Tag

pornografía infantil

Browsing

El fiscal a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Cibercrimen y Evidencia Digital, Fernando Rivarola, confirmó que en sólo una semana se recibieron 18 reportes de posibles casos de pornografía infantil  en Chubut.

Los informes provienen de los Estados Unidos de organismos dedicados a combatir el flagelo de los delitos informáticos mediando menores de edad en contenido pornográfico, indica Jornada.

Ese contenido ha sido estudiado e investigado por el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC). Rivarola explicó que se trata de una organización privada sin fines de lucro fundada en 1984 por el Honorable Congreso de los Estados Unidos de América.

Los reportes son verificados por medio de procedimientos en las localizaciones donde se presume que se cometieron los delitos.

Complejo

En ese contexto, el fiscal dijo que hay que ser cuidadosos, ya que “el ciberdelito no tiene sexo. Cuando se comete, no se sabe quién es la persona que en ese momento maneja la computadora o el celular”, explicó el titular de la flamante Unidad de Investigación.

Además, indicó que son investigaciones complejas, ya que determinar la culpabilidad depende de encontrar la vinculación de la red de internet, con el dispositivo y quien lo haya usado delictivamente y ello requiere efectuar una tarea sumamente complicada.

Explotación sexual infantil

La explotación sexual infantil, que tiene múltiples manifestaciones, es una gravísima violación a los derechos fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes (NNAs) a su integridad sexual y a un normal desarrollo de la misma. La pornografía infantil es una de sus expresiones y si bien Internet no ha sido el factor determinante para la existencia de la misma, ha presentado nuevos desafíos en la investigación de este delito dado su carácter constantemente mutable y acelerado, como también ha provocado un amplio aumento de su producción y distribución.

Se trata de un ex presidente de Lotería del Chubut a quien se le abrió una investigación por el delito de tenencia de material pornográfico infantil.

El viernes de la semana pasada se realizó la audiencia de apertura de investigación contra el ex presidente del Instituto de Asistencia Social – Lotería del Chubut, Alberto Vargas, por el delito de tenencia de pornografía infantil.

La investigación comenzó tras un secuestro de dispositivos electrónicos que se realizó en el marco de otra causa, en este caso, por tráfico de influencias.

De esta forma, al detectarse este material en uno de los dispositivos, se derivó la investigación a un nuevo caso y finalmente el pasado viernes 31 de julio se realizó la audiencia de apertura de investigación, donde la justicia estableció un plazo de 6 meses para la misma.

En este sentido, la fiscal del caso, María Eugenia Vottero, informó que se realizarán próximamente pericias en diferentes dispositivos electrónicos secuestrados al ex funcionario provincial, señaló Radio 3.

Apertura de investigación por tenencia de pornografía infantil

Madryn: Se realizó la apertura de investigación al exfuncionario Alberto Vargas por la presunta comisión del delito de "tenencia de pornografía infantil".Nota fiscal María Eugenia Vottero, a cargo de la causa

Publicado por Ministerio Público Fiscal Puerto Madryn en Lunes, 3 de agosto de 2020

 

Me dejó un nudo en el estómago. Prefiero que me roben a que me vuelvan a mostrar una imagen así. Nunca hubiera querido verla», dice Valeria. «No pude ver nada, gracias a Dios, pero los que la vieron estaban en shock», interviene Martín. Ambos son profesores de arquitectura y participaron en una videoconferencia académica en la que un usuario se entrometió y transmitió pornografía infantil. La charla virtual había sido organizada por una universidad vía Zoom para respetar la cuarentena contra el coronavirus.

Ayer, profesores, alumnos y profesionales se congregaron a las 11, cada uno en su casa con su dispositivo, para participar de un encuentro online titulado «La Arquitectura como oficio», organizado por la sede Comahue de la Universidad de Flores (Uflo).

