Tag

Rafael Nadal

Browsing

El nombre de Rafa Nadal se ha vuelto a colocar en lo más alto del Abierto Mexicano de Tenis Telcel, luego de conseguir su tercer título en el torneo tras imponerse por parciales de 6-3 y 6-2 ante el norteamericano, Taylor Fritz.

Fiel al estilo de Rafa, su inicio fue dominante y letal, especialmente durante el saque, que en varias ocasiones tomó incómodo a su contrincante, que debutaba en una final en Acapulco. Sin embargo, Fritz también supo responder cuando tenía la pelota en sus manos.

Rápidamente el partido se convirtió en una repartición de puntos y de juegos ganados para cada uno de los tenistas, pero el buen tenis de Nadal salió a flote en momentos definitorios y cuando ganaba su cuarto juego en el set, se encendía para evitar que Taylor se mantuviera en persecución.

Al final, con la fuerza de su saque le pudo dar la vuelta a un competitivo Fritz, quien se fue adelante en dos ocasiones durante el segundo capítulo; sin embargo, se impuso la jerarquía del español.

Rafael Nadal se coloca como el segundo máximo ganador del Abierto Mexicano de Tenis Telcel con tres campeonatos, por detrás de Thomas Muster (1996-1996) y de su compatriota, David Ferrer (2010-12, 2015).

Nadal, que en 2005 se convirtió en el más joven triunfador en Acapulco con apenas 18 años, se ha convertido también en el más veterano con 33.

 

Un Rafa Nadal en su top dio cátedra en la cancha central de Acapulco y venció con sets de 6-3 y 6-2 a un Grigor Dimitrov que mostró lo mejor que pudo, pero que al final sucumbió ante un sano tenista español, que se clasifica para la gran final del Abierto Mexicano de Tenis Telcel 2020.

Dimitrov mostró un arsenal completo en saques y remates, además de querer forzar a Nadal a jugar cerca de la red; sin embargo, cuando Grigor quiso apretar a Rafa, éste respondía con una pintura para conseguir el punto y desahogar la presión de su rival.

Una versión de Rafa Nadal sana, ágil y potente se mostró en el Acapulto Open, para disputar su primera final en el año, además de su cuarta en el Abierto Telcel y que será ante Taylor Fritz, novato en finales de ATP 500.

Fritz venció a su compatriota, John Isner, por mangas de 2-6, 7-5 y 6-3, para alcanzar su primera gran final, en suelo mexicano y ante el número tres del ranking; Rafael Nadal.

Rafael Nadal no sólo es el tenista más querido en España: también acaba de lograr lo que pocos: que su casamiento con su novia de hace 14 años, Mery Francisca «Xisca» Perelló transcurra en la «máxima intimidad».

Todo un récord. Sobre todo, si se tiene en cuenta el interés que despierta y que los invitados son reyes, deportistas de elite, figuras del espectáculo y deportistas de alta exposición.

El rey emérito Juan Carlos de Borbón fue de la partida, junto con la reina emérita Sofía. Ambos se trasladaron hasta Mallorca, en Islas Baleares, para llegar hasta la preciosa casona antigua -llamada Sa Fortalesa- en la que se celebró la ceremonia.

Sofía no tanto. Pero el rey Juan Carlos suele estar siempre en las principales finales que juega el tenista y lo alienta desde un palco. Más de una vez Rafael le dedicó un triunfo.

Novia de siempre

El operativo de seguridad es impresionante. «Digno de un presidente», dijeron fuentes militares. Nacido en Manacor, una ciudad en la isla de Mallorca, Nadal dijo desde siempre que querría casarse en su isla y que eso quería que transcurriera en la máxima intimidad.

«Son dos personas que se quieren y que darán un paso fundamental en sus vidas. No quieren ser molestados», dijeron autoridades del municipio, donde Nadal no sólo es una estrella sino que es sumamente querido.

Francisca, a quien todos llaman Xisca, es la pareja de Nadal hace más de 14 años. Los dos tienen pasión por el mismo bajo perfil. No les gusta que su vida sea cuestión pública, aunque entienden lo que significa la exposición a la que está sometido el tenista.

También nacida en Mallorca, hija de un constructor y de una empleada del Ayuntamiento local, Xisca estudió Administración de Empresas.

Hoy se desempeña como directora de Estrategia y Relaciones Públicas de la Fundación Rafa Nadal, como parte de la academia de tenis del mismo nombre. Conoció a Nadal a través de la hermana más chica del tenista (Maribel), con la que coincidió en la escuela.

Desde que se conocieron, forjaron los dos un vínculo que se basó en el apoyo, el compañerismo y la sencillez. Así lo describe el propio Rafael en una de sus biografías.

