Tag

Uganda

Browsing

La fundación Serving His Children (SHC) instaló en 2010 un centro para el tratamiento de la desnutrición infantil en Jinja, Uganda, donde se practicaba hidratación endovenosa, la oxigenación y hasta se hacían transfusiones de sangre.

Jinja es un nodo para los voluntarios estadounidenses. A orillas del lago Victoria, la ciudad está rodeada de villas rurales en extremo pobres. El sitio es tan popular entre las iglesias evangélicas, de donde cada año viajan muchos jóvenes misioneros, que es el escenario de Kisses From Katie, un best seller entre esos grupos religiosos, así lo informó Telefe Noticias.

«Se cometieron errores y se aprendieron lecciones, pero esos errores y lecciones nunca tuvieron como consecuencia daño a individuos», dijo la misionera a NBC News. Sin embargo, de los 940 niños ugandeses que de 2010 a 2015 pasaron por las camas de SHC, murieron 105.

La documentación interna de SHC reconoce 119 muertes entre 2010 y 2018, pero no las vincula con las prácticas del lugar, según confirmó al canal David Gibbs, abogado de Bach.

Hace diez años, cuando dejó su hogar en Virginia, Estados Unidos, para establecer SHC en Jinja, al este de Uganda, Bach había recibido su diploma de secundario —que había estudiado en su casa, no en un establecimiento público— y un certificado de resucitación cardiopulmonar (RCP). No tenía entrenamiento médico.

Registró sus experiencias en un blog, que ya no se encuentra en línea.

Gibbs, el abogado de Bach, enfatizó a NBC News que su defendida «nunca se presentó a sí misma como médica o enfermera, sino que hizo que el cuidado nutricional que brindaban los profesionales de la salud fuera más accesible para las familias en zonas rurales».

La abogada de derechos civiles Primah Kwagala, directora de Iniciativa Ad Honorem para Mujeres, comenzó un juicio contra Bach en nombre de Gimbo Zubeda y Kakai Annet, las madres de dos niños que murieron en las instalaciones del SHC, Tawali e Elijah.

La demanda alega que Bach operaba una institución médica ilegal, lo cual dio como resultado la muerte de esos dos menores y «cientos» de otros.

Bach lamentó que la publicidad que recibió el caso en Uganda la forzara a regresar a Estados Unidos: «Recibía amenazas de muerte todo el tiempo», dijo a NPR. En 2014 ella obtuvo una licencia sanitaria para su centro, pero al momento de la primera denuncia, en 2015, se había vencido.

Mariam Nabatanzi alcanzó su récord de bebés a los 36 años, y todos del mismo padre. Hoy, a los 39, se ve obligada a criarlos sola debido a que su marido la abandonó y la dejó como única responsable de todo el clan. Descubrieron el por qué es tan fértil.

Los niños son tres juegos de cuatrillizos, cuatro juegos de trillizos y seis juegos de gemelos. Mariam se casó con solo 12 años de edad, y su esposo tenía 40. Este la abandonó hace 3 años y convirtió su vida en una tragedia. La familia actualmente vive en cuatro casas estrechas construidas con ladrillos de cemento, y un techo de hierro corrugado. Están rodeados de cafetales.

Después de que nacieron sus primeros gemelos, Nabatanzi fue a un médico a tratar su insólito caso. Este le dijo que le dijo que tenía ovarios inusualmente grandes y eso la hacía extremadamente fértil. Su consejo fue no utilizar anticonceptivos, como  por ejemplo las píldoras, ya que podrían causar problemas de salud. Por lo tanto, los niños seguirían llegando.

Las familias numerosas son comunes en África. Si bien las mujeres en Uganda suelen dar a luz a un promedio de 5,6 hijos, una de las tasas de natalidad más altas del continente según el Banco Mundial, la familia de Mariam es inclusive ahí considerada muy grande.

Mariam intentó frenar de alguna manera sus constantes embarazos, pero le era muy difícil. Cuando tenía 23 años y 25 hijos, fue desesperada a ver a su médico, y una vez más le recomendó que siguiera embarazada porque el recuento de ovarios era muy alto. Ya su último embarazo, hace dos años y medio, tuvo complicaciones. Cuando dio a luz a su sexto grupo de gemelos uno de ellos no sobrevivió al parto. Por lo tanto, su esposo que ya a menudo se ausentaba, la abandonó por completo.

“Crecí llorando, mi hombre me ha pasado por mucho sufrimiento” contó Mariam con lágrimas en los ojos. “Todo mi tiempo lo he pasado cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero” añadió. La mujer ha trabajado de todo lo que se le haya ocurrido; peluquera, decoradora de eventos, vendedora de chatarra, elaboradora de ginebra local, entre otras, y siempre su sueldo lo ha gastado en alimentos para familia, atención médica, ropa y aranceles escolares.

Pero a pesar de todo, Mariam no está sola. Sus hijos mayores ya son patrones de la familia y la ayudan en todo lo que necesite. Su hijo mayor, Ivan Kibuka, abandonó la escuela para ayudar a criar a la familia. La niña de 23 años contó: “Mamá está abrumada, el trabajo la está aplastando, ayudamos donde podemos, como cocinar y lavar, pero ella todavía lleva toda la carga para la familia. Lo siento por ella”.

Algunos de los niños tienen la suerte de dormir en un colchón por lo menos. Doce de ellos duermen en una habitación pequeña con las paredes repletas de mugre, en literas de metal con colchones delgados. En las otras habitaciones, los niños se amontonan en colchones compartidos. Los demás, duermen en el piso de tierra.

 

 

Nuevo Diario Web

Un cocodrilo atacó y devoró a una mujer y su bebé de cinco meses que fueron a buscar agua a un lago en el noroeste de Uganda, informaron las autoridades.

El ataque, que se produjo el viernes a orillas del Lago Alberto, es un nuevo ejemplo del conflicto entre humanos y animales en África, donde las especies a menudo tienen que luchar por los recursos naturales y muchas familias del medio rural no tienen acceso a agua corriente en sus hogares.

«Estamos aconsejando a la gente que evite las zonas donde se encuentran estos cocodrilos devorahombres», dijo Bashir Hangi, vocero de Uganda Wildlife Authority (UWA), uno de los órganos que regulan la conservación de la vida silvestre en el país africano.

Según el periódico local The Daily Monitor, otras personas que se encontraban en la orilla del río trataron de salvar a la mujer y al bebé sin éxito. «Los habitantes intentaron salvarla pero sus esfuerzos fueron infructuosos porque el cocodrilo ya había desaparecido con su cuerpo en las aguas», agregó el diario.

La semana pasada se capturó en la orilla este del lago Victoria a un cocodrilo de 700 kilos que había matado y devorado a cinco personas en el último lustro, contó otro funcionario de UWA. Lo trasladaron al parque nacional Murchison falls.

«Los ataques de estos animales están aumentando. En estos momentos estoy en Ngoma (centro de Uganda) rastreando a un cocodrilo que se ha comido a 32 cabras de un pueblo», relató el funcionario.

 

 

Fuente: DPA