El link para ingresar a la videollamada había circulado por mail y por distintas redes sociales. Ayer, entonces, ingresaron a la reunión alrededor de 150 personas, la mayor parte vecinos de Cippoletti y ciudades cercanas de Río Negro y Neuquén . También había algunos arquitectos de un estudio de Córdoba, que estarían a cargo de la exposición.

La universidad utilizó para la charla una de las aplicaciones de moda durante el aislamiento obligatorio contra el coronavirus: Zoom.

Durante los primeros minutos de teleconferencia, cerca de las 11.15, mientras el profesor encargado de moderar organizaba cuestiones técnicas, uno de los participantes, cuya identidad se desconoce, transmitió el video de la violación de una nena.

«Yo estaba con el celu y veía la cara de un profesor, que hablaba, cuando escuché que alguien preguntaba: ‘¿Qué es eso?’ Entonces vi una imagen chiquita», dice Marina, una de las profesoras que participaron de la reunión, sobre el video que causó estupor en el encuentro virtual.

Después del video, estupefacta, bloqueó la imagen en su celular. Aún podía escuchar las voces de desconcierto del resto. Muchos preguntaban qué había ocurrido y alguien aventuró que «un hacker» había intervenido en la conversación. «La vi justo», dice Valeria por teléfono a LA NACION. «Fue horrible. Y pasó en un ámbito donde había chicos de primer año, además de los adultos».

La videollamada se detuvo y se reinició poco después entre algunos miembros, que discutieron sobre lo que había ocurrido. Entre ellos, Martín, que no había visto la imagen de la intromisión porque en ese momento había dejado la computadora. Cuando regresó, se encontró con la reacción de sus pares. ¿Alguien había visto de qué usuario se trataba? ¿Cuáles eran los permisos para entrar a la videollamada?, se preguntaban.

Al tanto de lo ocurrido, las autoridades de la sede patagónica de la Universidad de Flores pusieron a disposición de los participantes asistencia psicológica y radicaron una denuncia en la Fiscalía Federal Nro 1 de Neuquén.

También contactaron al proveedor de la plataforma para obtener datos, e informaron que implementarán una serie de nuevas pautas de seguridad para realizar teleconferencias. El ingreso al espacio virtual, en este caso, era libre para cualquiera que tuviera el link que la universidad había enviado por mail y que había circulado vía Facebook.

Los casos de transmisión de imágenes de explotación infantil e irrupción en conversaciones ajenas, entre otros delitos cibernéticos, ocurren todos los días en todo el mundo. De hecho, con el boom del uso de Zoom, se desarrolló un término en inglés para denominar este tipo de irrupciones: » zoombombing «. Y según reportes en medios de distintos países, durante el aislamiento social, los casos de irrupciones en videoconferencias o charlas por redes sociales se dispararon.

En la Argentina ocurre lo mismo. Según informó a LA NACION la fiscal porteña especialista en cibercrimen Daniela Dupuy, en las últimas semanas se multiplicó la cantidad de denuncias que recibe en la Unidad Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad.

«Entre el 1 y el 20 de marzo ingresaron de 1900 casos. Del 20 al 30 tuvimos 1950 casos. A primera vista, parece como si hubiese habido una duplicación», dice Dupuy. Y si bien aclara que las cifras no son estadísticas concluyentes, sirven para dar una idea del incipiente panorama.

Dupuy, especializada en cibercrimen desde 2013, atribuye este brote en gran parte a las consecuencias del aislamiento por el coronavirus. «Ahora todos estamos conectados durante más tiempo, somos parte o integramos alguna conferencia, algún curso online. Y los chiquitos en edad escolar están conectados todo el tiempo, porque toman sus clases en forma virtual», agrega.

Y recomienda que a la hora de organizar clases o conferencias, las instituciones se aseguren de usar plataformas seguras, es decir, que implemente políticas claras para proteger los datos y evitar las intromisiones.

