Tag

Venecia

Browsing

Los famosos canales de Venecia perdieron agua al punto de que en muchos de ellos ya ni siquiera se puede navegar, luego de haber padecido crecidas que afectaron al casco histórica de la ciudad italiana.

Se trata de una estampa muy distinta a la que buscan los miles de turistas que viajan con la ilusión de dar un romántico paseo en góndola, subraya La Vanguardia, en España.

En materia de estadísticas, este es el segundo año consecutivo en que la ciudad ha visto niveles de marea históricamente bajos.

El Gran Canal, uno de los principales corredores de tráfico de Venecia, permanece abierto para los autobuses acuáticos de la ciudad, que habían sido desviados de los canales más pequeños.

Anteriormente el gran problema habían sido las inundaciones por mareas altas, pero ahora la baja ha sido de unos 60 centímetros.

En 2016, los niveles de agua habían caído en 66 centímetros, mientras que en 2008 y 1989 los niveles disminuyeron a 90.

Esta marea excepcionalmente baja podría ser consecuencia, según la prensa italiana, del fenómeno astronómico de la superluna azul de sangre, que se pudo observar esta semana en diversos puntos del planeta.

No obstante, la prensa también apunta que se trata también de un signo de la negligencia con la que las autoridades han mantenido el centro histórico durante al menos un siglo.

Cuando la ciudad tenía más habitantes y menos turistas, los canales se limpiaban del exceso de lodo y casi siempre eran navegables, afirma ‘La Nuova di Venezia’

 

El mal tiempo que afecta a Italia provocó de nuevo este sábado el fenómeno del agua alta en Venecia y se espera que el domingo alcance los 135 centímetros, mientras que en la provincia de Pordenone (norte) un hombre falleció al ser arrastrado su vehículo por el desbordamiento de un torrente.

El hombre falleció cuando conducía por una carretera que había sido cortada cerca de un torrente y fue sorprendido por el desbordamiento.

Mientras que esta mañana, la marea alta en Venecia registró 120 centímetros, pero para mañana el Centro de Previsión de Mareas del Ayuntamiento espera un pico de 135 centímetros en las primeras horas del día.

Aunque esta cifra queda lejos de los 184 centímetros del pasado noviembre que inundaron el 70 % de la ciudad causando daños por millones de euros.

Esta subida de la manera se considera como alerta naranja, ya que solo cuando supera los 140 centímetros se produce la alerta roja y se toman medidas como detener el transporte público de los «vaporetti», así como cerrar el acceso a la plaza de San Marcos, uno de los puntos más bajos de la frágil ciudad.

En una rueda de prensa este viernes, los hoteleros venecianos lamentaron que desde que se produjo la marea excepcional del 12 de noviembre «ha habido un pico de cancelaciones del 45%, mientras se siguen cancelando eventos, conferencias y otros actos importantes programados en la ciudad hasta la próxima primavera».

El presidente del gremio de hoteleros de Venecia señaló que si bien Navidad nunca ha sido un período de plena ocupación, «un hecho sorprendente es el del Año Nuevo: si el año pasado la ocupación fue del 100 %, este año es inferior al 50 %».

Lluvias, fuertes vientos y costas azotadas por las tormentas han hecho que se decrete la alerta naranja en las regiones de Basilicata, Campania, Emilia Romagna, Friuli Venecia Giulia, Lacio, Liguria, Lombardía, Molise, Cerdeña, Toscana y Umbría y amarilla en Calabria, Piamonte y Veneto.

Las escuelas y museos reabrieron sus puertas. Indemnizan con 5 mil euros a los vecinos damnificados y hasta con 20 mil, a los comerciantes.

La ciudad de Venecia comenzaba este lunes a volver a la normalidad y a realizar el recuento de los daños que dejó «la peor inundación sufrida en más de medio siglo».

El Centro de Mareas pronosticó que los valores «estarán contenidos en los próximos días» y «apenas superarán los 100 centímetros en sus picos máximos», niveles muy alejados de los 187 centímetros del miércoles pasado y los 150 centímetros que se alcanzaron el domingo y anegaron el 70% del casco urbano.

Este lunes las escuelas y museos reabrieron sus puertas, y los «vaporetti», el principal transporte público en la capital veneciana, retomaron sus viajes por las aguas de la ciudad, reportó la agencia EFE.

En tanto, las autoridades y los comerciantes y empresarios continuaban calculando el costo de los daños causados por las inundaciones, que desde el Ayuntamiento elevan a «mil millones de euros».

La subida de las aguas, que también causó la muerte de un hombre por electrocución, obligó al alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, a cerrar al público la emblemática plaza de San Marcos entre el viernes y el domingo, después de que el Gobierno italiano declarara el «estado de emergencia» de la ciudad.

