Tag

presupuestos

Browsing

 

 

A siete años de su nacimiento, Vaca Muerta está lista para exportar gas. Las sucesivas políticas de incentivo a la producción, para recuperar el abastecimiento nacional, tuvieron efecto directo. Uno de los apuntalamientos clave fueron los subsidios para mejorar el precio del gas en boca de pozo donde los no convencionales neuquinos resultaron ser los principales destinatarios.

Entre 2014 y 2019 las petroleras recibieron fondos estatales por 146.912 millones de pesos, una cifra similar al presupuesto anual de las 57 universidades públicas del país.

Carlos Ormachea, CEO de Tecpetrol, la petrolera del grupo Techint, declaró este año que los no convencionales neuquinos estaban listos para dejar de recibir subsidios. Indicó que todo proyecto de gran escala necesita apalancamiento, en Estados Unidos fue el financiamiento, para desarrollarse y luego seguir solo.

Si se revisa la serie histórica reciente de inversiones en Vaca Muerta y se la contrasta contra los desembolsos del Estado se notará la influencia directa de este respaldo. En 2014 las inversiones petroleras en Neuquén treparon a 4.834 millones de dólares y ese mismo año los subsidios directos de incentivo a la extracción de gas fueron 11.300 millones de pesos, convertido al tipo de cambio del momento significa que los fondos estatales cubrieron casi un 30% del riesgo.

Con vaivenes, en 2014 el dólar cotizaba a 8,58 pesos y en la actualidad se comercializa alrededor de los 60 pesos, la presencia de la garantía estatal tuvo su impronta en Vaca Muerta: en 2015 las inversiones fueron de US$ 5.109 millones y los subsidios de $11.900 millones (17%); en 2016 US$ 3.266 millones y $43.000 millones (80%); en 2017 US$ 3.468 millones y $21.900 millones (33%); en 2018 US$ 4.530 millones y $19.524 millones (11%) y; el proyectado de 2019 dice que se desembolsarán US$ 5.343 millones y los fondos estatales serán $ (12%).

En números
43.000 millones de pesos giró el Estado en 2016 a las petroleras por subsidios al gas. Fue el año con mayor volumen de transferencia.

5.343 millones de dólares se invertirán en forma directa en Vaca Muerta este año. Fue récord.
Los programas de subsidios abarcaron inicialmente a otras cuencas productoras, sin embargo los no convencionales neuquinos, el tight y el shale (Vaca Muerta), fueron los más beneficiados.

El esquema de subsidios, que inició en 2013 y continuará -por lo menos- hasta 2021, garantizó a las productoras un precio de gas en boca de pozo de 7,5 dólares por millón de BTU (la unidad calórica con la que se mide el gas). Esto buscó alentar la extracción local para reducir las importaciones vía barco que costaban entre 10 y 12 dólares por millón de BTU.

Con la revolución mundial del GNL (gas natural licuado) los precios empezaron a bajar significativamente. El gas no es un commodity sin embargo comenzó a tomar su forma. La referencia para el país siempre fue el Henry Hub norteamericano que hoy tiene un valor 2,31 dólares, una cotización similar a la que se manejaron en las últimas transacciones locales.

En la Cuenca Neuquina, donde se asienta el 80% de Vaca Muerta, esos niveles de precios hicieron sonar la alarma. Muchos campos no son rentables a ese valor.

Además se suma la estacionalidad del país, donde en el invierno sube la demanda y en verano cae fuertemente, por lo que los pozos sin conectar por falta de precio o mercado ya son una constante con la que se convive.

Un objetivo completo

El resultado de los subsidios, de incrementar la producción y desalentar la importación, es inocultable. Neuquén pasó de extraer 50 millones de metros cúbicos diarios de gas en 2013 a más de 80 millones de metros cúbicos diarios a mediados de este año. Sin embargo, ese logro no alcanza a tapar la apuesta que dejó flotando el ejecutivo petrolero. ¿Vaca Muerta ya no necesita más apalancamiento del Estado?

