Tag

Salarios

Browsing

El secretario general de ATE, Edgardo Hompanera, confirmó que en febrero se reabrirán las paritarias para el sector de los Auxiliares de Educación. Anticipó que tanto en las negociaciones con Provincia como con los Municipios, este año adoptarán una postura más dura en el reclamo.

“Nosotros tenemos fecha ya para discutir paritarias salariales con los Auxiliares, el día 9 de febrero vamos a estar presentes, esperamos la convocatoria formal del Gobierno y en principio la idea es ver cómo podemos recuperar salarios”, indicó Hompanera ayer en diálogo con FM El Chubut.

Recordó que hace un mes cerraron paritarias para el sector, pero “se debe tener en cuenta los índices de inflación”. Por eso repasó algunos acuerdos alcanzados por el otro sector de ATE, indicando que “el Municipio de Trelew firmó por un 32% anual de sueldo básico de 8 mil pesos, y lo mismo pasó con Rawson”, mientras que “en Provincia anduvimos muy cerca de la inflación, estuvimos cerca del 48%”.

Por eso, remarcó Hompanera que “este año va a cambiar la postura política de nuestro sindicato, vamos a seguir pidiendo superar el índice de inflación”. Y en el caso de los auxiliares “vamos a ir a la paritaria ya de febrero con varias cuestiones que están inconclusas de parte del Gobierno”.

Planteó por ejemplo que “a partir de enero debían iniciar las recategorizaciones automáticas para todos los estatales, y hemos tenido como respuesta que no se hizo absolutamente nada desde el Gobierno para que esto se cumpla”.

También expuso el secretario general de ATE que “nos interesa mucho la discusión que tenemos que dar en Salud, por todo este tema de la precarización laboral en el Ministerio, además la división que hay entre trabajadores, profesionales y la sociedad en su conjunto, que realmente el poder político no brinda insumos”. Por eso, concluyó, el ámbito de Salud “es otro sector donde ameritamos discutir paritaria salarial urgente”.

El Comodorense

Como resultado de la política de quita de subsidios y aumento de las tarifas de servicios públicos aplicada desde el inicio de la gestión de Cambiemos, el peso de las facturas de electricidad, gas y servicio de agua y cloacas para un hogar del conurbano bonaerense se incrementó, como proporción del ingreso, del 1,9 al 11,3 por ciento. Proyectando los aumentos previstos en los servicios públicos y en los salarios para este año, a octubre del corriente año dicha proporción se elevaría al 13,3 por ciento, siete veces la que representaba en octubre de 2015.

El estudio elaborado por el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra, perteneciente a CTA) analiza la evolución de la tarifa de estos servicios uno por uno. El detalle de los aumentos aplicados en el período bajo análisis es el siguiente:

Electricidad. En el ámbito de los partidos del Gran Buenos Aires, los aumentos de las facturas residenciales aumentaron entre 1053 y 2388 por ciento de octubre de 2015 a octubre de 2018, dependiendo del nivel de consumo familiar. Dado el anuncio de aumentos adicionales del 55 por ciento en promedio en el transcurso de los próximos meses, la gestión de Cambiemos finalizaría con aumentos de este servicio en torno de 18 y 39 veces.

Gas. El aumento acumulado en estos tres años oscila entre el 462 y el 1353 por ciento, dependiendo del segmento de consumo. Dados los aumentos adicionales previstos para 2019, la factura tipo acumularía aumentos de entre 8 y 21 veces hacia el mes de octubre.

Aguas y cloacas. Los aumentos fueron del 832 por ciento para el servicio medido y del 554 para el servicio sin medidor entre octubre de 2015 y el mismo mes de 2018. Considerando el aumento adicional del 48,6 por ciento propuesto para este año, al final de la gestión del gobierno las facturas serían entre 10 y 14 veces más elevadas que en octubre de 2015.

“Todos estos incrementos fueron muy por encima del nivel general de precios”, que en el mismo período creció 158 por ciento, mientras que “el salario promedio de los trabajadores registrados del sector privado tuvo una expansión del 124 por ciento”. El informe agrega que “los aumentos del servicio de gas natural durante la gestión de Cambiemos fueron relativamente más ‘moderados’ que los de la electricidad, considerando que en 2014 y 2015 habían sido actualizados. No obstante, producto de la quita de subsidios y del establecimiento de un sendero de precios dolarizados para el gas en boca de pozo, se alcanzaron fuertes incrementos”.

