamina D pueden ser las más apropiadas en poblaciones específicas.

«Entender si el tratamiento de la deficiencia de vitamina D cambia el riesgo de covid-19 podría ser de gran importancia a nivel local, nacional y mundial», señaló Meltzer. «La vitamina D es económica, generalmente muy segura de tomar y se puede aumentar ampliamente».

Anteriormente, varios estudios reportaron que bajos niveles de vitamina D podrían estar asociados a un mayor riesgo de morir a causa del covid-19, sugieriendo que la correlación entre ambos factores es estadísticamente significativa.

Niveles bajos de vitamina D podrían ser un factor de riesgo para la infección por coronavirus y hospitalización, concluyó un estudio de la Universidad israelí de Bar Ilán realizado sobre más de 7.800 personas y publicado en la revista científica FEBS Journal.

«El nivel bajo de 25 (OH) D -el anticuerpo que permite detectar la vitamina D- en plasma parece ser un factor de riesgo independiente para la infección por COVID-19 y la hospitalización», concluyó la investigación dirigida por Milana Frenkel-Morgensen, directora del Laboratorio de Biocomputación de Enfermedades Complejas de la Universidad Bar Ilan que se realizó en conjunto con los Servicios de Salud de Leumit.

Según el medio Fuente Latina, que brida información de Israel y Medio oriente, Frenkel-Morgenstern indicó que «no cree que la vitamina D impida a las personas contraer el coronavirus, pero sí cree que aumenta la capacidad del cuerpo para combatirlo una vez infectado».

La investigadora sugiere que es «urgente llevar a cabo políticas de sanidad pública con el objetivo de aumentar los niveles de vitamina D de la población» y dijo que los confinamientos «han contribuido a los niveles ya que la mayoría de la vitamina D se absorbe a través de la piel en exposición a la luz solar».

De las 7.807 personas estudiadas, 782 (10.1%) fueron COVID-19 positivas y 7.025 (89.9%) negativas: «El nivel medio de vitamina D en plasma fue significativamente menor entre los que dieron positivo a negativo para COVID – 19», indicó el estudio.

A la vez, el análisis estudió otros factores como las variables demográficas y los trastornos psiquiátricos y somáticos y se arrojó que «la edad mayor de 50 años, el sexo masculino y el nivel socioeconómico bajo-medio también se asociaron positivamente con el riesgo de infección por COVID-19».

En tanto que «la edad mayor de 50 años se asoció positivamente con la probabilidad de hospitalización debido a COVID-19».

Se estima que mil millones de personas en todo el mundo tienen deficiencia de esta vitamina y que el 50 por ciento de la población tiene una insuficiencia, indicó el propio estudio.

«¡Ponte al sol, que es muy bueno para la vitamina D!» A todos nos han dado este consejo alguna vez y es cierto que parte de la vitamina D que corre por nuestras venas se sintetiza en la piel gracias a la radiación ultravioleta. El problema es que, estando confinados, al astro rey lo vemos tirando a poco y se ha generado una preocupación (más) en la cuarentena: si apenas nos exponemos, ¿necesitamos un suplemento? Empecemos por ver por qué es tan importante esta vitamina.

¿PARA QUÉ SIRVE LA VITAMINA D?

La función más conocida es ayudar al cuerpo a absorber el calcio presente en los alimentos y en los suplementos. El calcio es un mineral clave en los huesos así que las personas con déficit de vitamina D pueden tener los huesos débiles, delgados y frágiles.

Este trastorno se denomina raquitismo en los niños, y osteomalacia en los adultos. Pero aún hay más. Resulta muy importante en el movimiento muscular, en la transmisión del mensajes en el sistema nervioso y también en el sistema inmunitario con la bonita tarea de combatir los virus y bacterias atacantes. Esto suena muy interesante, y más en estos días, ¿verdad? Pero también es algo más complicado de lo que parece.

¿ES CIERTO QUE LA VITAMINA D PREVIENE EL COVID-19?

La vitamina D es relevante en la modulación de la respuesta inmune. Es cierto que numerosos datos epidemiológicos apuntan a que una carencia puede elevar el riesgo de enfermedades infecciosas. Algunos estudios muestran que se presentan niveles más bajos de vitamina D en pacientes con neumonía. Y también hay ensayos clínicos en los que, suministrando dosis altas dela misma en pacientes ventilados en UCI, disminuyó la estancia hospitalaria. Pero no debemos darle la vuelta a la tortilla. Que la falta de vitamina D aumente el riesgo de no significa que atiborrándonos a suplementarnos vayamos a prevenirlo. A día de hoy no se han encontrado estudios en los que se describan los valores de vitamina D en pacientes con Covid-19 ni ensayos clínicos que determinen su eficacia en estos pacientes. Por tanto, la evidencia disponible actualmente es insuficiente para apoyar o no su uso en la prevención de las infecciones.

¿QUÉ DICEN LAS AUTORIDADES SANITARIAS SOBRE SUPLEMENTARSE?

Dado que, como comentamos, no hay evidencia científica disponible ni a favor ni en contra, a día de hoy no hay ninguna recomendación oficial por parte del Ministerio de Sanidad, ni tampoco por parte de la OMS, sobre que debamos suplementarnos sistemáticamente con vitamina D por el hecho de estar confinados. Esta recomendación podría tener lugar en algún momento, pero de momento no la hay.