Por su parte, el abogado especialista en tecnologías y delitos informáticos Fernando Tomeo, señaló: «Habría que estudiar el caso con detenimiento. Pero la acción de alguien que se mete en una conversación de Zoom encuadraría en el delito del artículo 153 bis del Código Penal, por acceso indebido en un ámbito académico educativo».

«Entre otras cosas, el acusado estaría obligado a reparar los daños psicológicos causados a las víctimas, en este caso, al resto de los participantes», sostuvo el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Semanas atrás, Zoom informó que añadió nuevas funciones de seguridad para evitar el ingreso de intrusos en sus reuniones virtuales y formalizó la creación de un consejo de expertos. Entre ellos, Alex Stamos, especialista en ciberseguridad de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, quien antes trabajó en Facebook y Yahoo. «Zoom tiene aún trabajo importante por hacer en la seguridad de su aplicación, el diseño criptográfico y la infraestructura de seguridad», dijo hace 10 días.

La fiscal brindó un sitio para reportar la distribución de contenido donde se exhiba explotación sexual infantil. Desde report.cybertip.org se puede acceder a un formulario para denunciar perfiles de redes sociales que ofrezcan o posean imágenes de este tipo. «Denunciar estos comportamientos es muy importante», dijo Dupuy. Y explicó que la web pertenece a la ONG National Center for Missing Children, que se ocupa de reportar estas acciones a las autoridades de los países de origen del ilícito.

En horas de la tarde de ayer, el personal de la División de Investigaciones El Calafate, dependiente del Departamento de Investigaciones del Delito organizado y de la Superintendencia de Policía de Seguridad y del Investigaciones; con colaboración del Comando Radioeléctrico Zona Sudoeste, realizaron un allanamiento ordenado por el Juzgado de Instrucción y del Menor de El Calafate, a cargo del Dr. Narvarte, a través de un exhorto enviado por el Jugado de Garantías N°8 de la localidad de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires.

Según se pudo conocer el mismo se realizó en el marco de una investigación llevada a cabo por el delito de pornografía infantil.

El procedimiento se realizó en el barrio 58 Viviendas, donde se procedió al secuestro de tablets, telefonía celular; drones, memorias micro SD y pen drives.

En cuanto al morador de la casa estableció domicilio a disposición de la sede judicial interviniente; quedando sujeto a nuevas resoluciones por parte de la sede tribunicia con asiento en la provincia de Buenos Aires.

Los fiscales de Puerto Madryn, Daniel Báez y Juan Pablo Santos, presentaron la acusación contra Alberto Vargas y Marcela Montero por “tráfico de influencias”.

A Vargas, ex funcionario provincial, además se lo imputa por “tenencia de arma de fuego de uso civil condicionado y tenencia de arma de guerra” que fueron encontradas en el allanamiento a su departamento.

En este mismo procedimiento, se secuestraron dispositivos electrónicos que tras ser peritados, en uno se encontraron múltiples archivos con videos e imágenes de contenido pornográfico con la participación de menores de edad.

Vargas, al momento del hecho, se desempeñaba como funcionario en Trelew. El caso se remonta a fines de 2018, mientras un hotel que se pretendía instalar en Puerto Pirámides se encontraba en proceso de aprobación de permisos.

El desarrollador hotelero recibió una solicitud de soborno. Una mujer le dijo que tenía vínculos con funcionarios y que podría obtener la aprobación final de la obra, que por razones de índole administrativas vinculadas al Municipio de dicha localidad, no habían sido aprobadas. Pero le dijo que necesitaba 300 mil dólares.

El inversor junto a su socia canadiense decidieron realizar la denuncia ante el Ministerio Público Fiscal.

“Le pidieron U$S 300 mil dólares y le indicaron que Vargas, por sus vínculos políticos obtenidos durante su mandato como funcionario de la Provincia y su cercanía con los concejales de Pirámides, iba a influir sobre estos para que aprueben la modificación de la ordenanza que le permitiese obtener la aprobación”, manifestaron desde la Fiscalía.

