fbpx
Tag

Riesgo país

Browsing

Si bien el BCRA salió a comprar u$s 50 millones, el dólar continúa por debajo del piso de la zona de no intervención. De acuerdo con el Banco Nación, la divisa estadounidense cotiza a $ 37,90 para la venta y a $ 36,10 para la compra.

En el sector mayorista, la moneda norteamericana subió levemente. Con un alza del 0,84%, el dólar opera a $ 37,01 para la compra y a $ 37,21 para la venta.

Por tercera vez consecutiva el ente monetario tuvo que salir a intervenir. La licitación se hizo a un precio promedio de $ 37,13. El máximo fue de $ 37,14.

Para mañana, el piso de la banda será de $ 37,45 y el techo $ 48,49.

Asimismo, el Riesgo país sigue bajando y ya se ubica en 703 puntos básicos.

Fortuna (Perfil)

En una escalada que pareciera no tener freno, el riesgo país sube 1% hasta los 837 puntos y marca un nuevo récord en cuatro años. Además, el índice Merval de la Bolsa porteña cae 2% en medio de un rojo generalizado en el panel líder.

Durante los feriados navideños, sin actividad en la plaza local, los principales mercados de referencia se derrumbaron en respuesta a las tensiones entre Donald Trump y la Fed tras la suba de tasas y a las proyecciones de desaceleración del crecimiento económico de Estados Unidos. La aversión al riesgo domina el globo. Hoy, los principales índices de Wall Street ensayan una moderada recuperación en una nueva jornada marcada por la volatilidad.

En ese marco y ante la creciente desconfianza en la capacidad de pago de la deuda soberana cuando se terminen los dólares del FMI, los bonos argentinos que cotizan en moneda dura queman las manos de los inversores especulativos, que se desprenden de ellos. En su mayoría caen entre 0,7% y 2%. Así, el riesgo país que mide el JP Morgan continúa su carrera alcista: sube otro 1% a 837 puntos, su máximo valor desde el 15 de octubre de 2014, en pleno conflicto con los fondos buitres.

“Argentina se está acoplando a la caída de Wall Street del lunes producto de la incertidumbre doméstica y la internacional. Los bonos continúan perdiendo terreno. Y el riesgo país es un termómetro que refleja la marcada desconfianza”, señaló el economista Gustavo Ber en diálogo con este diario.

Para el analista, es difícil ver la luz al final del túnel. “Hasta ahora no hay nada que permita pensar que puede parar, no hay drivers desde el frente interno que puedan hacer que se recomponga el apetito inversor. La incertidumbre electoral está y va a estar y las dudas sobre la refinanciación de la deuda a partir de 2020 pos- FMI también. Encima, a este combo interno, se sumó toda la incertidumbre internacional repentinamente detonada este último trimestre, donde Wall Street acumula 20% de caída, una de las mayores de la historia”.

Diario Jornada

El Riesgo País volvió a aumentar y llegó a los 829 puntos, el nivel más alto en cuatro años, por lo que el mundo financiero seguirá de cerca sus movimientos en la última semana del año.

En la Argentina, los mercados financieros no operaron el lunes por ser día no laborable, pero en el exterior los activos locales cotizaron en medio de una jornada preocupante para las principales plazas extranjeras.

A nivel local, el riesgo país que elabora el JP Morgan volvió a encender luces de alerta, al registrar una suba de 0,9% y se acercó a los 830 puntos.

Impulsado por la desconfianza de los inversores hacia la Argentina, el indicador se ubicó en los niveles más altos de los últimos cuatro años.

En lo que va del año, el índice acumuló un incremento cercano al 137% y en el último mes del 2018 la suba se ubica en torno al 18%.

En Wall Street, las acciones argentinas no pudieron evitar una nueva tendencia negativa que arrastró a los principales indicadores de esa plaza financiera de referencia.

Los Adr´s de empresas locales llegaron a caer casi 10% como el caso de Mercado Libre, mientras que las de Supervielle se desplomaron 6,6%; Pampa energía, un 5,9%; y Banco Francés, un 3,5%.

Ello se dio en medio de una jornada sumamente negativa en la Bolsa de Nueva York, que cerró nuevamente en baja tras haber registrado su peor semana desde 2008, en un mercado afectado por la caída de los precios del petróleo y dificultades en Washington.

Según resultados definitivos del cierre, el índice estrella de la bolsa, el Dow Jones Industrial Average, perdió 2,91%, para terminar en 21.792,20 puntos, su nivel más bajo desde septiembre de 2017, y el índice Nasdaq, de fuerte impronta tecnológica, cedió 2,21%, para cerrar a 6.192,92 puntos.

