Tag

Pobreza

Browsing

La diputada nacional por el Chubut del bloque del Frente de Todos, Estela Hernández, en diálogo con El Pulso de Verano sobre el discurso del Ministro de Economía de la Nación, Martín Guzman en el Congreso, explicó que “la enorme deuda que hoy tenemos impide la posibilidad de crecimiento, y que claramente, se produce menos”.

“Obviamente cuando se produce menos se exporta menos, y hay menos cantidad de dólares”, puntualizó.

La diputada celebró que el Congreso sea parte de esto, pues venía de un Gobierno  donde el Congreso no tenía opinión, y estuvo cerrado.

“También, todo lo que está ocurriendo hoy, genera una alta incertidumbre y una caída de la demanda, lo cual ocasiona,  menor cantidad de puestos de trabajo. Esto genera mayor pobreza”, precisó.

Por otro lado, detalló que “la carga de la deuda colapsa a un sistema económico, ya que no llega la inversión productiva”. Ante esto, la diputada dijo que el ministro manifestó “cómo llegar y cómo hacerlo”.

“Cambiando un modelo y generando una capacidad productiva, generando confianza”, señaló la diputada.

Durante el discurso del ministro, la diputada aclaró que entendió lo siguiente“él hablo sobre definir un horizonte de una estructura económica que permita la estabilidad y sobretodo el orden de las cuentas”.

Para la diputada, lo que sucede es absolutamente importante y genera un equilibrio, y una moneda confiable que obviamente hoy no tenemos.

A su modo de ver, se aspira a “volver a tener políticas públicas de desarrollo energético, y ver cuáles son las medidas de emergencia a tratar”.

Sobre la crisis, Hernández aclaró que “están bajando los intereses porque se han tomado medida de las diferentes carteras”.

La diputada destacó que el ministro habló sobre una responsabilidad compartida del Gobierno anterior en tomar la deuda y el FMI.

“Este Gobierno ha mostrado un camino a recorrer.  Ha explicado y contestado cada una de las preguntas que se le ha hecho. Entre todos vamos a encontrar ese camino, y creo que vamos por una dirección correcta”, sentenció la diputada Hernández.

Sobre Chubut

La diputada Hernández expresó que  Chubut va a ser la segunda Provincia en restructurar la deuda.

En cuanto a la crisis, afirmó que “tendrán que plantear un plan y programa a seguir. Lo que sé, es que nuestra provincia está pasando por una situación de crisis, no sólo económica, financiera y social, sino política”.

“Todos los actores políticos tienen que trabajar en conjunto. Tienen que trabajar con una legislatura seria para que vean la situación que nos está afectando en la Provincia”, expresó.

La diputada concluyó sobre Chubut que “es muy grave. A pocos días del comienzo de clases…hay problemas graves en el sector salud… es muy grave”.

El presidente Alberto Fernández cierra este miércoles su gira europea en Francia y en una de sus últimas actividades brindó una clase magistral ante alumnos del Instituto de Estudios Políticos de París (Sciense PO París). El Presidente se refirió a distintos temas como la negociación de la deuda, el plan económico, la crisis social que afecta a Chile, la administración de Mauricio Macri, la pobreza en Argentina, las elecciones en la OEA, la cumbre del G20 que se hizo en Buenos Aires, y además reiteró que en las próximas semanas va enviar al Congreso “una ley que termine con la despenalización del aborto y permita la atención en cualquier centro público”.

Respecto de la negociación de la deuda y del plan económico, ante una pregunta de una de las asistentes a la charla, Fernández aseguró que “el 12 de febrero el ministro de Economía irá al Congreso a explicar todo lo necesario para que todos entiendan de qué se trata la necesidad de hacer sostenible la deuda, que quiere decir darle tiempo a la Argentina para que vuelva a crecer y poder pagar”.

“Ese es el punto de arranque del plan que hemos hecho. No es verdad que no tenemos plan, es verdad que no lo contamos. Y no lo contamos porque estamos en plena negociación. Sería descubrir las cartas. Estamos jugando al póquer y no con chicos. Tenemos que hacerlo bien, con inteligencia. Pero el plan es volver a poner en funcionamiento la economía argentina”, detalló.

