Tag

Salud mental

Browsing

Gustavo González, titular del Departamento de Salud Mental del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, adelantó que “sí, se está planteando que nuestro servicio seda alguna cama, para ampliar la sala de Covid, para prestar ese servicio”.

Debido a la incertidumbre, el referente del sector de salud explicó que “tuvimos mucho tiempo de espera, la gente está al pie del cañón, en todos los servicios del Hospital”.

En entrevista realizada con La Cien Punto Uno el médico González describió con lo que cuentan en el servicio. Dijo que “tenemos profesionales, operadores, personal administrativo 92, 93 personas. Nosotros ya estábamos en déficit, previo a la pandemia, en cuestiones edilicias, estamos en falencia. Necesitaríamos bastante más gente”.

Asimismo, sobre el escenario de salud, el médico Hospital Regional de Comodoro Rivadavia dijo que “históricamente siempre estuvo en déficit en todo el país. La salud mental es parte de la salud en general, el estado de bienestar psicosocial. Acá en provincia tenemos las mismas dificultades que tienen otras áreas de salud”.

Demanda de pacientes

González, referente del Departamento de Salud Mental, explicó que “cuando uno está con la adrenalina del momento, es ahí cuando empiezan aparecer una serie de demanda, y hay miedo de no poder dar respuesta”.

Es por eso que, “siempre se pretendió que los pacientes se descentralizarán del Hospital, y abrimos dos centros operativos. Sabemos que va a ser peor la pospandemia”.

En ese sentido, desde nuestras instancias el doctor del Departamento de Salud Mental planteó que se tenga un “espacio de contención”.

Finalmente, Gustavo González, titular del Departamento de Salud Mental del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, enfatizó que “no hay intenciones de cerrar el sector de salud, nunca existió la idea. En realidad, desde que se inició la pandemia, se hablaron de posibilidades por la contingencia, pero en ningún momento fue cerrar salud mental”.

Esta mañana un joven de 24 años se tiró de cabeza contra una ambulancia que circulaba por avenida Alsina, en comodoro,  porque no quería que se lleven a su pareja a un centro de Salud Mental.

Según informaron fuentes policiales que tomaron intervención en el hecho “Un hombre que buscaba impedir que trasladaran a su pareja hacia un centro de salud mental de nuestra ciudad se arrojó de cabeza al paso de una ambulancia, provocándose lesiones de consideración en su cuerpo”.

Desde la Seccional 2da. manifestaron que el caso se produjo alrededor de las 10:30 en Alsina y Vélez Sarsfield. En ese lugar, un hombre, identificado como L. R. de 24 años de edad, se arrojó al paso de la ambulancia mientras circulaba por Alsina, desde la casa del Niño hacia Salud Mental.

Por las heridas que presentaba el joven, principalmente en su frente fue trasladado y atendido en el Hospital Regional.

Este sábado 10 de octubre se celebra el día Mundial de la Salud Mental. Por este motivo, a través de las redes sociales, realizaron un reconocimiento a todos los integrantes de este servicio que cumplen dicha tarea en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia.

La Salud mental se encuentra atravesada por componentes históricos, socio-económicos, culturales, biológicos y psicológicos, y por esto su preservación y mejoramiento implican la concreción de estos derechos humanos y sociales elementales.

Resulta imposible entonces pensar la salud mental sin acceso a la vivienda, a la educación, al trabajo, sin posibilidad de respetarnos o sostenernos; es imposible pensar en salud mental con personas atravesadas por el estigma y la discriminación; es imposible pensar en salud mental en la violencia, en la exclusión, el fascismo y la discriminación; es imposible pensar la salud mental fuera de la sociedad y la comunidad.

El lema que convoca este año es “SALUD MENTAL Y BIENESTAR. UNA PRIORIDAD PARA TODOS. MAYOR INVERSIÓN MAYOR ACCESO”

La Ley Nacional de Salud Mental n° 26.657 sancionada en 2010, y su decreto reglamentario 603/13, determina que el 10% del presupuesto destinado a Salud, debe ser consignado a Salud Mental; es un hecho que, en estos diez años, siempre se ha estado lejos del efectivo cumplimiento de esta determinación.

