Tag

UIA

Browsing

El presidente Mauricio Macri dijo que es necesario seguir apostando a Vaca Muerta y pidió seguir avanzando para lograr equilibrio fiscal. Sus palabras fueron el cierre de la 25º Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA), la última en la que participará como primer mandatario.

«Nos hubiese gustado contar con más tiempo para ver los frutos de lo que logramos», dijo el Presidente luego de las palabras del titular de la UIA. Macri resaltó el «aporte de la clase media» y agradeció tres veces a los empresarios por «poner el hombro». El Presidente señaló: «Los Argentinos demostramos un enorme compromiso».

Macri dijo entonces que su gobierno intentó fijar «bases sólidas» para sostener al país en el largo plazo. «Estamos mejor parados de cara al futuro», señaló el primer mandatario. «Nos apoyamos en los cimientos para poder crecer de manera sostenida y resolver los problemas que ponen trabas desde hace décadas en el camino», indicó frente a los empresarios.

«Tenemos que seguir mejorando nuestro sistema energético. Hay que seguir apostando a Vaca Muerta», pidió el Presidente, que agregó: «Vamos a terminar este año con equilibrio comercial». Dijo además que «sería muy importante mantener el impulso a las energías renovables».

«Hay que seguir trabajando para lograr el equilibrio fiscal y un esquema macroeconómico sostenible», dijo el Presidente, hecho que consideró fundamental para obtener crédito. Un comentario que no pareció al azar en medio de las negociaciones que comenzará Alberto Fernández con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda externa.

«En el último año y medio dialogamos como nunca, empresas y gremios para modernizar las relaciones laborales», dijo Macri. «No lo logramos concretar. Es un tema central reducir costos laborales no salariales. Celebro, señor presidente (por Miguel Acevedo), que se busquen construir consensos. Nosotros recuperamos una herramienta de diálogo y logramos algunos consensos, pero faltan muchísimos más. Nos sigue faltando una herramienta fundamental, un presupuesto equilibrado», dijo y señaló que dejará el gobierno con un déficit 20% menor al recibido. «Solo después de la crisis de logramos mayores consensos sobre el equilibrio (fiscal)», indicó.

«Tuvimos que tomar unas decisiones difíciles, que nos constaron y nos dolieron. Pero siempre lo hicimos convencidos de que estábamos apostando a un camino de desarrollo sostenido», agregó el Presidente, sobre las subas de retenciones y las bajas de reintegros en la industria. «Pero lo que necesita la industria son instituciones fuertes, serias y confiables», dijo y también pidió un programa económico que «fortalezca la competitividad de todos los sectores».

«Hay que reducir la presión impositiva y fomentar las inversiones», pidió y volvió a señalar, como lo hizo el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, al presentar su informe de gestión que se bajó en tres puntos del PBI los impuestos. «Necesitamos bajar mucho más los impuestos», dijo.

Señaló que se saneó el vínculo con el mundo y que se cerró un acuerdo «histórico» con la Unión Europea.«Es una hoja de ruta. Una oportunidad única para mejorar la productividad y competitividad asociados con Brasil, Uruguay y Paraguay», remarcó sobre el Mercosur. «Estamos convencidos que hay que apostar a un modelo exportador para fortalecer el mercado interno», dijo Macri, que pidió a los argentinos enfocarse en acuerdos básicos.

«Un año difícil»

«Estamos finalizando un año difícil luego de otro que fue muy complejo», afirmó el presidente de la UIA, Miguel Acevedo.«Nuestro país está en un momento bisagra. La industria sufre particularmente este presente, dijo el titular de la entidad, que señaló que en los últimos ocho años el sector cayó 25% y 17% en los últimos cuatro años. Los empleos industriales perdidos fueron 150.000 dijo Acevedo mientras Macri escuchaba antes de dar su cierre. A su lado estaba también Miguel Ángel Rodríguez, presidente de Sinteplast y de la conferencia.

«Llegamos a la conclusión que hoy en la Argentina existe una convicción sobre la necesidad de alcanzar un acuerdo profundo, estructural y de largo plazo», dijo Acevedo y agregó: «Lo que nosotros no logramos consensuar aún es el contenido específico de ese acuerdo».

