Tag

suba

Browsing

Los precios de las naftas aumentarían a partir de las cero horas de mañana. Axion Energy, Raízen y productores no integrados quieren un aumento en surtidor apenas por debajo del 10% para recuperar el atraso en surtidor provocado por el congelamiento, que supera el 15%. La petrolera estatal pretende, en cambio, mover tres veces más sus precios un 5% antes de fin de año.

El inminente aumento de los combustibles —que casi con seguridad se materializará a partir de las cero horas del jueves— posee ribetes particularísimos: será la primera vez que YPF, la mayor petrolera del mercado, instrumente una suba de las naftas y gasoil sin validarlo primero con el Gobierno Nacional.

El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, ya lo dejó en claro a principios de noviembre, cuando autorizó vía resolución un incremento del 5%. Caído el congelamiento (expira hoy 13 de noviembre), las petroleras tendrán potestad de ajustar sus pizarras.

Hasta ahora, aunque oficialmente defendía la vigencia del libre mercado, Lopetegui negoció con Miguel Gutiérrez, presidente de YPF, la cifra definitiva cada aumento. Pero en un escenario atípico como este, en el que el gobierno de Mauricio Macri se desprendió de la gestión de la economía y la transición hasta la asunción del Presidente electo Alberto Fernández se caracteriza por la falta de liderazgo del Estado, el alza lo definirán las empresas sin injerencia del Poder Ejecutivo. Los asesores del Frente de Todos tampoco tendrán participación. Parece una obviedad, pero no lo es. Es la primera vez que sucede en, al menos, un año y medio.

La posición de los privados es disímil. No hay consenso entre las refinadoras.

Axion Energy —controlada por Pan American Energy (PAE) — y Raízen — subsidiaria de Shell y de la brasileña Cosan—pretenden aumentar sus combustibles en la banda del 9% para recuperar más rápidamente el atraso del 15% que aún existe en el surtidor con relación a los precios de importación como resultado del congelamiento.

Los productores no integrados —como Pluspetrol, Tecpetrol, Vista Oil&Gas, Capsa y Sinopec, entre otros— respaldan tácitamente esa lectura. Quieren empezar a cobrar cuanto antes un precio del petróleo que esté en línea, al menos, con la paridad de exportación. “El tipo de cambio y el Brent se movieron ligeramente hacia arriba, por lo que lo mejor es tratar de recuperar el atraso antes de fin de año. Una suba del 5% o 6% como la que pretende YPF ni siquiera cubrirá la inflación de noviembre”, explicaron desde una petrolera. “Además, las empresas de todos los rubros están indexando sus precios entre un 8% y un 12% antes de diciembre para cubrirse frente al acuerdo de precios y salarios que seguramente impulsará Alberto Fernández. Deberíamos hacer lo mismo”, agregaron.

Mayor cautela

YPF no comparte esa visión. Cree que con dos o tres subas más del 5% podrían recuperar el atraso en surtidor. Eso implicaría incrementar los precios dos veces más en diciembre (una a principios de mes y otra a mediados o hacia fin de año). A diferencia de la suba de principios de noviembre que se destinó en gran medida a cubrir la actualización del componente impositivo, este aumento se destinará casi íntegramente a recomponer el precio del barril que perciben los productores, que hoy cobran un 25% menos que en el mercado internacional. Si se suma el incremento del principio de mes, los combustibles terminarán aumentando en noviembre un 11 por ciento.

En la práctica, YPF fija la pauta de precios del mercado por su propio peso específico (vende 6 de cada 10 litros de naftas). Ninguno de sus competidores puede alejarse demasiado de sus números porque termina perdiendo. Lo más probable es que todos siguiendo la estrategia de precios de la petrolera controlada por el Estado.

Las cifras de aumento para cada producto —como el atraso del gasoil es más marcado, es probable que termine subiendo más que las naftas— se terminarán de definir hoy a la tarde en el piso 32 de la torre de Puerto Madero de YPF.

Todos los ministros de Cambiemos mantuvieron un encuentro en la Rosada este mediodía. Tensión y nerviosismo en el Gobierno por la desbandada del dólar.