Secreto absoluto

Tal es su obsesión por el respeto a la intimidad que el tenista se enojó con su círculo íntimo cuando trascendió la fecha de su compromiso y los planes de casamiento.

Parece que muy pocos lo sabían y que lanzó una intensa pesquisa para determinar quién había dado a conocer el dato, que expresamente había pedido que no trascendiera. Hoy todo es celebración.

La pareja ya está casada -ya son marido y mujer- en un convite en el que contó con figuras llegadas de todas partes del planeta. A todos los invitados le pidieron algo especial en la llegada al castillo: que dejaran sus teléfonos celulares fuera de los salones.

Entre los que llegaron de nuestro país figura el tandilense Juan «Pico» Mónaco, hoy en pareja con la modelo francesa Diana Arnopoulos, que reside en Miami.

No se vio al suizo Roger Federer, gran amigo de Nadal, con quien protagoniza los más apasionantes partidos de final de campeonato. El suizo estaba fuera de España y se le hacía difícil llegar.

El día acompañó. Un sol radiante brillaba cuando los autos con los invitados cruzaron la señorial verja de Sa Fortaleza.

El rey Juan Carlos, en la delantera del auto, como le gusta viajar. También se vio a los tenistas Feliciano López, David Ferrer, Albert Costa y Marc López. Todos ellos, acompañados por sus parejas.

Entre los familiares de ambos contrayentes estaban quienes trabajaron en la carrera del tenista, sus tíos Toni y Miguel Angel. También estaba su actual entrenador, Carlos Moyá, con su mujer, Carolina Cerezuela, informó La Nación.

El tenista español Rafael Nadal, número dos del ranking mundial de la ATP, no jugará el Masters 1.000 de Shanghai que comenzará mañana a causa de una lesión en la muñeca izquierda, según lo anunció hoy la organización del certamen.

«Hola a todos, es muy triste para mi anunciar que no podré jugar en Shanghai este año. Es el segundo consecutivo que falto y en China tengo muchos seguidores. El torneo es increíble y la ciudad es una de las más especiales del mundo», dijo el español en un mensaje enviado al director del torneo Michael Luevano.

En la nota Nadal agregó: «Como todos probablemente saben, tuve una inflamación en la muñeca izquierda durante la Copa Laver y no he tenido tiempo para recuperarme y practicar para estar preparado para este impresionante torneo. Espero volver a Shanghai en el 2020», añadió Nadal, consignó EFE.

Nadal se va a casar el 19 del actual en Mallorca y ha recibido por parte de Luevano la consiguiente felicitación y mejores deseos: «Como algo personal y hablando en nombre de toda la familia del Rolex Shanghai Masters, deseamos a Rafa y a su prometida Maria Francisca todo lo mejor para su boda»,

Antes de producirse la lesión, y durante el Abierto de Estados Unidos Nadal había comentado que tenía en mente participar en el Masters 1.000 de París-Bercy (del 28 de octubre al 3 de noviembre) y las Nitto Finales ATP de Londres (entre el 10 y el 17 de noviembre) y las Finales de la Copa Davis la semana siguiente.

Rafa Nadal gana por cuarta vez el US Open y se sitúa con su 19º Grand Slam a uno de Federer tras una épica final ante Medvedev. 

A sus 33 años Rafa Nadal apunta a una carrera y un palmarés eternos. De Roland Garros 2005 al US Open 2019 una exitosa trayectoria que ha tenido un capítulo excelso en Nueva York. El manacorí ha ganado por cuarta vez en Flushing Meadows, donde ya había sido el mejor en 2010, 2013 y 2017, habiendo cedido el último día de 2011.

Es su decimonovena corona de Grand Slam. Si de Roland Garros se marchó más cerca que nunca de las veinte récord de Roger Federer (38 años y a cero desde Australia 2017), encarará la próxima temporada a sólo una del suizo y alejándose del siempre peligroso Novak Djokovic (16).

12 Roland Garros, 4 US Open, 2 Wimbledon y 1 Open de Australia en 27 finales ‘grandes’ disputadas. Son 84 títulos profesionales. Oros olímpicos de individual y dobles, cuatro Copas Davis y un ejemplo vivo de cómo reinventarse a diario, mantener la ilusión y querer mejorar un poco en cada entrenamiento y partido.

Nadal es un fenómeno único en su conjunto dentro y fuera de la pista. Se hallaba en forma ante una ocasión única, y no deja escapar sus opciones si no hay elementos fuera de su control. Aunque para ella tenga que sufrir hasta la última gota de sudor, empujado por un adversario capaz de llevarle a la extenuación.

