Tag

Tedros Adhanom Ghebreyesus

Browsing

“No hay solución y quizás nunca la haya”, son las supuestas declaraciones del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, sobre la pandemia de COVID-19 que se hicieron virales en la mañana del lunes 3 de agosto, luego de que múltiples medios de comunicación las pusieran en sus titulares.

Al buscar la cita textual en Google, aparece en portales como el del diario El Tiempo, los españoles Marca y El Periódico, los argentinos La Nación y Página 12, el ecuatoriano El Universo, el peruano RPP Noticias, el dominicano Listín Diario, la cadena de televisión latina estadounidense Univisión e Infobae. La mayoría de estos artículos le dan crédito a la agencia AFP por la información.

Pero la cita atribuida al director de la OMS, Tedros, no sería del todo correcta, pues la traducción es inexacta frente a sus declaraciones originales en inglés.Las palabras de apertura del director de la OMS en la rueda de prensa de este lunes están disponibles en el portal de esa entidad internacional y el video de la transmisión en vivo está en su canal de YouTube. La frase textual es: “There is no silver bullet at the moment and there might never be”. La traducción literal sería: “No hay una bala de plata en este momento y puede que nunca la haya”.

Los diccionarios de las universidades de Cambridge y Oxford coinciden en que esta expresión se refiere a una “solución simple a un problema complicado” [énfasis añadido], el segundo agrega que esta es “aparentemente mágica”.

De acuerdo con el portal The Phrase Finder, fundado en 1997 por el ingeniero experto en lingüística computacional Gary Martin para documentar el origen de este tipo de modismos, su uso se deriva de la creencia popular en las balas de ese metal como las únicas capaces de matar hombres lobo u otros seres sobrenaturales. Esta idea existe al menos desde hace 200 años, pero la frase adquirió su sentido actual a principios del siglo XX.

Así que lo que dijo Tedros es que “no hay una solución simple [a la pandemia] en este momento y puede que nunca la haya”. En contexto, estaba hablando de las múltiples vacunas contra el COVID-19 que están en ensayos clínicos. “Todos esperamos tener un número de vacunas efectivas que pueda ayudar a prevenir que las personas se infecten”, había sido su frase anterior. Lo que hizo fue aclarar que no es un problema sencillo de resolver como por arte de magia.

“Por ahora, detener los brotes se reduce a las bases de la salud pública y el control de enfermedades: pruebas, aislamiento y tratamiento a los pacientes, y trazado y aislamiento de sus contactos. Hay que hacerlo todo”, agregó enseguida el director de la agencia de salud de las Naciones Unidas.

De modo que las citas entrecomilladas son cuestionables, pues cambian el sentido de lo que dijo el funcionario internacional.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó este viernes a los países fuertemente afectados por el coronavirus, tanto a nivel sanitario como económico, que relancen sus economías por áreas, manteniendo las restricciones en las zonas donde la transmisión del virus es más intensa.

«En el caso de México, como de cualquier otro país, hay que tener información desglosada por áreas para ver dónde la situación es peor», dijo en una conferencia de prensa el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, consultado sobre la situación en ese país, el sexto con mayor número de muertes por Covid-19 a nivel mundial.

«No hay una respuesta que se ajuste a todos», precisó el especialista, quien pidió a todos los países «mirar sus datos» de casos y decesos por coronavirus porque «los datos no mienten» y los pueden guiar al momento de tomar decisiones difíciles.

Ryan explicó que en la OMS comprenden que existen «razones económicas» por las que los países necesitan abrir sus economías y se refirió al caso de los países latinoamericanos, donde mucha gente depende de sus ingresos diarios. «Lo entendemos, pero tampoco hay que ignorar el problema», insistió.

En tanto, el director general del organismo, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, resaltó el caso de Brasil, el segundo país más afectado del mundo con 1,5 millones de casos, y consideró que la forma en que España o Italia lograron contener la epidemia en sus territorios demuestra que «nunca es tarde» para poner a raya a la enfermedad.

Si bien aseguró que invertir en la búsqueda de una vacuna es importante, estimó que varios países demostraron que con lo disponible se puede suprimir el virus.

«Debemos usar lo que tenemos a mano porque funciona», señalo Tedros, citado por la agencia de noticias EFE.

Al respecto Ryan agregó que «en una epidemia nunca es demasiado tarde para recuperar el control, la cuestión no es si la epidemia está dentro o fuera de control, sino si los gobiernos toman el control de la situación».

