Tag

Subasta

Browsing

En los próximos meses prevén realizar dos subastas más a fin de contribuir al abastecimiento de materia prima de los aserraderos de la región.

El Gobierno del Chubut, a través del Ministerio de la Producción encabezado por Hernán Alonso, concretó días atrás la primera subasta del año de madera proveniente de las plantaciones provinciales ubicadas en la zona cordillerana de Lago Puelo.

A cargo de la mencionada venta estuvo la Subsecretaría de Bosques e Incendios de la Provincia, a cargo del Ingeniero Rodrigo Roveta. Asimismo, como cada año asignó la actividad de extraer la madera de Pino y Oregón, que periódicamente oferta, a los obrajeros forestales locales.

En esta oportunidad, la Subsecretaría subastó 959 m3 de rollizos de Oregón y pino entre aserraderos inscriptos en el correspondiente registro. La Provincia obtuvo 1.626.837 de pesos a partir de las ofertas hechas por los aserraderos Currumahuida, Piltriquitrón, Andino, Flor de Notro, Emprendimiento Maderero SRL, y Don Santiago.

Desde la cartera de Bosques e Incendios, con oficinas centrales en la ciudad de Esquel, informaron que en los próximos meses prevén realizar dos subastas más a fin de contribuir al abastecimiento de materia prima de los aserraderos.

Obrajeros

Como cada año, un grupo de obrajeros forestales fue contratado por el Gobierno de la Provincia para extraer los lotes de rollizos de las plantaciones provinciales para luego subastarlos. Este año son 11 los trabajadores abocados a la tarea.

En principio, el personal de la Delegación Forestal Lago Puelo, dependiente de Bosques, marca las plantas que pueden ser extraídas de acuerdo a lo que indica el Plan de Manejo de las Forestaciones del Noroeste de Chubut, que estipula cómo aprovechar en forma sustentable las 1.100 hectáreas de coníferas exóticas -pino y oregón- distribuidas en el área.

Luego, cada obrajero tiene una parcela en la que debe realizar las tareas necesarias para obtener la cantidad de metros cúbicos de madera que se le haya asignado. Entre ellas: cortar y voltear las plantas marcadas, quitarles las ramas y las puntas, acancharlas, y quemar los residuos forestales originados en el proceso.

El proceso productivo se completa cuando los rollizos acanchados son subastados entre los aserraderos fijos inscriptos en la provincia, los que posteriormente procesan la materia prima.

Hoy comenzó la primera subasta inversa para la compra de gas que el Gobierno convocó para definir el precio del hidrocarburo para el periodo entre abril y marzo del próximo año. Y el resultado no fue del todo el esperado. Cuando las estimaciones oficiales proyectaban un valor menor a US$4,50 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), el precio promedio finalizó en US$4,62.

Este precio de gas proyecta que las tarifas aumentarán por lo menos un 35% a partir del consumo de abril, con impacto en las boletas de mayo y junio. En octubre habrá una nueva actualización del cuadro tarifario, pero como el precio del gas ya está establecido, la suba será acorde a la variación del tipo de cambio -ya que los contratos siguen en dólares- y por la inflación pasada.

El mayor precio de gas está explicado por cómo fue diseñada la subasta. Según las reglas de juego, el precio del dólar pactado saldrá del promedio del tipo de cambio del Banco Nación de los primeros 15 días de abril. Luego, hasta octubre, a las empresas no se les va a compensar por la diferencia cambiaria.

«Por decreto, el Gobierno prohibió el traslado de las diferencias diarias por tipo de cambio a las tarifas. Las propias empresas tienen que considerar los mecanismos que consideren más eficientes para esta cobertura», dicen en la Secretaría de Energía.

Ese seguro de cobertura sería el que explica los centavos de más que tuvo el precio del gas. «Las empresas tienen que cubrirse de las posibles diferencias de precio que haya, y eso lo hacen con tasas de interés que hoy están muy altas, entre 46% y 50%», indica un especialista del sector.

El valor de US$4,62 aun así es más bajo que el precio del invierno pasado, que estaba fijado en US$4,68 el millón de BTU. Pero, es mucho más alto que el precio del gas en verano, que ahora está en US$3,90.

Mañana habrá una segunda subasta pero se ofertará la producción del noroeste, que es menor en comparación a la oferta de las cuencas neuquina, del golfo San Jorge, Santa Cruz Sur y Tierra del Fuego, que se subastaron hoy.

Las facturas de gas están compuestas por tres eslabones: producción, distribución y transporte de gas. En promedio, el 50% del peso de la factura es el valor del gas. Casi un 15% es distribución, un 10% es transporte y lo que queda son impuestos (un 21% por IVA y el resto por Ingresos Brutos y otros tributos provinciales o municipales).

«El precio promedio fue de US$4,62 por millón de BTU, por un suministro de gas anual de 14,3 millones de metros cúbicos (m3) diarios en período estival y unos 35,7 millones de m3 diarios en el período invernal», especificaron en la Secretaría de Energía.

«La subasta logró cubrir el 96% de la demanda solicitada por parte de las distribuidoras que se presentaron. Antes del inicio de la ronda, se conoció que las distribuidoras solicitaron 14,9 millones de m3 diarios de gas en periodo de verano (equivalente a 37,3 millones en invierno). Durante la ronda, los vendedores ofrecieron 20,5 millones de m3 diarios en verano (51,3 millones en invierno)», agregaron.

 

La Nación