Tag

Santiago

Browsing

La ola de contagios de coronavirus en los medios de comunicación no se detiene. Y, esta vez, le tocó a Santiago del Moro.

Luego de que se conociera la noticia de que Catherine Fulop, quien forma parte de su equipo en El Club del Moro por La 100, diera COVID-19 positivo, el conductor se sometió a un test de PCR. Y, en el día de hoy, dio a conocer el resultado del mismo.

“Quería simplemente contarles que me llegaron los resultados del hisopado y soy covid positivo totalmente asintomático. ¡Todos en casa estamos muy bien! ¡Gracias! Les recuerdo que seguiré transmitiendo mi programa de radio desde casa hasta tener el alta médica”, escribió del Moro en su cuenta de Twitter.

Enseguida, Santiago le confirmó a Teleshow que tanto él como su mujer, María, y sus hijas, Catalina y Amanda, se encontraban en perfecto estado. Y dijo: “Estamos bárbaro, totalmente asintomáticos. No puedo decir más nada. Seguiremos en casa hasta el alta médica”.

Santiago Cafiero aseveró que las agresiones «no contribuyen para nada a la democracia, a las instituciones y a la reconstrucción del país tras la pandemia».

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, llamó a frenar «el discurso del odio» para evitar la repetición de incidentes como el reportado de ayer, cuando manifestantes agredieron a periodistas en el Obelisco porteño.

«Si se busca instalar un discurso de odio, hay que ir desarmándolo porque, si no, sucede lo de ayer, se agrede al que piensa distinto», señaló Santiago Cafiero el día después del ataque a un equipo de C5N que cubría una protesta contra el aislamiento social en el Obelisco.

En ese marco, el jefe de Gabinete aseveró que las agresiones a periodistas son «algo repudiable y no contribuyen para nada a la democracia, a las instituciones y a la reconstrucción del país cuando pase la pandemia».

«Los que se manifestaron no son odiadores seriales, sí los que utilizaron la violencia. Nuestro espacio es popular y jamás estaría en contra del derecho a manifestarse. Lo que nos preocupa es el contexto», aclaró el jefe de Gabinete.

Tras la foto viral que pedía matar políticos y sindicalistas, Santiago Cafiero pidió desarmar el odio

Sobre las protestas en sí, el funcionario nacional afirmó en declaraciones radiales que «hay que tratar de encontrar otro mecanismo para manifestar las preocupaciones, angustias o reclamos que no sea poniéndose en riesgo ellos y a terceros».

 

Tras 11 días de un estallido social sin precedentes en los 29 años de democracia, ninguna medida del gobierno de Sebastián Piñera ha logrado bajar la tensión en las calles.

Una nueva convocatoria a través de redes sociales llamó este martes a una gran marcha no autorizada ante la sede de la presidencia de Chile, en el centro de Santiago, para exigir demandas sociales después de que el lunes se registrara otra jornada de violencia.

Tras 11 días de un estallido social sin precedentes en los 29 años de democracia, ninguna medida del gobierno de Sebastián Piñera ha logrado bajar la tensión en las calles, donde conviven un gran movimiento sin líder ni color político que reclama un país menos desigual, y otro numéricamente inferior, con un discurso antisistema, más radical, que ha originado destrozos millonarios en infraestructuras.

En esta vorágine de movilizaciones que se han replicado en el puerto de Valparaíso, donde se encuentra la sede del Congreso, y en Concepción, en el sur del país, entre otras regiones, el gobierno contabiliza hasta ahora 20 muertos y más de 9.000 detenidos desde el comienzo de las protestas el 18 de octubre.

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, dijo este martes que desde el Gobierno perciben «un incremento» de esa ola más radical desde el lunes, tras un cambio de gabinete pedido a gritos en protestas y redes sociales, cuando pasaron de 21 a 89 «los eventos graves distribuidos de lo largo y ancho del país», según dijo en referencia a incendios, saqueos y destrucción de edificios.

Karla Rubilar, la nueva ministra vocera, designada el mismo lunes en que nuevos enfrentamientos violentos dejaron el centro de Santiago entre escombros y cenizas, señaló el contraste entre esos actos y la manifestación del viernes pasado que concentró a 1,2 millones de personas en la céntrica plaza Italia, en un ambiente festivo y familiar.

«Lo que estamos viendo hoy día en el centro de Santiago no es la gente que quiere justicia social, no es la gente que quiere un Chile mejor, es gente que quiere destrucción y caos», dijo Rubilar.

La incertidumbre prima estos días en la cotidianidad del chileno, acostumbrado en casi 30 años a la estabilidad política tras la dictadura de Augusto Pinochet (1973-90) y al buen estado de su economía de mercado, con una inflación que fluctúa entre el 2 y el 3% anual, un dólar estable, un bajo desempleo (del 7% en promedio) y altas tasas de crecimiento.