El índice ampliado S&P 500 cayó 2,71% y terminó en 2.351,10 puntos, su menor nivel desde abril de 2017.

Jornada

Es el más alto de la era Macri y desde diciembre de 2014. Se da en un contexto volátil en el mundo y de cara a las elecciones de 2019. Pese a ello, el dólar sigue estable y las reservas son récord por el desembolso del FMI.

El riesgo país de la Argentina tocó ayer el nivel más alto de la era Macri y el más elevado en cuatro años. El índice EMBI JP Morgan, más conocido como riesgo país, cerró en 821 puntos básicos para Argentina. La última vez que registró una cifra similar así fue en diciembre de 2014.

El índice mostró subas todos los días de esta semana. Arrancó en 763 puntos. Los analistas dicen que una combinación de factores explica este desempeño. Entre estos figuran:

– El contexto internacional. Financial Times señaló ayer que Wall Street registró el peor diciembre desde 1930, el año de la Gran Recesión. De hecho, las acciones en Estados Unidos registran el nivel más bajo en 17 meses y cerraron esta semana con el registro más pobre desde agosto de 2011. El mercado no recibió bien que la Reserva Federal anunciara el miércoles que subiría las tasas dos veces en 2019 ya que la propia Fed reconoció que la economía de EE.UU. marcha derecho a una desaceleración y una suba de la tasa podría acentuar esa tendencia con más fuerza aún.

– El rol de Cristina Kirchner de cara a 2019. Según el Gobierno, pero también varios analistas, la candidatura de la ex presidenta aumenta la incertidumbre sobre el rumbo de la política económica que mantendría Argentina después de 2019, principalmente, el acuerdo con el FMI y la política de revisión de tarifas para aumentar la tasa de inversión sobre la economía. Gabriel Rubinstein, economista, opina que el riesgo país “bajaría a 500 puntos si estaría garantizado que gana Macri el año que viene. Pero si gana Cristina se va a 1.200 o 1.300 puntos porque nadie sabe qué haría ella”.

– Los factores locales. Ayer, en el mercado, un operador explicaba que los bancos que renovaron las operaciones de repo para financiar al Tesoro aumentaron su demanda de cobertura para capear la posibilidad de un default. De ahí, el aumento de los credit default swap. Otra justificación del aumento del riesgo país es que los inversores cierran sus posiciones de carteras de cara a fin de año y se desprenden de títulos. Otros, en cambio, simplemente ven con preocupación la dinámica de la deuda externa de la Argentina y su capacidad de repago más allá de 2019. Si bien el FMI aseguró los desembolsos para el próximo año, el país se mostrará menos vulnerable sólo cuando su economía arranque a crecer. Los más críticos dudan de que esto ocurra pronto porque señalan que el programa del FMI es recesivo.

En Hacienda explicaban ayer que el aumento del riesgo país obedeció, específicamente, “al sentimiento global, probablemente sea el peor año desde 2008”. “Casi no hubo volumen”, comentaron sobre la caída de los bonos.

El riesgo país es la diferencia entre lo que Argentina tiene que pagar para tomar deuda a 10 años y lo que paga una economía como Estados Unidos. El país debería entonces hoy avalar una tasa de 8,21% más que lo que paga EE.UU., una cuenta que daría 11% para salir a endeudarse. Un costo muy elevado. De ahí que Argentina actualmente se encuentre fuera del mercado voluntario de deuda.

En el Gobierno, de todos modos, destacan dos datos a favor en el frente financiero. El primero es que la presión sobre el dólar ha cedido. El dólar cayó 14 centavos a $ 39,02 en la semana, tras cerrar casi estable este viernes. El segundo, “es que los inversores muestran pocas dudas sobre el cumplimiento de las metas fiscales, monetarias y externas del plan con el FMI”.

Ayer ingresó el desembolso del organismo por US$ 7.619 millones que el miércoles había aprobado el Directorio Ejecutivo tras la revisión del cumplimiento del programa stand by. Se trató del tercer tramo del programa acordado por unos US$ 57.000 millones. El Fondo elogió otra vez esta semana el cumplimiento del plan. Las reservas cerraron la semana en US$ 66.343 millones.

Dentro del Gobierno califican el aumento del riesgo país de esta semana como “frustrante”. Consideran que se han hecho todos los deberes. Un acuerdo con el FMI que blindó las necesidades de financiamiento para el año que viene y el apoyo político que recibió Mauricio Macri en la Cumbre del G-20 en Buenos Aires de parte de los principales líderes mundiales. Los actuales niveles de riesgo país disparan los análisis de estrés sobre la economía argentina y vuelven negativa la temática de discusión sobre el país entre los inversores.

