Tag

Transición

Browsing

Luego de semanas de misterio en la que sólo hubo contactos telefónicos informales entre los equipos económicos de Mauricio Macri y Alberto Fernández tras las elecciones, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el ministro de Economía entrante, Martín Guzmán, mantuvieron el primer encuentro en persona entre ambos. ¿El tema excluyente? La deuda.

Pese a que este medio intentó ampliar esa información con representantes del gobierno entrante, allí sólo hubo puro silencio a la espera de las designaciones oficiales, la jura y el traspaso de poder de mañana.

El de Guzmán y Lacunza no fue el único encuentro. Prácticamente todo el gabinete económico se vio hoy con su contraparte, la que asumirá desde el miércoles. Hubo charlas en el Banco Central, la Anses, el Ministerio de Transporte y en el de Producción, que en el nuevo organigrama se llamará Desarrollo Productivo.

«Fue una buena reunión», dijeron en el Gobierno sobre el primer contacto entre Lacunza y Guzmán. «Hablamos de información para la transición y prioridades de la política económica en los próximos meses», precisaron. «¿Cuáles prioridades?», consultó LA NACION. «La deuda», contestaron sin dudarlo desde Hacienda.

«Fue un encuentro valioso. El ministro Lacunza se puso a disposición y contrastamos puntos de vista sobre la situación de la economía. Tuvimos un diálogo abierto del tipo que necesitamos para unir a la Argentina y ponerla de pie», afirmó Martín Guzmán, según un escueto comunicado consensuado entre Hacienda y Guzmán. «Fue una reunión muy constructiva, donde intercambiamos información para la gestión y prioridades de la política económica», aseguró Lacunza en esa nota.

El presidente electo había afirmado el viernes pasado, luego de la presentación de su gabinete, entre ellos, la del joven ministro de Economía, que ya se estaba negociando «silenciosamente» con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por el Stand-By Agreement. «Representantes del FMI tuvieron intercambios en las últimas semanas con miembros del equipo de transición del presidente electo Alberto Fernández», dijeron fuentes del Fondo. «El director del departamento para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, se reunió con el Sr. Nielsen en Miami en noviembre. Además, la directora gerente del FMI Kristalina Georgieva mantuvo una conversación telefónica con el Sr. Fernández hace unas semanas», dijo el Fondo entonces.

El tema de la deuda es una prioridad para el gobierno entrante, ya que tiene varios vencimientos desde diciembre y en los primeros seis meses de este año. La deuda con los acreedores privados para este año ronda los US$29.000 millones. Para el gobierno saliente la Argentina no tiene problemas de solvencia sino de liquidez. Los mismos, suele expresar Lacunza, se resolverán con un plan integral que devuelva confianza a la economía. Según publicó LA NACIONel domingo, Guzmán presentará ese plan el miércoles. Todavía no hay detalles de qué propuesta tendrá para los acreedores.

«Estamos a disposición y colaborando en todo lo que necesiten», dijeron en Hacienda, donde además contaron que ambos equipos, ahora ampliados, volverán a reunirse.

Otro de los encuentros significativos de la jornada fue el que protagonizaron el presidente del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, que la semana pasada presentó su renuncia con su contraparte, el ex vice de la institución, Miguel Pesce. «El encuentro fue bueno y cordial. Charlaron de macroeconomía y del Central», dijeron sin detalles cerca de Sandleris sobre la reunión esta mañana en el despacho del presidente saliente.

Además, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, recibió esta tarde a Mario Meoni, quien estará a cargo de la cartera a partir de mañana 10 de diciembre. El encuentro se realizó en las oficinas del Ministerio, en piso 12 del Palacio de Hacienda. «Fue una una reunión muy buena muy cordial», dijeron cerca de Dietrich. «Repasaron estructuras y procesos de trabajo «, dijeron.

«Fue una reunión cordial, madura, con una exposición amplia de Dietrich sobre los distintos sectores del transporte y sobre el estado de situación de distintas iniciativas de su gestión», contaron a LA NACION cerca del futuro ministro de Transporte.

