Tag

políticos de miércoles

Browsing

De acuerdo a la manda constitucional, los diputados son representantes del Pueblo, vale decir, de sus opiniones, intereses y preocupaciones, o al menos eso se espera.

Sin embargo, la abrumadora realidad pone en tela de juicio esa representatividad, ya que no debería ser suficiente con obtener los votos para ocupar una banca sino que, resulta vital que respondan ante sus representados o que la Patria se los demande.

Este jueves hubo todo un escándalo nacional por una actitud “indecorosa” de un legislador en ocasión de la sesión de la Cámara Baja de manera remota. Puestos a reflexionar, más escandaloso resulta que los “elegidos” por el Pueblo siquiera se dignen a sesionar, como ocurre en Chubut, donde los diputados llevan más de un mes excusándose en el paro de los empleados legislativos.

De hecho este jueves, hubiera sido muy oportuno que al menos un legislador de cada bloque participara de la reunión con los representantes de los gremios estatales que llevan dos meses de retraso en el pago de sus haberes. En Chubut, entre otras tantas cosas, escasea la política.

Mientras la comitiva provincial que envió Arcioni, liderada por el ministro de Economía, Oscar Antonena, trataba de colar ante las autoridades nacionales el plan de acción para atender la crisis de Chubut y conseguir así el apoyo del Gobierno Nacional, el titular del Ejecutivo provincial esperaba ansioso, cuál Penélope, el resultado de las gestiones de su equipo.

Según trascendió, poco oxígeno habrían conseguido las huestes de Mariano en la “ville lumiére” a pesar de los grandilocuentes anuncios acerca del plan de medidas que se pretendería encarar. Como reza el dicho popular, “mucho ruido, y pocas nueces”.

El objetivo de los policías que este lunes a la mañana apresaron cerca de la terminal de Ómnibus a los asaltantes que le habían robado 300.000 pesos a un comerciante en la zona sur de la ciudad, no era hacer el procedimiento lo más minuciosamente posible para que no hubiera errores, sino demorarlo hasta que llegara el ministro de Seguridad, alias “modelo masculino”, a sacarse una foto como si él hubiera participado de las detenciones. Increíble pero real: pasa en el mundo Massoni, en donde él es el único y principal protagonista.

Es que la vez anterior cuando atraparon a los cuatro que asaltaron violentamente un autoservicio chino –también en las inmediaciones de la Terminal—se notó demasiado el montaje que debieron hacer para que Massoni saliera en las fotos y el video al momento en que se llevaban a los detenidos del lugar.

Ahora, parece que la directiva que tienen todos los jefes de las distintas dependencias de la zona, principalmente de Trelew, es que si hay un hecho importante con detenciones que no se muevan a los detenidos hasta que Massoni llegue al lugar, así él se saca las fotos al lado o haciendo que da indicaciones en donde se realiza el procedimiento.

Massoni quiere aparecer en todas las fotos, y si es posible hasta trasladando él a algún detenido al patrullero, según comentan los que le rinden pleitesía pero no lo quieren.

La desesperación por ser el centro de atención que manifiesta el polémico funcionario pareciera no tener límites y desconcierta a los especialistas, que no saben si es patológica o producida por un marcado complejo de inferioridad que el ministro no puede superar.

Ahora, mandó a hacer un video en el que debieron realizar un montaje de su imagen, para hacerlo aparecer durante las detenciones de cuatro asaltantes, en las que no estuvo porque llegó tarde.

El procedimiento fue el que la policía llevó a cabo el domingo a la tarde en un autoservicio chino situado en cercanías de la Terminal de Ómnibus de Trelew, cuando efectivos de la policía motorizada (GRIM) y de la seccional Segunda llegaron justo al momento en que estaban asaltando a los dueños del negocio y sus empleados a punta de cuchillo.

Allí, Massoni aparece en el video entrando al lugar al momento en que se están llevando a los detenidos, cuando en realidad llegó después, según algunos testigos.

El punto es que se nota que es un montaje, porque en el momento en que a los ladrones se los llevan esposados del autoservicio está claro, hay luz de día todavía y cuando aparece la imagen de Massoni ya hay oscuridad, ya está de noche.

Esta “truchada” que quedó en evidencia no se la perdonaron en las redes sociales al controvertido ministro de Seguridad y lo destruyeron con los comentarios. Como pasa cada vez que hace alguna “payasada” o “vende humo” con algún operativo en el que secuestra “un porro de marihuana” con el despliegue de un ejército de policías.

