Tag

tarjeta de credito

Browsing

El consumo con tarjetas de crédito volvió a crecer en julio, impulsado por los planes de descuentos y costos financieros más accesibles, de acuerdo con un relevamiento de First Capital Group en base a datos del Banco Central.

La operatoria en pesos a través de tarjetas de crédito registró un saldo de $ 682.429 millones, lo que significa una suba de 6,3% respecto al cierre del mes pasado, unos $ 40.719 millones por encima de junio.

El crecimiento interanual llegó al 63,9%, continuando con la aceleración respecto del mes previo y muy por encima de la inflación del período, indicó First Capital Group.

“En los últimos tres meses el alza ha sido del 23,1%. A medida que se van incorporando nuevas actividades observamos un crecimiento de estas carteras, que reúnen características de comodidad y flexibilidad más costos financieros relativamente más accesibles”, explicó Guillermo Barbero, socio de la firma.

Analizó que «además en julio se suma el efecto que ha tenido el éxito del Hot Sale, con descuentos y promociones de pago en hasta 18 cuotas con tarjeta de crédito para compras online».

Las operaciones con tarjetas de crédito en dólares registraron una fuerte suba en relación al mes anterior del 37,5%, sin embargo la caída interanual llega al 67,6%.

“Las ofertas de viajes al exterior durante el Hot Sale y la reapertura limitada de nuevas actividades pueden ayudar a explicar la reactivación del uso de la línea en moneda extranjera”, concluyó Barbero.

Los gastos en viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta de crédito en dólares alcanzaron durante enero los US$ 312 millones, el monto más bajo desde diciembre de 2011, afectados por el recargo del 30% implementado con el impuesto PAIS, informó el Banco Central.

Asimismo, apenas 600.000 «personas humanas» compraron dólares en el mercado cambiario -unos 2 millones menos que el mes anterior- por un total de US$ 92 millones, US$ 370 millones menos que diciembre.

Los datos figuran en el informe de «Operaciones en el Mercado de Cambios y el Balance Cambiario» de enero que publicó el BCRA en el que sostuvo que este efecto «podría asociarse al impacto de la implementación del impuesto previsto en la ley PAIS».

En el informe también se detalló que la cuenta de «Servicios», que incluye los gastos con tarjeta de crédito viajes y pasajes, tuvo un déficit total de US$ 25, un 96% menor el de enero de 2019, de US$ 676 millones.

«Se debe tener en cuenta que los cambios normativos instaurados a partir del último septiembre tienen un impacto directo en las cifras mostradas en la cuenta «Servicios», principalmente por la obligación de ingreso y liquidación de los cobros de exportaciones y por el registro de esas liquidaciones con la declaración jurada del cliente del concepto de la operación», explicó el BCRA en el informe.

Al respecto, el Central apuntó que «previo a septiembre, una gran parte de ingresos de este tipo se informaban como repatriaciones de cuentas propias del exterior (incluidas en la Cuenta Financiera Cambiaria) e incluso el cliente hacía uso de la posibilidad de no informar el concepto de la operación».

Por otra parte, el principal sector que ingresó dólares al país en enero fue «Oleaginosas y Cereales», que registró US$ 1.639 millones, casi exclusivamente por los conceptos incluidos en «Bienes» (cobros de exportaciones netos de pagos por importaciones), en línea con su condición de principal sector exportador de la economía.

«Estas ventas netas del sector se redujeron 18% respecto a las de enero de 2019», explicó el Central, que recordó que «el sector vendió de forma neta US$ 4.600 millones durante noviembre y diciembre, con una suba interanual de 84%, básicamente por la suba de ingresos por anticipos y prefinanciaciones del exterior».

El impuesto PAIS (Para una Argentina Inclusiva y Solidaria) es un gravamen del 30% sobre ciertas operaciones de cambio de moneda, dentro de las que se encuentran las destinadas a atesoramiento o viajes al exterior.

El tope será por extracción, pero no habrá límite para repetir la operación. También se restringió el uso para juegos de azar y apuestas y la transferencia de fondos a cuentas de proveedores.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) amplió este jueves el cepo cambiario al establecer límites para las algunas operaciones con tarjeta de crédito en el exterior, que incluyen un tope de 50 dólares para la extracción de efectivocomo adelanto.

Voceros de la autoridad monetaria aclararon que ese tope para retirar efectivo será por operación, pero que el procedimiento se podrá repetir de manera ilimitada aunque se cobrará la comisión correspondiente para cada una. 

«Las entidades financieras y otras emisoras de tarjetas locales deberán contar con la conformidad previa del Banco Central para acceder al mercado de cambios para realizar pagos al exterior por el uso de tarjetas de crédito, débito o prepagas emitidas en el país», estableció el Central.

