Tag

viaje

Browsing

Los controles policiales se incrementaron en diversos puntos de la ciudad, en el marco de las nuevas disposiciones municipales para frenar los contagios de covid 19.

Agentes policiales apostados en los retenes y durante los recorridos en los barrios y zona céntrica, además controlarán la cantidad de personas que viajen en el interior de los vehículos y el uso del tapaboca de cada uno de ellos.

El secretario de Control Operativo de Comodoro Rivadavia, Ricardo Gaitán, explicó en diálogo con Actualidad 2.0 los alcances de los controles que se realizan en el marco de las restricciones que rigen debido a la pandemia.

En este sentido, dijo que las multas vigentes por esta y otras infracciones vinculadas a la violación de la cuarentena van de los «20 mil a los 250 mil pesos».

Gaítán mencionó que «ultimamos detalles con los jefes de Prefectura, Policía Federal y policía para aumentar los controles. El sábado por la noche hubo 8 personas demoradas por violación a la cuarentena. En este caso además se encontraron bebidas alcohólicas en el auto».

OTRAS MEDIDAS

Las medidas que comenzaron a regir ayer lunes, implican el cierre de los restaurantes y confiterías a las 21:00 horas, de lunes a sábados, con posibilidad de hacer delivery hasta las 23:00; y la prohibición de actividades de ciclismo y atléticas en zonas urbanas, aunque sí se pueden realizar en cerros.

Gimnasios y escuelas de danzas solo podrán tener grupos reducidos de hasta 5 personas en simultáneo. También se determinó la suspensión de ferias barriales y ferias itinerantes, señaló ADN SUR.

La abuela Ernestina Magdalena Meister nació el 17 de julio de 1920 en Laufen (en la región de Alta Baviera, cerca de la frontera con Austria), donde estuvo hasta los 7 años al cuidado de su abuela. Desde hace 10 años vive en el valle de El Hoyo, acompañada de su hijo Sebastián Bach, su nuera Adriana de la Penna y los nietos Michaela y Georg Sebastián.

Hace pocos días festejó sus 100 años “y vamos por otro siglo más”, bromea con un humor que contagia. En el jardín de invierno de su cabaña disfruta de sus plantas y de largas horas de lectura. Allí fue desgranando sus recuerdos: “Vine en un viaje en barco que duró un mes, encargada por mis padres a una señora que fue a Munich. Todavía veo a mi abuela despidiéndome en la estación, no la volví a ver y es una imagen muy dolorosa que me quedó para toda la vida. El recorrido en tren hasta el puerto de Hamburgo fue largo, más de 500 km”.

“Mis padres me esperaron en Buenos Aires y fuimos a Tres Arroyos –agrega-, donde había una colonia con gente de toda Europa. Mi papá (Luis Meister) era ingeniero botánico y diseñó los parques de distintas estancias de Entre Ríos, pero mi mamá no aguantó el clima y nos volvimos. Entonces, papá fue director de Paseos Públicos en la municipalidad durante 32 años, donde proyectó todas las plazas de la ciudad, además de los jardines de varias estancias de la provincia de Buenos Aires. Todavía tengo algunos planos, que ahora ya pertenecen a mi nieto”.

De sus memorias de juventud, se acuerda que “los sábados iba a bailar -acompañada lógicamente por papá y mamá-, al salón de la Sociedad Germana, donde todas las señoritas tenían la obligación de cambiar de bailarín a cada pieza. Los hombres tomaban cerveza, mientras que las chicas pedíamos un refresco que se llamaba Bilz, que era muy rico. Éramos una colonia muy alegre, unidos con dinamarqueses, holandeses, franceses, italianos e ingleses”.

“En esas fiestas –evoca- conocí a mi esposo Sebastian Bach y nos casamos cuando yo tuve 21 años. Él fue uno de los promotores del lúpulo en el país. Trabajó para la compañía cervecera Quilmes, que ordenó ensayos en Sierra de la Ventana para el caso de una guerra, ya que debían importarlo desde Alemania o Checoslovaquia. Mi marido levantó en esa zona lupulares de 100 hectáreas. La producción anduvo muy bien pero los costos no resultaron, ya que salía más barato comprarlo afuera del país. Quién iba a pensar que terminé viviendo en la cuna del lúpulo argentino, en un largo viaje desde los Alpes hasta los Andes del sur”, se ríe.

Desde su óptica, El Hoyo “es un buen lugar para vivir, tiene una temperatura muy agradable y no hace tanto calor en verano, aunque este invierno es medio crudo”, puntualiza.