A todo esto, pregunta: el que le hace los videos, lo filma y le saca fotos, ¿será el que cobra entre 200.000 y 300.000 pesos por mes?

El gobernador Mariano Arcioni estima que hacia fin de año podría tener las cuentas públicas al día, así lo expresó este miércoles. En tanto el ministro de Gobierno, José María Grazzini sostuvo que el Gobernador pidió austeridad en los gastos.

Sin embargo, a través de Cadena Total, Marcelo Pérez Medel dejó trascender que las cuentas que sí estarían al día serían las del propio Arcioni, puesto que sus fuentes le confiaron que con fondos públicos se canceló la tarjeta de crédito platino del Gobernador.

Así las cosas, mientras los estatales deben pagar intereses en las tarjetas de crédito y pierden capacidad de financiación, el titular del Ejecutivo tiene canceladas sus deudas.

¿Iba al final en el coche el subsecretario de Seguridad Informática Federico Pérez Mariani? ¿Es cierto que andaba borracho o bajo los efectos de alguna sustancia prohibida? ¿Cambiaron el acta que hizo la policía? ¿Existió el accidente?

Son todos interrogantes, sin respuestas oficiales hasta ahora, sobre un hecho que puso en evidencia la impunidad con la que se manejan estos personajes que están en el Gobierno y la falta de controles que hay en el Estado.

Nadie de la oposición, por ejemplo, pidió un mísero informe para clarificar lo que ocurrió esa mañana del sábado 8 de agosto, cuando  en la avenida Ducos el vehículo Volkswagen Bora -patente JAN 304- de la provincia, se estrelló contra los bolardos de contención que hay en el lugar y a raíz de ello quedó destruido.

La prensa comodorense informó dos días después el suceso porque según trascendió, el polémico Massoni (cuando no) le habría ordenado a la policía que lo ocultara. Después se supo también que el propio Pérez Mariani habría negado que iba conduciendo el auto cuando chocó y que era su intención accionar judicialmente contra los medios de prensa que así lo habían publicado.

Justamente, eso coincidió con una visita de Massoni a la ciudad petrolera, durante la que se especuló con que habría estado “re-haciendo el acta” del siniestro con los policías que habían intervenido.

Ha pasado exactamente un mes de aquel indignante episodio y todo está igual o peor; como si nada hubiera ocurrido. Lo único que queda como mudo testimonio de la impunidad de la gente de Massoni, es el automóvil oficial –que no sirve más— estacionado frente a una dependencia policial comodorense.

El hecho sucedió cuando Pérez Mariani y otros integrantes del gabinete del Ministerio de Seguridad, se aprestaban a regresar a Rawson de un viaje que habían hecho acompañando a Massoni a Comodoro, para participar de las actividades que desarrollo la ministra de Seguridad de la Nación Sabina Frederic en la ciudad petrolera.

Massoni debe ser el único funcionario del país que se ha destacado hasta ahora, paradójicamente, por no cumplir las leyes y su insurgencia va desde no respetar el protocolo sanitario contra la pandemia, hasta ingresar a propiedades privadas sin orden de un juez, pasando por los casos de ilegalidades y violencia que le atribuyen a la policía que dirige, o los hechos de corrupción por los que tendrá que responder en algún momento ante la Justicia.

Hay algunos de su cercano entorno, que no lo quieren y lo cuestionan por detrás, que afirman que el controvertido ministro de Seguridad de Chubut se estaría empezando a dar cuenta de que “ha perdido muchísima popularidad” y que su imagen pública “viene en franca decadencia”, pese a los medios adictos a la pauta oficial que lo intentan promocionar, cubriéndole hasta cuando se hace el atleta con los cadetes de la policía o destacando su estado físico mientras lo filman y le sacan fotos desplazándose con los brazos colgado a una pasarela.  

Son esos mismos medios que van a destruirlo, cuando Massoni ya no esté en el Gobierno y caiga en desgracia por algunas de esas decenas de causas por las que seguramente tendrá que ir seguido a tribunales, si es que todavía queda un poco de justicia en esta provincia.

En Esquel, ante la inacción de los fiscales –como pasa casi a menudo en Chubut—hay abogados que tienen intenciones de denunciar al polémico funcionario por haber puesto en riesgo la salud pública cuando estuvo allí la semana pasada.

Es que llegó al momento en que alguien del gabinete que integra anunciaba públicamente que había contraído la enfermedad y encima en todo lo que hizo en la ciudad cordillerana violó el protocolo sanitario —paradójicamente—que él le pide que cumpla al ciudadano común.

