Tag

petroleo

Browsing
Medanito, el crudo principal de la Cuenca Neuquina. Escalante, el tipo de petróleo característico de la Cuenca del Golfo San Jorge. Esos son los “petróleos” más conocidos de la Argentina, sin embargo, la lectura no es lineal y en el país existen varios tipos de petróleo según las condiciones de los yacimientos de donde surgen, sus características -como la densidad API y el nivel de azufre-, y también la atraviesa otra variable que son los mercados a los que apunta.

La diferencia entre crudos es, básicamente, la densidad que se mide en grados API -una unidad de densidad adoptada por el Instituto Americano del Petróleo- y el nivel de azufre que contiene.

El petróleo crudo varía mucho de su composición, que depende del tipo de yacimiento. Los crudos nacionales más representativos son dulces y van de mediana densidad a base intermedia, según apunta el libro “Aspectos técnicos, estratégicos y económicos de la Refinación de Petróleo”, un documento de formación que editó el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG).

El Medanito es el más liviano del país, del cual es más fácil extraerle como derivado cualquiera de las naftas que se usan habitualmente. En tanto, el Escalante, que es más pesado, suele exportarse en buena medida porque faltan instalaciones en las refinerías adaptadas o apropiadas. Sin embargo, tiene muchas oportunidades con sus derivados.

Un tema presente independientemente de las características químicas de los crudos son los mercados. Dependiendo de las coyunturas y los precios internacionales vigentes, son más reclamados los pesados o los livianos. Así es que a veces los clientes hacen “blends” con diferentes crudos para ajustarlos a la necesidad de las refinerías de destino.

El Escalante se pide mucho de China, Estados Unidos y algunos países del Caribe para mezclar por su bajo contenido de azufre. Además, es un crudo que cuenta con muy buen rinde para la elaboración de fuel oil. Pan American Energy es la mayor productora en Chubut y la que más exporta, en menor medida lo hacen YPF y Tecpetrol.

“Según la clasificación precedente, los crudos argentinos Centenario, Tierra del Fuego, Campo Durán ‘liviano’, Campo Durán ‘pesado’, y Cerro Redondo se ubican dentro del rango de los denominados ‘Livianos’ (°API>31,1), los restantes crudos usualmente procesados, pueden clasificarse como ‘medios’ (°API entre 22,3 y 31,1)”, señala un reporte del gobierno nacional en 2003.

También existen petróleos extrapesados, principalmente en la Cuenca Cuyana, en la provincia de Mendoza, donde se vienen realizando exploraciones para medir su magnitud (ver aparte).

Con un país cuya matriz energética depende del gas natural -mientras se hacen esfuerzos por elevar a las renovables-, en el Congreso de Refinación del 2009 se apuntó la necesidad de mejorar la conversión de refinerías e hidrotratamientos profundos.

El petróleo, siempre el petróleo. Si hay una crisis a nivel internacional, o en este caso en una gran potencia como es China, el principal afectado es el oro negro, el recurso natural por el cual los países, en especial los más grandes, se enfrentan. Esta vez la causa es el Coronavirus, la epidemia que tiene al Gobierno chino tras las cuerdas y que preocupa a toda la comunidad internacional. Aunque, ¿cuáles serán las consecuencias?

Para empezar ayer lunes los precios del bien, especialmente el de la petrolera, West Texas Intermediate cotizó justo por debajo de los US$ 50. Sin duda esta es una reacción directa y clave con respecto a lo que sucede en China, teniendo en cuenta que la potencia asiática es uno de los mayores compradores del mercado, tal es así que en Diciembre de 2019 alcanzó a comprar 10.78 millones de barriles por día. Aunque según aseguran los expertos, el principal problema no es la baja, sino que esta sea sostenida.

