Tag

violación en manada

Browsing

El quinto imputado por la violación “en manada” ocurrida en Playa Unión en 2012 no podrá regresar a Miami, donde reside y tiene una empresa. Es que la Embajada de Estados Unidos le negó la renovación de la visa debido a este caso, según informó Clarín tras la audiencia de apertura de investigación realizada en Rawson.

El imputado no pudo estar el pasado 2 de agosto en la audiencia donde comparecieron los otros cuatro jóvenes que estuvieron en la fiesta realizada el 21 de septiembre de 2012 en el balneario de Rawson.

“Entrá tranquilo que nosotros te cuidamos la puerta”, le gritaron a T.S: cuando ingresó a la oficina judicial un grupo de medio centenar de mujeres que lo esperaron en la entrada. La mención tiene que ver con que al joven se le imputa haber sido quien cuidaba la puerta de ingreso al quincho mientras sus amigos consumaban el abuso.

De acuerdo a lo informado por el diario porteño, el joven también fue salivado y recibió algunas patadas. Tal es así que, al finalizar la audiencia, debió salir fuertemente custodiado por la policía.

El “recibimiento” fue cuestionado por el abogado defensor, Federico Ruffa, ante el juez Nieto De Biase. “Son beligerantes”, dijo Ruffa durante la audiencia. El juez se comprometió a resguardar la integridad física del imputado e indicó que las próximas audiencias “podrían realizarse en otro lugar y con mayor resguardo en cuanto a la información del día y la hora».

El imputado aceptó la apertura de la investigación y se negó a declarar.

Como en los otros casos, el fiscal Fernando Rivarola tendrá seis meses para investigar y después presentar las pruebas camino al juicio oral.

El hecho ocurrió en 2012, pero se conoció a principios de este año cuando la víctima se decidió a relatar lo sucedido en una red social perteneciente.

T.S. era menor en el momento de los hechos. Hasta hace unos días residía en Miami y por eso no estuvo presente el pasado 2 de agosto cuando le leyeron los cargos a los otros cuatro, todos perteneciente a familias muy conocidas e influyentes del mundo empresarial, político y deportivo de Trelew y Puerto Madryn. Están imputados del delito de abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal.

T:S, cuyo grupo familiar es dueño de una empresa de Gaiman (hoy en quiebra), residía en Miami donde es propietario de una empresa dedicada a la importación y distribución de frutos de mar. Tiene como clientes a exclusivos lugares de comida de Miami y otras ciudades del país del norte.

En la investigación realizada tras la denuncia, al joven (que hoy tiene 24 años) se le imputa haber sido quien “cuidaba”la puerta de ingreso al quincho mientras se desarrollaba el abuso impidiendo que otras personas ingresaran al lugar sobre todo, amigas de la víctima.

Las chicas residían en Puerto Madryn y habían concurrido a Playa Unión el 21 de septiembre de 2012 para celebrar la llegada de la primavera. La fiesta se desarrolló en la casa de uno de los imputados, frente al mar y que hoy se encuentra virtualmente “tapiada” con ladrillos tanto la puerta de ingreso como las ventanas exteriores.

En la madrugada del 22 de septiembre los imputados abusaron de la chica, quien se encontraba indefensa bajo los efectos del alcohol o de alguna sustancia que le provocó un estado de inconsciencia que le impidió defenderse del ataque. Después fue rescatada por sus amigas que la llevaron a una casa de Rawson donde permaneció dormida durante muchas horas.

Luego de cometido el hecho recibió amenazas y el pedido de que “no cuente nada”. Con su familia decidieron irse de Madryn, donde residían, y desde entonces viven en la provincia de Buenos Aires, detalló Clarín.

Una niña de 14 años fue drogada con burundanga y violada por tres jóvenes en el patio de una casa de José C. Paz, donde se realizaba un festejo.

Según fuentes policiales, los abusadores tienen 19, 18 y 16 años y viven a pocos metros de distancia de la casa de la víctima.

La piba conocía a los violadores, por eso no desconfió cuando le ofrecieron beber de una «jarra loca». Sin embargo, habían mezclado el alcohol con burundanga, sustancia conocida también como la droga que anula la voluntad de la víctima.