“(Báez) me preguntó si estaba dispuesto a ayudar en la investigación, a lo que accedí”, recuerda el desarrollador. Como parte de una operación encubierta para ayudar al Fiscal a reunir evidencia, él “les siguió el juego”, interactuando con Montero, la mujer que se había ofrecido como nexo.

Fue así que se recopilaron llamadas telefónicas y mensajes de WhatsApp con Montero, que fueron registrados para la investigación.

Fue así que el hombre se reunió con Montero y con Alberto Vargas en un restaurante. Durante estas reuniones, que fueron filmadas y grabadas por la División de Investigaciones de la Policía, le dijeron que si pagaba un anticipo sobre el soborno “nos darían la aprobación final para nuestro desarrollo, y luego podríamos hacer el último pago. Era como pagar en cuotas”, recordó el inversor.

Los imputados sostenían que “los U$S 300 mil eran necesarios para ‘arreglar’ a cuatro concejales de Pirámides para que voten a favor de la modificación de la ordenanza, que Alberto estaba vinculado políticamente con el intendente de Pirámides”, señalaron los fiscales.

Ahora, tras la solicitud de la Fiscalía, resta que se desarrolle la audiencia preliminar donde la Justicia resolverá si el caso presentado se eleva o no a juicio oral y público.

Finalmente, sobre la “tenencia de pornografía infantil”, se derivó la investigación a un nuevo caso y el próximo 17 de marzo será la audiencia de apertura de investigación.

Una de las conversaciones mantenidas por Whatsapp, por ejemplo, indica:

[23/2/19 09:11:18] Marcela Montero: Estoy llamando a Albert O a ver si podemos ir juntos

[23/2/19 09:11:54] Marcela Montero: Te aviso en un ratito

[23/2/19 09:12:16] DENUNCIANTE: Quien es Alberto?

[23/2/19 09:13:34] Marcela Montero: Es amigo  del intendente de pirámides

[6/3/19 17:38:39] Marcela Montero: Tiene que pasar por el consejo porque hay que hacer una modificación a la ordenanza

[6/3/19 17:38:40] Marcela Montero: Algo tiene que poner de entrada

[6/3/19 17:38:55] Marcela Montero: Esto me mando recién

[21/3/19 14:19:33] Marcela Montero: Hola estoy acá en una reunión con Alberto  el que está manejando el tema .mas o menos la movida sale 300 mil dólares. Avísame si te sirve .no puedo llamarte en este momento .tipo 4 me desocupo.

[21/3/19 14:20:46] DENUNCIANTE: Marcela. Te espero hoy 18 hs cómo quedamos. Viaje acá para esto. Te pido puntualidad ya q tengo otra cosa más tarde. Si?

[21/3/19 14:22:51] Marcela Montero: Estoy a las 6

Un hombre de 35 años fue detenido tras ser acusado de al menos cinco hechos por difundir pornografía infantil. En un allanamiento ordenado por el juez Gabriel Contreras, a cargo del Juzgado de Instrucción número 2 le secuestraron diversos materiales que serán sometidos a diversas pericias relacionadas con la causa. La diligencia judicial la llevaron adelante efectivos de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional Norte de la Policía de Santa Cruz, a cargo del subcomisario Pablo Méndez, en un domicilio situado sobre la calle Calchaquíes al 1800.

Según informaron fuentes policiales la diligencia judicial fue por averiguación del delito de difusión de pornografía infantil, lo que está tipicado en el artículo 128 del Código Penal Argentino que sancionan la publicación o difusión de toda representación de un menor de 18 años dedicado a las actividades sexuales explícitas y/o toda representación de menores donde se exhiban sus partes genitales con fines sexuales.

El profesor detenido también había cumplido funciones en diversos establecimientos educativos de Caleta Olivia, Cañadón Seco y últimamente en el IPES, así lo detalló ADN Sur.

