Tag

Tragedia

Browsing

Trabajadores gastronómicos marcharon por el centro de la ciudad, solicitando poder trabajar después de las 21 horas. “Queremos trabajar. La marcha es para visibilizar la situación que estamos viviendo que ya es desesperante. Estamos pidiendo que no nos corten las piernas, más no nos podemos reinventar”, sostuvo el dueño de Barket, Marcos Malaspina.

En este sentido, señaló que “la marcha es para visibilizar la situación que estamos viviendo que ya es desesperante”.

“La verdad es que los trabajadores gastronómicos estamos muy angustiados. Todos queremos trabajar y poder abrir después de las 21 para llevar el sustento a nuestras familias”, dijo en diálogo con FM La Petrolera 89.3 MHz.

Asimismo, aclaró que “hay que aprender a convivir con el virus porque la vacuna recién llegará el año que viene y si no aprendemos a vivir con esto todo nos vamos a fundir”.

“El sector gastronómico tiene un protocolo de bioseguridad aprobado, el cual permite que los comensales estén cuidados. Los salones fueron reducidos a un 50% en su capacidad”, indicó.

En este marco, destacó que “estamos pidiendo que no nos corten las piernas. El 90% de las reservas eran después de las 21 horas. Esta última semana fue una tragedia”.

“No hay que olvidarse que el sector estuvo mucho tiempo cerrado. Necesitamos de manera urgente que nos habiliten poder trabajar después de las 21 horas”, aclaró.

Finalmente, Malaspina concluyó que “más no nos podemos reinventar. Si esto sigue así, cada vez cerrarán más locales y eso significa mucha gente en la calle, sin su fuente laboral”.

Un avión McDonnell Douglas A-4AR de la Fuerza Aérea Argentina cayó esta mañana en el sur de Córdoba, en un campo de Villa Valeria, a pocos kilómetros de San Luis. El piloto murió después de eyectarse.

El McDonnell Douglas A-4AR, matrícula C-295, pertenece a la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, de la Fuerza Aérea Argentina. En el momento de la caída, el piloto estaba realizando ejercicios de vuelo.

La aeronave se estrelló en un campo de esa zona rural cordobesa, en el límite entre Villa Valeria con la localidad puntana de Justo Daract.

Después del accidente se activó el plan de emergencia y el equipo de rescate se acercó al lugar. El piloto se había eyectado y, aunque en un primer momento, se informó que estaba vivo después se indicó que murió.

El jefe del cuerpo activo de los Bomberos Voluntarios de Esquel, Miguel Andén, confirmó que acercó a las autoridades del Centro de Operaciones de Emergencias Municipal (Coem) y al jefe del aeropuerto local un informe donde señala numerosas irregularidades que se habrían cometido en el marco de la intervención de distintos organismos para atender la caída del avión sanitario que le costó la vida a tres personas.

En rueda de prensa ayer explicó que la intención de las observaciones tiene que ver con la necesidad de evitar la comisión de los mismos errores en futuras situaciones de emergencia. Y por ello planteó la necesidad de que se concrete una reunión con los máximos responsables de la Defensa Civil Municipal y la aeroestación de Esquel.

«Presentamos un informe sintetizando las cosas que vimos que no estaban muy acordes y esperamos una reunión con la gente del Coem y del aeropuerto», manifestó Andén, quien mencionó entre otras cosas que al momento de socorrer a los tripulantes del avión que se precipitó a tierra el último 5 de mayo se constató que había equipos que no funcionaban correctamente y no había coordinación entre el personal de los distintos organismos intervinientes.

«Es un tema que estamos a la espera de una respuesta o por lo menos de una reunión con las autoridades del aeropuerto. Por ahora puedo decir que días después de la emergencia realicé un informe que contenía dos partes, una protocolar con la actuación de nuestro cuerpo, y después una consideración final sobre algunos aspectos que no estuvieron, a mi parecer, acordes a la emergencia. Todavía no tuvimos una respuesta formal», sostuvo.

Señaló el jefe del cuerpo activo de los Bomberos Voluntarios de Esquel que aquella trágica noche «faltaba liderazgo, limitar la zona de seguridad, el ABC de todas las emergencias. Y un sinnúmero de elementos que marcan que no se hicieron bien las cosas. Por eso esperaba un análisis del señor Cavero, porque hubo cosas que no se hicieron bien y las plasmé en un informe».

