Tag

protestas

Browsing

Algunos dueños de gimnasios y de escuelas de danzas se manifestaron en el centro. Este miércoles irán al municipio. Pedirán que el cierre solo sea por 7 días o que se vuelva a Fase 1.

“Todos los profes a sumarse. No puede ser que los bares estén abiertos y nosotros cerremos por 14 días. ¡Basta de abusos! ¡Tengan un poco de coraje y no tengan miedo y a sumarse!”. Ese fue el mensaje del profesor Carlos Salfo a sus colegas para alentar una reunión en la plaza de la Escuela 83 para pedir que los gimnasios y escuelas de danzas no cierren por dos semanas, tal como estableció el Ministerio de Salud para evitar un colapso sanitario en terapia intensiva, cuya capacidad está colmada.

La concentración comenzó a las 17 con la llegada de distintos profesores y dueños de gimnasios con carteles, bombos y banderas argentinas.

“Pareciera que los culpables del coronavirus somos los gimnasios. Nos van a multar con 100 mil pesos si no cerramos. Nadie tiene ese dinero. Llamamos y propusimos que cerremos por una semana. No es lo mismo cerrar una semana que quince días. O volvemos todos a Fase 1 o no vuelve nadie”, sostuvieron.

“¿Por qué tenemos que cerrar nosotros cuando nadie cierra? ¿Por qué hay que cerrar? Que nos digan cuántos se contagiaron en un gimnasio. Estamos cansados porque no ganamos un mango y encima tenemos que negociar”, cuestionaron.

“La única idea que tienen es abrir o cerrar. En marzo cerramos porque éramos los culpables del Coronavirus en Argentina. Un mes abrieron los gimnasios. Muchos no pudieron retomar. Hay 15 centros de danzas que no abrieron”, criticaron en la plaza de la Escuela 83.

Es por eso que los dueños de los gimnasios y escuela de danzas aseguraron que volver a cerrar las puertas de sus locales significaría “trabajar en la ilegalidad, como pasó en Rada Tilly”.

Consideran que “lo que debería hacer el Estado es llamarnos y negociar. No nosotros a ellos. Estamos bancando todo nosotros. Nos estamos cargando la pandemia al hombro”.

En este sentido, sostuvieron que “esto lo sacamos a flote todos o no cierra nadie”. Mañana, miércoles, se volverán a manifestar buscando una solución.

El ministro de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, aseguró este sábado que las violentas protestas contra la brutalidad policial fueron infiltradas por las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidencias de las FARC, entre otros grupos de “anarquistas y terroristas”.

“Hay que señalar que el carácter organizado y sistemático de lo que hemos vivido recientemente es producto, también, de las infiltraciones”, dijo Trujillo en una declaración en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

Agregó: “Infiltraciones del ELN, de las disidencias de las FARC y de otros grupos con distintas denominaciones de anarquistas y terroristas que no hacen más que destruir la propiedad pública y la infraestructura ciudadana dedicada a la seguridad, como ocurrió recientemente en Bogotá y en otras capitales”.

Al menos 13 personas han muerto en Colombia durante las violentas protestas contra los abusos policial que comenzaron por la muerte de Javier Ordóñez en un operativo en el que al menos dos uniformados lo sometieron con brutalidad.

Trujillo manifestó que lo ocurrido esta semana es “una manifestación de violencia y de vandalismo, articulado, sistemático y organizado”.

“El Gobierno siempre respetará la protesta legítima y pacífica. Las autoridades existen para garantizarla, como también existen para hacerle frente legítimamente a esas manifestaciones de violencia, de vandalismo y de destrucción”, añadió.

RESPUESTA A LA PROPUESTA DE CLAUDIA LÓPEZ

Por otra parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López llevó el viernes al presidente Iván Duque una propuesta para “que se reconozca de una vez por todas que la Policía debe ser un organismo civil, que no tengan ni formación, ni operación, ni fuero militar, sino que sea un organismo civil que responda ante la ciudadanía y ante la justicia ordinaria”.