Asimismo trascendió que personal de la DDI concluyó la investigación que se había iniciado en Estados Unidos a través del FBI y se dio intervención a la División de Investigaciones.

Un médico especialista en rehabilitación física fue detenido anteayer acusado de producir imágenes de pornografía infantil e intercambiar ese material con otros usuarios por Internet. Este caso se suma al del médico del Hospital de Pediatría Juan Garrahan que fue detenido el mes pasado por el mismo motivo.

Esta vez, la detención fue requerida por la fiscal Celsa Victoria Ramírez, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 30, especializada en Delitos Informáticos, a la jueza María Lorena Tula del Moral, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 13.

La investigación comenzó por una comunicación emitida por la oficina de Interpol, ubicada en Ottawa, Canadá, que notificó que un usuario de la red de intercambio de archivos P2P «Gigatribe» compartía archivos de imágenes que implicaban escenas de explotación sexual infantil desde una dirección IP localizada en la Argentina. Al recibirse la noticia, se inició un sumario por infracción al artículo 128 del Código Penal.

Luego de la investigación preliminar, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía General de la Ciudad de Buenos Aires allanó el domicilio del médico en cuestión y secuestró material informático para su peritaje.

El perito del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal observó imágenes de producción casera que mostraban aparentes menores de edad desnudos, en poses sugerentes. Y notó que existían coincidencias entre el lugar de producción de las fotografías en lo que hace a los pisos, muebles y ropa de cama con el domicilio del imputado, dado que allí se habían tomado imágenes durante el allanamiento.

Inmediatamente puso en conocimiento de esa circunstancia a la fiscal Ramírez, quien solicitó un nuevo allanamiento para preservar la prueba y detener al sospechoso. La diligencia fue realizada el 25 de junio por personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales junto con personal de la División Operaciones, quienes finalmente constataron la coincidencia entre las imágenes y el domicilio del sospechoso. Por lo tanto, a las 20:10 se produjo la detención del imputado. También se produjo el secuestro de un arma y municiones, además de nuevas evidencias de interés para la investigación.

 

La Nación

Cuando el miércoles pasado se conoció la noticia de la detención del pediatra Ricardo Alberto Russo, jefe de Inmunología y Reumatología del prestigioso Hospital Garrahan, el estupor atravesaba todo: sitios de noticias, canales de televisión y, sobre todo, la conversación social. Sobre el médico de 55 años, pesa la sospecha de haber distribuido pornografía infantil. La investigación, que se inició en los Estados Unidos y tuvo también un correlato en Brasil, apunta a una red internacional de pedofilia.

Aunque son muchas son las aristas del caso, hay un aspecto que, además del la conmoción, genera muchos interrogantes. ¿Qué es exactamente un pedófilo? ¿Qué implica esta denominación para la psiquiatría? ¿Pueden detectarse? ¿Es el submundo más sórdido de Internet (la Dark Web) y la posibilidad del anonimato -por consiguiente, la relativa impunidad-, un elemento que complejiza la detección de estos criminales? ¿Son necesariamente psicópatas? ¿Cómo llevan adelante sus vidas?

La doctora en Psicología y docente de la materia Psicología del Delito y del Delincuente de la Universidad de Buenos Aires, Verónica Llul, responde algunas de estas preguntas y asegura: «El individuo busca proveerse de un nicho para estar cerca de sus potenciales víctimas».

-¿Qué es conceptualmente un pedófilo?

-Hay dos definiciones. Por un lado, la que ubica a la pedofilia dentro del conjunto de la parafilia, entendida como una conducta sexual desviada de la norma. Después, hay una definición conceptual más reciente, que es la que está en el DSM, el manual de psiquiatría que va por su quinta edición, y que establece tres criterios: uno temporal, que implica que el individuo lleve al menos por seis meses con ese tipo de fantasías. Por otro lado, que se repita la conducta con dos o tres niños distintos. Y luego, la edad de la persona, que tiene que tener al menos 18 años. Cuando se trata de personas jóvenes, la diferencia de edad tiene que ser de al menos de cinco años.

