Tag

superclasico

Browsing

El presidente Mauricio Macri condenó hoy los hechos de violencia registrados el sábado en las inmediaciones del estadio de River Plate, cuestionó con dureza el accionar del Poder Judicial porque liberó a los detenidos por los desmanes “a las pocas horas” y anunció que impulsará una ley para ayudar a combatir a las barras bravas.

“Realmente no lo entiendo”, sentenció Macri.

Tras liderar una reunión de gabinete en la Casa Rosada, el mandatario se mostró muy ofuscado por lo ocurrido el fin de semana en torno al trunco partido de River y Boca por la final de la Copa Libertadores de América en el Monumental de Núñez.

Macri siguió los incidentes desde la quinta oficial de la localidad bonaerense de Chapadmalal, donde estaba descansando. “Lo que pasó nos abochorna a todos los argentinos”, sentenció.

“Cómo puede ser que tras las críticas a la Policía porque detuvo sólo a 23 personas por los desmanes del sábado, en horas, de vuelta esas personas estén libres. No entiendo. No entiendo en nombre de todos los argentinos. No entiendo”, enfatizó el Presidente.

Macri también criticó que la jueza Patricia Larocca porque “soltó” el viernes al líder de la barra brava de River, Héctor “Caverna” Godoy, por considerar que fue sólo una contravención tener en su casa 300 entradas y más de siete millones de pesos.

“Se comprobó a todas luces que las entradas eran reales y no falsas. Cómo el juez va a tipificar el tema como contravención y soltar a este señor (Godoy), que ahora es uno de los principales apuntados junto a esos 300 barras como los organizadores de la agresión”, se quejó Macri.

Por ello, sostuvo que la Argentina necesita que los jueces, los fiscales, las fuerzas de seguridad y cada ciudadano trabajen en conjunto para terminar con la violencia. “Yo estoy acá y no me voy a resignar: esto va a cambiar y está cambiando”, dijo el jefe del Estado.

Proyecto de ley

Macri indicó que el Gobierno está ahora abocado a que la cumbre de líderes del G-20 “salga bien”, pero aclaró que lo sucedido el sábado tiene que llevar a los argentinos “a la reflexión”, por lo que hay que ir “al fondo de la cuestión”.

En ese contexto, anunció que incluirá en el temario para sesiones extraordinarias del Congreso que convocará próximamente un proyecto de ley del Poder Ejecutivo para combatir la violencia en el fútbol.

“Hace dos años y medio que los ministros presentaron una ley contra los barrabravas. Esto va a ayudar a que ningún fiscal ni juez se equivoquen en cómo tipificar este tipo de delitos. Y esto para que podamos apoyar a nuestras fuerzas de seguridad cuando actúen. Porque si no las apoyamos, después no nos quejemos cuando actúen. Espero que lo podamos aprobar”, afirmó.

El operativo policial

“Y más allá de los operativos policiales yo no me puedo resignar como Presidente, representando a la inmensa mayoría de los argentinos que somos pacíficos, que para organizar un espectáculo deportivo hay que militarizar toda la zona, prácticamente toda la ciudad. Es una locura, no es lo razonable”, dijo Macri.

El jefe del Estado sostuvo que el partido entre River y Boca no tendría que haber sido distinto a la “maravillosa experiencia” que tuvo la Capital Federal con los Juegos Olímpicos de la Juventud, unos 45 días atrás con la presencia de un millón de argentinos como público.

Macri consideró que los espectáculos deportivos deberían darse de manera “pacífica y ordenada” porque además de un operativo policial “hay un sistema judicial que garantiza que aquel que no cumple es el que realmente la va a pasar mal”.

Agregó que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, “ya está estudiando y viendo cómo se va a perfeccionar” el operativo para cuando se organice el partido.

El mandatario afirmó que pasó un fin de semana con “días lindos” en Chapadmalal. “Pero que igual lo calificaría como triste, frustrante, porque trabajo hace muchos años ya, desde cuando era jefe de Gobierno de la Ciudad, para ayudar a poner a la Argentina y a los argentinos en otro lugar”, manifestó.

Habló de “otro lugar” que abra oportunidades de crecimiento y desarrollo para el país, que permita a la Argentina asociarse con el resto del mundo porque de esa manera va a crecer. “Y lo que pasó este fin de semana, claramente, no contribuyó en nada en todo lo que estamos haciendo”, sostuvo.

“Una vez más la violencia ha ganado un espacio, pero frente a esto no nos queda otra cosa que persistir. Rechazar a los violentos y a las mafias que muchas veces están detrás de este tipo de violencias”, añadió el mandatario.

