Tag

Violación a una menor

Browsing

El caso pudo haber quedado impune. Pero el mismo sistema judicial logró revertirlo. La semana pasada se supo que un sujeto de Rawson pasará ocho años en la cárcel por haber abusado sexualmente de su hijastra al ser hallado culpable por tres jueces en un juicio que fue presenciado por la víctima que concurrió a todas las audiencias y que no dudó en contar además, lo que le ocurrió entre sus 9 y 12 años de edad, en el interior de la misma vivienda que compartía con el imputado y los otros integrantes de su familia.

La víctima hoy tiene 17 años de edad y ante el Tribunal dijo no guardar resentimiento por lo que le ocurrió. Pidió que se aplique la Justicia, además de agradecer a su madre y a su abuela por el acompañamiento afectivo y denunciar los abusos de los que fue víctima durante esos tres años. La sentencia se conoció esta semana y la decisión de los jueces Sergio Piñeda, José García y César Zaratiegui fue unánime, a pesar de los esfuerzos del defensor oficial Omar López.

En el juicio oral realizado a puertas cerradas en la Oficina Judicial de la ciudad de Rawson, participaron una decena de testigos de la investigación y cinco llevados por el defensor del imputado. Por tratarse de un caso vinculado con la integridad sexual no se permitió el ingreso de la prensa o de terceros ajenos al debate. Fueron importantes en las pruebas reunidas, las pericias ginecológicas realizadas por profesionales forenses, además del testimonio de la niña y de sus familiares directos, realizados en Cámara Gesell. Los abusos ocurrieron entre los años 2010 y el año 2013 y la denuncia se efectuó en el año 2015.

Casi zafa

Pero para llegar el caso a juicio oral, antes debió pasar por varias marchas y contramarchas judiciales que estuvieron a punto de dejar al imputado en libertad. Apenas realizada la denuncia la ex fiscal Graciela Suárez García arremetió duramente contra el imputado y calificó al caso (abuso sexual con acceso carnal, agravado por la situación de convivencia preexistente, en la modalidad de delito continuado, en contra de una menor de edad en carácter de autor) de tal manera de llegar a juicio oral y así condenarlo.

Sin embargo sorpresivamente lo calificó luego de manera más liviana (abuso sexual simple), dando lugar a la posibilidad de una “probation” en beneficio del padrastro de la niña que así logró seguir en libertad.

El jefe de Suárez García en ese momento, el fiscal general Omar Rodríguez, se percató de esta situación y pidió al Superior Tribunal de Justicia que revea el tema de la calificación penal. Además le inició una causa penal a la fiscal, por el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Con el paso del tiempo los jueces de la corte provincial, le dieron la razón a Rodríguez, que con sus argumentos permitió volver a la calificación más grave. Así se llegó al juicio oral.

Le tocó al fiscal general Osvaldo Heiber hacerse cargo de la investigación, encarar el juicio oral definir los testigos y coordinar todas las pruebas que se habían levantado hasta el momento. Los jueces Zaratiegui, Piñeda y García consideraron que no se había podido probar el acceso carnal. Sin embargo mantuvieron todos los demás agravantes. Las audiencias se desarrollaron a lo largo de dos semanas, con el resultado de culpabilidad para el padrastro de la niña y la sentencia que se conoció la semana pasada: 8 años de prisión.

El Patagónico

La niña de once años que se encontraba embarazada como consecuencia de haber sido violada por la pareja de su abuela fue sometida a una cesárea en el Hospital del Este «Eva Perón», de la ciudad de tucumana de Banda del Río Salí, a pesar de que tanto la menor como la madre habían solicitado Interrupción Legal del Embarazo.

La operación, según informaron medios locales, se realizó anoche y la menor se encontraba fuera de peligro.

Según el sitio «Tucumán a las 7», el Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) había ordenado a las autoridades del hospital que se realice el procedimiento en función de «salvar las dos vidas».

El embarazo de la menor se había conocido hace dos meses en un centro de atención primaria de la salud del Este en Tucumán, cuando llevaba 16 semanas de gestación.

La víctima había acudido al establecimiento sanitario por dolores de panza y allí reveló que fue violada por la pareja de su abuela.

La madre de la niña hizo la denuncia y el sospechoso fue aprehendido en virtud de una orden de María del Carmen Reuter, fiscal de Instrucción en lo Penal de la capital tucumana.

El padre sería miembro de su familia. El parto fue por cesárea este miércoles en el Hospital Regional. La nena se enteró del embarazo hace una semana.

Una nena de 12 años fue mamá este miércoles a la tarde en Comodoro. Tuvo a su beba por cesárea en el Hospital Regional. El padre de la recién nacida sería un miembro de la familia de la adolescente. Investigan abusos intrafamiliares.

La menor se enteró del embarazo hace una semana atrás y según ella misma les habría contado a los médicos, el padre sería un miembro de su propia familia.

La chica pertenece a un populoso barrio de Comodoro.

Debió intervenir el Poder Judicial para tomar las correspondientes medidas de protección y además evaluar el perfil de todo el grupo y determinar, por ejemplo, si el relato de la chica es válido y cómo es que nadie se dio cuenta de la gravedad del hecho.

Hay datos que indicarían que hubo abusos intrafamiliares, por lo que se iniciará una causa penal.

Ya se tomaron muestras para las correspondientes pruebas de ADN.

Nena violada en Jujuy

En las últimas horas renunció, en Jujuy, el jefe de Obstetricia del Hospital donde nació y murió la beba de la nena de 12 años violada. Se trata de Gustavo Briones, quien reiteró su desacuerdo con la cesárea que se le había practicado a la menor.

