Tag

Plaga

Browsing

Las presentaciones se podrán realizar hasta el 11 de septiembre inclusive tanto para los productores afectados por la plaga de tucuras como inclemencias climáticas.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio del Chubut, a cargo de Leandro Cavaco, informa a los productores afectados por la plaga de tucura y/o inclemencias del tiempo, los requerimientos para la correcta presentación de la declaración jurada.

Se recuerda que la mera presentación de las DDJJ no acredita la condición de productor en emergencia, ni la entrega de ningún aporte; requiere una evaluación posterior realizada por la Autoridad de Aplicación (Subsecretarías de Agricultura y Ganadería).

Los productores damnificados por ambos eventos podrán presentar su acreditación de daño en un mismo formulario ÚNICO (Modelo Tucura y Nieve).

En este sentido, los productores damnificados por tucura que ya hayan presentado su DDJJ, y que han sido damnificados por el temporal de nieve, deberán completar el formulario ÚNICO (Modelo Tucura y Nieve), sólo indicando el daño correspondiente a este último evento.

La presentación de formularios por afectación de tucura será recepcionada en los Juzgados de Paz de Cushamen, Languiñeo, Tehuelches, Gastre, Telsen y Paso de Indios.

Por inclemencias climáticas, en los Juzgados de Paz de Cushamen, Languiñeo, Tehuelches, Gastre, Telsen, Paso de Indios, Futaleufú, Río Senguer y Sarmiento.

Al recibir el trámite el Juzgado u Organismo interviniente deberá entregar el Certificado de Cumplimiento. Para ambas presentaciones el plazo se extiende hasta el 11 de Septiembre de 2020.

Para mayor información comunicarse al correo electrónico dga.magiyc@chubut.gov.ar, por WhatsApp al 280 4679318 o 280 4355465 o telefónicamente 0280 4482603 al 606 (interno 242) – Subsecretaria de Agricultura o Ganadería.

El director de agricultura y ganadería de la provincia, Néstor Nápoli, se refirió a la recepción de las declaraciones juradas de los productores que se vieron afectados por la plaga de tucuras entre el año pasado y el actual, principalmente en la zona de Cushamen, ahora también afectada por el temporal de nieve.

Nápoli señaló que se esta recibiendo la documentación de manera presencial en los juzgados de paz o también a través de medios digitales como correos electrónicos y WhatsApp.

El funcionario señaló que la fecha límite para la inscripción estaba pautada en principio, para mediados de agosto, pero la misma se extenderá hasta fines del mes que viene.

Nápoli explicó que la declaración de emergencia por la plaga de estos insectos alcanza a seis departamentos de la provincia, y en áreas específicas.

La intención es la de conocer el grado de afectación de la plaga a los productores, según indicó el funcionario quien no pudo dar precisiones en torno a subsidios porque, según explicó, la idea es que esas ayudas se gestionen a nivel nacional ya con los datos concretos.

Por último, Nápoli habló acerca de los productores del noroeste provincial que se encuentran alcanzados por la emergencia climática de los últimos días.

Al respecto señaló que hasta que no descienda la nieve y se vean los efectos del deshielo, no se sabrá qué consecuencias tiene el temporal sobre los animales de cría del sector.

Describió que principalmente, en la zona afectada existen pequeños y medianos productores ganaderos de ovinos y caprinos.

Una plaga de langostas, especie que provoca daños en la actividad agrícola, cruzó hace una semana el río Paraná y llegó a la provincia de Corrientes cerca del límite con Entre Ríos, según la representación de la Agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura en el país.

Se trata de la especie denominada «langosta sudamericana» que pueden desplazarse hasta a 150 kilómetros en un día y que, si bien es una plaga rural, se convierte en urbana llegando a pueblos y ciudades.

De todas maneras, es un insecto que no afecta a la salud de las personas ni de los animales pero «puede impactar en la actividad agrícola en forma directa y a la actividad ganadera de forma indirecta, alimentándose de los recursos forrajeros y producir daños, también, en la vegetación nativa», según la publicación «Noticias de la ONU».