“El señor presidente dice que descarta el plan, esa reforma. Yo lo lamento mucho porque creo francamente que se necesita. Pero le agradezco al procurador (Fernando Carrillo), que me ha dicho que va a examinar la probabilidad de convocar una reforma interinstitucional (…) para proponerle al Congreso”, añadió la alta funcionaria.

Al respecto, el ministro de Defensa aseguró este sábado que, contrario a lo que dice López, la Policía está en “un proceso de reforma” y “modernización” que viene “desde hace rato”.

“La modernización hace parte de esa política e incluye distintos aspectos como, por ejemplo, su fundamento en derechos humanos, en legalidad, en diálogo ciudadano, en confianza ciudadana, en la profesionalización de la Policía, en el mejoramiento de los procesos de selección, de actuación”, expresó.

Recalcó además que Duque “tiene la disposición de estudiar cualquier iniciativa que le sea presentada”.

Chile conmemoró este viernes el 47 aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 en homenaje al derrocado Salvador Allende, en una jornada salpicada de protestas y de alusiones al histórico plebiscito por una nueva Constitución que se celebrará en octubre.

La conmemoración de esta fecha, que siempre ha dividido a los chilenos, se celebró este año en plena pandemia de la COVID-19 y embebida en la mayor crisis social desde la vuelta a la democracia en 1990, que desde el pasado octubre, con cinco meses de paréntesis durante el confinamiento, convoca masivas marchas.

Iván Duque: “Debemos tener cero tolerancia con quienes deshonran el uniforme y abusan”,   «Hemos visto hechos dolorosos el día de hoy, pero hemos visto también la actitud gallarda, férrea no solamente de los comandantes de la Policía sino también del ministro de la Defensa y de toda la institucionalidad”, destacó.

Y concluyó: “Tenemos que exigir que se apliquen sanciones oportunas, objetivas y, por supuesto, producto de rigurosas investigaciones”.

Play
Incidentes por la muerte de un hombre en Colombia

Las protestas en Bogotá para rechazar la muerte de un hombre que falleció después de que la Policía le aplicara varias descargas con una pistola táser han derivado en disturbios que se registraron en al menos cinco puntos de la capital colombiana y en los que fallecieron al menos siete personas (cinco en Bogotá y dos en Soacha).

Las localidades de Bosa, Kennedy, Teusaquillo, Suba y Engativá han registrado alteraciones del orden público, incluidos incendios de coches, contenedores de basura y Comandos de Acción Inmediata (CAI).

Además, tal y como ha trasladado Caracol Televisión, los ciudadanos han denunciado que, en medio de los disturbios, las fuerzas de seguridad han agredido a civiles.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, hizo un llamamiento a la ciudadanía para “mantener la serenidad y no usar la violencia”. Además, ha reclamado a la Policía “ceñirse al ejercicio legítimo de sus funciones”.

Las protestas, en un principio pacíficas, se han convocado en contra de la muerte de Javier Ordóñez, de 42 años, que falleció después de que la Policía le aplicara varias descargas eléctricas con una pistola táser.

El suceso, que ocurrió en Engativá, en Bogotá, fue grabado por personas que se encontraban en el lugar. En el video en cuestión puede verse cómo Ordóñez pide auxilio y que no se le apliquen más descargas.

Por su parte, los dos agentes implicados en la detención ya han sido apartados de sus cargos, mientras que la Procuraduría ha asumido la investigación iniciada por la Policía de Colombia para esclarecer lo ocurrido.

Las protestas masivas, con eje en el centro Puente 12 de La Matanza, fueron levantadas por los policías tras valorar el incremento salarial anunciado por el gobernador Axel Kicillof y contar con la confirmación de que no serán sancionados por las movilizaciones que concretaron desde el lunes último.

Tras el acto que encabezó el mandatario bonaerense en La Plata, se realizaron asambleas en cada punto de las movilizaciones a fin de analizar los números de la mejora anunciada por Kicillof.

