fbpx
Tag

Riesgo país

Browsing

El riesgo país sube este jueves 3% y llega a 850 puntos básicos, su valor más alto desde el 17 de junio de 2014. Fue cuando la Corte de Estados Unidos rechazó la apelación argentina y confirmó el fallo que obligaba al país a pagarle a los fondos buitre. La Argentina estaba a 15 días de un vencimiento y se dudaba de que pudiera pagar.

El riesgo país marca la diferencia entre lo que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos y los argentinos. Mientras los títulos norteamericanos rinden 2,56%, los emitidos por el país pagan 11% y el que se vence en 2021 llega a rendir 12,86%. Eso es lo que tendría que abonar Argentina para endeudarse.

La disparada del riesgo, que ya venía subiendo en los últimos días, se profundizó luego de las medidas anunciadas por el Gobierno el miércoles, entre las cuales aparece la postergación de la suba de tarifas. Esta decisión implicará un gasto de $ 9.000 millones, en medio de los esfuerzos oficiales de cumplir con el déficit cero para este año pautado con el FMI.

 

 

Clarín

El indicador de riesgo país se mantuvo por encima de los 800 puntos, aunque moderó la suba intradiaria. Luego de tocar los 835 puntos durante la jornada, cerró en 816 unidades. El martes había ganado 12 puntos para cerrar en 815 unidades.

Por su parte, los Credit Default Swaps (CDS) a 5 años, que cubren a los inversores de un eventual default de la deuda argentina, también subieron ayer. Tocaron un máximo de 918 puntos, aunque cerraron en 904,3 unidades, un punto por encima del martes.

“El CDS a 5 años está en los niveles de mayo de 2015 cuando Macri había aflojado en las encuestas y quien repuntaba y aparecía como favorito era Daniel Scioli”, analizó Diego Falcone, head portfolio manager de Cohen.

El analista aclaró que a los mercados siempre les cuesta mucho descontar procesos políticos pero indicó: “Nuestra hipótesis desde el lunes, sobre todo con los resultados de Río Negro a mano, es que el mercado está priceando un escenario

Este miércoles hubo resultados mixtos en renta fija. Los títulos en dólares con ley local anotaron alzas menores a 1%, mientras que los que se rigen por la legislación estadounidense mostraron pérdidas leves, de menos de 0,5%. Los bonos habían empezado la semana con pérdidas y ayer algunos lograron frenar o hasta revertir la tendencia negativa.

“Creo que las encuestas del fin de semana favoreciendo a Cristina Kirchner, sumadas al tirón de orejas del FMI en el comunicado del viernes sobre el cumplimiento del equilibrio fiscal, fueron los causantes (del derrape del lunes)”, recordó Diego Martínez Burzaco, estratega de Mercado en 5 Minutos.

El mercado de acciones, en cambio, estuvo positivo ayer. Tras la baja de 4% que había registrado el martes, el índice S&P Merval de Buenos Aires ganó 1,30% hasta los 32.154,54 puntos.

Las mayores alzas fueron para Ternium (+4,63%), Grupo Financiero Galicia (+3,61%), Banco Macro (+2,96%), Transportadora de Gas del Norte (+2,25%) y Aluar (+2,18%). En el lado opuesto, Central Puerto (-1,39%), Grupo Supervielle (-1,35%) y Telecom (1,13%) anotaron las bajas más importantes.

“Los bonos cortos, AO20 y AY24, recuperaron posiciones después del fuerte impacto del lunes. Las acciones respondieron a ese estímulo de hoy y a la baja del dólar. De todas formas, esto es día a día: la volatilidad e incertidumbre seguirán”, sintetizó
Martínez Burzaco.

En Nueva York, los ADR también rebotaron ayer. Hubo mayoría de verdes y varios papeles finalizaron la jornada en Nueva York con subas mayores a 3%. Entre ellos, Banco Macro (+3,68%), Grupo Financiero Galicia (+3,49%), e IRSA Inversiones y Representaciones (+3,18%).

