Tag

US Open

Browsing

El argentino ganaba 7-6 y 6-2, pero la rodilla derecha del español dijo basta.

Es su torneo. El que mejor le sienta y donde más cómodo está. Se le nota. En sus gestos y en su juego. Y en los resultados. Porque Juan Martín del Potro ya ganó el US Open una vez, en 2009, y ahora buscará lograrlo por segunda vez, luego de meterse en la final al ganarle 7-6 (7-3), 6-2 y abandonó al español Rafael Nadal.

El argentino, número tres del mundo, estaba haciendo un partidazo y tenía contra las cuerdas al uno del planeta, quien nunca estuvo cómodo por una molestia en la rodilla derecha, que arrastra desde el primer partido en el cemento neoyorquino.

El primer set fue para Delpo 7-6 (7-3 en el tie-break), pero tuvo vaivenes en el resultado. Porque el tandilense quebró a Nadal en el primer servicio del partido, pero automáticamente el español hizo lo mismo. Igualmente ocurrió cuando el argentino se puso 5-4 y sacó para cerrar el parcial: tuvo dos set points pero no los pudo aprovechar, y el número uno del mundo dejó las cosas 5-5. Ya en el desempate, Juan Martín sacó ventajas de entrada y se lo quedó 7-3.

La primera llamada de atención para el mallorquín fue cuando estaba 4-3 arriba, ya que tuvo que pedir asistencia médica para tratarse la rodilla derecha (la de apoyo, ya que es zurdo). Una venda , crema y masajes le permitieron continuar pese a la molestia que acarrea desde que arrancó el torneo.

Segundo set tuvo dos break para poenrse 2-0 pero no supo y quedó 1-1 2-1 Delpo y Nadal pide trainer otra vez quiebra y se pone 3-1 dos breaks para 5-1 que no pudo aprovechar set point 5-2 que no aprovechar

Delpo y Rafa en el mano a mano

El año pasado, Nadal remontó un primer set en contra y terminó llevándose el triunfo por 4-6, 6-0, 6-3 y 6-2. Aquella vez, el español ganó el torneo. Fue uno de los tantos partidos épicos entre estos dos tenistas, que en los últimos años nos han ofrecido grandes espectáculos.

La última vez que Del Potro se impuso ante el mallorquín en un torneo de relevancia fue en las semifinales de los Juegos Olímpicos de Río, en donde el argentino ganó por 5-7, 6-4 y 7-6 (5).

Este año, la Torre de Tandil y el español se vieron las caras en las semifinales de Roland Garros, en donde Delpo fue barrido por Nadal, que lo derrotó por 6-4, 6-1 y 6-2.

Más atrás en el tiempo, el argentino tuvo una de sus mejores victorias en el año 2009, en donde derrotó a Nadal en el US Open que finalmente terminaría ganando ante Roger Federer.

En el historial de enfrentamientos, el español aventaja a la Torre por 11-5. Los últimos tres encuentros fueron en Grand Slams y todos los ganó Rafa (semifinal de de US Open 2017, Roland Garros y Wimbledon 2018). Aún así, Delpo tiene buenas victorias ante el número uno del mundo.

 

 

TN

El tandilense que perdió el primer set, estuvo muy sólido en el resto del encuentro y ahora espera por Nadal o el austríaco Dominic Thiem,

Los gigantes quedaron cara a cara bajo los 33 grados sofocantes del cemento estadounidense. Por los cuartos de final del último Grand Slam del año, Juan Martín Del Potro (3° del ranking ATP) llegaba con viento a favor a una escala exigente contra el local John Isner (11°).

Sólido y sin haber cedido un set en sus cuatro presentaciones anteriores (era el único de los ocho tenistas que llegaban a esta instancia en conseguirlo), el tandilense había gastado poca energía en el torneo, algo muy valorable para afrontar el calor que tanto perturbó a los tenistas.

Pero enfrente estaba un especialista en canchas duras, dueño del mejor servicio del circuito: Isner registra la mayor efectividad en la temporada y es el líder en aces en esta edición del US Open. Y un rival que obliga a agudizar la paciencia.

Por eso no llamó la atención el arranque del juego, con ambos sosteniendo el juego desde su servicio. Alcanza con un dato para graficar el trámite: en apenas 16 minutos se jugaron los primeros cinco games: fueron al primer descanso con el marcador 3-2 para el local y sin ninguna chance de quiebre.

La primera chance de quiebre fue para Delpo con el partido igualado en 5 y después de 40 minutos de juego. Encima Isner falló su primer servicio con un saque centrado que se fue apenas ancho. Por eso el tandilense se le fue encima en busca de esa ansiada chance: se metió en la cancha para tomar la iniciativa en el segundo servicio. Pero no pudo. El saque alto del estadounidense obligó a un revés incómodo que quedó flotando del otro lado de la red. Isner ganó el punto con una derecha invertida. Y otra vez a seguir batallando. Directo al tie break.