Los miembros del gabinete nacional se reunieron en Casa Rosada este jueves. La nueva trepada del dólar y el riesgo país aceleraron el pulso y alteraron el ánimo de los funcionarios en Balcarce 50.

Según informó la periodista de ámbito.com, Liliana Franco, en la de Gobierno los miembros del gabinete nacional prefieren el silencio y continuar con la agenda prevista, aunque en un clima de silencio y caras largas.

El jefe de gabinete Marco Peña encabeza un almuerzo con el resto de los ministros, según dicen fuentes oficiales un encuentro que “ya estaba pautado” y que nada tiene que ver con la situación que disparó la desconfianza de los inversores.

El presidente Mauricio Macri está en su despacho y por el momento no estaba previsto que se sume al almuerzo, y las mismas fuentes rechazaron que esté prevista una conferencia de prensa.

Cuentan en las cercanías del salón presidencial, que el primer mandatario “está de muy mal humor” y que suspendió una entrevista que tenía pautada con una radio de Rosario.

Aunque los funcionarios prefieren el silencio, los cruces de llamados y mensajes para monitorear la marcha de los mercados se multiplican entre los miembros del gabinete.

En el Ministerio de Economía hay reuniones de monitoreo y coordinación para enfrentar el nerviosismo que viven los mercados internacional y locales.

La desconfianza sobre el escenario electoral también despertó cierta inquietud en el Fondo Monetario Internacional, tal como plantean brokers asentados en el corazón de Wall Street.

 

minutouno

El jefe de Estado tenía pactado salir al aire con una radio de Rosario para apoyar a Corral. Pero decidieron postergarla.

El Gobierno intentar mostrar tranquilidad en medio de días de turbulencia económica. Y ni siquiera la inestabilidad de los mercados y la volatilidad del dólar que desde temprano se advirtió en la City modificaron esa estrategia general. Sin embargo, Mauricio Macri modificó parte de su agenda para mantenerse atento a la dura situación económica: a último momento, decidió postergar una entrevista que tenía pactada con un medio de Santa Fe, para estar «abocado» a la evolución de la jornada.

La novedad trascendió a partir del anuncio que hicieron desde la radio a la que Macri iba a conceder la nota. Se trata de Radiofónica, FM 100.7 de Rosario, en la que el jefe de Estado iba a hablar para apuntalar al candidato de Cambiemos a la gobernación de Santa Fe, el radical José Corral.

«Ibamos a charlar con el presidente Macri. Teníamos programada una entrevista de media hora para charlar de distintos temas nacionales. La situación tal vez no era la ideal. El Presidente se levantó con un dólar a 47 pesos, que es parte de la situación que se vive, con la inflación, la crisis, la preocupación y de lo mal que está el país. Y entonces pidió postergar la entrevista para la semana que viene. Es un pedido formal de Presidencia, donde nos pide (pasarla) para la semana que viene», dijo el conductor del programa Todo Pasa, intentando aclarar por qué finalmente no se llevaría a cabo la comunicación telefónica con el mandatario, anunciada durante el programa.

Según el periodista, la explicación que ofreció la Casa Rosada por el cambio de último momento se basó en la necesidad del mandatario de atender la situación económica: «Gentilmente nos dijeron que está abocado a esta historia, reunido».

Ante la consulta de Clarín, en Balcarce 50 dijeron algo similar. Expusieron que se trataba de un cambio en la agenda. «Tenemos que estar abocados a otra cosa en este momento», explicaron.

Lo curioso es que se da en un contexto en el que el Gobierno se esfuerza por dejar en claro que mantiene la calma pese a la suba del dólar, «porque está dentro de la flotación que se prometió en el programa con el FMI» y hasta incluso pasado el mediodía se descartaban cambios en la estrategia de intervención.

Fuentes oficiales aseguraban a Clarín que desde el Banco Central, a cargo de Guido Sandleris, acercaban datos tranquilizadores al Presidente: luego de transcurrida la primera hora, en la que el dólar ya se había disparado más de 2 pesos, advirtieron que el volumen operado era similar («apenas por encima») al de la jornada del miércoles.