«No se trata de sentarnos en una mesa a exponer nuestras diferencias para después levantarnos y dejarlo en el mismo lugar, vacío de actores y llena de contrapunto. Se trata de encontrarnos en esa mesa y buscar acuerdos por mas trabajosos que sean, de agrandar la mesa y de moverla todos juntos hacia el mismo lado», dijo el titular de la entidad.

«Después de ocho años de estancamiento estructural y caída profunda hay un concepto que quiero en enfatizar en especial: el sentido de la urgencia. El mundo se mueve muy rápido. lo países con los que cooperamos y competimos también juegan y juegan fuerte», dijo.

«Las divisiones nos llevan al fracaso y en el mejor de los casos al enfrentamiento. Cada sector tiene sus intereses que son legítimos, y su derecho a expresarlos y defenderlos. Seamos lo inteligentes para entender que los juegos de suma cero, y las grietas profundas nos impiden movernos», dijo y agregó: «La Argentina está paralizada y magnificadas están sus diferencias».

Acevedo dijo que ve con «preocupación» la relación con Brasil. «Es el corazón del Mercosur». El industrial señaló: «Estamos comprometidos con la integración regional. No podemos resignar tantos años de trabajo conjunto. Sería un tremendo error estratégico», informó La Nación.

El presidente de la entidad industrial, Miguel Acevedo, adelantó que ya trabajan en un acuerdo con los gremios y presentó un Plan Productivo para el próximo gobierno nacional.

La Unión Industrial Argentina (UIA) presentó este miércoles su plan productivo para el próximo Gobierno (2020-2023), con pedidos de una reforma de impuestos, actualizar las relaciones laborales y más créditos para la producción.

En ese sentido, el presidente de la entidad empresaria, Miguel Acevedo, anticipó que están avanzando en un acuerdo con representantes del sector sindical, una de las propuestas que fue mencionada por el candidato presidencial Alberto Fernández, del Frente de Todos.

 “Estamos empezando a caminar lo que puede ser un acuerdo, que lo vamos a tener que hacer en la Argentina entre todos los representantes de los y de las empresas y de toda la producción”, dijo Acevedo.

El documento presentado se dividen en dos ejes: macroeconomía y política productiva. En el primer caso, proponen un tipo de cambio previsible, un complemento de tasa que fomente el ahorro en moneda nacional y un esquema de reintegros que fomente el agregado de valor en la producción.

El plan productivo 2020-2023 de la UIA fue presentado a los candidatos presidenciales —Alberto Fernández, Roberto Lavagna y José Gómez Centurión— y las autoridades de la agrupación empresaria buscarán también entregar el documento al presidente Mauricio Macri, así lo comunicó Telefe Noticias.

El dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Urtubey, destacó hoy la necesidad de que la próxima gestión de gobierno amplíe «la base de un modelo de desarrollo industrial con tinte federal», minutos antes de la reunión que mantendrá la entidad con el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández.

«Es una rutina de la UIA recibir a los candidatos en este momento electoral, intercambiar nuestra posición y hablar con los equipos técnicos de Alberto Fernández sobre la necesidad de una política de desarrollo», dijo Urtubey en diálogo con la prensa en la sede porteña de la UIA, ubicada en Avenida de Mayo 1145.

Urtubey indicó que «la industria en Argentina viene desde 2011 en caída, con estancamiento y desde el 2015 se pronunció esta caída».

«Lo que vamos a trabajar es ampliar la base de un modelo de desarrollo industrial con tinte federal, que no quede en la General Paz, sino que todas las provincias puedan desarrollarse, bajando la presión tributaria, mejorando el financiamiento productivo», expresó el industrial, así lo reseña Télam.

El candidato a vice de Macri criticó que se haya sentado al lado de Alberto Fernández en Tucumán. También apuntó contra la iglesia y cuestionó la cantidad de planes sociales sostenidos con impuestos de la clase media.

