Tag

Regreso a Clases

Browsing

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, convocó hoy a una reunión a sus pares porteña, Soledad Acuña, y bonaerense, Agustina Vila, para «trabajar de manera colaborativa» en acciones que aseguren «la continuidad pedagógica» de niñas, niños y adolescentes que perdieron contacto con los establecimientos educativos tras la suspensión de clases presenciales por la pandemia de coronavirus.

El objetivo del encuentro es «continuar trabajando de manera colaborativa en el fortalecimiento de acciones que aseguren la continuidad pedagógica, en especial aquellas orientadas a niñas, niños, adolescentes y jóvenes con los que no se ha sostenido el contacto a partir de la suspensión de clases presenciales», indicó la cartera de Educación en un comunicado.

De esta manera, se busca articular el programa Acompañar destinado a evitar el desgranamiento educativo y abordar un plan de regreso a clases presenciales en las jurisdicciones de mayor densidad de población del país, cuando la situación epidemiológica por la pandemia lo permita.

El pasado martes el Consejo Federal de Educación aprobó por unanimidad el programa Acompañar destinado a estudiantes que no tuvieron ningún contacto con las instituciones educativas durante la suspensión de clases presenciales por la pandemia.

La iniciativa «busca alentar y propiciar la continuidad en los estudios de todas las y los estudiantes, en todos los niveles del sistema y evitar el desgranamiento educativo», agregó Trotta en el comunicado.

«Entendiendo que la situación epidemiológica en la zona del AMBA todavía no permite un regreso seguro a las aulas y atendiendo a la complejidad que conlleva dicha decisión en los conglomerados urbanos con mayor densidad poblacional del país, el titular de la cartera nacional propone comenzar a trabajar en un plan de retorno seguro a las aulas que integre a ambas jurisdicciones y garantice el derecho a la educación», indicó el texto oficial.

El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tiene 15.000 escuelas con más de 4 millones de alumnos y alumnas entre educación común, especial y jóvenes y adultos, a los que se suman más de 800.000 estudiantes universitarios (grado y pregrado), explicó Educación.

En ese sentido, advirtió que «la movilidad constituye un elemento esencial a considerar para cumplimentar los objetivos pedagógicos y el retorno a las aulas».

Durante el encuentro, Trotta, Acuña y Vila abordarán «cuestiones vinculadas a la movilidad habitual de docentes y estudiantes entre la provincia de Buenos Aires y CABA».

«Se considera oportuno y necesario que la discusión y el trabajo conjunto se encuadre en el Área Metropolitana de Buenos Aires y que en ese ámbito se constituya un espacio amplio y plural de diálogo y acuerdos», concluyó el comunicado.

La cita se da luego de que las autoridades porteñas presentaran un protocolo para la apertura de espacios informáticos en las escuelas a partir del 31 de agosto destinado a los alumnos que perdieron el vínculo con sus docentes, que fue rechazado por el Ministerio de Educación por considerar que el distrito «no cumplía con los niveles de circulación baja del virus» para implementarlo ni «cumplía con 15 requisitos que fueron aprobados por el Consejo Federal de Educación con todas las provincias».

El Consejo Asesor que trabaja en la elaboración del protocolo marco que deberá cumplirse de manera obligatoria cuando se determine el regreso a clases presenciales, volvió a reunirse este miércoles en Rawson. Representantes gremiales y de organismos del Estado provincial volvieron a destacar que el protocolo jurisdiccional está en plena redacción y que es esencial no sumar falsas expectativas a las familias.

En la reunión estuvieron presentes Miguel López, de SOYEAP; Alejandro Krebs, de UPCN; Guillermo Quiroga, de ATE; Gerardo Quiroga, de UDA; Santiago Goodman, de ATECh; Mónica Balmaceda, de SADOP; Walter Casanova, de AMET y Gerardo Carranza, por Sitraed. En tanto, por Educación lo hicieron el subsecretario de Coordinación, Miguel Acosta, Silvia Reinoso y Juliana Mairal.

“No es algo que hacemos porque se nos ocurrió: es una obligación que como Estado Provincial tenemos y que asumimos al haber aprobado el protocolo federal. Es un trabajo que llevamos adelante con la supervisión de Nación, a quien de manera regular debemos informar los pasos que damos”, indicó Acosta.