En ese sentido, el Presidente destacó que “me reuní con empresarios que invierten, les pedí que confíen en el país, que sigan invirtiendo, produciendo, generando trabajo. Sobre esa base, construiremos la riqueza pública para ayudar a los sectores más necesitados. Pero no quiero que la solución sea la eterna ayuda a los sectores más necesitados. Quiero que esos sectores trabajen y generen su propia fuente de ingresos. Hay que hacerlo invirtiendo y dando trabajo. Después del 12 lee los diarios que vas a empezar a tener indicios”.

Por otro lado, habló de la despenalización del aborto y confirmó que enviará un proyecto al Congreso. “En la Argentina el aborto es un delito. Es un extraño delito donde casi nunca se condena a ninguna mujer por aborto pero todos sabemos que existe. ¿Cuál es el problema de que exista? Que todo aborto se vuelve clandestino y en la clandestinidad el riesgo de vida y de salud de la mujer aumenta. El problema es más agudo de acuerdo a la clase social de quién practica el aborto. Si es de clase alta, lo hará en un centro de salud adecuado, en condiciones adecuadas y el certificado médico dirá que tuvo una aborto espontáneo y su salud estará garantizada. En una mujer sin recursos, su vida corre peligro y si zafa su vida corre el riesgo de sufrir lesiones internas”, se explayó Fernández.

En tanto, consideró que el debate en torno al aborto “es parte de la discusión hipócrita que Argentina tuvo con el divorcio. Durante años discutimos si se podía volver a casar. Salió la ley, mi mamá y Carlos se casaron y los tres hijos fuimos testigos. ¿Para qué discutimos durante 20 años esto? Yo siento que con el aborto pasa algo parecido. Hay quien siente que legalizar el aborto lo vuelve obligatorio. No es obligatorio para nadie. Es un tema que debemos resolver desde el mundo de la salud pública. No podemos poner en riesgo la salud de la mujer que decide abortar. No vivo en paz con mi conciencia sabiendo que si una mujer tiene que realizarse un aborto y no tiene la posibilidades económicas, termina en manos de un curandero que con una aguja la termina lastimando o matando”.

Respecto de la cumbre del G20 que se hizo en Argentina, Fernández dijo que los líderes del mundo lo miran con asombro cuando plantea una visión crítica de la economía argentina, comenta INFOBAE. “Dos de ellos me dijeron que estuvieron en el G20 en Buenos Aires y no fue lo que les habían dicho las autoridades; no hay ninguna forma de encarar la realidad que no sea asumiéndola y durante cuatro años hubo un gobierno que vendió una realidad que no existía”, aseguró.

El jefe de Estado aclaró en el inicio de su intervención que no pretendía ser políticamente correcto, sino plantear dudas para abrir cabezas. Describió que la Argentina tiene excelentes cualidades y profesionales, pero pese a ello aún no pudo combatir su principal problema: la pobreza.

En un tramo de su presentación, Fernández recordó la crisis de 2008 que se originó en los Estados Unidos y se expandió por Europa, y aseguró que esa recesión “en el sur (del planeta) pegó muchísimo. Sin embargo, nos volvimos a recuperar con muchísimas dificultades”.

En tanto, respecto del Gobierno de Macri, el Presidente dijo que la administración de Cambiemos recibió “un país con tres problemas que los profundizó y nos trajo más. Pero nos vamos a volver a levantar. No me pregunten cómo lo hacemos porque la verdad no lo entiendo. Pero lo hacemos”.

Además, señaló que la revuelta reciente en Chile fue un llamado de atención para toda la región, cuyo principal inconveniente es la desigualdad social, y aseguró que “el problema de América Latina es la desigualdad, la brecha que separa a los ricos de los pobres, la concentración del ingreso en pocos y la distribución de la pobreza en millones. Ahí es donde debemos reparar un instante. Porque no parece ser justo vivir en semejante tierra y tener que padecer tanta pobreza y desigualdad”.

“No es un problema de ideologías, si somos más socialistas o liberales. Es un problema ético que tenemos como sociedad. ¿Hasta dónde nosotros podemos seguir conviviendo con semejante desequilibrio? Esa es la gran disyuntiva que tiene América Latina. Quisiera una América Latina integrada con lógicas de mayor igualdad social”, destacó.