Cuando la chica empezó a sentirse mal, la llevaron hasta el patio de la vivienda donde se estaba realizando la fiesta y la violaron brutalmente entre los tres, dijo el diario Crónica.

En un clima tenso, se desarrolló en Rawson la audiencia de apertura de investigación por una denuncia de abuso sexual a una chica de 16 años, ocurrido en 2012 en una vivienda del balneario de Playa Unión.

Cinco jóvenes enfrentaron este viernes en Rawson la audiencia de apertura de investigación por una denuncia de abuso sexual a una chica de 16 años, en 2012 en una vivienda del balneario de Playa Unión, informaron fuentes judiciales.

 

La acusación se hizo pública a través de las redes sociales en enero, pero recién llega a los estrados judiciales ahora porque, al tratarse de un delito de instancia privada, debía contar con la denuncia formal de la supuesta víctima.

La audiencia se realizó a puertas cerradas por ser un delito de instancia privada. Se retiraron rápidamente los abogados defensores, el fiscal y el juez de la causa sin dar declaraciones a la prensa. Se observaron carteles pegados en el exterior y un grupo de mujeres pertenecientes a la Multisectorial feminista aguarda la salida de los imputado, destacó ADN Sur.

Si bien se dictó la apertura de investigación para los acusados, no habrá prisiones preventivas por el momento.

Marcelo Capón, referente de la agrupación explicó: “Venimos a acompañar. Estamos contentos con que se haya dado apertura al juicio, creemos que es importante estamos esperando que haya una prisión preventiva”.

Familiares y amigos de la víctima pegaron carteles afuera de la oficina judicial. Foto: ADNSUR

«Si se citó a la audiencia de apertura de investigación, va de suyo que se instó la acción por un presunto delito contra la identidad sexual» admitió el penalista Fabián Gabalachis, defensor de dos de los acusados, a quienes no identificó por las características del hecho.

Gabalachis señaló que «la fiscalía impuso un marcado silencio» en la causa y explicó que se someterán «a ese principio por el tipo de delito que se ventila, aunque la acusación va en línea con lo que se leyó en las redes sociales».

Familiares y amigos de la víctima pegaron carteles afuera de la oficina judicial. Foto: ADNSUR
Según lo que la joven describió en su cuenta de Facebook, que luego se hizo viral al ser replicado por varios organizaciones feministas bajo el título «la manada de Chubut», los hechos ocurrieron en septiembre de 2012 en Playa Unión, cuando todos los involucrados eran menores de edad.

«Fuimos a una fiesta a la casa de RV y a poco tiempo de llegar perdí la conciencia y es ahí cuando una de mis amigas me encontró en una habitación siendo abusada por un grupo de cuatro varones (EQ, LDV, LM, RV) mientras JP era testigo y TM sostenía la puerta evitando que entre alguien o que pueda salir», contó.

La joven -hoy mayor- asegura que cuando reaccionó «estaba en estado de shock y como estaba desnuda» buscaron su ropa, «que estaba desparramada en la habitación oscura y llena de camas donde sucedió la violación».

«En ese momento -prosigue- el dueño de la casa echó a todo el mundo de la fiesta al grito de que no cuentan nada. Al volver a (Puerto) Madryn tuve un intento de suicidio, me encontraron mi mamá y mi papá y les conté lo que pasó, me llevaron al médico e hicieron el protocolo para la atención integral de la víctima de violencia sexual».

Según la información a la que accedió Télam, de todos los señalados cinco serán parte de la apertura de investigación: TM, LDV, LM, RV y EQ.

Se trata de apellidos muy conocidos de la sociedad chubutense, entre los que se cuentan familiares de un ex gobernador, un ex senador, empresarios e influyentes hombres de negocios.

Por eso «a partir de ese momento empezaron sus intentos de acallarme tanto a mi como a mis amistades (…). Tuve que irme con mi mamá a vivir a otra ciudad, como si hubiera sido responsable de la situación», expuso la joven.

Fuentes judiciales advirtieron que si no hay un pedido de detención comenzará a correr un plazo de seis meses para que se realice la investigación.

«De lo contrario nos vamos a oponer porque si piden prisión preventiva vamos a entrar a valorar prueba y eso ya es otro camino», indicó Gabalachis a Télam.