Además, sostuvo por el conocimiento cabal sobre la situación epidemiológica la voz autorizada es la del Ministerio de Salud del Chubut, que trabaja en forma coordinada con sus pares del gobierno nacional.

PUBLICIDAD ENGAÑOSA

“Los especialistas son muy claros y por eso para nosotros es fundamental escuchar lo que nos va diciendo a diario el equipo del doctor Fabián Puratich. Está claro que hoy no están dadas las condiciones para el inicio presencial de las actividades escolares, ya sea de gestión pública como privada”, reiteró.

“Es necesario dar información precisa porque mientras las función de este Consejo Asesor es elaborar el protocolo provincial, y para eso fuimos convocados, escuchamos a algunos municipios que informan que ya tienen sus protocolos, como una situación resuelta, y hasta anuncian el pronto regreso a las actividades en las escuelas municipales, desconociendo el trabajo que llevamos adelante”, consideró el titular del Sindicato de Trabajadores de la Educación (Sitraed), Gerardo Carranza.

La posición de Carranza fue acompañada por el resto de sus pares sindicales, como también por los representantes de los organismos públicos. Si bien hay instituciones educativas en la órbita municipal, su supervisión corre por cuenta del Ministerio de Educación y también el pago de los salarios a través de cargos y horas cátedra asignadas por el organismo provincial.

Por su parte, Mónica Balmaceda, del Sindicato de Docentes Privados (SADOP) señaló que “en Trelew hay jardines maternales privados que convocan a inscripción y hablan en publicidades de un pronto regreso, comunicándoles a las familias que ya tienen el protocolo de funcionamiento, en camino absolutamente opuesto a lo que establece el protocolo nacional y a lo que se viene tratando en este Consejo Asesor”.

Lo reconoció la ministro de educación, Florencia Perata, al hacer una evaluación del primer tramo del ciclo lectivo.

La funcionaria explicó que se está haciendo un relevamiento para saber cuántos chicos que conectaron al sistema y cuántos acudieron a través del sistema de cuadernillos que se repartió en distintos ámbitos.

Lo que sí tiene relevado el ministerio es que el 85% de los docentes mantuvieron el vínculo a través de las plataformas digitales, según reportaron los directores de escuelas.

En estos momentos se está en receso de invierno, que comenzó la semana pasada y se extenderá hasta el próximo viernes 17, de manera que el lunes la actividad volverá.

Perata detalló que esperan que la actividad en las aulas retomen en septiembre, pero no hay certezas sobre ello porque otros dicen que se prolongará hasta por lo menos octubre.

Sin embargo se preparan para adaptar los protocolos nacionales a través de un «consejo asesor zonal» que en principio estaba previsto que integren 3 representantes de salud, 3 de educación, 1 de infraestructura y 3 sindicalistas; pero por reclamos gremiales se tomó la decisión de aumentar el número de representantes del sector, señaló Radio Chubut.

En grupos rotativos, con tapabocas desde primer grado, escalonado y sin aglomeraciones en los recreos, así será el regreso a clases que, aún sin fecha, fue acordado por los Ministerios de Educación de la Nación y las provincias. El anuncio fue realizado este domingo por Diego Golombek, director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica, quien reconoció que «claramente las aulas ya no serán las mismas» tras la pandemia por coronavirus​.

«No tenemos ninguna certidumbre respecto al cuándo va a haber un regreso a las clases presenciales; sí debemos estar muy preparados para que esto sea escalonado y obviamente seguro», dijo Golombek.

Entre las medidas acordadas por todos los Ministerios junto con especialistas de la cartera de Salud, están el distanciamiento de dos metros entre los alumnos en los lugares comunes y de un metro y medio dentro de las aulas; tapabocas obligatorio desde primer grado; evitar las aglomeraciones en la entrada y salida de los colegios; limpieza y ventilación frecuentes de las aulas; y protocolos de higienización y limpieza para el personal docente, no docente y capacitación para los directivos y las familias.

En cuanto a los espacios comunes, como patios, comedores o baños, el protocolo determina que también estarán limitados «en cuanto al distanciamiento físico y en cuanto al tiempo que se pueda pasar en cada uno de ellos», señaló Golombek.