Las consecuencias del brote asiático no fueron solamente 40.000 infectados en todo el mundo y aproximadamente 900 fallecidos en China continental, sino que también el mercado laboral estuvo parado durante la última semana, primero por el festejo del Nuevo Año Lunar, y luego por las órdenes del Gobierno en cuanto a no salir a las calles. Esto logró que la demanda de petróleo sea menor, y que los precios caigan. Todavía no está claro por cuánto tiempo durará esta baja, pero los expertos desde el Financial Times aseguran que solamente en febrero, la demanda podría ser un 25% menor que el año anterior.

Si bien China parece estar haciendo lo posible para controlar el brote y por supuesto evitar que los mercados se desplomen, por ejemplo, este lunes anunciaron que se invertirán  al menos US$ 10 mil millones para controlar el brote de Coronavirus y buscando suministros médicos, esto no parece ser suficiente ya que las consecuencias e impacto ya comenzaron como mencionamos anteriormente. Pero esto no solamente tendrá efectos en China, los países en crecimiento, como Argentina, serán unos de los más afectados –según publica Urgente 24-.

“Implica interrupciones críticas tanto a la demanda como a la oferta; afecta tanto a la fabricación como a los servicios; e interrumpe el comercio interno y externo”, explica desde Bloomberg el columnista, Mohamed A. El-Erian, en referencia a lo que significaría una desaceleración en China. Al parecer, lo que no logró la guerra comercial con Estados Unidos lo hará el Coronavirus, aunque no será necesario llegar a hablar de crisis financiera, ya que al parecer el Gobierno chino está dispuesto a hacer todo para balancear la situación.

Por otro lado, las empresas petroleras buscan una solución ante una posible crisis y ante la actual caída en la demanda del bien. Grandes nombres como Vitol SA, Royal Dutch Shell Plc y Litasco SA, ya se preguntan por la disponibilidad de sistemas y estructuras de almacenamiento de petróleo en caso de que no se venda y en consecuencia sea un desperdicio. Una de las salidas de las que hablan las empresas, según Bloomberg es el almacenamiento marítimo, es decir barcos cuya función sea especialmente almacenar petróleo.

La gran pregunta que gira en torno a los analistas es: ¿qué puede hacer la Organización de Países Exportadores de Petróleo frente a la situación? No es tan fácil la decisión que le toca a la OPEP, principalmente porque como mencionamos anteriormente, se trata deel bien de mayor demanda. Si bien se intentó llegar a un acuerdo, con Rusia más que nada, para un recorte, este no pudo ser logrado. Desde la agencia estatal rusa, RIA Novosti, aseguraron que podría haber una reunión de emergencia en febrero para discutir el impacto del Coronavirus.

Una de las propuestas de la que se habló en los últimos días fue de un recorte de  producción en 600,000 barriles adicionales por día durante el segundo trimestre, aunque algunos aseguraron que era un tanto optimista esperar una recuperación para mitades de 2020. A esta propuesta se sumaron: Arabia Saudita, el principal productor, Irán y Barehein. Aunque Rusia todavía no anunció su respaldo. Según explicó el  ministro de Energía ruso, Alexander Novak, desde Moscú tienen razones para creer que la oferta norteamericana podría disminuir.

El Instituto de Energía de Santa Cruz (IESC) resolvió el lunes la instrucción de un sumario administrativo para investigar «el cumplimiento de las obligaciones legales por parte de la concesionaria Sinopec Argentina Exploration and Production» en cuatro áreas petroleras que opera en el norte provincial, se informó oficialmente.

La resolución del IESC, a la que tuvo acceso Télam, detalla que la investigación «se centrará en cuatro de las 15 áreas a cargo de la petrolera china en el norte de Santa Cruz, Cerro Overo, Tres Picos, Las Heras y El Cordón», donde presume que no cumplió con tres variables comprometidas al hacerse cargo de la concesión.

«Existe en esas áreas a cargo de Sinopec una marcada baja en tres variables, baja en la producción, baja de las reservas y un proceso de desinversión importante», según el organismo del Gobierno de la provincia de Santa Cruz, que conduce Alicia Kirchner.

