Tag

reperfilamiento

Browsing

La Legislatura provincial tendrá hoy sesión ordinaria y se prevé darle formal ingreso al informe enviado por el Ministerio de Economía, vinculado con detalles sobre el reperfilamiento de la deuda en dólares que tiene Chubut.

La expectativa del oficialismo es que el jueves pueda ser tratado el proyecto enviado por el Ejecutivo tras la discusión en Comisión con los puntos remitidos por el ministro Oscar Antonena. 

El acuerdo alcanzado por el presidente de la Legislatura, Ricardo Sastre, y los representantes gremiales de Apel, permitió retomar las sesiones presenciales, por lo que se prevé que hoy a las 8 de la mañana se vuelvan a encontrar los diputados en la Cámara. 

El informe

El viernes envió el ministro de Economía el informe que había comprometido a los diputados provinciales, que reclamaron mayores precisiones en cuanto a los alcances de la reestructuración de la deuda (650 millones de dólares) que pretende encarar el Gobierno de Chubut.

Consta de casi 600 hojas que incluye un abultado anexo, donde el titular de la cartera económica pretendió sintetizar en números cuál es la necesidad imperiosa de encarar una renegociación con los tenedores de bonos en dólares, con los que debe cumplir el Estado provincial. 

Contiene una descripción de la situación económica y financiera del país. Incluso con las precisiones del agravamiento por la pandemia que azota al mundo, y que afecta el nivel de actividad, la inflación, las cuentas fiscales y la capacidad de financiamiento de los gobiernos nacional y provinciales.

El informe describe 4 alternativas entre las numerosas opciones de diferimientos, reducciones de interés y períodos de gracia que cumplen con las pautas mencionadas y deben ser consideradas a título orientativo.

La estructura final surgirá de la negociación con los acreedores que, con una mayoría de al menos 75%, deben estar de acuerdo con la propuesta (así como la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial) para poder modificar la estructura del BOCADE e imponer el nuevo esquema a los que no la hayan aceptado.

Las alternativas se construyeron con fecha de valuación 15 de julio de 2020, momento hasta el cual el BOCADE llevaba devengados intereses por u$s11.054.514, los que son incluidos en el capital residual del bono (u$s650.000.000), señaló El Comodorense.

El titular de la cartera económica provincial brindó detalles en conferencia de prensa.

El ministro de Economía y Crédito Público, Oscar Antonena, afirmó hoy que el reperfilamiento de la deuda en dólares que tiene Chubut es “uno de los temas de agenda del Gobernador Arcioni”, y aclaró que ese objetivo a cumplir “está enmarcado en la reestructuración de la deuda nacional”.

“Lo venimos hablando desde la presentación en enero, es un objetivo a cumplir y estamos enmarcados en la reestructuración de la deuda nacional”, sostuvo.

Antonena indicó que “estamos con esos lineamientos, se están realizando las tareas pertinentes que tengan que ver con el reperfilamiento de la deuda que tiene Chubut, y más aun con los valores que hemos tenido en los últimos tiempos del barril del petróleo”.

Letras

En otro orden, Antonena explicó acerca de la colocación de Letras del Tesoro que “lo que se hizo fue una renovación, fue un vencimiento en el día de ayer de aproximadamente 382 millones y lo que se hizo fue renovar en especies. Se cambió un título por otro, no hubo erogación de dinero”.

El ministro de Economía del Chubut, Oscar Antonena, afirmó ayer que se está juntando toda la documentación pertinente «para tener una propuesta de reperfilamiento de la deuda» que se aguarda que esté concluida «para fines de este mes o principios del próximo, y entablar una negociación con los bonistas».

El funcionario explicó a Télam que, a diferencia de cómo negocia la provincia de Buenos Aires, su administración lo hará a través de bancos porque les parece «lo más conveniente que sean agentes financieros quienes lleven adelante una negociación sobre los intereses y el capital».

Chubut concluyó el pago el año pasado del Bodic I por 220 millones de dólares que se tomaron en el 2013 durante el gobierno de Martín Buzzi.

