Tag

primera jornada

Browsing

El debutante cordobés venció a Santiago Giraldo por 6-7 (6), 6-3 y 6-2, con un nivel de menor a mayor, e igualó la serie 1-1 en Bogotá después de la dura derrota que había sufrido Leonardo Mayer en el primer punto ante Daniel Galán (1-6 y 4-6). Este sábado se definirá con el dobles primero y eventualmente los dos singles

Argentina y Colombia empatan 1 a 1 al cabo de la primera jornada de la serie de Copa Davis, que comenzó este viernes sobre polvo de ladrillo en la altura de Bogotá, donde el local Daniel Galán sometió al correntino Leonardo Mayer y el debutante cordobés Juan Ignacio Londero batalló para equipar el marcador ante el experimentado Santiago Giraldo.

El seleccionado «cafetero» tomó rápida ventaja en el Palacio de los Deportes de la capital colombiana con una clara victoria de Galán por 6-1 y 6-4 en una hora y ocho minutos de juego.

Mas del doble de tiempo (2h.18m.) debió emplear Londero para ganarle a Giraldo por 6-7 (6), 6-3 y 6-2 en su estreno por Copa Davis y mantener a Argentina -campeón 2016- con chances intactas de clasificación para la fase final, prevista del 23 al 29 de noviembre en La Caja Mágica de Madrid, España.

La serie se definirá este sábado a partir de las 14 de Argentina con el punto de dobles y los dos singles restantes. El equipo local, al mando de Alejandro Falla, cuenta con la pareja de dobles número uno del mundo, compuesta por Robert Farah y Juan Sebastián Cabal, ambos de 33 años, que se enfrentarán en el primer turno del sábado ante el marplatense Horacio Zeballos (34) y el tandilense Máximo González (36).

Colombia tuvo un inicio demoledor en la serie a partir de un primer set casi perfecto de Daniel Galán, que sometió desde el juego y lo mental a un Mayer desconcertado e incómodo sobre los 2.630 metros de altura de la ciudad de Bogotá.

Al margen de ese factor y de las pelotas despresurizadas, otro escollo de la serie para los argentinos, el «Yacaré» evidenció falencias propias del flojo presente que atraviesa (perdió los seis partidos jugados este año en el circuito ATP).

Su mayor experiencia en la Copa Davis (15 series jugadas contra seis de su rival) no alcanzó para imponer condiciones ante un Galán (148 del mundo), lapidario con su servicio y certero para elegir los momentos de ataque en la fase de recepción.

Mayer (118) fue la contracara: errático con el saque (cinco dobles faltas, 20 errores no forzados y 51 por ciento de efectividad con el primer servicio), endeble con la devolución y desenfocado, lo que hizo que el primer set se resolviera con un nítido 6-1.

Lo mejor del argentino se vio a partir del cuarto juego del segundo set cuando consiguió su primer break en el partido y encontró los golpes para lastimar al colombiano, que rápidamente había tomado una ventaja de 3-0.

La distancia de Galán se recortó a un game (4-3) pero la victoria no corrió riesgo y perfiló definitivamente con el restablecimiento de su saque para cerrar la historia por 6-4.

Londero (62) llevó tranquilidad al equipo argentino al comenzar el segundo partido con un juego afirmado desde el fondo de la cancha que complicó al experimentado Giraldo, protagonista de su serie número 30 de la Davis a los 32 años.

El cordobés, sin embargo, fue de mayor a menor y no pudo llevarse el primer set después de dilapidar tres puntos decisivos con un 5-3 parcial a su favor.

A partir de ahí, Giraldo bajó su porcentaje de errores no forzados (acumuló catorce en esa manga), ajustó sus impactos de derecha y revés y estiró la definición hasta el tie break, al que Londero llegó falto de confianza.

En el segundo set, el argentino equiparó el marcador a partir de la mejora de su servicio, que pudo mantener en sus cuatro juegos de saque. El colombiano, en cambio, dio ventajas en ese aspecto al punto que en el quinto game debió servir 24 puntos para poder conservarlo.

