Tag

Trabajadores de la Salud

Browsing

El parte diario de coronavirus del Ministerio de Salud de la provincia reportó 66 nuevos casos positivos, de los cuales 38 se registraron en Comodoro, entre ellos seis trabajadores del sistema sanitario. Hubo 27 casos en Puerto Madryn y uno sin nexo en Rawson. Al mismo tiempo el Área Programática Sur arrojó 61 recuperados, entre ellos los tres de Río Mayo. En lo que va de la pandemia, Chubut detectó 1.443 casos confirmados, con 806 casos activos, 628 curados (43 por ciento) y nueve fallecidos.

El brote de Comodoro no sólo parece más atenuado, sino que la ecuación de casos sin nexo respecto de contactos estrechos comienza a invertirse: este sábado fueron 27 pacientes con origen identificado y 11 con nexo desconocido.

En tanto en Madryn, 12 de los nuevos contagios tiene el nexo claro, pero los otros 15 están en investigación, lo mismo que el único positivo de Rawson.

La tasa de incidencia en Chubut es 233,1 casos cada 100 mil habitantes (442 en el Departamento Escalante y 286,7 en el Departamento Biedma), mientras la de letalidad provincial representa el
0,6 % del total de casos.

Tasa Incidencia acumulada cada 100 mil habitantes

Chubut 233,1

Departamento Escalante 442,0

Departamento Sarmiento 39,9

Departamento Río Senguer 48

Departamento Rawson 35,9

Departamento Biedma 286,7

Departamento Cushamen 44,8

Departamento Futaleufú 4,1

Hay en 477 casos sospechosos, 46 más que el día anterior, de los cuales 400 corresponden al AP Comodoro (+39), se mantienen los 42 del AP Norte, el AP Trelew tiene 30 (+8) y el AP Esquel incorporó otros dos, mientras el área trelewense mantiene tres Infecciones Respiratorias Agudas Graves (IRAG), aunque son tres menos que el viernes.

Se descartaron 103 casos sospechosos, 15 en el AP Comodoro Rivadavia, 78 en el AP en el Puerto Madryn, ocho en el AP Trelew y dos en el AP Esquel, por lo que el total de descartados ascendió a 5.580 casos.

En realidad, desde el comienzo de la pandemia se han procesado un total de 7.487 muestras de laboratorio, con un porcentaje de positividad del 19%.

Se encuentran en seguimiento 1.221 contactos estrechos, dos menos que el día anterior, de los cuales 598 son de Madryn (sin novedades), 574 del AP Comodoro (-9), 41 del AP Trelew (+7), y también se mantienen los ocho de Esquel.

Un total de 1.149 viajeros reportados se encuentran cumpliendo el Aislamiento Social Obligatorio (ASO), mientras otras 17.529 personas lo han finalizado.

RESUMEN – POSITIVOS

Área Programática
Sur: 1.045. Trelew: 52. Norte: 333. Esquel: 13.

Por Ciudad
Comodoro-Rada Tilly: 1.036. Trelew: 28: Madryn: 333. Rawson: 24. Río Mayo: 3. Sarmiento: 6. El Hoyo: 9. Lago Puelo: 2. Esquel: 2. Total: 1.443.

ACTIVOS – POR ÁREA PROGRAMÁTICA

Sur: 573. Trelew: 8. Norte: 222. Esquel: 3.

POR CIUDAD

Comodoro-Rada Tilly: 571. Sarmiento: 2. Trelew: 5. Madryn: 222. Rawson: 3. Lago Puelo: 1. Esquel: 2. Total: 806.

RECUPERADOS

Por Área Programática
Sur: 456. Trelew: 42. Norte: 120. Esquel: 10.

Por Ciudad
Trelew: 22. Comodoro-Rada Tilly: 449. Sarmiento: 4. Río Mayo: 3. Madryn: 120. Rawson: 20. El Hoyo: 9. Lago Puelo: 1. Total: 628.

