Tag

tucuras

Browsing

El castigo para los pequeños productores ovinos de Cushamen no se termina. A la sequía de varios años, se sumó el ataque de las tucuras, la pandemia por el coronavirus y ahora una nevada histórica, que podría provocar hasta un 80% de mortandad de los animales.

Desde un primer momento vecinos solidarios de Esquel y de otras localidades de la comarca se unieron para llegar con la ayuda a los vecinos que comenzaron a quedar aislados por la nieve, a quedarse sin energía eléctrica, sin agua, sin combustible.

Radio 3 dialogo con un voluntario de Esquel, Horacio Quinteros, quien relató algunos pormenores de la situación: “el panorama es desolador, hay bastante desazón en los pobladores. Son 17 parajes lindantes a Cushamen” los que se vieron afectados por el temporal de nieve, del cual “no tengo memoria de otro con tanta intensidad”.

Detalló que en la zona “la nevada fue muy intensa en una franja porque si uno llega a 15 kilómetros de Cushamen centro está seco, se levanta polvo. Eso llama la atención porque recién llegando a Cushamen se percibe la nevada”.

Horacio detalló en Radio 3 que esta semana trasladaron a la Comuna fardos de pasto, avena y leña reunidos en Esquel para los pobladores de los diferentes parajes. Pidió organización a las personas que se trasladan a la zona y que la solidaridad “no sea unos días o una semana –porque- la región va a quedar devastada”, cuando baje la nieve.

🥺🥶❄️ EL #TRISTE RELATO DE UN POBLADOR DE #CUSHAMEN AL ENCONTRAR SUS OVEJAS MUERTAS#CholilaOnline #Chubut #Nevada #OladeFrio #Cordillera🎥 Maria Laura Barcia

Publicado por Cholila Online Portal de Noticias Digital en Jueves, 30 de julio de 2020

“Después de la tucura y la pandemia vino la nevada. La meseta está muy castigada”, sentenció, explicando que la pandemia “ha hecho que la comercialización natural de la gente en el campo, no se pudiese hacer porque la gente no podía salir”.

Ante este panorama, Horacio remarcó la necesidad de continuar y que “esto no sea tres-cuatro días o una semana. Tenemos que seguir tratando que los estados nacional y provincial para que asistan a la región porque va a quedar devastada” (este viernes se declaró la emergencia nacional para la Patagonia), advirtió.

De esta forma, respecto a las donaciones, quinteros solicitó a las personas que se organicen con las autoridades locales ya que “llega gente de todos lados y eso genera un obstáculo más que una ayuda porque muchos llegan pero otros se han encajado o se quedan sin combustible y se debe asistir, perdiendo tiempo y recursos”.

“Lo que se pide es que la solidaridad tenga previsión, se informe”

Sobre la principal necesidad de los pobladores, Quinteros destacó que es leña y forraje para los animales de los productores ya que muchos han sufrido importantes pérdidas y los animales que sobreviven se encuentran debilitados.

“El panorama está difícil. Ayer (jueves) el equipo de emergencia todavía no a había podido llegar a algunos lugares con forraje y leña sobre todo. El jefe comunal nos informó que esto es lo que más se está necesitando”, informó.

Reveló además que las autoridades de la Comuna de Cushamen estiman “una pérdida de cerca del 80% de la producción”, sumado a que se trata de “pequeños productores que rondan los no más de 60-70 madres”.

“La mortandad ha sido tremenda y solo se han salvado los animales que quedaron en las zonas más altas, donde la nieve no los atrapó”

Los pobladores “están sufriendo enormemente”, por eso “que nos decían las autoridades es tratar de ver esta posibilidad que si la gente organiza nuevos envíos, la prioridad sean los forrajes y la leña”.

“La prioridad es el forraje (pasto, avena, balanceado), leña, agua mineral, velas y pilas para las radios, que es por donde se informa la gente”

El director de agricultura y ganadería de la provincia, Néstor Nápoli, se refirió a la recepción de las declaraciones juradas de los productores que se vieron afectados por la plaga de tucuras entre el año pasado y el actual, principalmente en la zona de Cushamen, ahora también afectada por el temporal de nieve.

Nápoli señaló que se esta recibiendo la documentación de manera presencial en los juzgados de paz o también a través de medios digitales como correos electrónicos y WhatsApp.

El funcionario señaló que la fecha límite para la inscripción estaba pautada en principio, para mediados de agosto, pero la misma se extenderá hasta fines del mes que viene.

