Tag

SOMU

Browsing

Trabajadores adheridos al SUPA y al SOMU bloquean los accesos a la capital provincial por las rutas 7 y 25. La protesta está relacionada con un conflicto que afecta al sector pesquero

La comunicación vía terrestre entre Trelew y Rawson se ve interrumpida esta mañana por sendos cortes de ruta en los accesos a la capital provincial, que afectan tanto la ruta provincial Nº 7 como la ruta nacional Nº 25.

El bloqueo es realizado por trabajadores vinculados a los gremios SOMU y SUPA, ambos en conflicto con las cámaras pesqueras desde hace varias semanas.

El corte ya ha generado una importante fila de vehículos en ambas rutas, en su mayoría por el ingreso de empleados públicos a la ciudad capital para cumplir con sus tareas laborales.

La interrupción del tránsito se produce con quema de cubiertas sobre ambas vías. Sobre la ruta provincial 7 se habilitó el tránsito cada 15 minutos en ambos sentidos, mientras que en la ruta 25 permanece bloqueado.

Protesta de ATE

Por otra parte, auxiliares de la educación nucleados en ATE realizan una panfleteada en el lugar como parte de la protesta del sector por el cierre de la paritaria y según informaron dirigentes del sector se mantendrán en el lugar, informando a los automovilistas sobre el conflicto.

Fuente: Jornada

Desde el 1 de Octubre del corriente año, la tensión entre el SOMU, SICONARA y la Flota Amarilla de Puerto Rawson se ha ido acentuando. Las diferencias que tienen respecto a la recomposición salarial de los Marineros y Maquinistas parece irreconciliable.

En Argentina hubo paritarias durante todo el año 2018, y ninguna alcanzó la suma del 40% que actualmente se encuentra sobre la mesa en la pesca chubutense (algunos hablan de que informalmente se ofreció un 45%)

#ParoSomu Toda la Flota Amarilla de Rawson amarrada y sin pescar

Lo cierto es que la abrupta devaluación del dólar trajo aparejado cierta desesperación para participar de una mayor porción de la torta y al final pierden todos.

La mayor desventaja que tienen los sindicatos en lo que pasó en el país: ningún gremio consiguió semejante aumento (ni siquiera el que está sobre la mesa). La mayor defensa, es el gasoil, que tuvo un incremento desproporcionado en lo que va del año y es uno de los conceptos a tomar en cuenta en la “remuneración a la parte”.

Aquí aparece otro condimento impensado: el Canon Ambiental Pesquero, que ya fue reglamentado sobre la base de un litro de gas oil Premium, ahora impacta mucho mas fuerte para ambas partes: empresarios y sindicatos

Lamentablemente, en una paritaria o negociación sindical, el peor síntoma para el sector, es la ruptura total del dialogo, que es exactamente lo que esta sucediendo.

Los gremios comienzan a ponerse nerviosos, tocan bombos y organizan algunas marchas. Sin embargo, los empresarios no atienden los teléfonos y ya no quieren reunirse.

Consultados ambos sobre como ven el escenario en el corto plazo, el silencio parece ser una respuesta: “Los Juegos del Hambre”. Alguno se va a tener que rendir primero…

Fuente: Pesca Chubut www.pescachubut.com

Luego de varias reuniones en la Secretaria de Trabajo del Chubut donde participaron referentes del gremio del Somu, que agrupa a los marineros de la Provincia de Chubut, la CAFACH (Cámara de la flota amarilla de Chubut) y algunas empresas aisladas, se marcaron posturas enfrentadas y muy distantes entre si, situación que pone de manifiesto que hasta el día de hoy predomina la falta de acuerdo luego en la paritaria del 2018, para la próxima ZAFRA.

Recordemos que el acta acuerdo de la flota con el Somu que establece los valores actuales de trabajo tiene vigencia hasta el 01 de octubre del 2018.

En un primer encuentro la Flota Amarilla presentó una propuesta del 27% de incremento en el valor del langostino, tomando como base las paritarias de otros gremios del sector; la cual fue rechazada rotundamente.

Días después, fracasada la primera audiencia, se plantearon las necesidades de ambas partes y se comprometieron a presentar un ajuste acorde con la expectativa de la perdida del valor adquisitivo de la moneda.

Entonces, en un tercer encuentro la flota acerco su última propuesta, que consiste en un aumento del 40% para el valor del marisco, con una posible clausula gatillo en caso de que la inflación sea mayor a lo esperado (42%), propuesta que también fue rechazada por el sindicato.

Con una dura e inflexible postura a la hora de negociar, el sindicato mantiene su posición de dolarizar el convenio, lo que hace comienza a quebrar relaciones y el fluido dialogo.

Consultados algunos empresarios, fueron muy cautos para evitar entorpecer el escenario adverso que se viene, pero manifestaron: “…al ofrecer el 40% de incremento en el valor del langostino se esta proponiendo un aumento por encima de los demás gremios del mismo sector y entendemos que es razonable por alcanzar la expectativa de inflación para todo el año. No es posible dolarizar el convenio y no lo vamos a hacer. Toda nuestra economía se rige en pesos argentinos. La flota amarilla vende sus capturas, paga impuestos y realiza sus compras en pesos, no hay fundamentos para dolarizar el convenio.

Este panorama, inflexible y con cada vez menos comunicación, impulsa a la Flota Amarilla a continuar sus negociaciones en la ciudad de Buenos aires con la intervención del ministerio de trabajo de Nación.

Según expresaron, los amenazaron con intervenir nuevamente el sindicato y bajar la totalidad de las tripulaciones.

Desde el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) denunciaron nuevos aprietes por parte del ministerio de Trabajo de la Nación para acatar la conciliación obligatoria dictada días atrás.

Ante este panorama resolvieron hacer caso al segundo llamado a conciliación, permitiendo que los barcos reanuden las actividades de pesca, que habían sido interrumpida la semana pasada con el comienzo del paro.

El secretario general del SOMU, Raúl Durdos, reiteró que el reclamo es justo ya que “se pide un básico de 10.300 y hoy está en 4.700 pesos. Solicitamos un aumento y algunas empresas lo habían comprendido”.

“Me llamaron afuera y me dijeron que iban a dictar la conciliación obligatoria y que la teníamos que acatar. Además nos dijeron que si no la acatábamos ,a la gente la iban a bajar de oficio y a nosotros nos iban a intervenir el gremio”, expresó Durdos.

El secretario General del SOMU fue categórico al afirmar que “si no levantábamos la medida de fuerza a los compañeros los echaban a la calle, algunos de ellos con 15, 18 y 20 años de antigüedad que iban a ir a la calle sin que se les pagase un peso.
LU17