Tag

pospandemia

Browsing

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, aseguró hoy que en este contexto de crisis económica debido a la pandemia de coronavirus «se lanzaron medidas para que no perdiéramos vidas ni empresas» y remarcó que «es una etapa de resistencia del tejido productivo».

El mandatario provincial aseguró que se trabajó para «mantener vivas a las empresas y las fuentes de trabajo» y destacó que Buenos Aires «es la provincia productiva por excelencia, y esa es la responsabilidad que asumimos».

«El planeta enfrenta hoy la recesión más grande en décadas por el coronavirus», afirmó, y estimó que este año cerrará con una caída del producto bruto a nivel global de 4%.

Kicillof efectuó esas declaraciones en La Plata, al describir el contexto que atraviesa hoy el mundo y el país, en el marco de la presentación de un plan de reactivación pospandemia.

El plan

Según se precisó desde la Gobernación, el programa hará eje en infraestructura y obra pública, asistencia productiva y fomento de la demanda, créditos para el desarrollo productivo y asistencia tributaria.

«Además de atender a la recuperación del tejido productivo y el mercado interno, este plan apunta a dar respuesta a necesidades básicas postergadas. Algunas de las medidas que incluye el plan integral son obras de agua y saneamiento, y un plan provincial de viviendas», graficaron desde la gobernación.

Se impulsará un Plan Quinquenal de obra pública que incluye trabajos hidráulicos, viales y de arquitectura; construcción de viviendas, cloacas y agua potable con una inversión de $ 800.000 millones
El ministro de Infraestructura bonaerense, Agustín Simone, aseguró el fin de semana en declaraciones a Télam que, con el objetivo de reactivar la economía y el empleo en la provincia, se impulsará un Plan Quinquenal de obra pública que incluye trabajos hidráulicos, viales y de arquitectura; construcción de viviendas, cloacas y agua potable con una inversión de $ 800.000 millones.

Entre las presentaciones de hoy, se anunciará el plan provincial de infraestructura productiva que abarca infraestructura portuaria, desarrollo de los agrupamientos industriales, infraestructura turística y cultural, así como la puesta en valor de la infraestructura científica.

También la mejora de los caminos rurales; infraestructura eléctrica y red de gas natural; obras hidráulicas; urbanización de barrios populares.

De acuerdo con los voceros, el programa pospandemia también contempla un plan de asistencia productiva y fomento de la demanda que impulse a los sectores productivos para bienes de capital, inversión productiva y de acceso a la demanda; así como líneas de financiamiento para producción agropecuaria e impulso a la apertura de mercados para exportaciones.

Kicillof anunciará, además, medidas impositivas entre las que se destacan planes de pago para regularizar deudas; bonificaciones en Ingresos Brutos; disminución de alícuotas en distintos regímenes de recaudación; y una mejora en el procedimiento de devolución de saldos a favor.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, presentará esta tarde un programa integral de reactivación productiva para la pospandemia, que contempla un plan de obra pública, beneficios crediticios e impositivos, asistencia a distintos sectores y medidas para mejorar las exportaciones, informaron fuentes del Poder Ejecutivo.

Junto con los ministros Augusto Costa (Producción), Agustín Simone (Infraestructura), Mara Ruiz Malec (Trabajo), Juan Cuattromo (Banco Provincia) y el titular de ARBA, Cristian Girard, el mandatario provincial dará a conocer desde las 15.30 en el Salón Dorado de la Gobernación un programa que abarca obras de infraestructura y desarrollo productivo con eje en el empleo.

Según se precisó desde la Gobernación, el programa hará eje en infraestructura y obra pública, asistencia productiva y fomento de la demanda, créditos para el desarrollo productivo y asistencia tributaria.

«Además de atender a la recuperación del tejido productivo y el mercado interno, este plan apunta a dar respuesta a necesidades básicas postergadas. Algunas de las medidas que incluye el plan integral son obras de agua y saneamiento, y un plan provincial de viviendas», graficaron desde la gobernación.