Andén subrayó, «no me puedo permitir el día de mañana haber visto lo que pasó y no haber hecho nada. Los bomberos del aeropuerto en su mayoría fueron bomberos de Esquel, son compañeros y siempre van a ser compañeros, pero queremos sí evitar que les pase algo a raíz de la inoperancia por ejemplo».
Hasta ayer aclaró que «el informe fue devuelto, pero sin una consideración valedera».

Sin embargo,en diálogo exclusivo con Radio 3 Gustavo La Torre, padre de Mariano, el comandante del avión siniestrado y fundador de la empresa ND Fly en su rol de especialista de medicina sanitaria, aclaró que «no sabemos lo que realmente pasó». En su llegada al Hospital de Esquel valoró que “gracias a Dios se está recuperando de un gran accidente». Y en medio de múltiples llamadas de familiares confirmó que «en tres horas lo estaremos llevando a Buenos Aires”.

“Soy el propietario de la firma, hace más de 20 años que hacemos esta tarea, la inicié yo y mi hijo era el comandante del avión”, contó La Torre padre, director médico de la firma aérea.

«No sabemos absolutamente nada de lo que pasó, Mariano era un piloto muy experimentado, tiene más de 3 mil horas de vuelo. A pesar de que tiene 36 años empezó su carrera muy joven”, remarcó.

“Ya había venido a Esquel un montón de veces, no sabemos que pasó, si hubo una falla del avión, el clima le pudo haber jugado una mala pasada”, consideró.

“Cuando salieron de Buenos Aires tomaron todos los recaudos, cuando uno va de un aeropuerto “A” a uno “B” se abren aeropuertos alternativos, a la izquierda, derecha, atrás o adelante por si el destino está cerrado”, explicó La Torre padre.

“En el momento del plan de vuelo la meteorología era óptima, significaba que la visual permitía operar. Pero aparentemente minutos antes de aterrizar se nubló toda la pista, justo estaba en el final del aterrizaje, y no sabemos más nada que pasó”, reveló.

“Las alternativas eran Bariloche y Neuquén. No me animó ir al lugar del accidente, ni quiero ver el avión”, dijo con mucha entereza el padre del piloto.

Defensa Civil escoltará a los familiares que lleguen por tierra desde Bariloche. El titular del organismo se refirió a los aviones sanitarios.

Esta mañana llegó a Esquel el director de Defensa Civil, quien intervino en la tragedia aérea sucedida en el aeropuerto de Esquel con un avión sanitario.

José Mazzei explicó que las condiciones meteorológicas al momento del accidente eran muy complicadas y recordó que “en este tipo de incidentes es raro que haya sobrevivientes. Que haya habido dos da aliento”.

Asimismo, confirmó que están viajando familiares de los pilotos heridos desde Buenos Aires. En un principio indicó que los escoltarían desde Bariloche por los pasos fronterizos hasta Esquel, activando los protocolos de COVID19, sin embargo, trascendió que algunos familiares ya habrían llegado hasta Esquel en un vuelo.

En relación a la posible llegada de aviones sanitarios, Mazzei explicó que el avión provincial no está operativo actualmente “entiendo que por problemas mecánicos” pero no sería la primera vez que se activa “un protocolo con las Fuerzas Armadas y la Nación para traer un avión de afuera. Lo hemos hecho muchas veces con pacientes de COVID”.

Los dos tripulantes del avión que se estrelló anoche en cercanías del aeropuerto de Esquel están «intubados, con la aplicación de drogas sinotrópicas y con el 50% del cuerpo con quemaduras» explicó la directora asociada del hospital de Esquel, Patricia Laborde.

La médica reconoció que ambos pacientes están en estado muy delicado, sobre todo el mayor, que sería el copiloto.

Esto descarta la posibilidad de un traslado inmediato por las características y profundidad de las heridas que recibieron, publicó Radio Chubut.

Lo confirmó el director del Hospital cordillerano, el doctor Sergio Cardozo. “Deben tener un cuadro estable, y eso no ocurre todavía, no están en condiciones de ser trasladados”, indicó este miércoles por la mañana. También reiteró que la niña de 3 años que iba a ser derivada a Buenos Aires en el avión siniestrado, por una afección cardíaca, permanece grave, pero estable.

«Estuvimos trabajando hasta las 4 de la madrugada, los pacientes fueron intervenidos en quirófano y luego pasaron a terapia intensiva», indicó Cardozo.

«El piloto, identificado como Mariano Latorre de 44 años, se encuentra en estado crítico y el copiloto Martín Gamboa Copi (34) un poco más estable», remarcó.