 

Clarin

Más allá de la increíble suba de la tasa, de las restricciones autoimpuestas en la emisión monetaria y hasta del préstamo del FMI, el Gobierno sigue eligiendo esquivar cuestiones tan elementales como la dinámica de la fuga de capitales, la acumulación de deuda en el Banco Central vía Leliqs, o las recetas que está aplicando para lograr el crecimiento económico.

Primero lo más importante: el dólar no va a dejar de subir en la Argentina. Más allá de la increíble suba de la tasa, de las restricciones autoimpuestas en la emisión monetaria y hasta del préstamo del FMI, el Gobierno sigue eligiendo esquivar cuestiones tan elementales como la dinámica de la fuga de capitales (los “problemas” con el dólar), la acumulación de deuda en el Banco Central vía Leliqs, o las recetas que está aplicando para lograr el crecimiento económico.

Habrá que mencionar que son esas restricciones vinculadas a la falta de dólares las que han impulsado una brutal devaluación el año pasado y parte de la aceleración inflacionaria vía ajuste de tarifas en servicios y combustible.

El Gobierno sigue pensando que, para salir de la crisis, es necesario lograr el déficit cero. En su concepción (el término es excesivo) el déficit es lo que genera la inflación, y ésta a su vez, es la que ha boicoteado sus planes para llegar a una “pobreza cero”.

Por ende, con el ajuste en marcha (y garantizado hacia adelante) el Presidente y sus funcionarios se encargan de esbozar que hay sectores de la economía que están bien y que eso es señal de que pronto llegará la ansiada recuperación. Pero elige pasa por alto y no mencionar que esos sectores tienen el precio de sus productos dolarizados: energía, servicios públicos, combustibles, agro y hasta el mercado financiero cuyas tasas forman parte de una tríada junto con la emisión monetaria y las reservas que alimenta el FMI.

En definitiva, enhebrando todos estos conceptos, lo que hace el Gobierno cada vez que dolariza un sector, es garantizar que la inflación seguirá teniendo una vigencia insoslayable este año a fuerza de ajustes de tarifas, lo que debería contemplar también un fortalecimiento de la tasa de interés, algo que va a generar más recesión. Esto es así porque el insumo básico de cualquier proceso productivo es la energía eléctrica, el gas y hasta el combustible líquido.

Independientemente de que, en ocasiones, una moneda como el dólar pueda apreciarse contra el resto de las monedas del mundo, la vulnerabilidad de la economía y las magras perspecticas vigentes, hacen que el impacto siempre sea mayor en nuestro país. Si la dinámica ratificada por el Presidente continúa, es fácil predecir que el dólar sufrirá nuevas presiones de demanda, impulsadas por el avance de la inflación y la incertidumbre electoral.

Ámbito

El Gobierno publicó este miércoles el decreto con el aumento por el que, desde este mes, los beneficiarios cobrarán todos los incrementos previstos para el año.

El Gobierno oficializó este miércoles el aumento de 46% para la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo. La asistencia actualizada por la suba será liquidada desde este mes.

El porcentaje había sido anticipado por el presidente Mauricio Macri en su discurso de apertura del año legislativo en el Congreso, el 1 de marzo. En lugar del 11% previsto, los beneficiarios cobrarán este mes todos los incrementos que se habían previsto para el año.

La AUH pasará así de los actuales $ 1.816 a $ 2.644. Llega a 4 millones de beneficiarios y tendrá un costo fiscal de $ 15.000 millones, según informaron desde el ministerio de Hacienda.

El Comodorense

El billete verde, que llegó a perder 44 centavos, ahora cae tres centavos a $ 42,09 en bancos y agencias de la city poteña, según el promedio de ámbito.com. En el MULC la divisa cede 10 centavos a $ 41,10 y se mantiene más cerca del piso de la banda, establecida para hoy por el BCRA entre $ 38,889 y $ 50,327. El blue, en tanto, opera estable a $ 41.

El dólar pierde tres centavos este lunes a $ 42,09 -llego a descender hasta 44 centavos en el inicio de la rueda- y encadena su segunda caída en fila en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com. Ocurre por una ligera liquidación de dólares del sector privado, lo que aliviaba al mercado tras una semana de fuerte volatilidad cambiaria, dijeron operadores.