Pero la amplia clase media que emergió en el país coincide en las calles en expresar su frustración con un sistema de flexibilidad laboral, bajas pensiones, salud y educación privadas, y percibe al actual gobierno como un grupo de empresarios desconectados de la realidad.

El presidente Piñera no logra aplacar las protestas y ha hecho algunas concesiones impensables hasta hace algunas pocas semanas.

«Satisfacer las aspiraciones de las nuevas generaciones, creo que eso es lo que tiene que suceder y, si no es este gabinete actual, tendrá que ser otro o sino tendrá que ser otro presidente», opinó este martes Fernando Rencoret, un jubilado de 73 años, de acuerdo con el trasfondo de las manifestaciones.

Estos hechos, que han sorprendido a muchos, «corresponden con lo que está pasando en el mundo y muestra que, bajo la apariencia de normalidad, se acumula la frustración por la desigualdad social y la corrupción e incompetencia de muchos políticos», opinó el sociólogo español Manuel Castells, académico del MIT, entrevistado por el diario La Tercera.

Castells no se sorprende de las escenas de caos en Chile. «Cuando no hay respuestas a los problemas de la gente durante mucho tiempo y la política se convierte en un juego cínico de una casta política para favorecer a los de siempre, hay un momento en que una chispa enciende la pradera reseca de resentimientos», dijo.

Una encuesta de la Universidad Católica de Temuco reveló el martes que el 94% de las personas consultadas sobre esta convulsión en Chile está a favor de las demandas sociales.

En un hecho inédito en un país donde la sociedad se divide marcadamente por clases, el sondeo reveló que dos tercios de los encuestados (68%) salieron a golpear cacerolas la semana pasada, incluso en sectores acomodados de Santiago, y el 80% cree que a mucha gente «le está yendo peor» de lo que se dice.

Con unos datos macroeconómicos sobre todo positivos, el flamante ministro de Hacienda, Ignacio Briones, dijo que la economía se verá impactada a final de año por estas protestas.

«Lo más preocupante es que las señales que hemos dado hacia afuera (…) van a generar una merma en la inversión», dijo Briones a radio Cooperativa.

«Tenemos una nueva realidad» y habrá que «sincerar» las previsiones oficiales, que esperaban un crecimiento de entorno al 2,5% este año, uno de los más altos de la región.

La Confederación Sudamericana de Fútbol aclaró que pese a la grave crisis social por la que atraviesa Chile en estas horas el próximo 23 de noviembre, «se jugará» la final de la Copa Libertadores en el escenario previsto.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ratificó esta noche que la designación de Santiago como sede de la final de la Copa Libertadores, el próximo 23 de noviembre, «se jugará en el escenario previsto», pese a la grave crisis social por la que atraviesa Chile en estas horas, lo que derivó en que el gobierno nacional decretara el toque de queda en todo el país.

Este domingo por la mañana se encendieron las alarmas cuando el secretario adjunto de la Conmebol, el argentino Gonzalo Belloso, aseguró en diálogo con el diario chileno El Mercurio que se estaba evaluando el cambio de Santiago como sede de la final de la Copa Libertadores, como producto de las protestas que se dispararon a lo largo del país por un aumento en la tarifa de subtes luego anulada por el presidente Sebastián Piñera.

Sin embargo, desde la conducción de la Conmebol salieron esta noche al cruce de esas versiones con un comunicado oficial en la que se «reafirmo» el compromiso con que el cotejo que se jugará por primera vez a partido único en la Libertadores se dispute en la «fecha, lugar y hora acordados inicialmente», así lo detalló Télam.

El máximo organismo del fútbol sudamericano con sede en la ciudad paraguaya de Luque consignó que «Conmebol se encuentra en permanente contacto con las autoridades y todos los entes relacionados con la realización del espectáculo de la final única en Santiago de Chile».

La familia de Santiago Maldonado, desaparecido forzadamente en 2017 y que apareció muerto tras permanecer más de 70 días desaparecido, marchó junto a agrupaciones políticas y de derechos humanos para exigir justicia.
Sergio Maldonado, hermano de Santiago, reiteró que «el Estado es responsable». La marcha tuvo lugar en Plaza de Mayo, donde los familiares y las agrupaciones convocantes realizaron un nuevo pedido de justicia para el caso del joven que desapareció el 1 de agosto de 2017 tras una violentísima represión realizada por Gendarmería en la Pu Lof En Resistencia de Cushamen, Chubut, y fue hallado muerto 77 días después a la orilla del río Chubut.
«Realmente lo han desaparecido durante 77 días y el Estado es responsable de su muerte», aseguró Sergio Maldonado. «Toda la gente que vino no permite la impunidad y lo de Santiago es una deuda», sostuvo.
Agregó que «es un mensaje para el Gobierno de que no fue una construcción lo de Santiago, realmente lo han desaparecido durante 77 días y el Estado es responsable de su muerte», así lo detalló Infonews.