-En este caso, aparece un pediatra en el centro de las sospechas. Y ya han sido muchos los casos (incluidos miembros de la Iglesia) en los que los perfiles de los victimarios son justamente personas que buscaron una profesión que les de la cercanía con los niños…

-Desde la Criminología se interpreta exactamente así. El individuo busca proveerse de un nicho para estar cerca de sus potenciales víctimas. Pero pensándolo desde otra dimensión, también podríamos preguntarnos si no es la misma vía perversa del deseo la que los lleva a armar toda su vida en torno a su objeto de deseo. Es decir, puede tener que ver con que quiere estar cerca o con que no puede estar lejos. Por eso, pueden buscar estar donde el objeto que los atrae va a estar permanentemente presente y, de alguna manera, los mantiene sobreestimulados. 

-Internet por supuesto complejiza este tipo de crímenes, porque buscan garantizarse en esa suerte de submundo, la propia impunidad. Vos has hablado incluso de una suerte de «cofradía de los pedófilos» que se crea allí…

-Podemos seguir pensando en dos niveles. Por un lado, Internet les garantiza el anonimato y cierta dimensión de impunidad. Pero por otro, les da también la posibilidad de hacer una suerte de comunidad de goce. Parece armarse como una comunidad que cree que goza de lo mismo. E intercambian sus objetos, como era con los adictos el intercambio de jeringas. Intercambian un objeto muy visceral. Esas cofradías pueden pensarse, en resumen, en dos niveles: se juntan porque Internet les facilita la intimidad y el anonimato, pero también tiene que ver con que creen que hay un goce que puede pasar por vía transitiva al campo del otro. Como si ellos creyeran que pueden gozar todos de lo mismo. 

«Hay categorías que hablan de psicópatas integrados. Se camuflan y se meten, logran legitimarse socialmente. Tienen un fuerte mecanismo disociativo que les hace poder habitar dos escenas paralelas en simultáneo». Verónica Llul, doctora en Psicología.

-¿Es casi imposible detectar a un pedófilo por su conducta diaria?

-En principio, es difícil que alguien pueda hacer una lectura donde se correlacionen signos que hacen a un cuadro sin la información necesaria. No es posible dar tips. A mí no me parece serio. La pedofilia es un diagnóstico que de acuerdo al marco teórico desde el que se lo aborde, tiene distintas pautas. 

-Colectivamente, son hechos que nos conmocionan como pocas cosas…

-Por un lado, se genera la reacción de alarma social. ¿No se puede creer en nadie? Eso sucede frente a lo que supone que era un semblante de autoridad. Porque a pesar de que muchas instituciones se han visto vapuleadas en la posmodernidad, para muchos de nosotros continúan siendo ordenadores. Cuando uno de esos referentes, se ve cuestionado en su autoridad, se sacude el tejido social. Cuando se trata de hechos que tienen que ver con la parte más sórdida del ser humano, la reacción de repudio se relaciona con que no encaja con la normalidad en la cual se ordena el lazo social. Por eso muchas veces se habla de categorías como el monstruo, la bestia. 

-En algunas crónicas periodísticas, se reprodujeron las conversaciones entre pedófilos en foros y lo que se oberva es que también ellos construyen un relato de autojustificación. ¿Este es otro rasgo recurrente?

-Si, algunos psicólogos hablan de distorsiones cognitivas. La persona utiliza argumentos de legitimación que distan mucho del razonamiento válido. Y dicen cosas como: «A los niños le gusta explorar su sexualidad». Pero eso es un argumento cínico, porque que exista una sexualidad infantil, no habilita a un adulto a abusar de un niño. El cinismo es una posición subjetiva, en la que estás usando un emblema noble para justificar una canallada. Esto es lo complicado de este tipo de personajes, porque es como si entre ellos se autojustificaran y de esa manera, bajaran el nivel de autorreproche. 