 

 

Chaco dia por dia

El indicador de JP Morgan sube nueve enteros para la Argentina, a 813 puntos básicos. Las altas tasas de interés excluyen a la Argentina de los mercados de deuda.

Los bonos argentinos siguen cayendo de precios y no despiertan interés en los inversores, aún con las extraordinarias rentabilidades que ofrecen, ya muy por encima que las que se pueden obtener con títulos de deuda de otros países emergentes con un estatus similar.

¿Por qué sube el Riesgo País y ceden los títulos públicos?

Por una parte, esta deuda del Estado argentino cuenta con la garantía de repago hasta 2020, por el préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero las exigencias del organismo, que advirtió sobre la caída de la recaudación y recomendó mecanismos para incrementar los ingresos tributarios, encendieron una señal de alarma en el mercado.

Más presión tributaria para llegar este año al déficit primario “cero” implicará más recesión económica y genera más dudas que certezas sobre una mejora en los ingresos del Estado, cruciales para el cumplimiento del pago de deuda.

El shock devaluatorio de marzo, mes en el que el precio del dólar saltó más de 10%, anticipa una reactivación económica mucho más complicada, que podría desandar las leves mejoras intermensuales en varios indicadores de actividad exhibidas a partir de diciembre. También la inflación será más alta al menos hasta mediados de año, con una tasa que podría sostenerse en el 4% mensual.

Los expertos de Research for Traders apuntan que la debilidad de la renta fija se debe a “un marco de mayor aversión al riesgo local por la elevada inflación, recesión económica e incertidumbre política”.

Por otra parte, el Programa Financiero presentado por el Ministerio de Hacienda y Finanzas prevé metas alcanzables este año, aunque depende de una importante renovación de las Letras del Tesoro en dólares, la deuda de corto plazo. Pero la incertidumbre surge a partir de 2020, horizonte en el que caduca el acuerdo con el FMI y, elecciones de por medio, no se sabe si habrá continuidad de la actual política económica.

Los títulos públicos que vencen a partir del año próximo son los que más perdieron en las últimas semanas. De hecho, hay emisiones soberanas en dólares, con legislación argentina, que ya ofrecen tasas del 16% anual en el mercado secundario, como el Bonar 2020 (16%) y el Bonar 2025 (16,6%). Este martes estos títulos ceden 0,3% y 0,5% en dólares, respectivamente.

Para los títulos en moneda norteamericana con legislación de Nueva York las rentabilidades van de 9,9% a 14,8% anual.

El Riesgo País, medido por JP Morgan, refleja la brecha de tasas de interés entre los bonos del Tesoro de los EEUU, la referencia regional ponderada como el activo más seguro del mundo, con sus pares emergentes.

En el caso de la Argentina, sube este martes nueve enteros, a 813 puntos básicos, el valor más alto de 2019, y próximo a los 840 puntos que llegó a tocar en diciembre pasado. Para encontrar un Riesgo País tan alto para la Argentina hay que retroceder a 2014, cuando el gobierno de Cristina Kirchner recayó en default “selectivo” por orden del juez de Nueva York Thomas Griesa, al no poder cumplir con el pago de vencimientos de bonos reestructurados en el canje de 2015.

El escaso efecto de las medidas del Ministerio de Hacienda y el Banco Central para contener la inflación, la devaluación y la caída de la actividad económica llevan a imaginar un escenario electoral muy disputado y con mucho desgaste para el oficialismo. El mercado de deuda amplifica esta indefinición del escenario político.

“La próxima parada en la ruta de la incertidumbre será el 22 de junio, cuando venza el plazo para la presentación de las listas de precandidatos. La presencia de Cristina Fernández de Kirchner, el avance de una tercera vía que hoy encarna Roberto Lavagna y la fortaleza relativa que posea el Gobierno -muy relacionada a la estabilidad del tipo de cambio y la velocidad de recuperación de la actividad- serán los aspectos determinantes”, puntualizó Nery Persichini, experto de GMA Capital.

 

Infobae

El indicador de JP Morgan sube más de 3% y alcanza los 809 enteros. Hay bonos argentinos que ya rinden 16% anual en dólares.