Ferviente opositor a los piquetes, el senador nacional y candidato a vicepresidente en fórmula con Mauricio Macri, Miguel Angel Pichetto, reiteró sus quejas sobre los cortes de calles, donde le apuntó al líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, pero desparramó su molestia con otros sectores. Dijo que le «inquieta el silencio de la Iglesia», deslizó críticas a Miguel Acevedo, titular de la Unión Industrial Argentina, por compartir escenario con Alberto Fernández en Tucumán y tildó de «exageración» la emergencia alimentaria. Además, cuestionó la cantidad de planes sociales sostenidos con impuestos de la clase media.

«Hay mucha gente repensando el voto. Hay hechos que se están sucediendo que preocupan mucho, hay escenarios en la calle de contenido violento. Hay algunos personajes que están allí en la centralidad del Frente de Todos que están siempre al frente de los conflictos, caso Grabois, por ejemplo. Creo que ha estado en la centralidad de escenarios de conflicto en los últimos 15 días, en donde llama mucho la atención que la Episcopal, la Iglesia no haga una reflexión en orden a la violencia en la calle, o eventualmente lo que hicieron en los shoppings», arrancó Pichetto en el programa «Sábado tempranísimo» de radio Mitre.

«Por lo menos un llamado a que todos reflexionemos, a que ese no es el camino para generar reclamos aún cuando estos sean de contenido legítimo. Me parece que esa Argentina no la quiere la gente y por eso creo que hay una oportunidad», afirmó el senador nacional por Río Negro.

Directivos de la Unión Industrial Argentina (UIA) cuestionaron hoy la intención del Gobierno de otorgar un bono salarial para los empleados del sector privado, por entender que «es peligroso» y «compromete a empresas y empleos».

Según uno de los vicepresidentes de la entidad, Daniel Funes de Rioja, «nosotros no hemos conversado institucionalmente sobre esta cuestión. Es una iniciativa del Gobierno que aparentemente ha dialogado con la CGT».

A su criterio, el bono para los privados, que sería de 5 mil pesos -el mismo monto que percibieron los trabajadores estatales- «es peligroso, porque compromete a empresas y empleo. Esto hay que meditarlo muy fuertemente para evitar medidas contraproducentes».

En declaraciones radiales, Funes de Rioja comentó que «cuando el pequeño empresario no puede pagar elementos de consumo necesarios, no tiene más alternativa» que cerrar o despedir personal.

También, recordó que «no hay acceso al crédito y las tasas son inabordables».

Por su parte, José Urtubey, vocal del Consejo Directivo de la UIA, consideró que «hay muchos empresarios que no van a poder pagar el bono de 5000 pesos».

«Acá hay que entender que el 80 por ciento de la producción es pyme y la mayoría no va a poder hacerlo, además no corresponde el anuncio», indicó el dirigente, en declaraciones radiales.

Urtubey resaltó que, por este tema, los industriales «vamos a pedir una reunión con el ministro (de Producción y Trabajo, Dante Sica) porque creemos que son importantes los diálogos».

Sica confirmó en las últimas horas que el Gobierno evalúa autorizar un bono para los trabajadores del sector privado, que rondaría los 5 mil pesos, sería obligatorio y se anunciaría oficialmente durante la semana próxima.

Este plus salarial, que se otorgaría vía decreto presidencial, tiene por objeto paliar parcialmente los efectos de la fuerte devaluación producida tras las PASO de agosto último, así lo reseña Telefe Noticias.

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Miguel Acevedo, reconoció hoy que las paritarias se van a tener que reabrir porque «el poder adquisitivo ha caído muchísimo».

«Se van a tener que volver a abrir las paritarias. El poder adquisitivo ha caído muchísimo y tenemos que empezar a crecer y ver cómo recomponemos los salarios», enfatizó el dirigente.

Con relación a la crisis que sufre el país, el empresario evaluó: «tenemos un problema político, no económico. La coyuntura económica es muy mala, pero estamos ahogándonos en un charco de agua».

«Hay una desconfianza atroz y no solo de la gente de afuera, también de la gente de adentro, los argentinos, que no le tienen confianza a su propio país. La Argentina es un país que tiene que tener continuidad en el cumplimiento de los contratos», añadió.

Según el directivo, «las empresas no pueden funcionar porque no tienen flujo de caja o bien, por altas tasas, que no le permiten financiarse. No podemos seguir con ésto, ya lleva mucho tiempo».