Pero independientemente del porcentaje del presupuesto, y sin desconocer que su efectivo cumplimento es una de las luchas que nos convoca, es más importante aún determinar desde nuestro campo en qué invertir y en qué tipo de acceso queremos dar (hacia dónde deben dirigirse nuestros esfuerzos):

Sin lugar a dudas a todos nos mueve el deseo de invertir en un sistema de salud pública de calidad, accesible y que brinde servicio a todas las personas, sin distenciones. Para ello desde el ámbito de la salud mental debemos: desinvertir en instituciones cerradas (manicomios) e Invertir en dispositivos intermedios y en abordajes integrales en y con la comunidad; invertir en sistemas de apoyo; invertir en abordajes comunitarios; invertir en romper con los estigmas; invertir en involucrar a los usuarios y sus familiares; invertir en formación de grado y posgrado que contemple la importancia de las determinaciones sociales para mejorar el abordaje de la integralidad con trabajo interdisciplinario, interinstitucional e interministerial; invertir en recuperación en la sociedad; invertir en el abordaje comunitario.

Necesitamos invertir en cambios estructurales: para no quedar atrapados por los “vientos políticos de turno” asegurando la sustentabilidad y para, como sistema público, abordar la problemática y garantizar el acceso a la salud mental, observando sus múltiples determinaciones.

No se trata entonces solo de un lema sino de una intención y un pedido necesario de cambio en las políticas globales relativas a la salud, que debe ser acompañada por todos. Necesitamos también entonces invertir en que la comunidad toda se convierta en un actor más del campo de la salud mental, en defensa de su Derecho a la misma.

Lic. Gabriela Fiel Martínez – Coordinadora CIT ZS / COS Covid19 y SM

Debido a la alta demanda de camas para pacientes con coronavirus en Comodoro Rivadavia, en una curva de contagios que no cesa, las autoridades realizan diferentes gestiones para poder habilitar nuevas sectores de internación en el Hospital Regional.

El director Eduardo Wassermann, reconoció que “estamos permanentemente trabajando para mantener guardias y la atención en todos los sectores”. Y confirmó que “estamos ampliando camas de internación, vamos tener una sala para 18 personas más en la zona de salud mental, gracias la justicia que nos dio el ok y al ministerio con su aval”.

Al respecto, Wassermann aclaró que sacarán a todos los pacientes del sector y lo llevarán a un lugar “que estamos preparando a través de la municipalidad, para poder tenerlos ahí aislados, contenidos y dejando el espacio del hospital para toda la zona de clínica médica, que va a tener a pacientes leves o moderados”, dijo.

Asimismo, se gestiona la logística de Nación y Provincia para poder abrir r cinco camas más “para terapia intermedia en la sala de terapia intensiva. Se está poniendo todo y siempre siendo previsores, pero a veces nos gana este virus”, puntualizó a Cadena Tiempo.

Un documento publicado por la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica alertó que la emocionalidad de los niños «está siendo afectada» y que se redujeron las tasas de vacunación, entre otros problemas.

“COVID-19: es necesario replantear la estrategia” es el nombre de un documento difundido por la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (Slipe) y firmado por especialistas de varios países, entre los que figuran algunos de los expertos que asesoran en la pandemia al gobierno argentino.

Pediatras, infectólogos, salubristas y epidemiólogos de la Argentina, Costa Rica, Colombia, Chile, República Dominicana, Guatemala, Perú, Uruguay, El Salvador, Panamá, Venezuela, Brasil, Nicaragua y México sostienen que siete meses después de la aparición de una misteriosa neumonía en Wuhan, China, y con más de 19 millones de casos confirmados, la pandemia de COVID-19 se convirtió en la peor crisis de salud pública en un siglo.

“Más de 700 mil personas han muerto, y ello ha ocasionado un grave daño social, político, emocional y económico, con serias repercusiones en el ámbito familiar de los niños”, señalaron los autores, quienes aseguran que se esperaba “una pandemia por el virus de influenza y, la COVID-19, hoy se sabe que no se comporta parecido a las pandemias tradicionales”.

“En busca de respuestas concretas, surgió la estrategia del martillo y la danza, que rápidamente se posicionó como creíble y correcta”, dijeron en relación al concepto planteado por Tomás Pueyo en una columna a principios de la pandemia titulada Coronavirus: The Hammer and the Dance. El martillo se refiere a las restricciones como el distanciamiento social y el cierre de ciertas actividades, medidas necesarias para contener el contagio y reducir la curva, al tiempo en que se genera un gran impacto económico, en tanto la danza refiere a un periodo en que se mantiene un balance de las medidas para recuperar la normalidad y contener la enfermedad, una danza entre la economía y el sistema sanitario.

Aun cuando la afectación del grupo pediátrico es menor, el aumento en los reportes de los casos de Síndrome Inflamatorio Multisistémico asociado a COVID-19 hace suponer a los expertos que no es una infección tan inocua en pediatría, como al inicio se suponía.

