Tag

Reino Unido

Browsing

El gobierno británico anunció las nuevas normas para intentar reducir el número de casos de coronavirus en la segunda ola de contagios. Los ciudadanos del Reino Unido que incumplan con la cuarentena en caso de contagio por coronavirus serán multados con hasta 10.000 libras esterlinas (unos 13.000 dólares).

El primer ministro Boris Johnson, quien declaró esta semana que Reino Unido se enfrenta a la segunda ola del coronavirus, presentó nuevas restricciones para los habitantes de las regiones del norte, noroeste y centro de Inglaterra, las más afectadas.

Entre estas medidas, el gobierno introdujo la obligación legal de autoconfinamiento a partir del 28 de septiembre para las personas que den positivo o en el caso de que el Servicio Nacional de Salud (NHS) se los pida. «La mejor manera de combatir el virus es que todos sigan las reglas y se aíslen si corren el riesgo de transmitir el coronavirus», declaró el primer ministro en un comunicado.

«Nadie debe subestimar la importancia de estas medidas, las nuevas reglas significan que está legalmente obligado a aplicarlas si se ha infectado o el NHS se lo pide», agregó.

Reino Unido pide a las personas que den positivo en la prueba que se aíslen durante 10 días, mientras que las que viven con alguien que da positivo o presenta síntomas deben autoconfinarse 14 días.

Reino Unido, país europeo más afectado por la pandemia

Si se quebrantan las normas impondrán multas que oscilarán entre 1.000 libras (1.290 dólares) y 10.000 libras si se hace de forma reiterada o en los casos más graves.

Para fomentar el cumplimiento de estas normas, las personas con ingresos bajos podrán recibir una ayuda de 500 libras (645 dólares) si no pueden teletrabajar durante su cuarentena.

El Reino Unido firmó un tratado de libre comercio con Japón, su primer gran acuerdo tras el brexit, luego de haber abandonado la Unión Europea (UE) en enero pasado, y tras finalizar el período de transición el 31 de diciembre.

Con la firma de este tratado, el Reino Unido espera aumentar el comercio con Japón en unos 15.200 millones de libras esterlinas, según informaron hoy fuentes gubernamentales.

El acuerdo denominado de Asociación Económica Global entre el Reino Unido y Japón fue firmado por la secretaria de Comercio Internacional, Liz Truss, y el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Motegi Toshimitsu, en una videollamada esta mañana.

«El acuerdo se adapta a la economía del Reino Unido y asegura beneficios adicionales más allá del acuerdo comercial entre la UE y Japón, dando a las empresas británicas que exportan a Japón una ventaja competitiva en varias áreas», afirmaron las fuentes.

«Ayudará a crear puestos de trabajo y a impulsar el crecimiento económico en todo el Reino Unido», agregaron.

El acuerdo se adapta a la economía del Reino Unido y asegura beneficios adicionales más allá del acuerdo comercial entre la UE y Japón, dando a las empresas británicas que exportan a Japón una ventaja competitiva en varias áreas

Subrayaron que es también un paso importante para unirse al Acuerdo Amplio y Progresivo para la Asociación Transpacífica (CPTPP), que dará a las empresas británicas una puerta de entrada a la región de Asia y el Pacífico, y ayudará a aumentar la resistencia y la diversidad de las cadenas de suministro del Reino Unido.

De esta forma, las empresas británicas se beneficiarán del comercio libre de aranceles en el 99% de las exportaciones al Japón.

Según el análisis del Gobierno, el acuerdo con Japón dará en principio un impulso de 1.500 millones de libras esterlinas a la economía del Reino Unido, y aumentará los salarios de los trabajadores del Reino Unido en 800 millones de libras esterlinas a largo plazo.

La ministra Truss, aseguró que «este es un momento histórico para el Reino Unido y Japón como nuestro primer gran acuerdo comercial post-Brexit.