El Boca de fue tomado durante la gestión del fallecido gobernador Mario Das Neves cuando el actual, Mariano Arcioni, era vicegobernador, por un total de 650 millones de dólares, con la intención de cancelar deudas anteriores al 2016 y para realizar «obras públicas», lo cual no se concretó en ningún caso, pero la deuda se contrajo, según denuncia la oposición.

En tal sentido, el ministro Antonena se lamentó porque «encima, el destino de esos fondos fue cambiado por ley y se coparticipó el 15% a los municipios, con lo cual la provincia tiene que devolver plata que utilizaron las comunas para pagar sus gastos corrientes».

La carta de los bonistas «es absurda»

Antonena afirmó que recibió dos cartas con tono de intimación por parte del estudio Latham & Watkins que «dicen tener la mayor tenencia de esos títulos, lo cual no nos consta, advirtiendo que demandarán a la provincia si no cumplimos con nuestras obligaciones lo cual es un absurdo en sí mismo».

«Obvio que si no se cumple, uno está expuesto a que lo demanden, ocurre con un alquiler, pero se actúa en base a hechos, no conjeturas, y en los hechos Chubut viene cumpliendo rigurosamente con sus obligaciones aunque es lógico que busquemos discutir las condiciones de pago», expuso.

«En el caso del Boca hay un fiduciario que es el Deustche Bank o Comafi que tiene como activo a las regalías petroleras de Pan American Energy, de manera que ante cada vencimiento el banco retiene lo que corresponde para el pago de la obligación y cumple. Lo que queda es lo que llega a Chubut, lo que implica una sangría muy importante por trimestre», explicó el funcionario, informó El Chubut.

El economista Eduardo Levy Yeyati, titular de la consultora Elypsis, consideró que la renegociación de la deuda debería realizarse de manera rápida y que la quita que debería proponer el Gobierno no debería ser muy importante, para no poner en riesgo la recuperación de la actividad económica. Lo dijo en un call conference que mantuvo hoy con empresarios e inversores locales e internacionales.

“Considero que la discusión debería orientarse hacia un reperfilamiento voluntario, incluso uno con una pequeña quita, como en Ucrania 2003, antes que a uno con una quita sustancial.

Levy Yeyati sostuvo que “el problema de la deuda no es de solvencia, sino de liquidez, con cuestiones más asociadas al país que al endeudamiento, porque es deuda dolarizada, de corto plazo, conriesgo país alto, déficit fiscal y recesión”.

Según su visión, “a fin de 2019 la deuda ascendería a 72% del PBI”, calculada con la metodología Elypsis para evitar distorsiones usuales de este ratio. Levy Yeyati explicó que si lo comparamos con otros países, la deuda no sobresale por su tamaño. Además “40% del PBI de esa deuda es consigo mismo, que el gobierno colocó con el BCRA o ANSES, que debería ser neteada, pero que, en todo caso, es infinitamente refinanciable”.

El consultor explicó que cada opción de renegociación de deuda tiene un dilema entre el tamaño (de la quita) y el tiempo (de negociación): “cuánto mayor la quita que se pretenda, más tiempo llevará la negociación, y en esa demora la pregunta es ¿cuánto perdemos de la economía real?”.

Levy Yeyati no recomendó ir por un abordaje tipo 2003-2004 porquela economía argentina aún no tocó fondo, como sí lo había hecho en 2002, y hay margen para seguir cayendo en 2020 y 2021 si se demora la resolución de la crisis financiera. “El riesgo de avanzar en un canje agresivo hoy es mayor al que teníamos en 2003, cuando la economía había tocado fondo. Eso hay que tenerlo en cuenta al pensar una oferta de reestructuración”, sostuvo.

Sin embargo, advirtió que para reperfilar hay que tener un plan consistente conun nivel razonable de crecimiento y de superávit fiscal. “Los acreedores preferirán un programa solvente fiscalmente al costo de un menor crecimiento, mientras que la pregunta interna será: ¿cuál el costo político de priorizar el superávit cuando la Argentina aún no está creciendo?”.