Se da en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa retrocede 10 centavos a $ 41,10 luego de tocar mínimos en $ 40,55. De esta manera, se mantiene cerca de la banda inferior de flotación, establecida para hoy por el Banco Central entre $ 38,889 y $ 50,327.

En el mercado informal, el blue opera estable a $ 41 en cuevas de la city porteña. El contado con liquidación, en tanto, restó el viernes $ 1,37 a $ 41,43.

Analistas agregaron que el triunfo electoral a gobernador por parte del oficialismo provincial en la provincia patagónica de Neuquén, donde se encuentra el yacimiento de hidrocarburos no convencionales Vaca Muerta, también aportaba algo de tranquilidad a los negocios financieros.

La caída de la moneda estadounidense sucede a la par que en el resto de la región. Tal es así que en Brasil pierde un 0,6%; en México un 0,3% y en Chile otro 0,3%.

En tanto, el BCRA realizará este lunes una única licitación de letras Leliq, tras el sorpresivo desdoblamiento de la operación que hizo el viernes pasado en medio de una fuerte suba del dólar mayorista, dijeron operadores.

Agregaron que la autoridad monetaria ofrecerá la apertura de negociación a las 14.15, con un monto indicativo de colocación de u$s 160.000 millones.

En ese contexto, el mercado estará atento a una nueva licitación de Letras del Tesoro en dólares que comienza este lunes y finaliza el martes a las 15, con una tasa nominal anual de 4,5%.

Cabe recordar que el billete verde viene de caer el viernes un 2,8% (o $ 1,23), con lo que cortó una racha de cuatro alzas consecutivas en la que acumuló un avance del 8,4% y alcanzó su máximo histórico en $ 43,50.

En el segmento mayorista el dólar retrocedió un 3,1% (o $ 1,30) a $ 41,20, en una rueda en la que el Banco Central realizó dos licitaciones de Leliqs a 7 días con el objetivo de mejorar la señal de política monetaria y calibrar con más precisión la liquidez del sistema.

La autoridad monetaria convalidó una tasa promedio con una suba de más de 600 puntos a casi el 58% anual, el mayor nivel desde mediados de enero.

En la primera colocación de letras del día, el BCRA absorbió $ 104.865 millones (unos u$s 2.539 millones), y avaló una tasa promedio del 56,765% anual (máxima del 58,898% y mínima del 52%).

Luego, la autoridad colocó nuevas Leliq por $ 101.326 millones (unos u$s 2.462 millones) a una tasa promedio del 59,061%. El rendimiento máximo fue del 60,49% y el mínimo del 52,51%. En total, absorvió $ 21.192 millones.

Por último, las reservas del Banco Central aumentaron el viernes u$s 160 millones hasta los u$s 68.575 millones.

Dólar en el mundo

El dólar caía el lunes tras cifras mixtas en las ventas minoristas, mientras que la libra se apreciaba antes de las votaciones en el Parlamento británico sobre un acuerdo que podría decidir los términos del Brexit.

El índice dólar tenía un declive marginal de 0,04% a 97,267. El Departamento de Comercio reportó que las ventas minoristas en Estados Unidos tuvieron un aumento inesperado en enero pero la cifra de diciembre se revisó a una cifra mucho más baja que la informada originalmente.

Ámbito

El billete verde se disparó $ 1,78 en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com. En el MULC, la divisa subió $ 1,75 a $ 42,50 pese a que el BCRA absorbió $ 63.000 millones y convalidó suba de la tasa de Leliq a casi 52%. En tanto, el blue sube $ 2 a $ 42,50.

En un contexto de alta inflación y con el riesgo país por encima de los 775 puntos básicos, el dólar escaló este jueves un 4,3% al récord de $ 42,50 en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com pese a que el Banco Central convalidó suba de tasas, absorbió pesos e intervino en futuros.

El récord anterior se había registrado en los $ 41,94, el 28 de septiembre en medio de la corrida cambiaria y previo al desembarco de Guido Sandleris en la presidencia del Banco Central.

En el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), la divisa avanzó un $ 1,75 a $ 42,50 y tomó distancia del piso de la banda de flotación, establecida por el Banco Central entre $ 38,790 y $ 50,199. El volumen total operado cayó un 15,44% a u$s 520 millones.