Finalmente, pasadas las 14 todos los policías levantaron las protestas y se dirigieron a las sedes policiales donde se desempeñan.

El comisario Carlos Maure, del Comando de Patrullas de La Plata, confirmó que «se firmó un acta compromiso, que era lo que más pedían los compañeros», que asegurara que «ningún policía» que hubiera participado de la protesta, «tanto uniformado como franco de servicio, iba a recibir represalias, sanción económica o traslado, ni acoso laboral, ni ahora ni a futuro».

Luis Tonil, presidente de la Defensoría Policial y virtual vocero de los uniformados que protestaron en Adrogué, expresó en declaraciones a la prensa que «hay un compromiso del ministro (Sergio) Berni de que no va a haber sanciones para los que levanten la protesta».

«Ya se levantó todo», confirmó a esta agencia una fuente policial del Centro de Coordinación Estratégica de la policía provincial en Puente 12 en La Matanza.

Lo mismo ocurrió en otros puntos de la provincia como Adrogué, Lanús, La Plata y Bahía Blanca.

A través de sus redes sociales, los policías también celebraron el anuncio del gobernador y, especialmente, el compromiso de que no habrá sanciones para el personal policial que participó de las protestas.

«Se logro dar un gran paso, que se conocieran las malas condiciones en las que estábamos trabajando, el auditor general dio su palabra que nadie va ser sancionado (sumariado)», publicaron en el facebook Policía Reclamando, donde estos días fueron visibilizando sus demandas.

Remarcaron también su expectativa de que «ahora» Kicillof «cumpla y haga una mesa de diálogo» y plantearon: «Podemos estar de acuerdo o no con el anuncio pero se logró algo muy bueno, es el primer paso».

«Es la primera vez que alguien nos escucha», dijo emocionado el policía Mariano Alderete, en declaraciones a Crónica TV, en alusión a los anuncios efectuados por Kicillof, que incluyeron no solo un aumento salarial sino también mejoras en el servicio de salud y en la capacitación que reciben los efectivos.

«Lloré como un chico cuando oí por radio el anuncio del gobernador Kicillof», reconoció el policía ante las cámaras.

En Bahía Blanca, los efectivos retiraron unos 20 patrulleros que desde hacía tres días se encontraban -a modo de protesta- estacionados frente a la municipalidad, por lo que se encontraba cortado el tránsito en la zona.

Tras los anuncios se hizo presente en el lugar el jefe de la Estación Central de Policía de Bahía Blanca, comisario Gonzalo Bezos, quien solicitó a los efectivos que trasladaran los móviles y liberaran la calle.

En la ciudad de La Plata, el Comando de Patrullas local retomó sus actividades con normalidad, luego que el 50 por ciento de los efectivos de ese cuartel se plegaran a la protesta.

Diez personas murieron, cientos más sufrieron heridas de bala y decenas de puestos policiales fueron destrozados en Bogotá y sus alrededores, durante protestas contra la violencia policial de la que fue víctima un hombre que falleció tras recibir en el suelo múltiples descargas con un arma eléctrica.

En medio de un clima de creciente tensión, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López descartó imponer un toque de queda para esta noche, aunque pidió que la ciudadanía trate de quedarse en su casa, en medio de nuevas convocatorias de protestas, según el diario El Tiempo.

López informó que siete de las 10 víctimas fallecieron dentro de Bogotá -“en su inmensa mayoría jóvenes”-, mientras que los otros tres murieron en el vecino municipio de Soacha, según la agencia de noticias AFP.

Las manifestaciones y los disturbios estallaron a la madrugada, tras una agresión policial a Javier Ordóñez, un hombre de 46 años que murió al recibir las descargas propinadas por dos policías en circunstancias que las autoridades están investigando y que indignaron a la población cuando un video se viralizó rápidamente.

El presidente Iván Duque ofreció sus condolencias y solidaridad a la familia de Ordóñez y prometió una investigación interna para determinar quiénes fueron los responsables de la represión policial en las protestas, reseñó el diario bogotano El Espectador.