Se impulsará un Plan Quinquenal de obra pública que incluye trabajos hidráulicos, viales y de arquitectura; construcción de viviendas, cloacas y agua potable con una inversión de $ 800.000 millones.

El ministro de Infraestructura bonaerense, Agustín Simone, aseguró el fin de semana en declaraciones a Télam que, con el objetivo de reactivar la economía y el empleo en la provincia, se impulsará un Plan Quinquenal de obra pública que incluye trabajos hidráulicos, viales y de arquitectura; construcción de viviendas, cloacas y agua potable con una inversión de $ 800.000 millones.

Entre las presentaciones de hoy,  Kicillof  anunciará el plan provincial de infraestructura productiva que abarca infraestructura portuaria, desarrollo de los agrupamientos industriales, infraestructura turística y cultural, así como la puesta en valor de la infraestructura científica.

También la mejora de los caminos rurales; infraestructura eléctrica y red de gas natural; obras hidráulicas; urbanización de barrios populares.

De acuerdo con los voceros, el programa pospandemia también contempla un plan de asistencia productiva y fomento de la demanda que impulse a los sectores productivos para bienes de capital, inversión productiva y de acceso a la demanda; así como líneas de financiamiento para producción agropecuaria e impulso a la apertura de mercados para exportaciones.

Kicillof anunciará, además, medidas impositivas entre las que se destacan planes de pago para regularizar deudas; bonificaciones en Ingresos Brutos; disminución de alícuotas en distintos regímenes de recaudación; y una mejora en el procedimiento de devolución de saldos a favor, señaló Télam.

Los sistemas integrales de cuidados pueden convertirse en un verdadero motor de la recuperación socioeconómica de la región que no deje a nadie atrás, y que no dependa sólo de las mujeres, subrayaron Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, y María Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, durante el lanzamiento del documento «Cuidados en América Latina y el Caribe en tiempos de COVID-19. Hacia sistemas integrales para fortalecer la respuesta y la recuperación».

«La crisis del COVID-19 debe transformarse en una oportunidad para fortalecer las políticas de cuidados en la región, desde un enfoque sistémico e integral. Esto significa incorporar a todas las poblaciones que requieren cuidados y generar sinergias con las políticas económicas, de empleo, salud, educación y protección social, sobre la base de la promoción de la corresponsabilidad social y de género. Esta es la única manera de afrontar con éxito las diversas consecuencias e impactos económicos y sociales causados por la pandemia, y lograr reconstruir con mayor igualdad y sin dejar a nadie atrás», enfatizó Bárcena de la Cepal.

Por su parte Vaeza recalcó que «esta crisis es excepcional y requiere de cambios profundos y la ampliación de la protección social, lo que implica nuevos contratos sociales. Es hora de tomar en serio la inversión pública en salud y creación de empleo con un enfoque de género y derechos. La inversión en políticas de cuidados genera un triple dividendo ya que, además de contribuir al bienestar de las personas, permite la creación directa e indirecta de empleo de calidad y facilita la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo lo que supone un retorno de ingresos para el Estado vía impuestos y cotizaciones y una mayor renta para las personas». Y agregó que «si los gobiernos no se toman en serio la necesidad de fortalecer sistemas de cuidados con corresponsabilidad, esta crisis puede dejar a muchas mujeres fuera de la economía y sin poder ejercer sus derechos económicos y sociales».

Encabezado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se reunió nuevamente este jueves el gabinete económico, para avanzar en un plan de 60 medidas que permitan reactivar la actividad económica en la pospandemia. Entre ellas, evalúa la reformulación de la asistencias a las empresas según situación productiva y de facturación; la creación de nuevas líneas de crédito productivo y el congelamiento de tarifas, pero «no está en estudio» la modificación en el cupo de compra de 200 dólares mensuales.

Así lo señaló el secretario de Política Económica, Haroldo Montagu, encargado de explicar, al finalizar el encuentro, los diferentes ejes sobre los que trabaja el Gobierno nacional.

«Lo que hicimos fue analizar posibles futuros para el programa de Asistencia a la Producción y el Trabajo ATP5 que se viene, revisando la criticidad de algunos sectores en la emergencia, sectores en los que vemos algún tipo de reactivación y recuperación, para ver de qué manera se los puede asistir», precisó el funcionario.

