Tag

Prestamos

Browsing

La administración de Mariano Arcioni proyectó para la primera mitad de 2020 un déficit de 5.116 millones de pesos. A esa suma se le agregan 7.700 millones de pesos que deberá pagar en capital e intereses de la deuda tomada en moneda nacional. Aunque el problema se profundizó durante la gestión de Arcioni, hace diez años que la provincia vive hundida en el déficit y no atina a establecer medidas para aumentar sus ingresos. La proyección del gobierno chubutense es que necesita una ayuda financiera de al menos 9.600 millones de pesos para equilibrar las cuentas públicas, aunque por ahora recibirá 5.000 millones en préstamo de Nación.

La pandemia, la cuarentena y la baja del precio del petróleo profundizaron la gravedad de la crisis provincial. Sin embargo, el descalabro económico de Chubut viene arrastrándose al menos desde 2011 y se ahondó a partir de 2015.

Pese a ser una provincia rica en recursos naturales y capacidades productivas, por los desmanejos de la clase política Chubut se encuentra en una virtual quiebra financiera y fuertemente endeudada en dólares.

A pesar de haber tomado $9.750 millones por el endeudamiento de 650 millones de dólares en 2016, la provincia no consiguió salir de la crisis económica en la que se hunde cada vez más. Genera sufrimiento para los trabajadores estatales y un raquítico servicio a sus habitantes.

Oscuro panorama para la primera mitad de 2020

Si bien la administración arcionista escamotea la información sobre las cuentas públicas y las manipula parcialmente, la posibilidad de acceder a fondos nacionales la obligó a tener que difundir algunos números para que Nación le habilite el acceso a un nuevo crédito en pesos.

De esa información oficial que el Ejecutivo envió al Legislativo como proyecto de ley para que se apruebe el préstamo nacional por los 5.000 millones de pesos, se puede concluir que el panorama por venir será mucho peor que el que viene teniendo la provincia en los últimos meses.

El Ejecutivo informó a los legisladores que para el primer semestre del año tendrá un déficit primario de $2.775 millones y que solamente en julio prevé una ampliación de ese déficit en otros $2.341 millones. Esos resultados negativos arrojarán en los primeros siete meses del año un déficit total de $5.116 millones.

Ahí no terminan los problemas financieros para Chubut, porque además deberá afrontar los pagos por endeudamientos en pesos emitidos en Letras del Tesoro que significarán la cancelación de $3.219 millones por intereses y otros $4.484 millones para el pago del capital.

Para poder cubrir el enorme descalabro financiero, la provincia necesitará como mínimo $9.600 millones. Por ahora solamente consiguió la autorización para acceder a financiamiento nacional por 5.000 millones de pesos, por lo que le quedarían por obtener otros $4.600 millones.

El préstamo de Nación otorgado a través del Fondo Fiduciario comenzó a llegar en tres tramos y tendrá una tasa de interés del 0,10% -ajustable por CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) que fija el Banco Central y que en la actualidad ronda el 20%-.

Los 5.000 millones comenzaron a llegar a Chubut en tres cuotas. Una de 850 millones para el mes de mayo. Como no se había aprobado la ley no se pagó ese mes, pero se sumó al pago de los 1.650 millones de junio y habrá un último desembolso de 2.500 millones de pesos más en julio.

A pesar de tamaña cantidad de fondos tomados como préstamo de Nación, Chubut seguirá necesitando hasta julio $4.600 millones extras para equilibrar en parte sus cuentas públicas, por lo que seguramente buscará que el Gobierno nacional le cubra todo o una parte con Aportes del Tesoro Nacional (ATN).

Un regalo del cielo sin devolución, que por ahora no ha sido confirmado y no se sabe en cuánto consistirá más allá de que se anunciaron 60.000 millones de pesos en ATN a repartir entre las provincias.

¿Cuándo arrancó el problema?

Arcioni se deslinda del problema económico y financiero de Chubut aduciendo por un lado que la crisis es «heredada» de administraciones anteriores, y no se cansa de adjudicarle toda la culpa a las actuales condiciones generadas por la baja del crudo y la cuarentena.

