Tag

violaciones

Browsing

Impulsado por ciudadanos de Comodoro Rivadavia, denuncian penalmente por presunto abuso de autoridad, violaciones a los deberes de funcionario público e incluso administración fraudulenta, contra ministros del gabinete provincial que alcanzan al titular de la cartera de Gobierno, José Grazzini, de Seguridad, Federico Massoni, de Salud, Fabián Puratich y la exministra de Familia, Cecilia Torres Otarola.

Los hechos que se endilgan a los funcionarios se fundamentan en las medidas adoptadas durante la emergencia sanitaria, al advertirse que se incurrió en abuso de poder, dictado de normas que exceden las facultades de los acusados, y presuntos actos ilegales en ejercicio de la función pública.

Las denuncias

En el caso de la exministra Torres Otarola, la denuncian por presunta administración fraudulenta., y el ministro de Gobierno, José Grazzini, habría incurrido de un acto ilegal al desoír la orden de la jueza Mirta Moreno quien hizo lugar a un habeas corpus, y determinó que se aplicara el protocolo nacional previsto en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19.

De acuerdo a la presentación realizada por los abogados Gastón Bordier y Cynthia Castro, se utilizó un Decreto de emergencia que tenía vencidos los plazos para la realización de compras directas, y según reveló Bordier en diálogo con El Diario, este miércoles se formalizaría la denuncia contra los ministros Federico Massoni y Fabián Puratich, a quienes se les acusa de haber incurrido en actos ilegales por abuso de autoridad y arrogarse facultades que no les son propias.

En este caso, aun si el ministro de Salud hubiera actuado de buena fe, bajo la creencia de que la pandemia habilita toda excepcionalidad, no cabe la misma lógica de supuesto para el ministro Massoni, habida cuenta de que éste ostenta título de abogado, y no puede desconocer que solo el Gobernador puede hacer uso de facultades excepcionales a través de la emisión de Decretos de Necesidad y Urgencias (DNU).

La denuncia contra el Ministro de Seguridad también alcanza al subsecretario de Seguridad Informática e Inteligencia Criminal, Federico Pérez Mariani.

Concretamente la investigación penal sobre Massoni, Pérez Mariani y Grazzini, sería por presunto delito de “usurpación de autoridad, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, y requerimiento ilegal de la fuerza pública”, según se desprende de las expresiones del denunciante.

El Gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, se refirió a la denuncia efectuada por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación ante los abusos policiales reportados. “De las cinco denuncias que se realizaron, tres fueron descartadas y dos están siendo analizadas. Nosotros somos sujetos de derechos, estamos abiertos a dar las respuestas que sean necesarias y siempre dando la cara como lo venimos haciendo”, sostuvo.

En este sentido, señaló que “la Secretaría de Derechos Humanos de Nación no hizo una crítica, hizo una presentación por las cinco denuncias de abuso policial que hubo en la Provincia”.

“Chubut es la Provincia que menos denuncias por abuso policial tiene. La Secretaría tiene que garantizar y velar que no haya violaciones a los derechos humanos”, dijo en conferencia de prensa.

Asimismo, aclaró que “de estas cinco denuncias, tres fueron descartadas y dos que están siendo analizadas. Lo más importante es que en los dos casos que se están investigando fue separado todo el personal que intervino”.

Finalmente, Arcioni concluyó que “nosotros somos sujetos de derechos, estamos abiertos a dar las respuestas que sean necesarias y siempre dando la cara como lo venimos haciendo”, publicó El Comodorense.

En la semana que pasó el delito quedó más expuestos porque hubo dos violaciones y un abuso que tomaron estado público, pero el total de casos que se producen en Comodoro es alarmante, sobre todo porque muchas veces los victimarios recuperan rápidamente la libertad, o bien ni siquiera son identificados. El año pasado se produjeron 253 casos; es decir casi 22 por mes. Son cifras oficiales.

