Tag

riesgo

Browsing

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, adelantó que podrían volver a disponerse medidas restrictivas si continúan en ascenso los casos de coronavirus.

“Nos comprometimos a que si hay que pagar costos políticos por decisiones que no agradan, lo haremos en pos de defender vidas”, explicó.

“Si vemos que se están poniendo vidas en riesgo, vamos a volver para atrás si la situación de la pandemia lo amerita”, agregó el funcionario.

Mencionó que, anteriormente, la pandemia se focalizaba en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) pero actualmente se propagó a otras zonas y dijo que los gobiernos locales e intendentes «deben tratar de cortar la circulación con restricciones».

«Venimos trabajando juntos pero quienes fiscalizan la aplicación son los gobiernos locales», enfatizó.

En torno a las manifestaciones ciudadanas, Cafiero expresó que el Gobierno «es respetuoso pero no está de acuerdo con el modo», por la posibilidad de expandir los contagios de coronavirus.

Lo que hizo este jueves al irse a Esquel y andando en aquella ciudad rodeado de varias personas sin el barbijo colocado, poco después que se conociera que el vicegobernador Ricardo Sastre había contraído el virus; es de una irresponsabilidad absoluta pocas veces vista en un funcionario que –encima—tiene a su cargo la seguridad de todos los chubutenses.

¿Qué va a pasar entonces si al controvertido ministro le da positivo el test de Covid 19?

Massoni debe creer que el coronavirus le tiene miedo y por eso no cumple –paradójicamente— con lo que desde el Gobierno se pregona para evitar que en Chubut pase lo que está sucediendo en las provincias vecinas, con una enfermedad que tiene un alto nivel de contagiosidad, tal como lo aseguran los especialistas.

Justamente, hay una Ley que debe cumplirse en tiempos de pandemia y que es la que reglamenta el comportamiento de todos los ciudadanos para impedir los contagios. Esa Ley en el artículo 205 dice que comete un delito federal castigable con años de cárcel “el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Justamente lo que hizo Massoni este jueves yéndose para Esquel y no cumpliendo con el protocolo sanitario con el distanciamiento y el uso del barbijo.

Encima, no hizo más que poner un pie en Esquel que la policía local ya empezó a reprimir innecesariamente y cometiendo abusos.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), la ONU Mujeres y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) expresaron en el informe que «la crisis de la Covid-19 intensificó las desigualdades y déficits de empleo decente que afecta a las mujeres y a quienes actúan en lo sanitario y en lo social».

Un nuevo estudio de tres agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aseguró este miércoles que las mujeres que cumplen tareas sanitarias integran uno de los grupos más vulnerables frente a la grave crisis provocada por la pandemia de coronavirus y señaló que en la Argentina más de 760 mil trabajadoras batallan contra la pandemia y enfrentan los mayores riesgos.

El estudio realzó algunas medidas adoptadas por el Gobierno, como el refuerzo del sistema sanitario, la compensación económica extraordinaria en el sector de la salud y la incorporación de la Covid-19 como enfermedad profesional.

También mencionó la sanción de la Ley 27.548 el 21 de mayo último, que implementó el Programa de Protección al Personal de la Salud en la emergencia, y el Plan Nacional de Cuidados de Trabajadores de la Salud; el cobro completo de los salarios y el transporte gratuito, y las acciones de sensibilización social de la Campaña por la Socialización de los Cuidados.

“Las trabajadoras de la salud son un pilar estratégico en la respuesta a la crisis, pero también son las más vulnerables en la Argentina”, afirmó el informe, que detalló que 1 de cada 10 mujeres ocupadas cumple tareas en la actividad.

Un 70 por ciento del espacio sanitario está integrado por mujeres, quienes tienen «una elevada exposición al contagio y considerables costos físico-emocionales».

«Esas mujeres realizan una tarea esencial, en el contexto de fuertes desigualdades económicas, laborales y profesionales que es preciso revisar de forma exhaustiva», señalaron Sol East (Unfpa), Tim Laurence (ONU Mujeres) y Elva López Mourelo (OIT Argentina), responsables del nuevo informe.

