Tag

veredicto

Browsing

El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 dará a conocer este viernes el veredicto del juicio que se le sigue al ex director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, por presunta violación de secreto e instigación a la falsa denuncia mientras dirigía el ente recaudador, indicaron fuentes judiciales.

Se trata de la causa iniciada por una denuncia que formuló el ex diputado y ex ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, contra Echegaray y otros ex funcionarios de la AFIP a los que acusó de haberlo denunciado falsamente como facilitador de una supuesta maniobra de evasión atribuida a la fallecida empresaria Amalia Lacroze de Fortabat.

El juicio oral comenzó en mayo de este año y concluirá este viernes.

A las 12 será el turno de las últimas palabras de uno de los imputados que aún no hizo uso de esa posibilidad -Horacio Curien- y a las 13.30 el TOF 4 dará su veredicto, según detallaron a Télam fuentes del caso.

En agosto, la fiscal general de Investigaciones Administrativas, Dafne Palópoli, solicitó que el ex titular de la AFIP sea condenado a dos años de prisión en suspenso por violación de secreto y abuso de autoridad, al considerar que no hay pruebas para considerarlo culpable de «instigar» la falsa denuncia.

Cuando le tocó declarar como testigo en el juicio, Prat Gay aseguró que fue víctima de una «difamación inaceptable» como parte de una «persecución política» en su contra, que atribuyó a sus denuncias a la ex presidenta Cristina Kirchner.

Luego de casi un mes y medio de audiencias en las que desfilaron unos 70 testigos, para este jueves a las 10 hs. en la Oficina Judicial de Rawson, está previsto que se conozca el veredicto para los 12 imputados en la causa “Embrujo”. La decisión está a cargo del tribunal de enjuiciamiento que integran los jueces definidos por sorteo, Alejandro Soñis, Marcela Pérez y Ricardo Rolón.

Los imputados son Diego Correa, Federico Gatica, Diego Luters, Natalia Mc Leod, Daniela Souza,  Juan Ramón, Sandro Figueroa, Giuliana Mc Leod, Domingo Correa, Jorge Godoy, Cristian Gisande y Rubén Reinoso.

Con distintos grados de participación y responsabilidad se les imputan los delitos de fraude a la administración pública, enriquecimiento ilícito, negocios incompatibles con la función pública y lavado de activos. Los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez comenzaron la investigación a fines del año 2017 y en marzo del año siguiente se produjeron las primeras detenciones. Consideran que mediante la conformación de tres empresas y el accionar con obras públicas contratadas y direccionadas de manera ilícita, el grupo logró hacerse del dinero suficiente como para comprar siete vehículos en general de alta gama, además de hacerse de terrenos, chacras y propiedades en Rawson, Trelew, Playa Unión y Lago Puelo.

Los querellantes representantes de la Fiscalía de Estado, la Oficina Anticorrupción, la agrupación política Iniciativa Ciudadana y los diputados provinciales denunciantes del Frente Para la Victoria, acompañaron la investigación de los fiscales a excepción de estos últimos que pidieron la absolución para tres de los imputados.

Entre los imputados, algunos de ellos están detenidos en la Alcaidía de Trelew o comisarías de la zona, otros siguieron el proceso con arresto domiciliario y otros permanecieron en libertad, aunque con obligaciones de presentarse periódicamente antes la Justicia.

De manera coincidente los fiscales y todos los querellantes pidieron la absolución para Darío Domingo Correa. En el proceso estuvo imputado del delito de defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la Administración Pública.

El Tribunal del juicio por el caso del marinero que provocó la muerte de una enfermera, dará a conocer el próximo jueves a las 12.00 el tipo de delito que cometió y si es culpable o inocente. Se trata del caso que tiene como protagonistas al imputado Gabriel López y como víctima a Sandra Méndez cuyos padres y hermanos viajaron especialmente desde Río Negro para seguir las instancias finales del juicio oral y público que tiene en el banquillo de los acusados a quien está responsabilizado de causar el fatal accidente.

Al momento de los alegatos, el fiscal general Osvaldo Heiber se refirió a la culpabilidad del marinero que en marzo del año pasado produjo una colisión alcoholizado y tras haber consumido cocaína, provocando la muerte de una enfermera. A la vez el querellante Romano Cominetti, coincidió con el representante del Ministerio Público Fiscal y pidió al tribunal que se le impute el delito de “homicidio simple con dolo eventual”. Este delito prevé penas que van desde los 8 a los 25 años de prisión. Fue en la audiencia de alegatos que se realizó en la Oficina Judicial de Rawson, en la etapa final del juicio oral y público iniciado la semana pasada.