Si bien sus argumentaciones son parcialmente ciertas, no menos verdadero es que él mismo integró el gobierno del fallecido Mario Das Neves como vicegobernador entre los años 2016 y 2017, para luego gobernar en soledad todo 2018 y 2019.

Está claro que los problemas de Chubut no se remontan a 2016 ni mucho menos son consecuencia de los impactos actuales. Su origen se retrotrae a 2011, cuando la provincia comenzó un largo proceso de años consecutivos de déficits primarios permanentes.

2011 fue el último año de la segunda gestión de Das Neves en la provincia y allí arrancaron los déficits. Tuvo un saldo primario de -45,6 millones de pesos a pesar de que en 2010 Chubut tomó deuda por un total de 150 millones de dólares. El resultado financiero de ese año fue de -151 millones de pesos.

Los cuatro años siguientes del gobierno de Martín Buzzi fueron también deficitarios en las cuentas públicas. Durante su gestión se produjeron dos emisiones de deuda en dólares (220 millones en 2013 y 89 millones en 2015). El endeudamiento se volvió a mostrar como una solución inválida y que generaría más problemas a futuro.

2012 cerró con un déficit primario de -58 millones de pesos y un déficit financiero (luego de la toma de préstamos) de -84 millones. 2013 arrojó -193 millones como saldo primario y -249 millones en el ítem del déficit financiero. 2014 concluyó con -908 millones de déficit primario y uno financiero de -1.014 millones. Finalmente 2015 terminó con un déficit primario de -2.263 millones y el financiero trepó a los -2.454 millones de pesos.

La etapa Das Neves – Arcioni

Con la nueva gobernación de Das Neves y Arcioni las cosas no cambiaron para mejor a pesar de haber tomado 700 millones de dólares en deuda. En 2016 el saldo primario fue de -4.411 millones de pesos y el financiero ascendió a -5.166 millones. 2017 cerró con un déficit primario de -5.241 millones y en saldo financiero negativo de -7.213 millones.

Recién en 2018 la provincia concluyó sus cuentas públicas con saldos positivos, pero no fue causa de una buena gestión del recién asumido provisoriamente Mariano Arcioni sino de un ajuste brutal que aplicó sobre los salarios de los estatales.

Ese año la masa salarial de Chubut apenas aumentó 18%, con lo que se les arrebató 32 puntos porcentuales a los sueldos estatales por la vía de no actualizarle los ingresos en un porcentaje acorde a la inflación -que según el IPC Patagonia había llegado al 50,6% interanual-.

Fue así como Arcioni consiguió que le cierren los números y obtuvo un superávit primario de $6.053 millones y uno financiero positivo de $2.412 millones.

Ese mecanismo de ajuste sobre los salarios fue quebrado por los estatales, que lograron la aplicación de las cláusulas gatillo para equiparar los sueldos, tanto hacia el futuro como con el 32% que habían perdido hacia atrás.

2019 concluyó -según los últimos datos oficiales- con un déficit primario de -8.281 millones de pesos y el déficit financiero ascendió a los -8.263 millones de pesos.

Durante el año pasado la masa salarial total del Estado provincial se incrementó 84% frente a la del año anterior, pero la inflación en la Patagonia fue de 54%. Allí se vuelve a observar que la diferencia de variación está dada por los más de 30 puntos porcentuales perdidos en 2018 y recuperados al año siguiente.

El problema no son los gastos, sino los escasos ingresos

El gobierno y la oposición lanzan culpas por el déficit y la crisis financiera de los últimos meses a los aumentos en los sueldos estatales que Arcioni otorgó a los trabajadores con el objetivo de ganar las elecciones del año pasado. Sin embargo, nadie dice una sola palabra sobre los superávits generados cuando le recortaron 32% los salarios a los empleados públicos.

Hasta fines de 2019 las cuentas públicas todavía se estaban equiparando producto de la recuperación de esos puntos porcentuales perdidos en los sueldos, pero de ninguna manera el principal problema se concentra en los incrementos salariales de los estatales.

Es más, en este 2020 es de esperar que la variación de la masa salarial esté inclusive por debajo de los incrementos inflacionarios, producto de los atrasos en los pagos de las cláusulas gatillo.