«El acuerdo que hemos negociado -en tiempo récord y en circunstancias difíciles- va mucho más allá del actual acuerdo con la UE, ya que asegura nuevas ganancias para las empresas británicas en nuestras grandes industrias manufactureras, de alimentos y bebidas y de tecnología», precisó.

El acuerdo con Japón dará en principio un impulso de 1.500 millones de libras esterlinas a la economía del Reino Unido, y aumentará los salarios de los trabajadores del Reino Unido en 800 millones de libras esterlinas a largo plazo

Agregó que, estratégicamente, el acuerdo es un paso importante para unirse a la Asociación Transpacífica y colocar al Reino Unido en el centro de una red de modernos acuerdos de libre comercio con amigos y aliados de ideas afines.

Por su parte, el presidente de la Federación de Pequeños Comercios, Mike Cherry, agregó que «a medida que miramos hacia el futuro comercial global del Reino Unido, los acuerdos comerciales que firmemos deben ser sobre empresas de todos los tamaños, por lo que estamos encantados de ver hoy un acuerdo comercial entre el Reino Unido y Japón que incluye un capítulo completo para las Pymes».

En tanto, la directora general de la Confederación de la Industria Británica, Carolyn Fairbairn, dijo que la firma de este acuerdo es un momento decisivo y será bien recibido por las empresas de todo el país, señaló Télam.

La estrategia política y diplomática fijada por el gobierno argentino en torno a la cuestión Malvinas tuvo esta semana «avances muy significativos» -según la Cancillería- con la sanción de leyes para afianzar la soberanía nacional sobre las islas, aguas del Atlántico Sur y su espacio marítimo circundante, y una nueva resolución de la ONU que instó a la Argentina y al Reino Unido a retomar el diálogo para una «solución pacífica y definitiva». El Ejecutivo apura la sanción de la modificación del Régimen Federal Pesquero, que busca endurecer las sanciones a los buques que pescan ilegalmente en aguas argentinas.

Desde el inicio de su gestión, el presidente Alberto Fernández se propuso desterrar la política de «baja intensidad» -como la definió el propio canciller Felipe Solá- que la administración de Mauricio Macri le imprimió a la causa Malvinas y ubicó al reclamo soberano como un tema prioritario en su agenda de gobierno.

Con ese objetivo, decidió reflotar la secretaria de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur -creada durante la administración de Cristina Fernández de Kirchner y desactivada por el gobierno de Cambiemos- y nombró a Daniel Filmus como su titular.

Bajo instrucciones del jefe del Estado, el Palacio San Martín dejó sin efecto el denominado pacto Foradori-Duncan, firmado por los vicecancilleres de Argentina y el Reino Unido en el 2016 y que significó «uno de los hechos más lesivos para los intereses nacionales y el histórico reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas», según lo definió Filmus.

Durante la última semana, la estrategia política y diplomática trazada por el Gobierno para Malvinas logró dos avances, que la Cancillería juzga como «muy significativos» en el orden interno y en el ámbito de los organismos multilaterales. El canciller Solá se propuso desde un principio intensificar el reclamo soberano sobre las islas.

Dos leyes y una resolución de la ONU

El Gobierno obtuvo la aprobación por unanimidad de ambas cámaras del Congreso de dos de las tres leyes ideadas por el Ejecutivo para afianzar la soberanía nacional sobre las aguas del Atlántico Sur, las Islas Malvinas y su espacio marítimo circundante.

A esto se sumó una nueva resolución del Comité Especial de Descolonización de la ONU (C-24) que volvió a instar a la Argentina y al Reino Unido a retomar las negociaciones para «encontrar, a la mayor brevedad posible, una solución pacífica y definitiva a la controversia de soberanía».

En la Cancillería asumieron ese pronunciamiento como un avance en el propósito, hecho explícito por Solá, de «sacar a Inglaterra de la zona de confort» de la que -consideran- gozó durante los cuatro años de la administración de Mauricio Macri.

