Tag

SENASA

Browsing

El INTA, la Universidad Nacional de La Plata, el Senasa y agricultores familiares del Cinturón Hortícola del Gran Buenos Aires presentaron un bolsón para el transporte y comercialización de verduras frescas. Un proceso de más de dos años en el que participaron todos los actores de la cadena.

“El bolsón que transporte la verdura debe ser sustentable y económico para que llegue al consumidor fresca, limpia y que preserve su calidad”, afirmó Luis Pérez, presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de La 1610. Así, con esa premisa, investigadores del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (Ipaf) Región Pampeana junto con estudiantes de la Universidad Nacional de La Plata, la Agencia de Extensión Rural La Plata del Inta, organizaciones de productores del cordón hortícola de La Plata y Florencio Varela y el Mercado Territorial de la Universidad Nacional de Quilmes iniciaron un proceso para pensar, diseñar y planificar qué tipo de envase es el mejor para los circuitos cortos de comercialización. El nuevo diseño es de código abierto y puede ser elaborarlo por cualquier persona u organización de manera gratuita.

El disparador del trabajo fue reemplazar las bolsas de polietileno, también llamadas “camiseta”, por un embalaje con materiales más sustentables y que ayuden a evitar el desperdicio de las hortalizas. “Las bolsas camiseta contaminan y, a largo plazo, son más onerosas para los consumidores”, señaló Sergio Justianovich, investigador del Ipaf Región Pampeana del Inta.

“En el cinturón hortícola platense se producen las hortalizas que consumen a diario unos 14 millones de personas de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense”, indicó Justianovich y agregó: “Para asegurar que los alimentos lleguen en las mejores condiciones hasta el consumidor, junto con los productores hortícolas trabajamos en el diseño de los envases”.

El nuevo envase fue diseñado para ser utilizado en la distribución de hortalizas frescas bajo la modalidad conocida como “bolsones”, que se enmarca en los circuitos cortos de comercialización, tales como las ferias directas del productor al consumidor y la distribución puerta a puerta o mediante grupos de consumidores organizados.

Para realizar esta prueba, la Cooperativa La Primera, integrante de la Red de Cooperativas Textiles de Buenos Aires dedicadas a confección de bolsos, marroquinería y textiles pesados avanza con la fabricación de 120 bolsones para 60 consumidores.

“Este nuevo envase no posee derechos de propiedad, ya que es de código abierto y se rige con un sistema de información pública en el cual, si una persona u organización quiere elaborarlo, puede hacerlo en manera gratuita”, destacó Laura Chierchie, becaria de la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires.

Ecológicos y sustentables

El prototipo de envase seleccionado fue presentado el 11 de mayo en la asamblea que la “La 1610”, de Florencio Varela, realizó junto con el Mercado Territorial y los nodos de consumidores.

El bolsón elegido, producto de pruebas y contrapruebas evaluadas con todos los actores del circuito desde hace más de dos años, es retornable y será utilizado en una primera instancia en el nodo de consumo Las chavas, en el Patio de la Rosas de Lomas de Zamora, pertenecientes al Mercado Territorial.

Laura Orsi, una de las referentes de Las chavas, destacó que “el hecho de que los técnicos del INTA hayan traído este prototipo de bolsón, luego de aquellos encuentros iniciales, hace que todos quedaran fascinados. Además, están dispuestos a participar, a llevárselos, a probarlos, a limpiarlos y a traerlos de vuelta”. Y agregó: “Yo confío en que lo van a hacer, y es buenísimo que hayan llegado a diseñar este bolsón que vemos hoy. Estamos muy contentos”.

Para los mercados de proximidad, es fundamental contar con un envase que, tanto en el llenado, el transporte, la conservación y la utilización de las verduras que salen de la quinta y llegan a la mesa de la familia, sea sustentable en lo sanitario, lo ambiental y lo económico.

En este sentido, Pérez contó su impresión sobre el prototipo de bolsón que empezará a funcionar: “Yo creo que va a andar bien, hay que darle una oportunidad a la gente; la gente empezó a exigir cosas y me parece perfecto que digan los consumidores ‘quiero higiene’”.