Durante el reporte que cada día brinda el Ministerio de Salud sobre la situación del coronavirus en el país, Golombek, biólogo e investigador del Conicet, señaló que el regreso a las aulas «va a estar dado por las condiciones sanitarias y epidemiológicas y eso está cambiando de momento a momento».

El experto recordó que «el cómo (será el regreso) es responsabilidad del Ministerio de Educación». En ese sentido, explicó cómo es el protocolo que fue acordado por un consejo asesor conformado por los ministros de todas las provincias, representantes gremiales, rectores, especialistas en epidemiología, higiene y salud, y representantes de los alumnos.

La primera parte de ese protocolo consiste en preparar las aulas para el regreso a las clases presenciales y adelantó que ninguna institución educativa podrá abrir hasta tanto no estén aseguradas esas medidas y cuenten con acceso al agua, jabón, alcohol en gel y productos de desinfección, además de que cada quien haga uso correcto del tapabocas.

«La reapertura va a ser un proceso escalonado y esta preparación implica adecuar las instalaciones de los institutos educativos, tanto de la educación obligatoria como de los institutos superiores y universidades nacionales y privadas», precisó.

Los horarios, adelantó el científico, serán escalonados y todavía se está trabajando con el Ministerio de Transporte para determinar la mejor hora para el ingreso y salida a fin de evitar aglomeraciones.

En cuanto a estas medidas, Golombek señaló que «son obligaciones mínimas que se tienen que cumplir, es un piso de aplicación obligatoria sin lo cual no se pueden abrir escuelas». A partir de ese piso obligatorio «cada jurisdicción podrá emitir los lineamientos adicionales e incluso cada escuela, cada universidad puede tener un reglamento propio».

«Este distanciamiento nos obliga obviamente a que haya muchos menos alumnos en las aulas. Esto implica que no todos los chicos van a ir regularmente sino que va a haber un espaciamiento en el regreso a las aulas y esto va a depender de cada provincia y cada institución», sostuvo Golombek, aunque aclaró que cada jurisdicción podrá evaluar cuál será la mejor opción «día por medio, semana por medio, distintos escalonamientos que van a ser determinados por cada jurisdicción».

El protocolo fue aprobado de forma unánime por Consejo Federal de Educación, el Consejo Interuniversitario Nacional, y el Consejo de Rectores de Universidades Privadas.

Las 24 jurisdicciones del país aprobaron esta semana los protocolos para la vuelta a las clases presenciales con un sistema «bimodal» que alternará la enseñanza presencial y a distancia y dos nuevos modelos de aula que plantearán la división de alumnos por grupos o el «aula burbuja» lo cual quiebra el formato tradicional vigente desde principios del siglo pasado y las autoridades provinciales anticipan cómo se aplicará en cada distrito.

El ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de Salta, Matías Cánepa, aseguró que «este protocolo regirá en toda la Nación para una vuelta escalonada de clases presenciales que será reducida pero que permitirá mejorar los procesos de aprendizajes».

Cánepa formuló estas afirmaciones tras participar ayer de la 97 Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), presidida por el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta; y de la que formaron parte las 24 jurisdicciones, representantes de sindicatos docentes, legisladores nacionales y asesores.

En Tucumán, el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, destacó que desde su cartera se realiza un «trabajo mancomunado con el Ministerio de Salud para la planificación de las clases presenciales en la provincia cuando las condiciones sanitarias lo permitan».

El funcionario afirmó que si bien las medidas son tomadas a nivel nacional, «cada provincia puede adaptar las recomendaciones de acuerdo a la situación epidemiológica local» pero prefirió no dar una fecha sobre el posible regreso de los alumnos a las aulas.

En San Luis, por su parte, el ministro de Educación provincial, Andrés Dermechkoff, anticipó hoy que al finalizar las vacaciones de invierno se analizará el estatus sanitario de la provincia y se tomará la decisión sobre el reinicio de las clases presenciales.

Por eso, la cartera sanitaria recorrió las escuelas para intentar que estén en condiciones para el regreso: «Sabemos que la virtualidad la vamos a mantener, estamos en condiciones de decir cuáles serían los primeros cursos en volver, pero son factores que no podemos analizar hoy sino en agosto cuando terminen las vacaciones, previstas desde el 8 al 31 de julio», recordó el ministro.