En diálogo con Télam, Filmus destacó el «apoyo unánime» de los 29 países miembros del C24, muchos de ellos integrantes del Commonwealth, que «acompañaron la posición argentina de buscar una salida diplomática», al diferendo con el Reino Unido.

El secretario ponderó el «trabajo diplomático» de la Cancillería que «permitió que por consenso unánime una vez más el Comité de Descolonización apoyara la resolución 2065 (XX)», pero lamentó que «una vez más el Reino Unido mire para otro lado, y a pesar de ser miembro fundador de la ONU e integrante del Consejo de Seguridad, no escucha el reclamo de diálogo».

Ahora, la «diplomacia global» desplegada por el Palacio San Martín tiene su foco puesto en obtener el apoyo de otros organismos internacionales: Argentina buscará el respaldo de la Celac y en la próxima reunión conjunta de la OEA y el G77+China, que se realizará en paralelo a la reunión anual de la Asamblea General de la ONU, en septiembre, en la ciudad de Nueva York.

Límites definitivos de la plataforma continental

El miércoles pasado la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría y convirtió en ley los proyectos de creación del Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas y el que establece los límites exteriores definitivos de la plataforma continental argentina, más allá de las 200 millas.

Para Filmus, el «consenso» logrado en ambas cámaras parlamentarias evidenció «la madurez de la dirigencia política argentina sobre la necesidad de convertir a Malvinas en una política de Estado, que trascienda los calendarios electorales y a los vaivenes de los gobiernos de turno».

«Si uno repasa lo que ocurrió desde el retorno de la democracia en adelante se da cuenta que cada gobierno siguió estrategias distintas», reflexionó y agregó: «hay que pensar que el Reino Unido siempre especuló con las diferencias internas que tuvimos sobre Malvinas para aprovechar y ubicarse en una situación de comodidad».

El Gobierno espera en los próximos días avanzar en la integración del Consejo, que tendrá el objetivo diseñar e implementar políticas de Estado para efectivizar el ejercicio pleno de la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del sur y los espacios marítimos circundantes.

Como paso previo, Alberto Fernández junto al canciller Solá y el secretario Filmus tienen previsto la semana próxima promulgar esas leyes, una vez que el Congreso informe formalmente su aprobación.

El órgano estará encabezado por el presidente de la Nación y lo integrarán el canciller y un diputado y un senador elegidos por cada uno de los tres bloques con mayor representación parlamentaria en cada una de las cámaras.

Además del gobernador de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur; Gustavo Melellan, dos especialistas en Derecho Internacional, tres representantes del sector académico y científico de reconocida trayectoria en la materia y un representante de los ex combatientes de Malvinas.

Demarcación y régimen federal pesquero

La ley de demarcación es considerada por la Casa Rosada una herramienta central en la «protección de los derechos de soberanía sobre la plataforma continental y sus recursos (en hidrocarburos, minerales o pesca sedentaria que pertenecen a los 45 millones de argentinos y argentinas», indicó Filmus

Esta norma, según el funcionario, tiene además una «enorme relevancia» en la oportunidad de «exploración y explotación de las inconmensurables riquezas que existen en el lecho y subsuelo del mar», a la vez que «incrementará la seguridad jurídica para el otorgamiento de concesiones».

Ahora el Ejecutivo espera una rápida sanción del tercer proyecto de ley, de modificación del Régimen Federal Pesquero, que busca endurecer las sanciones a los buques que pescan ilegalmente en aguas argentinas y que es discutida en la Comisión de Asuntos Marítimos, de la Cámara baja. (Télam)

Desde el inicio de la pandemia, Reino Unido contabiliza 307.257 infectados y 46.364 muertos.

El Gobierno británico informó este miércoles la detección de 892 contagios de coronavirus, frente a los 670 de ayer, mientras que el número de nuevas muertes fue de 65, y expertos advierten sobre la posibilidad de un aumento de las infecciones.

