Tag

Sergio Berni

Browsing

Luego de las polémicas declaraciones del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, contra el colectivo de Derechos Humanos, a quien acusó de no querer trabajar y de ser «puro bla bla», las Abuelas de Plaza de Mayo, junto a la mayoría de los organismos de Derechos Humanos, salieron a repudiar sus palabras. «Ofenden nuestra historia y nuestra lucha», denunciaron a través de un comunicado. El ministro se vio obligado a pedir disculpas.

«Llamamos al funcionario a la reflexión y a abocarse a los temas que atañen a su cartera, entre ellos el reclamo policial y los casos de violencia institucional», sostuvieron en una carta firmada por las Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el CELS, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, entre otros grupos de Derechos Humanos.

Los organismos salieron a responder, así, a las declaraciones de Sergio Berni, quien el domingo pasado arremetió con dureza contra el colectivo de Derechos Humanos: «Siempre le ofrecí el manejo de Asuntos Internos de la fuerza al sector de Derechos Humanos, porque me parecía que estaba bien. Ninguno aceptó. No aceptaron porque hay que trabajar. Porque el sueldo de un director es cinco o seis veces menos que los que viven del Estado, dando charlas, viajando», indicó despectivamente en diálogo con Romina Manguel en A24.

«Llamamos al ministro a ocuparse de los graves problemas que atraviesan la Provincia y el país. Le recordamos, además, que la exposición mediática no reemplaza a la gestión, y que debería abocarse a atender las problemáticas de su cartera, entre ellas la forma inaceptable en la que la policía bonaerense –bajo su mando– reclamó frente a la Quinta de Olivos la semana pasada y los numerosos casos de violencia institucional que la involucran, incluido el de Facundo Castro», sostuvieron los organismos, que agregaron: «Sus dichos no pueden tener lugar en un movimiento popular que ha asumido tales banderas como pilares fundamentales para el sostenimiento de la democracia».

Texto completo del comunicado
Repudiamos las palabras del ministro Berni sobre el colectivo de Derechos Humanos
Llamamos al funcionario a la reflexión y a abocarse a los temas que atañen a su cartera, entre ellos el reclamo policial y los casos de violencia institucional.

Las declaraciones vertidas en la señal A24 por el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, refiriéndose al «sector de los derechos humanos» de manera despectiva y estigmatizante, ofenden nuestra historia y nuestra lucha.

Los Organismos abajo firmantes, que desde hace más de 40 años levantamos las banderas de la Memoria, la Verdad y la Justicia y trabajamos por la plena vigencia de los derechos humanos en la Argentina, debemos señalar que sus dichos no pueden tener lugar en un movimiento popular que ha asumido tales banderas como pilares fundamentales para el sostenimiento de la democracia.

Llamamos al Ministro a ocuparse de los graves problemas que atraviesan la provincia y el país. Le recordamos, además, que la exposición mediática no reemplaza a la gestión, y que debería abocarse a atender las problemáticas de su cartera, entre ellas la forma inaceptable en la que la policía bonaerense –bajo su mando– reclamó frente a la Quinta de Olivos la semana pasada y los numerosos casos de violencia institucional que la involucran, incluido el de Facundo Castro.

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO / MADRES DE PLAZA DE MAYO – LINEA FUNDADORA / FAMILIARES DE DESAPARECIDOS Y DETENIDOS POR RAZONES POLITICAS / H.I.J.O.S. CAPITAL / CENTRO DE ESTUDIOS LEGALES Y SOCIALES (CELS) / ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS / LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS HUMANOS / MOVIMIENTO ECUMENICO POR LOS DERECHOS HUMANOS (MEDH) / ASOCIACION BUENA MEMORIA / FUNDACION MEMORIA HISTORICA Y SOCIAL ARGENTINA / ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS LA MATANZA / FAMILIARES Y COMPAÑEROS DE LOS 12 DE LA SANTA CRUZ / COMISION MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA ZONA NORTE

El pedido de disculpas de Berni
Una vez conocido el duro documento de los Organismos de Derechos Humanos en respuesta a sus despectivas acusaciones, el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires recurrió a su cuenta de Twitter para intentar reparar el daño que se había hecho. «Vale la pena una aclaración. Cuando me preguntan por Verbitsky, tengo claro que no me refiero ni a la historia, ni a las luchas de los organismos de DDHH, a quienes respeto, reconozco y admiro, me refiero a quien aprovecha esos espacios para construir su propia trayectoria», intentó circunscribir el choque a uno solo de los organismos.