La incertidumbre que pesa sobre la recuperación económica del país acrecienta la percepción de riesgo sobre la capacidad de pago de los bonos soberanos.

Poco después de las 16, el Riesgo País de la banca JP Morgan exhibía para la Argentina un incremento de 26 enteros o 3,3%, a 809 puntos básicos, la puntuación más alta desde las 817 unidades del 31 de diciembre pasado.

El Riesgo País mide la brecha de tasas de interés entre las emisiones de deuda de los EEUU y los títulos públicos de países emergentes. La tasa del bono del Tesoro norteamericano a 10 años alcanzaba este lunes 2,517% anual.

En estos términos, una colocación de deuda soberana de la Argentina debería ofrecer en el mercado un rendimiento aproximado de 10,6% anual en dólares para encontrar demanda, una tasa de probable impago dado el presente económico y financiero del país.

“Los inversores exigen un mayor premio para los vencimientos de corto plazo. Entienden que, en ese horizonte, Argentina podría tener mayores dificultades para honrar sus compromisos de deuda”, definió Nery Persichini, gerente de Inversiones de GMA Capital. “Argentina se desacopló nuevamente de los mercados emergentes debido a la incertidumbre política y una macroeconomía vulnerables que todavía batalla para equilibrarse”, añadió.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda, la deuda pública ascendió a USD 345.385 millones y representó el 90% del PBI al cierre del cuarto trimestre de 2019. El 76,2% de los pasivos del sector público están nominados en moneda extranjera.

El flojo desempeño económico, el endurecimiento de las condiciones financieras internacionales y los riesgos políticos de un año electoral suman pesimismo a la hora de invertir en bonos argentinos.

Desde Research for Traders subrayaron que se “acrecentó la incertidumbre política de cara a las elecciones presidenciales, con indefiniciones en cuanto a las candidaturas hacia un nuevo gobierno. Además, la recesión económica y las elevadas expectativas de inflación generan mayor desconfianza en los inversores”.

Además, hay que tomar en cuenta las exigencias del acuerdo stand by con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para alcanzar el equilibrio fiscal primario este año.

Un informe del Grupo SBS apuntó que “los ingresos fiscales continuaron sufriendo la recesión (en febrero), mientras que el gasto indexado debería comenzar a aumentar de peso pronto, alejando al Gobierno del déficit primario cero y agregando presión adicional sobre la dinámica de la deuda”.

Para Portfolio Personal Inversiones el informe del FMI conocido el viernes puede “generar algunos ruidos” mientras el país atraviesa una recesión económica, porque “la preocupación recae sobre la baja en la recaudación, en especial, para alcanzar el déficit primario cero. La recomendación apunta a aumentar el IVA y realizar un recorte adicional de subsidios”.

La semana pasada, la agencia calificadora Fitch reportó que los riesgos para el crédito de todos los sectores económicos de Argentina continuarán en 2019 a partir de un panorama fiscal desafiante y volatilidad cambiaria, entre otros factores.

Fitch agregó que el riesgo para la sustentabilidad de la deuda argentina es elevado y que las metas fiscales bajo el acuerdo del país con el Fondo Monetario Internacional parecen cada vez más difíciles de lograr.

“La turbulencia sobre los países emergentes amainó levemente. No obstante, los activos argentinos siguen presentando claroscuros, y probablemente, lo hagan a lo largo de abril”, consideró Portfolio Personal.

Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil, consideró que “los títulos públicos en dólares continuaron perdiendo paridad, no así las acciones que comienzan a registrar mejoras, pero todo bajo un entorno de reducidos negocios que hacen a un mercado chato y opaco”.

Los bonos en dólares con legislación Argentina sufren un castigo exagerado en estas horas, pues el país cuenta con el dinero del FMI para cumplir sus obligaciones.

Como a la baja de precios en el mercado secundario le corresponde una suba en la rentabilidad implícita, el Bonar 2025 ya está rindiendo un 16,6% anual en dólares; el Bonar 2020, un 15,7%; el Bonar 2024, un 15,3%, mientras que el Discount 2033 rinde un 14,7% en moneda dura. Se trata de rentabilidades sin competencia en los mercados internacionales en lo que se refiere a renta fija.