Hasta los 90

“Manejé mi auto hasta los 90 años, sacaba mi carné y andaba tranquilamente por el pueblo. Tengo los dos ojos operados, así que veo muy bien”, asegura. Con todo, reconoce que “el cuerpo envejece, algunos achaques se notan y ya no tengo fuerza física. Sin embargo, la mente por suerte me acompaña con total lucidez. Me levanto muy temprano porque duermo poco, así que aprovecho las noches para leer, la última novela que terminé se llama ‘La catedral del mar’. Una lástima que no se pueda ir a Bariloche por la pandemia, porque allí dejé muchos libros”, se lamenta.

También valora que “mis nietos nacieron en Alemania cuando yo tenía 80 años y hoy me acompañan mucho. Nunca creí poder verlos a esta edad, aunque Dios me dio esa suerte y los estoy disfrutando mucho. La nena va a cumplir 20 años este mes y el varón ya tiene 18”.

Letra gótica

De todas maneras, la abuela Ernestina Meister recalca que “soy más de ciudad que de campo. En Alemania fui a un colegio de monjas a los cuatro años. Fueron muy buenas profesoras, allí hice primero y segundo grado. Llegué a Argentina en octubre, así que me mandaron dos meses a un colegio particular para aprender el idioma castellano y el cambio de escritura, porque allá escribíamos en letra gótica. En marzo siguiente, pude calzar en tercer grado”.

Viajes

Tras valorar que “en la vida cumplí todos mis metas”, resalta que “una de mis mayores satisfacciones fue poder viajar mucho. Después que falleció mi marido, en el año 1986, me dediqué a salir del país. He ido al menos 30 veces a Alemania y en mi pueblo de Laufen me quedaba en la casa de una tía con la que me crié y un hermano. Además, tuve una muy buena amiga y recorrimos toda Europa, fueron paseos muy lindos”.

Con el objetivo de privilegiar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Alberto Fernández canceló el viaje a Tucumán, donde iba a participar de la primera reunión del Consejo de Seguridad Interior.

El primer mandatario iba a viajar hoy a la noche al norte del país, y mañana a las 8:30 iba a encabezar la primera reunión en el Catalinas Park, en la capital tucumana. En el encuentro se presentará el Plan Federal de Seguridad y se firmarán convenios destinados a incrementar la cooperación entre la Nación y las provincias.

En lugar de Fernández, comenta INFOBAE que asistirán al evento los ministros Sabina Frederic (Seguridad), Marcela Losardo (Justicia) y Juan Cabandié (Ambiente y Desarrollo Sostenible), el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, el secretario de Articulación Federal de Seguridad, Gastón Fucks, los secretarios de Seguridad de todas las provincias y los jefes de Prefectura Naval, Gendarmería, Policía Federal y de Seguridad Aeronáutica.

La decisión de Fernández coincidió con la llegada al país de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para auditar las cuentas públicas y mantener reuniones con el Gobierno con el fin de analizar la marcha de la política económica.

Tras mantener contacto informal a lo largo de las últimas semanas con la administración del Frente de Todos, los representantes del organismo permanecerán en el país hasta el 19 de febrero. En estos días se concretarán reuniones de trabajo.

La llegada de la directora adjunta del departamento para el Hemisferio Occidental del organismo, Julie Kosack, y del encargado del caso argentino, Luis Cubeddu, coincidió con la jornada de exposición del ministro de Economía, Martín Guzmán, en la Cámara de Diputados sobre los alcances de la renegociación de la deuda externa.

Además de seguir de cerca el proceder de Guzmán ante legisladores, los representantes del FMI también van a mantener encuentros con autoridades del Banco Central y AFIP. La intención de la Argentina es llegar a un acuerdo a finales de marzo por la renegociación de la deuda por USD 44.000 millones con el FMI.

Este miércoles por la mañana, Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada al titular del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, con quien dialogó sobre la situación gremial, la negociación paritaria y la renegociación de la deuda externa, entre otros temas, según indicaron fuentes oficiales.

En primer lugar, Moyano se reunió en la Casa de Gobierno con el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, y, posteriormente, ambos subieron al primer piso, donde se encuentra el despacho presidencial, y allí conversaron por más de una hora y media con Fernández. Tras la reunión, Moyano se retiró sin hablar con la prensa.