Enseguida recurrió al clásico expediente de ofrecer sus disculpas «si alguien se sintió ofendido». El siguiente tuit decía testualmente: «Mis disculpas si alguien se sintió ofendido o aludido por mis declaraciones vertidas en el día de ayer, sobre todo mi respeto a Madres, Abuelas, Hijos, y familiares de víctimas de la dictadura cívico militar. Les debemos parte importante de la reconstrucción de la democracia.»

 

 

La tensión dentro de la policía quedó visibilizada con cientos de móviles fuera de sus zonas de patrullaje. La protesta de los policías bonaerenses, que es la mayor fuerza de seguridad en la Argentina, aumentó hoy, pese a que el gobierno de Axel Kicillof prometiese un aumento salarial del 30 por ciento.

En casi todos los municipios del conurbano se observan piquetes de los policías que exponen los reclamos de los agentes. Uno de los ejes principales de las manifestaciones del personal en actividad, con sus uniformes y armas reglamentarias, pasa por la zona conocida como Puente 12, en La Matanza, donde el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, instaló hace un tiempo su puesto de comando diario. Allí, ese funcionario y los máximos jefes policiales buscan conseguir un diálogo con representantes de los agentes. Aún no tuvieron éxito en ese intento.

Berni rechazó la renuncia presentada por el jefe de la policía bonaerense, comisario Daniel García, luego que este fuese rechazado como interlocutor válido por los manifestantes.

Voceros de los policías y gubernamentales manifestaron que la seguridad ciudadana no quedó perjudicada por esta medida de protesta, pero en todos los lugares de concentración de uniformados se pueden visualizar patrulleros que no cumplen con sus tareas. Esta situación se produce en momentos en que el delito golpea fuerte en el conurbano, con la inseguridad transformada en la mayor preocupación de los vecinos en esta época de cuarentena.

Esa inquietud colectiva por los sucesivos casos de violencia urbana llevó al gobierno nacional a lanzar, la semana pasada, un plan contra el delito en Buenos Aires, que implica, entre otros puntos, una inversión de $ 38.000 millones destinada a la construcción de cárceles y adquisición de equipos para la policía. No hubo en ese anuncio un mensaje sobre los sueldos policiales y eso habría generado el malestar que se hizo público en las últimas horas. Los uniformados reclaman un incremento salarial del 56 por ciento.

Sin embargo, más allá de la disputa por las cifras del posible aumento, la medida dejó lesionada a la conducción de la fuerza provincial. El propio jefe de la policía bonaerense, comisario general Daniel García, intentó abrir un canal de diálogo directo con los manifestantes y tuvo que irse entre silbidos de desaprobación.

«El primer punto, ningún tipo de represalias, tienen mi palabra que será así. Lo dije anoche y se los reitero. Los puntos dos y tres, los aumentos, están en tratativas y el ministro me dijo que el viernes les da la confirmación», fue la información dada por García ante un grupo que protestaba en La Plata. No pudo completar la frase ante los gritos de sus subalternos. «Pero los porcentajes no los pueden poner ustedes, muchachos», agregó, ya convencido de que su negociación había fracasado.

«No tenemos móviles»; «Hace veinte años que no le dan pelota a la seguridad», «¿Por qué hay playa para repartir IFE y para nosotros no?», fueron las quejas que escuchó, entre gritos, el jefe de la policía de Buenos Aires. Durante la madrugada, un integrante de la cúpula policial había intentado un diálogo con quienes se concentraron frente a la gobernación y fue golpeado por quienes protestaban allí.

Una situación similar se había observado en 2013 frente al Edificio Guardacosta, el día que empezó una huelga de uniformados federales que se extendió enseguida a fuerzas provinciales. Es el antecedente más cercano de lo que ocurre con la policía bonaerense. «Usted no está en la calle con el personal», fue otra recriminación escuchada por el comisario general García.

El jefe de la policía bonaerense puso su renuncia a disposición de Berni, pero el ministro, por el momento, descartó la salida del jefe policial.

La directora adjunta de Amnistía Internacional Argentina, Paola García Rey, habló tras la reunión entre Cristina Castro, madre de Facundo, desaparecido hace más de 100 días, y el presidente Alberto Fernández, y señaló la “buena predisposición” de presidencia para acompañar a la familia.

García Rey dijo que las sospechas siguen apuntando a la Policía Bonaerense, dirigidas por el ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, y mencionó que ven algunas señales “de encubrimientos” por parte del Ministerio de Seguridad provincial.