 

Infobae

Aseguran que la suba de este indicador se debe a la desconfianza del mercado respecto a varias “vulnerabilidades” de la economía.

Por el feriado de carnaval no hubo actividad en el mercado local, pero los principales bonos en dólares que cotizan en Wall Street cerraron en rojo, con caídas de hasta 2,3%. Así, el Riesgo País escaló otro 2% y terminó en 747 puntos, el nivel más alto en dos meses. Además, las acciones de empresas argentinas que cotizan en la bolsa americana terminaron con resultados mixtos y no lograron recuperarse de la fuerte caída del lunes. Los datos adelantan una semana corta complicada para las finanzas domésticas.

El lunes y martes volvieron a caer los bonos de los países emergentes y el dólar se fortaleció 0,50% frente a las principales monedas del mundo en los dos días de carnaval argentino.

El Riesgo País operaba en el orden de los 747 puntos, con un incremento de 28 puntos respecto a las 719 unidades del viernes. Según el economista Luis Palma Cané, la suba de este indicador se debe a la desconfianza del mercado respecto a varias “vulnerabilidades” de la economía.

Entre estas “vulnerabilidades” mencionó “el déficit comercial, la balanza de pagos que ahora está mejorando, el déficit de cuenta corriente (entrada y salida de dólares), el déficit fiscal, y la frutilla del postre: la recesión combinada con inflación“. Y a todo esto se suma “la incertidumbre política de las elecciones y los altos impuestos” señala Clarín.

Por todos estos factores, el economista consideró que “es muy difícil que el Riesgo País baje sustancialmente“, algo que le impide a la Argentina “acceder al crédito externo”, resalta el matutino.

El Riesgo País argentino subió 2,09%, o 15 puntos, el día de ayer. Cerró en 747 puntos, su mayor nivel desde inicios de enero, según datos de Rava Bursátil.

La sobretasa que pagan los bonos locales por encima de papeles similares de los Estados Unidos está en franco ascenso desde la semana pasada, luego de que la empresa confeccionadora de índices MSCI anunciara que incorporará más empresas chinas a su indicador de emergentes, lo que reduce las inversiones que los fondos pasivos que siguen a ese indicador deben destinar a activos de otras partes del mundo, advierte Cronista.com.

¿Cómo afecta a la economía argentina?

Ahora bien, ¿qué es el Riesgo País y por qué preocupa que suba? Este indicador, que elabora el banco JP Morgan a través de su índice EMBI más el agregado del país (como “EMBI Argentina“), mide el diferencial de tasas que pagan los bonos del Tesoro de EE.UU. contra el del resto de los países.

Es decir, es la sobretasa que debe pagar un bono argentino para igualar lo que dan los títulos a 10 años del Tesoro estadounidense, que para el mercado tienen riesgo cero de incumplimiento.

El EMBI+ (por sus siglas en inglés) marca el costo de endeudamiento de los países emergentes y se debe sumar a la tasa libre de riesgo (la del bono a 10 años del Tesoro de los Estados Unidos) para obtener el costo total. Es decir, teniendo en cuenta que la Fed ha frenado momentáneamente el alza de tasas y la dejó alrededor del 2,70%, hoy la Argentina podría endeudarse en los mercados a un 10% aproximadamente.

Básicamente, el Riesgo País es ni más ni menos que el costo “extra” que tienen que pagar el Estado Nacional, las provincias o las empresas argentinas si salen a colocar deuda, respecto de lo que rinden los bonos de la plaza más “segura” para los inversores, que es Estados Unidos.

Apretón monetario

Guido sandleris, Presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA)

La semana pasada finalizó con un anuncio del Banco Central de que planea ajustar el dinero circulante: el Comité de Política Monetaria (COPOM), decidió que mantendrá la política de sobrecumplir la meta de base monetaria(BM). Su objetivo es que la BM entre marzo y mayo se reduzca en $ 43.000 millones.