El imputado es Gabriel López, un marinero oriundo de Mar del Plata y capitán de un barco del Puerto de Rawson, al momento del accidente. Viajaba en su camioneta Dodge Journey desde Trelew hacia Rawson, luego de haber consumido bebidas alcohólicas y cocaína. Sandra Méndez fue la víctima fatal. Tenía 46 años y era madre de una pequeña niña. Al momento del fatal hecho se dirigía a trabajar a una clínica de Trelew en su WW Gol. El choque causado por el marinero se produjo entre las 7.20 y las 7.25 del 19 de marzo del año pasado, en el acceso a Rawson por la ruta provincial 7.

La audiencia de alegatos fue presenciada por los padres y hermanos de la víctima fatal que viajaron especialmente desde la ciudad de Choele Choel, en Río Negro para estar en las instancias finales del juicio oral y público. Tras los alegatos, se cree que sobre fines de esta semana el Tribunal dé a conocer el veredicto sobre si López es culpable o inocente del delito que se le reprocha. El tribunal está integrado por los jueces Ivana González, María Tolomei y Fabio Monti. Maniobras “temerarias”.

Al momento de alegar el fiscal general Osvaldo Heiber dijo que puntualmente fueron cinco los testigos que dieron cuenta de las maniobras imprudentes y “temerarias” de López, hasta que se cruzó de carril y dar de frente con el vehículo que conducía la víctima fatal. También dio cuenta del propio reconocimiento que en el juicio hizo López de haber producido el accidente. Heiber también dio cuenta de los testigos y los análisis científicos que probaron en el juicio el consumo de alcohol y de cocaína por parte dela marinero en momentos previos al accidente. Puntualmente afirmó que el testigo Oscar Giovanelli “dio cátedra sobre los efectos del alcohol y la cocaína en el ser humano que los consumen” y cómo se potencian sus efectos.

Mantuvo la imputación original, pero destacó que subsidiarmente la fiscalía postula también la imputación de homicidio culposo doblemente agravado por la ingesta de alcohol y cocaína. “Quiero que el tribunal tenga en cuenta que no sólo se ha perdido una vida, sino que también se ha destruido una familia y que una pequeña niña ya no tiene a su madre”, indicó Heiber al finalizar su alegato.

“Pudo haberlo evitado”

Por su parte el querellante Romano Cominetti, dijo que el accidente fatal “pudo haberse evitado”, a raíz de los numerosos automovilistas que a lo largo de la ruta 7 entre Rawson y Trelew, le realizaron señas de luces y bocinazos por sus maniobras imprudentes bajo los efectos del alcohol y la cocaína “que quedó acreditado científicamente que había consumido, drogas además que se potencian una con la otra tal como lo explicó claramente el testigo Oscar Giovanelli”.

Adelantándose a la postura del defensor de López, el abogado Matías Cimadevilla y la posibilidad de que no pudo evitar la colisión porque el marinero fue encandilado por el sol, el querellante Cominetti dijo que “no invadió el carril contrario sino que se cruzó al carril contrario. No estaba en condiciones de conducir y no le importaron los resultados de su imprudencia”. Agregó que “los peritos y testigos nos permiten además asegurar que el sol aún no había salido”.

Concluyó que el marinero “era consciente de su conducta y tenía previsto que podía causar un accidente. Además varios automovilistas se lo advirtieron. Pero se sentía omnipotente y no tuvo en cuenta las posibilidades que tuvo de detener su marcha a lo largo de todo el trayecto, entre Rawson y Trelew. Le sobraron motivos para detenerse y no los hizo”, destacó el querellante.

“Fue encandilado por el sol”

Para el defensor de López, su cliente fue encandilado por el sol y esta fue la causa del accidente. Basó su conclusión en los dichos de uno de los peritos que al salir de Trelew para dirigirse a su trabajo en Rawson, le hizo un comentario a su acompañante sobre los efectos nocivos para los conductores la posición del sol. Minutos después se encontraron con el accidente, unos 400 metros antes de llegar a la rotonda de acceso por ruta 7. Cimadevilla expresó que esa fue la única referencia que hizo el perito sobre las causales del accidente “porque nada se le preguntó sobre las consecuencias en el hecho que pudieron haber producido el alcohol y la cocaína”.