La semana que pasó se produjeron dos violaciones en Comodoro Rivadavia, caracterizadas ambas por la brutalidad empleada por los victimarios para saciar sus bajos instintos. Además, un caso de abuso en la vía pública, en el barrio Palazzo, tomó estado público a partir de la decisión de una joven de compartir en las redes lo que le había ocurrido a plena luz del día, con el objetivo de que no hay que bajar la guardia en ningún lugar, más allá de la hora en que se circule y el lugar por donde se lo haga.

Hace una semana exactamente una mujer de 24 años aparecía en un terreno abandonado del barrio Los Tres Pinos. Había sido violada poco antes y arrojada allí luego de que su victimario la llevara en el baúl de su auto. También decidió humillarla aún más arrastrándola sobre líquidos cloacales. «Estaba toda mojada, pobrecita», expresó una de las testigos que la contuvo en un primer momento, alrededor de las 4 de la mañana.

La chica tenía planeado ir a a bailar a un boliche de la calle Ameghino, pero cometió el error de aceptar ser llevada por un individuo que le dijo que iba con rumbo al mismo lugar. En el camino se desvió y la invitó a «hacer la previa» en su casa, bebiendo algo. Cuando llegaron al sitio, en Los Tres Pinos, notó que era una casilla, pero no desconfió. Hasta que fue tarde.

El violador hizo gala de un sadismo y crueldad extremas para llevar a cabo su deleznable acto y la víctima debió permanecer varios días internada en el Hospital Regional.

«Se lo hice a varias pibitas»

Tal fue una de las tantas amenazas de quien el miércoles a la noche interceptó a otra joven de 24 años y la sometió a sus bajos instintos. Fue a las 22.30 en el barrio San Martín, donde la víctima regresaba a su hogar luego de asistir a un templo evangélico y fue abordada por un hombre robusto, no muy alto, que la amenazó con un cuchillo y le propinó una trompada en el rostro cuando ella quiso pedir auxilio.

La condujo hasta un descampado ubicado detrás de la escuela San José Obrero y la sometió a sus bajos instintos. La agresión se completó con amenazas y una minuciosa revisión del celular de la joven, como advertencia para que no hiciera denuncia. Sin embargo, la chica no se amilanó y se presentó en la Comisaría de la Mujer. También estuvo internada en el Hospital Regional.

Hasta ahora la Policía no pudo identificar a ninguno de los degenerados, como tampoco dio con el hombre semi calvo que el jueves a la mañana atacó a una joven en una calle del barrio Palazzo, a quien manoseó mientras le decía groserías. La víctima denunció el caso en su cuenta de Facebook, como advertencia para quienes transitan el lugar. El sujeto se sintió tan impune que cometió su agresión a plena luz del día, a las 9.30.

Según cifras que maneja la Justicia, en enero hubo 38 denuncias de agresiones sexuales, mientras en todo 2018 hubo 253 (casi 22 por mes). Y no debe perderse de vista que hay muchas agresiones que no se denuncian. Es que la revictimización es un trance que no puede ser superado.

El Patagónico

En el barrio San Martín y Los Tres Pinos se produjeron dos casos de violación en la última semana. El fiscal general Martín Cárcamo calificó las ambos hechos como “muy violentos”.

Luego de que una joven fue violada por un hombre que se ofreció a llevarla hasta un boliche, se confirmó otro caso de violación en el barrio San Martín y un presunto abuso en Prospero Palazzo.

En el segundo caso, la joven salia de una iglesia evangélica y fue atacada por un hombre, luego de que se cansó de esperar el colectivo en Los Pensamientos y San Martín.

El fiscal general Martín Cárcamo, director de la Agencia de Delitos Sexuales de la Fiscalía, en diálogo con Diario Crónica calificó los dos primeros hechos como “muy violentos”.