FALLECIDOS

Nueve: Un hombre de 45 años de Trelew; dos mujeres de 88 y 89 años, cuatro hombres de 62, 77, 38 y 77 de Comodoro; una mujer de 67 años de Rawson y un hombre de 88 años de Madryn.

En medio de la creciente propagación del coronavirus en Venezuela, Amnistía Internacional (AI) emitió una grave denuncia contra Nicolás Maduro, a la que acusó de “reprimir y no proteger a los trabajadores sanitarios” que a diario deben hacer frente al Covid-19. Asimismo, el organismo que vela por los derechos humanos advirtió que las autoridades chavistas “están encarcelando a quienes denuncian sus pésimas condiciones laborales”.

“Las autoridades venezolanas o bien niegan el número de trabajadores de la salud que han muerto a causa de Covid-19, o bien no disponen de información precisa sobre las precarias condiciones de los hospitales y la necesidad imperiosa de una mejor protección tanto del personal como de los pacientes. En cualquier caso, el gobierno está siendo totalmente irresponsable”, apuntó Erika Guevara-Rosas, directora para América de Amnistía Internacional.

“Mientras el gobierno de Nicolás Maduro ha pedido a la población que aplauda a las y los trabajadores de la salud en las últimas semanas, lo que realmente necesitan no son aplausos, sino medidas gubernamentales concretas para conseguir los recursos que necesitan para trabajar con seguridad y permitir que sus voces se escuchen sin represalias”, agregó.

La organización Médicos Unidos de Venezuela reportó que 71 trabajadores sanitarios murieron entre el 1 de julio y el 16 de agosto. De esas muertes, 37 se produjeron en la primera quincena de agosto. Este balance representa casi el 30% del total de muertes por coronavirus en el país que reporta el régimen de Maduro, que son 288 -hasta el martes 18 de agosto, día que se emitió el comunicado de Amnistía Internacional-.

Sin embargo, las autoridades no están desglosando las muertes por sector, por lo que la gente no conoce en detalle la cantidad de trabajadores sanitarios fallecidos por coronavirus.

Amnistía Internacional también se hizo eco de las sospechas que existen respecto a las cifras que compartió hasta el momento la dictadura de Maduro. El organismo para los derechos humanos indicó que el 16 de agosto había 691 pacientes hospitalizados por síntomas de Covid-19 “sólo en los principales hospitales de la ciudad de Caracas”. Es decir, el doble de la cifra de la semana anterior. “Esto plantea dudas sobre la veracidad de las cifras oficiales diarias de casos en todo el país, ya que el gobierno informó de sólo 1.148 nuevos casos de Covid-19 en todo el país el mismo 16 de agosto”, señaló AI.

El grave informe de Amnistía Internacional sostuvo que Venezuela “es un claro ejemplo de represalias del Estado contra personal de salud”. “Desde que Amnistía Internacional comenzó a monitorear la situación de las personas trabajadoras de la salud en todo el continente americano a principios de abril, Venezuela es el único país que ha llegado a encarcelar a quienes se han expresado públicamente sobre los riesgos para su seguridad y la de los pacientes”, agregó.

“Aunque en muchos países de la región se han producido represalias contra las personas trabajadoras de la salud que actúan como denunciantes, según la información de que dispone Amnistía Internacional, Venezuela es el único país de la región que ha detenido a trabajadores de la salud y los ha llevado ante tribunales militares y civiles”, añadió el organismo.

AI denunció que, hasta la fecha, recibió información “sobre al menos 12 trabajadores de la salud que han sido detenidos y detenidas durante la pandemia”. “Amnistía Internacional ha informado desde hace años sobre la política de represión aplicada por el gobierno de Maduro para silenciar y controlar a la población, que incluye detenciones arbitrarias y tortura dirigidas a un amplio conjunto de personas que alzaron sus voces”.