El BCRA formalizó la medida a través del comunicado 6823 y entrará en vigencia a partir de este viernes. 

Detalló que el nuevo cepo afecta otras operaciones como la «participación en juegos de azar y apuestas»; «la transferencia de fondos a cuentas de proveedores de servicios de pago»; «la transferencia de fondos a cuentas de inversión en administradores de inversión radicados en el exterior»; «la realización de operaciones cambiarias en el exterior» y «la adquisición de criptoactivos en sus distintas modalidades».

La disposición es complementaria a los nuevos parámetros de control cambiario que se pusieron en marcha el lunes pasado, con el objetivo de resguardar el nivel de reservas internacionales del Central, tal como lo aseguró el titular de la autoridad monetaria, Guido Sandleris.

Pasadas las elecciones presidenciales, se decidió fijar un límite mensual de 200 dólares para las compras de pequeños ahorristas mediante sistemas electrónicos y de 100 dólares para aquellas que se realicen con efectivo.

Además, se aclaró que los controles no afectarán las transacciones asociadas con turismo, salvo en el caso de que aquellas personas que se encuentren en el exterior quieran extraer dólares y previamente tengan que adquirirlos para depositarlos en una cuenta en moneda extranjera, informó El Clarín.

La mujer denunció que además le robaron el DNI, y a través de mensajes de la tarjeta de crédito fue advertida de dos compras en locales del centro de Comodoro.

En la tarde del jueves se recepcionó una denuncia en la Seccional Primera. Allí una mujer afirmó que fue víctima del robo de una tarjeta de crédito y el DNI, con los que realizaron compras en dos locales céntricos.

La víctima relató que en la mañana del jueves se dirigió a la Escuela N° 501, donde trabaja y dejó su cartera en el salón de aulas. Al terminar su jornada laboral, cerca de las 14 horas, se retiró del lugar y se trasladó hasta un gimnasio donde hace Pilates. Allí dejo su cartera en un casillero de los vestuarios que cerró con llave, y cerca de las 15.30 horas cuando está por irse del lugar e intentó abrir la puerta del casillero, se encontraba trabada.

En ese momento, tras varios intentos logró abrirlo, agarró su teléfono celular y observó que tenía mensajes de texto de Tarjeta Naranja en donde le informaban sobre dos compras realizadas en locales céntricos, una de ellas por $7.161.61 y otra por $2.390.

Según reportó ADN Sur, inmediatamente revisó su billetera y constató que le habían robado el DNI y su tarjeta de crédito. Fue hasta el local donde realizaron las compras, y al explicarles la situación los vendedores confirmaron que una señora con anteojos hizo las compras. Y aseguraron que se parecía mucho a la foto del DNI de ella.

Ante esta situación, la mujer decidió realizar la denuncia a la espera de poder acceder a los registros de las cámaras de seguridad del local.

Según datos relevados por el BCRA a enero de 2019 (en virtud del Régimen Informativo establecido en la Comunicación «A» 5993), el servicio por la renovación de un plástico puede alcanzar los $ 3.016,53 (Banco Hipotecario) como máximo, mientras que el costo promedio roza los $ 1.800.

Renovar una tarjeta de crédito puede llegar a costar más de $ 3.000
La renovación de una tarjeta de crédito puede implicar un dolor de cabeza en algunos casos, no solo por el trámite en sí que puede implicar dicho proceso, sino – y sobre todo – por su elevado costo: en algunas entidades financieras puede llegar a superar los $ 3.000 (incluido el IVA).

Según datos relevados por el BCRA a enero de 2019 (en virtud del Régimen Informativo establecido en la Comunicación «A» 5993), el servicio por la renovación de un plástico (internacional) puede alcanzar los $ 3.016,53 (Banco Hipotecario) como máximo, mientras que el costo promedio roza los $ 1.800.

Esta última cifra marca la importante dispersión de precios que existe entre las entidades bancarias por dicho servicio: la brecha entre el menor costo relevado y el más alto llega a los $ 2.170,74.

La gran amplitud de valores se extiende además a las tasas (efectivas anuales), que cobran los bancos por el financiamiento a través de las tarjetas: desde un piso de 52,33% (Banco Nación), puede tocar el 155,37% (Hipotecario).

Para el caso de la reposición o reimpresión de la tarjeta por robo o extravío, los bancos pueden llegar a cobrar hasta $ 300 (Galicia), mientras que el costo promedio se ubica en los $ 219.

Por último, en lo que respecta al mantenimiento mensual de la cuenta corriente, el valor oscila entre un mínimo de $ 257,73 (Banco Ciudad), y un tope de $ 476,15 (Supervielle). El promedio se sitúa en los $ 360, dado que en varias entidades el costo por este servicio no baja de los $ 400, como los casos de Francés o Galicia.

Ámbito