Tag

relaciones

Browsing

Los 101 días de quedarse en casa decretados hasta ahora marcaron el ocaso y el resurgimiento de las relaciones algunas parejas. Algunas aprovecharon el tiempo. Otras no pudieron frenar la crisis que ya asomaba.

La cuarentena sirvió para mejorar la relaciónes de algunas parejas en los casos en donde se invirtió el tiempo para la comunicación verbal, afectiva y sexual, pero en otros pasó algo muy distinto, precipitó la crisis de base, tal vez ya anunciada, negada o desplazada por responsabilidades personales.

En condiciones normales, los vínculos, de convivientes o no, tienen vías de escape para las tensiones. El trabajo, la sociabilidad, la recreación, el desarrollo de proyectos personales, los viajes y un sinfín de opciones. Todas canceladas casi en su totalidad por el coronavirus.

«En este contexto, las crisis se sobrellevan tratando de afrontarlas ya sea con ayuda terapéutica o con los recursos con los que cuenten las parejas», explica a Con Bienestar el doctor Walter Ghedin (M.N. 74.794), médico psiquiatra y sexólogo.

Y entre ellos enumera: «Más comunicación, moderación de las reacciones, intentos de reactivación erótica, y, además, la ayuda de círculos cercanos -familiares o amistades- que sirven de escucha y contención».

La primera etapa de la cuarentena -describe el especialista- despertó en muchos la ilusión de disponer del tiempo y la compañía para solucionar las diferencias. Pero su extensión, en gran parte inesperada, acrecentó la incapacidad para dar soluciones efectivas a los conflictos con la consiguiente «vivencia de fracaso».

El médico psiquiatra indica que si antes de la cuarentena ninguno en la pareja se animaba a cortar la relación ya sea por miedo de un cambio o por cuestiones económicas, entre otros motivos, el confinamiento «pone un límite concreto: ‘así no se puede seguir'».

Y no se refiere únicamente a la convivencia forzada. Esto sucede también en parejas que viven separadas. Es una «noción de realidad que no da lugar a medias tintas o a gestar esperanzas nuevas». Una realidad concreta, cruda del contexto, que invita a tomar decisiones que se venían pensando, gestando, pero no encontraban el momento justo.

El amor no es suficiente

Puede ser enorme y mutuo pero no es lo único que sostiene a una pareja. Sienten que el amor los une, pero tienen problemas para crear otros lazos de conexión como los espacios y tiempos individuales, los proyectos personales y de pareja, el trato con las familias y amistades, el manejo del dinero y diferencias a la hora del encuentro erótico, entre otras.

«La sobreadaptación o la costumbre hace que esta situación se prolongue en el tiempo con la esperanza de un cambio, de que el amor por si solo revierta las diferencias. El confinamiento arrasó con esos mecanismos de compensación vincular, poniendo en evidencia la fragilidad del vínculo», asegura Ghedin.

Más ensimismamiento para reflexionar, menos tolerancia, una vida de entre casa con escasos atractivos hacen que no se extrañe al otro, según el sexólogo, por el contrario, se desea que se aleje. Esta reconciliación se ve más empañada todavía por el incremento del estrés, la ansiedad y los miedos.

Cuando el amor no está

¿Es amor o es la costumbre de estar juntos? Es una de las consultas que más le hacen al especialista a la hora de encarar una terapia vincular. A veces, el amor está en el «subsuelo», cubierto por la rutina, por las exigencias externas, los proyectos por cumplir, responsabilidades o dinero que no alcanza, y no queda lugar para la intimidad.

«Poca comunicación verbal y corporal y escaso sexo sin muchas variantes, en síntesis: monotonía y desencanto. En este contexto muchas parejas se exigen recuperar el amor como si fuera un acto de magia cuando en realidad es un proceso gradual que puede no dar los resultados esperables», desarrolla el sexólogo.

Este cambio no sucede solo, se requiere de responsabilidad individual y vincular, pero no todos están dispuestos a modificar conductas para sanar la relación.

Si esa fantasía de sanación rápida del vínculo en las parejas ya aparecía antes de la cuarentena, en este momento se «muestra impotente y decepcionada». La realidad del afuera se impone y determina la realidad interna en cada vínculo, en cada hogar. Y esto pone a prueba las capacidades adaptativas, habilidades y recursos para sortear la situación.

«Si esas habilidades y recursos para sostener la relación vienen siendo usados desde hace tiempo sin resultados alentadores, es posible que en este momento digan basta y se entreguen a lo imposible: ‘Así no se puede seguir, me separo’”, concluye Ghedin.

El presidente se comunicó hoy con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, a quien felicitó por haber podido conformar un gobierno de unidad junto a Beny Gantz, en una charla telefónica en la que ambos líderes aprovecharon para explorar mecanismos que permitan afianzar las relaciones y los vínculos comerciales entre ese país y el Mercosur.