Esta forma de mirar la realidad que tiene la clase política, con la inmensa mayoría aferrada a sus cargos y sus sueldos suculentos, explica su propia incapacidad para aportar ideas y generar soluciones al problema de fondo.

Habitualmente terminan proponiendo recortes en el gasto público -al que se le deben extirpar los despilfarros políticos y de la corrupción- pero la madre de los desequilibrios se produce porque los ingresos son insuficientes para atender y mejorar la calidad de vida de los habitantes de la provincia. La gran respuesta a generar es cómo deberían incrementarse los ingresos y no solamente cómo achicar los gastos innecesarios.

Los últimos cuatro gobiernos chubutenses han recurrido al endeudamiento en dólares y al ajuste como únicos mecanismos para resolver los desequilibrios de las cuentas públicas.

Una década después, los resultados están a la vista. Los déficits en las arcas públicas y una provincia que cada vez puede contener menos a sus trabajadores y brinda menores o peores servicios al pueblo ponen de relevancia los fracasos y la necesidad de hallar otro tipo de soluciones.

Fuente: El Extremo Sur

La primera prueba de fuego para Andrés Meiszner, el nuevo gran operador político del gobierno de Arcioni, será conseguir que el próximo martes haya sesión en la Legislatura. Meiszner -quien durante esta gestión  ya pasó por la Secretaría de Trabajo y el Ministerio de Educación antes de recalar en el cargo que tenía Carlos Relly, tiene una afinidad con su antecesor Carlos Relly, el ex diputado provincial por la UCR que se hizo de Chubut Somos Todos junto a Rafael Cambareri.

Su pasión por las armas y su absoluta falta de gestión motivaron su alejamiento y el ascenso de Meiszner, el dirigente quilmeo que militaba con Aníbal  Fernández  y que desde hace cinco años  se radicó en Rawson.

Por esas paradojas de la política, también Meiszner tiene pasión por las armas. Al menos era el director del Registro Nacional hasta 2011, cuando debió  renunciar luego de que la Nación  revelara una polémica contratación del Renar por US$ 14,8 millones que provocó, en menos de 24 horas, su cancelación por el Ministerio de Justicia que conducia Julio Alak.

Con ayuda de peso

Claro que Meiszner encontró ayuda de peso para intentar torcerle el brazo a los legislativos que parecen actuar en tándem con el vicegobernador Ricardo Sastre.

Es que así ­ como el ministro de Economía, Oscar Abel Antonena, salió a pregonar en medios amigos el jueves que para que terminen de cobrar marzo los empleados públicos  necesitan que haya sesión en Diputados, un día más tarde Mariano Arcioni consiguió que hace rato se le venía negando: convocar a casi todos los intendentes a Rawson.

Evidentemente, la visita tuvo un interés notorio: no quedarse afuera del reparto de los 350 millones de pesos que el gobernador anunció para los municipios, de los 2.500 que recibirá de Nación, incrementando así­ la deuda del Estado, más  allá de que en esta oportunidad es en pesos, con una tasa baja, a pagar desde el año que viene y sin comisiones para gestores.

Intendentes al tren

Los intendentes chubutenses comienzan a sentir el ahogo financiero propio y ya comenzaron a hablar de lo duro que sería abonar el aguinaldo, con regalías ­en baja y coparticipación de impuestos que prácticamente  dejó de existir.

En ese contexto, acceder a un préstamo del préstamo es una tentación inevitable, por lo que seguramente ya contactaron a sus diputados para que el martes estén ahí­, en sus bancas, para levantar la mano por una causa de peso.

El comodorense Juan Pablo Luque fue aún más allá al declarar que la responsabilidad de que haya sesión depende directamente del vicegobernador Ricardo Sastre.

La presión  sobre APEL

Pero para que haya sesión hay otro aspecto a resolver y que tiene que ver con el anuncio expresado por el sindicato de la Asociación de Personal de Empleados Legislativos (APEL): mantener la retención de servicios hasta cobrar abril.

A la mayoría aún le adeudan marzo y justamente una de las zanahorias que se exhiben en estas horas es que si se avala el nuevo endeudamiento, podrán terminar de cobrar -en junio- el mes de marzo.