Nápoli explicó que la declaración de emergencia por la plaga de estos insectos alcanza a seis departamentos de la provincia, y en áreas específicas.

La intención es la de conocer el grado de afectación de la plaga a los productores, según indicó el funcionario quien no pudo dar precisiones en torno a subsidios porque, según explicó, la idea es que esas ayudas se gestionen a nivel nacional ya con los datos concretos.

Por último, Nápoli habló acerca de los productores del noroeste provincial que se encuentran alcanzados por la emergencia climática de los últimos días.

Al respecto señaló que hasta que no descienda la nieve y se vean los efectos del deshielo, no se sabrá qué consecuencias tiene el temporal sobre los animales de cría del sector.

Describió que principalmente, en la zona afectada existen pequeños y medianos productores ganaderos de ovinos y caprinos.

El Gobierno del Chubut, a través de la Dirección General de Defensa Civil, encabeza las tareas en terreno para controlar el avance de la tucura, contando con el acompañamiento de los Ministerios de la Producción, Familia y Salud, además de la Corporación de Fomento (CORFO) y Vialidad.

El titular de la cartera productiva, Leandro Cavaco, recorrió ayer Cushamen junto al subsecretario de Bosques e Incendios, Rodrigo Roveta, el director de Defensa Civil, Randal Thomas, funcionarios de CORFO y autoridades de la Comuna. “Venimos trabajando hace varias semanas con un plan de contención”, explicó Cavaco, destacando que “todos los organismos del Estado provincial estamos abocados al control del insecto”.

Además realzó el aporte del jefe comunal actual y electo, INTA y SENASA. En ese sentido, Cavaco informó que desde el Ministerio de Familia se asistió a los pobladores con insumos de primera necesidad. Mientras que desde Producción conseguimos los fondos para la compra de remedios y elementos de seguridad para una correcta contención de la tucura”, indicó.

Además informó sobre la adquisición “de una bomba para una fumigadora grande que estamos reparando. Es una inversión importante”. Este viernes el ministro Cavaco visitó a productores afectados por el avance de la tucura y llevó soluciones concretas en pos de mejorar la calidad de vida de los pobladores. “Aportamos en lo que respecta por ejemplo a la limpieza de pozos. También entregamos agua mineral y otros insumos que habían solicitado los pobladores”, completó.

Que son Las tucuras?

La voracidad de estos insectos -que arrasan con toda la materia vegetal a su paso- pone en peligro la capacidad productiva de los campos y afecta el rebrote de las pasturas. Según indica un ingeniero agrónomo del INTA, el momento ideal para combatirlos hubiera sido antes de que concluya el invierno, cuando los huevos recién eclosionaban.

La plaga de tucura-sapo que afecta a la zona de la meseta chubutense causa desesperación entre los vecinos del lugar que ven como este insecto -similar a las langostas- arrasa con todo a su paso y se mete hasta en sus viviendas. Desde el Gobierno Provincial reforzaron las acciones de fumigación y contención de la especie que -según señaló el ingeniero agrónomo del INTA, Alfonso Beloqui, a Actualidad 2.0- debería haber sido combatida hace varios meses atrás «cuando estaban en estado ninfal y comían mucho menos».

Alfonso Beloqui, ingeniero agrónomo del INTA, explicó que «la magnitud de esta plaga supera ya las 600 hectáreas, y se comen todo a su paso, todo lo que es materia vegetal, y ahora donde están atacando en la parte de estepa y mallines».

Beloqui reconoció que «cuando ya está la ‘manga’ atacando activamente, cuando ya están en su estado adulto, es bastante complicado combatirla porque hay que recurrir al uso de insecticidas». Si bien indicó que esto «se puede hacer en condiciones aptas, con buenos equipos y materiales de aplicación», remarcó que «cuando el problema es grande las medidas tienen que ser mayores».

Sobre esta plaga, que comenzó a instalarse hace al menos cuatro años en la zona, aseguró que lo principal sería «realizar controles y detectar los focos» a fin de poder atacarla «cuando empiezan a implosionar los huevos, que están en estado ninfal». «Ese es el mejor momento para atacar, y en general eso es a finales de invierno, que cuando la tucura sapo comienza a implosionar y son muy chiquitas y no pueden avanzar ni comer tanto».