La escalada de la moneda estadounidense se dio en consonancia con la región. Tal es así que en Brasil el dólar gana un 0,7%; en Chile suma otro 0,7% mientras que en México sube un 0,5%.

Gustavo Ber dijo a ámbito.com que «se está viendo una aceleración del proceso de dolarizacion, tanto por factores internos (incertidumbre electoral, datos económicos) como externos (cautela y aversión al riesgo hacia emergentes)».

«El BCRA está intentando amortiguar el ritmo de la escalada, con mayores tasas y absorción, así como venta de futuros) pero por ahora prevalece la demanda por coberturas. A la incertidumbre doméstica, se están sumando en las últimas ruedas ruidos externos que profundizan la aversión al riesgo y los desarmes de carteras».

En este contexto, el Banco Central colocó $ 223.174 millones (vencían $ 160.000) con una tasa promedio de corte de 51,862%.

El operador Fernando Izzo destacó que la licitación de Leliq «no produjo el resultado esperado por la autoridad monetaria porque, como la oferta de dólares es escasa por el “rally” de suba de 8,55% en los últimos tres días, los vendedores aparecen tímidamente y con precios groseros».

El analista de EcoLedesma señaló que «la tasa empieza a reaccionar con más firmeza así que habrá que ver si el tipo de cambio da acuse de recibo».

Puntualizó que «es la absorción monetaria diaria más grande vía Leliq desde que comenzaron las licitaciones. Ya se asegura un sobrecumplimiento de la meta de base monetaria promedio mensual muy mayor al anunciado para marzo».

Asimismo, en el mercado de futuros, donde se negociaron u$s 1.283 millones, fue un día movido con intervenciones del BCRA intentando calmar las expectativas del mercado. De este monto más del 65% se pactó entre marzo y abril con precios finales de $ 43,70 y $ 45,10 con tasas finales a estos precios del 42,94% y 41,35% TNA.

Otros mercados

En el mercado de dinero entre bancos el call money se operó estable a un promedio del 45%. En swaps cambiarios se pactaron u$s 92 millones para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compra-venta de dólares para viernes y el lunes próximo.

En la plaza informal, el blue sube $ 2 a $ 42,50 en cuevas de la city porteña. En tanto, el “contado con liqui” ascendió ayer 45 centavos a $ 40,76.

A su vez, las reservas del Banco Central crecieron el miércoles u$s 5 millones hasta los u$s 68.349 millones.

Ámbito

Desde Ecolatina, Orlando J. Ferreres, CESO y ABECEB dieron su pronóstico a este medio. Estaría impulsada por tarifas y carne vacuna, principalmente. De confirmarse la suba, ubicará el aumento para el primer bimestre por encima del 6%.

Con la sorpresiva cifra de inflación difundida por el INDEC para enero, que ubicó la suba en 2,9%, los pronósticos para febrero hacen prever un mes caliente. En diálogo con ámbito.com, consultoras remarcaron que el incremento podría cerrar cerca del 3,5% empujado por las tarifas, el aumento de la carne y una inflación inercial. De confirmarse la cifra, ubicará el Índice de Precios al Consumidor por encima del 6% solo en el primer bimestre.

El 2018 cerró para el olvido dentro del Gobierno en materia de inflación. El organismo que conduce Jorge Todesca dio cuenta de un alarmante aumento del 47,6% en 12 meses, lo que la colocó como la más alta de los últimos 27 años. La devaluación y los aumentos de tarifas se transformaron en un caldo de cultivo para los bienes y servicios y si bien la primera parece haberse estabilizado, los segundos siguen haciendo mella, al menos a corto plazo.

Consultoras dieron su previsión a ámbito.com para el segundo mes del año y coincidieron en que no será un febrero calmo sino que, por el contrario, cerrará con una inflación “caliente”. En algunos casos, la ubican en torno al 2,6% mientras que otros la posicionan cerca del 3,5%.

Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de Ecolatina, adelantó que “la primera quincena de febrero en comparación con la primera de enero nos dio 3,4% y estamos previendo que el mes cerrará entorno al 3,5%”.