 

Clarin

El riesgo país, según el índice Diversificado Global JP Morgan EMBI, salta este viernes a 802 bps, el mayor desde octubre de 2014 y un alza de 28 bps respecto del cierre del jueves.

Asimismo, el costo de asegurar la exposición a la deuda argentina subió el viernes y el riesgo país tocó máximos desde 2014, mientras los inversores analizaban las medidas del gobierno para contener el desplome del peso.

Los swaps de incumplimiento de crédito (CDS) de la deuda argentina a cinco años saltaron 70 puntos básicos (bps) frente al cierre del jueves a 833 bps, según cifras de IHS Markit, tras el desplome de 20 por ciento que sufrió el peso respecto del dólar en dos días.

El diferencial de rendimiento promedio de los bonos soberanos argentinos en dólares sobre la deuda comparable del Tesoro estadounidenses o riesgo país,

El peso se fortalecía un 3 por ciento el viernes, pero los inversores seguían esperando el anuncio de un paquete de austeridad fiscal con el alcance suficiente para lidiar con el elevado nivel de la inflación y el déficit fiscal previsto para 2019.

 

 

Ambito

El dólar se ofrecía este lunes en las primeras horas de la tarde a 31,20 pesos en bancos de capital privado, pero cotizaba a un promedio de 29,61 pesos para la compra y 30,71 pesos para la venta.

Según informó el Banco Central, la moneda norteamericana se vendía a 31,20 pesos en el Banco Galicia; 30,80 pesos en los bancos Itaú e ICBC y a 30,50 pesos en el Banco Nación.

Los bancos Nación, Santander Río y Credicoop ofrecían la divisa a 30,40 pesos.

Mientras tanto, el indicador Riesgo País de la Argentina subía unos 19 puntos y se ubicaba en los 723 puntos básicos, el nivel más alto en casi cuatro años.

El riesgo país es un indicador elaborado por la banca estadounidense JP Morgan que mide la diferencia que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos contra las del resto de los países.

 

 

Portal de Noticias

El reciente incremento en el precio del dólar y el aumento del riego país, fue un combo explosivo que dejó abierta la puerta a que la inflación se dispare hasta un 40%. “Cada vez que sube el dólar tiene traslado a precios. Cuando baja, los precios no bajan”, explicó el economista Agustín D’Attellis.

“Este año, hasta antes de ayer, la proyección de inflación estaba en 35%. Ahora apuntamos a cerca del 40%”,lanzó.

Respecto a las razones de la nueva devaluación, advirtió que al crecer el riesgo país, “por la desconfianza de los inversores, el costo de refinanciar deuda termina siendo cada vez más caro”.

“Los movimientos devaluatorios aumentan la carga de la deuda, entonces tenés que revisar las partidas presupuestarias para darle credibilidad al pago de la deuda. ¿Cómo hacés? Bueno, recortan partidas presupuestarias del resto de los rubros, salud, educación, jubilaciones, lo que se te ocurra”, añadió.

Además, en diálogo con Somos Radio AM 530, D’Attellis aseveró que la política económica implementada por el gobierno del presidente Mauricio Macri “es insostenible”, debido a los desequilibrios externos, a la falta de dólares y al mercado internacional cerrado.

“Es la lógica que imperaba en la década de los 90. Tiene que ver con los niveles de deuda, con los desequilibrios de la economía y con la exposición a los flujos especulativos. Eso en los años anteriores estaba controlado”, concluyó.

 

Infobaires24

Tras el préstamo de 38 mil millones que el FMI otorgó en diciembre de 2000, el indicador se acomodó en torno a los 700 puntos básicos. En ese número cerró el viernes último.

El Riesgo País de la Argentina superó este viernes los 700 puntos, máximo nivel desde febrero de 2015, los bonos nacionales se desplomaron por encima del 8% y los títulos de empresas argentinas cayeron hasta 11% en Wall Street. A menos de dos meses del acuerdo del gobierno de Mauricio Macri con el FMI, el indicador que elabora JP Morgan tocó un valor similar al de enero de 2001 cuando Fernando De La Rúa terminaba de celebrar el “Blindaje” con el mismo organismo.

En el año en el que colapsó el gobierno de la Alianza, el ministro de Economía José Luis Machinea selló un préstamo de último recurso con el FMI y otros órganos internacionales por u$s 38.000 millones de dólares. Los capitales permitieron afrontar los compromisos externos durante unos pocos meses.

Hacia fines del año 2000, la deuda argentina representaba alrededor del 45% de su PBI. No había confianza en que el país pudiera pagar los vencimientos pendientes. En parte, por la inflexibilidad monetaria que implicaba el régimen de la Convertibilidad y también por una recesión económica que había comenzado en 1998.