En ese sentido, Fernández resaltó que “solían hablarme del milagro chileno. Tengo muchos amigos chilenos y muchos de la Concertación chilena. Muchos de ellos se educaron en Francia, Alemania, Europa cuando Pinochet los perseguía. Me hablaban del milagro chileno y yo los miraba con cara de ‘de qué me estarán hablando’. El milagro era que en un continente con inestabilidad económica Chile crecía. Lo que nadie reparaba era que Chile fue durante décadas el país más desigual de América Latina. Y que hoy debe ser el segundo o el tercero más desigual. Entonces cada vez que me hablaban del milagro chileno yo decía ‘miren, el milagro es que los chilenos no reaccionan, que no adviertan lo que les está pasando’”.

A continuación consideró que “hay que respetar la institucionalidad en Chile, nada de esto justifica el alzamiento contra la democracia pero sí es un llamado de alerta lo que pasó. Y no es distinto a lo que pasó en Ecuador o en Colombia”.

Por otro lado, habló de la Argentina: “Tenemos a Messi, Maradona y al Papa; pero tenemos un 40% de pobreza. Nada de eso sirve para calmar la vergüenza y el dolor como sociedad de la pobreza. Entre las cosas que decimos los argentinos es que somos capaces de producir alimentos para 400 millones de personas. ¿Y no podemos alimentar a 15 millones? Algo no está bien en Argentina. Y algo está tan mal como en toda América Latina”.

“Argentina a su vez tiene otros problemas. Todo esto ocurre en el mismo momento en que estamos asediados por una deuda que ha sido tomada irresponsablemente en poco tiempo. El problema no fue que se tomó mucha deuda en poco tiempo, sino que se comprometieron a pagarla muy rápido. Y esa una ecuación imposible”, consideró.

Por otra parte, Fernández aseguró que las características de la sociedad argentina son “únicas porque conoció lo que ningún otro pueblo conoció. Nuestros trabajadores tienen derechos, nuestros hijos tienen derecho de estudiar en la educación pública, nuestros enfermos de ser atendidos en hospitales. Fuimos una sociedad única en América Latina porque crecimos teniendo derechos. Y ahora el capitalismo me dice que para crecer tenemos que sacar los derechos. Nos hicimos fuertes dándoles derecho a los que trabajan y salud a los viejos. ¿Y ahora tenemos que quitar todo eso? Algo no anda bien. Un gobierno que le quita derechos a su gente hace retroceder a su sociedad. Hay que darle derechos a nuestra gente para que crezca con desarrollo”.

En tanto, se refirió a su relación con otros mandatarios y aseguró que para él no es un factor determinante la ideología de esos dirigentes si “fueron elegidos por sus pueblos. Trump es un presidente legítimo, como Piñera y Duque. ¿Quién soy yo para decidir llevarme bien solo con los que piensan como yo? Trataré de llevarme bien con ellos para convencerlos. Quiero una América Latina unida para enfrentar los problemas de la globalización. Separados nos va peor. Parte de la política es convencer al otro. Tenemos que hablar, discutir y respetarnos. Nunca va a haber una América Latina con unanimidad de pensamiento. Pero eso no debe ser un problema. Siempre tiene que haber una América Latina democrática que respete los procesos democráticos. Por eso me preocupa lo que pasa en Bolivia. Pero para buscar puntos en común para que mi país avance, hablo con todos. Sobre todo si fueron elegidos democráticamente”.

Por último, habló de la Organización de Estados Americanos (OEA), hoy presidida por el uruguayo Luis Almagro, quien buscará un nuevo mandato en octubre. En esa línea, Fernández dijo que “he sido amigo de Almagro pero creo que su gestión en al OEA fue espantosa y aquello que estaba llamando a resolver no lo resolvió. La OEA necesita un mejor futuro”.

En el último mes del 2019 fueron necesarios aproximadamente  $38.960 de ingresos mensuales para cubrir la canasta básica total (CBT) para una familia formada por un matrimonio con dos hijos en edad escolar.

De esta forma, la canasta básica total -que marca la línea de pobreza- subió $1364 o un 3,6% respecto a noviembre, según informó este miércoles el Indec.

En relación a diciembre del 2018, las necesidades de una familia tipo para no caer en la pobreza se incrementaron un 52,8%, unos $13.467 y solamente un punto porcentual en comparación con la evolución inflacionaria.

En tanto que para adquirir la canasta básica alimentaria (CBA) para una familia de cuatro miembros se necesitaron $15.584 en el mes de diciembre.