Agregó que la cantidad de alcohol consumido “no fue suficiente como para haber perdido la conciencia” y provocar el accidente. También cuestionó la calificación legal escogido por el fiscal Heiber que hizo que el marinero haya aguardado el juicio oral en prisión. “A López nunca se le cruzó por la cabeza que podía provocar una muerte, iba con las luces encendidas y a baja velocidad”. Concluyó en que en este caso se está frente al delito de “homicidio culposo” con penas menores a las previstas por los acusadores. Al respecto citó jurisprudencia sobre casos similares ocurridos en nuestra zona que terminaron en “probation” o juicios abreviados con penas en suspenso. “Es una barbaridad que mi cliente haya llegada preso a este juicio. Lleva preso un año y dos meses. El no salió a la ruta con intenciones de matar. Es un pescador, no un asesino”, concluyó el defensor del marinero.

Algunas veces, aun con testigos múltiples, es difícil precisar cómo sucedieron los hechos. La madrugada en la que Evaristo Andrade fue herido de muerte y uno de sus amigos tuvo dos cortes, que pusieron en riesgo su vida, no estaban solos con el imputado, había más jóvenes con ellos y estaba la policía en el lugar.

Cada testigo tuvo su propia percepción de los sucesos y también cada una de las partes ofreció una interpretación distinta de lo ocurrido. Mientras la Fiscalía encontró debidamente probado el delito de homicidio simple, la Defensa sostuvo que Peña actuó bajo la causal de justificación de la legítima defensa. El Tribunal explicó que va a reescuchar los audios de las declaraciones testimoniales y dará su veredicto el próximo jueves por la tarde.

¿Daniel Peña ingresó a un conflicto ajeno provocando y buscando pelea? O ¿Trató de desviar la atención de las personas que agredían a su amigo? ¿Entró a esa contienda munido de cuchillo y decidido a usarlo? O ¿trató de irse del lugar, fue perseguido y golpeado por varios y necesitó defender su vida? ¿Qué incidencia tuvo en los hechos la presencia policial? ¿La presunta inacción policial habilitaba a Peña a intervenir por su cuenta? O, si realmente su intención era solo desviar la atención de Evaristo Andrade y sus amigos ¿por qué no le requirió a la policía que intervenga, antes de actuar él?

Estas y muchas otras preguntas pueden formularse a partir de la litis trabada entre acusación y defensa. Qué ocurrió primero y qué después, cuáles fueron las circunstancias en que se produjo cada una de las lesiones por las que hoy el imputado enfrenta un juicio… Porque lo que se discute no es si fue o no Peña quién provocó las puñaladas. La autoría está fuera de discusión. Hasta se conocen algunas de las características del arma blanca empleada, aunque esta nunca fue hallada por los investigadores. El nudo a desenredar es el del hilo de los sucesos. La tarea de los jueces es desentrañar si Peña mató, hirió, agredió y amenazó como único medio de salvar su propia vida vista en riesgo, en un riesgo no generado por él mismo. O por el contrario si él provocó buscando pelea, probablemente sabiéndose poseedor de un arma letal, la que finalmente utilizó.

Jorge Criado, José Colabelli y Fernanda Révori, deliberan formulando sus propias preguntas y analizando la prueba para darles respuesta.

El juicio comenzó esta semana. El tribunal que lleva adelante el proceso lo preside la jueza Ivana González.

Un hombre de 59 años está siendo juzgado los tribunales de Trelew por el delito de violación. El abuso sexual con acceso carnal lo cometió hacia una chica menor de edad. La víctima tiene 15 años y es su hermanastra. Por el delito, el Ministerio Público Fiscal pidió una condena de 12 años. La semana que viene, el tribunal presidido por la jueza Ivana González e integrado por Gustavo Castro y Marcelo Nieto Di Biase darían a conocer el veredicto. El debate comenzó esta semana y ayer se pasó a un cuarto intermedio.

Este tipo de hecho es conocido en la sociedad como “violación intrafamiliar”. La denuncia de lo ocurrido, fue presentada en el mes de enero de 2016 por parte de la madre de la víctima. El abuso sexual, ocurrió en noviembre de 2015 y desde este martes se comenzó con la declaración ante los jueces de los testigos de Fiscalía y la Defensa. El lunes es la etapa de alegatos y no se descarta que se de a conocer el veredicto.

Hermanastro

Respecto al vínculo de la chica con el abusador, se informó que se trata del hermano por parte de su padre. No viven en la misma vivienda. La violación fue en la casa donde reside la menor. El Ministerio Público Fiscal, representado por Silvia Pereira, lo acusa de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo en calidad de autor” y la pena que se solicita no es leve: 12 años. La Defensa del imputado es ejercida por el abogado Juan Manuel Salgado.

El debate continuará el lunes y será en esta instancia en la que se realizarán los alegatos y se daría a conocer el veredicto.

 

Diario Jornada