En la última jornada 183 pacientes diagnosticados con coronavirus fueron ingresados a los hospitales, lo que suma un total de 1.152 internados en el país, de los cuales 77 se encuentran en unidades con respiración asistida.

Al confinamiento parcial decretado en la ciudad inglesa de Manchester y otras zonas del norte de Inglaterra la semana pasada, hoy se sumó la localidad escocesa de Aberdeen, donde se detectó un repunte de los contagios. Los bares, restaurantes y otros negocios abiertos al público deben cerrar sus puertas esta tarde y se ha limitado la entrada y salida de la ciudad, en la que viven unas 200.000 personas.

El Gobierno regional escocés identificó 54 casos hasta ahora en Aberdeen y registró 191 contactos cercanos que fueron aislados preventivamente, si bien las autoridades anticipan que esas cifras pueden aumentar en los próximos días.

Pese a las advertencias de los expertos de la salud, el Ejecutivo británico defendió sus planes para retomar las clases presenciales en todos los cursos escolares a partir de septiembre.

El secretario de Estado británico de Educación, Nick Gibb, aseguró hoy que los alumnos de secundaria no estarán obligados a llevar tapabocas cuando regresen a las clases, después de que la oposición laborista haya pedido que se estudie esa medida.

La defensora de la infancia para Inglaterra, Anne Longfield, respaldó por su parte la reapertura de los colegios y consideró que en caso de rebrotes son los pubs, restaurantes y comercios no esenciales los que deben ser clausurados en primer lugar para tratar de contener la expansión del virus.

Desde que comenzó la pandemia, Reino Unido, uno de los países más golpeados de Europa por la pandemia, contabiliza 307.257 infectados y 46.364 muertos en centros médicos, residencias y domicilios, señaló Télam.

En el Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes, la «Argentina reitera una vez más su derecho inalienable» sobre esos territorios.

La Cancillería argentina reclamó hoy «la necesidad de reanudar las negociaciones bilaterales a la brevedad posible» con el Reino Unido, apoyándose en reiterados pedidos de las Naciones Unidas y la comunidad internacional, por la causa Malvinas.

En el Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes, el ministerio a cargo de Felipe Solá emitió un comunicado en el que la «Argentina reitera una vez más su derecho inalienable» sobre esos territorios.

«La necesidad de reanudar las negociaciones bilaterales a la brevedad posible ha sido reiterada por 10 resoluciones de la Asamblea General, y 37 resoluciones del Comité Especial de Descolonización de la ONU y por la comunidad internacional», subraya el documento.

Ese reclamo tuvo lugar en «foros multilaterales tales como la OEA, el G77 más China, la Cumbre Iberoamericana, la Celac, el Mercosur, el Parlasur, el Foro de Cooperación América del Sur-África (ASA) y la Cumbre Países Árabes-Sudamérica (ASPA)».

«La recuperación del ejercicio pleno de nuestra soberanía sobre los territorios insulares y espacios marítimos ocupados, respetando el modo de vida de sus habitantes, y de conformidad con el Derecho Internacional, constituye un objetivo permanente e irrenunciable de todos los argentinos», agrega el comunicado.

Asimismo, recuerda que «en su discurso de asunción frente a la Asamblea Legislativa, el Presidente Alberto Fernández afirmó que ‘no hay más lugar para colonialismos en el Siglo XXI’ y planteó que para la democracia argentina no existe otro camino que el de la diplomacia y la paz para hacer valer su demanda».

«El Gobierno de la República Argentina está abocado al diseño y la implementación de políticas de Estado para la consecución de ese objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino», se indicó desde la Cancillería.

«Dichas acciones deben estar orientadas al mediano y largo plazo para que puedan perdurar más allá de los cambios de gobierno y sirvan mejor a los intereses permanentes de la Patria, en el marco de la pluralidad y la riqueza que caracterizan a nuestra democracia», completó.