Fernández y Netanyahu hablaron sobre «avanzar en conversaciones para fortalecer las relaciones y vínculos comerciales a través del Mercosur y poder así, mejorar las relaciones entre la región e Israel», informaron fuentes oficiales.

Según se indicó, el primer ministro israelí le manifestó a Fernández su interés por la situación del coronavirus en nuestro país y sobre las acciones que el Ejecutivo lleva adelante en el combate de la pandemia.

Además, el líder israelí puso a disposición a científicos de su país para que trabajen con sus pares argentinos, a partir del intercambio de ideas y experiencias mutuas sobre el coronavirus, se detalló.

Por su parte, Fernández le contó a Netanyahu como está atravesando el país la pandemia mundial y las medidas que desde el gobierno se está tomando para preservar la salud y las vidas de los argentinos.

«Seguimos muy de cerca la experiencia israelí, nuestros nuestros países tienen que estar muy unidos siempre», le transmitió el mandatario argentino este mediodía desde la quinta presidencial de Olivos, informaron las fuentes.

Por último, el Primer Ministro de Israel saludó al presidente Fernández y al pueblo argentino al conmemorarse en un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo.

«Hemos informado a Israel y Estados Unidos de que no habrá ninguna relación con ellos, incluido el ámbito de la seguridad», dijo el presidente palestino.

La Liga Árabe rechazó el plan de paz de Estados Unidos para Medio Oriente durante una cumbre extraordinaria del organismo en la que el presidente palestino, Mahmud Abbas, amenazó con cortar relaciones con los Estados Unidos e Israel.

«Hemos informado a Israel y Estados Unidos de que no habrá ninguna relación con ellos, incluido el ámbito de la seguridad», expresó el presidente palestino durante el encuentro en El Cairo, convocado para discutir la iniciativa de paz presentada esta semana por el presidente estadounidense, Donlad Trump.

«Nunca aceptaré esta solución», se plantó y aseveró: «No voy a dejar registrado en mi historia que he vendido Jerusalén».

Agregó que los palestinos mantienen su compromiso de poner fin a la ocupación israelí y de establecer un Estado con su capital en Jerusalén este, tal como sostiene la solución de los dos estados, la de mayor consenso mundial.

«El acuerdo queda totalmente rechazado», afirmó Abbas y aclaró que su gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) sigue apostando por un proceso de paz regulado por «un mecanismo internacional».

No voy a dejar registrado en mi historia que he vendido Jerusalén”

«No aceptaremos a Estados Unidos como único mediador en ninguna negociación con Israel», agregó Abbas, citado por la cadena de noticias qatarí Al Jazeera.

Al término de la sesión, la Liga Árabe resolvió «rechazar el acuerdo del siglo estadounidense-israelí, que no cumple el mínimo de los derechos y las aspiraciones del pueblo palestino».

La resolución agrega que el plan anunciado por Trump «contradice las referencias del proceso de paz» entre palestinos e israelíes, que hasta el momento estaba basado en «ley internacional y las resoluciones relevantes de la ONU».

Por ello, instó Estados Unidos a «comprometerse con las referencias (legales) internacionales del proceso de paz justo, continuo e integral», según el texto, que fue reproducido por la agencia de noticias EFE.

El martes, desde Washigtnon, y junto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente Trump dio a conocer una propuesta para un acuerdo de paz que no fue discutida con la partes palestina.

La misma permite a Israel anexar todos sus asentamientos de Cisjordania, considerados ilegales por los palestinos y la mayoría de la comunidad internacional, así como el Valle del Jordán, que representa más del 30% de Cisjordania.

A los palestinos les otorgarían la Franja de Gaza, trozos dispersos de Cisjordania y algunos barrios en las afueras de Jerusalén, todos unidos por una nueva red de rutas, puentes y túneles bajo control israelí.

Israel controlaría las fronteras, el espacio aéreo y la seguridad en general.

El plan aboliría el derecho al retorno de los refugiados palestinos desplazados por la guerra de 1948 y sus descendientes, una demanda palestina clave.

En la cumbre árabe, Abbas dijo que no quiso atender recientes llamados telefónicos de Trump porque sabía «que eso sería usado para decir que consultó» con ambas partes.

Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Omán asistieron a la presentación del plan de paz en la Casa Blanca, en una señal tácita de apoyo a la iniciativa estadounidense.

Arabia Saudita y Egipto, aliados cercanos de Estados Unidos, dijeron que apreciaban los esfuerzos del presidente Trump y pidieron nuevas negociaciones sin comentar sobre el contenido del plan.

Por su parte, Jordania, rechazó cualquier «anexión israelí de tierras palestinas y reafirmó su compromiso con la creación de un estado palestino basado en las líneas establecidas en 1967, que incluye toda Cisjordania y Jerusalén este.