«Ahora que están en plena etapa de crecimiento es cuando comen mucho, después entran en la etapa de copulación y puesta de huevos, y el adulto muere. Incluso se da canibalismo y se comen entre ellos, y para abril termina el círculo y ahí es cuándo tendría que ser atacado, pero para fines de julio o agosto vuelven a eclosionar los huevos», explicó Beloqui.

Además, remarcó que «el aparato bucal que tienen tanto estas tucuras como las langostas es masticador», y enfatizó en la voracidad de esta especie que «no sólo come la parte verde, sino también el rebrote, con lo cual si el ataque es muy severo no permite la reposición de las pasturas patagónicas, que tienen una ventana de crecimiento muy corta».

“Sentimos que nos toman el pelo”, dijo una vecina del paraje El Tropezón, en Cushamen, quien convive prácticamente con las tucuras en su casa.

Contó que cuando comenzó a llegar la plaga le pidieron que las contaran. “Estamos cansados de luchar tanto en el campo. Es como que nos tienen afuera”, agregó otro vecino.

La tucura complica la vida y la producción de los pobladores de la meseta. Desde hace semana conviven prácticamente. En este caso, vecinos del paraje El Tropezón de Cushamen contaron cómo combaten y conviven con la plaga.

Las tucuras se meten a las casas, contaminan el agua y se comen el pasto para los animales, los cuales le dan el sustento a los pobladores de estos sectores de la provincia.

Damiana Tranamil, contó que lo cuándo dieron aviso de la aparición de los insectos les dijeron que debían contarlos y remarcó que no hubo fumigación en el tiempo necesario para evitar la situación actual.

“Todas las mañana cuando me levanto, lo primero que veo es tucura. Cuando voy al baño tengo que andar con una escoba porque se llena de tucuras: las paredes, los vidrios, todas las cosas que dejas afuera”, contó.

Recordó que en su momento dieron a viso a las autoridades de la Comuna. “A fines de julio empezaron a nacer. Nosotros encontramos en el campo y dimos conocimiento a la Comuna cerca del 1º de agosto –pero- hasta el día de hoy no tenemos respuestas”.

Denuncio que “no salieron a fumigar –y que- en una reunión nos dijeron que teníamos que controlar y ver cuantas tucuras había en cada lote. Que teníamos que contarlas para saber cuántas son más o menos”.

Contó que “no he visto pasar la camioneta de la comuna. En mi casa estuvieron una sola vez fumigando, la primera vez. Pero la segunda vez que llegaron (las tucuras) vinieron muchísimas más”.

Sobre el envío de líquidos para combatir la plaga reveló que “me dieron un litro en agosto-septiembre pero estaba vencido. A las chiquitas cuando nacieron no las mató”.

Dijo sentir que “nos toman el pelo. La gente del campo sentimos que nos toman el pelo. A nosotros no nos visitan y tenemos los campos invadidos”.

Alicia Nahuelquir se expresó en la misma línea y contó que “sentimos que nos han dejado solos. Acá vinieron una sola vez a fumigar y después no hemos recibido nada”.

Contó que ella, “con un bidón, fumigué la orilla de mi casa –pero- me hizo re mal. Fumigué y rastrillé. Después tuve vómitos y dolor de cabeza”.

Por último, Marcelo Lino, también vecino del paraje; lamentó la presencia de la plaga que se come el pasto de los animales que les dan sustento. En la misma línea que Damiana y Alicia, contó que “nosotros estamos a caballo con la mochila” fumigando.

Recordó que la plaga data de hace 3 o 4 años y que en su momento, “no le dieron importancia”.

“Lo único que reclamo es que nos den una solución. Estamos cansados de luchar tanto en el campo. Nos estamos acostumbrando pero nos sentimos mal –porque- ponemos el pecho pero no damos abasto, no hay solución para nosotros”, lamentó.

“Es como que nos tuvieran afuera”, concluyó.

CORFO Chubut, junto al Ministerio de la Producción, Defensa Civil, y Vialidad Provincial trabajan para contener el avance del insecto mediante zanjeos.

El Gobierno Provincial a través de CORFO Chubut y Defensa Civil, trabaja junto al municipio de Cushamen en el control de tucuras en caminos vecinales para impedir su ingreso a sectores poblados.

“La comuna de Cushamen priorizó la problemática de manera estratégica en cuanto a su atención. Se están realizando aplicaciones de cipermetrina en puntos estratégicos como son los lugares poblados, acceso al agua y pasturas implantadas de los productores”, indicó el director de la regional Meseta Central de CORFO Chubut, Mario Reguilo.