«Por eso, hay que empezar a tener un país con previsibilidad.

La Argentina tiene potencial para recomponerse», enfatizó.

A su criterio, «creo que el Gobierno se dio cuenta de esta situación después de las PASO; que fueron un palazo» para el oficialismo.

En declaraciones a radio La Red, el jefe de la UIA señaló además que el presidente Mauricio Macri «ignoró la industria argentina. La industria es una de las grandes perdedoras de este modelo económico».

«Desde 2011 hasta hoy, tenemos una destrucción del 15% de la producción fabril. Y para levantar al 3% anual, vamos a tardar más de diez años», estimó.

«Hay que dejar pasar el tiempo para que tengamos una perspectiva de lo que pasa hoy. El Gobierno trató de hacer muchas cosas desde lo institucional, pero en lo económico se encerró mucho. Entonces, no tuvo la sensibilidad de escuchar a la sociedad». completó, Diario Jornada.

El presidente del gremio de los industriales afirma que «hay una caída generalizada en casi todos los sectores, en un contexto de altas tasas con recesión y caída de consumo».

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, advirtió que el país atraviesa «el peor de los momentos» a nivel económico, como consecuencia de «la recesión y las altas tasas».

Según el dirigente, «hay una caída generalizada en casi todos los sectores, en un contexto de altas tasas con recesión y caída de consumo».

«Por eso creo que estamos en el peor de los momentos. Y no hay un panorama de mejora en el corto plazo. Esta es la coyuntura que está teniendo nuestro país», lamentó Acevedo a FM Millenium.

A la vez, el ejecutivo de la Aceitera General Deheza (AGD) agregó: «Al estar en un período electoral, no veo que pueda haber medidas diferentes a las que tenemos ahora. Tal vez sí lo hagan cuando termine la campaña».

Por caso, comentó que el Gobierno dio impulso al programa «Ahora 12», un mecanismo que, a su criterio, «puede impactar de manera positiva en algunos sectores, como el de electrodomésticos».

El presidente de la UIA también expresó que la industria «está a casi el 50% de la capacidad instalada, se achican turnos y se suspende personal», ante lo cual deseó que «éste sea el piso».

Acevedo, que el martes último fue reelecto por dos años más al frente de la central fabril, consideró también que «está bajando la inflación, algo que se puede ver mes a mes, y los últimos aumentos de sueldo o las paritarias que se están trabajando ahora pueden dar un respiro para el mercado interno».

Sin embargo, advirtió: «Pero no somos optimistas, al menos para este año».

Además, cuestionó a la Casa Rosada por «haber atacado a la inflación de manera muy minorista, sin tener en cuenta los costos».

«Cuando comenzó este Gobierno nos decían que la inflación iba a bajar e iba a ser del 5% este año. Y bueno, vemos que estamos ahora muy por encima del 40%», añadió.

No obstante, el dirigente industrial resaltó que «la Argentina tiene un potencial enorme para crecer. Para eso hay que tener un rumbo de acá a diez años».

«Lo que tenemos es que cada vez que cambia el Gobierno, el país va ferozmente de un lado a otro», concluyó.

 

ambito

El Presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, realizó un balance del 2018, a días de que finalice el año, y aseguró que se trató de la época “más difícil desde 2002”. Además, auguró un futuro no muy claro para el 2019.

«Sin dudas, este es el año más difícil para la industria desde 2002. Cuando usted tiene un motor, hace crecer todo. Hoy ese motor se apagó, por el tema de los cuadernos y un montón de cosas, hemos tenido devaluación y estamos haciendo un ajuste y en recesión», sostuvo el dirigente a El Cronista.

En esa línea, remarcó que «veníamos para un año en donde se estaba bajando la inflación y había un crecimiento muy heterogéneo, liderado por la obra pública y terminó abruptamente con una devaluación que nadie esperaba».

Según Acevedo, el año se “tergiversó”, “nos financiábamos a corto plazo, cosa que no deberíamos haber hecho. Se está regularizando la economía pero hoy sigo viendo una economía manejada por la crisis financiera, más que por la economía real».