La Federación Médica Venezolana (FMV) indicó que en los últimos años cerca del 50% de los médicos venezolanos dejaron el país, lo que dificulta la lucha contra el coronavirus. “Las personas trabajadoras de la salud que se quedaron en Venezuela ganan entre 4 y 18 dólares americanos al mes, y muchos han tenido que caminar para ir a trabajar, a veces más de 10 km, ya que no pueden pagar el transporte. Según el grupo de la sociedad civil Monitor Salud, el 68% de 296 trabajadores sanitarios de la ciudad de Caracas encuestados de marzo a junio llegaron al trabajo sin comida en el estómago para empezar con un su turno arduo. El promedio de gastos de subsistencia de comestibles y servicios básicos por mes para cada venezolano se estima en 513 dólares, según la organización nacional de investigación CENDAS”.

Amnistía Internacional recordó que la legislación venezolana “establece que los trabajadores deben ser protegidos de los riesgos en el trabajo”. No obstante, la ONG Provea advirtió que “los trabajadores están siendo dejados completamente expuestos sin equipo de protección personal (EPP)”. “En los casos en los que se suministra EPP a los trabajadores, se les está obligando a reutilizar los cubrebocas durante períodos prolongados de tiempo, lo que los hace ineficaces”.

El martes Venezuela registró 1.047 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, lo que supone el séptimo día seguido con más de mil contagios diarios.

Durante la semana que ha transcurrido, los trabajadores de salud del Hospital de Puerto Madryn realizaron diferentes manifestaciones en la vía pública para expresar su reclamo y malestar ante la situación actual y el atraso en el pago de los haberes

En este sentido, entregaron notas al Concejo Deliberante, recibieron el apoyo de los vecinos y este viernes, resolvieron en asamblea montar una carpa para mantener visible el reclamo.

En este sentido, señalaron que la intención no es realizar un acampe sino mantener visible el reclamo y que los trabajadores. La carpa fue montada en el ingreso de la guardia del nosocomio.

Por otra parte, se anunció que el próximo jueves habrá un paro provincial de Salud.

A través de un comunicado, el personal de Salud asignado a la atención de pacientes de Coronavirus de Trelew hizo un repaso del “escenario desfavorable” en el que trabajan, “sin cobrar por más de dos meses”. Denunciaron que Salud “está relegada” pero además lamentaron que como sociedad “nos falta entender de empatía” al referirse a la médica con Covid-19 de Madryn, a quien se cuestionó y violó su privacidad, compartiendo información personal en redes sociales. “Además de todo, se suma el descrédito y la estigmatización. Nuestra compañera ha dado lo mejor de sí misma”, subrayaron.

A través de este comunicado, los trabajadores de Salud del Hospital Zonal de Trelew, asignados a la atención de los pacientes con Coronavirus, han hecho una extensa crítica a la situación en la cual deben realizar sus tareas.

Denunciaron en este comunicado la situación en la que se encuentra el sistema de Salud Público en Chubut, atribuyendo responsabilidades al Ejecutivo provincial, pero también hicieron un cuestionamiento a la actitud de parte de la sociedad para con los trabajadores de salud, a partir de la confirmación del primer caso positivo de Covid-19 en un integrante del equipo.

El texto completo del comunicado titulado «TODOS SOMOS ANALÍA»

«Cada persona posee un valor inestimable. Este valor incluye la salud espiritual, mental, emocional y física en la unidad, y en la comunión de todos los individuos. La vida de cada persona tiene una dignidad inherente, que debe ser respetada por todos los demás seres humanos. Por lo tanto, cada persona merece la igual protección de la sociedad y de sus leyes.

Al igual que en los casos de todos los Derechos Humanos fundamentales, el Derecho a la Salud
impone 3 niveles de obligaciones a los Estados: el deber de Respetar, la obligación de
Proteger y la obligación de Cumplir.