Por otro lado, se refirió al avance de la causa judicial y remarcó la necesidad de “escuchar los reclamos de la familia y garantizar independencia, imparcialidad y transparencia” en el proceso. En este sentido, criticó al fiscal de la causa, Santiago Martínez, y señaló la actitud “indiferente” del fiscal ante los reclamos de la madre de Facundo. “Hay ciertas cuestiones en el marco de la causa que hablan de la necesidad de poner la independencia y la Justicia por encima de cualquier otra cosa”, sostuvo.

La semana pasada, la Justicia de Bahía Blanca rechazó por segunda vez un planteo presentado por los abogados de Cristina Castro para apartar al fiscal Martínez. La jueza federal de Bahía Blanca, Martía Gabriela Marrón, consideró “improcedente” el planteo de recusación

En el cierre, García Rey pidió repensar el rol de las fuerzas de seguridad y el vínculo que tienen con los jóvenes.

Fuente: Radio Nacional

Sabina Frederic dio una entrevista al Centro Woodrow Wilson y encendió la polémica en torno a su opinión sobre los casos de inseguridad en el país. La ministra de Seguridad de la Nación también habló sobre sus cruces con su par bonaerense, resaltando que entre ellos hay una «diferencia de estilo».

«Estamos viendo que hay hechos de violencia, robos, que están, digamos, alertando, sobre todo los medios de comunicación que los hacen visible, siguen los casos. No son muchos casos, pero nosotros tenemos en la Argentina una gran intolerancia a la violencia que genera reacciones sociales y mediáticas aun cuando no sea el nivel de Brasil y México», afirmó la ministra Sabina Frederic.

En otra parte de la charla, Frederic explicó por qué cree que en este último tiempo aumentó el delito en el país: «Creemos que está asociado a la circulación (con la relajación de la estricta cuarentena). Pero sobre todo al aumento de la desigualdad, a la concentración de la riqueza y la pauperización de los sectores medios y el efecto que eso tiene en los sectores más bajos”.

En relación a cómo será la situación post-pandemia, la ministra dijo: “Yo no quiero especular con lo que va a ocurrir. Nosotros estamos preparados para prevenir todo lo que podamos y reprimir cuando haya que hacerlo».

También dijo que tanto ella como Sergio Berni hablan fluídamente con Axel Kicillof, el gobernador de Buenos Aires. «Hay diferencia de estilo, claramente, y han habido diferencias que yo las he saldado con el gobernador de la provincia con quien no tengo diferencias. Hay cosas que el plantea con las que no estoy de acuerdo, o al revés, aunque el tiene mucha mas exposición publica que la que tengo yo porque tenemos estilos distintos. Lo que es medular, como darle seguridad a la población de la provincia de buenos aires, es el gobernador el que define y con quien tenemos un buen entendimiento», comentó.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró hoy que crimen de Fernando Báez Sosa, de 18 años, a la salida de un boliche en la localidad balnearia de Villa Gesell fue «una desgracia» y señaló la necesidad de «desarrollar políticas de prevención» sobre el consumo de alcohol.

«Lo que ha pasado en Villa Gesell fue una desgracia. El alcohol exacerbó la violencia en un grupo de jóvenes, que por sobre todas las cosas tiene la particularidad de jugar al rugby», dijo el funcionario desde San Bernardo, donde participó de la entrega de 10 móviles policiales para sumar al patrullaje en el partido de la Costa.

Asimismo Berni remarcó que el crimen «se pudo haber evitado, como todo», pero que «la realidad es que el alcohol es constante en estos grupos», por lo que propuso «desarrollar políticas de prevención en lo que tiene que ver con ese consumo».

» Si no tenemos conciencia como sociedad de que tenemos que generar políticas públicas donde se intervenga a esos jóvenes que consumen los fines de semana antes de salir a la noche, me parece que no vamos a afrontar el problema», concluyó el funcionario.

Fernando Báez Sosa falleció el sábado por la madrugada

Sin declaración

Los diez rugbiers detenidos el sábado por el crimen de Fernando Báez Sosa, que murió tras ser golpeado por ellos a la salida del boliche «Le Brique», se negaron a declarar ante la Justicia y siguen detenidos.

La fiscal Verónica Zamboni, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Villa Gesell, llamó a indagatoria a los diez jóvenes que habían sido detenidos horas después del crimen y los acusó del delito de «homicidio agravado por el concurso premeditado por dos o más personas», el cual prevé como única pena la prisión perpetua, de acuerdo con lo publicado por la agencia Télam.

