Tag

Precios

Browsing

Este miércoles se conoció la inflación correspondiente a septiembre del 2020. Los precios al consumidor registraron una suba de y interanual. Los precios al consumidor subieron 2,8% en septiembre de 2020 respecto de agosto y acumularon un alza de 22,3% en los últimos nueve meses.

Las divisiones con mayor alza mensual en septiembre del 2020 fueron Prendas de Vestir y Calzados con una suba del 5,8%, seguido de Bebidas Alcohólicas y Tabaco con el 4,3%.

Alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó 3,0% en septiembre y fue la de mayor incidencia en el Nivel general y en todas las regiones. Se destacaron las subas en frutas, verduras, tubérculos y legumbres; carnes y derivados, que fueron parcialmente compensadas con aumentos menores, e incluso algunas bajas, en productos lácteos, aceites, grasas, manteca y bebidas no alcohólicas.

Este miércoles, Mercedes Marcó del Pont, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), se refirió al nuevo cepo al dólar que anunció el martes el Banco Central. La funcionaria no solo defendió la iniciativa sino que también aseguró que no tendrá consecuencias en los precios.

En declaraciones radiales, destacó que gracias a la iniciativa “las reservas van a dejar de chorrear todos los días”. Por otro lado, también se refirió a quienes compran divisas extranjeras y declaró que son el “10% de los argentinos”.

Mercedes Marcó del Pont sobre el nuevo cepo al dólar

Durante la entrevista, explicó que esta iniciativa tiene como objetivo solucionar la falta de dólares en el país. A esto último, lo calificó de “un problema estructural” del país y que en base al mismo se deben aumentar las exportaciones.

A través de la misma, indicó que se podrá frenar la “sangría” de las reservas internacionales, lo cual garantizará “los dólares necesarios para la producción”. “Se aspira a una reducción de la demanda de dólares como activo financiero, ya sea por las compras directas que impactan sobre el Banco Central o indirectas, con las otras formas de elusión de la normativa cambiaria que tienen determinados actores para hacer operaciones a través de títulos”, explicó.

Asimismo, remarcó que la estabilidad es algo que debe garantizarse así como también los medios para “promover el ahorro en nuestra propia moneda”. También rebatió la teoría de que dicho cepo se trate de “una devaluación encubierta”.

“Esto no tendría que impactar en precios de ninguna manera, porque todos los productos que se importan y exportan están asociados al dólar mayorista. Esta carga impositiva es para encarecer el dólar ahorro o los gastos suntuarios en el exterior por parte de los particulares”, señaló Mercedes Marcó del Pont.

 

El Presupuesto 2021, considerado como «realista» por el Gobierno nacional, está basado en supuestos «prudentes» acerca de la evolución futura de la economía local, en un contexto de pandemia de coronavirus.

PBI

Entre los principales supuestos macroeconómicos del Presupuesto 2021, se destaca el Producto Bruto Interno (PBI), que prevé una evolución de una caída de 12,1% en 2020 a subas de 5,5% en 2021, 4,5% en 2022 y 3,5% en 2023.

Consumo

En el caso del consumo privado, considera que se pasará de un descenso de 13,6% este año a incrementos de 5,5% en 2021, 4,7% en 2022 y 3,6% en 2023; y del consumo público, de una baja de 2,1% en 2020 a un alza de 2,0% en 2021, 2,2% en 2022 y 2,0% en 2023.

Inversiones

En la inversión, de una caída de 25,6% prevista para este año se pasaría a un crecimiento de 18,1% en 2021, 10,1% en 2022 y 6,6% en 2023.

Exportaciones e importaciones

En exportaciones, se espera pasar de un descenso de 14,2% a subas de 10,2% en 2021, 6,5% en 2022 y 5,3% en 2023; y en importaciones, de una caída de 21,9% a incrementos de 16,3% en 2021, 10,0% en 2022 y 7,7% en 2023.

En consecuencia, en el saldo comercial calcula un descenso desde los US$ 17.260 millones de 2020, pasando por US$ 15.087 millones de 2021 y US$ 14.302 millones en 2022 hasta US$ 12.928 millones en 2023.

Precios

Finalmente, en el Indice de Precios al Consumidor, se prevé un descenso desde los 32,0% esperados para este año a 29,0% en 2021, 24,0% en 2022 y 20,0% en 2023; con una evolución del Tipo de Cambio Nominal (TCN) de $81 a fin de año a $102,4 a fines de 2021, $124,8 en 2022 y $146,6 en 2023.