En los últimos seis meses, es decir entre diciembre del año pasado a junio de 2018, la deuda bruta total del sector público nacional creció 29,9 puntos porcentuales hasta ubicarse en un equivalente al 87% del PBI, detalló el Observatorio de la Deuda de la Fundación Germán Abdala. Un 42% más que en 2001.

Según el banco de datos de Ámbito Financiero, el Riesgo País en octubre de 2000 estaba cerca de los valores actuales. Tras una disparada que lo llevó cerca de los 1.000 puntos en noviembre, bajó a 696 en enero de 2001 después del “Blindaje”. Desde entonces no paró de subir hasta trepar a los 7.222 el 7 de agosto de 2002. Ya habían pasado el corralito, el corralón, la renuncia de Domingo Cavallo y la salida de De La Rúa . Roberto Lavagna llevaba poco más de tres meses como ministro de Economía.

El mínimo histórico del Riesgo País fue el 26 de enero de 2007. En el último verano de Néstor Kirchner como presidente, el indicador estuvo en 185 puntos básicos.

 

 

 

Los inversores siguen escapando al riesgo argentino tras la convulsión que desató el escándalo de los cuadernos de las coimas, las dudas respecto a si el Gobierno logrará cumplir con el acuerdo del FMI y la incertidumbre acerca la magnitud de la recesión. El rendimiento de los bonos locales en dólares de largo plazo se disparó por encima del 9% ayer, muy por arriba de la tasa que pagan los títulos públicos del resto de los países de la región, mientras que el índice de riesgo país llegó a tocar su mayor marca en la era Macri, 620 puntos, para luego cerrar a niveles de fines de junio.

El Merval, en tanto, se hundió un 4% y perforó la barrera de los 27.000 puntos.

Entre las emisiones en dólares, el Bonar 2046 se hundió un 1,52% ayer en la Bolsa porteña y su tasa interna de retorno llegó al 9,9%, mientras que el bono internacional a 100 años (AC17) cayó un 0,61% y ya rinde un 9,6 por ciento.

La mala performance de los bonos locales llevó a que el riesgo país trepara un 2,87% ayer, hasta los 610 puntos, el mayor nivel desde el cierre de junio pasado. durante la jornada el índice que elabora JP Morgan había llegado a tocar un récord en tres años de 620 unidades.

Según explica Daniel Chodos, jefe de estrategia para bonos soberanos de Credit Suisse, una de las razones que viene desde hace un tiempo empujando a la baja la cotización de los títulos públicos locales es que “todo el mundo ya tiene muchos bonos argentinos y hay mucho riesgo por delante”, por lo tanto, no se está viendo compra y cualquier venta genera variaciones grandes en los precios. A esto se suma que la deuda en general en Latinoamérica tampoco está teniendo una buena performance.

Pero puntualmente en los últimos días se sumó un nuevo driver para aumentar la incertidumbre sobre la deuda argentina y sobre el resto de los activos locales, que fue la aparición de los cuadernos escritos por el ex chofer de la mano derecha del ex ministro de Planificación Julio De Vido, en los que se revelaría una supuesta red de corrupción entre funcionarios kirchneristas y empresarios vinculados a la obra pública.

El mercado ahora teme que este escándalo en el que aparecen involucradas importantes compañías que operan en el país, y del que todavía se desconoce su alcance, pueda impactar en la actividad económica, reduciendo la inversión y el crecimiento, y esto a su vez le dificulte al Gobierno el cumplimiento de las metas fiscales acordadas con el FMI.

“Los rendimientos de los bonos están reflejando una recesión quizá más larga que la esperada anteriormente y esto incrementa la incertidumbre con vistas a las elecciones del próximo año”, señaló Chodos.

Para Amilcar Collante, de Cesur, “hay muchas preguntas y pocas respuestas respecto a Argentina”. El economista advierte que si el “cuadernogate” llega a tener una magnitud similar al Lavajato brasileño, podría ser un proceso muy largo, que frene mucho la economía, tal como ocurrió en el país vecino.

“No se sabe cuánto va a durar la recesión y cómo impactará en las cuentas fiscales”, agregó Collante.

Además de los bonos, ayer fueron también duramente castigadas las acciones en la Bolsa porteña, con caídas en el panel líder de hasta 8,6 por ciento.

“Los inversores prefieren ver cómo se desarrolla la causa de los cuadernos desde afuera, minimizando el impacto por el riesgo reputacional que sufren las acciones principalmente”, afirmó Nery Persichini, gerente de inversiones de GMA Capital.

 

 

 

BAE Negocios