El gobierno interino de Bolivia anunció este viernes que suspende las relaciones diplomáticas con Cuba por «la permanente hostilidad y constantes agravios» que recibe, aunque matizó que no se trata de una ruptura total.

«Esta determinación obedece a las recientes e inadmisibles expresiones del canciller Bruno Rodríguez y la permanente hostilidad y constantes agravios de Cuba contra el Gobierno Constitucional boliviano y su proceso democrático», destacó el canciller boliviano en funciones, Yerko Núñez.

«El Gobierno cubano de manera sistemática ha afectado la relación bilateral basada en el respeto mutuo, los principios de no injerencia en asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y la igualdad soberana de los Estados, no obstante la disposición del Gobierno de Bolivia de sostener cordiales relaciones», concluye la nota.

Núñez, que ejerce en funciones al encontrarse fuera de Bolivia la canciller interina, Karen Longaric, mostró ante los medios un mensaje en Twitter de Bruno Rodríguez en el que denuncia «vulgares mentiras de la golpista autoproclamada en Bolivia», en referencia a la presidenta transitoria, Jeanine Áñez.

En concreto, la embajada de Bolivia en La Habana se mantiene, aunque está previsto que salga el embajador y otro personal diplomático, para dejar solo funcionarios encargados de trámites para atender principalmente a estudiantes bolivianos en Cuba.

No obstante, los convenios entre ambos países quedan paralizados, subrayó Núñez.

La Cancillería de Bolivia detalló que la suspensión de relaciones es una medida simular a la ruptura, salvo que se mantiene una mínima representación diplomática en La Habana, no se retira en su totalidad al personal, para atener «asuntos humanitarios» de bolivianos con familia en Cuba.

Críticas desde Cuba

El mensaje del canciller cubano en la red social acusa a Áñez de «servilismo» hacia Estados Unidos y le pide que explique la salida de Bolivia de médicos cubanos al poco tiempo de que asumió el poder de forma interina el pasado noviembre, que «han dejado de realizar más de 454.440 atenciones médicas».

La Cancillería boliviana envió una carta a Bruno Rodríguez expresando su «profunda molestia y rechazo» por estas palabras.

Las críticas de Rodríguez se produjeron tras una referencia a Cuba de la mandataria transitoria en un discurso el pasado martes, en la que denunció que los pagos a médicos cubanos en Bolivia durante la etapa de Evo Morales en el poder servían para «financiar al ‘Castrocomunismo’ que tiene sometido y esclavizado a su pueblo».

Las relaciones del Gobierno transitorio de Bolivia con el de Cuba son tensas desde que el Ejecutivo interino dio un giro radical a la política exterior respecto a la etapa de Morales, para alejarse de aliados políticos del expresidente como La Habana.

Longaric presentó a Cuba una queja por la supuesta implicación de médicos cubanos en protestas sociales en Bolivia, tras lo que fueron retirados más de 700 sanitarios que trabajaban en el país suramericano.

 

“Históricamente han sido muy amigos de Evo Morales”, remarcó la canciller, en referencia al kirchnerismo. También precisó que la presidenta interina no fue invitada a la asunción del mandatario electo.

El nuevo gobierno de Bolivia presagió relaciones «muy difíciles» con el gobierno de Alberto Fernández, ya que «históricamente» el kirchnerismo tuvo una relación muy cercana con el ex presidente Evo Morales, asilado en México tras dejar el poder el pasado 10 de noviembre.

«Pensamos que va a ser muy difícil la relación», reconoció la canciller boliviana, Karen Longaric. Ellos «históricamente han sido muy amigos de Evo Morales», que gobernó su país por casi 14 años.

La funcionaria también precisó que la presidenta interina Jeanine Áñez, aún no fue invitada a la asunción de Fernández. «No ha llegado ninguna invitación ni a Cancillería ni a Palacio» para el traspaso de mando del próximo 10 de diciembre, señaló.

A pesar de ese contexto, Bolivia quiere «fortalecer las relaciones con los países vecinos», sostuvo la canciller, quien remarcó que el mandato provisional de Añez está ajustado a la Constitución.

Argentina es, después de Brasil, el principal mercado para el gas natural boliviano, con un suministro de entre 19 y 20 millones de metros cúbicos diarios.

Días atrás, Fernández escribió en su Twitter que «en Bolivia tuvieron que hacer un golpe de Estado para sacarlo a Evo del medio», mientras que hace dos semanas tuiteó que «el gobierno de facto (..) usurpó el poder en Bolivia».

La ministra de Relaciones Exteriores también adelantó que Añez no participará de la cumbre del Mercosur que se celebrará la próxima semana en Brasil. «Voy a asistir yo, iré con el equipo técnico correspondiente de la Cancillería», respondió, aunque no precisó las razones por las que la mandataria no concurrirá a la cita a la que fue invitada por el gobierno de Jair Bolsonaro.