También hubo reunión hoy entre el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y quien estará a cargo de la cartera de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. El encuentro fue en el despacho de Sica, que luego iba a recibir al futuro ministro de Trabajo, Claudio Moroni. También, el Emilio Basavilbaso recibió esta tarde a quien lo reemplazará desde mañana en la Anses, Alejandro Vanoli, ex presidente del BCRA.

En la AFIP, en tanto, señalaron que se realizará pasado mañana el traspaso entre Leandro Cuccioli y quien lo reemplazará en la entidad, Mercedes Marcó del Pont, aportó La Nación.

El presidente electo criticó una decisión del gobierno saliente sobre economía. Y se enfrentaron también por la situación en Bolivia.

Lo que empezó como una transición fluida entre el saliente gobierno de izquierda y el entrante Ejecutivo de centroderecha en Uruguay se tensó con acusaciones de irresponsabilidad fiscal y «mala fe», pocos días después de conocerse el resultado final del balotaje del 24 de noviembre.

El presidente electo Luis Lacalle Pou, que lidera una coalición de partidos que van desde la derecha hasta la izquierda socialdemócrata con la que desbancó al izquierdista Frente Amplio luego de 15 años de mandato, se reunió el lunes con el mandatario saliente, Tabaré Vázquez, en una cita a la que calificó de «sanadora» tras fuertes cruces entre ambos antes de las elecciones.

Pero a la salida de ese primer contacto, el ex senador de 46 años se encontró con una noticia que cambiaría el tono sereno de la transición: el gobierno anunció a la prensa mientras se desarrollaba la reunión su decisión de no ajustar las tarifas de los servicios públicos como hace cada enero.

Eso genera, según Lacalle Pou, una pérdida de ingresos del orden de 400 millones de dólares que obligará a su futuro gobierno a tomar medidas más duras para contener el persistente déficit de las finanzas públicas.

Uruguay, que creció ininterrumpidamente desde 2003, se encuentra en una fase de estancamiento económico y su déficit fiscal -financiado con emisión de deuda- roza el 5% del PBI, una cifra que pone en la cuerda floja el codiciado «grado inversor» que le otorgan las calificadoras de riesgo al país.

«Es una avivada (artimaña)», le dijo el presidente electo al canal VTV. «El gobierno entrega ‘la casa desordenada en cuanto a déficit, en cuanto a inflación, en números macro y también (…) desempleo (9,5%), inversión, cierre de empresas. (…) Nos agregan una cosa más que desordena más la casa», le dijo además a periodistas.

Las réplicas del oficialismo no tardaron. El actual gobierno había señalado en julio que no ajustaría al alza las tarifas de servicios públicos y combustibles «probablemente» hasta el final del período de gobierno.

Lacalle Pou «muestra una combinación de ignorancia y mala fe preocupante», afirmó el ministro de Economía, Danilo Astori, al semanario Búsqueda. «¿No era que las tarifas no son para recaudar?», preguntó con ironía. «No se puede señalar que nuestra economía es ‘una casa en desorden’ cuando (desde) el país y del exterior la observan con respeto y, frecuentemente, con altas calificaciones», se indignó.

Sin embargo, en una nota emitida el lunes, la calificadora Fitch Ratings recordó que el bajo crecimiento, alto déficit fiscal y deuda pública crecientes le llevaron a poner en perspectiva negativa la calificación crediticia de Uruguay (BBB-) en octubre del año pasado. La situación «ha empeorado desde entonces», concluyó.

El economista Javier de Haedo, en su cuenta de Twitter, sostuvo que «el resultado fiscal de las empresas públicas» en los últimos 12 meses hace «evidente» que se «requiere el ajuste anual de las tarifas desde enero».

También en Twitter, el economista Aldo Lema sostuvo que de congelarse las tarifas, el gobierno actual terminará con una inflación más acotada que el 9% interanual con el que cerraría febrero de efectuar un ajuste por la variación del Indice de Precios al Consumo antes de entregar el poder el 1º de marzo.