Así, para ellos, “el cierre escolar aumenta la inseguridad alimentaria”. “Para muchos niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad socioeconómica, las escuelas no son sólo un lugar para aprender, sino también donde se alimentan de forma saludable”, advirtieron, al tiempo que señalaron que “las investigaciones demuestran que el almuerzo escolar está asociado con mejoras en rendimiento académico, mientras que la inseguridad alimentaria del los niños (dietas irregulares o poco saludables) se asocia con bajo nivel educativo y riesgos sustanciales para la salud física y mental”. Asimismo, “la brecha las habilidades matemáticas y de alfabetización entre los niños de niveles socioeconómicos más bajos y más altos se amplía durante los períodos de vacaciones escolares. Aún en países con una amplia conectividad y con capacidad de implementar enseñanza remota, se dan diferencias en desempeño de los hogares de bajos recursos comparados con los de recursos más altos”.

Para ellos, no hay duda de que “en el mediano y largo plazo, la pandemia generará un impacto en la salud de los niños, pues el confinamiento afecta su desarrollo integral, limita el acceso a vacunas y alimentos y coarta su necesaria recreación, así como sus posibilidades de continuar recibiendo educación. Afecta, además, el aspecto emocional, con manifestación de conductas agresivas o de regresión, ambas difíciles de manejar y a su vez compromete los aspectos sociales y de intercambio entre pares”.

Al inicio de la pandemia -consideraron- “el martillo fue un buen recurso para lograr aplanar la curva como una medida de contención”. “Esto permitió ganar tiempo para preparar a los servicios de salud de atención directa a las personas (hospitales, camas en UCI, equipo de protección personal), atención primaria, capacidad de laboratorio, fortalecimiento de la capacidad operativa en el seguimiento y control de los casos y los conglomerados, educación a la población, ajustes económicos para proteger a las personas de los quintiles menos ricos, preparación con protocolos de las actividades productivas y diferentes estrategias para reducir riesgo de contagio (teletrabajo, suspender clases en escuelas, colegios y universidades, cierre de fronteras aéreas y terrestres) -señalaron-. Esta primera etapa de contención se implementó empleando diferentes tipos y temporalidades de las restricciones, algunos más estrictos, otros más laxos”.

La etapa de danza, dirigida a flexibilizar las medidas restrictivas según el comportamiento de la curva, “permitió retomar progresivamente algunas actividades, y, al igual que el martillo, fue heterogénea en términos de tiempos y medidas tomadas cada país”.

“América Latina y el Caribe (LAC) es una de las regiones del mundo con mayores desigualdades sociales, sanitarias y económicas”, consideraron los expertos. Por lo tanto, para ellos, “cuando el virus comienza a circular en la comunidad, afecta a poblaciones en condiciones de pobreza, que viven en hacinamiento, con limitado acceso a servicios de salud y saneamiento básico. Estas poblaciones se desempeñan en empleos informales o están desempleadas, por lo cual, la implementación de restricciones que requerirían una etapa de martillo se tornaron complejas y difíciles de aplicar”.

Por eso, para ellos, “a partir de la experiencia y lecciones aprendidas, la estrategia del martillo y de la danza debe ser replanteada”. “El mismo Tomás Pueyo ha dicho en diferentes entrevistas que la estrategia no incluye martillazos intermitentes, sino más bien propone aprender a danzar de manera inteligente y ordenada”, aseguraron.

En este contexto, identificaron nueve problemas:

1- Cansancio y hartazgo social: la población está cansada y desmotivada con los “encierros” y las “restricciones” sanitarias pues han sido muy prolongadas, no son sostenibles y arrojan resultados finales de curvas pandémicas en ascenso.

2- Desobediencia civil: las personas no se están adhiriendo a las medidas de cuarentena, algunas porque su situación económica no lo permite y necesitan obtener recursos económicos para sobrellevar las necesidades básicas familiares: otras porque la afectación a su forma de vida las sume en el hartazgo; otros, como los adolescentes o jóvenes, porque no se sienten población de riesgo.

3- Grave afectación de la economía, con pérdida masiva de empleos e incremento de la pobreza, lo cual profundiza aún más las desigualdades.

4- Afectación de la salud mental, depresión, ansiedad, violencia doméstica, abuso infantil, distanciamiento familiar.

5- Pérdida de credibilidad en las decisiones de las autoridades sanitarias nacionales e internacionales.

6- Comunicación poco efectiva y repetitiva que no logra modificar las conductas que debe aplicar la población para reducir el riesgo de contagio.

7- Los niños y adolescentes están tristes. No basta con el acompañamiento de la escuela en el hogar. Hay un grupo de niños cuya emocionalidad está siendo afectada, no solo por el encierro, sino como producto de la realidad de sus familias y sus necesidades insatisfechas.