Abril está lejos para ellos, así como para todos los empleados públicos y jubilados que cobren más de 65 mil pesos, salvo policías y personal de Salud. Se supone que cuando en julio llegase la segunda cuota del préstamo de Nación podrían percibir otro salario.

Claro que también viene pidiendo pista el aguinaldo, que por ahora se paga en cuotas, según  remarcan desde Economía.

Al titular del gremio legislativo, Angel Sierra, lo pretende apurar también Guillermo Quiroga, el titular de ATE que en todo este tiempo viene mostrando coincidencia de objetivos con el gobierno de Arcioni y que súbitamente demuestra preocupación por la suerte de sus representados.

El dilema del Coronavirus

Con la convocatoria a la Casa Rosada, donde lo recibieron los ministros Wado de Pedro y Martín  Guzmán, Arcioni tuvo un respiro en medio de las peores dos semanas desde que el 1 de noviembre de 2017 se consideró en condiciones de conducir la provincia.

Aterrizó en Rawson con la promesa cierta de un préstamo, aunque le volvieron a recordar la importancia de contar con un plan propio para superar la crisis.

El se propone alinear a los diputados, pero comienza a ser objeto de pedidos de juicio político­ desde diversos sectores, mientras en las redes proliferan las crudas descripciones de las carencias económicas de los estatales que no cobran y que ahora salen a diario a las calles para visibilizar su situación, al menos en Comodoro donde existe mayor flexibilización en el marco de la cuarentena.

Los domingos se hacen oír en todas las ciudades, tratando de mantener las medidas de prevención ante el Coronavirus que esta semana suma cuatro casos en Trelew, provocándole a Arcioni otro frente entre su ministro de Salud y los intendentes de las ciudades del valle que quieren reabrir ya los comercios que debieron cerrar el miércoles, luego del nuevo decreto que Gustavo Sastre en Madryn no acató.

Mientras Fabián Puratich ha declarado que es prudente retroceder en libertades ambulatorias teniendo en cuenta que aún no se identifica a la nueva fuente de contagio, Adrián Maderna y Damián Biss exigen hasta abrir gimnasios, para alegrí­a del ministro Federico Massoni, propietario de uno.

Se trata de otro conflicto en el que debería laudar Mariano Arcioni, quien decretó restringir actividades comerciales y deportivas en Trelew, Rawson, Madryn, Gaiman, Pirámides  y 28 de Julio, pero Sastre lo ignoró en el aspecto comercial, generando la ira pública del radical Biss, a la par que expuso la endeblez del gobernador para que se cumpla alguna decisión de fondo propia.

Es un tema delicado porque las autoridades sanitarias hablan de «foco de contagio», en tanto los políticos  parecen tener el oído más dispuesto para los presidentes de las cámaras de comercio. Y, como en otros temas, el gobernador no luce con la autoridad suficiente para imponer algún criterio.

Lo cierto es que en Rawson se vive un clima de fin de ciclo que ya no ocultan ni los portales que han recibido pautas generosas en los Últimos meses y que empiezan a dar voz en sus programas de radio también, a aquellos que vení­an ignorando.

Incluso han puesto un poco de esfuerzo que va más allá de una mano que empuja un micrófono. Unificaron un discurso en el que no niegan los problemas del Gobierno, ni que empezaron antes del Coronavirus. Pero su conclusión es que aunque Arcioni deje el poder, la situación salarial no cambiará en lo inmediato. Como dice el refrán, entonces, para los portavoces de Arcioni es mejor «malo conocido que bueno por conocer».

En el marco de las medidas económicas de emergencia adoptadas por el gobierno argentino durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los monotributistas y autónomos que reúnan las condiciones necesarias pueden acceder a los créditos a tasa cero que ofrece la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Tal como especifica la página web del organismo, “el monto que podrá solicitar cada persona depende de la categoría en la que está inscrito. El máximo previsto por la normativa es de 150.000 pesos”.

Una vez que la solicitud sea aprobada, el Banco Central se pondrá en contacto con la entidad que le corresponda a cada beneficiario y se avanzará con el trámite. En caso de concretarse, los fondos se acreditarán en la tarjeta de crédito indicada en tres desembolsos sucesivos e idénticos.