En Río Negro, con respecto al protocolo aprobado, la ministra de Educación, Mercedes Jara Tracchia, dijo que «fue construido con mucho consenso».

Entre los requisitos, Tracchia mencionó que «la idea es que haya en las escuelas alcohol en gel, alcohol al 70% y que se puedan organizar los edificios con señalamientos que indiquen cómo utilizar los distintos espacios. A ello se agregan medidas de distanciamiento mínimo de 2 metros».

«Los docentes, deberán usar tapabocas y máscaras y, en función de esas condiciones, vamos a necesitar desde lo pedagógico hacer un reordenamiento, por lo que vamos a trabajar en grupos reducidos, con un esquema bimodal, donde articularemos entre la presencialidad y la virtualidad, entre otros aspectos», subrayó.

Por su parte, la ministra de Salud de Santa Fe, Adriana Cantero, aseguró hoy «que si la situación sanitaria es favorable las clases se reiniciarán entre agosto y septiembre».

Y, sobre el desplazamiento del personal docente y los alumnos, Cantero precisó «que en las grandes ciudades se tendrá en cuenta el horario pico del transporte público. Probablemente el horario de entrada sea entre las 8 y 8.30 para salir antes de lo que era habitual».

En Chubut, la ministra de Educación, Florencia Perata, confirmó a Télam que se está «trabajando para constituir un consejo asesor que tamice el protocolo de Nación para adaptarlo a nuestra provincia con tres representantes de educación, tres de salud y dos 2 del sindicalismo».

Perata se mostró de acuerdo con el principio de combinar la actividad presencial con la educación a distancia porque, según la ministra, «esto permitirá dos cosas: evitará el contacto con distancias de 2 metros y disminuirá el número de alumnos en cada aula».

En Mendoza, también el director General de Escuelas (DGE), José Thomas, señaló que «no hay fecha confirmada para la vuelta a clases» y explicó las medidas que se aplicaran bajo protocolo.

«Se estudió cómo preparar las escuelas; cómo garantizar la seguridad y la higiene mientras los chicos empiezan con alguna presencialidad escalonada», agregó.

Además, expresó que cuando reinicien las clases «será de los padres la decisión de mandar a sus hijos a la escuela de manera escalonada bajo un sistema bimodal presencial o no presencial de clases».

Por último, el presidente del Consejo General de Educación (CGE) de Entre Ríos, Martín Müller, resaltó que está «muy satisfecho por el trabajo en conjunto» previo a la Asamblea del Consejo Federal de Educación nacional. A su vez, señaló que la vuelta a las aulas se dará «cuando las condiciones sanitarias y epidemiológicas lo permitan». (Télam).

Lo confirmó la ministra de Educación de Chubut, Florencia Perata. Además, explicó que según el protocolo federal no habrá más de 15 alumnos por aula con distanciamiento de 2 mts.

La ministra de Educación de Chubut, Florencia Perata, participó el jueves de la 97ª Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), donde las 24 jurisdicciones aprobaron por unanimidad el protocolo para el regreso a las aulas.

Perata sostuvo que el protocolo establece todas “las medidas necesarias para organizar un regreso seguro y demandará un intenso trabajo y muy articulado entre varios sectores del Gobierno provincial y para eso ya hemos comenzado a mantener reuniones”.

Este viernes, explicó que se acordó “un convenio marco a nivel nacional que incluye el uso de tapabocas obligatorio (no se aplicará para jardines de infantes) y no más de 15 alumnos por aula con distanciamiento de 2 mts”. Además, aclaró que no será necesario tomar la fiebre a los estudiantes.

Asimismo, Perata dijo que “Nación enviará partidas especiales para limpieza y para reparaciones en las escuelas”, ya que el protocolo prevé exigir a los establecimientos educativos una readecuación previa de las instalaciones y de capacitación de todo el personal. Así, deberán asegurar acceso a agua potable, jabón, toallas de papel descartables, alcohol en gel o líquido al 70°, en todas las instalaciones.

La ministra aclaró que el regreso se llevará a cabo e manera escalonada, es decir, que la “preocupación tiene que ver con quienes están terminando los ciclos, comenzar por el secundario y los últimos años del primario”.