El presidente dijo que la fuerza pública, al ser la que monopoliza el uso de la fuerza, tiene que conducirse por estándares muy altos y debe estar abierta al escrutinio de la ciudadanía.

“Cuando se presentan hechos que desdicen ese estándar alto tenemos cero tolerancia. Por supuesto, estos hechos deben individualizarse para que la investigación se conduzca con éxito y haya sanciones que sean entendidas por la ciudadanía”, comentó.

A su vez, la alcaldesa de Bogotá, opositora del gobierno nacional, denunció que la policía usó indiscriminadamente la fuerza y las armas de fuego, justamente cuando lo que se le reclamaba era la brutalidad en el ejercicio de su tarea.

“Hay evidencia sólida del uso indiscriminado de armas de fuego por parte de miembros de la policía (…) ¿Qué clase de entrenamiento reciben para tener esa respuesta absolutamente desproporcionada ante una protesta?, dijo.

“A quienes mataron anoche son jóvenes de nuestra ciudad, incluso menores de edad”, manifestó la alcaldesa sobre las víctimas fatales, de entre 17 y 27 años.

Además, hasta el momento se reportaron 175 personas heridas, de las cuales 66 se deben a disparos de armas de fuego, 12 por armas blancas y 97 por otro tipo de elemento.

En la capital se desataron fuertes choques que quedaron registrados en celulares, al igual que una cadena de ataques a puestos de mando conocidos como Centros de Atención Inmediata.

“La policía empezó a disparar como loca, él salió corriendo, iba por una cuadra, se encontró con dos policías que estaban escondidos y le dispararon”, declaró a la agencia de noticias AFP Blanca Clavijo, madre de Walter Chaparro, uno de los heridos de gravedad que dejó el suceso.

En las grabaciones compartidas por testigos en redes sociales se ve a gente despavorida huyendo entre estruendos y disparos. “¡Le dieron!, ¡le dieron!” se escucha decir a un hombre mientras otro ensangrentado, tendido en el suelo, es arrastrado por manifestantes.

La agresión que desató las violentas protestas ocurrió en la madrugada de ayer en el noroeste de Bogotá,y se viralizó en un video tomado desde un celular.

La secuencia de unos dos minutos muestra a los efectivos cuando reducen a Javier Ordóñez, un abogado de 46 años y padre de dos hijos. Ya en el suelo, le propinan al menos cinco descargas de varios segundos con un arma eléctrica.

“Ya, por favor, no más”, se escucha suplicar a Ordóñez en repetidas ocasiones.

Luego de recibir las descargas, Ordóñez fue conducido a un puesto policial y de ahí a una clínica, donde murió.

El caso evocó al del afroestadounidense George Floyd, quien en mayo murió asfixiado en Minneapolis a manos un policía blanco que desoyó sus suplicas mientras lo inmovilizaba en una detención.

Tras su deceso se desataron fuertes protestas en Estados Unidos que todavía se mantienen.

Cinco personas murieron en protestas y disturbios que estallaron ayer en Bogotá, la capital de Colombia, tras la muerte de un hombre por repetidas descargas que le propinaron dos policías con un arma eléctrica, informaron hoy autoridades.

Las autoridades no detallaron las circunstancias en que estas personas perdieron la vida en el marco de esta jornada de ira popular y movilizaciones contra el cuerpo de uniformados, que desencadenó enfrentamientos en las calles de la ciudad.

Sin embargo, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ofreció en la madrugada de hoy jueves una recompensa por «la captura de los autores del homicidio de cinco personas» en Bogotá y el vecino municipio de Soacha.

Durante las protestas también fueron destruidos 46 puestos de policía, conocidos como Centros de Atención Inmediata (CAI), y decenas de colectivos de servicio público destruidos, según la alcaldesa Claudia López.

El ministro anunció igualmente, en un mensaje a los medios, que reforzará el pie de fuerza con centenares de efectivos y 300 soldados de la policía militar.

La agresión que desató las violentas protestas ocurrió en la madrugada de ayer en el noroeste de Bogotá.