Según indicó la Agencia NA, Montagu indicó que en el marco del «paquete de medidas COVID, hay un gran arsenal de medidas vinculadas al crédito productivo», con el objetivo de «mejorar y ver si hay algún tipo de ajuste necesario para hacer».

Uno de los ajustes previstos tiene que ver con las modificaciones en los ATP, la ayuda para el pago de salarios en las empresas. Este viernes vence el plazo para la inscripción al ATP4 y, de acuerdo con los datos oficiales, esta edición de julio supera las 150 mil empresas y alcanza a más de 2 millones de trabajadores.

Para Montagu se observa «una leve recuperación, de un piso de actividad aún muy bajo», por lo que se está «evaluando el nivel de criticidad de los sectores sobre la base a los niveles de actividad y de facturación que han exhibido, para realizar los ajustes que sean necesarios» en los próximos meses.

El secretario de Política Económica se refirió también al cupo para la compra de dólares y los aumentos de precios, tras el incremento autorizado esta semana para el expendio de combustibles, dos temas críticos para el bolsillo, fundamentalmente de la clase media.

Respecto del dólar, Montagu negó que haya sido tema tratado durante la reunión, pero aclaró que «no está en discusión» el cupo de compra de 200 dólares mensuales al valor oficial. No obstante, destacó las «medidas que ya fueron anunciadas y se van llevando a cabo vinculadas a la restauración de un mercado de capitales en moneda doméstica para atacar de manera estructural y de raíz a la cuestión vinculada a la oscilación de estas variables macroeconómicas, por ejemplo el tipo de cambio».

En cuanto a los combustibles y su repercusión en la inflación, el funcionario evaluó que «tradicionalmente el impacto de los combustibles en todo el IPC (Índice de Precios al Consumidor), a nivel general, es bajo», pero que «debería mantenerse de esa manera, dado el nivel de aumento que ha tenido». Además, aclaró que «no está en estudio» el aumento de otras tarifas».

Del encuentro en Casa Rosada participaron también la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco; los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Trabajo, Claudio Moroni; y los titulares de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; de Banco Central, Miguel Pesce; y de la Anses, Fernanda Raverta.

El Gobierno empezó esta semana a desplegar su agenda para la pospandemia, con la puesta en marcha de planes de obras financiados por el Estado Nacional con los que se propone darle impulso a la reactivación económica y al desarrollo descentralizado del país.

En lo que fue una semana de alivio y optimismo por el acuerdo con los bonistas, el Gobierno realizó esta semana anuncios, con el eje puesto en la obra pública y la construcción como el principal motor para dinamizar en el corto plazo la recuperación de la actividad económica y la generación de empleo genuino.

El presidente Alberto Fernández presentó esta semana un plan de obras públicas para cinco provincias y puso en marcha el nuevo Procrear, el plan de viviendas y adelantó algunas de las obras de infraestructura que estarán contempladas dentro del paquete de las 60 medidas que el Gobierno afina en diálogo permanente con las provincias y en coordinación entre todo el gabinete.

En el que fuera su primer acto público luego del acuerdo por la deuda externa, Fernández relanzó el martes pasado el plan Procrear, por el que se otorgarán 3000 mil créditos para la construcción, ampliación y refacción de viviendas, a partir de una inversión estatal de 25.000 millones de pesos.

“En política nada es más importante que la palabra empeñada y yo siento que estamos cumpliendo con nuestra palabra. Les dijimos a los argentinos que íbamos a poner el país de pie. Y que la deuda, que era un enorme condicionante que teníamos, no nos iba a impedir lograr un proceso de desarrollo y contar con los recursos necesarios para que ese desarrollo se vuelque no a la especulación sino a la producción y al trabajo. Y lo estamos logrando”, sostuvo en ese acto.

Hoy se conoció que, en las primeras 48 horas, la inscripción para el Procrear superó las 50 mil solicitudes, según informó la titular de la Anses, Fernanda Raverta.