“Esto es un círculo –continuó Pérez– que lo formamos nosotros con mucho trabajo y no lo pensamos abandonar”.

En el mismo sentido, José Villa, del grupo “El Progreso” de la organización de productores Guadalquivir, manifestó: “Esto es para bien, todos los compañeros están de acuerdo y creemos que va a funcionar”.

A partir de la necesidad de contar con bolsas que sirvan para transportar las hortalizas fraccionadas, se realizó un breve relevamiento donde se identificaron quince casos de distribución de bolsones de verduras frescas en distintas zonas del país, con las cuales se compartió la experiencia y el envase diseñado para que puedan adaptarlo y replicarlo en los diversos territorios.

Nuevos envases para comprar alimentos

Los circuitos cortos de comercialización son formas novedosas de distribución de alimentos, basados en el acercamiento entre la producción y el consumo. Ferias de la agricultura familiar, comercializadoras solidarias, mercados públicos, mercados cooperativos mayoristas, compra directa del estado, son algunas de las experiencias que llevan a la práctica la relocalización de la producción y consumo de alimentos.

La venta de bolsones de verduras y hortalizas de estación es uno de los circuitos cortos que más se expandió en los últimos años. Esta modalidad ya es habitual en algunos sectores, especialmente de las grandes ciudades, que buscan alternativas económicas y saludables al tradicional circuito de ventas en supermercados o verdulerías.

“El proyecto surge de un trabajo colectivo de distintas organizaciones del cordón hortícola platense, de grupos de consumidores, del Senasa, del sistema de extensión del Inta, la Universidad de La Plata y Quilmes, a partir del armado de esquemas de comercialización en circuitos cortos de hortalizas frescas, donde aparece la necesidad de disponer de envases y embalajes funcionales y que se adecuen a esa dinámica de producción y de consumo”, señaló Justianovich.

Por su parte, Teófilo Isla –referente de la Comisión de Agricultura Familiar del Senasa (Senaf) – aseguró que, en el caso de la comercialización con bolsón, nos parece importante que el desarrollo de tecnologías apropiadas contemple dos cuestiones: por un lado, la mirada de la inocuidad de los alimentos, es decir, que no se produzcan contaminaciones a causa de la tecnología; y, por otro, la formalización y la trazabilidad.

“Nosotros aspiramos a que los canales cortos de comercialización puedan trabajar en forma legal, segura y con garantías de que no van a generar problemas a la salud”, destacó Isla y agregó: “Impulsamos el Convenio de Cooperación técnica Inta-Senasa para la Agricultura Familiar, donde se impulsan y desarrollan tecnologías apropiadas para fortalecer el sector”.

En este sentido, Edurne Battista, diseñadora industrial del Ipaf, expresó que fue fundamental que en el proceso de investigación estuvieran involucrados todos los actores de la cadena. “Se hicieron talleres entre productores de alimentos, transportistas y consumidores con el equipo técnico, analizamos las bolsas camiseta para luego encuestar sobre los materiales y modelos de envases que ellos consideran como más adecuados”, manifestó.

A partir de estos datos, estudiantes de diseño de la UNLP confeccionaron 60 envases correspondientes a siete prototipos diferentes. Esos bolsones fueron evaluados por la organización de productores “la 1610”, el Mercado Territorial de la Universidad Nacional de Quilmes, los transportistas y los nodos de consumo.

Impacto ambiental: La huella de carbono de los dos envases retornables por consumidor, representan el CO2 –dióxido de carbono– equivalente a siete meses de uso de 48 Bolsas Pead –que utilizaría ese consumidor durante el mismo período–. Es decir que, a partir del séptimo mes de uso, y durante la vida útil de esos dos envases retornables, habrá un ahorro significativo de CO2.

Impacto económico: En 6,6 años se iguala el costo de dos envases retornables (rafia laminada) y el de las 48 bolsas Pead. Tomando como referencia la cotización actual para 120 Envases (270 pesos cada uno).

En tanto que en 3,7 años se iguala el costo de dos envases retornables y el de las 48 bolsas Pead. Tomando como referencia una “cotización estimada/ proyectada” para 6.000 Envases Retornables (150 pesos cada uno).