La abundancia de gas, que hundió los precios, sobre todo en la época de baja demanda, y la falta de un mercado en firme fuera del abastecimiento local recrearon un peligroso stand by, en el polo opuesto desde donde se comenzó, en el que solo se mueve la producción atada a los anabólicos estatales.

Hasta que el mercado no se amplíe, lo que significa millonarias obras en transporte y hasta una planta de GNL en puerto, también millonaria y a no menos de cinco años de construcción, no se conocerá sí los subsidios se necesitan como impulso o sí, en cambio, las compañías del sector hicieron funcionar la maquinaria al calor de las garantías públicas.

Restará saber además quienes fueron los ganadores y perdedores de esta política estatal que involucra a un actor propio como es la petrolera de mayoría nacional YPF.

Para los detractores del actual gobierno, en los últimos cuatro años se la perjudicó más de lo que se la favoreció.

El precio del gas y los costos fiscales

Cuando se inició el programa de subsidios, el gas en boca de pozo en el país se vendía, en promedio, en 1,5 dólares por millón de BTU. La importación de GNL rondaba los 12 dólares por eso los planes gas garantizaron 7,5 dólares. El programa que suplantó a aquellos esquemas iniciales, conocido como Resolución 46, mejoró el planteo y creó un sendero decreciente a cubrir que termina en 2021 con 6 dólares por millón de BTU, precio en el que se estimaba empalmar con los valores de mercado.

Con el paso de los años, la ampliación del mercado mundial del GNL hizo bajar los precios y la abundancia de gas en el país, por calidad de la roca de Vaca Muerta y las mejoras productivas, también erosionaron el atractivo de los valores locales.

Eso abrió dos interrogantes: todo el gas que está sin cobertura de subsidios resulta poco económico, a un promedio de 2,3 dólares para su venta, como ocurre en la actualidad; y, por el efecto de la devaluación (700% desde 2014 a la actualidad), el descontrol de erogaciones fiscales para garantizar los precios en dólares comprometidos amenaza con sostener el plan.

Dos etapas para una política de incentivos

Los subsidios al gas, por más millonarios que se revelen, son apenas una acotada parte de los desembolsos energéticos (ver infografía). Pese a la continuidad de la política de incentivo, el cambio de gobierno quedó diferenciado por sus distintas concepciones.

El programa de subsidios al gas comenzó bajo la gestión de Axel Kicillof en el ministerio de Economía cuando le arrebató al por entonces jefe de la cartera de Planificación, Julio de Vido, el manejo del sector energético. Básicamente se sostuvieron las tarifas a los usuarios congeladas y se garantizaron transferencias a las petroleras para incentivar mejores niveles de producción.

Con el cambio de gestión y el manejo del sector por parte de Juan José Aranguren el esquema se mantuvo pero se descongelaron las tarifas y se invirtió la carga de los subsidios. Sin embargo no se redujeron los desembolsos. La gestión de Aranguren fue la que más dinero transfirió a las operadoras: 84.200 millones de pesos en tres años.

El periodo más significativo fue en 2016 cuando se destinaron 43.000 millones de pesos. Cabe aclarar que la abultada cifra incorpora los pagos incluidos de la anterior administración nacional.

En las sesiones del próximo martes y jueves en la Legislatura, los diputados de la oposición buscarán conseguir los dos tercios de los votos para insistir en las leyes vetadas de los presupuestos de la Provincia y el Poder Judicial, en la anulación del convenio de autopartes y en la norma que fija la utilización de los Centros de Encuentro para su destino de origen.

El Gobierno provincial en las últimas dos semanas cuatro leyes sancionadas por la Legislatura provincial. Una de ellas, es el presupuesto provincial 2019 de poco más de $ 63.000 millones.