El anuncio del Procrear fue complementado días después en Casa Rosada en un acto sobre el lanzamiento del Plan Nacional de Suelo Urbano que encabezaron ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, junto a los ministros del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro y su par de Desarrollo Territorial y Hábitat, también a cargo del Procrear y presente en el anuncio del martes.

En contacto virtual con intendentes de todo el país, Cafiero sostuvo que frente a “una pandemia que azota”, el Gobierno avanza para que “no queden postergadas las prioridades” fijadas al comienzo de la administración y señaló que ahora “vuelven a la agenda pública de la reactivación y la recuperación que estamos todos esperando”.

En videoconferencia con sus gobernadores desde Olivos, el Presidente también encabezó esta semana el anuncio de un plan de obras de infraestructura para las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, San Juan y Santa Cruz, que tendrá una inversión estatal de 22.000 millones de pesos.

En las próximas semanas, se conocerán obras para otras provincias, también consensuadas con los gobernadores en el diálogo impulsado por Fernández y llevado adelante por De Pedro, junto a los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Economía, Martín Guzmán, que concluyera el lunes pasado con la visita de Axel Kicillof.

“Gracias a los gobernadores, porque junto con ellos estamos haciendo el país que soñamos”, los elogió durante un acto, para luego volver a destacar el acuerdo con los bonistas y señalar que “semejantes montos de deuda nos condicionaban absolutamente” y que, incluso, comprometían un plan de obras como el que se anunciaba para estas cinco provincias y que “nos permite generar 170 mil puestos de trabajo”.

El Presidente señaló que “las provincias cuyanas no pueden seguir sacando sus exportaciones por el puerto de Buenos Aires y pagando los costos extra que significa y que “el Corredor Bioceánico es prioritario”.

“Ayer hablábamos de esto con Wado de Pedro sobre dónde están las prioridades y la salida al Pacífico es una prioridad total”, expresó Fernández sobre una de las obras claves que serán presentadas dentro del paquete de las 60 medidas, según confiaron a Télam fuentes de Casa Rosada.

«La pandemia nos ha demostrado cómo es la Argentina: un país concentrado en el puerto de Buenos Aires. Esa Argentina no es una buena Argentina y estas obras hacen una mejor Argentina», remarcó el mandatario, para luego señalar que «es una decisión del Estado dar mejor infraestructura y que el transporte de carga y personas funcione mejor en todo el país».

El Ejecutivo tiene «listo» el paquete de 60 medidas para reactivar la economía atravesada por la pandemia de coronavirus, pero todavía articula con los gobernadores para sumar aportes y lograr así el «mejor impacto» posible desde lo «regional».

El Gobierno finalizará mañana una ronda de diálogo con los gobernadores, previa a dar a conocer un paquete de 60 medidas diseñadas para la pospandemia, que incluye iniciativas gestadas desde las provincias para potenciar la matriz productiva y las economías regionales, y que será anunciado en los próximos días por el presidente Alberto Fernández.

Fuentes oficiales confirmaron que el Gobierno ya tiene «listo» el paquete de 60 medidas para reactivar la economía atravesada por la pandemia de coronavirus, pero todavía articula con los gobernadores para sumar aportes y lograr así el «mejor impacto» posible desde lo «regional».

Por instrucciones del Presidente, los ministros del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro; de Economía, Martín Guzmán y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, concluirán el diálogo abierto semanas atrás para definir la agenda de desarrollo y reactivación económica.

Mañana, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, el último de las 24 jurisdicciones consultadas, será recibido en Casa Rosada por los ministros para evaluar la situación en la provincia y llevar luego ese análisis al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que articula las medidas con cada área.

El encuentro estaba previsto para el viernes pasado, pero finalmente debió ser postergado porque el Gobernador acompañó ese día en la Residencia de Olivos el anuncio presidencial sobre la continuidad del aislamiento obligatorio, en el marco de la pandemia de coronavirus.

El Jefe de Gobierno  nacional , Horacio Rodríguez Larreta, quien también estuvo el viernes en Olivos, ya había llevado sus propuestas el día anterior a una reunión que mantuvo en Casa de Gobierno con los ministros nacionales.