Las trabajadoras de la salud son un pilar estratégico en la respuesta a la crisis, pero también son las más vulnerables en la Argentina

También revelaron que la pandemia profundizó asimetrías y brechas históricas, como la informalidad -del 20,4 por ciento en mujeres frente al 14,7 en hombres- y la diferencia salarial, e indicaron que las trabajadoras no registradas tienen nula o muy baja cobertura en derechos, como «la protección por accidente o enfermedad profesional, obra social y licencia por enfermedad», añadieron.

Un 48 por ciento de las trabajadoras de la salud son jefas de hogar, lo que multiplica la carga de tareas de cuidado, sostuvo el estudio, que afirmó también que existen déficits de seguridad y salud laboral, jornadas más extensas y mayor volumen de tareas, estrés y riesgos psicosociales que impactan en la atención.

«Existe una mayor carga de cuidados no remunerados, discriminación, ausencia de protección laboral y pérdida de empleo e ingresos en algunas ocupaciones independientes, como la oftalmología, odontología y otras», puntualizó.

Las mujeres están más expuestas a sufrir episodios de violencia y acoso en la pandemia, tanto en el trabajo como en la vía pública y los hogares como consecuencia de «la estigmatización social frente al temor a los contagios».

El informe reclamó «condiciones laborales y salariales equitativas y un contexto normativo que efectivice el acceso a los derechos laborales», puntualizó.

El ministerio de Salud de la Nación volvió a insistir este jueves sobre las medidas de precaución que hay que tomar ante la pandemia de coronavirus que está teniendo en Argentina récords de casos en estos días.

Durante el reporte de casos matutino, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, volvió a enfatizar la importancia del «rol individual» en la lucha contra el COVID-19.

«Cada acción que tomamos tiene un impacto en el resultado de la gestión de la pandemia», señaló y recordó que cada persona con síntomas, aunque sean leves y aunque el hisopado dé negativo, tiene que hacer el aislamiento por 14 días, incluso de ser posible, separado de sus convivientes.

Pero además, este jueves, Vizzotti pidió «jerarquizar las actividades de más riesgo».

En este sentido, resaltó: «Las actividades en lugares cerrados, por tiempo prolongado, sin tapabocas, con personas próximas, realizando acciones intensas como hablar fuerte, gritar, como cantar y como reírse; ni hablar toser o estornudar sin cubrirse la boca con el pliegue del codo».

«Son actividades que, por más que la persona que esté con nosotros no tenga síntomas, puede estar incubando el virus y puede ser parte de la cadena de transmisión», añadió.

«Si tomamos todos estos recaudos, podemos realizar las actividades autorizadas y en lugar de ser parte de la cadena de transmisión, ser parte de ese escudo epidemiológico que limita la transmisión», dijo Vizzotti. «En este momento es más importante que nunca», resaltó.

Un incendio forestal de considerables dimensiones continuaba este mediodía siendo combatido en una zona montañosa de Villa Albertina, departamento Deán Funes, en el norte de la provincia de Córdoba, informaron fuentes provinciales, mientras que se extiende el alerta por riesgo extremo de incendios.

«El ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, permanece en comunicación permanente con el secretario de Riesgo, Claudio Vignetta, analizando el estado de situación y planificando las medidas a seguir. El equipo de la Secretaría y el Plan Provincial de Manejo del Fuego está desplegado en el lugar», comentaron las fuentes.

Por otra parte, ayer se logró extinguir totalmente el incendio que complicó desde el viernes la zona de La Calera, donde se incendiaron campos militares.

En ninguno de los casos hubo daños para viviendas, ni se reportaron evacuados por el momento, mientras que la provincia extendió el alerta por riesgo extremo de incendios, producto de la sequía que se registra, sin lluvias de consideración desde mediados de abril.

Niveles bajos de vitamina D podrían ser un factor de riesgo para la infección por coronavirus y hospitalización, concluyó un estudio de la Universidad israelí de Bar Ilán realizado sobre más de 7.800 personas y publicado en la revista científica FEBS Journal.

«El nivel bajo de 25 (OH) D -el anticuerpo que permite detectar la vitamina D- en plasma parece ser un factor de riesgo independiente para la infección por COVID-19 y la hospitalización», concluyó la investigación dirigida por Milana Frenkel-Morgensen, directora del Laboratorio de Biocomputación de Enfermedades Complejas de la Universidad Bar Ilan que se realizó en conjunto con los Servicios de Salud de Leumit.

