Tag

Stanley

Browsing

No hubo sorpresa, tampoco anuncios tras la oficialización de la cifra de pobreza, que llegó al 35,4 por ciento. «Los resultados no son lo que esperábamos», reconoció la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, que, junto al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, fueron los encargados de poner la cara y dar explicaciones. De hecho, el Gobierno trabajó las últimas semanas con el foco puesto en cómo revertir el impacto.

Hoy, después de que Indec dio a conocer que la pobreza afecta a 14,4 millones personas, es decir que en el último año 3,4 millones de argentinos cayeron en esa situación producto de la inflación, la precarización del mercado laboral y la fuerte pérdida de poder adquisitivo, el Gobierno buscó explicar la cifra que deja expuesto lo que es el mayor fracaso de la gestión económica del presidente Mauricio Macri.

«Los índices corresponden al primer semestre de 2019, es una realidad que conocemos y fuimos acompañando a cada una de las familias. Fuimos tomando medidas que se fueron anunciando, que son medidas de alivio mientras llegamos al fondo de la situación, que es bajar la inflación», describió Stanley, que enumeró entre los paliativos los aumentos otorgados a la Asignación Universal por Hijo (AUH), más los bonos, más la suba del mínimo no imponible de Ganancias para los trabajadores formales, el aumento del salario mínimo vital y móvil y la baja del IVA para algunos de los alimentos de la canasta básica, entre otras medidas.

«Las medidas que tomamos fueron aliviando la situación. Nuestro objetivo es reducir la pobreza, algo que logramos los primeros años de gobierno, pero se vio afectado el índice por las distintas devaluaciones y las crisis económicas que fuimos sufriendo», explicó Stanley.

Según la ministra, el gobierno nacional trabajó los casi cuatro años de la gestión de Mauricio Macri en los «problemas estructurales, lo que permite la salida definitiva de la pobreza». En ese sentido, destacó que desde 2015 dos millones de personas tienen cloacas y agua potable. También resaltó mejoras en la calidad educativa, lo que genera trabajo genuino. «Estamos en una mejor situación estructural», dijo la funcionaria.

Sica, por su parte, aseguró que el Gobierno hace «cotidianamente autocrítica». Y agregó: «Parte de la contracara de lo que es la pobreza lo tenés en el mercado de trabajo. La Argentina viene arrastrando desde hace décadas un piso de desempleo informal que es muy difícil de bajar. Incluso, en épocas donde el crecimiento ha sido muy fuerte».

Además, el responsable de Producción y Trabajo culpó a la oposición por no dar el debate en el Congreso a ciertos proyectos de ley que, según su visión, podrían haber mejorado la situación del empleo en el país.

«Intentamos este año trabajar una ley que enviamos una ley que enviamos al Senado donde queríamos trabajar en los costos salariales y que generaban incertidumbres a la hora de contratar en las Pymes, pero lamentablemente la falta de apoyo en términos de consenso político para poder avanzar nos impidió avanzar más fuertemente», manifestó Sica.

El Indec también informó que la indigencia fue de 7,7%, es decir que subió 2,8 puntos y afectó en el área urbana, según una proyección propia, a 3,1 millones de personas. El último informe de pobreza de los cuatro años de la gestión macrista tiene como peor indicador el impacto en los niños menores de 15 años. En ese universo, el 52,6% de los chicos son pobres (se incrementó 5,8% en 12 meses).

«Claramente en la Argentina, ya hace muchos años, siempre impacta más la pobreza en los más chicos por eso las políticas sociales tienen un especial enfoque en poder revertir esta situación. Las medidas de refuerzo están sobre la AUH y las asignaciones familiares», expresó Stanley, que también informó que en las últimas semanas se reforzaron, con la sanción de la emergencia alimentaria, los programas de primera infancia y las becas de los espacios de primera infancia, informó La Nación.

La ministra de Desarrollo Social consideró que los cortes de calles “son extorsivos porque complican a mucha gente”.

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, aseguró este sábado que trabaja para «canalizar las diferencias» con los movimientos sociales «a través deldiálogo» para evitar el acampe piquetero previsto para la semana próxima, y reiteró que los cortes «son extorsivos porque complican a mucha gente».