Pero sucede, que ante la ausencia del Estado con una cronicidad que parece irrecuperable, la pandemia que actualmente nos atraviesa deja en superlativa evidencia todas las carencias del sistema de Salud que desde hace años naturalizamos.

En este escenario tan desfavorable, se desempeña el equipo de salud, con vocación por supuesto. Pero con todos los excesos y abusos que el sistema impone a la vocación: por vocación, vas a trabajar enfermo porque no hay suficiente recurso humano que te reemplace. Por vocación, compras tus elementos de trabajo para protegerte correctamente (aclaremos: el Estado da equipos e insumos, pero quienes los compran dudosamente se atreverían a utilizarlos por su baja calidad o dudosa seguridad). Por vocación, seguís trabajando sin cobrar por más de dos meses. Por vocación, haces rifas y pedís donaciones para que los pacientes puedan internase en una sala un poco más digna y equipada. Por vocación, infinidad de veces luchamos incansablemente contra un sistema burocrático y enlentecido, que muchas veces no da respuesta en tratamientos, derivaciones y asistencia superespecializada. Por vocación, trabajamos administrando pobreza.

Nosotros, el equipo de salud, somos esenciales. No permitimos que eso se cuestione. Y se lo recordaremos a los políticos de turno (si, políticos siempre en minúscula, como corresponde a su accionar), mientras no muestren un desempeño acorde a lo que exige el derecho a la salud.

Y en este contexto, duro, extenuante, agobiante, de destrato desde el Estado y tantas veces
desde la sociedad, trabajamos. Trabajamos con lo que falta, con lo que no alcanza, con lo que sabemos que no es lo mejor, pero es lo que tenemos. Trabajamos con PLURIEMPLEOS, porque para muchos no son suficientes sus haberes. Si algo tenemos claro al manifestar este comunicado, también es la desigualdad salarial entre las diferentes administraciones públicas provinciales, quedando salud ampliamente relegada.

Y volvemos a la PANDEMIA…
¿Sabe la sociedad quiénes constituimos los Profesionales de la Salud en la línea de fuego?: Centros de Salud, Servicio de Urgencias, Servicio de Clínica Médica y de Terapia Intensiva y todo el personal afectado: médicos, enfermeros, kinesiólogos, bioquímicos, técnicos y bacteriólogos, radiólogos, mucamas, camilleros, choferes, entre otros.

¿Sabe la sociedad las horas de entrega a nuestro trabajo diario, las condiciones en las que lo hacemos? ¿El tiempo que lleva ponerse y retirarse un equipo de protección personal cumpliendo rigurosamente los protocolos establecidos para evitar contagiarnos?, ¿Cuánto de ese equipamiento fue comprado por nosotros (aún con meses sin cobrar)?, ¿Cuántas horas invertimos en nuestras casas leyendo y actualizando protocolos sobre una enfermedad desconocida?

¿Sabe la sociedad el dolor que llega a los huesos cuando tenés que comunicar una mala noticia? ¿La angustia que sentimos cuando acompañamos a una madre en el dolor y llanto más visceral de despedir a un hijo? ¿Sabe el temor que genera regresar a nuestras casas, sabiendo que podemos contagiar a nuestra familia?

Según comunicado con datos oficiales, Argentina está entre los países con mayor tasa de médicos contagiados. El 14% de personal de la salud infectado es principalmente consecuencia de este trabajo intenso que genera cansancio, agotamiento constante y creciente, resultado a su vez de la sobreexposición a una labor desigual en la cual se evidencia cada vez mayor desamparo tanto en recursos físicos como humanos que nos brinde una adecuada contención.

Y en este escenario expuesto, aparece el primer personal de salud contagiado. Nuestra compañera, que trabaja en primera línea de atención de pacientes internados con Coronavirus, con compromiso y dedicación. Detrás de esta situación que claramente ella no eligió, comienza la difusión morbosa y muchas veces mal intencionada en redes sociales de su nombre y apellido, lugares de trabajo y más datos, sin siquiera registrar que en este momento, es una paciente y por lo tanto, es un delito revelar su identidad.