Impacto social: Producto de lo anterior, se puede asumir que mejora el desempeño social de quienes producen y quienes consumen ya que se incorpora a todos los eslabones de la cadena de producción de alimentos –productores, transportistas y consumidores–, sumado a los fabricantes de envases, pertenecientes a la Red de Cooperativas Textiles de Buenos Aires.

Hace unos años un informe del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) encendió la alarma. Casi el 98% de las partidas de peras ofertadas entre 2011 y 2013 en el Mercado Central de Buenos Aires y sus similares de La Plata y General Pueyrredón habían dado positivo en 20 variedades de insecticidas y fungicidas.

Más del 90% de las muestras de apio monitoreadas en esos mismos puntos evidenció restos de 16 agroquímicos y en el caso de de las mandarinas presentaron remanentes de otros 16 pesticidas.

El 85% de las manzanas revelaron presencia de 22 tipos de insecticidas, fungicidas y acaricidas. El 76,6% de las muestras de frutilla mostró restos de 17 plaguicidas. De un total de 27 frutas, verduras y producciones similares relevadas, solo cuatro variedades dieron cero en contaminación: cebolla, batata, yerba mate y almendras.

 Los hallazgos de sustancias no aptas para el consumo humano en frutas y verduras aumentaron un 5%, según un informe del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA)

Por otro lado, expedientes de los operativos realizados en 2016 evidenciaron que el 65,4% de las partidas de apio contenía concentraciones de insecticidas y fungicidas por encima de los LMR (Límites Máximos de Residuos) que fija la normativa vigente en la Argentina para este tipo de alimentos. Solo en ese producto se constató la presencia de 21 agroquímicos, entre ellos el insecticida endosulfán, de uso prohibido en la Argentina desde mediados de 2013. En la zanahoria, el 62,5% de las muestras analizadas dio un resultado similar: seis principios activos, divididos entre insecticidas y fungicidas.

El escenario ya es alarmante y los técnicos de los laboratorios del Mercado Central sostienen que en los últimos dos años los hallazgos de sustancias no aptas para el consumo humano aumentaron en un 5%, en una tendencia que se convirtió en creciente.

 Lo que más preocupa es que muchos productos llegan a las verdulerías sin pasar por los controles del Mercado Central o algún otro laboratorio

La situación es más grave aún si consideramos que varios millones de toneladas de frutas y hortalizas que son comercializadas en verdulerías de todo el país llegan directamente de la huerta sin pasar por controles del Mercado Central ni de ningún otro tipo de laboratorio. Veneno directo de la tierra a la mesa, sin pérdidas ni decomisos.

Es duro pero hay que decirlo: estamos en emergencia. Los organismos nacionales y provinciales que coordinan políticas sanitarias y ambientales deben mejorar y articular urgentemente mecanismos de emergencia que garanticen la seguridad alimentaria y ambiental de los argentinos.

 

 

Infobae

El Gobierno, a través del SENASA, puede provocar en las próximas semanas la muerte de 30.000 ovejas en campos de la cordillera Patagónica. Esto se debe al bloqueo del organismo para movilizar animales, lo que ha generado sobrepoblación en exceso, y consecuentemente la mayoría de ellos quedarán sepultados bajo los efectos devastadores de las primeras nevadas invernales en la cordillera. Todo ello ocurre pese a la existencia de una medida cautelar dictada por la Justicia, cuyo fin establecía que no debía bloquearse la operación comercial de las compañías.

Los campos pertenecen al empresario Cristóbal López, detenido hace más de un año en el penal de Ezeiza.

En los próximos días se comenzarán a ver imágenes de lo que esa arbitraria decisión está provocando. Animales muertos y campos estériles serán parte del paisaje patagónico, producto del accionar del organismo público que bloqueó sin argumentos el giro comercial ordinario de las compañías. Según dichos de la defensa, este accionar es ilegal y agrede abiertamente las medidas cautelares dictaminadas por el juez de instrucción el 14 y 15 de julio de 2016, cuyo fin era resguardar y preservar los activos societarios, y no por el contrario, pretender destruirlos, informó Ámbito Financiero.