Un punto a tener en cuenta es qué resultado fiscal cumplible (política y económicamente) podría ofrecer Alberto Fernández: según los cálculos de Elypsis, en 2020 sería de alrededor de medio punto del PBI que, en caso de replicarse el buffer de compensación por deterioro de los indicadores sociales que incluyó el FMI en su programa, equivaldría a un equilibrio fiscal primario, con un déficit financiero de 3,1%.

Un de los mensajes finales de la conferencia fue que ningún acuerdo será realista si no logramos crecer. “El PBI per cápita ha venido cayendo en los últimos años, y en el mejor escenario, la recuperación se daría recién hacia fines de 2020”. Explicó que el consumo y el mercado doméstico difícilmente sean motor de recuperación en 2020, que el contexto externo de menor crecimiento regional y global tampoco ayuda, que el impulso fiscal será en el mejor de los casos, levemente negativo y que, por eso, “la inversión privada tiene que ser la chispa que encienda la demanda doméstica. En cambio, en este contexto, una apuesta al impulso fiscal y monetario al consumo conspiraría contra el aumento de la inversión”.

Por último, se refirió a la tentación de usar el ancla cambiaria el año próximo para contener la inflación, porque el tipo de cambio real está en un nivel razonablemente competitivo pero que no permite atraso cambiario. “Si lo atrasamos, corremos el riesgo de tener que corregirlo en 2021 y dar dos pasos para atrás en el esfuerzo de estabilización nominal, después de haber dado un paso para adelante”. En cambio, recomendó avanzar reduciendo la inercia inflacionaria con un pacto social consistente con la política monetaria y fiscal, informó El Clarín.

La mesa política del gabinete decidió mantener reuniones con otros bloques parlamentarios. Este miércoles, Hernán Lacunza iba a explicar la iniciativa en el Senado.

El Gobierno decidió suspender el envío del proyecto de ley de reperfilamiento de la deuda públicay buscará primero llegar a algún consenso con los bloques opositores antes de presentar la iniciativa en el Congreso.

Así lo decidió el Poder Ejecutivo tras una reunión en la que participaron ministros del gabinete y las principales espadas parlamentarias del oficialismo. «Pusimos como objetivo central buscar consensos con la oposiciónantes de enviar la ley al Congreso. Vamos a avanzar en reuniones con los referentes opositores parlamentarios para lograr acuerdos previos al envío del proyecto y de la ida de Hernán Lacunza a la Comisión Bicameral», comentaron a TN.com.arfuentes oficiales.

El plan original preveía que este lunes ingresara el proyecto que  buscará dar un marco normativo a la reprogramación de pagos de bonos de mediano y largo plazo que estén regidos por la ley argentina y que más adelante el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, acuda al Senado para explicar los alcances de la iniciativa.

El jefe del Palacio de Hacienda tenía previsto presentarse este miércoles a las 15 en el Salón Atrio, en el marco de la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior.

De la reunión de dirigentes del oficialismo participaron el ministro del Interior Rogelio Frigerio, el secretario de Interior Sebastián García De Luca, el candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzo y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

«El Gobierno decidió buscar consensos políticos antes de enviar el proyecto de deuda al Senado, por lo que se suspenderá la presencia del ministro para generar el diálogo correspondiente», escribió Pinedo en Twitter, luego de participar del encuentro.

La renegociación de la deuda de mediano y largo plazo incluye, según cálculos preliminares, unos U$S40.000 millones. Los títulos públicos argentinos sufrieron en los últimos meses ventas masivas por parte de los inversores. En el último año, algunos bonos tuvieron pérdidas de valor superiores al 60%.

El Gobierno sostiene que el reperfilamiento de la deuda permitirá aliviar la carga de deuda y dar mayor margen de maniobra al Banco Central para usar reservas y contener al dólar, informó TN.