Esta marca, que indica los ingresos necesarios para superar la línea de indigencia, subió $486 o un 3,2% y anotó un alza interanual del 52,8%, al igual que la CBT.

El gobernador Mariano Arcioni enumeró las dificultades económicas y financieras existentes, y que no serán fácilmente superables, pero se mostró convencido de que el futuro será mejor para Chubut y destacó que en junio del presente año “alcanzamos una meta importante: el equilibrio fiscal primario”.

Y aseguró que “pese a los inconvenientes el Estado “sigue funcionando y avanzando” y advirtió que “vamos a seguir trabajando con honestidad y transparencia, como lo hicimos hasta ahora. y vamos a seguir demostrando que nada ni nadie nos detendrá mientras haya un sólo chubutense que no la esté pasando bien”.

En ese marco, Arcioni insistió que “será clave trabajar en conjunto, los necesitamos” y anticipó que para que “nuestros esfuerzos den sus frutos progresivamente, necesitamos una clase política madura y responsable”.

“Así recuperaremos la esperanza, la esperanza de crecer y creer; esperanza de trabajo, progreso y futuro, con menos pobreza, más igualdad más crecimiento y cada vez menos desigualdad e indiferencia”.

Tres economistas del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Harvard fueron galardonados con el Premio Nobel de este año, por su investigación sobre cómo sacar a la gente de la pobreza.

El profesor del MIT Abhijit Banerjee, de 58 años de edad, que nació en la India, y su esposa Esther Duflo, que nació en Francia en 1972, compartieron el premio con el economista de la Universidad de Harvard Michael Kremer «por su enfoque experimental para aliviar la pobreza global».

«La investigación realizada por los galardonados de este año ha mejorado considerablemente nuestra capacidad para luchar contra la pobreza mundial «, dijo la Real Academia de Ciencias de Suecia.

«En solo dos décadas, su nuevo enfoque basado en experimentos ha transformado la economía del desarrollo, que ahora es un campo floreciente de investigación», añadió la entidad, así lo reseña Télam.

Desde hace al menos 30 años la pobreza como medida monetaria de insuficiencia de ingresos alcanza al 25% de los habitantes en Argentina, lejos de los niveles exhibidos por este indicador hasta mediados de los años 70.

Así lo manifestaron en un análisis los economistas Gerardo Garcia Oro y Laura Caullo del instituto IERAL de la Fundación Mediterránea.

«Hay un significativo contraste con lo que ocurre en países vecinos en esta materia. En 1986, Chile enfrentaba niveles de pobreza superiores al 72% de sus habitantes. Las últimas cifras informadas muestran que la tasa de pobreza alcanza actualmente al 8,6% de la población chilena», indicaron.

Mientras que en Argentina, los datos del primer semestre de 2019 muestran que la pobreza monetaria alcanza al 28,5% de la población en la Patagonia, el 34,7% en la región Pampeana, el 35% en Cuyo, el 39,9% en el NOA y el 42,4% en el NEA.

«Para cerrar la brecha de indigencia se necesitaría una transferencia de $4.513 mensuales a cada hogar y para cerrar la brecha de pobreza esa suma debería ser de $11.942 mensuales por familia», señalaron.

En este sentido, de acuerdo con las últimas cifras difundidas por el INDEC, correspondientes al primer semestre de 2019, la incidencia de la pobreza llegaba al 35,4% de los habitantes, unas 15,8 millones de personas, y la indigencia al 7,7%, más de 3,4 millones.

«El magro desempeño observado es producto de problemáticas estructurales, la coyuntura adversa que atraviesa la economía y las inequidades sociales que reproduce la convivencia con 12 años acumulados de alta inflación», evaluaron los especialistas.

Además agregaron que «puede notarse que en el último año (comparando el segundo trimestre de 2018 y 2019) el valor de la canasta básica alimentaria que delimita el umbral de indigencia se incrementó en un 61,9%, en tanto que la canasta básica total (umbral de pobreza) lo hizo en un 60,5%».

El presidente de Cáritas Argentina, monseñor Carlos José Tissera, aseguró que el aumento de la pobreza reflejado en los índices del Indec «no es algo que nos sorprenda: nos duele y nos avergüenza», y reclamó a la dirigencia una propuesta común para revertir «definitivamente» la pobreza estructural instalada hace años en el país.