En declaraciones que realizó este lunes a radio Continental, el Presidente había adelantado que esta semana iba a comenzar con “una serie de reuniones con sindicalistas” para hablar de las paritarias. Al referirse a los gremios, el Presidente los calificó como “muy importantes” y dijo que su intención era que “sean parte de este tiempo, no solo que se sienten a las mesas paritarias”.

“Antes de que empiece me he ordenado la agenda para hablar con todos ellos”, había dicho el mandatario el lunes en sus declaraciones, en las que puso reparos a las cláusulas gatillo, al considerarlas “un modo implícito de indexación”.

La última vez que Moyano concurrió a la Casa Rosada fue el 27 de diciembre pasado, cuando participó de un encuentro convocado por Fernández para firmar el acta de Compromiso para el Desarrollo y la Solidaridad, en el que estuvieron presentes sindicalistas, empresarios y dirigentes sociales.

En Colombia, se ha desatado una polémica, luego de que un medio revelara que el avión presidencial Fokker FAC 002 se usó para hacer un viaje para celebrar el cumpleaños de una de las hijas del presidente, Iván Duque.

La aeronave habría partido el viernes 7 de enero desde el Comando Aéreo de Transporte Militar (CATAM), en las afueras de Bogotá, hasta la ciudad de Armenia, región del Eje Cafetero, con invitados para asistir al cumpleaños, según una información exclusiva de Caracol Radio.

En el avión iban la primera dama, María Juliana Ruiz, acompañada de sus hijos, Luciana, Matías y Eloisa. Además, también iban un grupo de niñas y niños con sus respectivas mamás y los miembros de la seguridad.

La celebración del cumpleaños se realizó en el Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria (Panaca), un lugar muy popular en la zona que, entre otras cosas, incluye actividades interactivas y juegos de adrenalina.

De acuerdo a varias notas de la Presidencia de Colombia, Duque voló al día siguiente y tras una intensa agenda política en la zona, acudió a Panaca para acompañar a su hija en los festejos.

La radio local consultó el manual de doctrina de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), y señaló que la normativa establece el uso de esa aeronave para el transporte de personalidades de alta relevancia para los intereses de la nación. Sin embargo, el manual no contiene especificaciones sobre si el avión se puede usar para este tipo de eventos familiares del mandatario.

La respuesta de la Casa de Nariño

Desde la Casa de Nariño (Presidencia de Colombia) informaron, según publicó RCN, que la primera dama no incurrió en un exceso en el uso del avión presidencial.

Según la Presidencia, se dispuso el avión para movilizar a 23 personas, incluidos amigos de la menor, debido a que «por seguridad, la primera dama, los hijos del presidente e incluso la vicepresidenta de la República, no pueden movilizarse en aviones comerciales».

Ese medio también cita a altos funcionarios, quienes explicaron que existen protocolos establecidos por un decreto, amparados por la Presidencia de la República y la FAC, en los que «se establecen los manejos para la seguridad de la familia presidencial».

La Casa Presidencial, además, aclaró que, aunque la movilidad se hizo en un avión oficial, «el costo de la fiesta, hospedaje y demás corrió por cuenta de la familia».

Las críticas en redes

En las redes sociales llovieron críticas a la familia presidencial por el uso de la aeronave para un evento familiar. Muchos se preguntan cuánto es el costo de ese traslado.

Otros publicaron memes, alusivos a la fiesta, como, por ejemplo, el avión adornado con globos.

Las críticas también hicieron alusión a la tardía respuesta que ha dado el Gobierno para evacuar a colombianos en Wuhan, China, epicentro de la pandemia del coronavirus 2019-nCoV.

Sobre este tema, a finales de enero se generó una polémica, pues la Embajada de Bogotá en China anunció una rifa para otorgar solo siete asientos para la evacuación; cuestión que luego fue desestimada.

Recibida de licenciada en Informática en la Universidad Nacional San Juan Bosco, en su ciudad de Trelew, con un doctorado en Ciencias de la Computación en la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca, sus inquietudes las llevaron a penar más allá del lugar donde vivía, y comenzó un periplo que finalmente la llevó hasta Nairobi, Kenia.

Fue a principios de 2018. Ella estaba descansando en su casa cuando recibió un e-mail con una propuesta de trabajo que le cambió la vida. La científica Aisha Walcott –Research Scientist, Healthcare Manager de IBM Kenia– le escribió para convocarla a participar de un proyecto que se enfoca en desarrollar la app The Digital Health Wallet. Una aplicación que reúne la historia clínica personal de los pacientes keniatas y a través de la cual cada uno de ellos les da permiso a médicos o a clínicas para ver sus datos. Desde esa app, en smartphones o tablets, el paciente podrá ingresar a su historia clínica y, simultáneamente, será capaz de autorizar a los hospitales y/o profesionales.