Esta manga de langostas ingresó el 21 de mayo pasado desde Paraguay hacia la provincia de Formosa, en donde se instaló definitivamente siete días después.

La plaga partió del departamento formoseño de Pilagás, en el este de Formosa, y desde allí continuó avanzando hacia las provincias de Chaco y Santa Fe, impulsadas por el viento procedente del norte.

El martes pasado fueron avistadas en la región de Santa Fe, a 250 kilómetros de la frontera con Brasil. Fernando Rati, experto de la FAO en la Argentina dijo que la mejor manera de combatir la plaga es con fumigación aérea y haciendo un seguimiento en vivo.

“Con respecto a esta ola de langostas que puede llegar a Brasil en los próximos días y horas, el método de prevención más importante en este momento es un plan para monitorear cómo se mueven en tiempo real junto con las autoridades de Argentina y Uruguay”, expresó.

La FAO considera a la langosta del desierto «la plaga migratoria más destructiva del mundo». Una nube de un kilómetro cuadrado de estos insectos puede consumir la misma cantidad de alimentos que 35.000 personas.

Según un informe del INTA, los adultos de este tipo de langosta tienen el aspecto típico de una langosta y son de gran tamaño, donde el macho llega a medir entre 28 y 49 milímetros; y la hembra entre 39 a 66.

Con coloración generalmente rojiza en su fase de masa gregaria, forman las famosas «mangas», que se trasladan según la temperatura, humedad, y alimento.

Se formarán comités locales para capacitar a los productores afectados, emitir alertas tempranas y así evitar su propagación.

En el marco de la emergencia fitosanitaria declarada por la resolución 135/2020 de SENASA, en la provincia del Chubut y con respecto al control, prevención y vigilancia de la plaga de “tucura sapo”, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio, encabezado por Leandro Cavaco, participó de la primera de las reuniones convocadas por SENASA en Cushamen y Tecka, junto a productores, referentes de comunas de pueblos originarios y municipios.

El objetivo es conformar los comités locales interinstitucionales que contarán con la participación de los productores afectados e instituciones. Estos comités serán los encargados de hacer sus planes de acción que comprendan la estrategia para atender la problemática de la plaga de tucuras, que afecta en distinta medida, la producción forrajera del sector productivo provincial.

El objetivo es que el productor esté atento a los nacimientos tempranos y pueda estar preparado para controlar a tiempo la tucura que se encuentra en estadio casi inmóvil (mosquita) y cubre una superficie que puede controlar efectivamente, y además que disponga de la asistencia técnica y operativa (operador, equipos e insumos), correspondientes.

Cabe destacar que la plaga aparece todos los años en mayor o menor medida, es endémica, y su presencia debe ser denunciada de forma obligatoria ante el SENASA, comunicando formalmente la misma y especificando localización y superficie afectada. También a través de las comunas y/o instituciones u organizaciones de productores presentes en el territorio se podrá canalizar la misma.

Las capacitaciones de los operadores son muy importantes y próximamente, se definirán los cronogramas de las mismas, ya que es de suma importancia conocer claramente los métodos de control y los cuidados a tener en cuenta, con el uso de agroquímicos.

“Básicamente el productor debe entender y conocer cómo controlar la plaga y que es una práctica más, dentro de su establecimiento, y para lo cual, debe estar capacitado, equipado y con los insumos necesarios”, agregó Néstor Nápoli del área de Agricultura del ministerio.

Alcances de la emergencia

Particularmente, la Emergencia declara la obligatoriedad de la denuncia, autoriza a utilizar solo los principios activos Cipermetrina, Deltametrina y Lambdacialotrina, resalta las actividades de vigilancia y control que deben hacer los propietarios arrendatarios o tenedores de los establecimientos y que se colaborará con recursos, en la medida, que las estrategias comunes estén definidas en los planes de acción previstos.

Las próximas reuniones se realizarán en el transcurso del mes, y se convocará a los productores interesados por los distintos medios de comunicación.