Las brigadas disponen de aproximadamente 18.000 litros de solución insecticida, más equipamientos tanto de mochilas de aplicación manual, como elementos de seguridad para los agentes que están directamente en contacto con el producto.

Por otro lado, se realiza un relevamiento para detectar mangas de desplazamiento del insecto y realizar zanjas con máquina de la comuna Cushamen y de la Administración de Vialidad Provincial con el fin de contener los avances y taparlas dentro de esas zanjas.

ESTRATEGIA DE ZANJEO

Los lugares de zanjeo se marcaron con director de Defensa Civil, Randal Thomas, el jefe comunal Omar González y CORFO Chubut. Una vez que caen los insectos a la zanja se les aplica allí mismo el producto, ya que la zanja impide la volatilidad.

“Estos zanjeos tienen como finalidad detener el avance, concentrar sólo dentro de las zanjas la aplicación de producto insecticida. Impedir que dicho producto se volatilice con el viento, y finalmente muertas se las tapa dentro de la misma zanja. Las pruebas de ayer fueron exitosas en la contención”, explicó Reguilo.

A partir del lunes el operativo se intensificará con personal de Defensa Civil, y personal de las regionales Meseta Central y Oeste de CORFO Chubut: vehículos, combustibles y equipamientos necesarios para controlar y contener avances de tucuras.

Desde Corfo informaron que se despacharon 6 litros más de principio activo, que rinde aproximadamente unos 8 mil litros de producto a aplicar. Las brigadas que se encuentran trabajando en la zona disponen de aproximadamente 18.000 litros de solución insecticida. Además, desde los distintos organismos del Gobierno se trabaja articuladamente en distintas acciones a corto, mediano y largo plazo.

El Gobierno del Chubut continúa trabajando para evitar el avance de la tucura en la zona de Cushamen, para evitar su propagación en tierras productivas. Conjuntamente, desde el Ministerio de la Producción, junto a la Corporación de Fomento (CORFO Chubut) y la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Defensa Civil de la Provincia y referentes del municipio, avanzan en el trabajo articulado para portar recursos y efectivizar  el control de la plaga.

Al respecto, el gerente General de la Corporación de Fomento del Chubut (CORFO Chubut), Yamil Balul, indicó que “desde el organismo provincial se dispusieron vehículos, técnicos de la regional Meseta Central, se compraron remedios en dos oportunidades, se volvieron a comprar 6 litros de principio activo, que rinde aproximadamente unos 8 mil litros de producto a aplicar, que ya fueron despachados y que es una cantidad muy importante. Las brigadas que se encuentran trabajando en la zona disponen de aproximadamente 18.000 litros de solución insecticida. Además, realizamos gestiones con Defensa Civil para sumar más mochilas fumigadoras”.

Asimismo, Balul explicó que “se está trabajando en mesas de trabajo y convenios con los municipios para establecer un mecanismo que permita prevenir y actuar rápidamente en próximas temporadas”, y dejó en claro que “esto no es una eventualidad, llegó para quedarse, producto de cambios en las condiciones climáticas, puede persistir en los próximos años y por eso, el Estado provincial, los municipios, los organismos especializados y los productores, debemos trabajar en conjunto”.

“UNA TAREA DE TODOS” 

En ese sentido, el Gerente General de CORFO, subrayó que “este es un trabajo que vamos a tener que coordinar entre todos porque, por ejemplo, el primer responsable en actuar debe ser el productor, porque los focos se generan en los campos”, y remarcó que “debemos trabajar todos juntos para prevenir la plaga, y los productores deben dedicarse y monitorear porque están en el terreno y no desentenderse”, y remarcó que “además tenemos casos en el que los productores son reacios a la aplicación de insecticidas en sus campos, lo que limita en cierta medida la efectividad de los controles y en este momento es la única opción para combatir la plaga”.

Además, Balul señaló que “es importantísimo que se realicen capacitaciones, como la que realizó a fines de septiembre la Bióloga del CONICET, Yanina Mariottini, quien brindó una charla sobre las especificidades del insecto a productores y técnicos, en la mesa de desarro-.

llo de productores de Gualjaina, con el objetivo de conocer más sobre el ciclo biológico del insecto”, y agregó que “estas capacitaciones se deben seguir brindando a todos los productores de la zona”.