«El aumento de la pobreza reflejado en los índices no es algo que nos sorprenda: nos duele y nos avergüenza. Refleja la realidad que vemos en los comedores, merenderos y centros comunitarios, en el conurbano bonaerense y las grandes ciudades del interior», sostuvo en una entrevista con AICA.

«A esto se le suma el cierre de las fuentes de empleo y el aumento en la atención de jóvenes, familias y adultos mayores. Últimamente la jubilación mínima no alcanza a cubrir la canasta básica, ni medicamentos», advirtió.

En este mismo sentido, el obispo de Quilmes aseveró: «Vemos como cada vez más hermanos, niños, jóvenes y abuelos están sufriendo la realidad de no tener para vivir dignamente, ni lo suficiente para comer y poco acceso a la salud».

Monseñor Tissera consideró que «nadie puede estar exceptuado de esta realidad que estamos viviendo, es un problema de todos» y afirmó: «Nunca más deberíamos vernos sumergidos en una crisis semejante».

«Esta situación es un llamado a toda la dirigencia del país, en este tiempo de definiciones electorales, a que aporten a una propuesta común, para que definitivamente se revierta la pobreza estructural que viene instalada desde hace muchos años», pidió.

«En la Argentina cada persona debe tener igualdad de oportunidades y la posibilidad de desarrollarse integralmente», concluyó.

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, se refirió a los datos de pobreza que difundió el Indec y sostuvo que «no hay nada más inmoral que no reaccionar», por lo que prometió «generar trabajo y construir una Argentina más justa y equitativa».

El índice de pobreza aumentó a 35,4% al término del primer semestre este año, contra el 27,3% en igual período de 2018, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en tanto el Nivel de Indigencia aumentó a 7,7% desde el 4,9% anterior de finales de 2017.

Al respecto, el postulante del kirchnerismo expresó: «No hay nada más inmoral que no reaccionar ante la pobreza. Debemos parar esto generando trabajo y construyendo una Argentina más justa y equitativa», así lo reseña Télam.

No hubo sorpresa, tampoco anuncios tras la oficialización de la cifra de pobreza, que llegó al 35,4 por ciento. «Los resultados no son lo que esperábamos», reconoció la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, que, junto al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, fueron los encargados de poner la cara y dar explicaciones. De hecho, el Gobierno trabajó las últimas semanas con el foco puesto en cómo revertir el impacto.

Hoy, después de que Indec dio a conocer que la pobreza afecta a 14,4 millones personas, es decir que en el último año 3,4 millones de argentinos cayeron en esa situación producto de la inflación, la precarización del mercado laboral y la fuerte pérdida de poder adquisitivo, el Gobierno buscó explicar la cifra que deja expuesto lo que es el mayor fracaso de la gestión económica del presidente Mauricio Macri.

«Los índices corresponden al primer semestre de 2019, es una realidad que conocemos y fuimos acompañando a cada una de las familias. Fuimos tomando medidas que se fueron anunciando, que son medidas de alivio mientras llegamos al fondo de la situación, que es bajar la inflación», describió Stanley, que enumeró entre los paliativos los aumentos otorgados a la Asignación Universal por Hijo (AUH), más los bonos, más la suba del mínimo no imponible de Ganancias para los trabajadores formales, el aumento del salario mínimo vital y móvil y la baja del IVA para algunos de los alimentos de la canasta básica, entre otras medidas.

«Las medidas que tomamos fueron aliviando la situación. Nuestro objetivo es reducir la pobreza, algo que logramos los primeros años de gobierno, pero se vio afectado el índice por las distintas devaluaciones y las crisis económicas que fuimos sufriendo», explicó Stanley.

Según la ministra, el gobierno nacional trabajó los casi cuatro años de la gestión de Mauricio Macri en los «problemas estructurales, lo que permite la salida definitiva de la pobreza». En ese sentido, destacó que desde 2015 dos millones de personas tienen cloacas y agua potable. También resaltó mejoras en la calidad educativa, lo que genera trabajo genuino. «Estamos en una mejor situación estructural», dijo la funcionaria.

Sica, por su parte, aseguró que el Gobierno hace «cotidianamente autocrítica». Y agregó: «Parte de la contracara de lo que es la pobreza lo tenés en el mercado de trabajo. La Argentina viene arrastrando desde hace décadas un piso de desempleo informal que es muy difícil de bajar. Incluso, en épocas donde el crecimiento ha sido muy fuerte».