Fuentes oficiales anticiparon que «una vez finalizada la investigación se analizarán los pasos a seguir» y no rechazaron la posibilidad de que «caduquen las concesiones», señaló ADN SUR.

Lo confirmó el Procurador General de la Provincia. Se trata del derrame ocurrido a fines del 2007 en las costas de Caleta Córdova y por el cual se abonaron 5 millones de dólares.

A través de su cuenta de twitter el Procurador General de la Provincia informó que la Oficina especial de delitos contra la Administración Publica a cargo del Fiscal Rodríguez, investiga una denuncia por el destino de la indemnización por el derrame de petróleo en Caleta Córdova.

Cabe destacar que la denuncia fue radicada por vecinos del lugar en Enero de este año e involucra a funcionarios de aquella fecha e investiga el destino de unos 5 millones de dólares.

Según Miquelarena “El 26/12/2007 se provocó un derrame de petróleo en el mar en la zona de Caleta Córdova, la demanda reclamo adoptar las medidas de remediación y abonar las indemnizaciones correspondientes”.

Por otro lado, el Procurador indicó en twitter que “En el año 2014 se firmó un acuerdo entre el Gobierno Provincial y la Naviera Antares, por la suma de 5 millones de dólares a cambio del desistimiento de las demandas penales y civiles”.

Finalmente, el Procurador recordó “El dinero habría ingresado al Estado con destino específico a la remediación, sin embargo se desconoce el destino del mismo y es precisamente esto lo que intentara dilucidar la investigación a cargo del Fiscal Rodríguez y su equipo”, indicó El Comodorense.

Una fuerte caída en la demanda de energía y la reducción de los volúmenes de refino por el fuerte freno al transporte que dispuso China en el marco de la emergencia por la epidemia de coronavirus, determinan que la cotización del petróleo arranque en el primer día hábil de Febrero muy por debajo de lo que marcaba un mes atrás, cuando la crisis entre Estados Unidos e Irán llevó la cotización por arriba de los 70 dólares.

De este modo, los dos crudos de referencia a nivel internacional acumulan una caída del 20% en relación a la marca del 6 de Enero último, cuando se temía que la tensión en Oriente medio provocara un ascenso incontrolable de precios.

Hoy el panorama es totalmente adverso, lo que confirma una vez más la volatilidad del mercado internacional y la dificultad para contar con pronósticos duraderos.

La principal señal de alerta fue confirmada por la compañía china, Sinopec, que anticipó que reducirá durante febrero en alrededor de 600.000 barriles diarios su actividad de refino, como consecuencia de la fuerte caída en la demanda del transporte, motivada por la emergencia sanitaria que atraviesa el país asiático.

Reunión de urgencia de la OPEP

El drástico panorama provocó una convocatoria de urgencia por parte de la OPEP, que sesionará durante el martes y miércoles en Viena, con participación de su aliado externo Rusia. Según señalan medios internacionales, en el cónclave se evaluará un posible recorte adicional de 500.000 barriles diarios, para compensar la menor demanda que provoca la situación en China.

En Diciembre último la Organización de Países Exportadores de Petróleo ya había acordado una reducción adicional de 500.000 barriles, que se sumó a la medida restrictiva que venía aplicando desde 2017, por lo que en enero la producción actual es de 1,7 millones de barriles menos que en aquel año de referencia. Si se concreta un nuevo recorte, la merma se ubicaría en los 2,3 millones de barriles diarios.

La industria hidrocarburífera sigue siendo el principal sostén de la economía local, pese a la crisis económica y financiera que atraviesa Chubut. E inclusive, durante 2019, pudo mantener el liderazgo como mayor productora de petróleo del país, un sitial que mantiene desde hace catorce años.

La confirmación de un dato clave para la economía chubutense se da en medio de una profunda crisis económica, financiera y política de la Provincia, mientras el Gobierno provincial intenta llevar adelante un plan de ajuste en las cuentas públicas, cada vez más agobiadas por la enorme masa salarial a la que debe hacer frente el Estado (unos 4.000 millones de pesos mensuales para saldar los haberes de 65.000 empleados estatales), una situación agravada por la deuda en dólares en gestiones anteriores.