El Diario dialogó con beneficiarios de créditos a tasa cero, quienes precisaron los procedimientos que tuvieron que sortear para poder acceder a los préstamos. “La primera parte es sencilla porque te tenes que meter desde la página de la AFIP donde hay un apartado específico y ahí ellos ya tienen predeterminado cuánta plata podes solicitar. Eso te lo acreditan en tres cuotas en una de las tarjetas de crédito que vos tenes”, precisó un beneficiario.

Además, explicó que el dinero que se acredita sirve nada más que para hacer compras y “no sirve para otra cosa”, por lo que tampoco no hay habilitación para retirar efectivo.

Devolución del crédito

En cuanto a la devolución del dinero que reciben los autónomos que solicitaron este tipo de préstamos, los mismos se hacen cancelando a partir de diciembre de este año las compras realizadas con la tarjeta en cuestión. En los casos de haber solicitado una nueva para acceder a estos créditos la cuestión es bastante simple, ya que se pagan esos créditos.

En caso de que se utilicen tarjetas que ya eran propiedad de los beneficiarios, todos los créditos que se gasten hasta el monto habilitado por el crédito se pagarán como si correspondieran al crédito, por lo que no hay una discriminación específica de las erogaciones.

Es decir que si una persona tenía gastos fijos por 10.000 pesos en su tarjeta habitual y se le habilita un crédito en donde la cuota mensual permitida será de 20.000 pesos, los primeros 10.000 (que corresponden a gastos fijos) pasarán como beneficio del préstamo.

El Ministerio de Economía convalidó los criterios de distribución de créditos preferenciales del Estado Nacional a las provincias por un total de $ 60.000 millones, a fin de asistirlas financieramente para paliar los efectos de la pandemia de coronavirus, a través de la Resolución 223/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial.

La norma precisó que los préstamos, que serán canalizados a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP), serán otorgados de acuerdo con las necesidades financieras específicas de cada provincia y por las condiciones estructurales con las que cada jurisdicción puede hacer frente a la actual crisis, según publica Télam.

En el marco de las medidas adoptadas para enfrentar los perjuicios económicos de la pandemia, a principios de abril último se creó el Programa para la Emergencia Financiera Provincial a partir de un trabajo coordinado con el Ministerio del Interior encabezado por Eduardo “Wado” de Pedro, que se plasmó en el Decreto 352/2020.

El objetivo del nuevo programa es reforzar las finanzas provinciales por un total de $ 120.000 millones, cifra que representa el 0,4% del Producto Bruto Interno (PBI).

El 50% de estos recursos están siendo ejecutados a través de Aportes del Tesoro Nacional (ATN), a cargo del Ministerio del Interior, en tanto los $ 60.000 millones restantes serán distribuidos a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial que asignará préstamos con tasa de interés prácticamente nula y periodo de gracia.

Los recursos se asignarán en un 60%, de acuerdo con las necesidades reales de financiamiento en el corto plazo; y en un 20% por el nivel relativo de atraso en las condiciones de vida de la población medido por las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).

El restante 20% se distribuirá según el grado de afectación relativo de cada provincia en el contexto de la emergencia económica y sanitaria, determinado en un 50% por la tasa de informalidad y cuentapropismo; y en otro 50%, por la difusión territorial del coronavirus aproximada por la cantidad de infectados cada 100.000 habitantes.

En ese sentido, se priorizarán las provincias que arrastran desequilibrios financieros estructurales, aquellas donde la desigualdad económica y de oportunidades es más profunda, y donde el perjuicio de la cuarentena sobre los trabajadores en situación de vulnerabilidad es mayor.

Cada provincia podrá solicitar el préstamo del FFDP por hasta un monto máximo establecido por ese criterio, que reúne incluso condiciones más favorables a las que están sujetas en los mercados de deuda en tiempos de normalidad.

La amortización del capital, que será actualizado por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) desde el momento de su desembolso, se efectuará en 36 cuotas mensuales, con un periodo de gracia que va hasta el 31 de diciembre próximo, en tanto la tasa de interés aplicada será del 0,1% anual.

El sistema de pago parcial sigue generando inconvenientes en los empleados estatales de la provincia. El lunes y martes habrá movilizaciones hacia la Casa de Gobierno.