Es por eso que «el Gobierno argentino continúa trabajando para consolidar el apoyo de la comunidad internacional en la Cuestión de las Islas Malvinas y defender de manera inclaudicable sus derechos soberanos en el Atlántico Sur».

Además, se recordó que «las ilegítimas actividades de exploración y explotación de recursos naturales y la desproporcionada e injustificada presencia militar británica en el Atlántico Sur son acciones contrarias a la Asamblea General de la ONU».

Más precisamente, se refirieron a la «resolución 31/49, que insta a las partes a abstenerse de introducir modificaciones unilaterales en la situación mientras se encuentre pendiente la disputa de soberanía».

«La República Argentina reitera una vez más su derecho inalienable sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, así como su firme disposición a reanudar a la brevedad las negociaciones de soberanía con el Reino Unido para dar una solución definitiva a esta situación colonial», finaliza el comunicado.

Fuente: Télam

El Reino Unido comunicó hoy la muerte de 215 personas por COVID-19 en hospitales, residencias y domicilios, lo que eleva a 38.376 los fallecidos por el coronavirus desde que comenzó la pandemia, así como la detección de 2.445 nuevos contagios en 24 horas.

El ministro de Cultura, Medios de comunicación y Deportes, Oliver Dowden, informó en una rueda de prensa de que ayer se llevaron a cabo 127.722 test en el Reino Unido.

El Gobierno mantiene su plan de reabrir algunas escuelas de primaria el lunes en Inglaterra, aunque algunos científicos han expresado su temor a que la desescalada sea prematura.

A partir de esta semana se relajarán asimismo las medidas de distancia social, al permitirse reuniones de hasta seis personas que no vivan en el mismo domicilio, siempre que lo hagan al aire libre y respetando dos metros de distancia.

Algunos miembros del Grupo de Asesores Científicos para Emergencias (SAGE, en inglés), que aconseja al Gobierno británico, han expresado su preocupación por los riesgos que supone el inicio de la desescalada, particularmente en Inglaterra.

Escocia, Gales e Irlanda del Norte se han desmarcado de la hoja del Ejecutivo central y no reabrirán colegios por ahora, si bien también van a relajar las medidas de aislamiento esta semana.

Controles en el Reino Unido (EFE/EPA/ANDY RAIN/Archivo)

El profesor de medicina Jeremy Farrar, miembro del SAGE, ha afirmado que “el COVID-19 se está extendiendo demasiado rápido como para levantar el confinamiento en Inglaterra”.

“En este momento, con una incidencia relativamente alta, al relajar las medidas cuando el sistema de detección (de contagios) todavía no ha demostrado eficacia, estamos corriendo algunos riesgos”, apuntó por su parte John Edmunds, experto en enfermedades infecciosas de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical.

Preguntado por esas opiniones, el ministro de Cultura subrayó que el SAGE está compuesto por más de 50 científicos, “cada uno de los cuales tiene su propia perspectiva”, y que el Gobierno “adopta un punto de vista colectivo sobre el conjunto de las recomendaciones” de ese grupo.

“Los científicos tienen toda la razón al exigir cautela. Nos encontramos en un punto que tiene riesgos”, admitió Dowden, que aseguró que el Gobierno “no cuenta con mucho espacio para maniobrar”.

“Por ese motivo, el primer ministro (Boris Johnson) ha dejado claro que debemos proceder con mucha precaución”, agregó el ministro, que recalcó que el Ejecutivo está preparado para “volver a medidas si es necesario”.

El viceconsejero médico para Inglaterra, Jonathan Van Tam, sostuvo por su parte en la misma rueda de prensa que “las opiniones científicas varían hasta cierto punto en el SAGE”, lo que consideró “natural”, y subrayó que “la relajación del confinamiento se debe hacer lentamente”.