La ministra Longaric admitió que la relación bilateral con Brasil «estaba bastante venida a menos, bastante devaluada» durante la gestión de Morales por sus discrepancias ideológicas con Bolsonaro.

Bolivia está en un proceso de adhesión al bloque regional que está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay como miembros plenos, informó Clarín.

En la continuidad de la ronda de testigos este miercoles en horario de la tarde en el marco del juicio oral por la causa “Embrujo”, se escucharon testimonios que reforzaron la línea argumental diseñada por los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams, lo cual demostraría las vinculaciones directas entre algunos imputados con las empresas creadas con el solo objetivo de hacerse de dineros públicos y de las acciones posteriores para “blanquear” esos activos mediante la construcción de edificios, compras de autos y terrenos.

El contador Mario Glades era un empleado de Tribunal de Cuentas de la provincia, y socio del imputado Federico Gatica desde el año 2002. Reconoció haber realizado  “por un tiempo” trabajos para la empresa Mezeta Consulting. Los fiscales creen que el vínculo entre Diego Correa y los demás integrantes imputados, con Federico Gatica, fue esa empresa con el objetivo de transformar el dinero presuntamente mal habido, en bienes de capital.

Glades dijo que los socios en la empresa eran Federico Gatica y su hermano. Agregó desconocer a qué se dedicaba la empresa Dual Core y que un balance del año 2016 de la otra empresa creada, Sepat, indicaba que no tenía movimientos.

También declaró Graciela Varas, recepcionista en el estudio contable de Gatica entre los años 2005 y 2018. Dijo no haber visto nunca en ese estudio a la imputada Natalia Mc Leod aunque reconoció que por la empresa Dual Core concurría la también imputada Daniela Souza y por Sepat “creo que Giuliana Mcleod”, dijo la testigo. Afirmó que las tres empresas se asesoraban en el estudio del contador Gatica, que “Daniela Souza iba por esas empresas, al igual que “Tato” Ramón y una vez vi a Diego Correa, que fue a ver Gatica”. Destacó que “con las empresas Sepat y Dual Core «solo tuve una sola reunión, no tuve mucha interacción».

En el mismo  sentido expuso la contadora Florencia Biach, empleada también de ese estudio contable. Dijo no conocer a Correa, “solo por las noticias”, indicó y que “no tuve trato con los imputados” que son defendidos por Gabalachis, en alusión a las hermanas Giuliana y Natala Mc Leod, Sandro Figueroa, y los hermanos Diego y Dario Correa.

Reveló que en marzo del año 2018 cargó las acciones del médico Juan Ignacio Blasco en carácter de socio de Mezeta Consulting pero que “por indicación” de Gatica,  la incorporación de Blasco se puso “en una fecha anterior”. La audiencia proseguirá mañana jueves a las 08:30 hs de la mañana.

«Solo el pueblo pone, solo el pueblo quita», proclamó el presidente luego de que Juan Guaidó se autodenominara mandatario interino.

«Aquí no se rinde nadie», proclamó este miércoles el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, en un discurso que brindó en Caracas en el que anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Estados Unidos y un «proceso de movilización permanente» en las calles. El mandatario se pronunció en ese sentido luego de que el líder opositor Juan Guaidó se autodenominara como mandatario interino y el estadounidense Donald Trump lo reconociera oficialmente.

«He decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de los Estados Unidos», sostuvo.»¡Fuera, se van de Venezuela! Aquí hay dignidad, aquí hay un pueblo dispuesto a defender esta tierra», dijo desde el balcón del Palacio de Miraflores e informó que le dará al personal diplomático estadounidense 72 horas para abandonar el país. «Pido el apoyo de todos a esta decisión soberana y necesaria».

«A Venezuela se la respeta y nosotros los venezolanos y venezolanas tenemos que hacer respetar esta tierra sagrada. Ni golpismo ni intervencionismo, Venezuela quiere paz, democracia, progreso y recuperación», agregó encendido el sucesor de Hugo Chavez.

Cerca del final de su extenso discurso anunció un «proceso de movilización permanente». «Vamos a iniciar un proceso de movilización permanente del pueblo, estén pendientes de los anuncios de Diosdado (Cabello, militar y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente), para que el pueblo esté con una mano trabajando y estudiando y con la otra luchando y defendiendo la paz en la calle», sostuvo.

El discurso de Maduro se da en medio de una jornada de protestas y violencia en Venezuela, en contra del gobierno bolivariano. Momentos antes, el líder opositor Juan Gaidó se autoproclamó presidente interino y fue rápidamente apoyado por los gobiernos de Estados Unidos y los países que integran el Grupo de Lima entre los que se encuentra Argentina.

Perfil