Hay bichos que integran estas pampas, pero son noticia cada 40 o 50 años, cuando aumentan su población exponencialmente, se vuelven plaga y la cosa se desmadra. Afectan a los animales porque les disputan la comida y, en consecuencia, a los agricultores, ganaderos y a todo aquel que termine sumergido en una pesadillesca invasión doméstica de insectos. Aunque la imagen de este tormento suele protagonizarla la langosta, hoy la mirada está puesta en el llamado tucura sapo, un bicho sin alas, desagradable y grande, de entre tres y cinco centímetros. Su nombre técnico es bufonacris claraziana, dato irrelevante frente a la voz popular de que se trata de una especie caníbal. ¿Cómo es, por qué asusta tanto y qué llevó al Senasa a declarar la emergencia fitosanitaria en Rio Negro, Chubut y Santa Cruz?

Ciertas condiciones generaron que haya crecido notablemente en las zonas del oeste de esas provincias, tomando como referencia la ruta 40, expandiéndose hacia la meseta céntrica”, contó a Clarín Héctor Medina, coordinador del Programa Nacional de Langostas y Tucuras, del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), y agregó: “Se trata de un insecto nativo en la región, por lo que la idea no es eliminarlo sino lograr un equilibrio en el número de la población, de modo de evitar daños”. Los hay de dos tipos: “reales” y “ficcionales”. Sobre los primeros, Medina explicó, “el tucura sapo come pastizales y le está generando competencia alimentaria a las ovejas, lo que es un problema importante”. En este punto, admitió, «dado que el Senasa no contabiliza pérdidas materiales, es difícil saber las consecuencias generadas hasta el momento».

Sin dudas no se trata de un tema menor, en especial hablando del futuro, ya que cada hembra está depositando unos 40 huevos bajo tierra. “Si bien el ciclo de la plaga está cerrándose en forma natural y para marzo, digamos fines de marzo (cuando baje el calor), debería haber desaparecido, el problema es qué va a pasar en agosto o septiembre, cuando nazcan los huevos. Podría ser mucho peor que ahora, si no logramos realizar un control adecuado de la plaga”, advirtió el experto del Senasa.

En cuanto a los daños «ficcionales», “se dice que es un bicho caníbal, pero no come personas, obviamente”, explicó Medina, y detalló: “Como muchos insectos, el tucura sapo puede llegar a ingerir ejemplares muertos de su misma especie, pero no es esa su principal fuente de alimentación. El tema es que hay mucho revuelo porque en estos meses avanzó hacia pueblos, escuelas y comunidades, lo que generó cierto caos en la gente. Hay que dar un mensaje claro: este bicho sólo se alimentan de material vegetal y no transmite enfermedades a los humanos. No hay riesgo en ese sentido”.

Aun así, el panorama es complejo. Por un lado, por la dificultad que representa, de aquí a los próximos meses “encontrar los depósitos de huevos que están bajo tierra, de modo de evitar una masiva avanzada de la plaga a fines de este año”. Por otro, porque —admitió el funcionario— “la plaga no debería haber llegado hasta las casas y asustar a la gente”, lo que puso en evidencia falencias en las acciones de vigilancia pasadas de parte de los productores y de los organismos provinciales correspondientes.

En cuanto al rol del Senasa, el terreno es pantanoso. Mientras “la responsabilidad del control de estas plagas es del productor” —dijo Medina—, en la medida en que las plagas de acrídidos (o insectos ortópteros) representaron históricamente un problema nacional, la Argentina sí cuenta con un programa de contención enfocado en su vigilancia y mitigación. Y es justamente el que lidera Medina. Fue cambiando de nombre, pero existe desde fines del siglo XIX.

¿Podía entonces preverse este avance del tucura sapo? El funcionario mencionó las dificultades en la implementación local de programas de largo plazo: “Previo a 1950, la langosta era la plaga más severa del país. Después se controló y durante 50 años no apareció. O sea que no tenía sentido mantener 6000 personas trabajando en eso. Con estas plagas el problema es que desaparecen y dejan de ser un problema y las acciones de vigilancia se relajan, con lo que [después] se actúa tarde. Y hasta que uno mueve todo de nuevo…”

Esta relajación hace que también “la investigación sobre estos insectos sea muy escasa”, dijo, aunque adelantó que «un equipos del Conicet está trabajando en una estrategia de control biológico de la plaga a través de un hongo (inocuo para las personas), de modo de evitar el uso de pesticidas químicos».