«Básicamente, lo que hace la app es darle al paciente la potestad de sus datos. Es él quien consiente cuándo su información puede ser compartida. No es que un médico puede pedirle su historial clínico al hospital. Cada paciente decide qué compartir con determinado médico. Y eso es muy importante, no sólo en Kenia. Es necesario agilizar un poco el tema de los datos clínicos», dice Celia, quien está de paso por Buenos Aires para dar una serie de charlas sobre sus experiencias en materia de investigación.

Jugar en el astillero

Esta joven patagónica es la más chica de tres hermanos. Antes de que la programación y las computadoras fueran parte inseparable de su vida, se crió jugando en el astillero que su padre tenía en Puerto Rawson. «Construía barcos pesqueros. Era muy artesano. Hacía los cálculos de estabilidad y los planos, pero también se encargaba de armar el barco físicamente. Yo pasaba mucho tiempo con él en el taller, jugando con madera o con plástico reforzado», recuerda Celia.

Su familia, originariamente, es de Buenos Aires, pero se mudaron a la Patagonia para sacarse de encima las exigencias de la ciudad y para –lo más importante– bajar un cambio y empezar de nuevo.

Su mamá, no bien se instalaron en Chubut, dejó un poco de lado su profesión de bibliotecaria y se dedicó a ayudar a su papá con el astillero. «Tengo que admitir que en mi familia son todos navales y les gusta andar en velerito. A mí, no. A mí déjenme con la computación», reconoce con una sonrisa.

La pasión por la informática le llegó, pese a todo, por vía familiar. «Uno de mis hermanos estaba haciendo el secundario en una escuela técnica de electrónica. Cuando estaba terminando, su proyecto de fin de año fue ensamblar una computadora 386, medio viejita. Después la trajo a casa y me enseñó a programar. Esa computadora, finalmente, terminó siendo como un laboratorio donde yo podía jugar», recuerda.

Y aclara, dejando entrever el rol del azar, que antes de volcarse por completo a esta vocación, la biología estuvo cerca de ser «la» asignatura de su vida: «Me gustaba la genética, pero cuando llegué a la Facultad para anotarme me dijeron que iba a tener que abrir ranas y desistí. Así que, como sabía programar y siempre estaba jugando con computadoras, fui hasta el piso de abajo, donde estaba Ingeniería y tenían la carrera de Ciencias de la Informática. Cuando empecé a ver las materias, me di cuenta de que podía jugar y, además, me podían pagar por eso. Todo con un título oficial que lo avalara», relata.

Será el primer viaje al exterior del presidente electo. El detalle de su itinerario que incluirá descanso y actividades políticas.

Alberto Fernández viajará este viernes hacia México, donde tiene previsto desarrollar una serie de actividades oficiales como presidente electo y descansar tras la intensa agenda que desarrolló en el marco de la campaña.

Fernández viajará acompañado por su pareja Fabiola Yáñez, por el diputadoFelipe Solá, Miguel Cuberos, Juan Pablo Biondi y Cecilia Todesca Bocco. Aterrizará alrededor de las 6.30 del sábado, y será recibido por el embajador de la Argentina en México, Ezequiel Sabor.

La agenda formal del presidente electo contempla un encuentro privado con el mandatario de ese país norteamericano, Andrés Manuel López Obrador. Ese cónclave se desarrollará el lunes, por la mañana, en el Palacio Nacional. 

López Obrador fue uno de los primeros presidentes que felicitó a Fernández por la victoria que consiguió en las elecciones del 27 de octubre frente a Mauricio Macri.

«El Gobierno de México felicita a Alberto Fernández por su triunfo en las elecciones presidenciales de Argentina y reitera su plena disposición para renovar los lazos de amistad y cooperación que históricamente nos unen», fue el mensaje que se envió desde la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana apenas se conoció el resultado de los comicios. 

También el lunes, Fernández tiene previsto cenar con el magnate mexicano Carlos Slim, quien administra múltiples negocios en la Argentina como el de la empresa de telefonía Claro. Y luego participará de un segundo encuentro con otros empresarios. 

Fernández también se reuniría en México con el jefe de Oficina de la Presidencia, Alfonso Romero; y además dará una charla en laUniversidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Permanecerá allí hasta el miércoles, y arribará a la Argentina el próximo jueves. 