Por otra parte, el experto afirmó que ninguna de las vacunas que se están investigando para la Covid-19 está lo suficientemente avanzada como para pronosticar cuando podría empezar a producirse una que sea eficaz y segura

«Sería poco inteligente predecir cuándo una vacuna estará lista», opinó, aunque dijo que es posible que para finales de este año haya resultados sobre la eficacia de las vacunas candidatas.

En ese caso, se podría empezar con vacunaciones a principios del próximo año, pero ello dependerá de que haya una capacidad de producción suficiente, puntualizó.

La científica en jefe de la OMS, Soumya Swaminathan, aclaró, por su parte, que la multiplicación más acelerada del virus observada en manipulaciones de laboratorio no fue detectada en pacientes.

No obstante, declaró que la comunidad científica está pendiente de esta pista para alertar en caso de que ocurra una mutación que deba tenerse en cuenta.

La advertencia de que la pandemia de coronavirus se está «acelerando» en el mundo que hizo hoy el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, tras detectarse un récord de más de 150.000 nuevos casos globales ayer, puso en guardia tanto a los países que consideran haber pasado lo peor como a los que están en la curva ascendente, como Brasil, que hoy superó el millón de casos.

«Estamos en una nueva y peligrosa fase», declaró Adhanom durante una conferencia de prensa, en la que precisó que alrededor de la mitad de esos contagios se produjeron en América, actual epicentro de la pandemia, pero también hubo un número importante de infecciones en el sur de Asia y Medio Oriente.

Si bien el titular de la OMS reconoció que mucha gente está «harta» de estar en casa y que los países necesitan «reabrir» sus sociedades y economías, alertó que el virus se está «expandiendo rápido» y que las medidas como el distanciamiento social, el uso de tapabocas y el lavado de manos son aún «necesarias».

Adhanom también pidió a las redes sanitarias que sigan enfocadas en la búsqueda, aislamiento, realización de test y cuidado de todos y cada uno de los casos, «monitoreando y poniendo en cuarentena cualquier contacto con ellos», reportó la agencia de noticias EFE.

En ese sentido, hizo especial hincapié en la situación de los refugiados, de los cuales 80% viven en países en vías de desarrollo y, dada su condición, están expuestos a un número de contagios singularmente alto.

Además del récord diario de contagios, las muertes por Covid-19 superaron hoy las 450.000 en todo el mundo, tras registrarse 5.245 decesos en la última jornada, según el recuento de la OMS.

En tanto, el total de casos confirmados alcanzó los 8,36 millones, la mitad de ellos en el continente americano: 2,15 millones en Estados Unidos, casi 100.000 en Canadá y el resto en América Latina.

Pero la frase contundente de Adhanom fue relativizada por el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, quien aseguró que la aparición de nuevos focos de contagio de Covid-19, como el detectado recientemente en un gran mercado mayorista en Beijing, no significa necesariamente que la pandemia esté entrando ya en una segunda oleada, subrayaron hoy expertos de la OMS.

«A veces hay casos esporádicos que al ser investigados llevan a nuevos focos, en ocasiones eventos de contagio masivo ligados a reuniones en recintos cerrados. Deben vigilarse para evitar un segundo pico de infecciones y volver a tener que recurrir a confinamientos», señaló Ryan.

El funcionario insistió en que nuevos focos de contagio como los detectados en Alemania, Singapur, China o Corea del Sur, entre otros países, «no son una segunda ola», ya que no tienen por qué llevar asociada una transmisión comunitaria general, la fase más grave en una epidemia.

A pesar de estas consideraciones, la esperable noticia de que Brasil superó el millón de infectados por coronavirus, elevó la incertidumbre sobre la escalada de la pandemia, que parece no tener techo.

Brasil, que como elemento extra atraviesa una fuerte crisis política e institucional con la gestión del presidente Jair Bolsonaro, registró el primer contagio el último 26 de febrero, que fue el primero de toda América Latina, según datos divulgados hoy por los estados brasileños.

Según los datos preliminares de los estados, Brasil llegó a los 1.009.699 casos, con más de 48.422 casos, aunque el balance oficial debe ser ofrecido por la noche por el Ministerio de Salud.

En Estados Unidos, el país con más casos y muertos, el gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, informó hoy que los expertos ratificaron el pase a la fase dos de la Gran Manzana, previsto para el lunes, mientras que las alarmas volvieron a dispararse en Florida, tras registrar un nuevo récord diario de casos, con 3.822 nuevos infectados en la última jornada, lo que eleva el total a 89.748, mientras que las muertes ascienden a 3.041.

Alemania, en tanto, reportó hoy su mayor aumento diario de casos en un mes, tras incluir en sus estadísticas los contagios derivados de un brote en un matadero del norte del país detectado esta semana.