8- Aumento del consumo de drogas y alcohol entre los adolescentes y la población en general. La depresión y el riesgo de suicidio son mucho más fuertes que lo habitual, debido a que los jóvenes sienten que han perdido su proyecto de vida.

9- Se redujeron las tasas de vacunación infantil, especialmente en los menores de dos años, período en el cual la adecuada administración de las vacunas en concordancia con el calendario establecido previene enfermedades graves que deterioran la salud de por vida. Están reapareciendo casos de enfermedades que los pediatras no veían hace ya tiempo.

En ese sentido, propusieron:

– Danzas más prolongadas, manteniendo medidas de prevención del contagio que sean factibles de aplicar de manera sostenible.

– Fortalecer el diagnóstico de los casos aplicando estrategias de testeo, que faciliten la identificación oportuna de los casos, al igual que el seguimiento de las cadenas de transmisión en los sitios vulnerables y el rastreo de contactos, para centrar los mayores esfuerzos de contención y respuesta de ayuda social para las familias.

– Apoyo efectivo al aislamiento de casos y la cuarentena de sus contactos, de manera que cuenten con condiciones para llevarlo a la práctica y no se conviertan en focos de transmisión en lugares que no tienen condiciones.

– Reforzar atención primaria: las camas hospitalarias nunca serán suficientes si no se trabaja en los determinantes sociales de la pandemia, en la causa de las causas.

– Apertura progresiva de actividades económicas, según realidad epidemiológica y tipo de actividad: riesgo que conlleva y protocolos para reducir el riesgo de contagio, que sean de estricto cumplimiento

– Comunicación: 1- creativa que haga énfasis sobre los factores de riesgo, pero también segmentada, es decir, que no sea la misma para toda la población, sino que se adapte a cada grupo de edad. Por ejemplo, mensajes dirigidos para los adolescentes, según sus intereses y por sus pares. 2- positiva: no “asustar” con los muertos, o con las UCI llenas, porque no da resultado y afecta la salud mental. Se necesita un mensaje de esperanza para visualizar un horizonte con el cual la gente se identifique.

– Educación ciudadana, que acompañe las prácticas seguras de protección, que fomente la capacidad de autogestión de riesgo

– Encuestas para el análisis y monitoreo de la credibilidad y de la adherencia a las medidas

– Implementar seguros de desempleo: no todos los ciudadanos están en condiciones de pobreza tales que requieran subsidios del Estado. Tampoco son lo suficientemente adinerados como para pasar largos periodos sin salario

– Grupos multidisciplinarios de asesores puntuales para temas puntuales: antropólogos, psicólogos, filósofos, politólogos que ayuden a construir identidad e identificación de comunidad

– Usar tecnología para trazabilidad

– Trabajar en programas de psicoeducación de la población, orientados a promover pautas de prevención básicas, a desarrollar habilidades de regulación emocional en tiempos de crisis, a favorecer la detección temprana de dificultades y a facilitar el acceso a la ayuda profesional especializada.

– Monitoreo estricto de la violencia intrafamiliar, incluyendo la agresión física y sexual de los niños y adolescentes

– Diseñar programas alimentarios específicos dirigidos a las embarazadas, los niños menores de 2 años, y aquellos que se alimentan en el ámbito escolar. Preservar la alimentación materna y generar hábitos saludables en situaciones sociales adversas.

– Recuperar el vínculo escolar con los niños y adolescentes, tanto para quienes han permanecido en estado ocioso durante todo este período, por la carencia de los recursos tecnológicos necesarios, como también para aquellos que han podido trabajar con sus educadores.

– Promover la solidaridad, el altruismo y el voluntariado como piezas fundamentales para acelerar aquellas líneas de acción en las que el recurso humano sea un factor crítico.

“La estrategia del martillo y la danza fue una buena alternativa al inicio de la pandemia. Sin embargo, para este momento, los efectos colaterales de ella indican que debe ser replanteada y adaptada, considerando el contexto actual y los diversos factores epidemiológicos, sociales, políticos y económicos de cada país -consideraron los expertos-. La prioridad de toda estrategia es la de preservar la vida y lograr, por ende, controlar la pandemia. Precisamente por ello, se requiere analizar si las medidas de contención están logrando el impacto positivo buscado y si la ciudadanía se está adhiriendo a ellas”.

Y agregaron que si bien “una vacuna efectiva podría ser la única salida de la pandemia” y “el público la visualiza como la mejor opción y esperanza, se requiere, no sólo un rápido desarrollo, sino seguro también”.