En Esquel Massoni hizo todo lo que dice el protocolo que no hay que hacer: organizó reuniones de varias personas en donde algunos de los concurrentes –como él—no usaron barbijo y en las que –en algún caso—no se respetó el distanciamiento social. Participó de procedimientos también sin el tapaboca (de hecho la gente le gritaba que se lo pusiera y no les hacía caso) y cuando saludaba a los que venían a su encuentro les estrechaba la mano, en vez de saludar con el codo o el puño cerrado.

Massoni, como ya lo hemos marcado desde este portal de noticias en otras oportunidades, debe pensar que el coronavirus le tiene miedo o que por ser ministro de Seguridad la enfermedad no lo va a atacar.

Horas después, ya en Rawson, se hizo filmar haciéndose el atleta con los cadetes de la policía en un reducto en el que había más de una decena de personas sin cumplir con la distancia social y sin barbijo.

Días antes había estado en Puerto Madryn, de igual manera, sin darle importancia al protocolo sanitario, casi como desafiando a la enfermedad.

Ahora, ¿con qué necesidad Massoni hace todo esto; provocando que otros que andan con él también se expongan a contraer el virus?  Hay algunos que hasta creen que es una suerte de rebeldía a las disposiciones que vienen del Gobierno nacional, ¿será así? En los próximos meses se conocerá la verdad, quizás cuando el polémico ministro ya no esté en el Gobierno de su padrino, protector y amigo Mariano Arcioni.

El exdiputado provincial David González, es Defensor de los Derechos de Adultos Mayores. La noticia generó amplia indignación porque el funcionario cobra desde diciembre y jamás asumió su cargo.

En los últimos días se conoció la designación hecha el 5 de diciembre de 2019 por la Legislatura de Chubut y por cual David González, diputado provincial en el anterior periodo, se hizo cargo de la Oficina. Trascendió que cobra aproximadamente 300 mil pesos mensuales y que jamás realizó gestión alguna en estos 9 meses.

El viernes, el también secretario general de Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) admitió la información, alegando que si no pudo cumplir con su tarea hasta ahora fue porque el vicegobernador Ricardo Sastre no le cedió un despacho en la Legislatura ni le designó los dos asesores que él considera “imprescindible”. Es que –según dijo la dirigente de jubilados María Concepción Tabares que le confesó el mismo González-, él carece de conocimientos legales y tecnológicos para realizar cualquier gestión.

Este fin de semana el Consejo de Adultos Mayores de Trelew, como órgano impulsor de políticas para el sector, con el acompañamiento de distintos Centros de Jubilados, Retirados y Pensionados de la ciudad, exigió la renuncia del funcionario. Sostienen que viene cobrando el sueldo “sin haber trabajado nunca en sus obligaciones”.

“Hacemos público nuestro repudio a los dichos del Sr. David González, Defensor de los derechos de las y los Adultos Mayores de Chubut”, indicaron mediante un documento.

Relataron que González “reconoce ocupar el cargo y cobrar sin trabajar, aduciendo entre otras barbaridades que desde ningún Centro de Jubilados se hizo presentación alguna”.

Añadieron que pretende “culpar de su inoperancia e incapacidad” a quienes trabajan ad honorem y padecen la difícil situación financiera y económica, no sólo como consecuencia de la pandemia, “sino también por soportar a funcionarios que no cumplen con su función”.

Por ello, “exigimos, en defensa de nuestros derechos, que el Sr. David González no continúe en el cargo y se cumpla con los pasos que estipula la Ley para designar un reemplazante que trabaje en función de los Adultos Mayores en su conjunto”.

Preocupación y malestar provocó en los vecinos la presencia del ministro de Seguridad, Federico Massoni en Esquel, quien lideró personalmente el despliegue de un operativo donde afirman que hubo abuso y maltrato por parte de los efectivos policiales bajo las órdenes del Ministro.

Es el caso de Elsa Torrico, una vecina de Esquel, mamá de Tamara Muñoz, quien brindó un crudo testimonio en diálogo con AzM Radio, afirmando que en la tarde del operativo “mi hija llegaba del trabajo, y a media cuadra de mi casa se encontró con el procedimiento, móviles y gente, y a su vez con vecinos que también iban deteniendo y haciéndoles preguntas”, dijo y explicó que “a ella la detuvieron de una mala manera porque venía en una subida, y la subida de acá es muy alta; no cualquiera puede frenar así nomás, en una moto y con tanta gente circulando”.