El Gobierno prorrogó hasta el 31 de octubre próximo la vigencia de los precios máximos para 304 productos de consumo masivo que incluyen alimentos, bebidas, artículos de higiene y limpieza, cuyos valores deben ser los que regían al 6 de marzo último, en el marco de las medidas para paliar la crisis económica por la pandemia de coronavirus Covid-19.

La resolución 254/2020 de la Secretaría de Comercio Interior, publicada este lunes en el Boletín Oficial, extiende los alcances de la resolución 100/2020 de la misma dependencia.

La medida incluye a todos los almacenes, mercados, autoservicios, supermercados e hipermercados, a excepción de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), y a los establecimientos comerciales mayoristas de venta de productos de consumo masivo que cuenten con salón de ventas.

Estos deben mantener para 304 productos como precios máximos de venta al consumidor final aquellos efectivamente informados por cada comercializadora al Sistema Electrónico de Publicidad de Precios Argentinos (SEPA) vigentes al 6 de marzo de 2020.

Lo mismo rige para todos los distribuidores, productores y comercializadores de cosas muebles, obras y servicios, y prestaciones, que se destinen a la producción, construcción, procesamiento, comercialización, sanidad, alimentación, vestimenta, higiene, vivienda, deporte, cultura, transporte y logística, y esparcimiento.

En este caso deben mantener los precios vigentes al 6 de marzo último para venta a consumidores, hipermercados, supermercados, almacenes, mercados, autoservicios, mini mercados minoristas y supermercados mayoristas.

Además, Comercio Interior intimó a las empresas que forman parte integrante de la cadena de producción, distribución y comercialización “a incrementar su producción hasta el máximo de su capacidad instalada y a arbitrar las medidas conducentes para asegurar su transporte y provisión durante el período de vigencia de la presente medida”, informó Red 43.

Los precios de los medicamentos para afiliados al PAMI se mantendrán congelados hasta el 31 de octubre, y abarca a todos los incluidos en el vademécum de la obra social, tanto de fabricación nacional como los importados, se informó hoy.

“Más de 5 millones de jubilados y pensionados de todo el país seguirán siendo beneficiados con la provisión de medicamentos, tanto de forma gratuita como con descuento, tras el acuerdo que el PAMI logró con las cámaras industriales farmacéuticas que nuclean a los laboratorios nacionales que prorroga el convenio de congelamiento de precios hasta el 31 de octubre próximo”, informaron esta tarde desde la obra social.

El convenio beneficia a las personas afiliadas al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados y a la obra social que, de esta manera, “consiguió un ahorro importante en sus compras periódicas a la industria del sector”, agregaron a través de un comunicado de prensa.

La prórroga del convenio fue rubricada por la directora ejecutiva de PAMI, Luana Volnovich, junto a los responsables de Cilfa (Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos), Caeme (Cámara Argentina de Especialidades Medicinales) y Cooperala (Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos).

Al respecto, Volnovich consideró que “el acuerdo es producto de un esfuerzo conjunto entre el instituto y la industria farmacéutica, que nos está acompañando en este momento difícil de la pandemia”.

Por último, se informó que “se acordó la constitución de una mesa de trabajo que favorezca la comercialización de medicamentos de producción nacional, que a partir de este mes gozan de una reducción del 3% en la contribución actual de la industria”.

El representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, advirtió que los precios de los alimentos se incrementaron un 3,26% durante la primera quincena de agosto. Aseguró que las subas se vinculan con la «falta de controles y razones especulativas de los empresarios» en el contexto de la pandemia.

Los productos que más se encarecieron en el relevamiento son: leche en sachet (9,1%), aceite (8,6%) y berenjenas (8,7%). Considerando por rubros, los precios de Almacén subieron un 3,2%, los de Frutas y Verduras (3,95%) y el de Carnes (3%).

En ese marco, el representante de la entidad aseguró que los grandes grupos económicos «no cumplen con las disposiciones legales vigentes», por lo cual propuso aplicar la Ley de Observatorio de Precios. «Se trata de una ley que aprobó en 2014 y que sólo se aplicó durante unos meses por aquel año», advirtió en medios nacionales.

El índice de precios mayoristas subió 3,5% durante julio, mientras que el costo de la construcción avanzó 2,2% informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Con la difusión de estos datos, la dependencia oficial completó la información de índices relacionados con la evolución de los precios, que comenzó la semana pasada con la variación del costo de vida que marcó en julio un incremento de 1,9%.