Con respecto a cuándo podrían comenzar las clases presenciales, consideró que “en la Patagonia y en Chubut se piensa más un escenario de volver a septiembre, no en agosto, por las bajas temperaturas”.

Por último, se refirió a la posibilidad de que los alumnos repiten de año y en este sentido dijo: “No coincido, creo que se pueden reajustar los contenidos, vamos a tener que adecuar el cronograma clásico y quizás se pueda terminar de evaluar los contenidos el próximo año, depende de los niveles educativos y se evaluarán los saberes prioritarios”.

Otro de los grandes desafíos que plantea la vuelta a clases es el uso del transporte público. Cada distrito deberá desarrollar un plan de transporte que garantice una mayor frecuencia de colectivos para evitar las aglomeraciones en la hora pico.

Sin embargo, la nueva normalidad en la que ingresará el sistema educativo también plantea que aquellos docentes o alumnos que presenten patologías previas o de base puedan continuar con sus tareas de manera virtual. Mientras que en caso de registrarse un caso positivo de Covid-19 o ante la sospecha de uno, se suspenderán las clases por un día para realizar desinfección exhaustiva del establecimiento.

Tampoco se podrán realizar eventos o reuniones dentro de los colegios, señaló El Comodorense.

Este jueves se realizó de manera virtual, la 97ª Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE) en la cual se trató y fue aprobado el “Protocolo marco y lineamientos federales para el retorno a clases presenciales en la educación obligatoria y terciaria” en el contexto sanitario actual.

El documento había sido tratado la semana anterior entre las jurisdicciones y el Ministerio de Salud, y finalmente fue aprobado.

De la Asamblea del CFE participó el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y los ministros de las 24 jurisdicciones.

En el documento aprobado se fijaron los lineamientos obligatorios y recomendaciones generales que permitirán a cada Provincia y la Capital Federal elaborar sus propios planes progresivos, acorde a sus particularidades para el retorno a los establecimientos cuando la situación epidemiológica lo permita.

El protocolo marco y los lineamientos federales establecen así las pautas de trabajo para las clases presenciales, basadas en criterios sanitarios, de salud y seguridad en el trabajo, así como de organización escolar y pedagógica.

De acuerdo a los lineamientos macro, el retorno a las aulas será a través de un escalonamiento progresivo, de acuerdo con criterios epidemiológicos y las características sociodemográficas de cada región; la asistencia será alternada por grupos de alumnos para garantizar el distanciamiento social, alternando las actividades entre los establecimientos y el hogar bajo un modelo “bimodal”.

Sobre este punto, se acordó “mirar pedagógicamente la planta física de la escuela, imaginar la nueva jornada escolar (desde el inicio a la finalización), establecer un orden desde la llegada de los desplazamientos y la utilización de cada uno de sus lugares, considerando que la estructura edilicia también es educativa”.

En tanto, cada jurisdicción podrá construir reglamentaciones propias complementarias, para lo cual las “provincias deberán presentar un Plan Jurisdiccional de retorno a clases presenciales ante el Ministerio de Educación de la Nación”.

El mismo deberá “contemplar en su organización y alcances, lo establecido en el documento acordado y tener la aprobación de las máximas autoridades educativas y sanitarias de cada jurisdicción”.

 

Los ministros de Educación y Salud de todo el país tuvieron una primera reunión en conjunto. Durante una hora, discutieron sobre el regreso a las aulas desde la perspectiva sanitaria. A priori, la fecha tentativa de retorno en casi todo el país sigue siendo agosto. Por su nivel de contagios, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por ahora está fuera de ese esquema, en los próximos días presentarán las pautas para la vuelta a clases

Los ministros de Educación, Nicolás Trotta, y de Salud, Ginés Gonzáles García, presidieron la sesión. Los funcionarios confirmaron que está cerca de presentarse un protocolo marco de vuelta a clases a nivel nacional. Ese documento deberá llevar la aprobación primero del comité de expertos que asesora al Gobierno y después del Consejo Federal de Educación (CFE). Una vez validado, cada jurisdicción hará los ajustes pertinentes de acuerdo a su realidad.