Producto del consenso, el lanzamiento de las medidas oficiales exhibirá que el «trabajo coordinado» continuará en la próxima etapa, del mismo modo en el que hoy se trabaja sobre las medidas sanitarias.

El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y su vicejefa Cecilia Todesca, son los articuladores frente a cada una de las áreas que interviene en el paquete, en paralelo con los detalles del Presupuesto para el próximo año, en donde quedarán asentadas las partidas para financiar el programa para la pospandemia.

El paquete será impulsado a través de decretos, programas estatales y proyectos de ley que llegarán al Parlamento, según aseguraron altos funcionarios.

Los anticipos de Cecilia Todesca

Ayer, Todesca aseguró que la prioridad estará puesta en «poner a la producción nacional en el centro de la escena» y en «empezar a recuperar capacidad» y anticipó que habrá dos categorías dentro del paquete de las 60 medidas: «Una será más para lo inmediato para ayudar a empresas y familias, y otras para la transformación productiva que es a más largo plazo».

En declaraciones formuladas a Radio Nacional, la funcionaria enfatizó que para la etapa de la reactivación el gobierno trabajará «con dos músculos: el gasto público directo y el crédito productivo que es algo que en la Argentina no existía».

«En el gobierno de Macri era sólo un rueda de especulación financiera. Salimos de ese esquema y hoy hay crédito. En cuatro meses el crédito, aun en pandemia, creció 1,4%. Tenemos que redireccionar el ahorro en pesos a la producción. Desde un kiosco que compra una heladera hasta una gran industria que compra maquinaria», argumentó.

El armado del paquete se apoya en el compromiso asumido por el Presidente durante la campaña electoral de involucrar a los gobernadores «con proyectos gestados desde las provincias», en un plan que incluirá desde el anuncio de obras de infraestructura, mejoras en la capacidad energética, urbanización, programa de viviendas y otras iniciativas con las que se espera potenciar la competitividad en tiempos de pospandemia.

Vaca Muerta y el comercio exterior

Fuentes de Casa Rosada confirmaron a Télam que entre los anuncios está incluido el proyecto oficial para Vaca Muerta y otros para mejorar el comercio exterior, con infraestructura oceánica como punta de lanza, entre diversos ejes en los que trabaja el Gabinete.

Los gobernadores pidieron «más y mejor energía» y «obras públicas que mejoren la infraestructura» de cada distrito para «potenciar la matriz productiva» y «encender las economías regionales a través de un desarrollo más equitativo», señalaron.

Las «medidas de emergencia» dispuestas durante la pandemia le darán lugar en una próxima etapa a las de la «recuperación», con iniciativas que «motoricen la producción y el consumo» según los «modelos productivos y las cadenas de valor» de cada realidad provincial.

La Ciudad de Buenos Aires, cuya principal actividad económica no es la del sector industrial, apuesta a que la reactivación económica llegue a través de la construcción.

Con esa premisa, Rodríguez Larreta conversó con los funcionarios nacionales y propuso que se analice la posibilidad de que terrenos que hoy están bajo la órbita de la Nación sean transferidos a la administración porteña y contemplados dentro de un plan que impulse la construcción y la generación de empleo.

Para enfrentar la pospandemia y reactivar la economía, el Gobierno nacional impulsa la conformación de polos locales por fuera de los grandes aglomerados urbanos y la utilización de tierras estatales para la producción industrial y agraria, así como la construcción de viviendas a través del programa Procrear.

La iniciativa se enmarca dentro del Plan Nacional de Suelos y que, junto al Procrear y otros proyectos, fue analizado esta semana durante una reunión multiministerial que se realizó en la Casa Rosada, en la que quedó conformado el Gabinete de Tierras, encabezado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Las herramientas forman parte de las 60 medidas para la pospandemia que anticipó ayer el presidente Alberto Fernández para «ir abandonando la etapa de la emergencia y pasar hacia la de la recuperación», según precisó hoy Cafiero.