Se estima que la audiencia contará con algún tipo de cobertura policial en la oficina judicial ubicada en Don Bosco 141 de esta capital, a cargo de la doctora Ana Karina Breckle.

«El tema es asegurar que los pibes entren y salgan, y no va a ser una tarea fácil teniendo en cuenta que pueden haber manifestaciones de protesta», reconoció una fuente.

Luego de las violaciones, la chica debió abandonar la provincia. En enero de este año, acompañada por un colectivo feminista, se animó a contar públicamente la historia que 60 testigos avalaron ante la Justicia.

La justicia de Chubut juzgará a cinco hombres acusados de integrar una manada que, en septiembre de 2012, cuando dos de ellos eran menores de edad, violaron en grupo a una chica de 16 años. La agresión ocurrió durante una fiesta celebrada en la casa que la familia de uno de ellos tiene en Playa Unión; luego, la chica habría sido presionada para que no presentara la denuncia.

El amedrentamiento, sin embargo, no perduró a lo largo del tiempo: en el proceso judicial que está por comenzar, alrededor de 60 testimonios avalan los dichos de la joven que denunció las violaciones. Los acusados son hijos de familias poderosas social y económicamente en la provincia. Originalmente, la denuncia fue realizada contra seis jóvenes, pero solo cinco de ellos llegarían a instancia de juicio porque, según trascendió, el sexto habría declarado como arrepentido para aliviar su situación.

APERTURA

Hoy a las 9.30, en Rawson, se realizará la audiencia de apertura de la investigación. La causa está caratulada como “abuso sexual con acceso carnal agravado por pluralidad de actores”. Las violaciones ocurrieron en la fiesta de la primavera de 2012, pero fueron denunciadas en enero de este año. Inicialmente, trascendió vía redes sociales, a través de las cuales el colectivo feminista Las Magdalenas, de Puerto Madryn, dio a conocer el episodio, para acompañar la voluntad de la joven M., que hoy reside en otra provincia y ya es mayor de edad.

De acuerdo con la denuncia, en medio de la fiesta, un evento tradicional en primavera en esa zona de Chubut, poblada por casas de descanso de la clase media alta de Trelew y Puerto Madryn, la joven habría sido llevada inconsciente por los acusados a una habitación.

“Perdí la consciencia y es ahí cuando una de mis amigas me encontró en una habitación siendo abusada por un grupo de cuatro varones”, escribió la joven en un testimonio que circuló en redes en enero de este año. En esa habitación, mientras cuatro varones se turnaban para violar a la adolescente, uno observaba y el sexto sostenía la puerta para que nadie más entrara, así lo detalló El Patagonico.

En diálogo con Página 12, fuentes que conocen la denuncia definieron a los acusados como “hijos del poder”. Tomás S., quien de acuerdo con la acusación velaba en la puerta para que no pasara ninguna otra persona en la habitación, viene de familia de empresarios originaria de Trelew; vive en Miami, donde tiene una empresa vinculada a la pesca.

Joaquín P., quien colaboró con la Justicia, es hijo de un hombre poderoso en la zona portuaria de la provincia y hermano del intendente de un pueblo del interior de la provincia.

Dos de los acusados por las violaciones eran mayores de edad al momento de la agresión: Leandro V., nieto de un dirigente radical histórico, proviene de una familia conocida en la provincia y está vinculado al negocio portuario; Ezequiel Q., es de familia oriunda de Caleta Olivia pero suele vacacionar en Puerto Madryn; es abogado y vive en Buenos Aires.

Los otros dos acusados de las violaciones, en cambio, eran menores: Luciano M., hijo del propietario de una inmobiliaria renombrada en Madryn; Robertino V., nieto de un exgobernador provincial, hoy es productor televisivo. Fue en casa de su familia que ocurrieron las agresiones.

Cuando las agresiones ocurrieron, “sus amigas la abandonaron, M. tuvo que irse de la ciudad, terminó la secundaria en otra provincia. Fue terrible. Este año, cuando quiso denunciar, todo Madryn la acompañó y apoyó como modo de pedirle perdón”. En 2012, agregó, en la ciudad era vox populi lo que había ocurrido en la fiesta, pero la condena social recayó sobre la víctima y no sobre los victimarios que, como dieron cuenta algunos testigos, alardearon públicamente de lo sucedido porque “ella era de salir todos los fines de semana, usaba pollera cortita”.