Los 10 rugbiers fueron identificados por la Policía como Matías Benicelli (20); Ayrton Viollaz (20); Máximo Thomsen (20); Luciano Pertossi (18); Ciro Pertossi (19); Lucas Pertossi (20); Alejo Milanesi (20); Enzo Comelli (19); Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18). Según las fuentes judiciales, los diez son defendidos por el mismo abogado. Él fue quien les aconsejó negarse a declarar.

En tanto, para esta mañana la fiscal tiene previsto indagar al restante de los acusados, un joven llamado Pablo Ventura que fue detenido en la ciudad de Zárate, de donde son los acusados, en la casa de sus padres. En las primeras declaraciones ante la Policía, las cuales no tienen validez legal, los detenidos mencionaron a Ventura como otro de los jóvenes que había participado del crimen y, por eso, la Justicia ordenó su detención.

Sin embargo, su familia asegura que el joven, quien no es rugbier y practica remo en un club náutico, nunca estuvo en Villa Gesell.

Una imagen de los jóvenes detenidos tras la muerte de Fernando Baez Sosa

El ministro de Seguridad bonaerenseSergio Berni, insistió este sábado con su propuesta para regular todas las drogas, al asegurar que el consumo de estupefacientes en la Argentina «ya está legalizado hace 10 años, les guste o no les guste».

«La legalización existe desde 2009, cuando la Corte Suprema sacó el fallo Arriola. Ahí se admitió que el artículo 14 de la Ley de Estupefacientes es inconstitucional, porque las acciones privadas de los hombres que no afecten la moral, el orden público y no produzcan daños a terceros no pueden ser juzgadas. La jurisprudencia es fuente del derecho», planteó Berni.

En diálogo con CNN Radio, el funcionario provincial agregó que hoy «hay muchos sectores que no hacen punible la tenencia de droga para uso personal».

«Hay que decirle esto a la sociedad: el consumo en la Argentina está legalizado, les guste o no les guste. Y lo dice la Corte Suprema, no Berni. El problema es que por un lado le decimos a la Policía que haga una cosa y después el derecho hace otra. Lo primero que hay que hacer es ponerse de acuerdo para no malgastar tiempo, esfuerzo, compromiso y recursos, que deberían estar destinados a la prevención», justificó

Consultado por scontrapunto con el presidente Alberto Fernández, quien días atrás advirtió que la propuesta de legalizar todas las drogas «es un tema un poco más complejo que no hay que hablar con tanta ligereza», Berni respondió: «Estamos totalmente de acuerdo en que es un tema absolutamente complejo. No hay un solo caso de modelo exitoso en el mundo de cómo enfrentar el narcotráfico. Por el contrario, cada vez hay más droga, más pura y más barata».

«No soy un improvisado. Soy un profesional que hace 20 años estudia el fenómeno. Es complejo porque se instaló un inconsciente colectivo difícil de romper respecto de cómo afrontar el paradigma. Y hay que separar los problemas que genera el narcotráfico y los que genera el consumo, que son dos cosas totalmente distintas. Uno es materia de seguridad y otro de salud pública», siguió

Más tarde, en una entrevista con radio Mitre, Berni señaló que «nadie es dueño de la verdad absoluta» respecto a las drogas, aunque «si seguimos haciendo lo mismo, vamos a seguir fracasando».

Soy médico hace 30 y pico de años y estudio el fenómeno de la drogadicción. He recorrido el mundo para ver cómo se trabaja en ese problema. Si asumí otra vez el compromiso en la gestión es porque no me perdonaría haber tenido la posibilidad de cambiar una metodología que ha fracasado y que mi hijo de 5 años sea víctima en el futuro, por ejemplo, del consumo de drogas. Tenemos que dar la discusión», amplió.

«No hubo discusiones ni mucho menos una interna mediática. Con la ministra podemos tener diferentes miradas tácticas y está muy bien que así sea. Cada uno viene de una experiencia distinta, de una formación distinta y de una actividad distinta. Debemos enriquecer la mirada estratégica desde una discusión táctica. Las internas no son mi estilo; solo me dedico a trabajar. Soy como los caballos de carro: me pongo las anteojeras y le doy para adelante. (Con Frederic) formamos parte de un mismo espacio político integrado por diferentes actores con miradas distintas. No está mal que así sea».