El razonable desempeño de la industria hidrocarburífera es uno de los pocos alivios para una economía casi colapsada. Salvo el sector pesquero, que viene de dos años con balance positivo pero está lejos de igualar en relevancia a la actividad petrolera, el resto de las actividades económicas de Chubut no pudo soportar los efectos de la crisis con la fortaleza suficiente.

La industria del aluminio, el otro producto que moviliza en parte la economía chubutense, acaba de tener un buena noticia del gobierno de Donal Trump, que por ahora parece haber dejado de lado las amenazas de imponer mayores restricciones al aluminio argentino

Cuesta abajo

El sector comercial minorista, un gran generador de empleo -sobre todo en la zona del Valle-, cerró 2019 con caídas estrepitosas en sus ventas y disminución de la fuerza laboral. Con sueldos públicos pagados con atraso e incertidumbre sobre el próximo semestre, la caída en ventas afecta a todo el sector comercial y la pérdida de empleo es una consecuencia inevitable.

La caída del empleo en todos los niveles, por caso, es un tema que viene preocupando hace tiempo, pero los números divulgados por el Ministerio de Trabajo de la Nación confirman que la situación en Chubut se viene agravando.

Chubut terminó el año pasado entre los nueve distritos más perjudicados por las políticas económicas de los últimos cuatro años, durante los cuales se destruyeron 229.100 puestos de trabajo en el sector privado. En ese contexto, la Provincia perdió 6.900 puestos de trabajo privados desde 2015.

Más producción

Aunque los datos consolidados todavía no fueron divulgados por la Secretaría de Energía de la Nación, con los valores a noviembre del año pasado, Chubut lidera el ranking de producción con 7.970.017 metros cúbicos, contra 7.210.656 metros cúbicos de la cuenca neuquina.

La consolidación de la cuenca del Golfo San Jorge (incluye al norte de Santa Cruz) como principal región petrolera es también destacable porque el año pasado la cuenca neuquina, con Vaca Muerta a la cabeza, registró un 27% de crecimiento a partir de la producción no convencional (shale oil).

Si bien los datos oficiales se conocerán en pocos días, el proyectado final para todo el año 2019 -con diciembre incluido- cerraría en aproximadamente 8,7 millones de metros cúbicos (equivalente a 55 millones de barriles).

El año cerró bien para la actividad en la Cuenca, coinciden tanto las operadoras y los gremios del sector como los funcionarios provinciales del área. Los planes de inversión se cumplieron casi al cien por ciento y en muchos casos, algunas lo han superado.

Uno de los puntos más destacados es que no hubo en los últimos tiempos ninguna situación de pérdidas de empleo masivas y la actividad se pudo desarrollar casi de manera normal, con algún altibajo producto de los reclamos de los sindicatos docentes, que el año pasado cortaron los accesos a los principales yacimientos en la zona sur provincial.

Números

En ese contexto, Pan American Energy (PAE) se consolidó como la principal operadora en Chubut, con más del 65% de las inversiones del sector y el 60% de la producción petrolera (unos 4,5 millones de metros cúbicos), contra el 22% que representa la estatal YPF (1,8 millón de metros cúbicos).

La Cuenca también representa un fuerte sostén del empleo en la provincia, con más de 11.000 puestos de trabajo formal en la extracción de petróleo crudo y gas natural.

En cuanto a inversiones, en los últimos años se viene promediando un nivel de entre U$S 900 y U$S 1.000 millones (alrededor del 15% del total nacional).

En ese marco, las regalías hidrocarburíferas que percibe Chubut, que siguen siendo el mayor ingreso para las arcas públicas provinciales, rondaron en 2019 un monto de 393 millones de dólares (entre petróleo y gas).