“Vemos que hay una sorpresa no agradable en el precio de la carne vacuna. Venía bastante tranquilo, pero empezó a subir en el mercado mayorista de enero y en febrero nos da una suba fuerte cercana al 10%. Eso tiene un impacto que llega a Alimentos y Bebidas, que cerraría en por lo menos 3,5% lo cual hace que la inflación en el segundo mes siga acelerándose”, profundizó.

Para explicar la suba, hizo hincapié en que “los precios del ganado venían retrasados respecto al dólar”. Esta actualización se vio en parte en enero, pero Sigaut Gravina adelantó que “en febrero va haber un aumento de casi el 10% de la carne vacuna, lo que explica porque ya no estamos hablando de 3% sino de 3,5%. Esto puede llegar a marzo y golpear también el valor del pollo. Estamos hablando de un bien sensible de cara a las paritarias y la gente lo va a sentir”.

Con respecto a la cifra de enero difundida por INDEC, Sigaut Gravina dijo que fue “una sorpresa porque nos estaba dando parecido a la cifra de diciembre, mientras que febrero lo veíamos apenas arriba de estos”.

En cuanto a la persistencia de la inflación en un contexto recesivo, Sigaut Gravina sostuvo que es en parte producto de la “inercia pero también porque tenemos una inflación elevada y persistente hace más de 10 años y en 2018 se aceleró y mucho, con algunos precios que todavía no se habían actualizado. A eso hay que sumarle las tarifas”.

Un estudio realizado por la Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella señala que la inflación esperada por la sociedad para el 2019 continúa ubicándose en torno al 30%. Para Sigaut Gravina, la inflación anual “rozará el 35% y con los datos de inicio de año confirman esta percepción”.

Fausto Spotorno, economista y director del Centro de Estudios Económicos Orlando J. Ferreres, ante la consulta sobre las expectativas de inflación para el mes corriente y señaló que están pronosticando “cerca del 3%, con un impacto muy grande de tarifas”. En ese sentido, sostuvo que “el tema clave es ver si Alimentos afloja, lo cual creemos que sí. Pero si no, estaríamos arriba de esa cifra”.

En cuanto al impacto de las tarifas en el IPC, el economista de OJF sostuvo que “en el muy corto plazo impacta pero en el mediano plazo no. Este mes el incremento será por ese motivo pero en los siguientes las tarifas van a tener un impacto desflacionario sobre el resto de los bienes porque al tener que pagar tarifas no podes comprar otros productos”, agregó Spotorno.

Un informe que difundió el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz señala que el índice de precios de supermercados, que corresponde a un seguimiento de más de 20.000 productos, se ubicó en 0,38% solamente durante la segunda semana de febrero. Asimismo, en comparación a la misma semana de enero, la cifra se elevó a 2,58%. Por otro lado, desde la consultora ABECEB informaron que la previsión será de 3%.

El director del CESO Andrés Asiain adelantó que “la estimación para febrero es de 2,6%”, lo cual la ubicaría apenas 0,3 puntos porcentuales por debajo de enero.

Para explicar el porqué del alza de precios pese a la recesión económica, Asiain aclaró que “para nosotros la inflación no es monetaria ni de demanda”. “Hubo un shock de costos de la devaluación que todavía se continúa trasladando a precios. También hubo reclamos salariales que fueron aparejados con nuevos aumentos a fin de año, sumado a las subas de tarifas y a las altas tasas de interés que incrementan los costos financieros. Todo eso sobre una inflación inercial que ya estaba en los contratos de alquiler, en los créditos, en las expectativas de paritarias, es el escenario que genera la inflación actual”, concluyó.

Ámbito

El billete verde salta un 2,8% o $ 1,1 a $ 41,45, su valor más alto en más de cuatro meses en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com. En el MULC la divisa avanza un 2,7% o $ 1,1$ a $ 40,35 y se mantiene dentro de la zona de no intervención, establecida hoy por el BCRA entre $ 38,399 y $ 49,693. El blue, en tanto, sube $ 1 a $ 40.

El dólar acelera sin freno su escalada este miércoles y se dispara un 2,8% o $ 1,1 a $ 41,45 en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com. De esta manera anota su sexta suba en fila y se acerca al récord histórico de $ 41,94 registrado al cierre del 28 de septiembre de 2018.