-Cómo suelen llevar adelante su vida?

-Hay categorías que hablan de psicópatas integrados. Se camuflan y se meten, logran legitimarse socialmente. Tienen un fuerte mecanismo disociativo que les hace poder habitar dos escenas paralelas en simultáneo. Hay un mecanismo de funcionamiento muy particular. Los obsesivos pueden tener una doble vida: tener a la madre de sus hijos en la casa y a la amante en otro sitio. Pero acá se trata de algo que está especialmente prohibido por la ley. Esa clandestinidad implica un fenómeno de otro orden. Acá se trata de una conducta abusiva sobre el cuerpo de un niño. Ahí hay un salto cualitativo en la idea de doble vida. Es mucho más que eso. 

-¿Hay necesariamente una tendencia psicopática en una persona así?

-No necesariamente. Son conceptos de marcos teóricos diferentes. La pedofilia viene de la psiquiatría. La psicopatía generalmente tiende a estar asociada con una cosa manipulatoria, que no todo pedófilo tiene. Porque no necesariamente alguien que tiene fantasías sexuales con niños se instala en una posición psicopática. El que lleva adelante un abuso, sí. Si quiere hacer uso del niño y pasar al acto, el abusador sí tiene esa tendencia. Son diagnósticos que explican fenómenos distintos. Son muchas las variables que intervienen al mismo tiempo, por eso los conjuntos se interceptan de una u otra manera dependiendo de cada caso. 

-¿Cómo suelen relacionarse con sus familias?

-No suelen ser personas agresivas ni violentas. Fenomenológicamente, nada los distingue de un neurótico común y corriente que no cometió mayores delitos. Lo que hay que evaluar es otra cosa, más allá de la conducta. No va a ser por esa vía que aparezcan los signos.

 

 

TN

La Fiscalía Especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de la fiscal Daniela Dupuy, detuvo este miércoles 29 de mayo a Ricardo Alberto Russo, el médico pediatra de 55 años acusado de tener, producir, y distribuir pornografía infantil. El profesional fue capturado mientras se encontraba trabajando en el Hospital Pediátrico Garrahan de la Capital Federal.

Russo era el jefe del Servicio de Inmunología y Reumatología de la institución, ubicada en el barrio porteño de Parque Patricios. En los archivos que encontraron en dos de sus computadoras allanadas había al menos 800 fotos y 70 filmaciones de niños de entre 6 meses y 14 años con contenido sexual explícito. Parte del contenido fue tomado en el mismo consultorio, y se estima que el pediatra distribuía a su vez en una red de pedofilia.

De acuerdo a información de fuentes judiciales, en el operativo del pasado miércoles 29 de mayo secuestraron 17 pendrives, cuatro notebooks, dos tablets, cuatro cámaras de fotos, cuatro memorias SD, una memoria externa y una CPU de escritorio.

La fiscal Daniela Dupuy informó a Clarín que en la indagatoria Russo se negó a declarar, confirmó que permanecerá detenido, y que en el día de hoy jueves 30 de mayo pedirá su prisión preventiva hasta que llegue la fecha del juicio oral. Su abogado habría renunciado a su defensa al enterarse de la magnitud de los cargos de los que se lo acusa al especialista. Por eso, su defensa está a cargo de la Defensoría Oficial N° 15 a cargo de Miguel Talento.

Por las características de las imágenes que se relevaron, desde el Ministerio Público estiman que los registros se llevaron a cabo dentro del propio centro de salud, en el consultorio del médico, lo que generó conmoción en la institución y la decisión de luego separarlo de su cargo.

El Hospital emitió un comunicado indicando que la Dirección de Asuntos Jurídicos de la institución se puso a disposición de la fiscalía a cargo de Dupuy. «Hasta tanto la justicia se expida, las autoridades han decido apartar del cargo al profesional involucrado», informó el nosocomio. «La comunidad hospitalaria se encuentra movilizada y consternada a la espera de más información que permita aclarar los hechos ocurridos», sostuvo el mensaje.

