Tag

prófugo

Browsing

Tenía tres pedidos de capturas vigentes y fue capturado este domingo al mediodía en barrio Inta.

Personal de la Subcomisaria de Barrio Inta realizó un allanamiento este domingo al mediodía en una vivienda de Camarones y Gobernador Costa, donde pudo concretar la detención de un sujeto de 28 años que tenía tres pedidos de captura vigente por pate de la justicia.

El detenido fue identificado como Milton Jacome, quien era requerido por la Justicia local en el marco de investigaciones por delitos de amenazas, robos, daños y violación de domicilio.

Según se supo, Jacome se había refugiado en la provincia de Río Negro durante varios meses, pero las tareas de inteligencia permitieron conocer que había vuelto a la ciudad el pasado 1 de Mayo, aprovechando el feriado local y se lo vio en su domicilio de barrio Inta, lo que permitió su localización y posterior allanamiento.

 

 

 

 

Fuente: Jornada

Por pedido de los representantes de la fiscalía, el juez Daniel Pérez libro una orden de rebeldía y detención contra Rodolfo Dinosio Halk (56), acusado como presunto autor del delito de usurpación. En tanto, su pareja Sandra Nélida Morales (55), fue detenida por la policía y paso una noche alojada en la alcaldía policial de Comodoro Rivadavia. Los imputados se negaron a comparecer al juicio oral y público, que estaba fijado desde el martes 19 de febrero en Senguer. En una audiencia de revisión de la medida de coerción, el tribunal integrado por las magistradas Raquel Tasello y Mónica García dispusieron que la imputada recupere la libertad.

Por último, se resolvió que el lunes 11 de marzo, debe realizarse el juicio oral y público en la localidad donde se registraron los hechos.

En fuga

Un nuevo capítulo se sumo al dilatado proceso judicial contra la pareja denunciada por los representantes legales de la municipalidad y el concejo deliberante. A Sandra Morales y Rodolfo Halk, se les endilga la conducta delictiva de presunta usurpación de tierras, en la zona de bahía “Laguito Escondido”, en el lago La Plata de Alto Rio Senguer.

Desde el 15 de marzo del 2017, los imputados incumplieron con la obligación legal de asistir a las citaciones judiciales. Tres audiencias de apertura de investigación, tuvieron que ser reprogramadas. La misma suerte corrieron los actos judiciales de audiencias preliminares. El juicio oral y público fue planificado y suspendido en tres ocasiones. Los sospechosos, se excusaban de comparecer a las audiencias argumentando: condiciones climáticas desfavorables, escasez de combustible, razones de salud, entre otras.

En esta ocasión, las fechas de audiencia de debate se fijaron desde el martes 19 al jueves 21 de febrero. El juicio se debía desarrollar en el salón del Honorable Concejo Deliberante de Senguer. Hasta allí fueron el juez Daniel Pérez, el fiscal Herminio Gonzales Meneses, los abogados del Ministerio de la Defensa Publica Gustavo Oyarzun y Marcelo Catalano, empleados de la oficina judicial y los testigos citados. En tanto, una vez más, no se presentaron los acusados Rodolfo Halk y su pareja Sandra Morales.

Ante esta situación, el representante de la parte acusadora peticiono a Pérez el dictado de una orden de rebeldía y compulsa con el auxilio de la fuerza pública.

En este contexto se informo que cuando los policías llegaron al domicilio fijado por los procesados, solamente encontraron a Sandra Morales. Por este motivo, los acusadores pidieron al magistrado la suspensión del debate por el principio de concentración y que se fije una nueva fecha de juicio. El fiscal Meneses también requirió que se libre una orden de detención contra Rodolfo Halk y la aplicación de la medida de prisión preventiva para Morales.

Por su parte, Oyarzun se opuso a la solicitud de la fiscalía, respecto a la aplicación de la medida de coerción. El defensor argumento que no se presentaban los riesgos procesales de peligro de fuga por la pena en expectativa, ya que en caso de ser declarados autores penalmente responsables, sus asistidos deberían cumplir dos años y tres meses de prisión en suspenso.

Para el abogado defensor, no se debía invocar el requisito de entorpecimiento de la investigación, en función de que la acusación publica ya fue presentada.

Luego de escuchar las solicitudes de las partes, el magistrado decidió hacer lugar a los requerimiento del Ministerio Publico Fiscal. Con respecto a la detención de la imputada, dispuso que sea por un plazo de veinte días . Asimismo, se reprogramo el debate oral y público para el lunes 11 de marzo.

Revisión de la prisión preventiva

El tribunal colegiado para la revisión de la medida de coerción fue integrado por las juezas Mónica García y Raquel Tasello. Las magistradas participaron mediante el sistema de video conferencia desde la oficina judicial de Comodoro Rivadavia.