Cruce por Bolivia

Si las cosas venían en malos términos, la decisión de Uruguay de pedir en el Consejo del Mercosur, el máximo órgano de decisión del bloque, que se activen para Bolivia «los mecanismos» del Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democrático, avivó el incendio.

El gobierno de Vázquez considera que la salida de Evo Morales fue un golpe de Estado, y por lo tanto pide analizar medidas que podrían llevar a suspender a Bolivia como Estado libre asociado al bloque regional.

«Más allá de su contenido, lamentamos que el canciller (Rodolfo) Nin Novoa haya tomado una decisión tan importante sobre el tema Bolivia sin consultar con el gobierno entrante. Sería deseable que entre todos consigamos mejorar la política: hacer del juego limpio una ‘política de Estado», criticó en Twitter el próximo ministro de Relaciones Exteriores, el economista Ernesto Talvi, del conservador Partido Colorado.

La última vez que el Mercosur aplicó la cláusula democrática fue a mediados de 2017 ante la crisis social y política de Venezuela y, si bien no fue propuesta por Uruguay, la votó.

Por si fuera poco, el gobierno de Vázquez resolvió nombrar nuevos generales sin requerir el parecer del próximo mandatario, que será quien en definitiva coexista con esos altos cargos, lo que desató un nuevo frente de tensión en la transición, la primera desde 2005 que supone un cambio de partido en el gobierno de Uruguay.

El mandatario en ejercicio y su sucesor tienen previsto viajar juntos a Buenos Aires el 10 de diciembre para la asunción de Alberto Fernández como presidente de la Argentina, informó Clarín.

El presidente del Grupo Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, presentó su renuncia ante el Directorio de la compañía. Su dimisión se hará efectiva cuando sean designadas las nuevas autoridades de la compañía.

El presidente del Grupo Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, presentó su renuncia ante el Directorio de la compañía para «facilitar el proceso de transición política en la empresa», dimisión que se hará efectiva cuando sean designadas las nuevas autoridades de la compañía, tras la asunción del próximo presidente de la Nación, el 10 de diciembre, informó Aerolíneas en un comunicado.

Malvido anunció su decisión en la reunión de Directorio de este miércoles, en la que argumentó que busca «facilitar el proceso de transición en la empresa, allanando el camino a la próxima administración que asumirá el Gobierno nacional el 10 de diciembre; me pongo a disposición para colaborar en esa transición en todo lo que sea necesario».

La renuncia como CEO se hará efectiva a partir del mismo 10 de diciembre, pero por razones legales, la renuncia como presidente sólo se ejecutará en el momento en que sea designado su sucesor en el Directorio.

«Ha sido para mí un gran orgullo poder trabajar con todos los integrantes de Aerolíneas en la búsqueda de una empresa más grande, más eficiente, más competitiva, más transparente», señaló Malvido.

«Quiero agradecer al presidente de la Nación Mauricio Macri y al ministro de Transporte Guillermo Dietrich la confianza brindada en este tiempo; ha sido una enorme satisfacción sumarme a la tarea iniciada en 2015, que llevó a que hoy tengamos más pasajeros, más rutas y mejor servicio», agregó.

En los primeros 10 meses del año, Aerolíneas realizó 79.914 vuelos de cabotaje, lo que representa un crecimiento de 22% respecto a igual período de 2015, lo que representó un incremento de 37% en la cantidad de pasajeros que volaron dentro del país, indicaron fuentes de la empresa.

A nivel internacional, en los últimos cuatro años la cantidad de pasajeros de Aerolíneas creció 11% y hoy Aerolíneas transporta 2,3 millones anuales más de pasajeros que en 2015, señalaron.

Destacaron que en un mercado altamente competitivo, con nuevos operadores, los argentinos pudieron volar más, y Aerolíneas lideró con firmeza ese crecimiento del mercado aeronáutico y que lo hizo con la misma cantidad de personal, mejorando sustancialmente su productividad.