En febrero de este año, luego de que trascendieran las acusaciones, el fiscal Fernando Rivarola tomó declaración testimonial a personas que estuvieron en la fiesta donde la joven M. fue violada. Los testigos confirmaron los dichos de la denunciante. En marzo, la Justicia allanó las casas de los acusados y secuestró computadoras y teléfonos.

El fiscal jefe de Rawson, Fernando Rivarola, inició en las últimas horas un legajo de investigación en relación al caso de la presunta “violación en manada” ocurrida en 2012 en Playa Unión, que en los últimos días fue denunciada por la víctima a través de las redes sociales. Según publica Diario Jornada, en su edición del viernes, el fiscal Rivarola logró identificar a la joven denunciante y verificar lo publicado en las redes sociales, y luego de ello dio inicio al legajo que estará supeditado ahora a una conversación con la víctima o con sus padres (o con ambos) para poner a disposición el Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD) para luego ver si quieren formalizar la denuncia.

Detalles

Hasta ayer, la Justicia de Chubut aguardaba una presentación formal de parte de la víctima de este caso de abuso sexual ocurrido en el balneario capitalino en el año 2012 y que por estos días tomó estado público a partir de publicaciones que se viralizaron en las redes sociales.

Más allá de la apertura del legajo, un paso importante para avanzar en la dilucidación del hecho, recién luego del contacto formal con la víctima se podrá avanzar en la investigación del caso.

El hecho se ha replicado en los últimos días a través del hashtag #LaManadaDeChubut. La publicación tiene como base el relato en primera persona de una joven que dice haber sufrido un abuso colectivo de parte de un grupo de varones en un encuentro realizado en septiembre de 2012 en una vivienda particular de la villa balnearia capitalina, en el marco de los tradicionales festejos por la Semana del Estudiante.

La denunciante, que en ese momento vivía en Puerto Madryn y tenía 16 años, incluyó en su acusación pública el nombre y apellido de todos los involucrados, y hasta incluye fotografías de los seis implicados, la mayoría de apellidos muy reconocidos en Trelew y Puerto Madryn. Por cuestiones legales y hasta que haya una denuncia formal, los medios están impedidos de reproducir los nombres de los acusados y de la víctima.

El relato que se viralizó tras ser copiado y pegado por miles de cuentas particulares de las redes sociales Twitter, Facebook e Instagram, da cuenta de la violación en Playa Unión pero también de un intento de suicidio en Puerto Madryn como consecuencia del shock que le causó el brutal ataque, en donde además habría sido atendida bajo el protocolo de atención a las víctimas de violencia sexual.

En la publicación también se denuncian otros episodios de hostigamiento y coerción a la víctima para que no denuncie el hecho por aquellos años. La joven relata que más allá de estar bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico, hoy se siente contenida y dispuesta a contar lo ocurrido.

Posibilidad de accionar

El procurador general Jorge Miquelarena indicó ayer a Jornada que aún después de varios años las víctimas de hechos de abuso igualmente pueden denunciar lo ocurrido. “Tiene que haber una denuncia, no por las redes. La legislación prioriza el tema de la intimidad de la víctima, con excepción de que fuera una víctima menor de edad y denuncie otra persona, pero no sería el caso”, dijo Miquelarena.

Según relata la víctima, el hecho ocurrió hace seis años cuando ella tenía 16. Es decir, era menor al momento de la violación pero ahora tendría 22 años. Para la Justicia, la edad que cuenta en este caso es la de la víctima a la edad en que denuncia.

Tiempo

En cuanto al tiempo transcurrido desde que ocurrió el hecho, el procurador dijo que “no sería impedimento. Es más, es hasta común que se tomen tiempo para poder denunciarlo. Pero el impulso de la denuncia lo tienen que dar ellos, si no no podemos intervenir de oficio”, aclaró.

Se puede

“Con gusto lo investigaremos, pero tienen que venir a hacer la denuncia”, reiteró el titular del Ministerio Público Fiscal de Chubut.
De acuerdo a la legislación vigente la denuncia puede ser radicada por la víctima, o bien un tutor, guardador o representante legal.

Noticias PMY