En un video quedó registrado la brutal detención de un hombre a manos de dos uniformados.

La secuencia de unos dos minutos muestra a los efectivos cuando reducen a Javier Ordóñez, un abogado de 46 años y padre de dos hijos. Ya en el suelo, le propinan al menos cinco descargas de varios segundos con un arma eléctrica.

«Ya, por favor, no más», se escucha suplicar a Ordóñez en repetidas ocasiones.

Luego de recibir las descargas, Ordóñez fue conducido a un puesto policial y de ahí a una clínica donde falleció.

«Expresamos el dolor por la muerte de Javier Ordóñez y nuestro reiterado sentimiento de solidaridad con sus familiares. El gobierno nacional seguirá prestando toda la colaboración que requieran las autoridades competentes para que se esclarezcan los hechos a la mayor brevedad posible», dijo el ministro de Defensa.

El caso evocó al del afroestadounidense George Floyd, quien en mayo murió asfixiado en Minneapolis a manos un policía blanco que desoyó sus suplicas mientras lo inmovilizaba en una detención.

Tras su deceso se desataron fuertes protestas en Estados Unidos que todavía se mantienen, señaló Télam.

La tensión dentro de la policía quedó visibilizada con cientos de móviles fuera de sus zonas de patrullaje. La protesta de los policías bonaerenses, que es la mayor fuerza de seguridad en la Argentina, aumentó hoy, pese a que el gobierno de Axel Kicillof prometiese un aumento salarial del 30 por ciento.

En casi todos los municipios del conurbano se observan piquetes de los policías que exponen los reclamos de los agentes. Uno de los ejes principales de las manifestaciones del personal en actividad, con sus uniformes y armas reglamentarias, pasa por la zona conocida como Puente 12, en La Matanza, donde el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, instaló hace un tiempo su puesto de comando diario. Allí, ese funcionario y los máximos jefes policiales buscan conseguir un diálogo con representantes de los agentes. Aún no tuvieron éxito en ese intento.

Berni rechazó la renuncia presentada por el jefe de la policía bonaerense, comisario Daniel García, luego que este fuese rechazado como interlocutor válido por los manifestantes.

Voceros de los policías y gubernamentales manifestaron que la seguridad ciudadana no quedó perjudicada por esta medida de protesta, pero en todos los lugares de concentración de uniformados se pueden visualizar patrulleros que no cumplen con sus tareas. Esta situación se produce en momentos en que el delito golpea fuerte en el conurbano, con la inseguridad transformada en la mayor preocupación de los vecinos en esta época de cuarentena.

Esa inquietud colectiva por los sucesivos casos de violencia urbana llevó al gobierno nacional a lanzar, la semana pasada, un plan contra el delito en Buenos Aires, que implica, entre otros puntos, una inversión de $ 38.000 millones destinada a la construcción de cárceles y adquisición de equipos para la policía. No hubo en ese anuncio un mensaje sobre los sueldos policiales y eso habría generado el malestar que se hizo público en las últimas horas. Los uniformados reclaman un incremento salarial del 56 por ciento.

Sin embargo, más allá de la disputa por las cifras del posible aumento, la medida dejó lesionada a la conducción de la fuerza provincial. El propio jefe de la policía bonaerense, comisario general Daniel García, intentó abrir un canal de diálogo directo con los manifestantes y tuvo que irse entre silbidos de desaprobación.

«El primer punto, ningún tipo de represalias, tienen mi palabra que será así. Lo dije anoche y se los reitero. Los puntos dos y tres, los aumentos, están en tratativas y el ministro me dijo que el viernes les da la confirmación», fue la información dada por García ante un grupo que protestaba en La Plata. No pudo completar la frase ante los gritos de sus subalternos. «Pero los porcentajes no los pueden poner ustedes, muchachos», agregó, ya convencido de que su negociación había fracasado.