«Tenemos expectativa de que la recuperación venga pronto, pero sin descuidar la lucha contra pandemia», dijo Cafiero esta mañana en declaraciones a las radios 10 y Del Plata, en las que indicó que en los próximos días el Presidente «hará una presentación general» de las medidas, que «sirva de disparador para que cada área de gobierno lleve adelante la parte del programa que le toca».

En materia de tierras y viviendas, esta semana, la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa -que integra ese gabinete- ya adelantó que se busca una «descentralización territorial y un país más equilibrado».

En este marco, Bielsa anticipó que la semana próxima el Presidente anunciará una nueva etapa del plan Procrear -de acceso a la vivienda y generación de empleo-, que se complementará con el Plan de Suelos, y busca terminar con la dicotomía que existe en muchos lugares donde «el suelo es más caro que la casa».

El Plan Nacional de Suelos alcanzará a todo el país con el objetivo de «la generación de lotes con servicios para ampliar el acceso al suelo urbanizado», a través de «bancos de tierras públicas, privadas, gremiales o de asociaciones profesionales», para que «la tierra no sea un limitante para poder acceder a la vivienda».

Para esto, Bilesa anticipó que su cartera «formalizará relaciones con las provincias y municipios para que se puedan crear bancos de tierra urbanizada y se facilite el acceso a la vivienda».

Otro de los funcionarios que conforman el gabinete de Tierras, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, explicó a Télam que el proyecto apunta a asignar tierras para -por ejemplo- la construcción de escuelas y jardines de infantes, aunque agregó que también habrá modelos de «desarrollo privado», que incluyen la radicación de emprendimientos privados utilizando tierras públicas.

La idea -según explicó- es «la articulación pública-privada» en esos casos, que se resolverá como «una locación temporaria o con carácter de transferencia de la propiedad».

Entre estos proyectos, se analiza la posibilidad de que «se asignen tierras del Estado a sectores relacionados con la agricultura familiar y las pequeñas y a las medianas empresas».

«Existen en muchos casos emprendimientos que tienen limitada su capacidad de expansión o su posibilidades de continuidad por no disponer de tierras propias», dijo Basterra.

Esta situación se da particularmente en las «áreas peri urbanas, donde hay una disputa también por la relocalización de viviendas, lo que lleva a que la renta de la tierra adquiera valores muy altos que muchas veces hacen inviable la producción de frutas y hortalizas en general».

Del plan participa también la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), cuyo titular, Martín Cosentino, precisó a esta agencia que la idea es «aprovechar los terrenos del Estado» y también «salir de los grandes conglomerados» como parte de las medidas pospandemia en las que trabaja el Gobierno.

«La idea es establecer políticas públicas de producción y empleo, en el marco del plan de reactivación post pandemia», completó Cosentino.

«Tenemos expectativa de que la recuperación venga pronto, pero sin descuidar la lucha contra pandemia», dijo Cafiero.

En este sentido, dijo que se propiciaría de esta forma pospandemia «la radicación de industrias transformadoras de esa materia prima en parques industriales».

El funcionario explicó que «cada una de las propiedades de las que dispone el Estado nacional está bajo análisis», con la idea de ir definiendo qué emprendimiento para qué lugar con el objetivo de «contribuir al ordenamiento territorial que demanda el país».

Al respecto, Basterra puntualizó que este reordenamiento pospandemia  permitirá «en algunos casos desconcentrar núcleos poblacionales que tienen problemas de hacinamiento» y «en otros darle más oportunidades al sector productivo para el acceso a tierras para producciones de caracerísticas intensivas y con especial énfasis en agricultores familiares de pequeños y medianos productores».

En el marco del Gabinete de Tierra, «se está haciendo un relevamiento ajustado de las propiedades que tiene el Estado nacional para, a partir de ahí, evaluar su potencialidad para los distintos destinos y estos destinos dependiendo de las propiedades de que se trate», explicó Basterra.