Hace unos días, nos aplaudían por héroes, hoy muchos ignorantes, nos señalan como vectores.

Cuánto nos falta crecer como sociedad, cuánto nos falta entender de EMPATIA, de ponerse en el lugar del otro, ponerse por un rato en sus zapatos para ver como pesan, como duelen. Es fácil juzgar sin conocer, detrás de la impunidad de las redes sociales.

No pedimos aplausos, no los queremos. No somos héroes, pero exigimos respeto. Porque somos personas, somos profesionales de la salud que estamos en la línea de fuego, porque somos NOSOTROS los que vemos los casos sospechosos o positivos, cuando muchos colegas se negaron y se fueron, fueron convocados y no vinieron, o ni siquiera se acercaron a ofrecer su ayuda espontáneamente o por el deber mismo que la profesión les exige. Nosotros ponemos cuerpo y alma arriesgándonos al contagio.

Pero ahora además se suma, el descrédito y la estigmatización, como la que tiene que atravesar nuestra compañera que dando lo mejor de si misma, se contagió.

Nadie puede atreverse a juzgar a un trabajador de la salud en la línea de fuego. Los
trabajadores de la salud somos muchos, pero hoy somos uno. TODOS SOMOS ANALÍA.«

Confirmó la medida el Doctor Fernando Macayo, luego de la asamblea de trabajadores de la Salud realizada el viernes pasado por la falta de respuesta en el pago de los sueldos. Al día de hoy persiste un atraso de dos meses, al que se le agregará el posible corrimiento del pago del aguinaldo.

«Súper relegado»

El sector de la Salud «está súper relegado», dijo Macayo a Radio Nacional, y agregó que «se reducen todas las atenciones en los Centros de Salud y las especialidades; es decir los consultorios externos de atención primaria de la salud. No se verá afectada la atención urgencia».

Los trabajadores de la Salud definieron sostener el paro en principio hasta el miércoles, en reclamo del pago de sus salarios en tiempo y forma y de insumos para el Hospital Zonal de Esquel.

En la mañana del lunes realizaron una asamblea donde se evaluó el trabajo de cada sector de Salud. También participaron vecinos que pidieron la presencia de los directivos en el lugar, según publicó EQS Notas.

Evangelina Chamorro, trabajadora del Hospital, contó que «algunos sectores trabajan con muy pocas personas y muy sobrecargados. El reclamo no es sólo salarial». Luego contó que los directivos no accedieron a dar respuestas al respecto de la situación del nosocomio.

También se realizaron asambleas y otras medidas en otras dependencias de salud de la provincia: «Definimos mantener el paro en principio hasta el miércoles cuando realizaremos otra asamblea con la convocatoria a legisladores provinciales de la cordillera y concejales de Esquel», precisó Chamorro.

Allí se leerán las necesidades de cada sector de salud. «No tenemos los recursos con los cuales asistir, con la pandemia se esta tapando todo», concluyó.

“Estamos agradecida con la comunidad pero la desidia que el estado tiene es terrible” dijo Laura Estigarribia, trabajadora de la salud en terreno, que junto a un grupo de pares se manifestaron en las puertas del hospital en reclamo al pago de los haberes del mes de marzo.

Hasta este lunes las expresiones eran por las redes sociales aunque decidieron dejar de lado esa instancia para visibilizar el reclamo, respetando la distancia de aislamiento social que existe por el COVID-19.

“Nos pareció importante el poder visibilizar nuestra situación porque el descontento es terrible” comentó la trabajadora social, quien reconoció que ““el estado tiene una obligación que no está cumpliendo y nosotros, todos los días, tenemos que volver a nuestras casas con todo lo que implica la cuarentena sumado a la carga económica para cada familia y que no podamos llevar el pan a la mesa en forma diaria”.