En esta ocasión, Oyarzun ilustro al tribunal sobre los fundamentos de la decisión judicial adoptada por el juez Pérez, en el marco del juicio suspendido el ultimo miércoles en Alto Rio Senguer.

En este sentido, califico de arbitraria e insostenible la resolución del magistrado. Para Oyarzun, no corresponde achacar el comportamiento de Halk a la co imputada y de esta manera privarla de su libertad. En consecuencia, peticiono el cese de la medida de coerción.

Por su parte, Menes acompaño la resolución del magistrado y relato las incompetencias injustificadas de la pareja procesada.

Asimismo, la mujer detenida declaro que se sentía victima de una tiranía de clases. A ello, agrego que el fiscal tenia apuro en esta causa y no actuaba con la misma celeridad en casos similares ocurridos en Senguer.

Luego de un cuarto intermedio, las integrantes del tribunal dispusieron la revocatoria de la medida de coerción y dispusieron que Morales recupere su libertad.

Los Hechos

Según los investigadores, en los días de octubre del 2016, dos personas sin ningún tipo de autorización, ingresaron a una zona ubicada a orillas del lago “La Plata”. El sector es conocido como bahia”Laguito Escondido”. Allí se encuentra el Parque Municipal “Shoonem”.

Asimismo, se informo que los ocupantes habrían talado aproximadamente diez lengas verdes, para construir un campamento. También se observaron: dos camiones, una casilla, un baño químico, materiales y herramientas de construcción. Los imputados fueron acusados como presuntos co autores del delito de usurpación. El Ministerio Publico Fiscal adelanto que en caso de que el tribunal del juicio los hallara penalmente responsables, pediría la pena de dos años y tres meses de prisión.

Miguel Angel Sotelo (20), el homicida comodorense que se había fugado de la Alcaidía de Trelew el último fin de semana fue recapturado ayer en un barrio del oeste de esta ciudad, en un operativo rápido y contundente encabezado por el mismísimo jefe de Policía Miguel Gómez y su hermano, el comisario Paulino Gómez, quien integra la plana mayor como director de Seguridad.

Ambos con personal a cargo irrumpieron en una vivienda en la que el fugado se encontraba escondido y lo sorprendieron no dándole tiempo a reaccionar. Al momento en que lo reducían descubrieron que estaba armado con una tumbera, un arma de fuego de fabricación casera aparentemente cargada con una munición de mediano calibre.

La recaptura de Sotelo se produjo minutos antes de las 18 de ayer en una propiedad situada en la esquina de Esquel y Río Pico en el barrio Los Pensamientos de Trelew.

El recluso se había fugado el sábado alrededor del mediodía, presuntamente, trepándose a uno de los muros posteriores de la Alcaidía, llegando al techo de una propiedad lindera y ganando la calle. Aún hoy no se sabe si contó con algún apoyo externo.

Por la escapatoria el jefe de Policía Miguel Gómez relevó inmediatamente a las autoridades del centro de detención y a todos los guardias del turno, además de ordenar una investigación que estará a cargo de Asuntos Internos.

Sotelo está condenado a la pena de 17 años de prisión por haber matado de veinte puñaladas a un remisero en Comodoro Rivadavia y ese antecedente lo hace peligroso. De hecho, el temor que tenían las autoridades era que mientras anduviera huyendo, escondiéndose en un lugar y otro hiciera alguna locura o cometiera algún ilícito grave. Por eso, el Gobierno incluso había ofrecido el mismo fin de semana de la fuga 100.000 pesos de recompensa a todo aquel que proporcionara información fidedigna sobre el paradero del fugado.

Al recluso lo sorprendió ayer Miguel Gómez y su gente en una vivienda del barrio Los Pensamientos, en un sector periférico del extremo oeste de la ciudad, en una barriada un tanto difícil para la Policía en donde los procedimientos callejeros se deben hacer con premura porque siempre los uniformados terminan siendo atacados a cascotazos.

El jefe de Policía le venía siguiendo los rastros desde el mismo domingo guiándose por el celular que tenía el evadido. Cuando él activaba el aparato y lo localizaban inmediatamente por el GPS, es así que estuvieron muy cerca de ubicarlo ese día a la noche en la zona de la terminal de ómnibus, pero le perdieron el rastro porque al parecer se dio cuenta y apagó el teléfono. Dicen que se comunicaba con alguien a través de Facebook o a algún WhatsApp.

Así fue como lograron detectar una nueva comunicación que habría hecho en las últimas horas desde el barrio Los Pensamientos y de esa manera se aproximaron a la posición que era denunciada por el GPS. Los resultados de esa pesquisa llevada adelante por el propio Gómez fueron en esta ocasión eficaces, positivos.