A pesar de la oposición de los sindicatos de profesores a seguir adelante con la reapertura de tres cursos de primaria el lunes, el diario The Times asegura que “prácticamente todos” los colegios ingleses abrirán en la fecha señalada, aunque “la mayoría de directores aceptarán a menos alumnos” de los que recomienda el Gobierno.

El Reino Unido registró 282 nuevos fallecimientos por coronavirus, hasta llegar a un total de 36.675 muertos desde el inicio de la pandemia, según reveló este sábado el ministro británico de Transporte, Grant Shapps.

En la rueda de prensa diaria celebrada virtualmente desde Downing Street, ese titular indicó asimismo que en este país se han registrado en las últimas 24 horas otros 2.959 nuevos contagios por COVID-19.

El Gobierno británico anunció que impondrá una cuarentena de 14 días a los viajeros que lleguen al país a partir del 8 de junio para tratar de evitar nuevos brotes de coronavirus procedentes del extranjero.

La ministra del Interior, Priti Patel, indicó que saltarse la cuarentena estará castigado con 1.000 libras en Inglaterra (1.120 euros), mientras Escocia, Gales e Irlanda del Norte -el resto del Reino Unido- establecerán sus propias sanciones y la policía hará controles domiciliarios aleatorios para comprobar que se cumpla.

Estarán exentos de la medida los viajeros que lleguen desde la República de Irlanda y algunos trabajadores, como sanitarios, transportistas y temporeros contratados para la agricultura.

El Gobierno revisará su estrategia cada tres semanas y contempla la posibilidad de acordar “puentes aéreos” con países que tengan “bajos niveles de transmisión”.

Un militar realiza controles en Chessington, Londres, Reino Unido, 24 abril 2020. REUTERS/Henry Nicholls

Formulario de entrada

Todas las personas que lleguen al Reino Unido en avión, tren o barco a partir del 8 de junio deberán rellenar un formulario con sus datos personales, sus planes de viaje, e informar a la policía aduanera de la dirección donde tienen previsto aislarse.

Hoteles, así como casas de amigos y familiares, serán lugares aceptados para la cuarentena, pero si el lugar elegido por los viajeros no reúne los requerimientos necesarios, o bien no se cuenta con uno, estarán obligados a permanecer dos semanas en “instalaciones puestas a su disposición por el Gobierno”, afirmó Patel.

Se recomendará a los recién llegados que utilicen el transporte privado, como un coche, para desplazarse hasta el lugar de la cuarentena, que no deberán abandonar en 14 días y donde no podrán recibir visitas, salvo en caso de necesitar ayuda esencial.

No podrán salir para trabajar, estudiar, utilizar el transporte público ni los taxis, ni estar en zonas públicas como parques, y solo podrán abandonar el domicilio o el hotel para comprar alimentos y productos básicos si no es posible que alguien se los pueda llevar a casa.

También se les pedirá que instalen en sus teléfonos la aplicación oficial del Gobierno para detectar contagios de COVID-19 una vez esté disponible.

El Reino Unido comunicó hoy 351 nuevas muertes por COVID-19, hasta un total de 36.393 fallecidos desde que comenzó la pandemia, y detectó 3.287 contagios, un repunte frente a los 2.615 casos de ayer.

El Gobierno del primer ministro, Boris Johnson, mantiene su hoja de ruta para comenzar a reabrir escuelas en Inglaterra a partir del 1 de junio, pese a que algunos científicos y decenas de municipios ingleses ven prematura la medida.

El Grupo de Asesores Científicos para Emergencias del Ejecutivo (Sage, en inglés) ha publicado hoy un informe en el que subraya que las pruebas “continúan siendo poco concluyentes” para determinar el grado de “susceptibilidad” de los niños al COVID-19 y su “capacidad para infectar” a otras personas.

“Aún así, el conjunto de las evidencias sugiere que en ambos casos (en los niños) están por debajo de los adultos”, subrayan los expertos.

Un comité independiente de científicos, presidido por el antiguo consejero gubernamental David King, advirtió por su parte que en su opinión es “demasiado pronto” para reabrir las escuelas.