Además, la entidad reducirá la cantidad de dólares diaria que está dispuesta a comprar si el tipo de cambio perfora el piso de la zona de no intervención, lo que implica menos inyección de pesos.

Estas licitaciones serán de hasta u$s 50 millones por día (eran u$s 75 millones en enero) y por un máximo acumulado equivalente al 2% del objetivo de la base monetaria de marzo ($ 1.344 mil millones). Lo que sí mantendrá será el tope de u$s 150 millones si el dólar supera el máximo de la banda cambiaria.

La principal misión del BCRA es reducir la inflación, que sigue siendo muy elevada. El COPOM considera que un estricto control de los agregados monetarios conducirá a este objetivo. La perseverancia y disciplina monetaria son indispensables para bajar la inflación y el COPOM está preparado para mantener este sesgo contractivo por el tiempo que fuese necesario”, concluyó el Central.

Aire de Santa Fe

El indicador de JP Morgan crece 1,9% para la Argentina, a 732 puntos básicos. Los ADR restan un 1,5%, en una rueda en la que los índices de Wall Street cayeron hasta 1%.

Este lunes no hay operatoria financiera en la Argentina por los feriados de Carnaval, pero en el exterior las bolsas atraviesan una jornada negativa y los activos domésticos que se operan en Wall Street caen atrapados por esta tendencia general.

Los principales indicadores de las bolsas de Nueva York negociaban con caídas cercanas al 1%, mientras los inversores evaluaban los últimos acontecimientos relacionados con las conversaciones comerciales entre China y Estados Unidos. Bajaban las compañías de tecnología, servicios médicos y comunicaciones.

De acuerdo a los analistas, los índices pasaron a números rojos por un informe del Departamento de Comercio de los EEUU, que reveló una caída sorpresiva de 0,6% en el gasto mensual en construcción, tras experimentar un incremento del 0,8% en diciembre.

Ese dato complementa el informe sobre evolución del Producto Interior Bruto norteamericano del cuarto trimestre, que mostró una desaceleración de la economía estadounidense.

A su vez, el precio del petróleo se negociaba con alza de 1,2%, a USD 56,46 el barril de crudo ligero de Texas, mientras que la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años recortaba tres puntos básicos, a 2,72% anual.

En ese sentido, el Riesgo País de la banca JP Morgan aumentaba un 1,9% o 14 puntos básicos para la Argentina, a 732 enteros, la marca más alta desde el 4 de enero de este año.

La aversión al riesgo que lleva a que los flujos de inversión financiera se posicionen en acciones y bonos de países desarrollados, en perjuicio de los activos emergentes, es más palpable para los papeles argentinos, ante la profunda devaluación del peso, la recesión de la economía local y la incertidumbre política de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

El Riesgo País mide el diferencial de tasa de los bonos norteamericanos con sus similares de países emergentes. La suba de los rendimientos obedece, a su vez, a la caída de los precios de los títulos soberanos argentinos, pues estos operan en forma inversa.

La tasa de los títulos argentinos en el mercado secundario vuelve a empinarse y supera el 12% en algunas especies, como el Discount 2033 en dólares con legislación argentina (12,8% anual) y el Bonar 2025 (12,8%). Reflejan lo caro que le costaría a la Argentina endeudarse con sus restricciones macroeconómicas.

Con un dólar que se disparó 4,8% en febrero y le sacó ventaja a las demás inversiones, inclusive al plazo fijo, se abre un compás de espera para las acciones y bonos, que tuvieron un excelente comienzo de año, con ganancias próximas al 20% medidas en dólares.

A partir del 14 de febrero, cuando se conoció que la inflación en enero había superado las expectativas y alcanzado el 2,9%, se inició una dolorosa reversión para la recuperación de los precios, después de un 2018 con caídas promedio de 50% en dólares para las acciones y 25% para los títulos públicos. Basta recordar que en el acumulado de 12 meses la inflación alcanzó el 49,3%, la más alta de la gestión Cambiemos.

En apenas dos semanas las acciones argentinas se hundieron en promedio un 15% en dólares, con lo que eliminaron la mayor parte de las ganancias que habían registrado desde el cierre de 2018.