El partido llegó al tercer set sin claro favorito y con un agotamiento mutuo después de casi dos horas de juego. En ese momento clave, el argentino mostró fortaleza mental y recuperó el buen juego del comienzo.

En permanente comunicación con Gastón Gaudio, capitán del equipo argentino, el cordobés de Jesús María aprovechó sus chances y remató el segundo punto de la serie en Bogotá para dejar al equipo vivo de cara a la decisiva jornada del sábado.

Argentina y Colombia dirimen la cuarta serie del historial en la Copa Davis, que registra un absoluto dominio «albiceleste» con triunfos en 1998, 2000 y 2018.

Este martes en el Casino de la Policía dio inicio el juicio contra el médico forense sindicado por difundir fotografías de Santiago Maldonado.

La instancia judicial comenzó en el marco de un imponente despliegue de seguridad alrededor del establecimiento.

La imputación es por difundir imágenes obtenidas el 17 de octubre de 2017 durante el examen preliminar del cadáver del joven artesano, así lo precisó el Patagonico.

La jueza de Comodoro Rivadavia Eva Parcio de Seleme está al frente del proceso que comenzó pasadas las 9 horas con presencia del hermano de Santiago, Sergio Maldonado.

Por el  ilícito contra la vida acontecido el pasado 8 de abril de 2018 en el barrio Abel Amaya, se efectivizó la mañana del lunes la primera jornada de juicio oral y público que tiene como imputado a Josué Kevin Martínez y cómo víctima a Abelardo “Abel” Liempis. En su alegato inicial la fiscal expresó que va a probar a lo largo del debate la materialidad y autoría del hecho en cabeza del imputado en base al delito de “homicidio simple”. En contraposición la defensa postulará la absolución de su pupilo entendiendo que el hecho encuadra dentro de la figura de “legítima defensa putativa”. Mañana martes a las 8,30 hs. continuará con la recepción de más testimonios.

El tribunal de debate fue presidido por Mariel Suárez e integrado por Martín Cosmaro y Mónica García, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cecilia Codina, fiscal general; en tanto que la defensa de Martínez fue ejercida por Carolina Cruz y Elizabeth Yapura, abogadas particulares del mismo.

La fiscal se refirió al hecho a probar en debate acaecido el pasado 8 de abril de 2018, siendo las 22.30 hs., cuando la víctima Abelardo Liempis junto a su pareja se apersonan en el mercado “Daniela”, ubicado en la calle Código 475, al 220, del barrio Abel Amaya, propiedad de Josué Kevin Martínez. Son atendidos a través de una reja por un amigo de éste, la víctima adquiere un paquete de hamburguesas  y lo abona. Liempis comienza a agredirse a gritos con todas las personas que estaban dentro del local comercial y amenaza a la dueña dela propiedad. Luego sale el dueño de la propiedad, de apellido Torrico Quinteros, con un hierro de grandes dimensiones y forcejea con Liempis, que tenía en sus manos una piedra envuelta en un buzo. Momento en que aparece Kevin Martínez portando un cuchillo de grandes dimensiones, por atrás, y apuñala a Liempis  en la zona lateral del cuello, del lado derecho, con un corte de atrás hacia adelante y de arriba hacia abajo, lesionando la arteria aorto-toráxica provocándole su muerte por “shock hipovolémico”. Calificando jurídicamente el mismo como “homicidio simple”.

La defensa en su teoría del caso esgrimió legítima defensa putativa y postulará su absolución.

El primer testigo de la fecha era vecino de Liempis y amigo del imputado Martínez recordó que aquel día llega al negocio y espera que Kevin cerrara el negocio para ir a comer un asado con los chicos de futbol. Llega “Abel” Liempis a comprar y él lo atendió porque Kevin estaba ocupado guardando la carne. Quiso entrar pero estaba con rejas, preguntó el precio de la hamburguesa, se enojó y pagó. Luego empieza a llamar a Kevin, que se acercara a la ventana y comienza a insultarlo. Empiezan a discutir, cuando “Abel” empieza a patear la puerta. “Luego sale por el portón “Tito”, por Torrico Quinteros, con un fierro y luego Kevin le metió la puñalada”. Ahí la víctima Liempis le dice: “mira lo que me hiciste”, dio dos pasos y cayó, recordó el testigo.