«Uno espera que a través del diálogo se puedancanalizar las cuestiones, las diferenciasy también buscar acuerdos y entendimiento. Me parece que nos vamos a poner todos de acuerdo sobre que hay una situación social que atender, pero que también estamos atendiendo», dijo Stanley en una entrevista en CNN Radio.

La funcionaria destacó que «más allá de la sanción de la ley (de emergencia alimentaria) ya veníamos trabajando en ese sentido, había una emergencia social vigente, con un artículo puntual sobre emergencia alimentaria que nos había permitido ya reasignar varias partidas y poder trabajar en profundizar todo lo que tiene que ver con programas alimentarios».

Y sobre la posibilidad concreta de que vuelvan los acampes en la avenida 9 de Julio, agregó: «Públicamente ellos han dicho que esta semana iban a ver si acampaban. Ya lo dije antes, cuando estuvieron en la calle, mis funcionarios están en permanente comunicación, con esas organizaciones sociales y con otras».

«Tenemos que terminar como Argentina con los cortes. Hoy es un mecanismo político. Más allá de la situación social de fondo, después el corte se transforma en un hecho político. Porque cuando hay un canal de diálogo el corte no sólo es extorsivosino que además complica la vida de muchísimos argentinos que están igual que ellos, complicados, atravesando una situación de incertidumbre, en muchos casos muy angustiados», concluyó.

También explicó que desde su ministerio se trabaja en «reconvertir los planes sociales en fuentes de trabajo«, y que lo primero que se hizo fue «ver cómo esas personas pueden ser empleables».

Stanley puntualizó que actualmente se entregan unos 400.000 planes sociales: «Hay 27.000 personas que salieron del plan social y están trabajando», precisó.

Según la funcionaria, «lo importante es haber hablado de pobreza y ponerla como eje central, aunque no dijimos que necesariamente llegaríamos a la pobreza cero en cuatro años. Y también pusimos al Indec en el lugar en que debía estar: no podemos discutir la transparencia de los números».

Por último, afirmó que «hay que entender la pobreza de manera integral, no solo a partir de los ingresos. Nunca dejamos de trabajar para reducirla», informó El Clarín.

La ministra de Desarrollo Social admitió que se reunió con el titular del organismo Jorge Todesca para analizar la posibilidad de cambiar la metodología de medición. «Hoy por hoy, lo que hace el INDEC en medición de la pobreza es el índice que respetamos», aclaró.

El Gobierno de Cambiemos anticipó que el próximo índice de pobreza que dará a conocer el INDEC en marzo próximos será «peor» que las últimas mediciones, cuando se registró un 27,3% de pobres en todo el país.

«Ya lo dijo el presidente, con el impacto de la inflación y algunas medidas económicas claramente (el próximo) puede ser un índice que dé un poco peor que el ultimo que se anunció», afirmó la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, en conferencia de prensa.

Por efectos de la devaluación, el índice de pobreza alcanzó al término del primer semestre del año a 27,3%, por debajo del 28,6% de igual período del año pasado pero con un crecimiento respecto del 25,7% del segundo semestre de 2017, informó el Instituto.

En tanto, la indigencia, entendida como los pobres cuyos ingresos ni siquiera les alcanza para comprar el mínimo de alimentación indispensable para la subsistencia, bajó en relación al primer semestre de 2017 4,9% contra 6,2%, pero también creció este semestre 0,1%.

Al término de la reunión de gabinete, la funcionaria pidió esperar a los datos oficiales para explicar los motivos del crecimiento de la pobreza. «Vamos a esperar los números que dé el INDEC, y en ese momento, como hacemos siempre, explicaremos qué es lo que pasó y cómo vamos a seguir trabajando; el año pasado, a raíz de una inflación un poco más alta de la esperada, priorizamos estar al lado de las familias», sostuvo.

Por otra parte, confirmó que este lunes se reunió con el director del organismo estadístico, Jorge Todesca, ante versiones de supuestos cambios en los sistemas de medición de la pobreza. Aunque no confirmó el lanzamiento de un nuevo índice, expresó su deseo de cambiar la metodología actual.