Al volver de México, el exjefe de Gabinete se reunirá con los integrantes del Grupo de Puebla, con el fin de planificar la integración regional. El evento que se realizará el 8, 9 y 10 de noviembre en el Hotel Emperador.

Fernández busca rearmar la integración regional, según indicó durante la campaña, y anhela apuntalar un armado progresista similar a la Unasur.

El segundo destino que visitaría Alberto Fernández antes de diciembre serían los Estados Unidos. Inicialmente, la idea era un viaje a Houston para encontrarse con inversores, mayormente del sector energético, pero el reciente contacto con el presidente Donald Trump podría habilitar una ampliación de ese itinerario, informó Clarín.

El presidente Mauricio Macri confirmó hoy que tiene previsto viajar a la Asamblea General de Naciones Unidas, que se celebrará dentro de dos semanas en Nueva York.

Lo hizo esta mañana en un diálogo con periodistas santafesinos, después de recorrer en esa provincia un tramo de los más de 800 kilómetros de vías renovadas de la línea Belgrano Cargas.

Consultado sobre un nuevo desembolso del crédito que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le otorgó al país, aclaró que «está yendo el ministro (de Hacienda, Hernán) Lacunza a Washington» a hablar por ese tema. «Yo tengo que ir a Naciones Unidas a representar a este maravilloso país», amplió el jefe del Estado.

Según fuentes del Gobierno consultadas por Télam, Macri estaría solo el 24 de septiembre en Nueva York, donde por la tarde daría su discurso en la apertura del debate general previsto para ese día.

Sostuvo que la fecha es muy cercana con el inicio del juicio oral por las irregularidades en la obra pública y que debe asegurarse su presencia.

El fiscal federal Diego Luciani dictaminó hoy en contra del pedido de la ex presidenta de la Nación y actual senadora Cristina Kirchner de viajar a Cuba del próximo 20 al 30 de abril para visitar a su viaje Florencia, quien se encuentra en ese país realizando un tratamiento médico.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que Luciani señaló que la fecha de viaje es muy próxima al inicio del juicio oral y público por las irregularidades en la obra pública -el 21 de mayo- y que debe asegurar la presencia de la ex presidenta para ese momento. Así, dictaminó porque el pedido de la defensa de Cristina Kirchner sea rechazado. Ahora debe resolver el Tribunal Oral Federal 2.

La ex mandataria pidió esta semana autorización para ir a Cuba. Lo hizo ante el juez federal Claudio Bonadio y los Tribunales Orales Federales 2, 5 y 8, que tienen algunos de las causas en las que está elevada a juicio oral.

Cristina Kirchner ya viajó a Cuba. Fue el 14 de marzo cuando dio a conocer que su hija estaba haciendo un tratamiento en ese país. Regresó el 22 de marzo e informó que Florencia padece estrés postraumático y un linfedema ligero en sus piernas.

Florencia sigue en Cuba y Cristina Kirchner quiere ir a verla nuevamente. Pero el fiscal Luciani entendió que ese viaje puede obstaculizar el juicio de la obra pública. Sostuvo que debe asegurar la presencia de la ex mandataria en el inicio del juicio y que el viaje es un riesgo. Agregó que no se puede descartar que ya en Cuba pida una prórroga a su permanencia allí. Sobre el juicio, Luciani destacó que los hechos que se juzgan son graves.

El fiscal también señaló que entiende la preocupación por las referencias a los problemas de salud de Florencia Kirchner que se informaron son genéricos y sin especificaciones.

Además, el fiscal resaltó que la misma postura tomó frente a otros casos como el de la ex secretaria de Medio Ambiente Romina Picolotti, el ex jefe de la Casa de la Moneda durante el menemismo Armando Gostanián, la venta del predio del astillero Tandanor, entre otros.

El mes pasado, Luciani había dado el aval a que la ex mandataria viaje a Cuba porque restaba más de dos meses para el comienzo del juicio oral.

La opinión de la Fiscalía no es vinculante y ahora debe resolver el Tribunal Oral Federal 2, integrado para este caso por los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso.

La opinión de otros fiscales

En tanto, Diego Velasco -fiscal del caso «Los Sauces»- si avaló la partida de la ex mandataria a Cuba. Ya lo había hecho en marzo pasado en su primer viaje. Resta el dictamen de Marcelo Colombo, fiscal del caso «Hotesur». Luego también deberán opinar los jueces de esos tribunales.

Con una sola negativa de parte de un tribunal alcanzará para que la ex mandataria no pueda viajar.

 

Infobae