Más allá del reconocimiento de la comunidad a la tarea que el personal de la salud realiza, Estigarribia manifestó “cuando estamos en casa la comida no alcanza, hay que pagar el alquiler, las cuentas y con los aplausos no alcanza para llevar el día a día”.

En Chubut, trabajadores de la salud pública denuncian por la falta de insumos, de infraestructura edilicia adecuada, de recursos humanos e irregularidades en pago de salarios por parte del gobierno provincial.

“Hay una sumatoria de factores. Hay un deterioro que se ha vislumbrado en este período de gestión de 4 años para acá de parte de quienes deben gestionar las políticas de la provincia. No hay un interés puesto en mejoras en la salud en Chubut. Hay abandono y desidia profunda sobre la salud pública, en cuanto a recursos humanos e infraestructura mientras se viven situaciones críticas y penosas en hospitales públicos rurales”, dijo en Mañana Sylvestre Evangelina Chamorro, referente de los trabajadores.

“El ajuste ha venido sobre los estatales. Es una provincia con muchos recursos, podríamos estar mejor, pero evidentemente hay sectores a los que no se los quiere tocar, toda la crisis impacta en los estatales”, advirtió.

Aseguró que la provincia vive un “desmanejo” y una “crisis profunda” mientras que por parte del gobernador Mariano Arcioni “no hubo ningún tipo de respuesta” ante la delicada situación de la salud pública provincial.

A la vez, alertó por la falta de pagos a los trabajadores del sector: “Al gran porcentaje de trabajadores se les está adeudando el mes de diciembre”.

Personal nucleado en la Asociación de Trabajadores del Estado realizarán este lunes una asamblea en el hall del Hospital Regional, para analizar cómo continuar en su reclamo por el pago de sus haberes de junio. Los trabajadores sostuvieron que no de tener novedades por parte del Gobierno Provincial podrían endurecer las medidas,  así lo informó el Patagonico.

Trabajadores de la Salud nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se reunirán en asamblea hoy lunes a las 11, en el hall del Hospital Regional para evaluar de qué manera continuarán las medidas en reclamo del pago de sus haberes de junio.

Por su parte, ATE lleva adelante un paro extenderá hasta el viernes 19 por la falta de pago en varios sectores de la administración pública.

Todavía no han percibido sus haberes el personal de Salud, Administración Pública Central, Ministerio de Economía, Obras Públicas, Guardafaunas, Secretaría de Pesca, Servicio Provincial del Manejo del Fuego y jubilados, entre otros.

En ese marco, el dirigente gremial de ATE en Comodoro, Gerardo Coronado, aseveró que en el Hospital Regional solo se realizan guardias mínimas pero si entre hoy lunes y el martes no se cobran los haberes, el reclamo se podría agudizar.

“Están pagando de forma escalonada y no hay respuestas de nada. Se atrasó todo. Salud todavía no cobró y estamos casi en el día 15 y no hay fecha de cuándo vamos a cobrar. La situación tiende a empeorar”, cuestionó.

“Nosotros en asamblea vamos a decidir la continuidad de la medida o la retención de servicio. Queremos que el marco sea importante porque les están tocando el sueldo a los trabajadores. Más allá de la crisis que vive la provincia, los sueldos se tiene que abonar. Hay muchos compañeros que no estaban cargados los aumentos salariales así que estamos chequeando que nos quedaron debiendo”, aseguró.

Coronado resaltó que esta semana se esperan movilizaciones en toda la provincia por parte de los trabajadores estatales. También aseveró que la medida se va renovando con el paso de los días y que si se llegan a abonar los sueldos a mitad de semana se convocará a una asamblea para decidir con los trabajadores si se levanta la medida.

Sin embargo, el dirigente gremial cuestionó: “esto es un caso y tiende a agudizarse porque no nos dan respuestas”.