«Ayer hablé con Todesca, con quien venimos trabajando desde el principio, y le dije que este Gobierno, y lo dijo el Presidente en la primera conferencia de prensa, busca transparentar los datos, hablar con la verdad, que es la única manera de poder transformar la realidad, y desde ese lugar respetamos el trabajo que viene haciendo el INDEC, un trabajo independiente que finalmente pudo volver a medir la pobreza», señaló.

«Siempre se trabajó con esta mirada de concepto multidimensional de la pobreza; la posibilidad concreta en conjunto de ver si se puede crear un índice que mida la pobreza de esta manera, pero, hoy por hoy, lo que hace el INDEC en medición de la pobreza es el índice que respetamos, que valoramos, y a través del cual seguimos midiendo la pobreza en la Argentina», enfatizó.

 

ambito.com

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, justificó la inversión social incluida en el presupuesto 2019 y confió en que las medidas aplicadas desde su cartera contribuyan a la consolidación de la «paz social».

«Es cierto que, como presupuesto, el de 2019 es uno de los que mayor inversión social tiene en la historia de la Argentina.

Tenemos un desafío aparte, que tiene que ver con transitar esta situación que estamos atravesando hoy», manifestó Stanley.

«Hay familias que la están pasando mal, están sufriendo; pero también hay que empezar a pensar en medias de mediano y largo plazo. Es ahí entonces donde la inversión social se transforma en el 70 o 75 por ciento del presupuesto», añadió.

Las declaraciones de la ministra fueron publicadas hoy por el diario La Nación y fueron formuladas durante la realización del encuentro de Mujeres Líderes.

Stanley recordó que en la Argentina el nivel de pobreza es de un 30 por ciento lo que justifica suma invertida ante la necesidad de «acompañar y generar una transformación».

«Fue una decisión del presidente (Mauricio Macri) de no solo plantear la pobreza como una prioridad en la agenda, sino también volver a medirla y poner al Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censo) en su lugar», indicó la ministra.

Al ser consultada respecto a la posibilidad de desbordes y saqueos durante las fiestas de fin de año aseguró que trabaja todos los días por el mantenimiento de la «paz social» y aunque reconoció dificultades de la ciudadanía por los alcances de su salario.

«En años que son más difíciles, como el que estamos atravesando, en que claramente la inflación fue más alta de lo esperado y el impacto económico generó no solo mucha angustia, sino también mucha incertidumbre, hay familias a las que les cuesta más llegar a fin de mes», indicó.

«Venimos trabajando durante todo el año con medidas sociales concretas y con distintos actores sociales. El que más sale y resuena es el de los movimientos sociales, porque son lo más visibles a la hora de hacer sus reclamos», agregó.

Dos ministras del gabinete de Mauricio Macri están enfrentadas por la política social y el rol de las organizaciones que negocian y articulan con la Casa Rosada.

Según publica Clarín, en medio de las dificultades económicas y riesgo de mayor conflictividad para los próximos meses, mantener la ayuda social no aparece en discusión. Habrá más refuerzos en la asistencia aunque también aparecieron reparos sobre si el esquema de reparto a las organizaciones promueve también las protestas en las calles.

Con la mirada en el crecimiento de la protesta social, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich marca en reuniones internas que las organizaciones intensificaron su presencia en las calles y vincula el financiamiento de esas acciones con la asistencia del Gobierno.

Carolina Stanley, titular de Salud y Desarrollo Social, defiende las reformas implementadas, con mayores controles y el declamado objetivo de promover el trabajo formal, más allá del contexto recesivo.

«Las organizaciones juntan plata y poder político y están cada vez más en la calle. Tenemos que ir hacia un esquema de menos intermediación, más autonomía de las personas, más responsabilidad y más centrado en el empleo», fue uno de los cuestionamientos al sistema actual.

De acuerdo con el otro sector, el paso de Argentina Trabaja y Ellas Hacen a Hacemos Futuro implicó avances y la bancarización generó una llegada más directa a los beneficiarios: «El 100% de las personas se reempadronaron, fueron a una oficina de la ANSeS, actualizaron sus datos, cada uno tiene su tarjeta. Es un error asociar el plan a las manifestaciones, las estructuras políticas no se financian de ahí».

 

 

El Sol