Mauro Morelli, analista de Rava Bursátil, indicó que “la eventual inestabilidad política, derivada de las últimas encuestas electorales que muestran escenario de paridad entre las dos principales fuerzas políticas, y que podrían poner en entredicho la reelección del presidente Macri, sembró bastantes dudas entre los inversores, especialmente los internacionales”.

Los ADR de compañías argentinas que se negocian en Wall Street restan un promedio de 1,5%, con pérdidas destacadas para Grupo Financiero Galicia (-2,4%) e YPF (-3%, a USD 13,32).

“Esta situación presionó fuerte sobre los activos argentinos, elevó el riesgo país y desestabilizó la paz cambiaria de los últimos meses por lo cual el Banco Central tuvo que rever su política de flexibilidad de tasas de interés que venía asumiendo desde fin del año pasado”, acotó Morelli.

 

INFOBAE

La divisa norteamericana inició marzo a $40,84 al público, el precio más alto desde el récord del 28 de septiembre. El indicador de JP Morgan avanza a 718 enteros.

El dólar comenzó el mes de marzo con clara tendencia alcista, para acumular un incremento de 5,6% desde el comienzo de 2019 y alcanzar su precio más alto en lo que va del año.

En el mercado mayorista ascendió 66 centavos (+1,7%), a 39,81 pesos. Este viernes, la zona de no intervención dispuesta por el Banco Central tuvo un piso de $38,642 y un techo de 50,007 pesos. Para el miércoles 6, pasados los feriados de Carnaval, el piso se elevará a 38,765 pesos.

El economista Gustavo Ber precisó que “a nivel cambiario, la mayor expansión de pesos de las últimas ruedas -más allá de que hoy se impulsó una contracción monetaria- continuó reviviendo una mayor demanda por cobertura que reacomodó al dólar mayorista hasta los $39,81, ante la debilidad también de las monedas emergentes”.

En ese sentido, vale recordar que la autoridad monetaria expandió en cerca de $100.000 millones la liquidez del sistema financiero desde el pasado 22 de febrero.

“Ello sucede a pesar de que el BCRA aseguró que extenderá su dura política monetaria y que la tasa de LELIQ aún se ubica alrededor del 50%, ya que la creciente incertidumbre invita a una mayor dolarización de carteras, ante lo cual el organismo no debería apuntar a frenar a la divisa sino sólo monitorear que el deslizamiento sea ordenado”, apuntó el titular del Estudio Ber.

En el Banco Nación, la divisa al público se vendió a $40,70, con un incremento de 60 centavos. En el promedio de bancos del microcentro porteño finalizó a $40,84, con un aumento de 70 centavos a 1,7 por ciento.

El Banco Central recortó a partir de marzo a USD 50 millones por día su capacidad de intervenir para dar soporte al dólar. Además, trasladó hasta mayo el sobrecumplimiento de Base Monetaria de febrero, lo que implica que la meta para próximos meses se reducirá en 43.000 millones de pesos.

Aportó un empuje extra al ascenso del billete verde la tendencia bajista de las monedas emergentes respecto de la norteamericana. En Brasil, el dólar trepa un 1,3%, a 3,79 reales.

Entre otras variables financieras destacadas en la jornada resalta el avance del Riesgo País de Argentina. El indicador de JP Morgan aumenta 3%, a 718 puntos básicos, el rango más elevado desde el pasado 8 de enero.

 

INFOBAE

Si bien el BCRA salió a comprar u$s 50 millones, el dólar continúa por debajo del piso de la zona de no intervención. De acuerdo con el Banco Nación, la divisa estadounidense cotiza a $ 37,90 para la venta y a $ 36,10 para la compra.

En el sector mayorista, la moneda norteamericana subió levemente. Con un alza del 0,84%, el dólar opera a $ 37,01 para la compra y a $ 37,21 para la venta.

Por tercera vez consecutiva el ente monetario tuvo que salir a intervenir. La licitación se hizo a un precio promedio de $ 37,13. El máximo fue de $ 37,14.

Para mañana, el piso de la banda será de $ 37,45 y el techo $ 48,49.