Si a ese monto se le resta lo correspondiente a los ingresos por regalías gasíferas (entre 25 y 30 millones de dólares), la renta petrolera rondaría los 365 millones de dólares, lo que le permitiría a Chubut mantener el primer lugar en el reparto de los ingresos por regalías entre todas las provincias hidrocarburíferas. El sostenimiento de la actividad petrolera, las fuentes laborales y la paz social en Chubut se dan en un marco nacional complejo.

Por ejemplo, el precio del gas congelado con un dólar a $ 41 (heredado del Gobierno anterior); el precio del combustible congelado (también una “herencia” del macrismo pero continuada en esta primera etapa del gobierno de Alberto Fernández); y el precio del Brent en baja, en los últimos días a causa de la expansión del por ahora enigmático coronavirus.

También hay un contexto regional complicado si se tiene en cuenta lo que viene ocurriendo en la vecina Cuenca Neuquina, en donde ya hay unos 2.000 puestos de trabajo menos y el líder del sindicato petrolero Guillermo Pereyra en pie de guerra.

Impacto nacional

La importancia relativa del sector hidrocarburífero en la economía nacional se expresa con números: más de 8.000 millones anuales de inversión directa “upstream” en los últimos cuatro años; y más de 3.000 millones de dólares en “downstream”.Asimismo, la recaudación tributaria en impuestos internos a los combustibles, retenciones a la exportación y regalías promedió los U$S 5.000 millones en cuatro años. En este contexto no se puede soslayar el “efecto potenciador” de Vaca Muerta: por cada 10 millones de dólares que se invierten en esa cuenca, se generan U$S 7 millones en recursos directos a nivel nacional y provincial.

Ese valor relativo del sector de los hidrocarburos también se transfiere al sector laboral: entre empleo directo e indirecto, el sector energético paga casi el 30% del empleo privado registrado en las provincias patagónicas.Además, el potencial exportador de gas y petróleo, con el desarrollo de los recursos no convencionales, ya empezó a tener un efecto directo en la disminución de importaciones y consolida al país como exportador.

En medio de la crisis chubutense, no faltan los que dicen impulsar un “ajuste del Estado” pero, en realidad, están hablando solamente de presionar más a las “vacas lecheras” de la economía. Discutir tributos cuando toda una economía funciona y el Estado tiene ordenadas sus cuentas, es un debate razonable.El problema que ven los empresarios es la intención de algunos políticos, que pretenden hacerle pagar la “fiesta” a las pocas industrias que producen y que son las que invirtieron en los últimos años.

El riesgo es que esa presión tributaria termine ahogando la producción y las inversiones decaigan, lo que volvería a confirmar aquel viejo dicho que sostiene que el remedio nunca puede ser peor que la enfermedad.

La continuidad de los precios congelados en el surtidor, sumado al alza de costos generalizada y la decisión oficial de imponer un aumento salarial de suma fija por decreto, amenaza con empujar a los propietarios de estaciones de servicio a una grave crisis financiera, según advierten.

En esa dirección, y conocido que al menos hasta el próximo marzo que no habrá cambios en el impuesto a los combustibles líquidos por disposición del Gobierno –lo cual hubiese generado un aumento en los precios finales-, los empresarios del expendio alertan sobre la endeble situación financiera que atraviesa la actividad.

Y anticiparon complicaciones graves para la cadena de comercialización si el freno al incremento de precios se extiende más allá del tercer mes del año.

En concreto, fuentes de organizaciones como CECHA, la confederación que integra a los empresarios del expendio de naftas, aseguraron a iProfesional que si no hay cambios en los valores a partir de marzo, prácticamente la mitad de las estaciones de servicio quedará al borde del quebranto.

«La sumatoria de factores complica a todas las estaciones, hay que pensar que venimos de meses de congelamiento en 2018. Y ahora tenemos esta medida vigente que está muy bien para los usuarios, pero se hace pesada para el sector porque se combina con otras variables que afectan los números económicos», afirmó ante este medio Guillermo Lego, gerente de la entidad.