“La producción, distribución, disponibilidad, aplicación y costos económicos de la vacuna será todo un reto, en especial para los países de ingresos bajos -evaluaron al respecto-. Estudios preliminares han planteado la posibilidad de que la vacuna prevenga la enfermedad grave, pero no la propagación del virus, lo cual implicaría que algunas medidas de salud pública deberán mantenerse. Cuatro vacunas están en la fase final de investigación y representan una alternativa futura de protección y de contención”.

En resumen, considerando la evolución de la pandemia en LAC y las lecciones aprendidas al momento, “es necesario plantear una reapertura segura e inteligente que deberá incluir autogestión de riesgo, gran disciplina en cuanto al cumplimiento de las medidas ya conocidas, protocolos sólidos y de acatamiento obligatorio. La atención y manejo de la salud mental de la población, al lado de la salud financiera y económica, no pueden quedar fuera de este planteamiento para el país”. “La clasificación de actividades, según su nivel de riesgo e, incluso, los protocolos para actividades sociales y familiares deberán ser implementados. La educación ciudadana, para que autogestione el riesgo, es fundamental”, concluyó el documento elaborado por María L. Avila-Agüero (Costa Rica), Roberto Debagg (Argentina), Ana Morice-Trejos (Costa Rica) y Pio López (Colombia) y del que también participaron Xavier Saéz-Llorens (Panamá), Angela Gentile (Argentina), Gabriela Ensinck (Argentina), Antonio González (Venezuela), José Brea del Castillo (República Dominicana), Miguel ORyan (Chile), Rolando Ulloa-Gutiérrez (Costa Rica), Dora Estripeaut (Panamá), Luiza Helena Falleiros (Brasil), Lourdes Dueñas-Chicas (El Salvador), Mario Melgar (Guatemala), Mario Gamero (El Salvador), Theresa Ochoa (Perú), María Esther Castillo (Perú), Eduardo Suárez (El Salvador), Maria Mercedes Somarriba (Nicaragua), Mónica Pujadas (Uruguay), Abiel Mascareñas (México), Carlos Grazioso (Guatemala) y Enrique Gutiérrez (Colombia).

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) afirmó que durante la pandemia, aproximadamente la mitad de los adultos de países afectados se encuentran estresados.

Depresión, ansiedad, estrés: la pandemia de COVID-19 causó una “crisis de salud mental” sin precedentes en todo el continente americano, y llevó a un “alza de la violencia doméstica”, alertó el martes la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“La pandemia de COVID-19 ha provocado una crisis de salud mental en nuestra región a una escala que nunca antes habíamos visto”, dijo en rueda de prensa Carissa Etienne, directora de la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según las encuestas, en Estados Unidos, Brasil y México, los tres países americanos más afectados por el coronavirus, aproximadamente la mitad de los adultos están estresados debido a la pandemia. Esto ha incrementado el consumo de drogas y alcohol, lo cual “puede exacerbar los problemas de salud mental”, advirtió Etienne.

Dijo además que las medidas para frenar los contagios, sumadas a los impactos sociales y económicos del virus, “están aumentando los riesgos de violencia doméstica”.”El hogar no es un lugar seguro para muchos”, subrayó, al señalar una multiplicación de los pedidos de ayuda por abusos en Argentina, Colombia, y México.

Por otra parte, debido a la interrupción de ciertos servicios de apoyo y el aislamiento de las víctimas, “es probable que se subestime el alcance real de la violencia doméstica durante la COVID-19”, apuntó.

Etienne dijo que las “necesidades crecientes” de atención de la salud mental y los “recursos reducidos para abordarlas” crean una “tormenta perfecta” en muchos países.”Es urgente que el apoyo a la salud mental se considere un componente fundamental de la respuesta a la pandemia”, pidió.

Con casi 11,5 millones de casos y más de 400.000 muertos, el continente americano sigue siendo el más golpeado por la COVID-19 en el mundo, con 55% de la nuevas infecciones reportadas la semana pasada, según información de la OPS.”Las Américas tienen aproximadamente el 13% de la población mundial, pero suman hasta ahora el 64% de las muertes mundiales reportadas oficialmente”, dijo Etienne.

Estados Unidos y Brasil son los países más impactados, pero se ha observado “una tendencia creciente” en zonas hasta ahora estables durante varias semanas, como el Caribe.

Entre los países que han reportado nuevas infecciones destacó a República Dominicana, Jamaica, Bahamas y Trinidad y Tobago, pero también a Perú.

Se desarrolla a través del trabajo articulado de universidades e instituciones de Argentina, Latinoamérica y el mundo. Para la misma se realiza una encuesta virtual anónima, destinada a las personas trabajadores del sistema de salud provincial, tanto público como privado.