Al considerar el impacto sobre el bolsillo de los trabajadores, el estudio considera los montos totales de facturación –incluyendo impuestos– correspondientes a consumos moderados de una familia tipo del conurbano bonaerense, no alcanzada por la tarifa social (segmento R2 en electricidad, R2-3 en gas y servicio sin medidor en agua y cloacas para una vivienda de 60 m2). “Mientras que en octubre de 2015 el valor sumado de las facturas de electricidad, gas y agua para estos consumos era de 154 pesos mensuales, en octubre de 2018 alcanzó los 1954 pesos por mes. Considerando el pago total anual, en valores de diciembre de 2018, este hogar tipo pagó 16.754 pesos más. En octubre 2019, dados los aumentos ya anunciados, puede estimarse que la suma de estas facturas alcanzará a 2769 pesos, 17 veces más que en octubre de 2015.”

“Considerando el salario promedio de los trabajadores registrados del sector privado, que en octubre de 2018 era de 27.880 pesos netos, la participación de suma de estos tres servicios pasó del 1,2 al 6,9 por ciento en tres años”, explica el informe de Cifra. “Si, en cambio, se considera el ingreso promedio de la ocupación principal (abarcando a todos los ocupados, sean o no asalariados y sean o no registrados), que en octubre de 2018 rondó los 17 mil pesos”, el peso del costo de los servicios ascendió del 1,9 al 11,3 por ciento. “En base a las proyecciones mencionadas para octubre del año que viene, el peso de estos servicios alcanzaría el 8,1 por ciento considerando el salario registrado y el 13,3 por ciento el ingreso promedio del total de ocupados, si se cumpliera la indicación del gobierno de incrementar los salarios sólo en 23 por ciento”, concluye el informe del centro de estudios.

El Comodorense

La economista Marina Dal Pogetto sostuvo que los salarios medidos en dólares son hoy un 50% menores a los de fines de 2015, cuando asumió el presidente Mauricio Macri, y estimó que la desconfianza de los inversores en el país se relaciona con la “incertidumbre electoral”.

“Hay un abaratamiento significativo de la economía. La foto muestra salarios en dólares 50% menores a los de fines de 2015, precios de los bienes y servicios también medidos en dólares 35% menores, y tarifas de servicios públicos que, si bien todavía tienen recorrido por delante, son 54% en dólares más altas que las del final del gobierno anterior”, sostuvo Dal Pogetto.

En declaraciones publicadas este viernes en el portal ambito.com, Dal Pogetto consideró además que “el principal factor en explicar la desconfianza (en el país) reflejada en un riesgo país que supera 800 puntos, está dado por la incertidumbre electoral frente a un ajuste de shock”.

En cuanto a las principales debilidades económicas, consideró que son “las dificultades para ponernos de acuerdo en un contexto donde los problemas de competitividad están asociados a una muy elevada presión impositiva, una enorme rigidez del gasto público y la ausencia de un mercado de crédito local en un país que nunca construyó una moneda”.

Jornada

Los salarios de la Argentina crecieron, en promedio, 26,2% anual en octubre y quedaron 19,7 puntos por debajo de la inflación del periodo, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos. El indicador ratifica lo que ya estimaban distintos informes privados: que el salario real tuvo en 2018 su peor caída desde la crisis de 2002.

De acuerdo con el reporte oficial, los salarios del sector formal (público y privado) crecieron, en promedio, 27,3% anual. En el sector informal, en tanto, el incremento estimado fue del 21,9%. Los trabajadores en negro recibieron actualizaciones salariales que quedaron 24 puntos por debajo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del propio Indec, que marcó en octubre un avance del 45,9 por ciento.

En octubre, los salarios del sector privado registrado crecieron 3,8%, contra una inflación mensual del 5,4%. Ese mes comenzaron a discutirse las cláusulas de revisión que se acordaron en distintas paritarias. En el sector público, la suba fue algo mayor, del 4,7% mensual. El salario informal avanzó 1,7% contra el mes previo. En promedio, el índice de Salarios subió 3,7% desde septiembre.

