Tag

Pobreza

Browsing

Para la realización del informe, Unicef trabajó junto a investigadores del Instituto de Estudios Laborales y de Desarrollo Económico de la Universidad de Salta, la Universidad Nacional General Sarmiento y la organización Equidad para la Infancia.

Los especialistas determinaron una metodología multidimensional: por un lado, como lo hacen los organismos oficiales, midiendo la pobreza a través de los ingresos; por otro, a través de las “privaciones no monetarias”, y por último con un método integrado, que tiene en cuenta a aquellos niños que carecen de uno o más derechos básicos y a su vez viven en hogares con ingresos insatisfechos.

Los datos, en tanto, fueron recabados durante el primer semestre de 2018 por la Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Así, el estudio mostró que el 48% de los chicos argentinos son pobres, es decir, “unos 6,3 millones carecen de uno o más de los derechos básicos, como educación, protección social, vivienda adecuada, saneamiento básico, acceso a agua potable y un hábitat seguro”, detallaron los especialistas.

Asimismo, la investigación mostró que la pobreza infantil es “mucho más elevada” en los hogares monoparentales, aquellos que cuentan con un único proveedor de ingresos que, además, debe asumir las tareas domésticas y de cuidado.

En tanto, un 42% -unos 5,5 millones- de niños y adolescentes viven en hogares con ingresos insuficientes. En ese aspecto el informe remarca que en un contexto de “elevada vulnerabilidad”, la importancia de las transferencias como la Asignación Universal por Hijo (AUH) “reducen en promedio un 30% de la pobreza monetaria en niños”.

Como parte de la medición multidimensional, el organismo agregó un indice denominado Método Integrado de Medición de Pobreza (MIP), que contempla los dos índices anteriores y arrojó que casi el 27% de los niños y adolescentes en la Argentina sufren ambas pobrezas (monetaria y no monetaria), lo que equivale a unos 3,5 millones.

La metodología de medición de pobreza multidimensional es “más específica que la que apunta solamente a determinar esa condición bajo parámetros de ingreso económico en los hogares (pobreza monetaria)”, según el estudio.

“En un contexto económico adverso, con una inflación que atenta contra el poder adquisitivo y afecta mayormente a los sectores más vulnerables de la población, los indicadores de pobreza monetaria y no monetaria son preocupantes”, aseguró Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de Unicef Argentina, durante la presentación del informe en el barrio porteño de Recoleta.

En ese sentido, Unicef aseguró que la pobreza “es más que la escasez o insuficiencia de ingresos” y que los factores “no monetarios” son “fundamentales cuando se aborda la pobreza infantil”.

“Vivir en la pobreza durante la infancia significa no asistir a la escuela ni aprender, saltar una de las comidas o ir a dormir con hambre, no tener zapatos o vestimenta digna, no tener atención médica y estar expuesto a enfermedades”, graficó Waisgrais.

El Indec publicó ayer los números del primer semestre del año. El conglomerado del Valle del Chubut, con 27,5% de pobreza, supera en 0,2% a la media nacional.

Al alarmante dato del desempleo en el conglomerado Trelew-Rawson, se suma ahora el relevamiento del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en cuento al índice de pobreza. Las ciudades valletanas de Chubut, no solo son las más pobres de la región patagónica, sino que además están por encima de la media nacional.

El INDEC informó este jueves que en el conglomerado Trelew-Rawson la pobreza alcanzó un 27,5% en el primer semestre del año, registrando una suba interanual del 2,4% respecto al mismo período del año pasado. La indigencia registrada es de 2,1%.

Este nuevo registro es un 0,2% más alto que la media nacional, que cerró dicho período con un 27,3% de pobreza. Sin embargo, en la región patagónica ese índice alcanzó al 20,3% de la población.

En comparación con los períodos anteriores igualmente registrados, es la primera vez en dos años que el conglomerado del Valle registra un aumento en el índice de pobreza, tras la baja del 28% en el segundo semestre del 2016 al 25,1% del el comienzo del 2017; y una nueva baja que al 23,5% en el segundo semestre del año pasado.