Asimismo, el Riesgo país sigue bajando y ya se ubica en 703 puntos básicos.

Fortuna (Perfil)

En una escalada que pareciera no tener freno, el riesgo país sube 1% hasta los 837 puntos y marca un nuevo récord en cuatro años. Además, el índice Merval de la Bolsa porteña cae 2% en medio de un rojo generalizado en el panel líder.

Durante los feriados navideños, sin actividad en la plaza local, los principales mercados de referencia se derrumbaron en respuesta a las tensiones entre Donald Trump y la Fed tras la suba de tasas y a las proyecciones de desaceleración del crecimiento económico de Estados Unidos. La aversión al riesgo domina el globo. Hoy, los principales índices de Wall Street ensayan una moderada recuperación en una nueva jornada marcada por la volatilidad.

En ese marco y ante la creciente desconfianza en la capacidad de pago de la deuda soberana cuando se terminen los dólares del FMI, los bonos argentinos que cotizan en moneda dura queman las manos de los inversores especulativos, que se desprenden de ellos. En su mayoría caen entre 0,7% y 2%. Así, el riesgo país que mide el JP Morgan continúa su carrera alcista: sube otro 1% a 837 puntos, su máximo valor desde el 15 de octubre de 2014, en pleno conflicto con los fondos buitres.

“Argentina se está acoplando a la caída de Wall Street del lunes producto de la incertidumbre doméstica y la internacional. Los bonos continúan perdiendo terreno. Y el riesgo país es un termómetro que refleja la marcada desconfianza”, señaló el economista Gustavo Ber en diálogo con este diario.

Para el analista, es difícil ver la luz al final del túnel. “Hasta ahora no hay nada que permita pensar que puede parar, no hay drivers desde el frente interno que puedan hacer que se recomponga el apetito inversor. La incertidumbre electoral está y va a estar y las dudas sobre la refinanciación de la deuda a partir de 2020 pos- FMI también. Encima, a este combo interno, se sumó toda la incertidumbre internacional repentinamente detonada este último trimestre, donde Wall Street acumula 20% de caída, una de las mayores de la historia”.

Diario Jornada

El Riesgo País volvió a aumentar y llegó a los 829 puntos, el nivel más alto en cuatro años, por lo que el mundo financiero seguirá de cerca sus movimientos en la última semana del año.

En la Argentina, los mercados financieros no operaron el lunes por ser día no laborable, pero en el exterior los activos locales cotizaron en medio de una jornada preocupante para las principales plazas extranjeras.

A nivel local, el riesgo país que elabora el JP Morgan volvió a encender luces de alerta, al registrar una suba de 0,9% y se acercó a los 830 puntos.

Impulsado por la desconfianza de los inversores hacia la Argentina, el indicador se ubicó en los niveles más altos de los últimos cuatro años.

En lo que va del año, el índice acumuló un incremento cercano al 137% y en el último mes del 2018 la suba se ubica en torno al 18%.

En Wall Street, las acciones argentinas no pudieron evitar una nueva tendencia negativa que arrastró a los principales indicadores de esa plaza financiera de referencia.

Los Adr´s de empresas locales llegaron a caer casi 10% como el caso de Mercado Libre, mientras que las de Supervielle se desplomaron 6,6%; Pampa energía, un 5,9%; y Banco Francés, un 3,5%.

Ello se dio en medio de una jornada sumamente negativa en la Bolsa de Nueva York, que cerró nuevamente en baja tras haber registrado su peor semana desde 2008, en un mercado afectado por la caída de los precios del petróleo y dificultades en Washington.

Según resultados definitivos del cierre, el índice estrella de la bolsa, el Dow Jones Industrial Average, perdió 2,91%, para terminar en 21.792,20 puntos, su nivel más bajo desde septiembre de 2017, y el índice Nasdaq, de fuerte impronta tecnológica, cedió 2,21%, para cerrar a 6.192,92 puntos.

El índice ampliado S&P 500 cayó 2,71% y terminó en 2.351,10 puntos, su menor nivel desde abril de 2017.

Jornada