Los directivos de SENASA, tanto de la delegación de Comodoro Rivadavia como a nivel regional y nacional, de forma arbitraria, no permiten que las empresas Ganadera Victoria, Ganadera Santa Elena y Sucesores de Ramón Lorenzo comercialicen el ganado producido de su propiedad. Es por eso que los dueños de estas empresas denunciaron que aparecerán cuantiosas muertes de animales en los campos explotados, producto de la “desmesurada” sobrepoblación. Esto les obliga, según dice la presentación que hizo el grupo empresario a la Justicia, a hacer público el temerario accionar de SENASA, para delimitar su responsabilidad ante cualquier daño ambiental que pueda producirse en la zona afectada, y por sobre todo ante el Estado nacional, quien se supone pretendía preservar dichos activos para el hipotético caso de que el empresario deba responder en un futuro con ellos.

“El paso final del arbitrario accionar del SENASA y sus autoridades está próximo a su desenlace y consiste, ni más ni menos, que en la inminente muerte de 30.000 animales por falta de alimento y condiciones aptas para soportar el invierno”, dice el texto presentado al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 3, a cargo de los Sres. Fernando Machado Pelloni, Andrés Basso y Javier Rios, y que al día de hoy se encuentra sin resolver, pese a las urgencias esgrimidas.

La sobrepoblación, que suma aparte el deterioro irreversible de los campos y que los volverá estériles, se debió a “la caprichosa negativa del SENASA a permitir su comercialización” hace más de un año pese a lo dispuesto por la Justicia. Este despropósito “sólo se justifica en el afán del SENASA de dañar” a los dueños de esos campos “por el daño mismo”. Es que la medida cautelar en la que se amparan las empresas subraya que en relación con las sociedades inhibidas, no se deberá afectar el giro comercial ordinario vigente.

Los empresarios también denuncian “la mendacidad con la que el SENASA ha procedido” ya que le aclaró al Tribunal Oral N° 3 que los RENSPA obraban desbloqueados, lo cual no es cierto. Las autoridades de SENASA que han llevado a cabo dichas acciones son principalmente Ricardo Negri, Agustín Medrano, Jorge Luis Darriva y Marcos Apud, y no se descarta la participación de otros. Las sociedades damnificadas han manifestado que ya se encuentran iniciando acciones legales contra el organismo y sus autoridades, a los efectos de resarcir los daños patrimoniales ocasionados.

 

 

ADN Sur

Fue destinado a productores, transportistas y mayoristas que comercializan productos en el Mercado Concentrador.

El equipo técnico del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), brindó un nuevo taller práctico sobre la implementación del Documento de Tránsito Vegetal (DTV), destinada a productores, transportistas y mayoristas locales y extra regionales, y aquellos que actualmente comercializan sus productos en el Mercado Concentrador Chubut, dependiente de CORFO Chubut.

Marcia Sánchez, ingeniera de SENASA a cargo del taller señaló que “la idea es saber las inquietudes que tienen los productores. El documento de tránsito vegetal que se establece como obligatorio en el 2015 y según la resolución se va a usar en productos de origen vegetal y se va a establecer en forma gradual. Hoy ya son muchos los productos que se están transportando en la zona con este documento como fruta fresca, hortalizas pesadas como papa, batata, cebolla, ajo y pimientos”.

Acerca del alcance del DTV, Sánchez explicó que incluye “toda la cadena vegetal, desde la chacra hasta que vaya a un empaque, mercado o acopiador, y termina en la verdulería. La idea es controlar la trazabilidad, desde dónde viene y hacia dónde va. Si no hay DTV en la barrera entrando a Patagonia, no puede ingresar mercadería”.

“Cada uno puede hacer su DTV el que tiene la chacra tiene un registro RENSPA, y puede hacerlo a través del sistema por Internet, y ante cualquier dificultad pueden acercase a la oficina de SENASA más cercana”, concluyó.

Documento de Tránsito Vegetal

Actualmente en el mercado se hacen los muestreos de residuos microbiológicos y fitosanitarios semana a semana para garantizar la sanidad e inocuidad de los productos que allí se ofrecen.