En números reales, precisa el informe del Indec, en el conglomerado de Trelew y Rawson hay 38.023 pobres, lo que representa un 20,5% de los hogares

Comodoro – Rada Tilly

Respecto a la zona sur de nuestra provincia,el conglomerado Comodoro Rivadavia-Rada Tilly registró un 14,9% de pobreza en el primer semestre del año, siendo la tercera zona con mejor índice en el país, detrás de Ushuaia (10,4%) y CABA (11,2%).

 

 

El Chubut

El índice de pobreza se situó en 27,3% en el primer semestre del año según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), 1,6 puntos por arriba del segundo semestre del año pasado aunque 1,3 por debajo del dato del primer semestre de 2017, cuando estaba en 28,6%.

Las cifras corresponden a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y reflejan un primer impacto de la crisis cambiaria que se profundizó en el país a partir de mayo y aceleró la inflación.

Sin embargo, tras los picos de devaluación de agosto y el alza sostenida en alimentos y bienes básicos, se espera que los números de la pobreza del segundo semestre de este año serán mayores.

La extrapolación indica que hoy hay unos 11 millones de pobres en la Argentina, según la medición por ingreso (se toma una canasta de bienes básicos como umbral y quienes no acceden a comprarla se consideran pobres).

Para la UCA, “no hay crecimiento del empleo y va a aumentar la pobreza”

Luego de un salto de la pobreza a más del 30% en 2016, el guarismo clave para el presidente Mauricio Macri que llegó con promesa de “pobreza cero”, se situó en el 25,7% al compás de la baja de la inflación durante el año pasado.

La indigencia, a su vez, se situó en el 3,8%, lo que marcó una baja interanual del 0,7% y una suba del 0,3% contra el segundo semestre del año pasado.

Sobre la distribución geográfica, el mayor nivel de pobreza se ubicó en Corrientes, con un 36,8%, y la menor en la Ushuaia con 10,4%, y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con un 11,2%.  En el Gran Buenos Aires la pobreza se situó en el 31,9%.

 

 

Perfil

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) un núcleo familiar de cuatro personas requirió de $ 8.347,57 para adquirir la Canasta Básica Alimentaria, es decir, la cantidad mínima de comida para la subsistencia, y no caer por debajo de la línea de la indigencia.

La CBT que reúne alimentos, más indumentaria y transporte, aumentó durante agosto 3,6% en relación a julio, 25,1% en lo que va del año, y 36,9% en los últimos doce meses. En tanto, la CBA registró incrementos del 2,8%, 25,6% y 33,6% respectivamente.

A comienzos de mes, el presidente Mauricio Macri estimó que “con esta devaluación, la pobreza va a aumentar”, por lo que anunció un incremento en las partidas de la ayuda social.

Ver imagen en TwitterMacri anunció un refuerzo en septiembre y diciembre para las casi cuatro millones de personas que reciben la Asignación Universal por Hijo y para los beneficiarios de otros programas sociales.

El Indec tiene previsto informar el próximo jueves el Índice de Pobreza e Indigencia correspondientes al primer trimestre de este año.

En el primer semestre del año pasado, el 28,6% de las personas estaban debajo de la línea de la pobreza, y entre ellos, 6,2% eran indigentes.

Para el segundo semestre, el índice había bajado al 25,7% y la indigencia al 4,8% de la población

 

 

Telam

Después de una seguidilla de intensas reuniones en la Quinta de Olivos, Mauricio Macri anuncia la reducción de ministerios a menos de la mitad, además de un paquete de medidas económicas. Entre sus principales definiciones, llamó a toda la dirigencia a consensuar una agenda de “equilibrio fiscal, trabajo formal y Estado sin corrupción”. Admitió que la pobreza va a aumentar y adelantó que tomarán medidas para amortiguar el impacto de la devaluación en los sectores más vulnerables.

El Presidente da el mensaje previo a la apertura de los mercados, en una señal de ajuste del gasto público y de oxigenación del Gabinete, en medio de la crisis por la devaluación y de la necesidad de profundizar la reducción del déficit fiscal, meta que se redujo para el 2019 de 1,3% del PBI a 0,4%. En esta línea, llamó a “no gastar más de lo que tenemos”, para ir hacia el equilibrio de las cuentas públicas.

