Tag

sacerdote

Browsing

El nombre del sacerdote Juan Casamayor tomó notoriedad esta semana por celebrar la muerte de la viceintendenta de la localidad puntana de Villa Mercedes, Verónica Bailone, al señalar que estaba a favor de la legalización del aborto. El sacerdote volvió a aparecer con una desafortunada carta para la familia de la fallecida. «Espero que haya alcanzado a arrepentirse», fue una de las frases de su ensayo de disculpa.

Su lamentable carta fue compartida en Facebook, cuando miles de personas despedían a Bailone tras fallecer a los 37 años por un cáncer de pulmón. Casamayor publicó ahora otro texto para la familia de Bailone, a través del cual expresó su lamento por la muerte de la joven y por «haber dicho que el Señor le abortó su vida, conforme a su deseo».

Sin embargo, en otro fragmento del texto compartió una lamentable frase: «Por el contrario, espero que Verónica Bailone haya alcanzado a arrepentirse sinceramente de haber apoyado el infanticidio prenatal y que haya muerto en Gracia de Dios».

Además, el sacerdote aclaró que su intención fue «no herir a nadie», pero adujo que no «han sabido interpretar» sus palabras. «Pido mis disculpas si quedó alguien herido. Rezaré por su eterno descanso y el consuelo de su familia», concluyó.

Obispado de San Luis
Sus primeros dichos generaron tanto rechazo que el propio obispo de San Luis, Monseñor Gabriel Barba, salió a pedir disculpas públicamente en nombre de la Iglesia de la Provincia. A través de un comunicado, informó que se comunicó con el sacerdote y le solicitó que pida perdón «por el dolor y el escándalo que ha generado».

«Las palabras del padre Juan Casamayor son desafortunadas frente a la muerte de la viceintendenta de Villa Mercedes, Verónica Bailone, a quién he podido visitar durante su enfermedad en su propia casa», afirmó Bara.

Y agregó: «He saludado y di mis condolencias a la familia, y dados estos acontecimientos, pido perdón en nombre de la Iglesia de San Luis».

LA CARTA COMPLETA A LA FAMILIA

“Me dirijo a ustedes con el fin de transmitir que lamento la muerte de Verónica Bailone, y haber dicho que el Señor le abortó su vida, conforme a su deseo.

Por el contrario, espero que Verónica Bailone haya alcanzado a arrepentirse sinceramente de haber apoyado el infanticidio prenatal y que haya muerto en Gracia de Dios.

Mi intención es no herir a nadie, pero no me han sabido interpretar, por eso pido mis disculpas si quedó alguien herido.

Rezaré por su eterno descanso y el consuelo de su familia.

Sin otro particular, me despido de Uds. en Cristo y María Santísima”.

 

Se trata de Raúl Anatoly Sidders, quien fue docente y sacerdote del Colegio San Vicente de Paúl, de La Plata y en mayo último fue trasladado a Misiones, donde aguarda ser nombrado capellán del Escuadrón XIII de Gendarmería Nacional en Puerto Iguazú.

El sacerdote es investigado por el fiscal platense Alvaro Garganta por el delito de abuso sexual agravado contra una mujer entre sus 11 y 14 años, cuando asistía al establecimiento.

Durante esta jornada, exalumnos y exalumnas y familiares dieron a conocer una carta en la que piden se investigue el accionar de Sidders «dentro de esta institución, en la que cumplió funciones entre los años 2002 y 2020, sometiendo a niños y niñas y adolescentes a numerosas situaciones de acoso, abuso y violencias»

«En particular, los testimonios reinciden es destacar la intromisión en la intimidad sexual de les alumnos y alumnas en el momento de la confesión y la incitación a determinadas prácticas sexuales, además del hostigamiento y el trato denigrante hacia mujeres y homosexuales», detalla la carta a la que accedió Télam.

Aseguran también que el sacerdote ejercía «un sistemático condicionamiento al desempeño de les docentes al frente de los cursos, en especial en lo referente a educación sexual, pero además en relación a diversas temáticas sobre las cuales impartía posiciones oscurantistas, agresivas y carentes de todo rigor científico».

«Se sumaba a ello un manifiesto desprecio hacia aquellas familias de menores ingresos económicos», denuncian, y expresan que «en ocasiones derivó en presiones al personal de la escuela y hasta en desvinculaciones de sus puestos de trabajo».

Advierten que recientemente, Sidders «ha sido trasladado a cumplir funciones como capellán de Gendarmería Nacional a Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones, donde está en contacto con menores de edad que asisten a comedores comunitarios».