Mientras tanto, la forma de controlar estas plagas cíclicas con tasas de reproducción tan alta es la detección temprana: «Tener una red de alerta.Verificar constantemente la presencia de los insectos y los niveles poblacionales”.

La tucura sapo es un insecto voraz que afecta la vegetación de la región e impacta en la actividad rural. Se reproduce rápidamente y se extiende en enormes cantidades en Santa Cruz, Chubut y Rio Negro, provincias en donde se acaba de declarar la Emergencia Fitosanitaria.

Una plaga preocupa de tal manera en provincias patagónicas que el SENASA acaba de declarar la Emergencia Fitosanitaria en tres provincias: Santa Cruz, Chubut y Río Negro.

Es la “Tucura Sapo” (bufonacris clarasiana) un insecto parecido a las langostas, que no tiene alas pero se desplaza en verdaderas mareas de miles de ejemplares, que comen y arrasan con la vegetación herbácea de la estepa, valles, y cultivos.

“Estos Acridoideos ocasionan daños severos en las zonas agrícolas y ganaderas, tanto en campos naturales como implantados”, afirma la declaración de emergencia publicada este jueves en el Boletín Oficial.

Se detectaron brotes poblacionales de la plaga en cuestión en las provincias patagónicas. “La alta densidad poblacional de la citada plaga ha ocasionado perjuicios productivos significativos a las actividades agrarias de las comunidades” afirma el instrumento legal.

Esta especie tiene la particularidad de no tener alas y desova en áreas pedregosas donde predominan vegetales arbustivos, por lo que su desplazamiento no es el de una «nube» que se eleva en el cielo como ocurre con las langostas, sino que camina devorando todo a su paso.

Debido a la falta de productos registrados resulta necesaria la aprobación del uso de principios activos para el control de la mentada plaga, que permitan dar respuesta inmediata a la problemática planteada.

De acuerdo a la normativa las dependencias de este organismo deberán adoptar las medidas técnico-administrativas extraordinarias acordes al estado de emergencia. En este sentido, estarán autorizados a contratar locaciones de obra, servicios no personales, comprar equipamiento y efectuar todo gasto necesario para hacer frente a dichas tareas, que deben realizarse de acuerdo con la evaluación de situación de emergencia existente.

La determinación también expresa que los propietarios deberán realizar las tareas de control en el marco de un manejo integrado, con los productos autorizados por SENASA, como así también permitir el ingreso a los agentes oficiales para realizar, supervisar o fiscalizar las actividades de vigilancia, control y otras medidas fitosanitarias que se establezcan.Según el portal de noticias el cordillerano.

Ante la declaración emergencia fitosanitaria declarada por SENASA, el organismo continúa con tareas de control de la plaga. Asimismo, se recuerda a los productores la obligatoriedad de informar la presencia de ejemplares en los predios

El ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio (MAGIyC), informa que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) declaró la Emergencia Fitosanitaria hasta el 31 de marzo de 2021, con respecto a la plaga comúnmente denominada tucura sapo (Bufonacris claraziana Saussure), en las provincias del Chubut, Río Negro y Santa Cruz.

La medida estipula que toda persona responsable o encargada de explotaciones agrícolas y/o ganaderas, autoridades sanitarias nacionales, provinciales o municipales, que por cualquier circunstancia detecten la presencia de ejemplares de tucura sapo, están obligadas a notificar en forma inmediata y de manera fehaciente el hecho al SENASA u organismos provinciales.

En este sentido,  en el marco del encuentro que mantuvo el ministro Leandro Cavaco con el coordinador de Patagonia Sur de SENASA, Horacio Crovetto, se acordó continuar con las líneas de acción. ”Veo positivo  esta declaración de emergencia porque va  a permitir que todos estemos alertas y los protocolos de prevención se activen este año para evitar nuevos focos”, señaló Cavaco.