Según el medio Fuente Latina, que brida información de Israel y Medio oriente, Frenkel-Morgenstern indicó que «no cree que la vitamina D impida a las personas contraer el coronavirus, pero sí cree que aumenta la capacidad del cuerpo para combatirlo una vez infectado».

La investigadora sugiere que es «urgente llevar a cabo políticas de sanidad pública con el objetivo de aumentar los niveles de vitamina D de la población» y dijo que los confinamientos «han contribuido a los niveles ya que la mayoría de la vitamina D se absorbe a través de la piel en exposición a la luz solar».

De las 7.807 personas estudiadas, 782 (10.1%) fueron COVID-19 positivas y 7.025 (89.9%) negativas: «El nivel medio de vitamina D en plasma fue significativamente menor entre los que dieron positivo a negativo para COVID – 19», indicó el estudio.

A la vez, el análisis estudió otros factores como las variables demográficas y los trastornos psiquiátricos y somáticos y se arrojó que «la edad mayor de 50 años, el sexo masculino y el nivel socioeconómico bajo-medio también se asociaron positivamente con el riesgo de infección por COVID-19».

En tanto que «la edad mayor de 50 años se asoció positivamente con la probabilidad de hospitalización debido a COVID-19».

Se estima que mil millones de personas en todo el mundo tienen deficiencia de esta vitamina y que el 50 por ciento de la población tiene una insuficiencia, indicó el propio estudio.

Unos 15 restaurantes , hoteles emblemáticos de la ciudad bajaron sus persianas en los últimos 100 días. La pandemia no perdona. Pagar alquileres, sueldos, cargas sociales, impuestos y además procurar obtener una rentabilidad es imposible. En este contexto crítico se espera que en las próximas semanas cierren unos 50 locales gastronómicos –hoteleros más. Así se desprende de los datos ofrecidos por el propio Secretario Adjunto de la Unión de Trabajadores Gastronómico (UTHGA), Mariano Cebellín al programa radial “Actualidad 2.0”.

“El paso hacia atrás con la vuelta de los cierres de los establecimientos gastronómicos fue un golpe duro; los índices nos está demostrando que estamos teniendo muchas pérdidas de puestos de trabajo, establecimientos que ya cierran. Tenemos alrededor de 12 a 15 establecimientos tanto hoteleros como gastronómicos que cerraron. Estamos hablando de casi 100 puestos de trabajo. Tenemos una proyección de 50 establecimientos que están en una cornisa que es incierta y posiblemente no puedan pasar esta pandemia y es otra pérdida de otros 400 puestos más de trabajo”.

Los datos son duros y la situación de empleados y propietarios desesperante. “Realmente estamos empezando a tener situaciones de hambre y -como dijo Luis Barrionuevo (referente sindical) -en los medios nacionales se está muriendo más gente de hambre que de Covid -19”. Estamos pidiendo que se tomen decisiones para que este sector no desaparezca”, manifestó.

Mesas y habitaciones vacías

“La Tradición”, “Bar Mix”, “Cayo Coco del Mar”, “Puerto Cangrejo”, “Del Viento”, entre otros son algunos de los restaurantes íconos de nuestra ciudad que bajaron las persianas en los últimos 100 días de cuarentena. “No pudimos aguantar más las “no ventas”, tenemos una estructura muy grande para la poca gente que iba.

La realidad cambió –explica Adrián Mariño, propietario de “Cayo Coco” respecto al cierre de una de las sucursales- el protocolo nos lleva a trabajar a un 30 -35 % de las mesas, de ahí tenes que llenarlas y con eso acompañar del servicio de delivery y que la gente venga a buscar la comida al local, entonces todo eso te hace un equilibrio que permite mantenerte no es que vas a tener la realidad que tenías antes que era el negocio lleno, gente en espera, esa realidad creo que va a costar un tiempo.

Los hoteles padecen la misma situación. Pese a estar abiertos, las habitaciones no están ocupadas porque al no estar habilitados los vuelos no hay demanda concreta de huéspedes. Así lo confirmaba Víctor Correia, gerente de Lucania Palazzo Hotel quien se sumó al pedido de Emergencia Económica para el sector que permita sobrellevar la grave crisis que atraviesa el sector.