En el encuentro no se habló de fechas de retorno, aunque el lunes 3 de agosto, una vez dejadas atrás las vacaciones de invierno, se iniciaría una vuelta escalonada, indicó Infobae.

La presentación de Nación giró en torno a tres etapas: actualidad, presencialidad y sostenimiento. Se remarcó la importancia de coordinar acciones educativas y sanitarias entre los ministerios: de promover vacunaciones antes de la vuelta a clases, más puntualmente intentar que todos los docentes hayan recibido la vacuna antigripal como requisito indispensable y que los chicos cuenten con el calendario de vacunación al día. Del mismo modo, se insistió en la necesidad de reacondicionar los edificios escolares y de llevar a cabo jornadas de capacitación a los docentes para la “nueva normalidad” que deberán afrontar.

Respecto del protocolo, si bien aún no está definido, se mencionaran algunas pautas los próximos días. Habrá distanciamiento social en las aulas, que obligará a reducir los cursos a la mitad. Se promoverá el uso de tapabocas, se tomarán medidas de higiene, limpieza y desinfección más rigurosas. Se delineará también un curso de acción ante la detección de un caso sospechoso de COVID-19, con aislamiento de sus contactos estrechos.

“Una vez que se abran las puertas de escuelas e instituciones educativas, se aplicará un sistema de búsqueda de síntomas para activar los protocolos de detección y aislamiento ante un caso sospechoso”, informaron desde el Ministerio de Educación.

Una de las inquietudes de los ministros es que el temor por la pandemia desaliente la vuelta a las aulas. La idea es que la asistencia sea obligatoria y, por eso, los gobiernos buscarán desplegar instancias de consultas tanto a familias como a estudiantes, para facilitar un intercambio directo con la comunidad educativa y disipar dudas e incertidumbres.

“Debemos llevar tranquilidad a la comunidad educativa y a las familias con protocolos robustos y acabados para el regreso a las aulas, protocolos que se nutren del trabajo conjunto y de las recomendaciones de los expertos en todas las áreas que nos ocupan. Este proceso también demanda consensos entre todos los actores del sistema y para ello es fundamental la coordinación entre la escuela y los centros de salud, la capacitación y la información transparente”, afirmó Trotta.

En la etapa 3, la de sostenimiento y largo plazo, ya se contempla que, al menos hasta fin de año, la educación será dual, combinará algunos días en la escuela con otros en la casa. Estos próximos períodos buscarán consolidar las políticas de salud, con controles para los chicos en edad escolar, y seguimiento de la evolución de la pandemia en cada provincia.

Los funcionarios ya saben que, una vez que se retome la presencialidad, la matrícula se desgranará, serán miles los alumnos que no vuelvan a la escuela. En especial, la problemática se agravará en secundaria. Con esa perspectiva, en los próximos meses pretenden avanzar en la Cédula Escolar para identificar a los alumnos que abandonen e intentar volver a traerlos al sistema.

 

“No sabemos cuál es la fecha de regreso. Lo estamos evaluando con los demás rectores para ver cuáles son las medidas más adecuadas. Entiendo que va a ser progresivo (la vuelta de diferentes actividades) pero no será una cosa que se haga de golpe. Tenemos que ir viéndolo. Hay temas que tenemos que atender”, así lo aseguró el rector de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Carlos De Marziani, en diálogo con El Patagónico.

Es que la casa de altos estudios mantiene sus puertas cerradas desde el 16 de marzo donde solo se realizaron actividades esenciales administrativas como es la liquidación de haberes y todo lo que tiene que ver con el pago de servicios básicos de la institución.

Las clases presenciales se volcaron a los medios virtuales para que los alumnos no perdieran el ritmo de sus estudios y no sea tan difícil después a las aulas.

También se han realizado servicios de laboratorio y de investigación que reciben un tratamiento intensivo. “Hemos estado trabajado con diferentes organizaciones tratando de trabajar con organismos provinciales con la provisión de alcohol en gel, de máscaras, y prestando equipamiento que se pueda utilizar. La Facultad de Ciencias Naturales ha colaborado con el Area Programática del Sur y estamos trabajando con otros organismos de ciencias y tecnologías en el marco de la pandemia”, detalló el rector de la UNPSJB.