Líneas de acción

A fines de 2019, en conjunto con INTA, SENASA, INAI, CENPAT, autoridades de Cushamen y representantes de los pueblos originarios, el MAGIyC conformó un comité de contingencia para el abordaje  del manejo de la tucura en la localidad cordillerana y se diseñó un plan a corto y mediano plazo: a corto plazo, la urgente contención del avance de la plaga dio continuidad al plan  de acción que se está llevando adelante e integrando más recursos humanos.

A mediano plazo, lograr un compromiso con los productores y vecinos, organizando un plan de estrategias para visibilizar los focos y convertirlos en un plan operativo que incluya capacitaciones, priorizando la alerta temprana.

Pese a los trabajos de fumigación, la plaga de tucuras comenzó a invadir su casa en Cushamen. Intentaron combatirla con productos caseros, pero ya se quedaron sin agua. Aseguran además que hay vecinos que se intoxicaron con los productos que usaron.

Vecinos de la zona de Cushamen, comenzaron días atrás, a dar aviso que una plaga de tucuras estaba invadiendo los campos cercanos a la localidad. Rápidamente, los videos se viralizaron en las redes y el gobierno provincial comenzó con un control de fumigación para contener el avance de los insectos. Sin embargo, la plaga continúa.

Una pobladora de la zona, compartió videos de la difícil situación que vive y en un crudo relato contó lo que les toca vivir en la casa de su mamá, donde ya comenzaron a ingresar las tucuras y les es imposible hacerle frente con productos caseros.

«Es la huerta de mi mamá Alicia N., en Cushamen. Se encuentra muy complicado por las plaga de tucuras, no tienen agua ni para tomar, muchos menos para fumigar», señaló la mujer. Y agregó que «en El Tropezón no hay señal de celular. Por eso pedimos por favor que ayuden a difundir porque los productores están muy complicados», dijo.

Respecto de los trabajos de fumigación, la mujer aseguró que se realizaron hace más de una semana, «pero ahora (las tucuras) llegaron a la casa de mi mamá. Ella tiró remedios con botellas de gaseosa, y después estuvo con muchos vómitos. Otros vecinos terminaron internados porque se intoxicaron», informó Diario ADNSUR.

El Gobierno provincial, a través de Corfo y Defensa Civil, trabaja junto al Municipio de Cushamen en el control de tucuras. «Los zanjeos tienen como finalidad detener el avance, concentrar dentro de las zanjas la aplicación de insecticida. Impedir que dicho producto se volatilice con el viento y, finalmente muertas, se las tapa dentro de la misma zanja», explicaron.

«La Comuna de Cushamen priorizó la problemática de manera estratégica en cuanto a su atención. Se están realizando aplicaciones de cipermetrina en puntos estratégicos como son los lugares poblados, acceso al agua y pasturas implantadas de los productores», indicó el director de la regional Meseta Central de Corfo, Mario Reguilo.

Las brigadas disponen de aproximadamente 18.000 litros de solución insecticida, más equipamientos tanto en mochilas de aplicación manual, como elementos de seguridad para los agentes que están directamente en contacto con el producto.

Por otro lado, se realiza un relevamiento para detectar mangas de desplazamiento del insecto y realizar zanjas con máquinas de la comuna de Cushamen y de la Administración de Vialidad Provincial con el fin de contener los avances y taparlas dentro de esas zanjas.

Estrategia de zanjeo

Los lugares de zanjeo se marcaron con el director de Defensa Civil, Randal Thomas, el jefe comunal Omar González y Corfo Chubut. Una vez que caen los insectos a la zanja, se les aplica allí mismo el producto, ya que la zanja impide la volatilidad.

«Estos zanjeos tienen como finalidad detener el avance, concentrar sólo dentro de las zanjas la aplicación de producto insecticida. Impedir que dicho producto se volatilice con el viento y, finalmente muertas, se las tapa dentro de la misma zanja. Las pruebas de ayer fueron exitosas en la contención», explicó Reguilo.

A partir del lunes el operativo se intensificará con personal de Defensa Civil, y personal de las regionales Meseta Central y Oeste de Corfo Chubut: vehículos, combustibles y equipamientos necesarios para controlar y contener avances de tucuras, informó Diario ADNSUR.