Y en ese sentido, aseguró: “La única sociedad posible es aquella en la que rige la ley y todos somos iguales frente a ella. Por eso, tenemos que seguir trabajando y mucho, dado que tenemos fallas en ese sistema”.

“Tenemos todavía una parte de la dirigencia que apaña este tipo de cosas, como una conducta razonable tirar piedras, agredir, violentar. Y claramente esto no es aceptable, bajo ningún concepto”, concluyó.

Fuente: La voz

Se enfrentan en el Monumental desde las 17 con arbitraje de Andrés Cunha. El Millonario va por su cuarta estrella; el Xeneize busca la séptima. El operativo de seguridad contará con 2200 efectivos y habrá un control antireventa. Los datos.

a espera terminó y se viene una definición a todo o nada. A dos semanas del partido de ida que terminó igualado 2 a 2 en la Bombonera, River y Boca disputarán este sábado en el Monumental la revancha de la superfinal de la Copa Libertadores que consagrará al campeón de la histórica definición.

El encuentro se disputará desde las 17:00 en el estadio “Antonio Vespucio Liberti”, con el arbitraje del uruguayo Andrés Cunha, asistido por su compatriota Leodán González a cargo del VAR, y la televisación de Fox Sports. La Seguridad de la Capital Federal diseñó un operativo especial para este evento que tendrá encima los ojos del mundo.

En caso de persistir el empate –esta vez no hay gol de visitante-, el partido irá a alargue, donde los técnicos podrán hacer un cuarto cambio, y eventualmente a definición por penales, en la que también se aplicará el VAR.

Tal como ocurrió en la ida, el juego de este sábado contará solo con la parcialidad local, por cuestiones vinculadas a la seguridad, lo que provocará un “banderazo” de los hinchas de Boca en la concentración “xeneize”, tal como ocurrió con River en la previa del primer juego.

El cruce protagonizado por los dos equipos argentinos más importantes será el último de la vieja modalidad, ya que a partir de la próxima edición de la Copa habrá una sola final, al estilo europeo, que se jugará en Santiago de Chile.

Tres nombres para un lugar en Boca. Barros Schelotto perdió a Cristian Pavón, quien sufrió en el primer tiempo una lesión muscular en el isquiotibial izquierdo -después se confirmaría que era un desgarro- y fue reemplazado ese día por Darío Benedetto.

Esta vez el técnico Guillermo Barros Schelotto no apostaría por el doble 9, con Benedetto y Ramón Ábila, sino que analiza tres esquemas distintos, donde aparecen los nombres del juvenil Agustín Almendra, el experimentado Carlos Tevez y el atacante Mauro Zárate como posibles reemplazos de Pavón.

Almendra podría estar para reforzar la mitad de la cancha, un sector en el que River podría disponer cinco hombres, mientras que lo de Tevez y Zárate tiene que ver con un punto más táctico y por la experiencia de ambos, sobre todo del “Apache”.

En tanto, parece un hecho que el arco será para Esteban Andrada, quien volvió en buen nivel ante Patronato por la Superliga, tras un parate de más casi dos meses por una fractura en el maxilar, mientras que el resto del equipo no tendrá variantes respecto al 2 a 2 jugado en la Bombonera.

Quintero o Mora, la duda de Gallardo. Por el lado “millonario” tampoco hay equipo confirmado. La “batalla” de la Bombonera dejó en el camino al delantero colombiano Rafael Santos Borré, por acumulación de amarillas, mientras que Ignacio Scocco, su posible reemplazante, no pudo recuperarse de una lesión en el gemelo derecho y fue descartado entre semana.

De esta manera, Rodrigo Mora aparece como primera opción en la delantera para acompañar a Lucas Pratto, aunque Marcelo Gallardo -que sigue suspendido y no estará en el banco- duda entre darle pista al delantero uruguayo o sumar un volante, que podría ser el colombiano Juan Fernando Quintero.

De hecho, el “Muñeco” ensayó las dos variantes durante los últimos movimientos realizados por el plantel riverplatense en Cardales.

El caso de Mora es especial, ya que el atacante oriental se perdió la final de la Libertadores 2015 por una lesión, dejando su lugar a Fernando Cavenaghi, que terminó siendo figura y campeón, por lo que esta podría ser su revancha.

Otra variante que realizará Gallardo con respecto a la ida es disponer el regreso del capitán Leonardo Ponzio, recuperado de una lesión muscular, quien ingresará por Lucas Martínez Quarta.

 

442.perfil.com