La caída del salario se asemeja a la de la crisis de 2001/2002. Con la brusca salida de la convertibilidad, las remuneraciones 20 puntos contra la inflación, en 2002. La situación, ahora, es distinta: las cláusulas de revisión de las paritarias moderaron, en algunos sectores, esa pérdida de poder adquisitivo. Eso debería notarse a partir de los datos de noviembre.

El índice de Salarios del Indec es el indicador con el que el tomador de un crédito hipotecario o prendario UVA puede pedir al banco una extensión en el plazo de devolución para achatar la cuota. Si la evolución de salarios es más de 10 puntos inferior a la de la inflación, el banco debe ofrecer esa posibilidad. El cálculo es caso por caso y depende del momento en que se tomó el préstamo.

El índice de Salarios se conoció al mismo momento en que el Indec reportó una caída del 13,3% anual en la industria y del 15,9% en la construcción para noviembre.

El Comodorense

Este guarismo se dio luego de que en septiembre el índice de salarios cerrara con un avance de 2,9% respecto de agosto pasado, como consecuencia de un incremento de 2,3% en el sector privado registrado y de 3,5% en el sector público y en el sector privado no registrado.

El índice de salarios de septiembre -al cotejarlo con la evolución de la inflación en similar período- reflejó la pérdida registrada en el poder adquisitivo de los trabajadores.

En el cotejo de los doce últimos meses la pérdida es de 16,1 puntos, mientras que entre enero y septiembre fue de 13,3 y en septiembre de 3,6 puntos.

En base a los números del Indec, el índice de precios al consumidor de septiembre marcó una suba de 6,5% respecto de agosto, 32,4% en los nueve primeros meses del año y 40,5% frente a igual mes de 2017.

El índice de salarios mide la evolución de los salarios pagados en la economía, aislando el indicador de variaciones relacionadas con conceptos tales como la cantidad de horas trabajadas, descuentos por ausentismo, premios por productividad y todo otro concepto asociado al desempeño o las características de los individuos concretos.

Fuente: Radio 3 Cadena Patagonia

El Concejo Deliberante de Trelew en la sesión de ayer amplió la ordenanza de Etica Pública para que todos los funcionarios municipales estén obligados a pagar los impuestos en tiempo y forma. En caso de incumplimiento, el Municipio descontará entre el 10 y 20 por ciento del salario de los funcionarios hasta que salden sus deudas. Tampoco los deudores podrán asumir ningún cargo político.

La medida fue impulsada por la gestión de Adrián Maderna, que hace dos años promovió la ordenanza de Etica Pública. El presidente del bloque Chusoto, Juan Aguilar, sostuvo que el fundamento de esta decisión es que «los funcionarios públicos debemos ser ejemplares en el cumplimiento de las obligaciones tributarias, para después exigirle lo mismo a los contribuyentes». El concejal madernista informó que el Municipio ya hizo un relevamiento del pago de impuestos de los funcionarios, y «en general no hay incumplimientos».

«Esto no nace porque exista este incumplimiento, sino porque creemos que como principio general debe regir el ejercicio de la vida pública de nuestra ciudad», aclaró Aguilar.

Al mismo tiempo, Aguilar comentó que ahora tampoco podrá ser designado «ningún funcionario público que detente deudas con el Municipio de manera previa, cuestión que rige para los candidatos a intendente, concejales, secretarios, el Tribunal de Cuentas y el Omresp, y lo hacemos expansivo a todos los funcionarios del Ejecutivo». Hasta el momento las restricciones por el cumplimiento del pago de impuestos regían solamente para los candidatos, pero podía ocurrir que éstos generaran nueva deuda al asumir sus funciones. Con esta normativa todos quedan obligados a estar al día con las obligaciones tributarias.

Cargos comprendidos

Los funcionarios que no podrán eludir el pago de impuestos son del Ejecutivo Municipal, desde el intendente hasta los jefes de programa y asesores letrados; del Concejo Deliberante, ediles y los secretarios administrativos y legislativos; el delegado municipal de la Cooperativa Eléctrica; el juez de Faltas; el presidente y vocales del Tribunal de Cuentas; los directores del Omresp; y todo aquel personal que intervenga en el manejo de fondos públicos.