El retraso de pagos a trabajadores estatales de la provincia generó distintos conflictos que aún no se logran resolver. Pese a los inconvenientes que el depósito parcial de sueldos trae a los empleados, el Banco del Chubut debitó los saldos por préstamos y tarjetas de crédito. Esto generó que muchas personas se queden sin dinero que tenían en sus cuentas, a la espera de sus honorarios de junio.

El pago de sueldos en la provincia comenzó con los sectores Policía, Educación, IPV y Lotería pero se desconocen las fechas para otras áreas. Esto generó la organización de movilizaciones para el lunes y martes, sumado al paro que ATE anunció al mostrarse disconforme por lo que consideran un “favorecimiento” a algunas áreas que percibieron sus sueldos antes que las demás.

Se cree que el movimiento a la Casa de Gobierno que tomará mayor fuerza será el día martes con delegaciones de Trelew, Rawson y Puerto Madryn.

 

ADNSur

El Instituto ofrece préstamos para el sector pasivo de la administración pública central de hasta 100 mil pesos con la tasa más baja de interés que existe en el mercado.

Desde el directorio del Instituto de Seguridad Social y Seguros (ISSyS), se recuerdan los beneficios para sus afiliados jubilados y pensionados en materia de préstamos. De esta manera, se incrementaron los montos de 50 mil a 100 mil pesos a devolver con una tasa de interés que es la más baja de mercado.

De esta manera, se incrementó en un 100% los servicios de préstamos para jubilados y pensionados. Se trata de un préstamo en 36 cuotas, aplicando un sistema francés y con un interés que en este momento ronda el 30% anual, que es la mitad que se cobra en cualquier entidad bancaria.

Con el objetivo de acompañar a los comerciantes y pobladores de la comarca andina ante la recesión de la actividad turística y económica en general, el Banco del Chubut anunció una serie de beneficios para los clientes y comerciantes de las localidades de Lago Puelo, El Maitén, El Hoyo, Cholila y Trevelin. Entre otros beneficios se implementaron 18 cuotas sin interés y con menores aranceles a través de Patagonia 365; se aplicó el diferimiento de vencimientos de préstamos por 90 días y se instrumentó una nueva de línea para la negociación de valores de MiPyMe con subsidio tasa por 3 meses.

Al respecto el presidente del Banco del Chubut, Julio Ramírez, explicó que “una de las cosas que hicimos fue poner rápidamente en función con Patagonia 365 el plan “Ahora 18” con cuotas sin interés, para facilitar un poco más los pagos”. Esta medida contempla además la disminución de los aranceles adicionales para los comerciantes de la zona, con el objeto de promover la reactivación de las ventas y también aumentar los beneficios para los emprendedores.

Por otro lado el Presidente indicó que “hicimos un corrimiento de los vencimientos por 90 días para el pago de todas las líneas de crédito de los comerciantes e industriales, es decir para la cartera comercial de todos los clientes de esas sucursales” de la cordillera , detalló que “firmamos un convenio con el gobierno provincial para dar un subsidio de tasa del 10% por esos 3 meses para las líneas de crédito”.

Respecto a las líneas de financiamiento, el Banco anunció una nueva propuesta para los comerciantes denominada URAF que se ofrecerá en las sucursales de Lago Puelo, El Hoyo, Cholila, El Maitén y Trevelin. La alternativa destinada a la compra de bienes de uso, bienes de cambio y/o gastos por refacción, cuenta con interés fijo y una TNA del 17%.

De la misma manera el Banco implementó ahora una línea de 100 millones de pesos “para descuentos de cheques por estos 90 días, con una tasa del 38%”, precisó Ramírez, indicando que de esta manera se suman los beneficios de los 12 puntos subsidiados por el gobierno nacional y se logra una tasa del 38%.

“Las tasas de interés están al 60 o 70 por ciento, asi que tener una tasa al 38 resulta atractivo para el descuento de cheques en toda la comarca” subrayó el Presidente del Banco, añadiendo que este beneficio es extensivo a toda la provincia “porque hay una afectación indirecta, ya que se para el turismo en la cordillera y hay un efecto rebote en otros lugares de la provincia”.