La vecina sostuvo que, a las pocas horas del hecho, “nos empezaron a llegar fotos del operativo, y tanto a ella como a mí como mamá nos molestó que estuvieran circulando fotos y me dio mucha tristeza la forma en la que a ella la tenían arrinconada, entre las piedras y cinco policías y al señor Massoni mirando y dándole órdenes de cómo actuar con ella”.
La vecina relató que vio a Massoni, “decirles (a los agentes) cómo actuar con ella, les decía que actuaran, que era un procedimiento y que si no tenía los papeles se la sacaran, a toda costa le querían arrebatar la moto; ella venía con su casco, con sus papeles y todo al día”.

Violencia institucional

La foto que rápidamente se viralizó tiene un origen desconocido. “Empezó a circular, la empezaron a compartir por las redes y en varios medios donde el Ministro circuló le dije que, si él tenía que venir a arreglar algún tema de tierras, yo no lo vi en el barrio Ceferino, el problema que él tenía que venir a arreglar no lo hizo”, relató la madre de la joven que volvía de trabajar cuando fue interceptada por los uniformados.

“Me parece bien que él quiera mostrar y dar a conocer el barrio, pero de la forma en la que lo hizo está muy mal; como mamá le hablo a él y le digo que tuvo una total falta de respeto, ya que, así como pasó con mi hija pasó con varios vecinos; le revisaron hasta la bolsa de pan que traía, la trataron como una delincuente”.

Elsa advirtió que “no fue sólo con mi hija, a varios chicos golpearon”, dijo al señalar que en el barrio Ceferino “a los chicos los tiraban en el piso y les pisaban la cabeza; les sacaban las motos, hasta las bicicletas”.

“A Massoni le diría que él se equivocó de barrio, se metió con la gente trabajadora como mi hija y de una manera muy maleducada, además de hacer actuar a la Policía de mala manera. Y si él les va a inculcar eso a los policías”, lamentó Elsa Torrico.
En el mismo sentido, remarcó que “me dejó una muy mala imagen, si esa es la seguridad que nos van a dar a nosotros, no sé qué quiso mostrar porque no lo vi en la casa de ningún delincuente; con esa gente se tiene que sacar fotos y lo voy a aplaudir, porque a esos barrios tiene que ir a visitar”.

Que “El Tero” Gómez Ocampo haya sido el encargado de bajar el cuadro de Juan Luis Ale de esa galería de la Jefatura de Policía en donde están los retratos de todos los jefes de la institución, habla a las claras de la profunda crisis en la que ha caído la policía del Chubut.

Uno, el del cuadro, fue condenado por haber abusado de dos nenas mientras convivía con la madre y el otro es un amigo del Cura Segundo un narcotraficante que se cree impune, del que todavía la ciudadanía chubutense no entiende cómo sigue siendo subjefe de la repartición.

Descolgar este cuadro es un acto con el que se lo pretende borrar de la historia por su conducta delictual, indecorosa. Y que el encargado de llevar adelante esa acción haya sido un sujeto que aparece relacionado al narcotráfico en la prensa nacional, es un verdadero contrasentido difícil de disimular.

Massoni, el controvertido ministro de Seguridad, se hace el desentendido y lo avala mirando para otro lado, seguramente con el respaldo del gobernador. Pero, la oposición ¿qué hace? ¿Dónde está? Al igual que los legisladores provinciales y los nacionales. ¿Nadie va a decir nada del Subjefe de Massoni amigo del “Narco”?

El fin de semana, en la prensa nacional salió que la cúpula de la policía del Chubut “tendría vínculos con el narcotráfico” y ¿nadie se dio por enterado? ¿Ninguno de los diputados, por ejemplo, pidió algún tipo de explicación por eso?

Quizás es más fácil jugarla de preocupado por el coronavirus o quejarse de la cuarentena, que hacer algo para luchar contra el desgobierno que hay en la provincia y en contra del narcotráfico.

Notas relacionadas:

El narcotraficante amigo del subjefe de la policía del Chubut violó la prisión domiciliaria y lo detuvieron

Massoni insiste en poner al “Tero” Gómez al frente de la Unidad Antinarcóticos: ¿ganará la pulseada?

 

La “DEA” chubutense manejada por “El Tero” Gómez, el comisario amigo de un narcotraficante

Massoni sería investigado por sus vínculos con el narcotráfico

Si la Ley se cumpliera, “El Tero” Gómez no podría ser subjefe de la Policía del Chubut

Massoni y el comisario amigo de un narco en el combate contra las drogas en Chubut  

 

Massoni maneja con un tridente la policía

La policía de Massoni es noticia nacional por vínculos con el “Narco”

La “narcopolicía” de Massoni y el silencio de los medios dependientes de la publicidad oficial