Los impuestos incluidos son el inmobiliario y adicional a los terrenos baldíos, tasas de servicios, impuesto al parque automotor, ingresos brutos, tasa por inspección de seguridad e higiene y contribuciones de mejoras. El Municipio realizará un relevamiento anual a los funcionarios que están obligados a cumplir con el pago de impuestos, y tendrán un plazo máximo de 15 días corridos para regularizar su situación.

La ordenanza de Etica Pública fue sancionada en junio de 2016 con el objeto de «generar mayores estándares de transparencia pública». Así se incorporó la obligación para todos los funcionarios, de presentar su declaración jurada patrimonial; se creó un registro de vehículos oficiales; se hicieron públicos los sueldos de los funcionarios en la página Gobierno Abierto de Trelew; y se elaboraron registros de contrataciones, entre otros puntos.

 

 

El Chubut

Los sueldos reales de los trabajadores volvieron a caer en agosto. Así en los primeros ocho meses de este año, mientras la inflación oficial fue 24,3%, los salarios aumentaron 15.3%. Representa una pérdida de 9 puntos, de acuerdo a los datos del INDEC.

En porcentaje equivale a una caída de los salarios reales del 7,2% en solo  8 meses. Y en relación a un año atrás, la caída es de 12,5 puntos que equivale a un 9,3% menos.

Se estima que en septiembre y octubre, por la mayor inflación, la caída salarial se profundizó. Con una inflación del 6,5% en septiembre y un estimado del 5,5/6% para octubre, en 10 meses en promedio la pérdida salarial podría superar el 15%.

En Trabajo esperan que la reconvocatoria de paritarias en muchos gremios, por la clausulas gatillo o de revisión, ayuden a morigerar esa caída. Pero aún así las proyecciones de inflación hasta fin de año marcan que la suba de precios de los próximos meses seguirá agrandando la distancia con relación a los salarios.  Muchos gremios firmaron paritarias en 2 o 3 cuotas, con la última a pagar entre enero y marzo de 2019.

La mayor retracción entre enero y agosto alcanzó a los ingresos del empleo no registrado: fue 14,6 puntos. Entre los empleados públicos la baja salarial fue de 9,2 puntos y el retroceso de los del sector privado de 6,6 puntos.

Si a los ingresos de los trabajadores informales se descuentan la inflación de la canasta de pobreza de ese período -que fue 25,1%-, la pérdida real de ingresos se eleva 15.4 puntos. Mayor aún es la caída si se considera la inflación de la canasta de indigencia: 25,6%.

De estos datos se desprende un mayor incremento de los niveles de pobreza entre los que tienen trabajo porque muchos trabajadores, informales y formales, están ganando en el límite del valor de la canasta de pobreza, al tiempo que disminuyó la ocupación laboral.  Y porque los asalariados “en negro” ganan hasta 50% menos que el resto de los trabajadores y en proporción, están siendo más castigados por la suba de los precios y también por la merma de la ocupación laboral. Todo esto, unido a la baja real de las jubilaciones y demás prestaciones de la Seguridad Social explican la caída del consumo.

En la medición del INDEC, los que están registrados en el sector privado representan poco más de la mitad de los trabajadores, el sector público casi el 30% y los privados no registrados casi el 20%. El índice de los ingresos de los asalariados no registrados tiene un rezago de actualización de 5 meses, de lo que se desprendería una mayor disminución hacia delante debido a que la inflación fue creciente.

Estos números se aproximan a los de la Secretaria de Trabajo que informó ayer que, a agosto pasado, en base a las declaraciones de las empresas ante la Seguridad Social, las remuneraciones de los asalariados privados registrados habían caído el 6,1% interanual. Y también  mayor es la caída de los asalariados con sueldos más bajos ya que para la mitad de los que menos ganan, con sueldos netos inferiores a $ 21.000, la baja salarial real interanual fue del 8%.

Por sectores, la mayor caída salarial interanual afectó a los docentes privados (8,8%), seguidos del comercio (8,5%) y transporte y comunicaciones (8,2%). El sector pesca fue el único que superó a la inflación.