El número 58 de Isner en el año, lo que marca un rasgo distintivo en el juego del gigante número 11 del mundo, acostumbrado a juegos de largo aliento. Y en el desempate estuvo más fino. Supo meterse en la cancha cuando Del Potro falló su primer servicio, se aferró a un mini quiebre y se llevó el primer set 7-6 (5). El primero que cedió el argentino en el torneo.

En el segundo set empezó a romperse la estructura del juego. Isner volvió a usar el comodín de su saque cuando estuvo en apuros (ace para salvar un quiebre en el segundo juego) y Delpo de a poco soltó más su derecha, el famoso martillo que cuando sale limpio no encuentra resistencia.

Ya no llevaban la contundencia de antes los saques de Isner. Entregó otras dos chances quiebre en el cuarto juego. Hasta que finalmente su drive de sobrepique se fue ancho. Y por primera vez el argentino tomó las riendas del tanteador. Ahora están 1 a 1 y empieza otro partido. Isner parece estar sintiendo los efectos del calor.

El tercer set volvió a ser un concierto de saques, los que llevaron la definición a un nuevo tiebreak y ahora sí el argentino se movió con más inteligencia para pasar a estar 2 a 1 arriba y a un set de convertirse en semifinalista.

Ese andar positivo se ratificó en el comienzo del cuarto set, cuando el argentino quebró en el segundo game. Por como se había dado el partido hasta ahí, sin breaks a favor del estadounidense, parecía una diferencia muy difícil de descontar.

De golpe aparecieron algunas dudas en Del Potro, que después de haber desaprovechado un doble break point que prácticamente liquidaba el partido en el cuarto game, cometió dos dobles faltas en el juego siguiente que lo pusieron contra las cuerdas. Pero también de eso salió indemne y consiguió conservar el saque.

Fue la sentencia para Isner, que ya sufría el partido. Y en el octavo game, con un nuevo quiebre, Del Potro consiguió el 6-2 definitivo para ratificar que es uno de los más grandes del tenis actual. Su tenis le da alas para soñar con todo y creer que su segundo Grand Slam es posible. Ya solo le quedan dos pasos más.

El tenista argentino, campeón del US Open 2009, tiene un historial favorable de ocho triunfos contra cuatro de su rival. En lo que va de 2018 hubo entre ambos tres enfrentamientos: el primero fue para Isner en semifinales del Masters 1000 de Miami por 6-1 y 7-6 (2), mientras que el segundo fue para Del Potro tras ganar en octavos de final de Roland Garros por 6-4, 6-4 y 6-4 a lo que hay que sumarle el de hoy.

 

Los Andes

El suizo Roger Federer perdió este lunes contra todo pronóstico ante el australiano John Millman, 55º del ranking de la ATP, y se despidió del Abierto de Estados Unidos en octavos de final.

Federer, segunda raqueta del mundo y cinco veces ganador en las pistas duras de Nueva York, firmó uno de sus peores encuentros de los últimos tiempos y sucumbió por 6-3, 5-7, 6-7 (7/9), 6-7 (3/7) en tres horas y 33 minutos de juego.

“Aún no soy consciente, tengo tanto respeto por Roger (Federer) y por todo lo que ha hecho por este deporte… Es uno de mis héroes, no estaba a su mejor nivel pero me vale”, declaró el ganador feliz e incrédulo a partes iguales.

Así, Millman se enfrentará en cuartos al serbio Novak Djokovic(N.6), que se deshizo antes del portugués Joao Sousa por 6-3, 6-4, 6-3.

“Sí, ¿por qué no (voy a ganar)? Tengo que mejorar mucho, creo que es un jugador increíble, que está en un gran momento de forma pero ¿por qué no? No sería yo si no saliera ahí fuera con esa convicción”, apuntó.

Por su parte, Roger se quejó del intenso calor que azota Nueva York: “Sentí que no podía respirar. No había circulación del aire en absoluto”, destacó.

El balcánico pasó por la tarde a la siguiente instancia y todos esperaban ya por una final anticipada contra Federer. Pero éste, que tuvo dos bolas de set en la segunda manga y una en la tercera, se estrelló.

Y eso que todo parecía de su lado: era el único jugador junto al argentino Juan Martín del Potro en no haber cedido ni un solo set, presentaba un balance de 40-0 frente a jugadores de fuera del Top-50 en el US Open y Millman no había sido rival la única vez que se habían enfrentado en Brisbane en 2015.

 

 

Perfil