Batió con un tenis espectacular y contundente a un también brillante y resistente Daniil Medvedev, 23 años y nº 5 del mundo (será cuatro en el próximo ranking), por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4 en 4h.49’ para guardar en la memoria como una joya del tenis y el deporte. Una barbaridad de final. Se dejó caer en la pista Nadal, emocionado. Lloró tras vencer y viendo cómo repasaban en el videomarcador todos sus títulos ‘grandes’.

El ruso demostró por qué ha disputado cuatro finales seguidas este verano, ya que dispone de tenis y mentalidad privilegiados. Condujo al límite a Nadal, que rozó la corona con ‘break’ arriba en la tercera manga (3-2), en la que tuvo dos bolas para ponerse 5-3 y saque para ‘match’.

Pero emergió un enorme Medvedev, que propició con su respuesta que la confrontación se hiciese un puesto entre la finales épicas. Ni superado por Nadal, que le había acribillado en Montreal (6-3 y 6-0), arrojó la tolla. Resistió hasta provocar que el duelo se convirtiera en una epopeya.

Fue una locura, el público se calentó ante tal espectáculo. Y pudo la veteranía, la magia y también la mayor energía de un Nadal menos desgastado en los días y semanas anteriores que Medvedev, que pidió asistencia del fisioterapeuta.

Cierre con suspenso y agonía

Nadal cerró con agonía un partido que empezó dominando con mano firme. No lo hizo con 5-2 y servicio, tampoco con 5-3 porque Medvedev remontó dos bolas de ‘match’. Necesitó levantar un 30-40 y definir a la tercera con su servicio.

Medvedev apretó hasta lo inimaginable, no parecía tener fin su depósito de talento y fuerzas. Nadal también se exprimió al máximo y tocó la gloria. Muy trabajada, en otro día de esos ‘made in Rafa’. Tan distintos como históricos.

Nadal, undécimo encuentro seguido ganado, se ha impuesto en 27 de los últimos 28. Ya apunta también al nº 1 mundial de Novak Djokovic, se queda a 640 puntos del serbio y sin nada que defender hasta la conclusión del curso.

Lo de Nadal no tiene límites. En abril pensaba si parar cansado de sufrir dolor en su cuerpo lesiones. En septiembre iguala los 4 US Open de John McEnroe. Deja atrás los 3 de Djokovic y Lendl y se pone a uno de los 5 de Sampras, Connors y Federer.

En su cuenta un talón de 3.850.000 dólares.

Tres avisos por tiempo de saque 

En el anecdotario, que comenzó recibiendo un ‘warning’ del juez de silla, el local Ali Nili, con bola de ‘break’ en el juego inaugural. Una rareza por su prontitud. Y se repitió la acción con 1-1 en la quinta manga y también con 5-2 y servicio para ‘match’. Total de tres avisos, en una contienda de obstáculos.

El español, número dos del mundo, buscará su cuarto título en el Abierto de los Estados Unidos cuando enfrente en la final al ruso Daniil Medvedev, el tenista que más partidos ganó en lo que va del año, desde las 17.

Nadal, campeón de las ediciones 2010, 2013 y 2017 del Abierto de los Estados Unidos, podría llegar a su decimonovena corona en un torneo de Grand Slam ya que también acumula un logro en Australia, doce en Roland Garros y dos en Wimbledon. El zurdo -ex N°1- ganó 18 títulos en 26 finales.

Para Medvedev, número 5 del mundo, se tratará de la primera final en un Grand Slam y la cuarta consecutiva en el año, después del Masters 1000 de Cincinnati, que le ganó al belga David Goffin; y del Masters 1000 Montreal y el ATP de Washington. Además, el ruso de 23 años alcanzó el triunfo número 50 de la temporada, algo que no logró ningún otro jugador del circuito de la ATP.

En el único antecedente entre Nadal y Medvedev en el circuito ATP, la final del Masters 1000 de Canadá, el español se impuso por 6-3 y 6-0.

Rafael Nadal y Roger Federer disputaron una semifinal de lujo en Roland Garros.

El primer game pareció reflejar la paridad que prometía una semifinal a la altura de ambos tenistas. Siete minutos fueron los que se jugaron para definirlo. Rafael Nadal mantuvo el saque y logró quebrárselo al suizo en el segundo.

El viento comenzó a jugar su parte e influyó en varios momentos del partido tanto para el helvético como para el español, con tiros en donde la curva que tomaba la pelota terminaba siendo mayor a la deseada.

El número 3 del mundo se puso 3-1 y en el quinto juego y logró doblegar al mallorquín. Los errores no forzados a causa del clima le jugaron una mala pasada a Federer, que perdió nuevamente el saque en el sexto game (2-4) y la posibilidad de igualar a Nadal, que comenzó a cerrar el set al retener el saque y ponerse 5-2 por encima. Finalmente el español se llevó el primero por 6-3 en 55 minutos.