En este marco se está impulsando una campaña para que se declare la Ley de Emergencia Económica para el sector. “Lo que se está solicitando son ayudas del estado que sean subsidios porque los negocios no dan más y si son créditos que sean a tasa “0”, te dan un crédito a pagar, te dicen tres meses de gracia para pagarlo, ya pasaron y yo tengo que empezar a pagarlo. La realidad a mí no me cambió en tres meses”, explica Mariño. “Es un pedido de Ley de Emergencia para que no sigan quebrando empresas ni restaurantes, ni hoteles, ni cafeterías, ni lugares de turismo las agencias de turismo están totalmente fundidas”.

 

El Ministerio de Sanidad de España advirtió hoy sobre los riesgos asociados al acto de fumar o vapear vinculados con la transmisión de Covid-19, como la expulsión de gotitas que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas, la manipulación de la mascarilla o el contacto de los dedos con la boca tras tocar los cigarrillos.

Así figura en el «Posicionamiento en relación al consumo de tabaco y relacionados durante la pandemia por la Covid-19» aprobado hoy por consenso en la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud, según informó el Ministerio de Sanidad, consignó la agencia de noticias EFE.

El documento indica que la manipulación de la mascarilla y el contacto de los dedos con la boca luego de tocar los cigarrillos podrían actuar como transmisores de coronavirus.

Advierte, además, que la expulsión de «gotitas respiratorias» que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas junto con el factor de relajación de la distancia social de seguridad.

Recomendaciones

Por estas razones, recomienda seguir medidas especiales de higiene en relación al consumo de productos del tabaco y relacionados, como evitar fumar en ambientes comunitarios y sociales y, en caso de realizarse, que sea en espacios separados abiertos.

Además, se deben extremar las medidas de higiene personal de quien lo consume, con lavado de manos previo y posterior a la manipulación de los productos y utensilios empleados.

Asimismo, el texto recuerda que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), «hay una creciente evidencia de que el consumo de cigarrillos electrónicos produce efectos secundarios en los pulmones, corazón y vasos sanguíneos, y ello podría aumentar el riesgo de complicaciones severas por la Covid-19».

Un reciente estudio de la Sociedad Argentina de Nutrición da cuenta que más de la mitad de las 5000 personas encuestadas «aumentaron de peso durante la cuarentena», lo que complica a las personas ya de por sí obesas.

Las personas que padecen obesidad son los que se encuentran en mayor riesgo de contraer las formas más severas de coronavirus debido a que su elevado índice de masa corporal (IMC) los pone más vulnerables frente a cuadros respiratorios agudos y porque su respuesta inmunológica «no está debidamente regulada» según especialista.

Ana Cappelletti, médica especializada en endocrinología y obesidad, directora de posgrados en Obesidad de la Universidad Favaloro, advirtió que en la Argentina «se estima que el 25% de las personas tienen un IMC elevado» y que esta situación «los pone en desventaja frente a la pandemia de Covid-19

«Además se comprobó que los jóvenes que sufren de obesidad se hallan en un riesgo semejante al de una persona mayor de 70 años ante una infección por coronavirus» dijo Cappelletti, quien es secretaria de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN),

Explicó que esta situación «no debería haber sido ahora una sorpresa ya que las personas con obesidad tienen riesgo de cursar de forma más severa los cuadros respiratorios, pues esto ya se había dado durante la pandemia de H1N1”,

Respecto a como funciona el mecanismo de mayor afectación del Covid-19, la experta explicó que «en las personas obesas hay un cuadro inflamatorio crónico que es mayor según aumenta el grado de exceso de peso. Y la respuesta inmunológica de las personas con obesidad no está debidamente regulada»

En este sentido puntualizó que los obesos «pierden capacidad de responder de manera efectiva para bloquear la infección del virus. Se genera algo que los científicos llaman una ‘tormenta inflamatoria’”.

Un reciente estudio de la Sociedad Argentina de Nutrición da cuenta que más de la mitad de las 5000 personas encuestadas «aumentaron de peso durante la cuarentena», lo que complica a las personas ya de por sí obesas.