«No tenemos móviles»; «Hace veinte años que no le dan pelota a la seguridad», «¿Por qué hay playa para repartir IFE y para nosotros no?», fueron las quejas que escuchó, entre gritos, el jefe de la policía de Buenos Aires. Durante la madrugada, un integrante de la cúpula policial había intentado un diálogo con quienes se concentraron frente a la gobernación y fue golpeado por quienes protestaban allí.

Una situación similar se había observado en 2013 frente al Edificio Guardacosta, el día que empezó una huelga de uniformados federales que se extendió enseguida a fuerzas provinciales. Es el antecedente más cercano de lo que ocurre con la policía bonaerense. «Usted no está en la calle con el personal», fue otra recriminación escuchada por el comisario general García.

El jefe de la policía bonaerense puso su renuncia a disposición de Berni, pero el ministro, por el momento, descartó la salida del jefe policial.

El Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) se sumó esta noche al reclamo de la Policía en la provincia. Tras observar las masivas protestas, los oficiales que trabajan dentro de las cárceles decidieron unirse, a la vez que un sector hizo circular un petitorio dirigido al ministro de Justicia provincial, Julio Alak, en el que solicitaron un aumento salarial del 56% y la convocatoria a una mesa de diálogo para resolver el conflicto.

En la misiva de el Servicio Penitenciario se estipularon 18 puntos, parecido al que los policías le enviaron esta tarde al gobernador Axel Kicillof. Además, según indicaron, un grupo de agentes se acercó a la protesta que están realizando los Bonaerenses en Puente 12 en La Matanza, donde Sergio Berni y el comisario Daniel García, jefe de la Bonaerense, tienen su centro de comando.

De este modo, se tensó aún más la situación en la provincia, que cuenta con 24.000 agentes de el Servicio Penitenciario, dependientes del Ministerio de Justicia bonaerense. Sin embargo, según afirmaron desde el SPB, no se estipuló un cese de funciones.

Así, los efectivos policiales sumaron fuerza para concretar el reclamo frente a la gobernación. Las protestas habían empezado de manera localizada este lunes por la tarde, con un reclamo de familiares en la Plaza de Adrogué junto a algunos patrulleros y efectivos. “Mi vida no vale 50 pesos la ahora”, decía una pancarta en manos de una madre. Luego, las imágenes de la protesta se viralizaron en distintos grupos de Whatsapp y Facebook, donde se nuclean los agentes, y la manifestación se esparció a lo largo del territorio bonaerense.

Los 18 pedidos de los agentes penitenciarios

1- No a las sanciones, ni traslados al personal por el justo reclamo por mejores condiciones laborales al personal del SPB y policías.

2- Aumento del 56% al sueldo básico de todos los escalafones, el mismo sea para activos y retirados.

3- Incremento del salario familiar.

4- Aumento de horas extras y que sean actualizadas semestralmente.

5- Incorporar las horas extras al salario básico.

6- Capacitación y elementos de bioseguridad e higiene.

7- Brindar academias, manejo de armamentos, prácticas de tiro, problemas generalizados.

8- Provisión del uniforme e incremento del decreto 1.315.

9- Planes de viviendas para todo el personal.

10- La no obligatoriedad de la obra social IOMA.

11- Mesa de diálogo para resolver las problemáticas de las distintas unidades.

12- Reacondicionar móviles, unidades y alcaidías.

13- Reducción horaria en oficinas, por turnos. Considerar las 140 horas, a fin de que no descuenten.

14- Acondicionar los hospitales penitenciarios, con el fin de poder atender a los internos sin trasladar a hospitales públicos, para evitar exponer al contagio comunitario al personal.

15- Personal SPB detenidos, en disponibilidad, horas extras, etc.

16- Convocatoria urgente de personal.

17- Personal SPB detenidos, en disponibilidad, Urgente resolución.

18- Manejo de personal, teléfonos internos, órdenes y mensajes mal interpretados.