Desde Economía justificaron que vetaron su propio presupuesto por dos motivos: Las complejidades administrativas que demanda poner en marcha el presupuesto cuando ya están trabajando con el reconducido, y por otro lado, que la ley de  Recursos y Gastos para este 2019 no sirve si la Legislatura no aprueba la iniciativa de Obligaciones Tributarias.

En la misma sintonía, buscarán los 18 votos para insistir con el presupuesto del Poder Judicial, que también fue vetado.
En este punto, ya hubo pedidos de la Justicia para incentivar a los legisladores para que vuelvan a la carga con la aprobación, principalmente porque traba algunas designaciones que necesitan en la Legislatura y en el Ministerio Público Fiscal.

Quieren bajar el convenio de las autopartes

Semanas atrás, el presidente del bloque Cambiemos, Eduardo Conde, desnudó presuntas inconsistencias en un convenio firmado en septiembre de 2018 entre el gobierno provincial y la Cámara de Grabadores de Autopartes de Vehículos Automotores y Motovehículos. El convenio dejaba jugosas ganancias para esa entidad, ya que actualmente se queda con el 86% del monto total por la verificación de los vehículos y el grabado de cristales, mientras que el 14 por ciento restante lo absorbe la Policía del Chubut. Este proyecto ya tenía un antecedente, cuando en 2008 se aprobó una ley de similares características.

Posteriormente, la ley fue abrogada por la misma Legislatura de ese momento, porque la oposición encontró irregularidades. El actual Convenio nunca fue girado a la Legislatura, lo que volvió a encender la polémica. Conde reiteró que «esta llamada Cámara no está registrada en ninguna organización comercial que la autorice», por eso consideró que «debemos terminar con el curro del convenio de autopartes».

Actualmente el precio por la verificación y grabado de cristales en cada automóvil ronda en los $ 1.700, de los cuales «casi $ 1.500 se los queda esta Cámara que no existe», advirtió Conde.

En este escenario, Cambiemos ya activó los canales de diálogo con el Frente Para la Victoria, el Frente de Agrupaciones y Convergencia, para intentar insistir en la ley vetada.

Centros de Encuentro

La gestión de Mariano Arcioni vetó la ley que obligaba al Gobierno a utilizar los Centros de Encuentro para su destino específico de origen. Las diputadas Alejandra Marcilla del Frente Para la Victoria y Florencia Papaiani del Frente de Agrupaciones, ya comenzaron con los sondeos para reunir los dos tercios de los votos.

Esta situación expuso a Provincia, quien dejó en claro que con el veto busca otra funcionalidad para los diferentes Centros de Encuentro.

El veto generó un fuerte rechazo, particularmente en la ciudad de Trelew. Hubo contactos de referentes sociales de Trelew con legisladores de la oposición, para dejar en claro las comunidades afectadas «se habían manifestado en defensa del uso social de estos espacios públicos».

 

 

El Chubut

El Gobierno amplió hoy en $ 6.426 millones los gastos del Presupuesto Nacional de este año, para atender pagos en distintos Ministerios, obras y desequilibrios financieros de provincias.

La medida se formalizó a través de una Decisión Administrativa publicada este viernes en el Boletín Oficial, con las firmas del jefe de Gabinete, Marcos Peña y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Del total, 2.389 millones de pesos se cubren con mayores ingresos y los 4.037 millones restantes, incrementan el déficit fiscal de 2018.

Se trata de la decimoquinta modificación presupuestaria del año: al 11 de diciembre último, la Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional detalló que «se aprobaron 14 modificaciones presupuestarias (12 por medio de Decisiones Administrativas y 2 a través de Decretos de Necesidad y Urgencia), de las cuales 12 alteraron el Resultado Financiero».

«Con la aprobación de estas normas, el total del gasto presupuestado aumentó en 576.672,7 millones de pesos y los recursos en 292.809,6 millones, mientras que el Resultado Financiero deficitario se incrementó en 283.863,1 millones», según esa Oficina, dependiente del Poder Legislativo.