El caso tuvo origen a raíz de una operación llevada a cabo por las autoridades de Homeland Security de los Estados Unidos (FBI) y del Ministerio Público de la Acusación de Brasil, a través de la cual pusieron en conocimiento al Ministerio Público Fiscal de CABA de la existencia de varios hechos de distribución de contenido pornográfico infantil llevados a cabo por usuarios radicados en este país.

 

 

Perfil

Tiene 55 años y se había formado en Estados Unidos y Canadá. Trabaja en el centro de salud desde 1996. Desde hace 11 años dirigía el Servicio de Inmunología y Reumatología.

El martes por la tarde el pediatra Ricardo Russo había bajado hasta el subsuelo del hospital Garrahan, donde tenía su auto, y allí fue sorprendido por efectivos de la Policía de la Ciudad. Quedó detenido como parte de una investigación que había empezado en los Estados Unidos y Brasil. En sus computadoras encontraron imágenes y videos de chicos en situaciones sexuales.

¿Quién es el médico que ahora está detenido? Durante más de una década Russo dirigió el Servicio de Inmunología y Reumatología del  Garrahan. Lo hizo hasta este miércoles, cuando la noticia de su detención se hizo pública y fue desafectado por el hospital.

El acusado tiene 55 años (nació en junio de 1963) y vive en la Ciudad de Buenos Aires, muy cerca de la cancha de River. Ese domicilio fue clave para los investigadores, que al rastrear el tráfico de las imágenes identificaron 40 domicilios en todo el país. Uno de ellos fue el de Russo.

Ricardo Alberto Guillermo Russo está a cargo del sector de Inmunología y Reumatología desde 2008, pero su historia dentro del Garrahan tiene ya 26 años: ingresó como reumonólogo en 1993.

El acusado realizó durante las últimas tres décadas investigaciones en Pediatría, Reumatología e Inmunología Clínica. «Sus principales intereses son las enfermedades reumáticas pediátricas, la artritis juvenil sistémica, los síndromes autoinflamatorios y el síndrome de activación de macrófagos», detalla su perfil en diversos sitios médicos.

Sólo en el portal Research Gate tiene más de 150 trabajos publicados, que fueron leídos por más de 18 mil personas.

Russo recibió su doctorado en medicina en la Universidad de La Plata en 1985 y se formó en pediatría en el Hospital Infantil de la capital bonaerense. A partir de 1986, siguió formándose en los Estados Unidos y en Canadá. Al volver al país, en 1993, ingresó al Garrahan.

Dentro del hospital infantil estableció el programa de Reumatología Pediátrica. «Desde entonces, ha estado capacitando a jóvenes especialistas, liderando o colaborando en proyectos de investigación internacionales, multicéntricos y en esfuerzos de desarrollo de guías para la artritis infantil y enfermedades afines», detalla en su perfil de LinkedIn. Además, es codirector del registro de enfermedades autoinflamatorias de América Latina, y ha participado activamente en asociaciones internacionales, como las directrices SHARE, el proyecto UCAN-DU, el consorcio INCHARGE y los proyectos SHEPPARD y JAMLess.

El acusado también es editor asociado de Journal of Rheumatology y revisor de varias revistas internacionales.

En sus redes sociales, Russo solía postear fotos de sus viajes. Entre los últimos destinos que visitó, algunos por placer y otros por congresos médicos, se encuentran Chicago (Estados Unidos), Porto Gallinas (Brasil) y Perugia (Italia). También muchas en Rusia, durante el Mundial de Fútbol del año pasado, con la camiseta de Argentina y dentro del estadio. Este miércoles, tras conocerse su detención, cientos de usuarios realizaron escraches y postearon expresiones de repudio en los comentarios de las imágenes.

 

Clarin