La Universidad del Chubut (UDC) en conjunto con la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) lleva adelante el proyecto de Investigación “Covid-19 en Chubut: Salud mental en la/os trabajadores de servicios esenciales y población en situación de vulnerabilidad psicosocial. Evaluación de estado de situación e intervenciones en redes y dispositivos de cuidados”.

El objetivo es obtener datos concretos que permitan realizar un mapeo provincial del impacto que la situación generó en la salud mental de la comunidad, para el posterior desarrollo de políticas, programas y acciones en pos de su cuidado.

Para ello se lleva adelante una encuesta virtual anónima dirigida a los trabajadores de la salud, tanto en el sistema público como privado, de todos los sectores y efectores de salud, en sus diversas disciplinas, tanto profesionales como no profesionales. La misma se encuentra alojada en el portal web https://saludmentalcovid19.org/, diseñado especialmente a expensas del proyecto.

Asimismo, en las próximas semana se prevé adecuar la encuesta y hacerla extensiva a trabajadores de otros sectores, para lograr resultados representativos de toda la comunidad. Los interesados podrán obtener más información y realizar consultas a través del sitio web o vía email a saludmentalcovid19ar@gmail.com.

Proyecto

El proyecto resultó ganador en una convocatoria del Programa Federal de Articulación y Fortalecimiento Federal de las capacidades en ciencia y tecnología COVID-19, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación y cuenta con el aval de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, desarrollándose en simultáneo en otras cuatro regiones argentinas (Buenos Aires, Río Negro, Salta y Mendoza) y 28 países de todo el mundo.

El proyecto está organizado en tres fases: Diagnóstico, Análisis e Intervención. A su vez, la fase diagnóstica se divide en dos ejes: trabajadores de salud y trabajadores esenciales. En el primero, se trabaja articuladamente con el Estudio multicéntrico internacional: “Impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental de los trabajadores en centros de salud”.

La relevancia de su desarrollo en la provincia del Chubut radica en la identificación de parámetros y evidencia sobre la sobre la situación real que están atravesando los equipos de salud en su integralidad, para el posterior desarrollo de intervenciones, programas y políticas de cuidado desde una mirada integral del cuidado a la salud, señaló Radio Chubut.

La Universidad del Chubut (UDC) participará en un webinar internacional que tendrá como eje principal analizar y debatir sobre «el impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental de los trabajadores en centros de salud. Estudio internacional multicéntrico».

COVID

En ese contexto, la científica Marcela Freytes Frey representará tanto al centro de estudios provincial como a la Argentina, en este importante evento internacional la cual estará acompañada por Juan Manuel Diez Tetamanti, quien representa la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y al CONICET, y en donde se reunirán con otros científicos de Argentina, Chile y México.

El evento, se realizará el próximo lunes 27 de julio del 2020, en el horario de 18.30 a 20.00 vía Zoom y requiere inscripción previa. Además de los científicos argentinos, contará con la participación del Académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Rubén Alvarado y de la Miembro del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz de México, Sol Durand Arias.

La investigación sobre el «Impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental de los trabajadores en centros de salud. Estudio internacional multicéntrico», está centrado en aquellos trabajadores y trabajadoras que atienden a personas con sospecha o confirmación del contagio de este virus.

Destinatarios

La misma involucra a quienes trabajan en diferentes dispositivos sanitarios (centros de atención primaria, unidades de emergencia, unidades de atención especializada, unidades de atención de pacientes hospitalizados, unidades de pacientes críticos, entre otros). Por lo tanto, la indagación, está potencialmente abierta a la participación de profesionales sanitarios, técnicos, administrativos, o de servicios.

Particularmente en Chubut, este proyecto se desarrolla de manera articulada con el recientemente seleccionado Programa de articulación y Fortalecimiento Federal de la Ciencia y Tecnología apuntado a la conocida pandemia mundial, denominado “Covid-19 en Chubut: Salud mental en la/os trabajadores de servicios esenciales y población en situación de vulnerabilidad psicosocial. Evaluación de estado de situación e intervenciones en redes y dispositivos de cuidados”.

Organización y objetivos comunes

Al igual que el grupo internacional, los científicos argentinos se organizaron en una coordinación principal y cada región cuenta con una persona referente del equipo local que se encarga de supervisar el trabajo en su respectivo territorio, de mantener el enlace con el equipo ampliado de investigadores y forma parte de un comité de coordinación, para la toma de decisiones generales y estratégicas.