Y añadieron que a esto se sumó un trabajo constante sobre los costos, lo que se tradujo en una reducción de los subsidios recibidos del Estado a menos de la mitad: en el período 2008/2015 habían sido de US$ 678 millones anuales, en tanto que entre 2016 y 2019 totalizarían un promedio de US$ 280 millones por año y, en paralelo, la deuda financiera de la compañía se redujo 10%.

Más pasajeros, más rutas, mejor servicio y más eficiencia fueron la clave para el crecimiento de la empresa en los últimos cuatro años y las bases para que Aerolíneas siga desarrollándose en el futuro, remarcó el documento, informó Elonce.

Marcos Peña firmará un proyecto de conservación y transición de activos digitales del Gobierno. Se “espejarán” 300 cuentas institucionales.

El Gobierno apura una resolución para conservar los contenidos oficiales publicados durante la administración de Mauricio Macri en redes sociales: Facebook e Instagram; Twitter y YouTube.

La medida de jefatura de Gabinete se publicará en el Boletín Oficial en las próximos días, luego del acuerdo entre el jefe de Gabinete Marcos Peña y Santiago Cafiero para que el traspaso de atributos sea en el Congreso. La resolución de la conservación de activos digitalesera originalmente un capítulo del fallido DNU para regular la transición que Macri finalmente prefirió no firmar. 

“El disparador (de la resolución) es un robo”, sostuvo uno de los funcionarios que participó de las reuniones para coordinar el alcance de la medida. Se refiere a uno de los hitos de la no-transición de 2015, cuando la cuenta de la Casa Rosada dejó de ser oficial y se llevó consigo más de 300 mil usuarios y las publicaciones de las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner. “Ahora esa cuenta está inactiva”, le confirmó meses atrás Ana Montanaro, una de las Community managers de Presidencia en 2015, a Clarín.

Con ese antecedente y encabezados por Pablo Pérez Paladino, director de comunicación del ministerio del Interior; delegados de la agencia de acceso a la información; del Archivo General de la Nación; Hernán Iglesias Illa, de Jefatura de Gabinete; Julián Gallo, a cargo de las cuentas de Casa Rosada y de las personales del Presidente; el asesoramiento de Fundación Telefónica y de periodistas como “Lalo” Zanoni; avanzaron en la medida que vera la luz en los próximos días.

Se pusieron en contacto con las oficinas en Argentina de Facebook -también propietaria de Instagram- y Google (a cargo de Youtube) y con las de Twitter en México para analizar de qué manera preservar los contenidos de las cuentas oficiales.

Quedó fuera de la ecuación el fugaz paso de Macri por snapchat, la red social que es furor entre los adolescentes, donde el Presidente intercambió su cara con la de Marcelo Tinelli, tras una reunión en Olivos; ni la de origen argentino Taringa!, a cuyos creadores recibió en Olivos.

La resolución de Jefatura de Gabinete dispondrá que más de 300 cuentas de redes institucionales -las más importantes son las de Casa Rosada- pasarán a formar parte del patrimonio nacional a cargo del Archivo General de la Nación. La medida incluye a 23 ministerios y secretarías de Estado; además de otros organismos como la Dirección Nacional Electoral (DINE), el PAMI, la AFIP y la ANSeS.

En acuerdo con las las plataformas, se conformarán cuentas espejo que replicarán exactamente los mismos contenidos oficiales y los seguidores desde el 10 de diciembre de 2015 a la misma fecha de 2019. Copias de todas las cuentas también se almanecerán en el Archivo General de la Nación y custodiado en los servidores de Arsat.

Nada impedirá que la próxima administración borre seguidores o publicaciones de la gestión de Macri. “La resolución busca marcar un precedente, pero no obligará al próximo gobierno”, reconocen en la Casa Rosada. 

A diferencia de lo que sucede en los Estados Unidos -donde un usuario acudió a la Corte Suprema luego de que Donald Trumplo bloqueara -un hecho habitual entre la dirigencia nacional opositora y oficialista- se descartó el congelamiento de las cuentas personales de los funcionarios, incluido el Presidente, porque tienen contenidos partidarios. El Gobierno quiso preservar un perfil institucional. Hubiesen preferido enviar un proyecto de ley al Congreso que habilitara la creación de un nombre genérico para todos los presidentes, que actualmente existe solo en Facebook (PresidenteAr)

El secretario general de Presidencia, Fernando de Andreis, será el encargado de entregar las claves de las cuentas de Casa Rosada, que en Twitter acumula 600 mil seguidores y en Facebook más de 1,6 millones, a su sucesor. Antes, se publicará un mensaje de despedida.