Con la suba registrada en el séptimo mes del corriente año, los precios mayoristas acumularon un aumento de 10,2% en lo que va del 2020, y 44,5% en los últimos doce meses.

En la construcción, por su parte, los precios subieron 12,5% entre enero y julio, mientras que largo de doce meses avanzaron 39,8%.

En el caso de los precios mayoristas, la suba estuvo impulsada por un aumento del 6,1% en los productos primarios, del 2,8% en los manufacturados, 3,8% en importados y o,4% en el costo de la electricidad.

De manera más específica, se destacaron los aumentos del 12,1% en el precio del Petróleo Crudo y Gas, del 2,4% en productos Agropecuarios, 3,5% en Pesqueros y del 2% en los Minerales no metálicos, vinculados a la construcción.

Entre los productos manufacturados se anotaron las subas del 1,7% en Alimentos y Bebidas, del 1,8% en Textiles, del 4,2% en Químicos, 4,66 en Caucho y Plástico, y 3,5% en Minerales no metálicos.

También se anotaron subas del 3,4 % en Máquinas y equipos, del 5,7% en Aparatos Eléctricos, 2,4% en automotores, y de 6,6% en “otros medios de transporte”, entre otros.

De esta forma, en lo que va del año, los Productos Agropecuarios acumularon una suba del 13,8%, los Pesqueros del 14,7% y los Minerales no metalíferos, del 21,4%.

 

El índice de precios al consumidor avanzó 1,9% durante julio a nivel nacional, tres décimas por debajo del 2,2% que registró en junio, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Con esta suba, el acumulado del año alcanzó al 15,8%, mientras que la inflación minorista de los últimos doce meses ascendió al 42,4%. Sin embargo, en la región patagónica los precios se encarecieron durante julio un 2,7%, casi un punto por encima del promedio en el país.

En julio, los rubros equipamiento y mantenimiento del hogar (3,9%) y recreación y cultura (3,3%) fueron los que mostraron mayor crecimiento a nivel país, principalmente por subas observadas en los precios de equipos electrónicos y electrodomésticos.

En tanto, el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas -el de mayor peso en la medición del índice-, registró un avance de 1,3% en julio, con aumentos en los precios de infusiones, frutas, carnes y derivados, y pescados y mariscos, y las bajas más destacadas en verduras, tubérculos y legumbres.

El ítem prendas de vestir y calzado, que exhibió un incremento de 3,3%, marcó una importante heterogeneidad entre regiones, con variaciones más altas en Cuyo y Patagonia en indumentarias, y subas mayores de los calzados en la región Pampeana.

En el Gran Buenos Aires, en tanto, donde las medidas de aislamiento siguen parcialmente vigentes, la variación de los precios de ambos rubros fue la menor a nivel país.

En julio, los precios de los bienes aumentaron 2,3%, y los servicios, muchos de los cuales tienen sus tarifas congeladas desde el año pasado, 1,1%.

En tanto, los precios de los productos atados a cuestiones estacionales, como es el caso de las prendas de vestir, el turismo o determinados alimentos, aumentaron 0,9% durante el séptimo mes del año, mientras que los precios regulados, como los de los servicios público, avanzaron 0,5%.

En el primer caso, incidió la baja observada en verduras, tubérculos y legumbres, mientras que en el segundo prevaleció la estabilidad de los principales rubros que integran dicha categoría, principalmente tarifas de servicios públicos, planes de telefonía celular y servicios educativos.

Al analizar el IPC de julio, fuentes del Banco Central destacaron la «desaceleración» registrada respecto al mes previo, cuando se ubicó en el 2,2%.

«Sin aumentos previstos en los servicios regulados y con una variación del componente estacional inferior al de los últimos meses el nivel promedio de los precios minoristas fue menor al de junio», dijeron las fuentes.

«La acotada volatilidad cambiaria favorecida por la política de flotación administrada del BCRA contribuyó a que la inflación interanual continuara descendiendo respecto a 2019», explicaron desde la entidad monetaria.

En julio, la inflación, tanto a nivel general como en la núcleo (2,5%), se ubicaron significativamente por debajo de la registrada en julio y diciembre del año pasado.

Bajo la incidencia de los Precios Máximos y Cuidados, los valores de los alimentos y bebidas tuvieron subas acotadas, reflejando en parte los aumentos habilitados a partir del 15 de julio en las nuevas listas de ese programa.