El DTV es una herramienta informática y documental que permite conocer el origen de la mercadería, desde que sale del establecimiento productivo y a lo largo de toda la cadena de comercialización. Resulta de gran utilidad para conocer la trazabilidad de los productos vegetales y, en el caso de alertas alimentarias, permite ubicar los lotes afectados y verificar dónde se ha registrado el problema y solucionarlo.

El mismo se concretará a partir de la publicación en el Boletín Oficial brasilero. Argentina agudizará para la presente campaña los monitoreos y controles en la producción de ambas frutas.

Autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) mantuvieron encuentros con sus pares de Brasil, donde se acordó levantar la suspensión de las exportaciones de peras y manzanas argentinas a ese destino. El acuerdo se concretará a partir de la publicación del mismo en el Boletín Oficial brasilero.

La delegación de la Argentina que viajó a Brasil buscando retomar a la brevedad las exportaciones de ambas frutas y mantuvo reuniones con el secretario de Defensa Agropecuaria de la República Federativa de Brasil, José Guilherme Tollstadius Leal, estuvo encabezada por el presidente del Senasa, Ricardo Negri; el director nacional de Protección Vegetal, Diego Quiroga y el director de Certificación Fitosanitaria, Martín Delucis.

Cabe destacar que la Secretaria de Gobierno de Agroindustria de la Nación, que encabeza por Luis Etchevehere, y el equipo de profesionales de Senasa, lograron destrabar la suspensión que llevará a normalizar el comercio de peras y manzanas argentinas con Brasil.

“Logramos este acuerdo que nos permite levantar la suspensión dictada por Brasil. Quiero destacar la buena predisposición de las autoridades de Brasil, en particular de la ministra de agricultura de ese país, Tereza Cristina Correa, para encontrar una solución a este asunto en tan poco tiempo”, expresó Etchevehere.

“En el acuerdo, que nos permite volver al estatus anterior, fueron aceptadas las propuestas de la Argentina que consisten en agudizar para la presente campaña los monitoreos y controles en la producción de ambas frutas”, señaló Negri.

Y agregó: “Vamos a necesitar de todos los actores de la cadena para seguir generando confianza en los mercados internacionales a pesar de esta crisis puntual”.

Tiempo Sur

El Senasa confirmó el cierre de la frontera con Brasil para la fruta de la región. Se trata de una grave noticia para el economía de Río Negro y Neuquén ya que el mercado hacia el vecino país representa el ingreso de divisas por 150 millones de dólares.

La resolución fue publicada por autoridades del ministerio brasileño de Agricultura (MAPA por sus siglas en portugués) y remitida al Senasa. Los problemas de sanidad detectados en la fruta argentina fueron determinantes, según explicaron desde el vecino país.

Sin embargo, la Asociación Brasileña de Productores de Manzana (ABPM) había presionado para que el gobierno de su país cerrará las fronteras a las importaciones de peras y manzanas proveniente de la Argentina.

“Consideramos que la situación es alarmante”, había asegurado Carlos Goulart, el titular de la ABPM, Pierre Nicolas Peres.

Se esperaba para las próximas horas una comunicación desde el Senasa que en los últimos días estuvo reunido con los productores para exigirles un mayor control a la fruta que se destina para exportación. Tanto el gobierno de Río Negro como el de Neuquén fueron notificados de la resolución.

Radio 3

Se busca fortalecer las actividades que se desarrollan en conjunto entre los organismos para generar mayores beneficios.

El presidente de CORFO Chubut, Sixto Bermejo y el vicepresidente Yamil Balul, mantuvieron un encuentro con el director del Centro Regional Patagonia Sur del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) Horacio Crovetto, con el objetivo de fortalecer las acciones en conjunto desde el Mercado Concentrador Chubut para beneficio de productores, mayoristas y consumidores de Patagonia Sur.

En este sentido, repesaron las acciones que se vienen desarrollando en relación a la funciones de control, fiscalización y prevención sanitaria en el sector frutihortícola de la región.