Sirvieron como ejemplo las transiciones de México, Colombia y Chile, donde no hay legislación al respecto ni hubo necesidad de una resolución, informó Clarín.

Después de 12 años como mandatario de la provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey, terminará su cargo el 10 de Diciembre para que asuma Gustavo Sáenz.

El gobernador Urtubey felicitó por las redes sociales a Gustavo Sáenz quien fue electo como el próximo mandatario provincial.

«Salta tiene un nuevo gobernador electo!! Recién hablé con Gustavo Sáenz para felicitarlo por su triunfo», sostuvo.

«Acordamos comenzar mañana mismo la transición y le expresé la total disponibilidad de todos mis funcionarios para colaborar con el equipo que asumirá el 10 de diciembre», agregó Urtubey.

El intendente electo, que estuvo al frente de la comuna entre el 2011 y el 2015, fue recibido por el actual mandatario y trabajaron en los primeros detalles del traspaso de gobierno.

Luego del triunfo que consagró a Sebastián Balochi como el nuevo Intendente de Sarmiento, por el “Frente de Todos”, el electo jefe comunal fue recibido esta mañana con un saludo formal por el Intendente en funciones, Ricardo Britapaja, y el Secretario Martín Fernández, quien fuera candidato por el partido Alternativa Vecinal de Sarmiento, el pasado 27 de octubre.

Balochi, quien fue intendente de Sarmiento entre 2011 y 2015, arribó al edificio comunal, junto a parte de su comitiva integrada, entre otros, por los asesores legales y contables para la transición Edgardo Hughes y Daniel Miguens.

Luego de las fotos de rigor, los funcionarios entrantes junto a los representantes de la gestión actual, mantuvieron una reunión reservada, según lo organizado por los funcionarios salientes, en la sala de reuniones del edificio municipal.

Según trascendió, Balochi requirió información sobre la situación financiera de las cuentas públicas, del patrimonio municipal, como así también el estado de la las obra pública y de infraestructura en ejecución o próxima a comenzar a ejecutarse, entre otras, asi lo informó diario la Jornada

El subsecretario de Asuntos Municipales del Chubut, Luis Aguilera, mantuvo un encuentro con la presidenta electa de Lago Blanco, Micaela Bilbao, con quien diagramó un esquema de trabajo para la localidad y las gestiones que se realizarán una vez que asuma frente a la Comuna Rural.

Al respecto, Aguilera señaló que fue “una reunión informativa donde se abordaron distintos temas relacionados a la localidad, proyectos de trabajo en conjunto con la Administración de Vialidad Provincial, y también dar solución definitiva a la planta de agua potable de la Comuna, entre otros”.

“Desde la Subsecretaría de Asuntos Municipales canalizaremos todas las inquietudes y buscaremos soluciones concretas a las demandas de cada Comuna Rural, tal cual nos lo instruyó el gobernador, Mariano Arcioni”, concluyó.

La vice de Mauricio Macri dio detalles de su charla con la ex presidenta, que este viernes viajó a Cuba para visitar a su hija Florencia.

La foto deberá esperar. A diferencia de los encuentros entre Mauricio Macri y el presidente electo Alberto Fernández, o el que protagonizaron en Provincia de Buenos Aires la gobernadora María Eugenia Vidal y Axel Kicillof, la transición entre la vicepresidenta Gabriela Michetti y la electa Cristina Kirchner comenzó con una charla telefónica de apenas dos minutos.

La ex mandataria viajó este viernes a Cuba para visitar a su hija Florencia y dejó al senador Marcelo Fuentes y a la ex senadora por Santa Cruz, Virginia García al frente de la transición. Michetti estuvo acompañada en la primera reunión por Federico Pinedo.