Si bien se espera que el reacomodamiento de precios de algunos servicios con la reapertura de actividades impacten en el nivel general en los próximos meses, el proceso de convergencia a menores niveles de inflación seguirá afianzándose, proyectaron en el Banco Central.

POR REGIONES

Por zonas, las subas más importantes en los precios minoristas se dieron en la Región Patagónica (2,7%), Cuyo (2,3%), Noreste (2,2%) y Pampeana (2,1%), todas por encima del promedio general de 1,9%.

En tanto, en la Región Noroeste el incremento fue de 1,9%, mientras que el área metropolitana del Gran Buenos Aires (GBA) fue la que menos subió, con el 1,6% promedio.

En lo que va del año, y con un alza del 15,8% en promedio, el rubro alimentos y bebidas acumuló una suba del 18,7%; las prendas para vestir y valzado, 29,6%; equipamiento y mantenimiento del hogar, 16,7%; transporte, 11,3%; educación, 18%, y vivienda, agua, electricidad y gas, 4,8%.

El índice de Precios del consumidor aumentó durante julio 1,9%, por debajo del 2,2% que había registrado en junio, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Las divisiones Equipamiento y mantenimiento del hogar (3,9%) y Recreación y cultura (3,3%) fueron las que mostraron el mayor crecimiento, principalmente por subas observadas en equipos electrónicos y electrodomésticos.

En tanto el rubro “Alimentos y bebidas no alcohólicas” el de mayor “peso” en la medición, registró una suba de 1,3% en julio, donde los aumentos que se observaron en infusiones, frutas, carnes y derivados, y pescados y mariscos fueron parcialmente compensados por la retracción en verduras, tubérculos y legumbres.

En cuanto a “Prendas de vestir y calzado exhibió un incremento de 3,3%, aunque con heterogeneidad entre las distintas regiones: variaciones más altas en prendas en Cuyo y Patagonia y en calzados en Pampeana y NEA, mientras que GBA fue la de menor aumento en ambos rubros.

Con la suba del 1,9% de julio, los primeros siete meses del año acumularon un aumento del 15,8%, y en los últimos doce meses el 42,4%, informó el organismo.

El Centro de Estudios José María Rey del Partido Socialista hizo conocer un nuevo relevamiento de precios, que viene realizando desde hace tiempo en la ciudad.

El instituto, que pertenece al Partido Socialista indicó que “hemos relevado la variación de precios correspondiente al mes de julio de 2020 para medir la inflación que tuvimos los madrynenses respecto al mes de junio” de este año.

Desde el mencionado centro indicaron que “recordamos que lo hacemos relevando 50 productos especialmente elegidos en 5 bocas de expendio de nuestro medio. Es así que, realizado el relevamiento y comparando los resultados se observa que, durante el mes de julio fue del 3,6 por ciento”.

“Del análisis de los resultados surge que el nivel de aumentos de la canasta básica evidencia una disparada que representa más del doble del mes anterior. No es una buena noticia si tenemos en cuenta que la economía se ha derrumbado y que la crisis que estamos pasando en Chubut hace que la mayoría de los trabajadores no cobren sus salarios” en referencia a los trabajadores del estado provincial.

Aseguran desde el Instituto José María Rey que “en consecuencia, la proyección anual, partiendo de enero 2020, llegará al 26 por ciento, es decir que quien gastaba 20.000 en enero 2020 gastará 25.200 pesos en enero 2021”, mientras que agregan que “si bien el gran paso dado en pos de la reestructuración de la deuda externa es una buena noticia para bajar la presión inflacionaria, aún existen otros factores que siguen tapando una inflación reprimida y que, de no corregirlos, pueden dar inicio a una nueva escalada de precios”.

Mencionan que algunos de estos factores son “el congelamiento de tarifas de servicios públicos y combustibles que necesariamente deberán ser actualizadas; una excesiva emisión monetaria sin respaldo que, de mantenerse en el tiempo generará inflación” mientras que destacan que “no existe un plan económico que de certezas a los actores económicos de la macroeconomía generando desconfianza” a la vez que mencionan como un factor inflacionario el “aumento del desequilibrio fiscal que se está financiando con emisión” y un “retraso en la paridad cambiaria”.

Por último, agregan que “nuestro centro mide solamente cuatro rubros de la canasta básica de los hogares, esto es alimentos cárneos, artículos de limpieza, frutas y verduras, lácteos y alimentos secos, no mide en consecuencia tarifas de servicios, vestimentas, ni gastos de esparcimientos”.