El Instituto Robert Koch informó que 770 personas han dado positivo para coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que la cifra total de infectados desde el inicio de la pandemia llegó a 188.534.

El relajamiento de las medidas en España, que llevó a que en las últimas dos semanas no se actualizaron los datos de contagios y muertes, deparó hoy una dura sorpresa, cuando el Ministerio de Salud elevó la cifra total de fallecidos a 28.313 personas.

El nuevo balance supone un incremento de 1.177 muertos respecto del informe anterior, que no se actualizaba desde el 7 de junio, cuando se registraron 27.136 fallecidos.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, señaló en conferencia de prensa que la cifra de 28.313 fue definida en base a los muertos con diagnóstico de Covid-19, según datos aportados por los gobiernos regionales.

Simón admitió también que ese número podría ser más elevado aunque no se puede confirmar.

Israel también superó hoy la barrera de los 20.000 casos positivos de coronavirus, al detectar 349 infecciones nuevas, su cifra diaria más alta desde fines de abril.

El Ministerio de Salud dijo que la cifra total de casos positivos es de 20.243 y agregó que en las últimas 24 horas murió una sola persona, con lo que el número de fallecidos asciende a 304.

Agregó que 4.372 casos permanecen activos, 40 de ellos considerados de gravedad, según el diario The Times of Israel.

Los pacientes de coronavirus sin síntomas no están esparciendo el virus de acuerdo a lo informado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El nuevo mensaje del organismo genera dudas a partir de lo que se creía hasta ahora de que los asintomáticos eran la principal fuente de contagio de la enfermedad COVID-19.

Algunas personas, particularmente individuos jóvenes, nunca desarrollan síntomas o solo desarrollan síntomas leves. Otros pueden no padecerlos hasta días después de haber sido infectados.

La evidencia preliminar de los primeros brotes indicaba que el coronavirus podría propagarse fácilmente por el contacto de persona a persona, incluso si el portador no tenía síntomas. Pero funcionarios de la OMS alertaron ahora que si bien puede producirse una propagación asintomática, no es la principal forma de transmisión.

“A partir de los datos que tenemos, todavía parece raro que una persona asintomática realmente transmita a un individuo secundario”, dijo la doctora Maria Van Kerkhove, jefa de la Unidad de zoonosis y Enfermedades Emergentes de la OMS, en una conferencia de prensa de las Naciones Unidas. sede de la agencia en Ginebra. “Es muy raro”.

Van Kerkhove, responsable técnica de la OMS en COVID-19, dijo en una conferencia de prensa que muchos países están informando casos de propagación de personas asintomáticas o sin síntomas clínicos. Pero cuando se le preguntó con más detalle sobre estos casos, Van Kerkhove dijo que muchos de ellos resultan tener una enfermedad leve o síntomas inusuales.

Aunque los funcionarios de salud en países como Gran Bretaña y Estados Unidos han advertido que la COVID-19 se está propagando desde personas sin síntomas, la OMS ha mantenido que este tipo de propagación no es un impulsor de la pandemia y probablemente representa aproximadamente el 6% de la propagación.

Numerosos estudios han sugerido que el virus se está propagando desde personas sin síntomas, pero muchos de ellos son informes anecdóticos o basados en modelos.

Van Kerkhove dijo que según los datos de los países, cuando se realiza un seguimiento de las personas sin síntomas de COVID-19 durante un largo período para ver si transmiten la enfermedad, hay muy pocos casos de propagación. “Constantemente estamos viendo estos datos y estamos tratando de obtener más información de los países para responder realmente a esta pregunta. Todavía parece raro que las personas asintomáticas realmente transmitan en adelante”.

Si la propagación asintomática no es el principal impulsor de la transmisión del coronavirus, las implicaciones políticas podrían ser enormes. Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) publicado el 1 de abril citó el “potencial de transmisión presintomática” como una razón de la importancia del distanciamiento social.

“Estos hallazgos también sugieren que para controlar la pandemia, podría no ser suficiente que solo las personas con síntomas limiten su contacto con otros porque las personas sin síntomas podrían transmitir la infección”, dijo el estudio de los CDC.

Momento de expansión del virus

En la misma conferencia, la OMS también alertó sobre el futuro próximo. Dijo que “la complacencia es la mayor amenaza” para los países que están superando la pandemia y advirtió del riesgo de nuevas oleadas en lugares donde se están produciendo concentraciones de personas, en particular las protestas contra el racismo.

“Debemos seguir atentos para que no haya nuevas oleadas, sobre todo porque las concentraciones de gentes se están reanudando en muchos países”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su rueda de prensa regular para informar de la evolución de la pandemia.