Un militar realiza un chequeo por COVID-19 en Chessington, Londres, Reino Unido, 24 abril 2020 (REUTERS/Henry Nicholls)

“Al seguir adelante con esta peligrosa decisión, el Gobierno está arriesgando la salud de nuestras comunidades y aumentando la posibilidad de un segundo pico”, afirma King, que propone retrasar al menos dos semanas el calendario para rebajar el confinamiento.

Según una encuesta de la cadena pública BBC, 68 de los 99 municipios ingleses que respondieron a las preguntas aseguran que no pueden garantizar que sus colegios vayan a retomar las clases en tres cursos de primaria el 1 de junio, como recomienda el Ejecutivo.

Las regiones de Escocia e Irlanda del Norte, por su parte, ya han anunciado que sus escuelas no volverán a abrir al menos hasta agosto.

El Gobierno británico informó hoy de que el ratio de transmisión (R) del SARS-CoV-2 se sitúa en el Reino Unido entre unos valores de 0,7 y 1.

El primer ministro ha subrayado en las últimas semanas que ese valor, que determina el número de personas al que contagia de media cada infectado con el coronavirus, es uno de los indicadores clave para determinar si sigue adelante con el calendario previsto de desescalada.

Johnson ha recalcado que mantener ese valor por debajo de la unidad permitirá continuar relajando las medidas de confinamiento. El intervalo de entre 0,7 y 1 es similar al de la semana pasada, aunque está por encima del que se comunicó la semana anterior, cuando el ratio estaba entre 0,5 y 0,9.

El Reino Unido superó este martes la trágica cifra de 35,000 muertes por coronavirus ​al confirmar 545 nuevos fallecimientos en las últimas 24 horas.

Según los últimos datos que dio a conocer el departamento de Salud y Acción Social, las víctimas fatales son 35.341 sobre un total de 248.818 casos confirmados en todo el país, tras los 2.412 registrados en el último día.

Al igual que en Italia y España , el Reino Unido informó una importante respuesta voluntaria en la cantidad de muertes, después de las 160 que informó el lunes.

Por su parte, la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) publicó cifras aún más preocupantes, ya que, según sus registros, hasta el 8 de mayo se reportaron 41.020 casos en los que el coronavirus se inscribió como causa probable de la muerte en el certificado de defunción.

El balance puede ser mucho mayor cuando se agreguen los miles de fallecimientos ocurridos desde esa fecha. Los datos de la ONS son siempre superiores a los del ministerio de Sanidad que solo contabiliza los fallecimientos de personas que dieron positivo al test de covid-19 y sumaba 35.341 hasta el martes.

El ministro de Medio Ambiente, George Eustice, informó que en el último día se realizaron casi 90.000 test, una cifra por debajo de los 100.000 diarios que se ha fijado como meta el primer ministro, Boris Johnson, que incluso quiere que para finales de mayo se realicen 200.000 pruebas al día.

El príncipe de Gales hizo un llamamiento a los ciudadanos a ayudar a los agricultores con la cosecha. «La comida no se produce por arte de magia, todo empieza con nuestros destacados agricultores y cultivadores», dijo en su Instagram, en un mensaje de apoyo a la campaña ‘Pick for Britain’ (Recolecta por Reino Unido) lanzada por el Gobierno y el sector agrícola.

Eustice respaldó la campaña. Según explicó en la rueda de prensa, solo «alrededor de un tercio» de los trabajadores migrantes que normalmente llevan a cabo la recolección están en el país por lo que, ha afirmado, los británicos afectados que «echar una mano» de cara a La cosecha de frutas y verduras de este verano.

El ministro explicó que los ciudadanos británicos interesados ​​en sumarse al trabajo pueden ser seleccionados en la web de la campaña y les ha animado a «ver las oportunidades» que hay en ella, según informa BBC.