«Ellos están expuestos ahora a las mismas situaciones que padecieron por casi dos décadas les estudiantes del San Vicente de Paul. Por eso reclamamos que se investiguen las denuncias que se han realizado públicamente y se suspenda toda función en cargos de instituciones públicas o eclesiásticas», expresan.

Agregan que «quienes luego de años han podido vencer el temor, las presiones y procesar internamente lo que han padecido para formular acusaciones de notoria gravedad, merecen ser escuchados».

La mujer que hizo la denuncia contó que el sacerdote empezó a acosarla a los 11 años.

«En invierno, delante de todos, me hacía poner mis manos en los bolsillos de su sotana porque decía que yo tenía las manos frías, y me hacía sentir su erección», relató la joven a Prensa Obrera.

Contó que el sacerdote, durante la confesión, «me preguntaba si sabía masturbarme y como le decía que no, me explicó con sus dedos, sin tocarme, cómo tenía que hacer. Me sugirió que lo hiciera pensando en él y que en la próxima confesión le contara cómo me había sentido».

Según relataron otros ex alumnos varones a Prensa Obrera, el sacerdote era conocido como «Frasquito», porque los obligaba a masturbarse para guardarse su semen en un frasco.

Una audiencia a través del sistema de videoconferencia tuvo lugar en la tarde de hoy donde se revisó la situación de un imputado por abuso sexual que resulta ser un sacerdote que se encuentra detenido desde el mes de diciembre de 2019. Participaron los Jueces Fabio Monti e Ivana González, en representación del Ministerio Público Fiscal la funcionaria de fiscalía Mariela Wild y ejerciendo la defensa Martín Castro y Rodrigo Miquelarena.

La fiscalía refirió a los elementos colectados a propósito de cinco hechos ocurridos en fecha que no puede ser precisada con exactitud pero que data aproximadamente de fecha posterior al mes de mayo de los años 2011 o 2012, época en que la víctima tenía 14 o 15 años. Enfatizó sobre los riesgos procesales para solicitar la continuidad de la prisión preventiva hasta que en audiencia preliminar se decida la posible elevación a juicio oral.

Los magistrados tuvieron en cuenta los argumentos fiscales para determinar la prisión preventiva para el sacerdote hasta la audiencia preliminar. La calificación imputada es la de abuso sexual simple agravado por la calidad de autor por ser ministro de un culto reconocido previsto en el artículo 119, 1er párrafo, 2do. supuesto, 5to. párrafo en relación al 4to. inciso b, todo en carácter de autor, artículo 45 del mismo código, un hecho y abuso sexual doblemente agravado aprovechando que la víctima no pudo consentir libremente la acción por la calidad de autor en atención a ser ministro de un culto reconocido y por ser cometido mediante acceso carnal, previsto en el artículo 119, 3er párrafo en relación al 4to. párrafo inciso B todo en carácter de autor, cuatro hechos.

Además todos los hechos concursan realmente entre si de acuerdo al artículo 55 del código penal e idealmente, artículo 54 del código, con la figura de promoción de menores de 18 años agravada por mediar engaño, violencia, amenaza y abuso de autoridad, ya que dichos actos de características prematuras y perversas, aptas para desviar el normal desarrollo de la sexualidad del joven en formación.

Este jueves el padre Juan José Soto Vargas, obispo de la Patagonia en Bariloche,  presentó ante Cholila Online unos documentos certificados por el Papa Francisco y Cristian Caro Cordero Arzobispo de Puerto Montt,  donde lo habilitan y autorizan a todo ejercicio de su profesión de la fe católica.

En el contenido del certificado queda expresado que el padre Soto Vargas puede administrar todos los sacramentos de la Santa Iglesia Católica, apostólica de la Santa Sede, entre los que destacan: Realizar la Santa Misa, perdonar los pecados, dar la extremaunción, y todo el ejercicio de su profesión, como la confesión.

Como se mencionó anteriormente, el Papa Francisco y Arzobispo de Puerto Montt solicitan para el padre Soto Vargas a través de la certificación, apoyo y asistencia para cumplir fielmente con el mandato de la Santa Sede.

A continuación, declaración jurada.

¿Quién es el padre Juan José Soto Vargas?

El padre Juan José Soto Vargas nació, al medio Lago Vintter, donde se dividen las fronteras entre Chile y Argentina, en un barco carbón que capitaneaba su padre Clodomiro Soto Altamirano.

El padre tiene estudios superiores en Teología, Filosofía y Ciencias  de la Religión en Argentina, Brasil; y Europa, tanto en Alemania como en Italia.