FUMIGACIÓN EN LA ZONA

Cabe recordar que a fines de agosto se realizó un relevamiento a campo de toda la zona para diagramar actividades vinculadas al control de la tucura y lograr una identificación temprana de focos y el control de la langosta en su período larvario y evitar su dispersión en mangas. Asimismo, durante septiembre, se entregaron los primeros 12 litros del insecticida cipermetrina, adquiridos con fondos de la Comisión Provincial de Sanidad Animal (COPROSA), a Emilio Huenelaf del área de producción de Cushamen encargado del trabajo a campo en el control de tucura, para la primera intervención realizada sobre los 18 lotes de 5 parajes afectados hasta ese momento.

Además, se gestionó un fumigador de 1.000 litros en INTA Chubut y mochilas de fumigación del área de Defensa Civil de Lago Puelo y se realizó una capacitación sobre el uso y precauciones generales de biocidas, dictada por agentes del Instituto de Tecnología Agropecuaria y la comuna rural de Cushamen, con aportes de la Comisión Provincial de Sanidad Vegetal (COPROSAVE).

“TUCURA SAPO” Y CAMBIO CLIMATICO

Se trata de un insecto ortópedo, más conocido como “tucura sapo”. Son parecidos a las langostas, con una población que va aumentando mientras se desplaza motorizada por su voracidad, provocando grandes daños, ya que es una plaga endémica de importancia económica cuando logra aumentar se densidad poblacional, alimentándose de los tejidos más tiernos de las plantas, retrasando o anulando el rebrote. El insecto come unas 30 o 40 veces su peso y antes de morir deja entre 200 y 300 huevos en el suelo, lo que dificulta su control, así lo manifestó el Chubut.

Las plagas se favorecen por los cambios climáticos, y teniendo en cuenta que el clima frio colabora para que no se expanda, se debe considerar que este año se evidenció un invierno atípico, con un clima primaveral que provoca que nazcan los huevos que quedaron en el suelo de temporadas anteriores. Asimismo, se debe tener en cuenta que los remedios que se aplican deben ser amigables con el medio ambiente.

Aseguran que la plaga “no es una eventualidad» y que «llegó para quedarse», por lo que desde el Gobierno Provincial avanzan en tareas conjuntas con otros organismos apuntando a prevenir el impacto de estas voraces langostas en tierras productivas.

Desde CORFO informaron que se despacharon 6 litros más de principio activo, que rinde aproximadamente unos 8 mil litros de producto a aplicar. Las brigadas que se encuentran trabajando en la zona disponen de aproximadamente 18.000 litros de solución insecticida. Además, desde los distintos organismos del Gobierno se trabaja articuladamente en distintas acciones a corto, mediano y largo plazo.

El Gobierno del Chubut continúa trabajando para evitar el avance de la tucura en la zona de Cushamen, para evitar su propagación en tierras productivas. Conjuntamente, desde el Ministerio de la Producción, junto a la Corporación de Fomento (CORFO Chubut) y la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Defensa Civil de la Provincia y referentes del municipio, avanzan en el trabajo articulado para portar recursos y efectivizar el control de la plaga.

Al respecto, el gerente General de la Corporación de Fomento del Chubut (CORFO Chubut), Yamil Balul, indicó que “desde el organismo provincial se dispusieron vehículos, técnicos de la regional Meseta Central, se compraron remedios en dos oportunidades, se volvieron a comprar 6 litros de principio activo, que rinde aproximadamente unos 8 mil litros de producto a aplicar, que ya fueron despachados y que es una cantidad muy importante. Las brigadas que se encuentran trabajando en la zona disponen de aproximadamente 18.000 litros de solución insecticida. Además, realizamos gestiones con Defensa Civil para sumar más mochilas fumigadoras”.

Asimismo, Balul explicó que “se está trabajando en mesas de trabajo y convenios con los municipios para establecer un mecanismo que permita prevenir y actuar rápidamente en próximas temporadas”, y dejó en claro que “esto no es una eventualidad, llegó para quedarse, producto de cambios en las condiciones climáticas, puede persistir en los próximos años y por eso, el Estado provincial, los municipios, los organismos especializados y los productores, debemos trabajar en conjunto”.

Una tarea de todos

En ese sentido, el Gerente General de CORFO, subrayó que “este es un trabajo que vamos a tener que coordinar entre todos porque, por ejemplo, el primer responsable en actuar debe ser el productor, porque los focos se generan en los campos”, y remarcó que “debemos trabajar todos juntos para prevenir la plaga, y los productores deben dedicarse y monitorear porque están en el terreno y no desentenderse”, y remarcó que “además tenemos casos en el que los productores son reacios a la aplicación de insecticidas en sus campos, lo que limita en cierta medida la efectividad de los controles y en este momento es la única opción para combatir la plaga”.