Después del anuncio del Presidente será el turno del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, que dará detalles de un paquete de medidas económicas para tratar de controlar la corrida del dólar y avanzar en la baja del rojo fiscal, como la aplicación de retenciones a todas las exportaciones. El funcionario viajará luego a Washington, para renegociar el acuerdo con el FMI y pedir adelantos de fondos del préstamo por U$S 50 mil millones pactado originalmente.

Durante el fin de semana Macri debatió junto a su mesa chica la reestructuración del Gabinete, lo que implica tanto la disolución de ministerios como la salida de funcionarios. Algunas de las dependencias con rango ministerial que dejarán de serlo, además de Trabajo y Agroindustria, serán Ciencia y Tecnología, Modernización, Cultura, Salud, Ambiente, Energía, y Turismo, que serán absorbidas por los ministerios que seguirán existiendo.

Uno de los ejes centrales giró en torno a quién seguiría al mando del Ministerio de Hacienda, el sector que lidera, entre otras cosas, las negociaciones con el organismo liderado por Christine Lagarde. Carlos Melconian, extitular del Banco Nación, sonó como un posible sucesor de Nicolás Dujovne. Pero la negociación se descartó después de que el economista presentara una serie de exigencias que Macri no aceptó.

Así, Dujovne no solo seguirá a cargo de su cartera sino que será el encargado de anunciar las nuevas medidas económicas del Ejecutivo para estabilizar la situación del dolar, reducir el déficit fiscal y renovar la confianza de los mercados. A su vez, el lunes a la noche viajará a Washington para seguir las negociaciones con los acuerdos con el Fondo.

Quienes pierden poder son los vicejefes de Gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, considerados junto a Marcos Peña como los “ojos e inteligencia” de Macri. Ambos seguirán en el Gobierno, aunque con cargos de menor relevancia. Quintana será coordinador de las empresas públicas, mientras que Lopetegui será asesor directo del Presidente.

En el nuevo esquema del Gabinete Andrés Ibarra, que acompaña a Macri desde hace décadas, abandonará Modernización para convertirse en el único vicejefe de Gabinete. En tanto, la cartera que lideraba cartera se transformará en secretaría.

Trabajo, Producción y Agroindustria se combinarán en un solo ministerio liderado por Dante Sica, mientras que Triaca -actualmente a cargo de la cartera laboral- se convertiría en secretario, por la pérdida de rango ministerial del organismo.

Patricia Bullrich seguirá a cargo del ministerio de Seguridad, mientras que Germán Garavano continuará como titular de la cartera de Justicia. Mientras que el ministro de Transporte Guillermo Dietrich suma poder al incorporar Energía, actualmente a cargo de Javier Iguacel. No habrá cambios en el Ministerio del Interior, liderado por Rogelio Frigerio.

Además Medio Ambiente y Turismo pasarán a depender de la Jefatura de Gabinete; Educación absorberá Cultura y Ciencia; Salud y Seguridad Social formarían un solo ministerio o pasarían a depender de Desarrollo Social; y el Plan Belgrano y el Sistema de Medios Públicos bajarán de rango o podrían desaparecer del organigrama.

El mensaje de Macri fue grabado en Casa Rosada y “pulido” en la noche del domingo en Olivos, con el asesoramiento del asesor presidencial estrella, el ecuatoriano Jaime Durán Barba. Se grabó dos veces y fue más extenso que el que el Presidente dio la semana pasada, que había durado menos de dos minutos, cuando anunció que le pediría al FMI adelantos de los fondos del préstamo.

 

 

TN

Así lo indica un informe privado que desmenuzó la posición generacional de los sectores sociales más vulnerables.

El 38%  de los menores de 20 años en la Argentina es pobre y representa el grupo que pasa mayores privaciones de acuerdo con un informe que publicó el indicó el Instituto para el Desarrollo Social Argentina (IDESA).