Del mismo modo, realizó estudios en el Seminario Mayor Collegium Albertinum en Bonn del Arzobispado de Colonia, en la República Federal Alemania, donde concluyó la carrera de medicina, siendo consagrado como Sacerdote, por el arzobispo de colonia por los cardenales  Hoffner y Ratzinger, en la Catedral y Basílica de Colonia.

Soto Vargas, es sacerdote consagrado por su Santidad el Papa Francisco, conforme nos reporta la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Palacio Santo Oficio de la ciudad del Vaticano.

A propósito de eso, Soto Vargas se conoce personalmente con el Sumo Pontífice, quien da por escrito  testimonio personalmente desde cuando era Arzobispo en Buenos Aires, en su favor, y a través de recomendación del Arzobispo de La Plata Monseñor Quarracino y Monseñor José Antonio Plaza.

Asimismo, el sacerdote  también ha sido recomendado por el Santo Padre ante distintas autoridades, y trabajando junto al Sumo Pontífice en Asuntos Sociales y Departamento Médico en el mismo Arzobispado de la República Argentina, en Capital Federal.

Por último, Soto Vargas también fue habilitado y reconocido como Obispo Emérito Perpetuo porque aprobó toda la enseñanza de esta modalidad, tanto en el seminario Menor como Mayor.

Sin duda, la ardua labor que ha realizado este padre en Argentina y fuera de sus fronteras lo hacen merecedor de todo el respeto de la comunidad, por la cual ha dedicado toda su vida en beneficio de los más pobres y necesitados.

En el sexto piso de tribunales en Trelew se llevó adelante la audiencia de control de detención donde se anotició por parte de la fiscal general jefa Silvia Pereira, respecto a los hechos imputados que involucran al sacerdote H. A. C, detenido finalmente en la localidad de Chos Malal, provincia de Neuquén, y trasladado en las últimas horas a nuestra zona.

Detalló la doctora Pereira, que estuvo acompañada por la funcionaria de fiscalía Mariela Wild, acerca de cinco hechos ocurridos en fecha que no puede ser precisada con exactitud pero que data aproximadamente de fecha posterior al mes de mayo de los años 2011 o 2012, época en que la víctima tenía 14 o 15 años.

En todas las ocasiones el imputado sabiendo lo que hacía y conociendo la significación que su conducta poseía intimidaba a su víctima mediante la relación asimétrica de confianza, poder y respeto dada su investidura religiosa, por lo cuál no pudo consentir libremente la acción, abusó sexualmente del jóven que posee un retraso mental leve.

Así ocurrió en el santuario Nuestra Señora de la Paz, sito en calle Malvinas Argentinas de Trelew, fijándose como escenarios la capilla de aquel lugar, la habitación que ocupaba el cura y la chacra Don Bosco ubicada en calle cacique Nahuelpan.

La calificación imputada es la de abuso sexual simple agravado por la calidad de autor por ser ministro de un culto reconocido previsto en el artículo 119, 1er párrafo, 2do. supuesto, 5to. párrafo en relación al 4to. inciso b, todo en carácter de autor, artículo 45 del mismo código, un hecho y abuso sexual doblemente agravado aprovechando que la víctima no pudo consentir libremente la acción por la calidad de autor en atención a ser ministro de un culto reconocido y por ser cometido mediante acceso carnal, previsto en el artículo 119, 3er párrafo en relación al 4to. párrafo inciso b todo en carácter de autor, cuatro hechos.

Además todos los hechos concursan realmente entre si de acuerdo al artículo 55 del código penal e idealmente, artículo 54 del código, con la figura de promoción de menores de 18 años agravada por mediar engaño, violencia, amenaza y abuso de autoridad, ya que dichos actos de características prematuras y perversas, aptas para desviar el normal desarrollo de la sexualidad del jóven en formación.

La fiscalía expuso sobre los elementos colectados en la causa entre los que se encuentran diversas pericias y entrevistas realizadas, además de inspecciones oculares.

Se hizo saber acerca de la sentencia número 155/19 de la ciudad de Santa Rosa, La Pampa, donde C. fuera condenado a la pena de cinco años de prisión por el delito de abuso sexual simple agravado por haber sido cometido por un ministro de un culto reconocido en la modalidad de delito continuado en calidad de autor.

El Juez Gustavo Castro valoró los argumentos fiscales en cuanto a probabilidad de autoría y respecto a los riesgos procesales de fuga y entorpecimiento, determinó la apertura de investigación teniendo en cuenta la imputación del Ministerio Público y resolvió la prisión preventiva por el término de seis meses, de acuerdo a lo solicitado, para H. A. C, quien estuvo defendido por los abogados Rodrigo Miquelarena y Martín Castro.
Así lo informo el Diario El chubut.