Este lunes comenzó el juicio oral y público contra Abel Reyna ex responsable del organismo.

En horas de la mañana del lunes comenzó el juicio oral y público contra Abel Reyna ex responsable del IPV local. Se escucharon los alegatos iniciales de las partes donde la fiscalía y la querella presentaron sus teorías del caso con una pretensión punitiva de 5 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, en caso de ser declarado Reyna penalmente responsable. Cinco son los hechos que se le imputan el primeo por “incumplimiento de los deberes de funcionario público, en concurso ideal con falsedad ideológica; el segundo por Exacciones ilegales en concurso ideal con falsedad ideológica; el tercero por cohecho pasivo, por favores sexuales a cambio de una unidad habitacional; el cuarto por cohecho activo 4 hechos; y el quinto por incumplimiento de los deberes de funcionario público y tráfico de influencias.

Por su parte el defensor postuló que en la Administración provincial, como el IPV, quién manda es Rawson y quién adjudicaba las viviendas eran Ricardo Trovant y Martín Buzzi. Recusando a la jueza García porque el acuerdo abreviado anteriormente firmado se encontraba dentro de la carpeta Judicial; y la Oficina Judicial tenía la obligación de quitar de la carpeta todo vestigio del juicio abreviado. Argumentando que en ningún caso el tribunal podrá tomar conocimiento previo del hecho juzgado.

Seguidamente la fiscal calificó la recusación del defensor como de mala fe solicitando se investigue porqué el acuerdo abreviado quedó en la carpeta y quién era el responsable de ello. Solicitando se rechace la recusación y se dé inicio al debate. Igual postura adoptó la querella.

Finalmente se dio intervención a dos jueces, Mariano Nicosia y Miguel Caviglia, quienes resolvieron por escrito no haciendo lugar a la recusación ya que no se verificó conocimiento previo de la jueza sobre la causa. Además el caso tuvo alta difusión pública y repercusión en todos los medios locales y provinciales, argumentaron.

Luego comenzaron los testimonios, el primero fue el Ricardo Cerda, por entonces Jefe de la Brigada de Investigaciones local, quién relató las tareas que le fueran encomendadas por la fiscalía sobre instrucciones para realizar averiguaciones ante la presunción de ilícitos en el IPV.

Seguidamente declararon tres auxiliares de la justicia que intervinieron en la causa, como también Martín Buzzi y Ricardo Trovant, ex gobernador y responsable del IPV provincial en la gestión de Reyna. Para mañana se espera continuar con la recepción de la prueba testimonial del caso.

Presidió el acto Mónica García, jueza penal; por el Ministerio Público Fiscal actuó Camila Banfi, fiscal general; por la querella actuó María Laura Martensen, abogada patrocinante en representación del IPV; la defensa de Reyna, estuvo a cargo de Guillermo Iglesias, abogado particular del mismo.

Los hechos imputados

La investigación preparatoria permitió acreditar que Abel Reyna, en su rol de delegado del Instituto Provincial de la Vivienda, delegación Zona Sur de Comodoro Rivadavia, procedió a realizar maniobras ilegales en el plan 81 viviendas del Barrio Ciudadela, insertando en los legajos de dicho plan declaraciones juradas con datos falsos, a fin de asignar viviendas a personas que no cumplían los requisitos exigidos por la ley. Estas maniobras fueron realizadas entre el 30 de diciembre de 2011 hasta su renuncia, el 5 de septiembre de 2014, en la sede de IPV sita en calle Rivadavia n° 2098 esquina Asturias de esta ciudad.