Se da en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa se dispara un 2,75% o $ 1,08 a $ 40,35 y se mantiene dentro de la zona de no intervención establecida para hoy por el Banco Central entre $ 38,399 y $ 49,693.

En la plaza informal, el blue sube $ 1 y alcanza los $ 40. En tanto, el “contado con liqui” sumó ayer 59 centavos a $ 39,32 luego de no operar el lunes por el feriado en EEUU.

Entre las principales causas del avance del dólar, los analistas destacaron la abrupta baja de tasas que vino convalidando el Banco Central en las últimas seis semanas y que comienza a impactar recién ahora en el mercado.

“Yo lo adjudico a la baja de tasas que fue bastante rápida. El mercado tenía que procesar el nuevo equilibrio entre tasa y dólar”, destacó Amilcar Collante, economista del Centro de Estudios Económicos del Sur (CESUR) en diálogo con este portal.

En esa línea, el operador Christian Buteler dijo a este portal que “sí afecta lo de la tasa, que el dólar estuviese sobre el piso y que sigan dando mal los índices, como por ejemplo el de la inflación”.

Operadores resaltaron que la demanda de dólares continuaba pese a una abultada subasta en letras del BCRA, por unos u$s 4.580 millones, más otras cuatro colocaciones de títulos de corto plazo por parte del Ministerio de Hacienda por unos u$s 2.100 millones.

Cabe recordar que ayer hubo ruido en el mercado luego de que la firma de índices MSCI provocó cierto pánico entre los inversores internacionales, que esperan ansiosos el traspaso del mercado argentino de calificación de “frontera” a “emergente”.

Asimismo, la autoridad monetaria volvió a convalidar una leve suba de la tasa este miércoles, algo que viene sucediendo desde el viernes.

Como es habitual, el BCRA efectuó una subasta Leliq a 7 días de plazo y adjudicó $ 212.661 millones y volvió a convalidar por cuarta rueda consecutiva una suba de la tasa, cuyo corte promedio se ubicó en 46,014% (el martes fue de 44,486%). La tasa máxima adjudicada fue de 49,9890% y la mínima de 40,499%.

Otros mercados

En el mercado de dinero entre bancos, el call money se operó a un promedio del 42%.

En el mercado de futuros ROFEX, se operaron sólo u$s 987 millones de este monto más del 65% se pactó en febrero y marzo con precios finales de $ 39,66 y $ 40,85; y tasas del 40,28% y 36,71% TNA. Los plazos quedaron con subas de más de cincuenta centavos, acompañando la suba del spot.

A su vez, las reservas del Banco Central ascendieron el martes u$s 40 millones hasta los u$s 67.009 millones.

Ámbito

De acuerdo con la pizarra del Banco Nación, la divisa estadounidense empieza el día con una cotización de $ 38,70 para la venta.

El dólar comienza el jueves con una suba de 40 centavos. De acuerdo con el Banco Nación, suele tener la cotización más baja del mercado, la divisa estadounidense cotiza a $ 38, 70 para la venta y a $ 36,60 para la compra.

Por su parte, en su versión mayorista, el dólar abre en alza. Con una suba del 0,80 %, la moneda norteamericana cotiza a $ 37,60 para la compra y a $ 37,80 para la venta.

Cabe recordar que ayer, antes del cierre, el ente monetario compró un total de u$s 30 millones. De esta manera, el billete verde volvió a ingresar dentro de la zona de flotación.

En cuanto a las otras monedas de la región: el dólar cotiza a pesos uruguayos $ 31.92 para la compra y a $ 33,39 para la venta. En tanto, en Chile, la divisa estadounidense opera a 677 pesos chilenos para la compra y $ 686 para la venta. Mientras tanto, en Brasil, la moneda estadounidense opera a 3,72 reales para la compra y a 3,80 reales para la venta.

Ayer, el BCRA licitó Leliq a 7 días de plazo por $ 164.097 millones, con una tasa promedio del 57,54 %, el martes, había cerrado en 57,61 %. El rendimiento máximo adjudicado fue del 58 % y la mínima, en los 57,05 %.

Por último, el miércoles, las reservas del Banco Central aumentaron u$s 144 millones hasta los u$s 66.164 millones.

Perfil