Héctor Coñuel tiene 44 años y está condenado a cinco años de prisión por otro abuso que cometió en Victorica, en la provincia de La Pampa, allí su victima también fue un menor discapacitado. Este jueves deberá prestar declaración ante la justicia por el hecho cometido en Trelew.

Héctor Alfredo Coñuel fue detenido la semana pasada en Chos Malal, luego de que se ordenara su captura tras conocer el resultado de unas pericias que corroborarían la denuncia de abuso sexual.

El sacerdote llegó este jueves a la madrugada a Trelew, quedó alojado en una dependencia policial y horas más tarde será trasladado a tribunales para ser sometido en la Oficina Judicial a la audiencia de control de detención en la que la fiscalía le pediría la prisión preventiva.

Coñuel está condenado a la pena de cinco años de prisión por un abuso que cometió en Victorica, en la provincia de La Pampa, presuntamente después que se fue de Trelew. Allí su victima también fue un menor discapacitado. Estaba en libertad en esa causa porque la sentencia aún no quedó firme, dado que a través de su abogado él la habría recurrido y el falló aún estaría en tratamiento en un tribunal revisor.

El sacerdote tiene 44 años y su detención fue pedida ni bien se conoció el resultado de una pericia medica que se le hizo al adolescente –hoy joven—al que habría violado en Trelew, cuando la víctima participaba de una agrupación de “boy scouts” llamada “Los exploradores de Don Bosco”, indicó Radio 3.

El sacerdote João Paulo Araujo Gomes lleva todos los domingos a sus misas a aquellos perros abandonados que encuentra con el fin de que las personas los adopten y les den un hogar. Les da refugio en la Parroquia de Sant’Ana Gravatá, en Brasil, los lleva al veterinario para asegurar que disponen de buena salud, los alimenta y baña, y los domingos los presenta en misa.

Lleva varios años rescatando perros callejeros y dándoles la posibilidad de encontrar un hogar. Los aloja en su casa durante la semana y cuando llega el domingo los trae a sus misas con la esperanza de que los asistentes quieran llevárselos a casa. Incluso ha creado una red de voluntariado con instalaciones para garantizar que todos los perros tengan acceso a agua y alimentos frescos.

(Instagram)

Los asistentes que acuden a las ceremonias de la Parroquia de Santa Ana pueden ver con frecuencia al sacerdote impartiendo sus sermones mientras interactúa con los perros. Algo fuera de lo común en una misa tradicional.

El padre João asegura que los perros callejeros tienen todo el derecho cristino de estar presentes en su parroquia y asistir a sus misas. “Siempre podrán entrar, dormir, comer, beber agua y encontrar refugio y protección, porque esta casa es de Dios y ellos son de Dios”, escribió el padre en su cuenta de Facebook.

Gracias a la acción del sacerdote brasileño, el número de perros abandonados en las calles de Gravatá se ha reducido notablemente, ya que docenas de ellos han encontrado hogares.Y no ceja en su labor: “Hay algunos perritos que tienen problemas de salud graves. Por suerte los traigo a la parroquia y son adoptados”. Él mismo ha adoptado a varios perros en su casa.

El cuerpo de la mujer fue hallado en un búnker nazi en Grecia. Eaton fue «agredida sexualmente» y luego «asfixiada», según el informe de los forenses.

Un joven granjero de Creta confesó este martes que violó y asesinó a Suzanne Eaton. La científica estadounidense se encontraba en la isla griega para participar de una conferencia y fue encontrada muerta en un búnker nazi de la Segunda Guerra Mundial.
Leé También
Una científica fue asesinada y abandonada en un búnker nazi de la Segunda Guerra Mundial

Eaton, una bióloga molecular del Instituto Max Planck de la universidad alemana de Dresde, desapareció el 2 de julio y su cuerpo fue hallado 6 días después en una cueva cercana al lugar donde se llevó a cabo la conferencia.

La científica fue asesinada y abandonada en un búnker nazi de la Segunda Guerra Mundial. Crédito: AP
El principal sospechoso, un hombre de Creta de 27 años, casado con dos hijos e hijo de un sacerdote, fue detenido el lunes e interrogado en la comisaría de Chania.

Según la policía, este hombre arrolló dos veces a la científica con su auto y la metió en su maletero para llevarla a la cueva donde fue hallada muerta. Suzanne Eaton fue «agredida sexualmente» y luego «asfixiada», según el primer informe de los forenses.

Suzanne Eaton, una bióloga molecular de los Estados Unidos, fue asesinada en la isla de Creta. Crédito: AP
La mujer tenía 59 años y estaba casada con el científico británico Anthony Hyman con quien tenía dos hijos.