El directivo expuso que los puntos de venta que enfrentarán más complicaciones financieras corresponden a los que hoy venden como máximo unos 250.000 litros mensuales. Se trata de alrededor de 2.200 sitios de expendio, casi el 50 por ciento de las estaciones de servicio que hoy operan en la Argentina.

«Si el congelamiento va más allá de marzo, estos puntos de venta van a entrar en fase crítica. La situación de la cadena en general se volverá dramática por la suba de costos y el precio siempre quieto», dijo Lego, quien advirtió que la sumatoria de factores en contra podría derivar en cierres sucesivos en el corto plazo.

Respecto de esto, el directivo explicó que los empresarios del expendio cumplirán con el ajuste del 7 por ciento fijado en la última paritaria para enero y también cubrirán un porcentaje similar para febrero. A la par, llevarán a cabo el pago de la suma fija establecida por el Ejecutivo nacional. Para los comercializadores, afrontar ese esquema de desembolsos sin contar con un ajuste inmediato en los surtidores complicará fuertemente la supervivencia comercial.

«El congelamiento es un problema y no encontramos respaldo en la cadena que nos dé un poco de aire. Las petroleras, por ejemplo, no están dispuestas a cambiar sus márgenes de rentabilidad porque también enfrentan un atraso fuerte. También nos toca lidiar con las demoras para recibir el pago por compras con plásticos. Las tarjetas de crédito recién depositan los fondos a los 14 días. Son factores que se combinan en contra», comentó Lego.

Faltan definiciones

Por su parte, el titular de CECHA, Gabriel Bornoroni, comentó a IProfesional que el sector de las naftas se encuentra a la espera de definiciones en lo que hace a los lineamientos de Alberto Fernández para toda la actividad energética.

«Medidas como el decreto reciente que fija una nueva postergación en los aumentos les acerca un respiro a los consumidores, eso es cierto; pero vuelve a transmitir falta de previsibilidad para todos los actores de la comercialización», aseveró.

«Hasta el momento no tenemos precisiones de cómo serán las actualizaciones de los precios, si se seguirá tomando al dólar como una variable fuerte para definir valores, si se aplicarán nuevos congelamientos. La realidad es que hoy nadie sabe cuánto vale la energía en la Argentina. Estamos a la espera, como sector en general, de una eventual ley que vendría a ordenar todo esto», añadió.

Consultado respecto de cómo la baja en el valor que muestra el crudo internacional -a partir del drama sanitario chino- podría repercutir en los precios locales, Bornoroni minimizó la posibilidad un efecto inmediato.

«Hoy el desfasaje es del orden del 16 por ciento, o sea, el mismo porcentaje de antes que empezara a bajar el precio del barril fuera de la Argentina. Si bien la caída es fuerte, lo cierto es que esto ocurre por una cuestión coyuntural», indicó.

Para luego añadir: «Es cierto que para los productores de petróleo significa un poco de alivio, pero se asume como algo momentáneo. Hay certezas de que el actual, con esta caída, no es el precio real del Brent. Y que a futuro el valor del barril volverá a subir una vez que China reactive su actividad económica».

Las estaciones de servicio atraviesan una fuerte crisis y su situación no deja de agravarse con el correr de los meses. Tras completar un bienio de números en rojo, el inicio de la temporada de verano es resultó peor para los empresarios de la actividad.

En ese sentido, desde las organizaciones consultadas por IProfesional anticiparon que la comercialización de enero culminará con indicadores por debajo del arranque de 2019, considerado el peor de los últimos cinco años.

Enero de 2019 había terminado con una caída del 5 por ciento respecto al mismo lapso de 2018. Desde las entidades señalan que, aunque aún resta conocer las cifras oficiales de la Secretaría de Energía, ya se da por descontado que la venta de nafta y gasoil acumulará al final de este mes una merma cercana a ese mismo nivel.

«La menor venta dificulta cualquier plan que se pueda tener. Hoy no hay un solo estacionero que pueda decir que le está yendo mejor o directamente bien», afirmó Guillermo Lego.