Con esta nueva modificación -detallada en 241 planillas- se cubren pagos de diversos organismos del Estado Nacional, obras, situaciones de emergencia y desequilibrios financieros de los gobiernos provinciales y pagos salariales y sumas no remunerativas.

También, se destinan más recursos a pagos de jubilaciones, retiros y pensiones de las Fuerzas Armadas, Policía Federal, Gendarmería y Prefectura Naval.

Estos recursos se financian «con una mayor recaudación por aportes y contribuciones a la prevista en el presupuesto vigente y con transferencias internas provenientes de la ANSeS», según el texto oficial.

Asimismo, logran más recursos los créditos presupuestarios para Yacimientos Carboníferos de Río Turbio, Corredores Viales, Radio Universidad del Litoral, Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivos y la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR).

Diario Jornada

El secretario de Economía, Germán Issa Pfister, hizo hincapié en las características del presupuesto para el ejercicio 2019, afirmando que “la clave está en proyectar a consciencia sobre los ingresos y no gastar con recursos no garantizados”. Asimismo, puso en valor la decisión política de la gestión Linares para crear la Secretaría de Recaudación que dio “el respaldo financiero necesario cuando mermaron las regalías petroleras”, aseguró.

En ese sentido, el funcionario expuso que “hoy pudimos presentar de cara a la comunidad el presupuesto de 6.467 millones de pesos, el más importante de toda la historia de la ciudad y que fue aprobado por unanimidad por los ediles. Es un presupuesto creíble, cauto y equilibrado, con una fuerte inversión social, deportiva y en obra pública”.

“Es necesario ser cautos a la hora de presupuestar y, en nuestro caso, siempre hemos estado por arriba de la inflación, y proyectando con consciencia sobre los ingresos, sin gastar con recursos no disponibles para no caer en un déficit mensual, anual o en la acumulación de deudas históricas”, opinó y sostuvo que “la decisión del intendente Carlos Linares sobre la creación de la Secretaría de Recaudación al inicio de la gestión fue muy acertada, porque nos permitió tener un respaldo financiero, con fondos garantizados pese a la merma de las regalías petroleras”.

En cuanto a las inversiones proyectadas, Issa Pfister describió que “vamos a arrancar un 2019 siendo eficientes con la compra de recursos y destinando un 30% total del presupuesto a obra pública, con un incremento de bienes capital que ha determinado el intendente, destinando más de 70 millones de pesos en maquinaria y recursos para las áreas de Infraestructura y Servicios a la Comunidad”.

En otro orden, el secretario hizo alusión a la masa salarial presupuestada que corresponde a un 42%, señalando que “esto hace que el presupuesto sea único a nivel nacional y que sigamos cumpliendo con las obligaciones en tiempo y forma, en reconocimiento al trabajo diario de los empleados municipales” y confirmó que “tanto el bono acordado por 7 mil pesos como el aguinaldo serán abonados el próximo 14 de diciembre, lo que habla de un equilibrio y respaldo económico por parte de este Municipio”.

En esa línea, se refirió a la calificación crediticia positiva que se obtuvo a nivel nacional, explicando que “la puntuación fue en el marco del ejercicio 2017 pero estoy convencido de que vamos a mejorar el puntaje para este año. No queremos que esto quede solo como un título sino que se siga con esta línea de evaluación porque no solo servirá para tomar un bono de endeudamiento, sino para ser auditados y corregir errores”.

De esa manera, el titular del área de Economía, cerró su discurso ratificando que “tenemos un presupuesto creíble, con una inversión por 400 millones de pesos en el área social, más la parte deportiva con 223 millones y destinando los ingresos de Rentas Generales a Obra Pública, garantizando así, los pilares centrales de esta gestión en beneficio siempre de la ciudad”.