Los policías continúan manifestándose

En la noche del lunes los reclamos seguían y hasta un grupo de agentes se apostó frente a la residencia del gobernador Axel Kicillof en La Plata. De ese modo, el Gobierno bonaerense anticipó en conferencia de prensa que otorgará una “mejora salarial importante” a la Policía provincial, aunque afirmó que el aumento “estaba previsto y planeado” con anterioridad debido al “atraso de un 30 por ciento que hubo entre 2016 y 2019” en los ingresos de los uniformados.

“La idea del anuncio es dar certidumbre respecto de lo que va a pasar, ratificar que era algo que ya estaba previsto, pero por las circunstancias que se han vivido en el día de ayer nos parece pertinente ratificar y asegurarlo para dar tranquilidad a la fuerza policial”, resumió Carlos Bianco, jefe de Gabinete bonaerense, durante una conferencia de prensa.

Sin embargo, el anuncio no apaciguó el reclamo. Los policías quieren definiciones y continúan reclamando en distintos puntos del territorio bonaerense para que se concreten sus pedidos.

La policía de la ciudad estadounidense de Portland detuvo anoche a decenas de personas en una manifestación contra la violencia racial, en vísperas de un fin de semana en el que se espera una mayor demostración de fuerza en las calles al cumplirse los 100 días consecutivos de las protestas que comenzaron tras el asesinato del afroamericano George Floyd.

Cientos de manifestantes se reunieron anoche en Kenton Park para marchar hacia el edificio de la Asociación de Policía de Portland, tras la advertencia que realizó la fuerza de no bloquear las calles ni dañar la propiedad privada.

La policía confirmó que se realizaron «múltiples arrestos» después de declarar que la protesta era «ilegal», según comunicó la misma fuerza en su cuenta de Twitter.

Tras la advertencia, a la medianoche, la policía se lanzó a empujar a los manifestantes para sacarlos del área, derribó a varias personas y arrestó a los que se resistían.

El movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) tiene planificadas protestas, vigilias y discursos durante los próximos tres días
Según la cadena de noticias qatarí Al Jazzera, el pavimento quedó manchado con sangre después de que muchas personas fueran tiradas al suelo para ser detenidas.

Los activistas de Portland llevan tres meses protestando cada noche para exigir una reforma policial, unas manifestaciones que en muchas ocasiones fueron fuertemente reprimidas por la policía y en las que también hubo enfrentamientos con seguidores del presidente, Donald Trump.

El jueves, la policía mató a un activista en el estado de Washington cuando se disponían a arrestarlo acusado de haber asesinado a tiros a un contramanifestante de derecha el fin de semana pasado en Portland.

Aaron Danielson fue baleado cuando participaba de una caravana de camionetas en apoyo a Trump.

La fecha exacta en que se cumplen los 100 días de protestas varía según quien cuente, pero lo concreto es que el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) tiene planificadas protestas, vigilias y discursos durante los próximos tres días, mientras que los partidarios de Trump organizaron caravanas de vehículos en distintas ciudades.

En Portland, los manifestantes se reunieron cada noche frente al edificio de los Tribunales Federales, lo que le sirvió de argumento a Trump para enviar a las fuerzas federales a combatirlas
Las manifestaciones contra el racismo y la violencia policial se desataron en todo el país en mayo, tras la muerte en Minneapolis del afroamericano George Floyd, quien murió asfixiado por un policía que lo detuvo y lo mantuvo durante casi nueve minutos contra el suelo mientras le apoyaba su rodilla contra el cuello.

En Portland, los manifestantes se reunieron cada noche frente al edificio de los Tribunales Federales, lo que le sirvió de argumento a Trump para enviar a las fuerzas federales a combatirlas, pero la movida presidencial terminó por revitalizar al movimiento Black Lives Matter.

Desde el 31 de julio, las fuerzas federales redujeron su presencia en la ciudad, en virtud de un acuerdo entre el departamento de Seguridad Nacional y la gobernadora demócrata del estado de Oregon, Kate Brown.

Sin embargo, las autoridades nacionales advirtieron que están listos para aumentar la presencia de las fuerzas federales en caso de que sigan escalando las protestas.