Decisión oficial

A partir de la semana que viene, con el cambio de mes, tendría que aplicarse el impuesto a los combustibles líquidos, que ya había sido postergado durante enero. Hasta el momento previo a la caída del precio internacional del crudo, las empresas petroleras estimaban que los valores de las naftas en el mercado argentino tenían un retraso del 16 por ciento.

Sin embargo, no habrá cambios en los surtidores. Mediante el decreto 118/2020, el Gobierno volvió a diferir el impuesto, esta vez hasta marzo. La medida fue publicada el jueves de esta semana en el Boletín Oficial y el texto aclara que entrará en vigencia el 1° de febrero.

El impuesto a los combustibles líquidos debería tener un impacto del 8 por ciento para las empresas, lo que representaría un incremento del 2 por ciento en el precio final que pagan los consumidores en las estaciones de servicio, según las estimaciones del mercado.

A fines del año pasado, a través de otro decreto, el Gobierno había decidido postergar de enero a febrero la aplicación del impuesto a los combustibles líquidos. La reglamentación prevé que se actualice por trimestre según la inflación, de acuerdo a la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide el INDEC.

Durante la gestión de Mauricio Macri también se optó por retrasar en varias oportunidades los efectos del incremento en los montos del impuesto sobre los combustibles líquidos. Esto, para evitar un impacto en la inflación.

Con diez aumentos a lo largo del último año, los precios de los combustibles, las naftas y el gasoil, se incrementaron en promedio un 41,8 por ciento durante 2019.

La última postergación se dispuso a fines de diciembre, ya durante el Gobierno de Alberto Fernández, luego de que YPF anunciara un aumento del 5 por ciento para enero de este año, una decisión que luego tuvo que dar marcha atrás.

El Gobierno entendió que por la situación económica era conveniente no avanzar con nuevos aumentos, en sintonía con la sanción de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que congeló el precios de varias tarifas de servicios públicos, señaló IProfesional.

Las petroleras Shell y Equinor adquirieron en sociedad la participación de la hidrocarburífera Schlumberger en el bloque Bandurria Sur de la cuenca de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, por US$ 355 millones, se informó hoy a través de un comunicado.

Schlumberger tenía una participación del 49% en la explotación en Bandurria Sur, un desarrollo no convencional, donde YPF mantiene la participación restante del 51% en la explotación y continuará como operador del bloque.

Sin embargo, desde Shell adelantaron que junto con Equinor «han llegado a un acuerdo preliminar con YPF para adquirir juntos un 11% adicional», de la participación de la petrolera nacional en Bandurria Sur.

Al respecto, precisaron que «la finalización de este acuerdo adicional está sujeta a ciertas condiciones después de lo cual Shell y Equinor tendrán cada uno un 30% de participación en Bandurria Sur, mientras que YPF mantendrá el 40% de participación y continuará como operador».

En este marco, el presidente de Shell Argentina, Sean Rooney, sostuvo que «la asociación con Equinor en el bloque Bandurria Sur brinda oportunidades prometedoras de crecimiento en la ventana de líquidos no convencionales».

«Además, pone énfasis en el compromiso continuo de la compañía en desarrollar los recursos energéticos de Argentina y nuestra asociación sólida y continua con YPF en el país», subrayó Rooney.

Bandurria Sur tiene una superficie de 22.662.396 hectáreas brutas de petróleo de esquisto, se encuentra en la última etapa del piloto de desarrollo, y es adyacente al bloque Bajada de Añelo operado por Shell.

«La inversión fortalece aún más la posición de Shell en Vaca Muerta y es acorde con la estrategia de upstream (exploración y producción) de la compañía, que busca entregar niveles de producción en crecimiento de manera competitiva», destacó la compañía en un comunicado.