Pistolas Taser: «Las que llegaron fueron muy pocas. ¿Si estoy de acuerdo en que la Policía Bonaerense use Taser? Sí, claro, pero no las voy a comprar porque tengo otras prioridades. Hoy ni siquiera tengo patrulleros, por lo que no tiene sentido discutir ahora sobre las Taser»

DNI en los trenes: «Estoy de acuerdo que la Policía pida documentos. Cuando un policía considera que es necesario, puede pedirlos. Pero no estoy de acuerdo con la fantochada de la ministra (Patricia Bullrich). Fue un anuncio demagógico que generó una discusión inoportuna. Tuvimos 60 mil robos en los trenes en tres meses, así que se dio cuenta tarde. Son políticas para la gilada»

La gestión Bullrich: «Le pongo un 10, por supuesto… si la valoración fuera del 1 al 100. Su política fue una fantochada. No hubo una política contra el narcotráfico, por más de que hayan incautado más droga. Confundimos cómo atacar el flagelo, porque no solo ha aumentado el uso de drogas sino que se acortó la edad de inicio en el consumo y eso es fundamental. Claramente tenemos que cambiar de paradigma».

Corrupción policial: «Recibí una Policía con un 8 por ciento de aceptación entre la gente. Cambiar esa percepción es un desafío muy grande. La Policía no fue profesionalizada ni controlada. Sin embargo, la corrupción no es patrimonio de la Bonaerense: está en todos lados. Se trata de un problema grave de la sociedad que acá se profundiza por tener un contacto estrecho con la delincuencia. Si el Gobierno anterior hizo más de 40 mil sumarios es porque tuvo un problema de conducción política»

El funcionario dijo que “si vamos a generar importantes reformas, que sean verdaderas”. Además, se manifestó a favor de la legalización del aborto.

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, dijo este lunes que hay que estudiar la legalización del consumo y la comercialización de todas las drogas.

En un reportaje para el canal A24 con el periodista Luis Novaresio, Berni sostuvo que «hay que cambiar el paradigma de la lucha contra el narcotráfico». «No de algunas drogas, o sea hace todo o no se hace», agregó.

«Si lo vamos a hacer, hagámoslo bien. Porque eso de que la marihuana es una droga blanda y la cocaína no, ¿sabe qué?, es verso para la gilada», sostuvo.

A continuación, el diálogo entre el periodista y el funcionario.

Sergio Berni: «Si vamos a generar importantes reformas, que sean verdaderas».

Luis Novaresio: «Hay que legalizar el consumo de droga…»

Sergio Berni: «No digo que hay que legalizar, hay que estudiarlo».

Luis Novaresio: «Bueno, hay que estudiar la legalización del consumo de droga para el uso personal».

Sergio Berni: «Y yo discutiría la comercialización».

Para el ministro de Seguridad bonaerense, «el narcotráfico y el consumo son cosas distintas», y explicó: «La consecuencia del narcotráfico no es el consumo. Las consecuencias son la violencia, la corrupción y la ruptura del orden social de los lugares en donde se enquista el narcotráfico. El problema de la droga es otro, es un problema de salud pública».

Berni cuestionó también que «nos pasamos años hablando de narcotrafico y aún no pudimos generar los mecanismos para que aquel que consume no vaya preso».

«Detener a una persona no punible es tiempo, plata y esfuerzo que se pierde. Si ese esfuerzo se implementa en la mejor acción para tratar la adicción, que es la prevención, los resultados serían mejores», argumentó.

En esa línea, propuso que «si uno es honesto jurídicamente tiene que aggiornar la ley con la jurisprudencia», y añadió: «La jurisprudencia dice que está legalizada de facto la tenencia de drogas para consumo personal, que no es delito».

«Una cosa es legalizar el consumo y otra cosa es legalizar la comercialización. Si vamos a legalizar la comercialización de una droga ilícita, ¿por qué hablamos de marihuana y no de todas las drogas? Es una hipocresía», dijo.

Legalización del aborto

Sergio Berni aseveró que no tiene «ninguna duda» que hay que legalizar el aborto. Dijo: «Yo soy católico, creo que nadie puede avasallar sobre la vida de los demás. Pero un hombre de estado no puede desconocer que el Estado tiene que dar soluciones a algo que es inevitable. La mujer que lamentablemente ha tomado la decisión de hacerse un aborto, esté prohibido o no, lo hace igual. Y no es gratis para la psiquis de la mujer hacerse un aborto. Si el Estado no prevé políticas públicas para esos casos, está escondiendo la cabeza como el avestruz».