El responsable operacional de la lucha contra el COVID-19, Mike Ryan, recordó que para que haya contagio se requiere haber estado en contacto prolongado con una persona enferma y que, en principio, en manifestaciones multitudinarias “no se cumple la definición de contacto”. “El riesgo está en la cercanía con persona con síntomas. Esas personas no deben acudir a ningún tipo de actividad púbica”, enfatizó.

Ryan, director del Departamento de Emergencias Sanitarias en la OMS, recalcó que la gestión del riesgo sanitario corresponde a las autoridades de cada lugar donde se producen las concentraciones. Tedros comentó que el mundo está ya seis meses inmerso en la pandemia de coronavirus y que “éste no es el momento de quitar el pie del acelerador”.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió hoy que si no se lleva a cabo una adecuada gestión de desescalada y se relajan las medidas de distanciamiento social, «el riesgo de volver al confinamiento es muy real», mientras cada vez más países están aliviando las restricciones por la pandemia de coronavirus.

La OMS recomendó que alivio a las restricciones que han tomado los países para mitigar la expansión de la Covid-19 debe hacerse por fases y señaló que que ya son 3.588.773 millones los infectados en el mundo y 247.503 las muertes.

El riesgo existe «sobre todo si los países no consiguen gestionar con sumo cuidado la transición y no lo hacen utilizando un enfoque por fases», advirtió Tedros.

La OMS insistió en que antes de aplicar medidas de alivio de cuarentenas y otros confinamientos debe garantizarse que haya una adecuada gestión de los posibles casos importados y que la opinión pública está bien informada sobre las medidas tomadas por el Estado, informó la agencia de noticias EFE.

Asimismo, advirtió que durante la fase de desconfinamiento debe garantizarse que los contagios estén controlados, que el sistema sanitario pueda afrontar la transición, que esté minimizado el riesgo de rebrotes y que se hayan tomado medidas preventivas en escuelas y lugares de trabajo.

“Se necesita un sistema sanitario sólido a nivel nacional y subnacional como fundamento de seguridad a nivel mundial y en cuanto a la cobertura sanitaria universal”, dijo.

“Varios países están empezando ya a relajar las órdenes de confinamiento, pero lo que no podemos relajar es nuestro compromiso común con medidas básicas como la higiene de manos y el distanciamiento físico”, expresó la OMS a través de un comunicado.

“La posibilidad de nuevas oleadas de infección por Covid-19 en todo el planeta exige que todos los habitantes estén protegidos”, manifestó el texto.

El director general de la OMS alertó que, según las proyecciones de la organización, “más de 5.000 millones de personas carecerán de acceso a servicios esenciales de salud para el año 2030”.

Vacíos de este tipo “no solo afectan a las familias, sino que hacen que la seguridad y el sistema económico se encuentren en una situación de riesgo”.

Tedros explicó que el mundo “gasta cada año 7.500 millones de dólares, el 10% del PBI a nivel mundial” y recalcó que “las mejores inversiones van a la prevención, no solo porque es mejor que la cura, sino que es lo más barato y lo más sensato”.

“Puede que el coronavirus vuelva a aparecer, tenemos que estar preparados y que no cunda el pánico, pero tenemos que trabajar para prepararnos para la próxima”, afirmó.

El director general de la OMS instó a los países “a tener sistemas resilientes a nivel sanitario, incluidos sistemas que puedan prepararse, prevenir y responder a estos patógenos emergentes”. “Invertir ahora en materia de salud nos permitirá salvar vidas más adelante”, concluyó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hoy que el coronavirus «tiene el potencial de causar turbulencias políticas, sociales y económicas graves», mientras que sostuvo que se acaba el tiempo para frenar la propagación, que ya causó 2460 muertes.

De esa manera, la OMS exteriorizó su preocupación por el avance de la enfermedad, más allá que «el número total de casos fuera de China» no es alarmante.

«Aunque el número total de casos fuera de China sigue siendo relativamente bajo, estamos preocupados por la cantidad sin vínculo epidemiológico claro, como los antecedentes de viaje o los contactos con un caso confirmado», señaló el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en declaraciones formuladas a la prensa internacional.

La OMS ya solicitó 675 millones de dólares para financiar el plan de lucha contra la epidemia, principalmente para ayudar a los países más vulnerables a contener los contagios.

«Creo que todavía hay una oportunidad, pero el tiempo se está acabando, por eso pedimos a la comunidad internacional que actúe rápidamente, incluido en temas de financiación. No es lo que estamos viendo», agregó Adhanom Ghebreyesus.