El jefe de Policía habló ayer tras la recaptura de Sotelo y destacó el trabajo en equipo con investigadores de las Brigadas y de las Divisiones de Drogas Peligrosas de la zona que colaboraron haciendo inteligencia para encontrar al prófugo.

En ese diálogo que mantuvo con EL CHUBUT adelantó que el peligroso individuo iba a ser trasladado al Instituto Penitenciario Provincial que está camino a Puerto Madryn, a unos 20 kilómetros al norte de Trelew. Ahí, aseguró Gómez, quedará alojado cumpliendo la condena que recayó sobre él por el crimen del remisero Fernando Schmidt, ocurrido el 29 de enero de 2017, cuando al hombre le dio al menos veinte puñaladas, minutos después que subiera al coche en la agencia para la que se desempeñaba la víctima.

“Quiero destacar el trabajo en conjunto que han hecho las distintas Brigadas de Investigaciones de Comodoro Rivadavia, de Esquel y Puerto Madryn especialmente por parte de los jefes respectivos y también por parte del jefe de Area de Investigaciones el comisario inspector (Adrián) Muñoz”, indicó Miguel Gómez y explicó: “Por cuanto sostuvimos observaciones sobre varios puntos, varias viviendas que teníamos referenciadas como posibles aguantaderos y en ese marco una de las observaciones dio cuenta de un sujeto que empieza a correr, logramos identificarlo y ante la premura del caso ingresamos (al domicilio) y logramos detenerlo”.

Acotó que “estaba munido, armado, de una tumbera; estaba dispuesto a todo este hombre así que, en buena hora que lo hemos sacado de circulación y lo hemos retornado detrás de las rejas, en donde tiene que estar”, concluyó el jefe de Policía.

El Chubut

El preso que se escapó de la alcaidía, Miguel Angel Sotelo, tiene 20 años, es de Comodoro y de nacionalidad paraguaya por lo que apodado como “El Paragua”.

Las autoridades ofrecen 100 mil pesos para dar con el prófugo que se presume que lo podrían tener escondido en algún barrio periférico de Trelew.

Sotelo está condenado a 17 años de prisión por el crimen del remisero Fernando Schmidt, ocurrido el 29 de enero de 2017, cuando al hombre le dio al menos veinte puñaladas, minutos después que subiera al coche en la agencia para la que se desempeñaba la víctima.

Si bien no se reflejó si el prófugo Sotelo tuvo intenciones de asaltarlo o se vengó de algo, el tribunal lo halló culpable del hecho lo condenó por un homicidio simple.

El Chubut

Este sábado alrededor del mediodía escapó de la alcaidía de Trelew Miguel Ángel Sotelo.

Según precisó Radio Cadena 3, Sotelo habría saltando el muro perimetral que da hacia la parte posterior del establecimiento.

Por la fuga el jefe de Policía Miguel Gómez relevó a las autoridades del centro de detención y ordenó una investigación que estará a cargo de Asuntos Internos.

El preso es oriundo de Comodoro, de nacionalidad paraguaya. Tiene 20 años, mide un metro sesenta, es de cutis trigueño, de contextura física mediana y lo podrían tener escondido en algún barrio periférico de Trelew.

Cumple una condena de 17 años de prisión por un homicidio en ocasión de asalto

EL CRIMEN DEL REMISERO

El hecho sucedió el 29 de enero de 2017 cuando Sotelo abordó un remis de la agencia Aleisa y en ocasión de transitar el mismo por las calle Las Orquídeas, entre Sarmiento y Huergo, provocó al menos 20 heridas con arma blanca a la víctima, el remisero Fernando Schmidt, ocasionando su óbito por un shock hemorrágico irreversible.

ADNSUR

Se trata de Enzo Uranga, de 22 años. Lo encontró la policía en un allanamiento en la zona de ExRadioestación. Resta encontrar al otro preso fugado.

Uno de los dos peligrosos delincuentes fugados de la alcaidía de Comodoro fue recapturado en las últimas horas por la Policía. Se trata de Enzo Uranga, de 22 años, quien fue encontrado en un allanamiento en la zona de ExRadioestación. Secuestraron armas y municiones.

Este miércoles a las 7 la policía hizo un allanamiento en viviendas del sector de Ex Radioestación, en donde logró recapturar a Enzo Uranga, quien se había fugado de la alcaidía junto a Marcelo Guenuman el 31 de diciembre pasado.

En el lugar secuestraron armas y municiones.

Aún falta hallar al segundo prófugo, Marcelo Fernando Guenuman (25).

Uranga fue condenado a 17 años por el crimen de un joven ingeniero de nacionalidad boliviana. El hecho ocurrió en enero de 2017 en la “Tienda Rodrigo”, ubicada en el barrio Moure de Comodoro.