¿SIRVE EL SOL DE LA VENTANA?

El que, como dice la canción, tenga un patio en su casa que sea particular… ¡Enhorabuena! Puede salir a darse un paseíto diario, lo cual no solo será bueno para la vitamina D en concreto, sino para su estado del alma en general. Para los que no tenemos patio en nuestra casa, ¡tranquilos! ¡no todo está perdido! Sólo necesitamos tener en casa algo más accesible como un balcón o incluso una ventana. Una posible recomendación sería tomar el sol en la ventana durante 15 minutos al día, con la cara, cuello, manos y brazos destapados. ¡Hagámoslo bien! La ventana debe estar abierta para favorecer el paso completo de la radiación. Es importante matizar que la recomendación propuesta sobre el tiempo y la frecuencia para tomar el sol en la ventana sólo es aproximada porque la capacidad de síntesis de vitamina D depende de muchos factores.

Entre ellos, el fototipo de la piel del individuo, su edad (la capacidad de síntesis disminuye con la edad), la hora del día a la que se tome el sol o la estación del año en la que nos encontremos ya que la intensidad de la radiación es variable. La contaminación y la nubosidad también pueden disminuir la cantidad de radiación solar que llega a la superficie terrestre (y así es más o menos como llevamos veinte días en muchos puntos del país). En cualquier caso, no deberíamos prolongar la exposición directa al sol durante más de 15 minutos sin protección.

¿Y EN LA DIETA?

Se considera que el 80-90% de la vitamina D en seres humanos proviene de la síntesis cutánea a partir de la acción de la radiación UVB. Esto quiere decir que el porcentaje de vitamina D que llega a través de la alimentación en general es bajo. Aun así, estos días más que nunca debemos esforzarnos en consumir alimentos ricos en vitamina D para intentar evitar un posible déficit.

¿QUÉ ALIMENTOS?

Principalmente se encuentra en el pescado azul, en la yema del huevo, en los lácteos o en algunos tipos de setas, además de en ciertos alimentos fortificados. Los valores de vitamina D pueden ser variables según el «estado» del alimento. Las setas, por ejemplo, son muy ricas en vitamina D solo si han sido sometidas a irradiación solar durante cinco o 10 minutos o han sido tratadas con rayos UV. La forma de cocinar también influye: freír el pescado disminuye su contenido en vitamina D aproximadamente un 50%, mientras que cocerlo no lo afecta.

La ingesta de tres o cuatro raciones de pescado a la semana, distribuyéndolas entre pescado azul y pescado blanco es una buena manera de contribuir a nuestro objetivo sobre vitamina D. Eso sí, recordemos que los niños menores de diez años y las mujeres embrazadas o lactantes no deben tomar atún rojo, lucio, pez espada y tiburón, por el elevado contenido en mercurio.

Afecta principalmente a la absorción de calcio. Nuevas investigaciones sostienen que colabora en el control de la fecundación y el desarrollo embrionario. La opinión del jefe de ginecología del Hospital de Clínicas.

La vitamina D juega un papel clave durante el embarazo. Hasta el momento, sus efectos más difundidos tenían que ver con el desarrollo óseo del bebé. Sin embargo, un estudio publicado en la revista Antioxidants, realizado por un equipo de científicos italianos, canadienses, húngaros y españoles, aseguró que ésta colabora en diversos procesos del embarazo, como el control de la fecundación y el desarrollo embrionario durante las primeras semanas de gestación, además de contribuir a la prevención de la diabetes gestacional.

El equipo liderado por el doctor Jan Tesarik sostuvo que la vitamina D influye en el inicio del embarazo, su continuación y la prevención de complicaciones asociadas a lo largo de su desarrollo. «Es muy importante evaluar la concentración de la vitamina D en la sangre en todas mujeres que desean quedar embarazadas. Y seguir controlando y corrigiendo, en su caso, estos niveles durante el embarazo para prevenir abortos espontáneos y enfermedades que pueden poner en riesgo la vida y la salud de la madre y de su futuro bebé», aconsejó Tesarik.

En diálogo con Entremujeres Clarín, el doctor Silvio Tatti, Jefe de la División de Ginecología del Hospital de Clínicas, se refirió a la importancia de este compuesto y afirmó que “durante el embarazo hay una natural deficiencia de vitamina y una necesidad de absorber mayores cantidades de calcio”. Y es justamente “la vitamina D quien juega un rol muy importante en la absorción de calcio en el intestino”.

El especialista detalló que la ausencia de vitamina D puede derivar en osteopenia u osteoporosis en la mujer y en raquitismo u osteomalacia en el niño. Además, “podría tener un rol en la respuesta inmune fisiológica y eventualmente un papel a nivel cerebral”, añadió.

Consultado sobre una posible baja de esta sustancia en la gestación, Tatti mencionó que “hay poca información al respecto”. Asimismo, destacó que “durante el embarazo se produce una disminución de la absorción intestinal de calcio, por lo que es importante mantener un nivel fisiológico de vitamina D”. En tanto, mencionó que algunos trabajos sostienen que “el déficit de vitamina D puede generar hipertensión en el embarazo”.

El médico resaltó que esta vitamina básicamente se obtiene “por la exposición al sol”, pero también puede hallarse en “alimentos como pescado, huevos y hongos”.