De cara al nuevo año, el jefe de la UIA adelantó que para este 2019 «no se ve un horizonte claro. El Gobierno dice que en marzo vamos a tener noticias positivas, ojalá que sea así, pero nosotros lo vemos con cierto grado de escepticismo. Lo que más nos preocupa es cuándo se va a reactivar el mercado interno».

«Tenemos medidas de coyuntura, aún no hemos salido del ajuste cambiario. Lo podemos ver porque con tasas del 60%, el tipo de cambio donde está y no teniendo hoy el Gobierno problemas de financiamiento, tenemos un riesgo país de 800 puntos. Esto está diciendo claramente que hoy no hay confianza en la Argentina», añadió.

Por último, Acevedo aseguró que “hoy es momento de hacer algún tipo de acuerdo entre todas las partes y ver dónde está la producción y cómo podemos hacer para empezar a crecer».

 

El Intransigente

En la presentación de 24 Conferencia Industrial Argentina, que se desarrollará el próximo martes 4 de setiembre, y que encabezó el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, la crisis cambiaria, las medida anunciada por Mauricio Macri y el dólar, fueron los temas más comentados.
Acevedo confirmó que el Macri cerrará la  conferencia y agregó que una UIA mas pobre que el año pasado será la que recibirá al Presidente. «Probablemente nos cuente como será la modificación del acuerdo con el FMI que se anunció para mejorar el programa financiero del Gobierno de aquí hasta fin del 2019», dijo.
En un encuentro con la prensa también estuvieron presentes el presidente de la conferencia, Alberto Álvarez Saavedra, y el Director Ejecutivo de la entidad fabril, Diego Coatz.
Mientras se desarrollaba el encuentro, la cotización del dólar se ubicaba $31,60; y al final había trepado a 34,50 pesos. Al respecto, Acevedo sostuvo que «lo que se esta viendo en estos días no es una devaluación competitiva y eso no es bueno sobre todo cuando hay ausencia de un plan económico y el mercado tiene desconfianza en el peso en un país de crisis recurrentes».

«La crisis cambiaria es un problema sobredimensionado y hay que salir rápidamente de esta situación, que está impactando en todos los sectores  de la sociedad», dijo el aceitero. Para el empresario, el eje del problema es la desconfianza «total» del peso. «Por eso, estamos teniendo una devaluación que no es competitiva, sino que básicamente se está dando porque no hay confianza» con la moneda nacional.Lo que se está viendo en estos días no es una devaluación competitiva y eso no es bueno sobre todo cuando hay ausencia de un plan económico
Acevedo destacó además que «por el tamaño del déficit de cuenta corriente y los problemas que generó la sequía la economía argentina se muestra vulnerables ante un shock externo y lo que pasa en el mundo se amplifica en la Argentina que es un país con la historia del default y de la quita de la deuda. Uruguay tuvo crisis pero nunca declaró y aplaudió un default».
Coatz se refirió a las señales que tendría que dar el Gobierno, uno de los temas centrales entre economistas luego del breve anuncio de Macri. «El Gobierno tiene que estabilizar y dar señales y tener reglas de juego claras y no cambiarlas. Se necesita previsibilidad. Argentina es uno de los 20 países del mundo que tiene industria, y la industria es parte de la solución en la Argentina», dijo.
La crisis cambiaria es un problema sobredimensionado y hay que salir rápidamente de esta situación, que está impactando en todos los sectores  de la sociedad

En lo que respecta a las empresas. Álvarez Saavedra destacó que en el caso de las pymes están muy afectadas por el nivel de la tasa y la recesión y que por eso, desde la UIA, piden a la Afip que postergue el pago de impuestos a las pequeñas empresas. «No pedimos subsidios. Cuando reclamamos por los reintegros es porque se trata de una devolución de impuestos para los que exportan y es una diferencia que permite o no estar en un mercado y hay que destacar que los reintegros no son subsidios», destacó.

También dijo que al país «le hace falta visión de largo plazo. Y para ello, se necesitan reglas de juego claras y permanentes. Creo que el Gobierno, ahora, está usando todas las herramientas que tiene para salir de la crisis». Álvarez Saavedra también manifestó con respecto a la causa de los cuadernos que «no todos los empresarios somos iguales y la sociedad debe diferenciar a uno de los otros».

 

Infobae