Particularmente, se acordó iniciar con la implementación de un espacio de atención conjunta en el Mercado Concentrador para la aplicación del Documento de Tránsito Vegetal (DTV), documento obligatorio desde diciembre de 2018 para el traslado de hortalizas pesadas y frutos hospedantes de mosca de la fruta, y el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA). Se busca brindar asistencia integral al solicitante para la cumplimentación.

El objetivo es centralizar en el mercado las misiones y funciones de SENASA en cuanto al control sanitario, trazabilidad de los productos y cumplimento de las normativas. Desde CORFO destacaron la importancia de brindar facilidades al productor que actualmente comercializa en el mercado y hacia afuera, para regular la venta clandestina.

En este sentido, próximamente, se reunirán con los equipos técnicos de SENASA de Gaiman y Comodoro Rivadavia. Cabe destacar que a través de un convenio rubricado en 2018, el organismo presta sus servicios en el Mercado Concentrador, ubicado en calle 26 de Noviembre Norte Nº 1651del Parque Industrial de Trelew.

El equipo técnico del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) en Chubut brindará un curso práctico gratuito sobre la obligatoriedad del Documento de Tránsito Vegetal (DTV) para el traslado de hortalizas pesadas y frutos hospedantes de mosca de la fruta.

Está destinado a operadores del mercado, personal de CORFO Chubut e interesados en la comercialización hortícola y se dictará el miércoles 5 de diciembre a las13 horas en el Mercado Concentrador Chubut, sito en 26 de Noviembre Norte N° 1651 del Parque Industrial de Trelew.

El DTV tiene por objetivo verificar la trazabilidad de estos productos a través de conocer su identificación, origen y destino final, para resguardar el estatus fitosanitario argentino y cuidar la salud del consumidor.

Documento de Tránsito Vegetal

El DTV abarca el tránsito de productos, subproductos y derivados de origen vegetal, permite conocer el origen de la mercadería y obtener información para, en caso de alertas alimentarias, ubicar los lotes afectados y verificar donde se ha registrado el problema y solucionarlo.

La norma rige a partir del 13 de octubre para el transporte de hortalizas pesadas como batata, papa, ajo, cebolla y tubérculos indígenas que se comercialicen en el país, se importen o exporten, independientemente de su origen, y gradualmente alcanzará a todos los productos de origen vegetal o derivados.

Con el fin de informar sobre la obligatoriedad de emitir el Documento de Tránsito Vegetal (DTV) para el traslado de hortalizas pesadas que dispuso el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y que regirá a partir del 13 de octubre, se realizó una charla informativa a los productores, transportistas y mayoristas locales y extra regionales que actualmente comercializan sus productos en el mercado.

La actividad contó con el acompañamiento de Senasa, la Municipalidad de Trelew, el Mercado Concentrador y Corfo Chubut.

La capacitadora, Ingeniera Marcia Sánchez, integrante de Senasa Regional Patagonia Sur remarcó que «la charla informativa tuvo como fin poner en conocimiento qué es el DTV, para qué se utiliza, qué se debe declarar, quien lo puede emitir, plazos, mostrar cual es el documento y sepan quienes los pueden emitir».

El DTV, que ampara el tránsito de productos, subproductos y derivados de origen vegetal, permite conocer el origen de la mercadería y obtener información para, en caso de alertas alimentarias, ubicar los lotes afectados y verificar donde se ha registrado el problema y solucionarlo.

Asimismo, la capacitadora remarcó que es importante tener presente la importancia de este documento debido a que «la normativa que se puso en vigencia en 2015 y que ha sido aplicada gradual y progresivamente en diferentes productos, este año se aplicará en las hortalizas pesadas (cebolla, ajo, batata, entre otros)”.

La no presentación del documento será motivo para impedir el ingreso/egreso de estas especies hacia o desde la Región Protegida Patagónica.

Personal del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) decomisó anoche dos ovejas y dos chivos vivos dentro de cajas de bananas que unas personas querían pasar anoche por el puesto de la Barrera Sanitaria ubicado en Río Colorado, en el noreste de la vecina provincia de Río Negro.

Los detectaron y decomisaron ayer a las 23. Los transportaban en una camioneta 4×4 Toyota proveniente de la localidad de Médanos en el partido de Villarino, al sur de la provincia de Buenos Aires.

LMNeuquén