De acuerdo con Sky News, la web de ‘Pick for Britain’ se ha caído minutos después del llamamiento del ministro. Una fuente gubernamental ha explicado que la web «está en marcha desde abril y ya hay numerosas personas que han encontrado trabajo a través de ella». «Así que no se trata de una nueva plataforma que no esté funcionando», ha esgrimido la fuente.

Es la cifra más baja desde fines de marzo, con la cual el total de decesos asciende a 34.796. De todos modos, el ministro de Salud británico puso en marcha un nuevo programa para detectar y trazar cadenas de contagio.

El gobierno británico informó este lunes de 160 nuevas muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, 10 menos que ayer, y la cifra diaria más baja por segundo día consecutivo desde finales de marzo, lo que suma un total de 34.796 fallecidos por la enfermedad, informó el Ministerio de Salud.

Asimismo, la cartera de Salud confirmó 2.684 nuevas infecciones en un día, tras realizarse 100.678 pruebas diagnósticas.

El ministro de Salud, Matt Hancock, indicó hoy en el Parlamento que para trabajar en el programa para detectar y trazar cadenas de contagio que se pondrá en marcha en las próximas semanas, ya se contrataron a 21.000 personas, informó la agencia de noticias EFE.

Ese grupo incluye a 7.500 profesionales sanitarios que apoyarán a los miles de operadores telefónicos que contactarán con personas contagiadas, o que estuvieron en contacto con posibles infectados, para pedirles que se aíslen en sus domicilios y ofrecerles consejos sanitarios.

El Sistema Nacional de Salud británico (NHS, en inglés) modificó hoy sus guías sanitarias para incluir la pérdida del gusto y del olfato como síntomas del coronavirus, además de la fiebre y la tos, como se especificaba hasta ahora.

Salir del aislamiento

El gobierno del conservador Boris Johnson presentó un polémico plan de desescalada en el que se dispone a reabrir en fases los colegios de escuela primera el 1 de junio, lo que generó críticas de algunos sindicato de profesores a raíz de las dudosas medidas de seguridad para evitar contagios.

Patrick Roach, el secretario del sindicato de los maestros Nasuwt le exigió al gobierno la semana pasada más detalles ya que, señaló que las mediciones sobre la propagación del virus están en un nivel considerado peligroso por la fácil extensión del virus.

El plan de reapertura del gobierno regirá por el momento solo en Inglaterra, puesto que las regiones autónomas, Irlanda del Norte, Escocia y Gales, se niegan a levantar el confinamiento por considerarla prematura.

Nicola Sturgeon, la ministra principal escocesa, anunció hoy que espera publicar su propio plan de ruta esta semana y confía en poder comenzar a rebajar las medidas a partir de finales de mes.

Ante las reservas del cuerpo docente, el ministro de Salud, Matt Hancock, anunció hoy en el Parlamento que para tratar de reducir las posibilidades de que los menores transmitan infecciones, a partir de hoy se podrá solicitar un test de Covid-19 para todas aquellas personas mayores de cinco años que muestren síntomas compatibles con la enfermedad.

Por su parte, el viceconsejero médico británico, Jonathan Van-Tam, subrayó en una conferencia de prensa que se están rebajando las pautas de distancia social «paso a paso» para evitar una segunda oleada, al tiempo que se mejora la preparación de los servicios de emergencias por si se producen «repuntes de casos» en el futuro.

«Solo si logramos una vacuna que sea realmente capaz de suprimir los niveles de la enfermedad podremos decir que hemos superado esto», advirtió Van-Tam.»Vamos a tener que vivir y aprender a vivir con este virus durante largo tiempo», concluyó.

La semana pasada, los trabajadores que no pueden realizar su labor de manera remota comenzaron a regresar a sus puestos.
El gobierno británico los incentivó a trasladarse a sus puestos de trabajo de a pie o en bicicleta para evitar las aglomeraciones en el transporte público, los subtes y colectivos, sobre todo en ciudades como Londres.