fbpx
Tag

Record

Browsing

El salame curado más largo del mundo, de 87,56 metros de longitud y 262 kilos de peso, fue presentado en la ciudad bonaerense de Tandil, en el marco de la 36ª Edición del Festival de la Sierra.

El Consejo de Denominación de Origen Salame de Tandil presentó ayer este embutido gigante, que tuvo que ser trasladado por más de 30 personas, en el Anfiteatro Municipal ante unas 10.000 personas.

Luego de la medición realizada por el cocinero Juan Braceli, que constatara el nuevo récord, una parte del salame se compartió entre los asistentes, otra fue subastada al público, a beneficio del Banco de Alimentos de Tandil y el resto se destinó a ser degustado por los turistas en los diferentes restaurantes de la ciudad. En total se ofrecieron 57.500 porciones de salame.

La producción de este embutido gigante llevo un mes y requirió el trabajo de 60 personas que procesaron unos 220 kilos de carnes y tocinos.

Con sus 87,56 metros de largo, el salame es más alto que el Obelisco porteño y superó al del año anterior que, con 53,4 metros, se había convertido en el más largo del mundo.

“Año a año vivimos este momento como un gran desafío. Es un momento de felicidad en el que comprobamos lo que podemos lograr trabajando todos juntos. En este récord están presentes nuestra comunidad, nuestros antepasados, la historia compartida”, declaró Juana Echezarreta, Presidente del Consejo de la Denominación de Origen Salame de Tandil.

El récord se anunció en el marco de la edición 36 del Festival de la Sierra.

La elaboración del salame más largo de mundo se produjo según los patrones que marca la Denominación de Origen Salame de Tandil, con materias primas obtenidas dentro de la región, con alimentación a base de pasturas y maíz –según sea ganado vacuno y porcino, respectivamente- y con las proporciones establecida de carne vacuna y de cerdo.

 

Télam

En una escalada que pareciera no tener freno, el riesgo país sube 1% hasta los 837 puntos y marca un nuevo récord en cuatro años. Además, el índice Merval de la Bolsa porteña cae 2% en medio de un rojo generalizado en el panel líder.

Durante los feriados navideños, sin actividad en la plaza local, los principales mercados de referencia se derrumbaron en respuesta a las tensiones entre Donald Trump y la Fed tras la suba de tasas y a las proyecciones de desaceleración del crecimiento económico de Estados Unidos. La aversión al riesgo domina el globo. Hoy, los principales índices de Wall Street ensayan una moderada recuperación en una nueva jornada marcada por la volatilidad.

En ese marco y ante la creciente desconfianza en la capacidad de pago de la deuda soberana cuando se terminen los dólares del FMI, los bonos argentinos que cotizan en moneda dura queman las manos de los inversores especulativos, que se desprenden de ellos. En su mayoría caen entre 0,7% y 2%. Así, el riesgo país que mide el JP Morgan continúa su carrera alcista: sube otro 1% a 837 puntos, su máximo valor desde el 15 de octubre de 2014, en pleno conflicto con los fondos buitres.

“Argentina se está acoplando a la caída de Wall Street del lunes producto de la incertidumbre doméstica y la internacional. Los bonos continúan perdiendo terreno. Y el riesgo país es un termómetro que refleja la marcada desconfianza”, señaló el economista Gustavo Ber en diálogo con este diario.

Para el analista, es difícil ver la luz al final del túnel. “Hasta ahora no hay nada que permita pensar que puede parar, no hay drivers desde el frente interno que puedan hacer que se recomponga el apetito inversor. La incertidumbre electoral está y va a estar y las dudas sobre la refinanciación de la deuda a partir de 2020 pos- FMI también. Encima, a este combo interno, se sumó toda la incertidumbre internacional repentinamente detonada este último trimestre, donde Wall Street acumula 20% de caída, una de las mayores de la historia”.

Diario Jornada

Con solo 24 años, fueron 8163 metros los que recorrió Ulises Kusnesov, junto a su amigo Matías Marín en Nepal

“No concibo mi vida sin la montaña. Me veo siempre en esto, como actividad, como hobby, como trabajo. La filosofía de la montaña me gusta y me gusta trasladarla a la ciudad”. La frase pertenece a Ulises Kuznesov, un joven de 24 años se acaba de convertir en el primer tucumano en ascender a una montaña de más de 8.000 metros en el Himalaya. Kuznesov rompió otro récord: es el argentino más joven en hacer cumbre en uno de los picos de ese cordón montañoso, desplazando a Nicolás de la Cruz, que lo hizo con 25 años.

Junto al porteño Matías Emiliano Marín (39), Kuznesov coronó la cumbre del Manaslu, de 8.163 metros sobre nivel del mar, uno de los “ochomiles” que está en Nepal. Fue el último jueves, a la 1.33 de nuestro país, tras más de 10 horas de ascenso.

El Manslu es la octava montaña más alta del mundo, ubicada en el macizo Mansiri Himal, en la zona centroccidental de ese país asiático. Ambos andinistas llegaron hasta la cima sin utilizar oxígeno ni sherpas, los guías nepaleses que acompañan a los expedicionarios.

Una vida ligada a la montaña

Kusnezov prácticamente nació en la montaña. Es nieto e hijo de montañistas. “La montaña es mi vida y nunca imaginé poder vivir sin ella”, reconoció. Su vida en la naturaleza logró que sean pocas las situaciones en las que el miedo lo dominó, aunque siempre mostrara respeto. “La adrenalina supera al miedo y eso lo que nos da fuerza para realizar nuestra actividad. Tal vez si nos pusiéramos a considerar todas las consecuencias posibles no podríamos hacer nada”, reflexionó el escalador.

El muchacho, junto a la Asociación Argentina de Montaña, y en su función de guía y logística, desarrolló una expedición al Ojo del Salado, el volcán más alto del mundo con 6.891,30 metros de altura. “Al retornar de esta expedición empezaré a trabajar por mi próximo objetivo personal: hacer experiencias en el Himalaya”, había  declarado a La Gaceta en febrero pasado, cuando se estableció como próxima meta escalar el Manaslú. Y lo logró.

 

 

Diario Hoy