Al respecto, el ministro remarcó que el Gabinete de Tierras «va a funcionar regularmente» y que el titular de la AABE será el encargo de llevar la agenda de reuniones del equipo de infraestructura para construcciones educativas, soluciones habitacionales, parques industriales y producción agropecuaria, en tanto que Desarrollo Social hará su parte para el apoyo de infraesctructura social.

Los integrantes de este gabinete, además de Bielsa, Basterra y Cosentino, son el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; la titular de Anses, Fernanda Raverta, y el titular de la Unidad de gabinete de Asesores del Ministerio de Desarrollo Productivo, Alejandro Sehtman y Cavo.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo hoy que «el trabajo, los ingresos y la urbanización» serán los tres ejes de salida en la pospandemia del coronavirus y pidió especial atención al «endeudamiento de las familias».

«Hay tres caminos de salida: el trabajo, los ingresos y la urbanización de los 4 mil barrios populares», dijo Arroyo en declaraciones a CNN Radio, y agregó que «el rebote» en la economía «se va a dar por varias acciones, pero básicamente a través de esas tres áreas».

En relación a la pospandemia, Arroyo recordó que el Gobierno nacional dispondrá de un fondo para impulsar la creación de empleo de «20 mil millones de pesos» con el que apuestan a «crear 300 mil puestos de trabajo en la construcción, textil, producción de alimentos, cuidado de personas y reciclado».

Pero también dijo que este proyecto se complementará con «el sistema de créditos para la compra de herramientas para impulsar emprendimientos productivos», a través de fondos que las provincias transferirán a los municipios para que llegue a todos.

«La idea es que la gente con planes sociales trabaje. Si trabaja cuatro horas ya está cubierta con el beneficio. Si trabaja más tiempo el que contrata tiene que completarle el ingreso», explicó.

Arroyo dijo también que para reactivar la economía el gobierno mira tres variables fundamentales: «La primera es el trabajo, la segunda es el endeudamiento de las familias y la tercera es el costo de los alimentos.

«El 85 por ciento de las familias debe plata. El de clase media paga el mínimo de la tarjeta y no paga la escuela. Los más pobres se endeudan al 200 por ciento», completó el ministro, quien precisó que con estas variables «se evalúa cuál es la situación» social del país.

Finalmente, sobre la creación de una renta básica universal, el ministro recordó que ahora «se está pagando el tercer IFE (Ingreso Familiar de Emergencia, de 10 mil pesos)», pero que después la idea es «establecer una renta básica y luego la urbanización».

«Es mucho el rebote en la medida que va a ser un derecho y un gran plan de empleo. En la medida en que vamos a generar esas políticas va a empezar a rebotar de manera importante» la economía, aseveró.

El Presidente Alberto Fernández sostuvo que es “optimista” respecto al avance de las negociaciones y que –una vez resuelto esto- “sea la última vez en la historia que la Argentina discuta el problema de la deuda”.

“Además sería interesante que el mundo se ordene financieramente, el mundo quedó dado vuelta, hay alrededor de 40 países que están en condiciones de defaultear”, agregó en relación a la situación global a causa de los efectos económicos relacionados con la pandemia de coronavirus.

“Espero que la Argentina se recupere con sus propios recursos, con el impulso del Estado y que dejemos de endeudarnos porque la deuda nos condiciona. Pasa en la vida individual y pasa en la vida de los países, no te condiciona sólo políticamente te condiciona para poder proyectar porque tenés esa espada de Damocles en tu cabeza”, respondió al ser consultado respecto a la necesidad futura de tomar nueva deuda.

Sobre la pospandemia, Fernández dijo que el Gobierno tiene en mente “una serie de medidas que reactiven y pongan en marcha otra vez la economía. Son un montón de medidas. La idea es dividir el país en seis regiones: AMBA y las cinco que ya existen, Centro, NOA, NEA, Cuyo y Patagonia y hacer planes específicos para potenciar las fortalezas de cada región”.

“La pandemia nos da la oportunidad de ir hacia un lugar de construcción distinto. Hay un plan general y un plan específico. Va a ser necesario hablarlo con los gobernadores de cada región”, señaló.