Objetivos del estudio

La investigación de los científicos argentinos, tiene cuatro objetivos específicos comunes a los del estudio internacional, los cuales son, describir estresores y factores protectores que presentan las personas trabajadoras de los dispositivos de salud durante la pandemia del COVID-19; estimar el impacto de la exposición al virus en la salud mental y otros aspectos psicosociales de las personas que trabajan en dispositivos de salud durante y después de la pandemia (a los 3, 6 y 12 meses).

Además, analizar la manera en que esta pandemia ha modificado la organización de servicios de salud y sus prácticas sanitarias, y cómo estos cambios han afectado a la salud mental y otros aspectos psicosociales de personas que trabajan en dispositivos de salud; y comparar, entre diversos países participantes, el impacto de la exposición a este contagio en la salud mental y otros aspectos psicosociales de las personas que trabajan en dispositivos de salud.

Referentes del estudio

A nivel País: Provincia del Chubut, Marcela Inés Freytes Frey y Juan Manuel Diez Tetamanti; Provincia de Río Negro, Ana Domínguez Mon, Mirta Elvira; Provincia de Salta, Paula Ulivarri; de Provincia de Mendoza, Cecilia Sotano; de Provincia de Buenos Aires, Mariela Nabergoi, Patricia Vila, Patricia Laura Álvarez y Luciano Grasso.

Informes e inscripción

Los interesados en inscribirse al webinar deberán completar el formulario disponible en la siguiente dirección: https://saludmentalcovid19.org/evento-presentacion-del-estudio-internacional-multicentrico-impacto-de-la-pandemia-de-covid-19-en-la-salud-mental-de-los-trabajadores-en-centros-de-salud/

No cuentan con un espacio físico específico ni con teléfonos que les permitan realizar las charlas de asistencia a las personas sometidas a ésta “encierro” obligatorio.

“Somos un equipo interdisciplinario de Salud Mental actualmente somos parte once profesionales entre psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales y operadores de salud mental”, reconoció Marta Rodríguez, psicóloga integrante del equipo interdisciplinario que funciona desde el Centro de Día de Salud Mental incluyendo a profesionales de Sarmiento y Río Senguer que a diario, a las 9 de la mañana, se reúnen para poder compartir experiencias. “Trabajamos en conjunto con el área de Epidemiología y Patologías Prevalentes del hospital Regional. Sumamos constantemente nuevas personas para seguimiento de casos confirmados y sospechosos de pacientes con coronavirus”.

El abordaje de la Salud Mental integral de los pacientes tiene en cuenta las patologías previas y los aspectos que pudieran surgir con la cuarentena. “Hacemos mucho hincapié en la aparición de situaciones de violencia y consumo de alcohol. Sabemos que son problemáticas que pueden surgir y bastante frecuentes especialmente relacionada con el consumo.

En varias ciudades del país han llamado a la prohibición del consumo porque aumenta mucho y es algo que también venimos notando, la incorporación del hábito del alcohol o la exacerbación del consumo en las personas que ya lo hacían”.

La metodología incluye entre otras cosas, la contención familiar que se pudiera recibir y la disposición de los recursos económicos para poder afrontar los catorce días de aislamiento. “Se hace una charla de entre 30 y 45 minutos que hasta la fecha vienen tomándola con colaboración aunque sea obligatoria. Notamos que hay interés y participación”. Estas charlas se realizan con casos de todas las edades, aunque se incluye a niños a partir de los 12 años.

“Quienes están confinados en su casa, tienen miedo y asocian al coronavirus con la muerte. Buscamos transmitir tranquilidad pero quienes estar aislado de manera obligatoria es sumamente estresante. Es estar ahí, sentirse expuesto y en caso de sentir fiebre o sentirse mal, sentirse avergonzado o que la gente te observe”.

Sin espacio

“Los espacios que se habían pensado para hacer estas llamadas no se puede utilizar. El call center está pensado para el control de llamadas más breves donde hay muchas llamadas al mismo tiempo. Las de Salud Mental son llamadas más largas, de varios minutos y requieren de más privacidad porque hablamos de emociones y a veces, los pacientes se quiebran, nos cuentan cuestiones más íntimas”, reconoció Rodrígurez en diálogo con “La Tribuna” (Radio del Mar).

“Nos ha pasado que el encierro les trae recuerdos de la inundación del 2017, algo que en lo personal a mi también me tocó atravesar. Los pacientes necesitan contención y no podemos hacer éste trabajo con otras personas alrededor”.