Roger Federer empezó la segunda manga con el pie derecho al mantener su saque y quebrar el del español con un nuevo error no forzado. Los golpes se hicieron complicados, teniendo en cuenta el viento de 53 km/h que azotó al Philippe Chatrier.

Sin embargo, Rafa Nadal logró recomponerse e igualar el marcador para llevar a cabo el set más peleado del encuentro. El suizo no aprovechó las ocasiones que tuvo para cerrar algunos puntos y eso lo llevó a perder su saque y posteriormente el segundo asalto por 6-4.

Un nuevo quiebre del español en el segundo game del tercer set comenzó a poner entre las cuerdas a Roger Federer, que no encontró los caminos para superar a su rival. Fue en ese momento cuando lo mental empezó a tomar relevancia en el cuerpo del helvético que no pudo responder y perdió el último set por 6-2.

El español domina al suizo por 24 triunfos a 15, un dato que se acentúa todavía más cuando se habla de los duelos en tierra batida, donde la ventaja del mallorquín es de 14-2. La última vez que Federer ganó en esa superficie a Nadal fue hace más de una década, en la final del torneo de Madrid de 2009.

Otro dato que reforzó el estatus de favorito de Nadal: en la arcilla de Roland Garros se habían visto las caras cinco veces y en las cinco el español se llevó la victoria, tanto en la semifinal que les midió en 2005 como en las finales de 2006, 2007, 2008 y 2011.

Ahora, Rafael Nadal aguarda a conocer su próximo rival en la final del Roland Garros, el cual saldrá del cruce entre el número uno del mundo Novak Djokovic y el cuarto, Dominic Thiem.

«Nole» tuvo una actuación magistral y se impuso ante el español por 6-3, 6-2 y 6-3. El número uno del mundo sumó su séptimo título en Melbourne y el 15° Grand Slam de su carrera.

No le dio oportunidades. Novak Djokovic dio una lección de tenis y derrotó a Rafael Nadal para consagrarse campeón del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada.

El serbio, que ya tenía asegurado seguir como número uno del ranking sin importar el resultado de la final de este domingo, fue contundente y se impuso ante su escolta en la clasificación por 6-3, 6-2 y 6-3 , en un partido que duró dos horas y seis minutos.

Su triunfo marcó un récord: llegó a su séptima consagración el Abierto de Australia y se convirtió en el tenista más ganador de la historia en Melbourne. Con seis coronas quedaron Roy Emerson y Roger Federer. Fue, además, el 15° título de Grand Slam en la carrera del tenista de 31 años.

El desarrollo del encuentro no se ajustó a lo que prometía la previa y la historia de ambos. El duelo decisivo en Melbourne enfrentaba a los dos mejores tenistas de la actualidad, quienes habían tenido un camino impecable en el certamen.

Fue la contracara de aquella maratónica final que ambos habían protagonizado en Australia en el 2012. En aquella ocasión también se impuso Djokovic, pero luego de un partido que duró cinco horas y 53 minutos y que significó el encuentro decisivo más largo de la historia en un Grand Slam. Esta vez, «Nole» volvió a ganar, pero con un trámite casi «express».

La primacía de Djokovic se estableció desde el primer set. Con un tenis sólido y casi sin fisuras en todos los aspectos del juego, sobrepasó a un Nadal contrariado. «Nole» solo perdió un punto con su saque en un parcial que ganó por 6-3.

El segundo parcial mostró un desarrollo similar. El número uno del mundo no flaqueó ni le dio chances a su rival de tener un atisbo de recuperación. Quebró dos veces y se impuso por 6-2.

La intensidad se sostuvo. El español nunca encontró la manera de dañar a un serbio cuya única señal de «debilidad» se vio en el quinto juego del tercer set. Fue recién en ese momento cuando Nadal tuvo la primera chance de quebrar del partido, pero Djokovic sacó a relucir su mentalidad ganadora para evitarlo y llevarse el game. Finalmente, cerró el parcial por 6-3 y le puso punto final al encuentro.

A pesar del resultado de la final, Nadal tuvo un torneo sensacional. Su desempeño tiene mucho más valor si se tiene en cuenta que venía de casi cuatro meses de inactividad por diversas lesiones que lo habían marginado del circuito.

Fue el 53° enfrentamiento entre Djokovic y Nadal. Con su victoria, el serbio estiró su ventaja a 28-27 en duelos cara a cara ante el español.

«Nole», además, confirmó que está en un nivel superlativo y que sostiene el envión de la segunda parte del 2018. Este título en Australia significa su tercera corona de Grand Slam de manera consecutiva, tras haberse alzado con los trofeos en Wimbledon y US Open del año pasado.

Infobae