«Me dijo que se iba hoy a Cuba a ver a su hija, que entonces nos iba a decir a Federico Pinedo y a mi que Fuentes y Virginia García iban a trabajar con nosotros», contó Michetti en una entrevista con radio La Red sobre la conversación que, según precisó, duró «dos minutos».

Consultada sobre si en ese breve contacto notó que la ex presidenta está más enfocada actualmente en la recuperación de su hija que en la vicepresidencia, Michetti señaló que le «cuesta decir eso en dos minutos de charla telefónica, pero me da impresión que está más enfocada en ver a su hija y después lo hará en la transición».

Aseguró que Cristina no le mencionó si tenía pensado utilizar el despacho que habitualmente usaba ella, muy cerca del que ocupa el presidente. «No me dijo nada de eso. Yo le comenté a Fuentes y a Virginia García y les hablé y les dije que había un despacho muy funcional para la vicepresidencia. Y ellos no sabían», contó.

La primera reunión de la transición en el Senado fue en el despacho de Michetti. Al finalizar esa reunión, Pinedo contó que ambos espacios acordaron «conducir una transición ordenada», al tiempo que hicieron «un repaso de los temas de administración y burocracia parlamentaria».

El encuentro y la foto entre las vicepresidentas deberá esperar. La contracara fue la reunión que mantuvieron Macri y Alberto Fernández apenas 12 horas después de conocerse los resultados de la elección, o el encuentro entre la gobernador bonaerense y el ex ministro de Economía kirchnerista.

También comenzó la transición entre los vicegobernadores, ya que la intendenta de La Matanza, Verónica Magario se reunió con el vicegobernador Daniel Salvador, quien la recibió con un ramo de flores, informó Clarín.

Lo confirmó este jueves en un acto en San Martín en el que estuvo acompañado por Sergio Massa. Allí, el presidente electo cuestionó al actual gobierno y lo culpó de “empobrecer a la gente”.

Luego de la charla que mantuvo este lunes con el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada, Alberto Fernández dará este jueves una conferencia de prensa para contar detalles de la transición de cara al 10 de diciembre.

En la conferencia, que será a las 16, el presidente electo formalizará quiénes serán los encargados de llevar adelante esa transición y además responderá preguntas de los periodistas.

Según adelantó Clarín, los voceros de Alberto serán Santiago Cafiero (mano derecha de Alberto Fernández en su armado electoral), Gustavo Béliz (ex ministro K recuperado hoy para la política activa por el candidato), Eduardo «Wado» De Pedro (hombre de confianza de Cristina Kirchner ahora sumado al esquema albertista) y Vilma Ibarra, abogada y procuradora que fue senadora y también, pareja de Alberto Fernández.

Acto en San Martín

Fernández anunció la conferencia tras un acto en San Martín, a tres días de ganar las elecciones en primera vuelta. En ese acto, Fernández mantuvo el mismo tono que en campaña: volvió a cuestionar con dureza al actual Gobierno nacional, rechazó la “especulación financiera” y pidió “invertir y arriesgar” para crear fuentes laborales.

“En estos años que pasaron a los que querían producir se lo hicieron muy difícil. El dueño de esta fábrica me contaba que en 2015 pagaba la décima parte de energía de lo que paga hoy. Que las facturas en gas vienen directamente en dólares y que hoy produce un 30% menos que hace cuatro años”, afirmó.

Acompañado por el intendente local Gabriel Katopodis y los diputados Sergio Massa, Facundo Moyano y Leonardo Grosso, el líder del Frente de Todos remarcó que la “diferencia” con la gestión de Mauricio Macri es que “nosotros no creemos que la argentina es un lugar donde se especula financieramente”.

“Argentina es un lugar donde hay que invertir y arriesgar, y al mismo tiempo poner en marcha más máquinas que empleen a más personas. Lo que va a salvar al país es una Argentina que produzca y donde la gente encuentre trabajo”, añadió.