A su vez, en la franja de 20 a 60 años, el 23 por ciento son pobres y entre los mayores a 60, se ubica en el 7%. El dato se conoce luego de que el presidente Mauricio Macri admitiera que la devaluación alcanza el 40% anual, y que con el “rebote” de la inflación seguirá castigando.

En el mismo sentido, la encuesta de hogares del INDEC que abarcó el primer trimestre de 2018 estimó que la pobreza alcanza en proporción cinco veces más a los jóvenes que a los mayores de 60 años.

“Semejante brecha está asociada al hecho de que la política previsional aplicada en la última década fue eficaz en reducir la pobreza entre los mayores pero, debido a su rudimentario diseño, lo hizo a costa del resto de la población y, en especial, de los niños y jóvenes”, opinó el informe de IDESA.

 

 

Diario Registrado

El presidente Mauricio Macri adelantó que la pobreza volverá a subir en la próxima medición del Indec. “Lamentablemente con esta devaluación, que trajo un rebote en la inflación y la inflación es el mayor generador de pobreza, vamos a ver que parte de lo que habíamos conquistado como reducción de pobreza lo vamos a perder”, dijo en una conferencia de prensa realizada hoy en Jujuy.

“A mí me duele muchísimo porque era mi principal compromiso y sé porque los visito, porque recorro, porque hablo lo que significa estar en la pobreza. Y sé la desesperación y las ganas a partir de un buen trabajo por salir de ese lugar”, ahondó escoltado por el gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales.

En la localidad jujeña de Purmamarca, el jefe de Estado abordó nuevamente las circunstancias internacionales que provocaron una nueva corrida del dólar en la Argentina, destaca Infobae. “Está más calmo en las últimas semanas, pero estamos en un mundo globalizado y toda esta volatilidad, que no depende de nosotros porque nosotros no fijamos la tasa de interés de los Estados Unidos, ni el precio del petróleo, ni las reglas generales con las que se mueve el mundo, nos impacta”, completó.

Antes, había explicado el impacto de los factores externos. “Cualquier cosa que cree inestabilidad en el mundo nos pega a nosotros porque tenemos que pedir prestado. Entonces todos tenemos que poner el hombro”. En tanto, buscó llevar tranquilidad al asegurar: “Tenemos claro cual es el rumbo, qué es lo que tenemos que hacer”, subrayó.

Los cuadernos

En otro tramo de la rueda de prensa, fue consultado sobre el escándalo de los cuadernos de las coimas k. Al respecto, consideró que la causa marcará “un antes y un después”.

“Me siento contento como Presidente de haber generado el espacio para que la Justicia investigue de forma independiente, que los periodistas colaboren, para que sepamos lo que pasó”, agregó. En ese línea, remarcó que su gestión impulsó la ley del arrepentido, “para facilitar la lucha contra la corrupción”.

Antes de brindar la conferencia de prensa, Macri puso en marcha el plan de Fronteras Protegidas, del que participarán las Fuerzas Armadas.

 

 

La Gaceta

Impulsado por la devaluación, el índice de pobreza se ubicaría en torno al 33% y, si el escenario no se modifica, la indigencia pasaría a afectar a uno de cada diez argentinos, advirtió este miércoles Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA. “La indigencia estructural en la Argentina, por lo menos en los últimos 10 años, ronda entre 5% y 6%: 2 millones de habitantes no llegan a cubrir la canasta básica alimentaria”, advirtió el especialista.

Así lo dijo al participar del Ciclo de Conferencias “Cómo pienso a la Argentina”, organizado por el Rotary Club de Buenos Aires.
“En nuestras mediciones, el máximo anterior de pobreza en la última década fue 32-33% tanto en 2010, como en las devaluaciones de 2014, y en 2016, es decir que ahora se aproximaría a los peores momentos de los últimos diez años”, puntualizó.

Indicó que la situación social es parecida a la época del ´90 y aseguró que “hay algo que no parece modificarse en la Argentina: este mismo patrón se repite en la pobreza estructural, la cual en los mejores momentos económicos, no baja del 25%”.

 

 

Nuevo País