Aunque Trabajo no informa los datos salariales del sector público, las cifras del INDEC marcan que esos trabajadores acumulan a agosto una pérdida interanual de 13,2 puntos. El términos nominales los salarios aumentaron el 21,2% versus una inflación del 34,4%.

 

 

 

Clarín

La Argentina es el país sudamericano que registró el mayor aumento de los servicios públicos sobre el salario mínimo en los últimos tres años, de acuerdo con un informe de la Universidad de Avellaneda (Undav).

Según un estudio elaborado por esa casa de estudios, desde 2015 se pasó de una incidencia muy baja del costo tarifario, cercana al 6% del salario, a una del 23,5%: de este modo, la Argentina pasó a la tercera posición en el “ranking” de ocho países de la región.

La Undav señaló que con la liberación de las tarifas, se registró una “notable transferencia de recursos”, y el ahorro que posibilitó la supresión de los subsidios en las tarifas, fue más que compensado por la merma de otros recursos, tales como menores ingresos por baja de retenciones a las exportaciones, a la minería y a las grandes empresas, producto de la reforma impositiva sancionada a fines de 2017.

Asimismo, indicó que desde inicios de 2016 se aplicaron incrementos acumulados promedio del 2.057% en gas natural, de 1491% en energía eléctrica y de casi un 1.000% en el servicio de agua potable.

En materia de transporte, se observaron ajustes del 677% en peajes, 375% en el boleto del tren, 332% en colectivos de corta distancia y un 177% en subtes, para el acumulado trianual.

Para esa universidad, en términos agregados, la previsión presupuestaria marca una disminución del peso de los subsidios económicos en 2018: según la nueva Ley de Presupuesto, se pasará de un peso del 2,2% sobre el PBI en 2018 a un 1,6% para el próximo año.

La Undav explicó que al estudiar la evolución del peso de los principales servicios públicos (energía eléctrica, gas de red y agua potable) sobre el salario mínimo, se encuentra un incremento acumulado de 17,2 puntos porcentuales en los últimos tres años.

“En última instancia la política tarifaria, permite reducir los gastos estatales en subsidios, pero al no poner un tope en los precios que las distribuidoras determinan para los usuarios finales, implica que las ganancias en dólares de dichas compañías terminen siendo soportadas tanto por toda la cadena productiva argentina como por las familias”, concluyó el informe.

 

 

Diario Jornada

La pérdida del poder adquisitivo estimada para este año es del 11% en promedio. Así lo proyectó un estudio difundido por la consultora Invenómica.

El golpe será más duro para los asalariados del sector privado de las regiones Noreste y Noroeste donde la contracción proyectada gira en torno al 17%, de acuerdo al estudio privado.

En el primer semestre, los salarios reales cayeron un 5%; pero en las regiones NOA y NEA, la caída fue del 8%. “Las cifras del primer semestre ya vaticinaban una situación muy complicada para los trabajadores en 2018”, resalta el informe que publicó ambito.com.

“La caída se acentuará en el segundo semestre dada la fuerte aceleración de la inflación”, se indica. Entre otros motivos, se destaca, pesa la brusca devaluación del tipo de cambio y los aumentos de salarios nominales que se ubican por debajo de la suba de precios. Las cifras estimadas del primer semestre surgen de las remuneraciones nominales de los trabajadores registrados por provincia para el periodo diciembre 2017 y junio 2018 (último mes disponible) informada por el Ministerio de Trabajo, ajustada por la inflación de cada región de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor publicada por el Indec.

Los trabajadores más afectados fueron los de las regiones del Noreste con una contracción del 7,9% y del Noroeste con una del 7,7%.

Por el contrario, la región pampeana, que concentra el 75% de los trabajadores registrados del país, se destaca por verificar el “mejor desempeño” con una baja del 3,6%. En un análisis más detallado, a la hora de analizar provincia por provincia, Tierra del Fuego verifica el peor desempeño con una caída del 18,6%.