Y respecto al caso de la joven violada en el barrio San Martín indicó que “fue de mucha violencia, en todo momento la amenazó con un cuchillo, pero la mayor descarga de violencia se dio en el acto sexual”.

El funcionario judicial calificó el hecho como “muy grave” y aseguró que se están tomando algunas medidas al respecto y verificando el video que circula por las redes sociales en el que se escucharía a la víctima al momento del hecho, para ver si se corresponde con esa situación.

Se debe recordar que este jueves comenzó a circular un video en las redes sociales donde se escucharían los gritos de la joven de 24 años. El hecho sucedió el miércoles por la noche cuando la chica regresaba de una iglesia cristiana y fue interceptada en la avenida Rivadavia por un hombre que, con un cuchillo, la llevó a un descampado detrás de la escuela Juan XXIII y la obligó a mantener relaciones sexuales.

En las últimas horas también se confirmó otro presunto abuso en Prospero Palazzo, confirmó El Patagónico. Una vecina que caminaba el jueves a las 9:25 por calle Lavalle casi Rocío Ortiz, rumbo a un consultorio médico privado, fue abordada por un hombre que la “manoseó” y le dijo “cosas asquerosas”, dijo la víctima en las redes sociales.

 

ADN Sur

Lo revela un informe de Estadísticas Criminales del Ministerio de Seguridad, publicado este martes por el diario La Nación. En 2017 se registraron 3.921 denuncias por abuso sexual con acceso carnal, 6% más que el año anterior. En Chubut hubo 121 casos.

Según el último informe de Estadísticas Criminales del Ministerio de Seguridad, publicado este martes por el diario La Nación, en 2017 se registraron 3.921 denuncias por abuso sexual con acceso carnal, un 6% más que el año anterior. La cifra es la más alta desde que se tiene registro y representa 11 violaciones por día en el país.

Un análisis federal realizado por el Sistema Nacional de Información Criminal (SNIC), demuestra que ninguna provincia queda exenta de este delito. Si se tiene en cuenta la proyección poblacional elaborada por el INDEC, los distritos con las cifras más altas de violación son: Misiones, Salta y Chubut con una tasa que supera las 20 víctimas cada 100.000 habitantes. Entre Ríos y Neuquén figuran en el otro extremo como las provincias con menor cantidad de denuncias y una tasa de 3,9 y 4,1.

La abogada penalista Raquel Hermida Leyenda explica que la disparidad entre localidades tiene raíz en la cultura patriarcal y machista que predomina en cada una. «No es aleatorio, es ideológico y el abusador sexual es un criminal muy especial que se aloja en lugares determinados que le son de algún modo complacientes a la hora de condenarlo», dice.

Las estadísticas surgen de las denuncias realizadas ante las fuerzas policiales federales y provinciales del país. Y si a los casos de violación se le agrega el resto de los delitos que figuran en el marco normativo contra la integridad sexual como abuso sexual simple, estupro, corrupción de menores y prostitución, la cantidad de afectados asciende a 15.134 en 2017. Se trata de 41 víctimas por día. Pero ese número aún puede ser bajo si se tiene en cuenta que los ataques sexuales denunciados son una minoría.

Según la última Encuesta de Victimización del INDEC, «de los delitos violentos, el menos denunciado es la ofensa sexual, que sólo es reportada en el 12,5% de los casos». Además, la Unidad Fiscal de Ejecución Penal publicó en su informe sobre la situación de personas condenadas por delitos contra la integridad sexual, que un alto porcentaje de hechos no se denuncian inmediatamente, sino que transcurre un periodo prolongado de tiempo hasta que eso ocurra.

«Hubo un aumento en el número de denuncias, pero todavía hay mucha cifra negra. Para que las mujeres puedan hablar tiene que haber un contexto que lo permita. Está cambiando la cultura en relación a la reacción social hacia la violencia que sufren las mujeres, pero todavía falta», sostiene Sabrina Cartabia, abogada feminista y miembro de Red de Mujeres.

La Nación