El Ejecutivo aprobó destinar 20 millones de euros para una primera ayuda, con indemnizaciones de 5.000 euros a los vecinos damnificados y hasta 20.000 para los comerciantes.

Tras mejorar los pronósticos para esta semana, el alcalde aseguró que la ciudad se recuperará porque «los venecianos sólo se arrodillan para rezar».

Asimismo, 60 iglesias de la ciudad quedaron anegadas, y sus delicados mosaicos y pavimentos sufrieron la infiltración de la sal del mar.

Para evitar su rápida corrosión, la Superintendencia de patrimonio cree que harán falta «60.000 euros por cada templo», informó Clarín.

El Consejo de ministros italiano decretó el estado de emergencia en la ciudad de los canales, Patrimonio de la Humanidad.

El «agua alta» sigue sin dar tregua en Venecia y a primeras horas de la mañana la plaza de San Marcos ya se encontraba totalmente inundada e inaccesible. Además, se espera que este viernes la marea alcance el nivel de 160 centímetros.

El Centro de Previsiones de Mareas del ayuntamiento de la Ciudad de los Canales registraba a las 8.15 una subida de la marea de 131 centímetros, por lo que la plaza de San Marcos, el punto más bajo de la ciudad a 80 centímetros del nivel del mar, se encontraba inundada por cerca 50 centímetros.

El gobierno lanzó la “alerta roja” y prometió ayudas millonarias para los damnificados. Se suspendieron las clases.

El gobierno italiano declaró este jueves el estado de emergencia en Venecia. Prometió dar 5 mil euros a cada damnificado y 20 mil a comerciantes y afectados por la inundación que sufrieron desde la noche del martes. Además ordenó un fondo de 20 millones de euros para las primeras ayudas. En la capital véneta se anunció que este viernes habrá otra alta marea de 1,45 metros que podría invadir el 90% de la ciudad, inundando la basílica y la plaza de San Marco, situadas en la zona más baja. Ha sido anunciada la “alerta roja” y no habrá clases en las escuelas primarias y secundarias.

Elisabeta Spitz, una funcionaria que ha trabajado en varias ocasiones en cuestiones venecianas, fue nombrada comisario extraordinario para afrontar la situación.

La declaración de emergencia permitirá suministrar importantes fondos financieros para las operaciones de rescate y para reactivar los servicios que han sido suspendidos por las inundaciones.

El gobierno señaló que los daños más importantes se cuantificarán en un lapso de tiempo más largo y con una evaluación técnica. Nueve de cada diez comercios han sufrido daños y la mayoría de los hoteles fue invadido por las mareas.

El consejo de ministros aprobó la realización final de las obras del Moisés, el sistema que hasta ahora ha costado casi seis mil millones de euros pero todavía no funciona después de 18 años de iniciados los trabajos. El Moisés consiste en 78 grandes compuertas que se alzan para bloquear las aguas marítimas cuando su nivel supera los límites de normalidad.

Con el notable aporte de los 50 mil habitantes de Venecia, la ciudad comenzó a intentar una normalización que tardará en llegar porque los daños son estimados en centenares de millones de euros.

Un centenar de barcos y góndolas quedaron encastrados en los estrechos canales entre las altas paredes de los edificios y en el Canal Grande, principal vía de tránsito, varios transbordadores que hacen el transporte de los peatones en toda Venecia, se hundieron o chocaron a la deriva contra las banquinas, debido al fuerte oleaje y un viento que sopló hasta cien kilómetros por hora. También hubo dos muertos.

En el Canal Grande, una parte de los embarcaderos donde suben y bajan los pasajeros han quedado inutilizados por las mareas y los vientos a cien kilómetros por hora.

Fuera de Venecia las devastaciones han causadoserios perjuicios a los productores agrícolas y a los balnearios sobre la laguna.

El primer ministro Giuseppe Conte, que visitò este miércoles y jueves Venecia, antes de viajar a Roma para la reunión del Consejo de Ministros que fijó el estado de emergencia, recorrió la ciudad. Tuvo incluso la oportunidad de dialogar con el dueño de un quiosco sobre el Canal Grande, Walter Mutti, que es el personaje del día. Mutti logró huir de su quiosco construido en acero inoxidable, cuando el viento y después la marea se lo llevaron y lo destrozaron.

Mutti, que durante 25 años atendió a los clientes que le compraban diarios, revistas y libros, salvó su vida cuando sintió que “bailaba” su pequeño negocio y se refugió en una iglesia vecina. “Ahora me he quedado sin nada”, dijo al primer ministro Conte que lo consolaba. Pero en una carrera de solidaridad, clientes, amigos y venecianos solidarios le han juntado ya 17 mil euros para comprarle un nuevo quiosco.