Además, Balul señaló que “es importantísimo que se realicen capacitaciones, como la que realizó a fines de septiembre la Bióloga del CONICET, Yanina Mariottini, quien brindó una charla sobre las especificidades del insecto a productores y técnicos, en la mesa de desarrollo de productores de Gualjaina, con el objetivo de conocer más sobre el ciclo biológico del insecto”, y agregó que “estas capacitaciones se deben seguir brindando a todos los productores de la zona”.

Acciones

Cabe recordar que a fines de agosto se realizó un relevamiento a campo de toda la zona para diagramar actividades vinculadas al control de la tucura y lograr una identificación temprana de focos y el control de la langosta en su periodo larvario y evitar su dispersión en mangas. Asimismo, durante septiembre, se entregaron los primeros 12 litros del insecticida cipermetrina, adquiridos con fondos de la Comisión Provincial de Sanidad Animal (COPROSA), a Emilio Huenelaf del área de producción de Cushamen encargado del trabajo a campo en el control de tucura, para la primera intervención realizada sobre los 18 lotes de 5 parajes afectados hasta ese momento.

Además, se gestionó un fumigador de 1.000 litros en INTA Chubut y mochilas de fumigación del área de Defensa Civil de Lago Puelo y se realizó una capacitación sobre el uso y precauciones generales de biocidas, dictada por agentes del Instituto de Tecnología Agropecuaria y la comuna rural de Cushamen, con aportes de la Comisión Provincial de Sanidad Vegetal (COPROSAVE).

“Tucura Sapo” y cambio climático

Se trata de un insecto ortópedo, más conocido como “tucura sapo”. Son parecidos a las langostas, con una población que va aumentando mientras se desplaza motorizada por su voracidad, provocando grandes daños, ya que es una plaga endémica de importancia económica cuando logra aumentar se densidad poblacional, alimentándose de los tejidos más tiernos de las plantas, retrasando o anulando el rebrote. El insecto come unas 30 o 40 veces su peso y antes de morir deja entre 200 y 300 huevos en el suelo, lo que dificulta su control.

Las plagas se favorecen por los cambios climáticos, y teniendo en cuenta que el clima frio colabora para que no se expanda, se debe considerar que este año se evidenció un invierno atípico, con un clima primaveral que provoca que nazcan los huevos que quedaron en el suelo de temporadas anteriores. Asimismo, se debe tener en cuenta que los remedios que se aplican deben ser amigables con el medio ambiente

Se acordó generar plan de trabajo a corto y largo plazo, y se realizó un relevamiento a campo en la zona de Blancura.

El Gobierno del Chubut controla el avance de la tucura en la zona de Cushamen, evitando así su propagación en tierras productivas. Con este objetivo desde el Ministerio de la Producción, junto al director de la Regional meseta central de CORFO, Mario Reguilo, la Secretaria de Agricultura Familiar, SENASA y la comuna planificaron el trabajo con respecto a la problemática, los recursos disponibles y el plan de acción.

En el encuentro se acordó generar plan de trabajo a corto y largo plazo, y se realizó un relevamiento a campo en la zona de Blancura.

Por su parte, el Ministerio de la Producción entregó 12 litros del insecticida cipermetrina- adquiridos con fondos de la Comisión Provincial de Sanidad Animal (COPROSA)- a Emilio Huenelaf del área de producción de Cushamen encargado del trabajo a campo en el control de tucura, que serán suficientes para una primera intervención sobre los 18 lotes de 5 parajes afectados hasta el momento. 

Características del insecto

“Las plagas se favorecen por los cambios climáticos. Esperábamos el brote para septiembre u octubre siendo que este año viene seco, es un invierno atípico, hemos tenido clima primaveral que hace que nazcan los huevos que quedaron en el suelo de temporadas anteriores”, explicó Reguilo.

El insecto desde come unas 30 o 40 veces su peso y antes de morir deja entre 200 y 300 huevos en el suelo, por eso se dificulta su control: “Los remedios que se aplican deben ser amigables con el medio ambiente, pero nocivos para la tucura. Se aplica con mochila fumigadora el insecticida, si lo aplicamos ahora es mejor, para que no crezca la plaga”, concluyó.