Puntualizó que Latorre presenta quemaduras en el 50 por ciento del cuerpo, además de un traumatismo de tórax, fractura esternal, contusión pulmonar y un hematoma en la zona intestinal, mientras su acompañante sufrió una fractura esternal y una contusión pulmonar.

Pese a la explosión, ninguno de los pilotos tiene comprometidas las vías respiratorias, aunque en el caso del piloto su cuadro implica riesgo de vida.

«Los protocolos de derivación indican para estos casos que deben estar estable, cosa que no ocurre todavía, creo que al menos permanecerán en el hospital unas 48 horas, no están en condiciones de ser trasladados», recalcó Cardozo ante una consulta puntual.

Respecto del estado de la niña de 3 años, también confirmó que permanece grave, pero estable.

«Hablamos con los responsables de la derivación y están tratando de conseguir otro avión sanitario, en este caso como la familia tiene obra social la gestión no corresponde al sistema de Salud Provincial», aclaró.

«Nos informaron que dos familiares de los pilotos están viajando en un vuelo hacia Bariloche y desde allí la traerán a Esquel», reveló Cardozo.

Los investigadores de la Junta de Seguridad en el Transporte (JST) llegarán este miércoles al lugar para comenzar a reunir toda la información.

Las primeras hipótesis de la tragedia aérea de Esquel, que les costó la vida a dos personas que viajaban a bordo del avión sanitario Learjet 35 Matrícula LV-BXU, se conocerán dentro de 48 horas, luego de que los investigadores de la Junta de Seguridad en el Transporte (JST) hayan llegado al lugar y puedan tomar las primeras medidas.

La JST es un organismo descentralizado que depende del Ministerio de Transporte de la Nación y es la encargada de investigar los accidentes aéreos, automotor de pasajeros y carga, ferroviario, fluvial y marítimo en todo el ámbito nacional. Antiguamente se lo conocía como la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC), pero el año pasado fue ampliado a todos los sistemas de transporte.

Según informó el organismo este miércoles a primera hora, una vez arribado al lugar del suceso, el equipo de investigación de la JST aplicará el procedimiento de rutina establecido para las primeras acciones y trabajo de campo.

Se hará el relevamiento de imágenes que permitan realizar la planimetría del aterrizaje; se analizará el motor, el sistema de combustible, filtros y accesorios del mismo; los sistemas de control de la aeronave y superficies de control de vuelo y otros sistemas de la aeronave.

Asimismo, se realizarán entrevistas a la tripulación (en caso de que su estado de salud lo permita), proveedores de servicios de navegación aérea, testigos, etcétera. Además de la recolección de documentos y la aislación de componentes críticos del avión para su posterior ensayo.

Los avances de la investigación se tendrán recién dentro de las 48 horas de iniciada la investigación, luego de lo cual la JST publicará en su sitio web oficial un informe básico. A los 30 días se realizará la publicación de un informe preliminar, “el mismo contendrá información fáctica comprobada”, señaló la JST en un comunicado.

El organismo también informó las medidas de prevención para el personal de la JST en el marco del COVID-19: “Los investigadores que realizarán su tarea en el terreno cuentan con el protocolo para el regreso al lugar habitual de trabajo emitido por la Junta de Seguridad en el Transporte en pos del cuidado de su personal. Este protocolo contempla medidas de prevención y cuidado, basadas en la capacitación, la provisión de insumos de protección personal, y estableciendo cada una de las acciones para poder desarrollar tanto el trabajo del personal administrativo como el de los investigadores de la JST que llevan a cabo actividades de investigación en el terreno”, publicó Diario Jornada.

El copiloto es quien tiene quemaduras más graves, pero ambos están en una situación delicada, internados en el Hospital Zonal con respirador. «No tolerarían un viaje ninguno de los dos”, aseguró la directora Patricia Laborda, quien brindó detalle del estado de salud de los sobrevivientes de la tragedia registrada el martes a la noche cuando se estrelló un avión sanitario.

El piloto y copiloto del avión sanitario que se estrelló anoche en Esquel, fueron los únicos sobrevivientes, y permanecen internados en una crítica situación debido a las graves quemaduras que sufrieron.

Patricia Laborda, directora Asociada del Hospital de Esquel, explicó que los dos hombres llegaron en ambulancia a la guardia, cerca de las 23.30 horas, donde permanecen internados.

“Ambos están en respirador, sedados en coma farmacológico inducido para mantener la presión arterial”, dijo, y aclaró que uno de ellos está un poco más complicado, se trata del copiloto de más de 40 años. “Tiene más compromiso orgánico con quemaduras importantes, con más del 50% de su cuerpo afectado, ha requerido muchas más drogas y medicación para establecerlo durante la noche”.