«Esta situación de confinamiento complica porque influye sobre las emociones y el comer por emociones es algo que afecta a muchas personas con sobrepeso y obesidad. Complica, además, porque estamos más tiempo en casa y el movimiento se hace más difícil”, puntualizó.

El presidente Alberto Fernández consideró este domingo que la pandemia de coronavirus “ha tomado un ritmo de contagios que debe preocuparnos” en lugares como el Ambito Metropolitano de Buenos Aires (AMBA), donde advirtió, se ve un “relajamiento social” peligroso.

En diálogo con Radio 10 y Radio Rivadavia, el mandatario además recalcó que tiene “mucho cuidado” y toma las precauciones necesarias para evitar contagiarse el virus, pero lamentó que haya “una campaña que lo que busca es hacerle sentir a los argentinos que el Presidente no respeta lo que le pide a la gente que respete”.

En ese sentido, dijo que “circulan infinidad de fotos que no son del momento en que dicen que son”, en las que se pretende mostrar a Presidente sin guardar distancia social en sus recorridas, pero recalcó que “no es así”.

“Por supuesto que me estoy cuidando, pasa que la gente está desatenta a muchas cosas que no se ven”, dijo Fernández, que aseguró que tiene siempre a su lado alguien que le “rocía alcohol” en cada salida.

«El riesgo lo corremos todos»

Sin embargo, aclaró: “Lo que no quiere decir que no pueda estar expuesto, porque el riesgo lo corremos todos”.

“Por nuestras funciones, que tenemos que recorrer y cruzarnos con gente, el riesgo se potencia. Pero tomamos todas las cautelas del caso”, expresó.

Consultado sobre si le preocupaba la aceleración de contagios registrado en los últimos días, principalmente en la zona del AMBA, respondió: “Sí, mucho” y contó que así se lo hizo saber el jueves al gobernador bonaerense Axel Kicillof y el sábado al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, porque nota que “algo que no está funcionando”.

“Esta presión que hay sobre liberar, liberar, liberar. Yo lo entiendo, pero se traduce inexorablemente en contagios y muertes”, afirmó Alberto Fernández.

“Además ha tomado un ritmo de contagios que debe preocuparnos”, juzgó y adelantó que hoy “durante el día” hablará con ambos, “para ver cómo seguimos”, porque el tema es “para que le prestemos atención muy seriamente” ya que “es obvio que los casos están creciendo”.

Entre las razones del aumento de casos, señaló dos fenómenos: “La detección rastreo y aislamiento” que “explica el aumento de casos, porque se están descubriendo asintomáticos”, por un lado, y, por el otro, el “relajamiento social, porque la gente piensa que esto ya pasó y no pasó nada”.

«La única medicina ahora es la cuarentena»

“En la Ciudad piensan que en un problema de los barrios de emergencia y no es verdad, está distribuido en todos los barrios”, sostuvo el Presidente, que repitió que “la única solución que la medicina conoce es la cuarentena”.

“Me da la sensación que se confiaron”, dijo en el mismo sentido el mandatario y contó que el primer día en que los porteños salieron a correr por los parques le expresó a Rodríguez Larreta su preocupación por lo que veía.

“Hay que tomar medidas ya, hay que revisar algunas medidas, yo sería partidario de restringir más el transporte público, y esas salidas recreativas a correr y poner más controles que me parece que no los hay suficientes”, indicó Alberto Fernández.

“Hay que ser cuidadosos, vamos a seguir trabajando juntos, el problema no es de Horacio, ni de Axel, es nuestro”, dijo el Presidente, que añadió que “si hay algo que corregir tenemos que analizarlo juntos” puesto que el AMBA “no son dos ciudades, sino un espacio único”.

También consideró que “el problema no está tanto en la apertura de un negocio o de otro, sino en la salida generalizada de gente y eso es lo que hay que tratar de ver cómo se contiene”.

Dijo además que entendía al jefe de Gobierno de la Ciudad, porque “hay una demanda en la ciudad que debería ser revisada por los que somos porteños, para que todo se libere, y no nos está ayudando”, sentenció.

Para Alberto Fernández “no es verdad” que si se liberan actividades la economía cae menos, porque el problema no es la cuarentena, es la pandemia.