Para ello, Reyna organizó un grupo de empleados del IPV integrado por: Darío Acosta, Raquel Antimilla y Vanesa Lorena Medina, quienes cada uno desde el rol específico que acompañaba el cargo para el que se lo había nombrado, consignaron falsamente datos personales de los postulantes y omitieron agregar la documentación respaldatoria en las carpetas de los seleccionados, posibilitando la obtención de la vivienda de quienes no cumplían con los requisitos de ley en desmedro de los postulantes que si los tenían. Del análisis individual de cada uno de los legajos del Plan 81 viviendas del Barrio Ciudadela, del listado de pre adjudicados y de adjudicatarios establecido en la Ley, se visualiza que no se respetó ningún criterio de selección social FONAVI establecido por la norma, como tampoco se respetó el sistema de puntajes establecido por resolución FONAVI. Por su parte, Darío Acosta, Raquel Antimilla y Vanesa Consoli Medina, quienes conformaban el sector Adjudicación, adulteraron las planillas de actualización de datos de los legajos de preadjudicación del Plan 81 viviendas de Ciudadela: agregando puntajes inexistentes; dando fe de visitas sociales que nunca realizaron, no requirieron en ningún caso la documentación respaldatoria de la situación social o habitacional declarada.

De la investigación surge también la existencia de casos donde se efectuó entrega de dinero o favores sexuales por viviendas. Concretamente, el 15 de agosto de 2014 Darío Acosta y Reyna contactaron a un particular, quien se encontraba inscripto en el IPV, y le requirió el pago de 80 mil pesos para acelerar el trámite de vivienda. Ante la necesidad de acceder a la vivienda, el particular solicitó un préstamo en Banco Chubut, pidió dinero prestado a su jefe y más los ahorros que tenía, logró reunir el monto requerido por Acosta, haciéndole entrega del mismo en sede del IPV de Rivadavia y Asturias. Luego del pago, Acosta incorporó al referido en el Plan 81 viviendas de Ciudadela, asignándole una unidad habitacional, todo ello con la anuencia de Abel Reyna y la participación para los actos administrativos de Raquel Antimilla, Anita Adelina Caro y Vanesa Consoli Medina, quienes completaron fraudulentamente las planillas de actualización de datos, modificando los puntajes. Calificando este hecho como exacciones ilegales, en concurso ideal con falsedad ideológica para Acosta y Reyna.

Asimismo, durante los primeros meses de 2014, Abel Reyna le requirió a una particular, inscripta en el IPV desde el año 2003, favores sexuales a cambio de hacerle entrega de una vivienda para ella y su hijo discapacitado. Debido a la urgencia de tener su vivienda, la mencionada acepta reunirse con Reyna, donde se pactó la entrega de la unidad. Posteriormente, el 24 de febrero de 2014, Reyna le hace entrega de una vivienda, ello con la participación administrativa de Darío Acosta. Calificándose jurídicamente para Abel Reyna, como autor de cohecho.

La investigación ha permitido acreditar que Abel Reyna, en su rol de delegado del instituto provincial de la vivienda delegación Zona Sur de Comodoro Rivadavia, procedió a entregar, sin los requisitos de ley, viviendas a sus colaboradores y a otras personas, que, a sabiendas, las recibían en pago por las tareas ilegales realizadas a su favor según consta en las carpetas del IPV.

Finalmente, con fecha 26 de septiembre de 2014, Fabián Alejandro Otero, ex cónyuge de Claudia Leonori, obtuvo de manera irregular una vivienda del IPVyDU en el Barrio Ciudadela. Dicha vivienda fue cedida por Claudia Leonori a Otero como propia en el marco del divorcio, habiéndola obtenido Leonori en forma fraudulenta, insertando datos falsos en su Legajo, ya que la ficha de inscripción no se encuentra sellada, lo que no permite conocer quien realizó la encuesta social que da fe de los datos incorporados. Asimismo, la cesión se realizó sin los requisitos de ley, ya que las viviendas FONAVI solo pueden ser transferidas a grupos familiares que se encuentren inscriptos en el Registro Permanente de este Instituto. En este caso, esto no ocurrió con esta formalidad dado que Leonori firmó una renuncia a su inscripción cediendo su número de legajo a su ex cónyuge Otero, sin la anuencia de ningún funcionario.

La investigación ha permitido acreditar que Abel Reyna, en su rol de delegado del instituto provincial de la vivienda delegación Zona Sur de Comodoro Rivadavia, procedió a confeccionar las listas de preadjudicatarios del Plan 81 viviendas del Barrio Ciudadela en forma arbitraria y sin seguir el orden de puntaje que manda la ley.