Fernández aseguró que la “gran mayoría de los argentinos están cansados de levantarse cada mañana y ver cuál es la tasa de interés que los bancos cobran del Banco Central en un juego especulativo. Lo que nos interesa ver es cuánto dinero quieren invertir los que crean trabajo”.

En otra crítica al Gobierno, el presidente electo remarcó que, “pese a que las importaciones han cesado, las empresas no venden porque la gente no consume. Y la gente no consume porque la han empobrecido”.

Tras este acto, Fernández participará a las 19 en la Universidad Metropolitana (UMET) de un acto en homenaje al ex mandatario Raúl Alfonsín, organizado por los radicales díscolos en conmemoración de un nuevo aniversario de las elecciones de 1983, en el proceso de la recuperación de la democracia.

A 36 años del triunfo de Alfonsín, el referente del Frente de Todos tendrá su foto política junto a un grupo de radicales que se encuentran distanciados de la conducción de la UCR que lidera el mendocino Alfredo Cornejo, y ya hace unos años son afines al kirchnerismo, como es el caso del diputado nacional Leopoldo Moreau y el dirigente porteño Leandro Santoro, informó El Clarín.

Papeles en orden. Proyectos cerrados. Todo en regla. Con la mente puesta en «colaborar» con el próximo gobierno, el presidente Mauricio Macri les pidió a los miembros del gabinete que definan los «proyectos prioritarios» de cada una de sus áreas y los dejen terminados antes de entregar el poder.

«Tenemos que priorizar uno o dos proyectos y terminarlos», afirmó a LA NACION una alta fuente del Gobierno, que ayer participó de la reunión de gabinete en la que el Presidente definió el método de trabajo interno. Este sistema, afirmaron las fuentes, correrá «en paralelo» con las charlas inminentes que los negociadores designados por el gobierno saliente y el entrante (conocidos ayer) tendrán de cara al traspaso del poder. Cada uno de los ministros se llevó esa tarea a su despacho, y tendrá una reunión cara a cara con el Presidente en los próximos días para informarle sobre la marcha de esos proyectos a finalizar.

«Cada uno tiene algún programa por terminar, una licitación que concretar, o alguna inauguración pendiente. Hay que concentrarse en eso y a la vez tener todo en regla para cuando llegue el momento de conversar con el que llega», afirmó a LA NACION otro ministro. desde otra oficina descuentan que «cuando asuman, habrá meses dónde nos van a culpar a nosotros por lo que hicimos o no hicimos. Lo mejor es dejar todo lo más prolijo posible», se atajó el funcionario.

El jefe de gabinete, Marcos Peña, y su vicejefe, Andrés Ibarra, monitorean la actividad de cada uno de los ministros, y se encargarán de supervisar cada «cierre» de gestión antes y después de las reuniones de los ministros con el Presidente.

Los negociadores del Gobierno designados son, en una primera instancia y además de Peña, el ministro del Interior Rogelio Frigerio, y su par de Hacienda, Hernán Lacunza. «A ellos les interesan los números, los fondos que quedan, la política económica. Pero en cuanto definan todo el organigrama habrá reuniones con el responsable de cada área», afirmó otro alto funcionario. Quedó definido ayer que Santiago Cafiero, Gustavo Béliz, Eduardo de Pedro y Vilma Ibarra serán los representantes del Frente de Todos en esas conversaciones de revisión y entrega de documentación.

Durante la reunión de gabinete, posterior a su encuentro con quien lo sucederá a partir del 10 de diciembre, Macri les contó a los ministros que vio a Fernández «bien predispuesto» para una «transición ordenada», y se mostró confiado en que el proceso será exitoso. A varios ministros les quedó claro que el Presidente «está con ganas de seguir en política como líder de la oposición», y que dentro de unos meses pondrá la mira en las legislativas de 2021 y las presidenciales de 2023. «La gente valoró lo que hicimos a pesar de la crisis económica. Eso nos posiciona muy bien», comentó otro miembro del gabinete, convencido de que el gobierno de Fernández «la va a tener complicada en lo económico y eso va a generar conflictos entre ellos», destacó.