Además, el responsable de Producción y Trabajo culpó a la oposición por no dar el debate en el Congreso a ciertos proyectos de ley que, según su visión, podrían haber mejorado la situación del empleo en el país.

«Intentamos este año trabajar una ley que enviamos una ley que enviamos al Senado donde queríamos trabajar en los costos salariales y que generaban incertidumbres a la hora de contratar en las Pymes, pero lamentablemente la falta de apoyo en términos de consenso político para poder avanzar nos impidió avanzar más fuertemente», manifestó Sica.

El Indec también informó que la indigencia fue de 7,7%, es decir que subió 2,8 puntos y afectó en el área urbana, según una proyección propia, a 3,1 millones de personas. El último informe de pobreza de los cuatro años de la gestión macrista tiene como peor indicador el impacto en los niños menores de 15 años. En ese universo, el 52,6% de los chicos son pobres (se incrementó 5,8% en 12 meses).

«Claramente en la Argentina, ya hace muchos años, siempre impacta más la pobreza en los más chicos por eso las políticas sociales tienen un especial enfoque en poder revertir esta situación. Las medidas de refuerzo están sobre la AUH y las asignaciones familiares», expresó Stanley, que también informó que en las últimas semanas se reforzaron, con la sanción de la emergencia alimentaria, los programas de primera infancia y las becas de los espacios de primera infancia, informó La Nación.

El organismo también informó que la indigencia aumentó al 7,7 %. Hay 14,4 millones de pobres y 3,1 millones de indigentes.

El INDEC informó que, en un año, la pobrezaaumentó del 27,3% al 35,4%, mientras la indigencia subió del 4,9 al 7,7%, según los datos del primer trimestre de 2018 y 2019.

Proyectados estos porcentajes a la población urbana nacional, el número de pobres pasó de 11.150.000 a 14.400.000: son 3.250.000 nuevos pobres en tan sólo 12 meses. Si se incluye la población rural, el número de pobres se eleva a 15.800.000 personas.

En tanto también hubo un salto de la indigencia del 4,9%, un año atrás, al 7,7% en la medición actual. Son3,1 millón de indigentes: 1.100.000 de nuevos indigentes.

El 35,4% de la primera mitad de este año se divide en un 34,1% en el primer trimestre y un 36,7% en el segundo trimestre. De aquí se desprende que entre abril y junio el número de pobres se elevó a más de 15 millones de pobres urbanos. Y 16.500.000 si se considera toda la población del país.

Esta medición de pobrezaes la más alta de toda la gestión del presidente Mauricio Macri quien asumió a fines de 2015 con una pobreza del 29%, según las mediciones alternativas (caso Observatorio de la UCA), por la ausencia de índices oficiales de aquel momento.

No obstante, se estima que el presidente Macri concluirá su actual mandato con un nivel de pobreza más alto por el deterioro económico y social del semestre en curso, en especial a partir de agosto, luego de las PASO. Esa medición se conocerá en marzo de 2020.

Este fuerte incremento de la indigencia y de la pobreza se explica por el deterioro de las condiciones de vida de la población como consecuencia de varios factores: caída del salario real, deterioro de las jubilaciones y demás prestaciones sociales, pérdida de empleos, crecimiento del cuentapropismo y de los empleos informales en un contexto de retracción de la actividad económica, retroceso del consumo y de la inversión y caída de poder adquisitivo de la población frente al aumento de la inflación.

La medición del INDEC se denomina de pobreza por ingresos  porque toma en cuenta los ingresos de las personas y familias y los contrasta contra el valor de la canasta de alimentos básicos y la canasta básica total.

Esa comparación arroja que los valores de ambas canastas en esos 12 meses, a junio,aumentaron entre un 58,3% y 58,9%, por encima de la propia inflación frente aumentos de salarios y de jubilaciones en torno del 35% y de deterioro de ingresos de los cuentapropistas informales y monotributistas registrados.

Como ese deterioro de los ingresos de la población continuó en los meses siguientes y el empleo siguió en retroceso, se estima que la próxima medición de ambos indicadores sociales del segundo semestre de este año arrojará porcentajes aún más elevados, informó El Clarín.