Consideró que la cesárea practicada a la menor significó una “innecesaria colocación en riesgo” y recordó que “el Servicio especializado en la materia, desaconsejó la interrupción del embarazo, por cuanto el feto -de acuerdo a su edad gestacional- tenía altísimo riesgo de morir en caso de ser separado del seno materno”.

La semana pasada había muerto Esperanza, la beba de la nena violada. Una semana antes, la madre de la menor había denunciado que su hija fue abusada por un hombre de 60 años en la localidad de San Pedro, por lo que había sido internada para practicarle la intervención.

ADN Sur

Lo anunció en un comunicado el hospital donde estaba internada.

Nació el pasado viernes por cesárea, tras 24 semanas de gestación. Pesaba 700 gramos.
Las autoridades del sanatorio Héctor Quintana en San Salvador de Jujuy anunciaron este martes a las 20.30 el fallecimiento de la bebé nacida por cesárea, cuya madre de 12 años fue violada por un vecino.

El centro médico publicó un comunicado en el sitio web del Gobierno de la Provincia de Jujuy.

«La dirección del hospital materno infantil Dr. Héctor Quintana, informa que a las 20.30 del día de la fecha, en el servicio de neonatología, falleció el recién nacido, cuyo caso, de público conocimiento, fue informado oportunamente por este nosocomio el pasado viernes 18 del corriente», indicó el comunicado.

La chica de 12 años y su madre habían presentado un pedido para interrumpir la gestación. El tema desató un intenso debate sobre el aborto y la interrupción legal del embarazo, ya que médicos de la provincia en un principio se negaron a practicarlo por el avanzado estado de formación de la criatura.

Los días previos

La decisión de los médicos de no activar el protocolo de interrupción legal del embarazo causó gran polémica y atrajo la atención de los medios nacionales. En ese entonces el ministro de Salud de Jujuy, Gustavo Bouhid, argumentó que el método menos riesgoso era practicar una cesárea. La niña y su madre aceptaron el procedimiento de la cesárea y de maduración intrauterina.

Luego del nacimiento, el funcionario dijo que la bebé había «nacido viva» y se encontraba en neonatología del hospital y que «sería dada en adopción sin entrar en contacto con la niña. En el equipo interdisciplinario se decidió dar cumplimiento (al pedido) a través de una cesárea que fue realizada en el día de la fecha, debido a la avanzada edad gestacional y a su baja edad cronológica”, había precisado Bouhid el pasado viernes.

Sin embargo, había reconocido que era necesario «esperar a ver la evolución de este bebé» debido a las complicaciones que presentaba el caso, por el bajo peso. «Hay bebés de bajo peso que no han continuado su vida, otros que han quedado con secuelas, y otros que están bien”, señaló entonces.

Finalmente, la bebé prematura falleció este martes.

El caso se suma a la polémica que se desarrolló en los últimos tiempos en Argentina, en América latina y en el mundo sobre el derecho a la interrupción legal del embarazo.

La Voz

Luego de la denuncia por violación de la familia de la nena de 12 años que fue violada, por un hombre de 60 años, la policía lo detuvo el sábado pasado. Así se salvó de ser linchado por los vecinos.

Mientras se debatía los pasos a seguir respecto a la interrupción del embarazo de la víctima, la Fiscala en feria de San Pedro de Jujuy avanza en la investigación.

El hombre fue identificado como José Luis Dávalos, de 60 años de edad, está alojado en una comisaría de San Pedro de Jujuy a disposición de la justicia.

La Fiscalía imputó al sexagenario del delito de abuso sexual con acceso carnal nuevamente la justicia esquiva el uso del término violacion.

LA JUSTICIA QUE MIRA HACIA OTRO LADO

Cabe recordar que luego del escrache de los sectores antiderechos y los obstáculos y trabas burocráticas a las que fue sometida, la niña de 12 años que cursaba un embarazo producto de la violación pudo acceder a la interrupción del embarazo a través del protocolo ILE.

El ministro de Salud de Jujuy, Gustavo Bouhid, confirmó que la interrupción se hizo a través de una cesárea, técnica que justificó como alternativa al aborto por un supuesto “vacío legal” de los protocolos. “El fallo de la Corte no aclara cuáles son los procedimientos para interrumpir un embarazo”, se defendió.

LA DECISIÓN DE LA NIÑA

La abogada que acompañó a la niña celebró que finalmente la provincia haya garantizado el acceso a la salud con la interrupción del embarazo aunque señaló que todo el proceso le dejó un “sabor amargo” por los obstáculos, la revictimización y la dilatación de los plazos para cumplir con el protocolo ILE que tuvo que sufrir la joven y su familia.

Agradeció al equipo médico pero hizo responsables a los directivos de los hospitales de San Pedro y el Materno Infantil que obstaculizaron la práctica con argumentos burocráticos, afirmó. “También repudiamos las declaraciones del ministro que hizo público todo el cuadro clínico de la niña violando la privacidad y la intimidad de la paciente”, le dijo a PáginaI12 Noelia Aisama, abogada de la niña e integrante de la Guardia de Abogadas Feministas de Católicas por el Derecho a Decidir.

Aisama aclaró que la alternativa terapéutica elegida para interrumpir el embarazo, la cesárea, fue la que los médicos consideraron como la más acorde por el cuadro clínico de la niña y que contó con el consentimiento informado por parte de la menor. “Es cierto que existen posiciones divididas sobre si la cesárea es un método válido para interrumpir un embarazo pero el equipo clínico consideró que era lo acorde para su cuadro clínico y contó con el consentimiento de la nena y su familia. También tenemos que respetar la autonomía de las mujeres dentro del marco legal, siempre y cuando se brinde toda la información necesaria”, remarcó la abogada.

Zonasur Noticias