Laborda además aclaró que la situación es delicada para ambos, “pero el más joven (el piloto) entre 30 y 40 años está más estable”. Mientras detalló que ambos “están intubados por la afecciona aérea por las quemaduras, uno de ellos está más quemado además en la piel, cuando aparecen quemaduras tan importantes traen complicaciones más importantes”, señaló.

Sobre la posibilidad de traslado a Buenos Aires de los dos sobrevivientes, la directora del Hospital, afirmó que “la situación es más crítica en el copiloto, no está en condiciones de un traslado en este momento, primero hay que estabilizarlos, no tolerarían un viaje ninguno de los dos”, manifestó a Radio Chubut.

Además, una treintena de otros trabajadores sanitarios han muerto a causa del COVID-19. Según los datos del miércoles del Instituto superior de Sanidad, 13.522 trabajadores de la salud están infectados, aproximadamente el 10% de los contagiados del país.

El coronavirus mató a un centenar de médicos en Italia, donde el total de decesos llega a 18.000, informó el jueves la federación que agrupa al gremio.

“Tenemos el número de médicos muertos debido a la COVID-19″, dijeron los portavoces de la Federación nacional de la orden de médicos en cirugía y odontología (Fnomceo).

En pocas horas, el saldo sumó siete víctimas, para un total de 103. La última fallecida se llama Samar Sinjab, un médica de 62 años de Mira, en provincia de Venecia, y madre de otro médico.

El sitio internet de esta federación tiene un lazo negro en signo de duelo y da los nombres de todos los médicos fallecidos, algunos de los cuales ya se habían jubilado y regresaron al servicio para ayudar a los servicios sanitarios desbordados por el número de enfermos.

Trabajadores médicos en el hospital de Varese (REUTERS/Flavio Lo Scalzo)

En la lista, subrayó el presidente de la Fnomceo, Filippo Anelli, «se decidió incluir a todos los médicos, retirados o aún activos, porque para nosotros todos los médicos son iguales. Algunos de los médicos retirados también permanecieron o fueron llamados a actividades; algunos respondieron una llamada de auxilio. Nunca dejas de ser médico »

“No podemos permitir que nuestros médicos, nuestros trabajadores sanitarios, sean enviados a combatir al virus con las manos desnudas”, agregó en el sitio internet de la entidad. “Es un combate desigual que nos hace daño, que hace daño a los ciudadanos, daño al país”, concluyó.

“Es una tragedia”, comentó por su parte Walter Ricciardi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización Italiana de Salud (OMS) y asesor del Ministro de Salud para la emergencia.

Una treintena de enfermeras, enfermeros y auxiliares sanitarios han muerto igualmente a causa del COVID-19, según los medios de comunicación italianos. Según los datos del miércoles del Instituto superior de Sanidad, 13.522 trabajadores de la salud están infectados, aproximadamente el 10% de los contagiados.

Una trabajadora del equipo médico en el hospital de Varese (REUTERS/Flavio Lo Scalzo)

Las organizaciones de categoría y los sindicatos apuntan a la falta de protecciones adecuadas y la ausencia de tests para los médicos y al personal sanitario como la principal causa de un saldo tan elevado. Según la Federación Regional de los Médicos Cirujanos y Odontólogos de Lombardía, esto causó una “situación desastrosa” en la región más afectada por la epidemia.

“Esto causó la muerte de numerosos colegas, la enfermedad de muchos de ellos y la propagación probable e involuntaria de la infección, especialmente en las primeras etapas de la epidemia”, escribieron los médicos lombardos.

“Estamos indefensos y sin armas”, denunciaron varios de ellos.

Los miembros del personal médico que usan equipo de protección muestran sus manos con las palabras escritas en los guantes

Por eso, los sindicatos de médicos del Servicio Nacional de Salud anunciaron esta semana que se proclamaban en “estado de agitación” y amenazaron con una huelga “virtual” por la falta de elementos de protección, aunque garantizando la ejecución regular del desempeño laboral», señalaron.

Italia, con 139.422 casos y 17.669 muertos, es el país con mayor número de fallecimientos del mundo.

Una brizna positiva surgió entre tantas cifras nefastas cuando un bebé de dos meses de edad, probablemente el paciente más joven de COVID-19 en Italia, fue dado de alta este jueves de un hospital de la ciudad de Bari tras haber superado la enfermedad.