 

 

La Gaceta

Este año también es inevitable: llega otro golpe al bolsillo de los asalariados. Y más: será el más duro desde el año 2002. Según estimaciones de economistas, este mes el salario real mostrará una caída de poder de compra cercano al 11%. Un retroceso en la capacidad de compra traerá como consecuencia un derrumbe en el consumo de parte de la gente, uno de los sostenes de la economía, y una recesión casi imparable.

La inflación golpea fuerte en 2018 y en estos 8 meses los salarios reales perdieron cerca del 9,5% de su poder de compra. Sucede que el alza de precios fue hasta junio del 24,3% mientras que los sueldos aumentaron un promedio del 12,5%.

Un estudio del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) muestra cómo es la variación salarial real -es decir, el haber nominal contra la inflación-, desde la crisis del 2002 hasta marzo de este mismo año.

Poder de compra del salario

En la salida de la crisis de 2001, el sueldo de los trabajadores cayó violentamente más de 20% en relación a los precios. Luego, en días del kirchnerismo, hubo bajas muy fuertes a principios de 2008 y de 2014, en los dos casos muy cerca del 5%. Y finalmente, tras la primera devaluación importante hecha por la presidencia de Macri, en peligrosa combinación con el aumento de las tarifas, la estampida inflacionaria redujo el salario real en un 9%.

Daniel Schteingart, especialista del IET, dijo que hasta agosto “la caída del salario real ya era de 8%”. Y agregó: “Muy probablemente va a estar cerca del 10 u 11% con la inflación que se espera para septiembre y será la caída interanual más profunda desde 2002”.

Las estimaciones hechas por sectores privados estiman un 6% para este mes de aumento de precios, lo cual implica una inflación interanual de 40%. Asímismo, los sueldos se actualizaron a un 25%, 15 puntos por debajo, algo que significa que la caída del poder de compra sería de 11%.

Schteingart lo pone más claro y cita un caso como ejemplo: “Si tu salario en 2017 era de $100, y el kilo de pan valía $1, con tu salario podías comprar 100 kilos de pan. Si un año después, por paritarias, tu salario es de $125 y el kilo de pan ya cuesta 40% más, es decir $1,40, con tu salario podés comprar 89 kilos de pan, o sea 11% menos”.

Un informe reciente de la firma Ecolatina dice que el impacto de la recesión y la inflación sobre el salario de la gente se dará principalmente durante la segunda mitad del año, y que como la caída en el primer semestre fue menor a la esperada, el número final de caída de salario estaría finalmente cerca del 6%.

“Sin reapertura generalizada de paritarias, el salario real podría perder caer en promedio más de 12% en el segundo semestre. Dado que dicha contracción del poder adquisitivo sería muy nociva para el consumo interno, acrecentaría la conflictividad social y minaría la imagen pública del gobierno. El Ejecutivo tiene incentivos para apoyar la reapertura de las paritarias”, se dijo desde la consultora.

 

Poder de compra del salario (Ecolatina - INDEC)

 

También habló sobre el tema la economista Lucía Cirmi Obón, del Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (Ciepp), quien dijo que se aguarda que el mercado interno se deprima más de lo que ya lo vino haciendo en los últimos meses. Dijo la economista: “Pueden llegar a peligrar los empleos de los sectores que más dependen de ese mercado interno, no solo la industria sino también los asociados a servicios que primero se recortan cuando no llegás a fin de mes”.

Por su lado, también habló el economista jefe de la Consultora Radar, Martín Alfie, e identificó qué sector de los asalariados es el que sentirá más duro el nuevo golpe al bolsillo. “Los trabajadores informales -en general- tienen un comportamiento salarial ‘pro cíclico’, en momentos de auge crecen más y en recesión también caen más”, aseguró.

En este contexto, el Gobierno de Macri dispuso a mitad de 2018 un decreto para convalidar las renegociaciones paritarias con cláusulas de revisión que contemplen subas de hasta 25 por ciento, aunque quedaron rápidamente desfasadas por la evolución del dólar y los precios. Los gremios ya advirtieron que presionarán para obtener una mayor recomposición salarial.

Alfie también advirtió que el año próximo tendrá una dinámica similar. “El 2019 empieza con una dinámica bastante negativa, con una fuerte caída del consumo privado, y vamos a ver una recesión importante por ser este el componente más importante de la demanda”.

 

 

Diario 26