Los bomberos de Venecia, luchando contra las mareas, los vientos impetuosos y la lluvia, realizaron a bordo de sus lanchas 450 intervenciones desde la noche del mertes.

Los bomberos acudieron también a la isla de Pellestrina, totalmente inundada, a ayudar a los habitantes. Dos de ellos murieron: uno electrocutado cuando quiso reactivar la luz en su casa, y el otro un anciano que murió de un infarto por la impresión de ver su casa invadida por la inundación.

La subida de las mareas causa gran preocupación, sobre todo de cara al futuro. Los cambios climáticos hacen cada vez más frecuentes e intensas las mareas y los vientos en el otoño, que es cuando se produce el fenómeno del agua alta. Entre 1870 y 1949 hubo 30 casos de mareas supeeriores a 110 centímetros, pero en los últimos nueve años la cifra subió a 76 casos de agua alta.

Las mareas superiores a 140 centímetros muestran que en 120 años, hasta el 2000 solo se registraron nueve veces, mientras que en 19 años, desde el 2000 hasta hoy, los casos fueron once.

Algunos estudios demostraron que Venecia se ha hundido 20 centímetros en los últimos treinta añospor el vaciado de las aguas subterraneos. El grupo intergubernamental de cambios climátcos estableció que a finales de siglo podría llegarse a un aumento del nivel de los mares de hata 1,1 metros, lo que tendría un impacto catastrófico sobre Venecia, informó Clarín.

Las autoridades alertan por el cambio climático y prevén una nueva crecida de las mareas. Las impresionantes imágenes del fenómeno «agua alta».

Venecia amaneció este miércoles bajo el agua. La subida las mareas alcanzó durante la noche del martes los 187 centímetros, lo que es la peor inundación desde 1966. El fenómeno, conocido como «agua alta», dejó hasta el momento una víctima fatal: un hombre de 78 años que se electrocutó en su casa en la isla de Pel lestrina debido a un corto circuito.

El mayor nivel de la marea se alcanzó a las 22.50 y fue de un metro y 87 centímetros, la segunda mayor medida en la historia de la Ciudad de los Canales tras el récord de 194 centímetros que se alcanzó en la inundación de 1966.

 

Imágenes de la peor inundación desde 1966 (Foto: EFE)
Imágenes de la peor inundación desde 1966 (Foto: EFE)

«Esto es un desastre, esta vez habrá que contar los daños», dijo el alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, tras realizar una inspección en barco. Atónito por las imágenes, el funcionario no dudó señalar al cambio climático por las inundaciones.

Los daños en la ciudad se observan a simple vista con lanchas arrancadas de los amarres y empujadas hacia las costas y los barcos de transporte hundidos o a la derivas.

Además, existe una gran preocupación por la basílica de San Marcos, ya que el nivel del agua llegó a los 110 centímetros durante la noche y la ha inundado completamente, incluyendo la cripta del santo.

El fenómeno "aguas altas" inundó a Venecia. (Foto: EFE)
El fenómeno «aguas altas» inundó a Venecia. (Foto: EFE)

Calles de Venecia inundadas. (Foto: AFP)
Calles de Venecia inundadas. (Foto: AFP)

Ya ayer la basílica se inundó hasta los 70 centímetros de agua, bañando los mosaicos que forman el suelo y las columnas que acaban de ser restaurados después del agua alta que sufrió en octubre de 2018.

Todas las escuelas en Venecia y de las islas permanecerán cerradas hoy, mientras que zonas como la plaza de San Marcos dejaron de ser accesibles a turistas y residentes.

Las imágenes hablan del caudal de agua que entró a Venecia. (Foto: EFE)
Las imágenes hablan del caudal de agua que entró a Venecia. (Foto: EFE)

Los daños en la ciudad se observan a simple vista con lanchas arrancadas de los amarres. (Foto: EFE)
Los daños en la ciudad se observan a simple vista con lanchas arrancadas de los amarres. (Foto: EFE)

En varias zonas de la ciudad se produjeron apagones y el agua entró prácticamente en todos los edificios del centro, incluidos los hoteles de lujo.

Según las previsiones del Centro de mareas de la ciudad, el agua alta continuará durante toda la semana y hoy a las 10.20 se prevé un nuevo pico con una subida hasta 145 centímetros.

El Centro de mareas de Venecia pidió a los medios que difundieran sus previsiones ya que tienen cortadas las líneas telefónicas debido al mal tiempo.