En tanto, Guenuman fue condenado el 9 de mayo de 2013 a ocho años de prisión por un homicidio simple que tuvo como víctima a Franco Ortega, ocurrido el 23 de junio de 2013 en pasaje Santa María al 2200 del barrio Jorge Newbery.

Los peligrosos delincuentes habían huido de la alcaidía policial de Comodoro el 31 de diciembre a la noche, durante un movimiento de entre 4 y 5 reclusos del pabellón de la sala de visitas en donde iban a compartir alimentos y bebidas sin alcohol que les habían llevado familiares en el marco de los festejos por Año Nuevo.

Tras la fuga, personal de mantenimiento reforzó la ventana, por donde escaparon los presos, colocándole barrotes de 22 centímetros.

ADN Sur

Walter Alberto Brauton Steimbach (47) fue hasta este miércoles el delincuente sexual más buscado del país: la recompensa por su cabeza era de 300 mil pesos. Pero, como todo tiene un final, el de la vida como prófugo de este condenado a 40 años de prisión por una serie de violaciones también llegó.

A Brauton lo detuvo Interpol en Bolivia este miércoles, luego de haber permanecido cinco años prófugo tras drogar a un guardicárcel y huir del país con su amante durante una salida transitoria de prisión que un juez le había otorgado para que pudiera visitar a su mamá, en Merlo.

La información, confirmada a Clarín por fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, se conoció este miércoles por la tarde. A Brauton lo capturaron en la ciudad boliviana de Potosí. Este viernes, a primera hora de la tarde, el avión que lo traslada desde Salta (hasta allí fue vía terrestre) aterrizará en Aeroparque.

Bajo la falsa identidad de Roberto Aguirre de la Quintana, Brauton se movía con cierta libertad en los más de 4000 metros de altura sobre el nivel del mar de Potosí.

Caminaba por el cruce de las calles La Paz y Betanzos cuando una delegación de policías de Interpol (Bolivia, Argentina y hasta Brasil trabajaron en la captura) se le interpuso en sus planes de seguir prófugo.

Llegar hasta él requirió de más de 10.000 horas de escuchas telefónicas y unos 20 allanamientos. No se resistió en ningún momento. Zapatillas negras, camisa a cuadros y jeans, pelo rapado y una barba tenue tipo candado.

A Brauton lo buscaban desde agosto de 2013, cuando aprovechó un recurso extraordinario para salir de la Unidad Penal 39 de Ituzaingó donde estaba preso, condenado a 40 años de cárcel por haber raptado a nueve mujeres y haber violado a siete. Podía salir para visitar a su mamá, que aparentemente estaba enferma.

Ese beneficio se lo había dado el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Morón en 2011, dos años después de haberlo condenado. Una vez al mes, el preso podía ir a la casa de su madre de la localidad de Mariano Acosta, en Merlo. La última visita sólo fue acompañado por un agente del Servicio Penitenciario, que justo había cumplido años por esos días.

Fue después del almuerzo y cuando Brauton, su madre y su amante tomaban unos mates, que le convidaron uno al hombre que debía custodiarlo. El mate tenía un somnífero y por eso a los pocos minutos el guardiacárcel se desmayó. Así fue la huida del violador serial y su mujer: ambos se fueron del país en avión y con documentos falsos.

Ella, Graciela Rita Prono, sería la primera en caer. Por las escuchas telefónicas, determinaron que la pareja estaba en Bolivia y también supieron cuándo regresaría la mujer de Brauton al país: ese 20 de agosto de 2015 la esperaba la Policía en la Estación de Ómnibus de Liniers. La arrestaron cuando bajó del micro.

Violador serial
Graciela siempre le creyó a Brauton. Él le juraba que era inocente de los abusos por los que lo condenaron. Todos ocurrieron entre enero y marzo de 2005 en la zona oeste del Conurbano: en Loma Hermosa, Merlo, San Alberto, Castelar, Moreno e Ituzaingó.

Casado, padre de dos hijos, Brauton vivía en Marcos Paz y trabajaba como contador en una concesionaria de autos de Tortuguitas cuando aún no lo habían detenido.

El violador iba en su auto, amenazaba a sus víctimas con un arma y las violaba en algún descampado. Usaba preservativos que luego guardaba debajo del asiento de su coche. Todas las mujeres abusadas por Brauton, que por entonces tenían entre 17 y 23 años, lo reconocieron.

A Brauton lo arrestaron en Ituzaingó, cuando quiso violar a una odontóloga que se resistió a pedradas.

Cuatro años después, en 2009, fue condenado a 40 años de prisión por siete violaciones, tres intentos de abuso sexual, robo y nueve raptos. La condena fue del TOC N° 2 de Morón, el mismo que le dio las salidas extraordinarias.

Llevaba ocho años preso cuando se fugó y pasó otros cinco viviendo en Bolivia. Ahora deberá terminar de cumplir su condena en prisión.

Fuente: Clarín