El Presidente subrayó que una “buena parte del plan es obra pública y la construcción de viviendas. Son formidables movilizadores de la economía porque ayudan a mover muchas actividades y muchos sectores de la economía y no necesitás importar insumos”.

“En los próximos días vamos a estar en condiciones de anunciarlo. Las medidas van a marcar cuál es nuestro norte”, adelantó.

Dijo que la posibilidad de poner en marcha un nuevo blanqueo “está en carpeta”, si bien se manifestó “muy poco amigo” de una iniciativa de este tipo.

“Eso está en carpeta. Es un pedido de la Cámara (de la Construcción). Confieso que soy muy poco amigo del blanqueo. Me interesa mucho más que el dinero que se blanqueó y se quedó en paraísos fiscales vuelva a la Argentina. La Cámara de la Construcción propone hacer un nuevo blanqueo a cambio de que se invierta la plata en construcción”, detalló el Presidente.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó hoy que “las perspectivas pospandemia dependerán en buena medida de cómo los países lidien con el impacto del Covid-19”, al participar de la tercera reunión de ministros de Finanzas y titulares de bancos centrales del Grupo de los 20 (G20) para coordinar acciones globales por el impacto del coronavirus.

Durante su intervención en esta reunión virtual -acompañado por el titular del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce-, Guzmán agregó que “la salud pública sigue siendo la prioridad número uno”.

Guzmán destacó la importancia de las medidas adoptadas para proteger las “capacidades productivas, el saber hacer de las y los trabajadores y las empresas y cuidar los ingresos de las familias”, y sostuvo que la Argentina seguirá por ese camino “para contener el aumento de la pobreza y la indigencia”.

Asimismo, advirtió que, como consecuencia de la crisis del Covid-19, “muchos países deberán crear el espacio fiscal necesario para implementar políticas de recuperación económica” en la salida de la pandemia.

El titular del Palacio de Hacienda también señaló que se espera que el FMI “juegue un rol central en evaluar la capacidad de pago de países con deudas insostenibles” y advirtió que «si los acreedores privados no reconocen los análisis de sostenibilidad de deuda del FMI esto será equivalente a no respetar su status de acreedor preferencial”.

Por su parte, Pesce sostuvo que las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) “modernas incluidas en bonos soberanos tienen un rol fundamental para permitir un desenlace ordenado para las reestructuraciones de deuda”.

En ese sentido, el titular del BCRA recordó que “el G20 manifestó, especialmente en las Declaraciones de los Líderes de 2014 y 2015, que las CAC modernas contribuirán al orden y la previsibilidad de los procesos de reestructuración de deuda soberana”.

“La deuda de Argentina incluye contratos con Cláusulas de Acción Colectiva de diferentes tipos, y podemos asegurar que el uso de las nuevas CAC representa un paso hacia la dirección correcta”, afirmó.

Asimismo, Pesce instó a enfatizar “las acciones políticas orientadas a regular y supervisar las instituciones financieras no bancarias, en particular su papel en la liquidez y los efectos en los mercados de deuda”.

«Esta es la oportunidad de avanzar en un enfoque macroprudencial centrado en monitorear y regular el comportamiento de los fondos de inversión», particularmente, «establecer un tratamiento regulatorio similar al que implementamos para bancos y compañías de seguros, evitando cualquier desequilibrio regulatorio excesivo», agregó.

La reunión fue presidida por el ministro de Finanzas y el titular de la Autoridad Monetaria de Arabia Saudita, Mohammed al-Jadaan, y Ahmed Alkholifey, respectivamente.

Durante el encuentro, la mayoría de los participantes destacó la importancia de tomar acciones coordinadas para salir de la crisis y la prioridad de proteger a los sectores más afectados y a los más vulnerables; y que los países se encuentran en diferentes fases de la crisis y con respuestas acordes al momento que están transitando.

Además, se discutió la importancia de la iniciativa del G20 para suspender los servicios de deuda de los países de bajos ingresos y se resaltó la necesidad de monitorear las crecientes vulnerabilidades de deuda globalmente y trabajar en mecanismos para una resolución coordinada, al tiempo que se instó a participar a los acreedores privados.