No solamente las llamadas deben realizarse en espacios específicos; con celulares y resguardando la privacidad sino que se utilizan los telefónos personales para sobrellevar ésta tarea. “Los teléfonos no han podido ser provistos por Salud y tampoco hemos tenido el espacio físico en ninguna institución pública. Somos once profesionales, es complejo y nos cuesta avanzar. Por una cuestión de compromiso con el trabajo, arrancamos con nuestros propios teléfonos pero se hace insostenible porque son llamadas muy largas y no todos tenemos llamadas ilimitadas”. Mirta Rodríguez pide a aquellas personas con posibilidad de colaborar, la cesión de aparatos básicos, con crédito y línea para ser utilizados con los pacientes resguardados. “Necesitamos teléfonos básicos; de los más primitivos. Uno para cada uno del equipo alcanzaría para cubrir a todos y nos permitirá, llamar a voluntarios del colegio de Psicólogos o de Asistentes Sociales para funcionar no solamente por la mañana sino por la tarde”:

El avance de la enfermedad y la confirmación del primer caso positivo plantean un escenario de mayor demanda. “Sabemos que podrá aumentar la población de aislados y queremos prepararnos con más personal pero no tenemos recursos como para sumar voluntarios”, dijo. Quienes pudieran donar éstos elementos e insumos pueden contactarse al 280-154002598 en la idea de fortalecer la prevención desde un área muy sensible. “Queremos trabajar y avanzar con esto, la salud mental de todas las personas pero más de quienes están confinados. La salud pública depende de que éstas personas puedan sostener su cuarentena”, finalizó.

Las jornadas son un espacio de encuentro entre los Residentes de Salud Mental Comunitaria de las sedes de Comodoro Rivadavia, Rawson, Puerto Madryn, Trelew y Esquel.

Los jóvenes profesionales que se encuentran cursando las Residencias Interdisciplinarias de Salud Mental Comunitaria, que forman parte del Sistema de Residencias de Chubut que se lleva adelante a través del Ministerio de Salud conducido por Fabián Puratich, participaron de una Jornada Intersede que se concluyó el viernes de esta semana, en el Hospital de la ciudad de Rawson.

Se trata de una iniciativa que tiene, entre otros objetivos, compartir experiencias, trabajar sobre los diagnósticos y proyectos de intervención y obtener un conocimiento más profundo acerca de la red Socio-Sanitaria que conforman los dispositivos de Salud Mental de la provincia.

Espacio de encuentro

Consultado al respecto, el jefe de las Residencias Interdisciplinarias de Salud Mental Comunitaria (RISMC) de la ciudad de Trelew, Sebastián González, detalló que “las jornadas tienen que ver con un espacio de encuentro de todas las sedes, Trelew, Puerto Madryn, Rawson, Comodoro Rivadavia, y Esquel, que en este caso no pudo asistir, donde compartimos las experiencias que los residentes de primer año han tenido en sus Centros de Salud, los diagnósticos que han realizado y sus proyectos de intervención en la comunidad con la que trabajan”.

Asimismo, González contó que “en otro momento de las jornadas realizamos un espacio de trabajo interno y de reflexión acerca de cómo vemos y proyectamos las Residencias” y agregó que “durante el jueves y el viernes trabajamos en un abordaje más práctico, para que conozcan los dispositivos que funcionan en otras sedes”.

Convocatoria 2020

En tanto, la jefa de las Residencias Interdisciplinarias de Salud Mental Comunitaria (RISMC) -sede Puerto Madryn-, Berenice Wouters, informó que “la RISMC data en Chubut desde 2003 y es una Residencia Interdisciplinaria, que se inserta en las redes Socio-Sanitarias, de cada ciudad y dentro de los servicios de Salud Mental”, añadiendo además que “siempre ha funcionado en cincos sedes: en Esquel, Puerto Madryn, Rawson y Trelew, a las que actualmente se sumó Comodoro Rivadavia”.

Asimismo, Wouters comentó que “recientemente convocamos al concurso para formar parte de las Residencias del Equipo de Salud 2020 en Salud Mental comunitaria”, cuyas entrevistas, informó, “se realizarán el 21 de abril, luego de rendir el Examen Único Nacional”.

Además, indicó que “en estas Residencias tenemos 10 cupos, que están abiertos a diferentes disciplinas: Trabajo Social, Psicología, Terapia Ocupacional y Enfermería” y resaltó que “la información para acceder a las Residencias se encuentra en la Página Web de Gobierno, y la inscripción inicial es de manera online a través del Sitio Web del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA): https://sisa.msal.gov.ar/sisa/#sisa”.

Finalmente, sostuvo que “hay muchos interesados en las Residencias Interdisciplinaria de Salud Mental Comunitaria, que tiene una duración de 3 años” y sobre la cual posteriormente concluyó destacando que “te asegura una salida laboral dentro de la planta permanente en la provincia, que es inmediato, y no es un dato menor a diferencia de otras residencias del país”, concluyó.