De Marziani manifestó que la próxima semana tendrán una reunión por streaming con los demás rectores del país para escuchar las recomendaciones de las autoridades sanitarias. “Veremos qué medidas tomamos en el corto y en el mediano plazo. Vamos a ver qué dictamina la autoridad sanitaria. Ellos nos dirán que podemos y que no podemos hacer. Habrá que ver si se puede empezar a tomar exámenes, o si se puede empezar con un proceso de tutorías”, consideró.

“El miércoles tendremos una precisión de cómo arrancaremos las clases o si no arrancamos. Veremos que estaremos haciendo. Es un contexto distinto donde vamos evaluando qué se puede hacer y qué no. Algunos servicios están sostenidos y otros no se pueden. Hay cuestiones de manteniendo que no se pudieron sostener. Tratamos de preservar pagos de proveedores y de servicios básicos. Algunas cuestiones de obra tendremos que ver si las podemos retomar después del aislamiento”, destacó De Marziani.

El secretario general de la Regional Sur de ATECh, Daniel Murphy, criticó el planteo del ministro de Educación de Chubut, Paulo Cassutti, de recuperar clases los sábados para no perder el ciclo lectivo. Sostuvo que antes de plantear «una posible recuperación de clases» hay que ver «si están dadas las condiciones» para volver a las aulas. «¿Va a estar el personal en condiciones? ¿Va a estar el personal operativo, auxiliar y docente? ¿Van a estar los salarios? Después de que esté todo eso, vemos cómo recuperamos las clases», argumentó el dirigente gremial. Hoy habrá reunión de delegados para determinar las próximas medidas de los docentes en Comodoro Rivadavia.

El ministro de Educación de Chubut, Paulo Cassutti, sostuvo que frente a las diez semanas que llevan de protesta los docentes, este ciclo lectivo se extenderá hasta el 19 de diciembre y que los estudiantes recuperarán clases los sábados en ambos turnos para poder cumplir con el calendario escolar.

Las declaraciones fueron criticadas por los docentes ya que consideran que se trata de un nuevo intento del Gobierno provincial por correr el eje del conflicto estatal. “¿Va a estar el personal en condiciones? ¿Va a estar el personal operativo, auxiliar y docente? ¿Van a estar los salarios? Después que este todo eso vemos cómo recuperamos las clases”, afirmó el secretario general de la Regional Sur de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECh), Daniel Murphy, en diálogo con El Patagónico.

El dirigente gremial criticó que los funcionarios provinciales no sostienen en papeles lo que declaran por los medios periodísticos. “Que haga un planteo formal. Que escriba todo lo que dice y que después se haga cargo de todo lo que plantea. Me parece que tiene que ser responsable en lo que dice y dar los fundamentos”, cuestionó Murphy.

“Después que se hagan cargo de lo que dicen, veremos si esto que plantea realmente se puede hacer porque muchas veces se ha planteado esto de ‘tengamos clases los sábados’ y los primeros que plantean que dicen que ‘no’ son los padres ¿De qué sirve plantear una posible recuperación de clases si todavía no están dadas las condiciones para volver a las aulas por problemas que todo el mundo ya conoce?”, se preguntó el titular de la Regional Sur de ATECh.

En este sentido, el dirigente gremial manifestó que el Gobierno de Chubut corre de lugar el problema de fondo. “Lo que tratan de hacer es correr el problema de lugar. No se hacen cargo de lo que se tienen que hacer cargo y plantean cosas que ni siquiera son viables. Hasta ahora no han dado muestra de querer resolver el conflicto. Ese es el problema que tenemos, corren las cosas de lugar todo el tiempo”, criticó.

El gremio docente mantendrá hoy una reunión de delegados para determinar los pasos a seguir en su lucha contra el pago escalonado de sus haberes, la normalización de la obra social SEROS y la implementación del Transporte Educativo Gratuito.

Otra de las acciones que se realizó ayer fue el foro que realizó la Mesa de Unidad Sindical de Comodoro Rivadavia donde se expuso el propósito económico del proyecto de Ley Tributaria Extraordinaria en relación al problema presupuestario que atraviesa Chubut, sus alcances, entre otros aspectos. Fue a las 15 en la Escuela 119, ubicada en San Martín y Saavedra.