Shellposee además en Vaca Muerta las concesiones de tres áreas: Coirón Amargo Sur Oeste, Cruz de Lorena y Sierras Blancas, donde a fin de año finalizará la construcción de una ampliación que se realiza de la planta de tratamiento de crudo, para pasar de 12.000 barriles por día a la posibilidad de procesar hasta 42.000, informó Télam.

El nombramiento lleva las firmas del presidente Alberto Fernández; del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

El Gobierno designó hoy al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández como interventor del Yacimiento Carbonífero de Río Turbio (YCRT).

El nombramiento fue dispuesto mediante el decreto 119/2020, publicado en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Alberto Fernández; del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Aníbal Fernández se desempeñará como “interventor del Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los Servicios Ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos de la provincia de Santa Cruz”, indica el texto.

En el mismo decreto, las autoridades relevaron al interventor que había sido designado en 2016, Omar Faruk Zeidan, indicó Télam.

Mientras el Gobierno está a punto de enviar al Congreso el proyecto de ley de hidrocarburos que sería tratado en las sesiones extraordinarias y las provincias petroleras presionan para frenar masivos despidos en Vaca Muerta, desde Neuquén buscan destrabar planes de inversión comprometidos para la mayor área de hidrocarburos no convencionales de la Argentina.

El armador de la estrategia es el propio gobernador provincial, Omar Gutiérrez, quien está terminando de diseñar la agenda de reuniones que mantendrá en los próximos días con tres de las más grandes petroleras internacionales. Lo hace a pocos días de haber llegado de su gira por España, donde también mantuvo encuentros con ejecutivos de las principales petroleras europeas.

El primero está pautado para este miércoles 29 de enero, con uno de los máximos referentes de Chevron. Es decir, con Clay Neff, actual presidente de la corporación norteamericana para África y América latina.

El ejecutivo, quien visitará las instalaciones del yacimiento El Trapial en Rincón de los Sauces, tiene previsto analizar con el gobernador provincial el potencial que el proyecto no convencional de Chevron todavía tiene y con el cual intenta revivir el viejo campo oeste neuquino.

En esa zona la petrolera con sede en California, Estados Unidos, se encuentra asociada a YPF, y sus intenciones contrastan con la mala imagen que quedó para Vaca Muerta luego de la decisión de la compañía de servicios Schlumberger de vender su participación en el bloque Bandurria Sur, que opera tanbién junto a YPF.

En la actualidad, Chevron opera cuatro pozos en Vaca Muerta dentro del yacimiento El Trapial, un área donde la producción se encuentra complicada con una curva de extracción que en los últimos años se redujo en un 80%, según estudios publicados en la zona. De hecho, el campo que opera Chevron, produce 5.350 barriles de petróleo diarios.

En este contexto es que se da la nueva visita de Neff, quien hace unos meses ya estuvo en Argentina pero recorriendo otras zonas que también sufren las complicaciones que paralizan a toda la industria petrolera como consecuencia del congelamiento del precio del petróleo y de la devaluación, entre otras razones.

En el mismo día, Gutiérrez también mantendrá un encuentro con Jorge Arguello, recientemente designado embajador de la Argentina en los Estados Unidos y con quien se supone analizará la estrategia tanto de Neuquén como del país para reflotar el interés de grupos norteamericanos por Vaca Muerta.

De manera paralela, tiene en agenda mantener otro encuentro con representantes de petroleras de otras regiones, como la que mantendrá el próximo 5 de febrero con Gretchen Watkin, presidenta, Shell Oil Company de Estados Unidos y vicepresidenta Ejecutiva de No Convencionales.

Actualmente, la firma angloholandesa mantiene su plan de inversión hasta 2021 para ampliar la capacidad instalada de procesamiento de los 12.000 barriles diarios de petróleo equivalente (bepd) actuales a más de 40.000 barriles.

Un día después, Gutiérrez viajará a Buenos Aires para encontrarse con Glenn Scott, gerente general a nivel global de No Convencionales de Exxon Mobile.

Tanto con los ejecutivos de estas dos petroleras como con los de Chevron, la idea del gobernador es recuperar la confianza en la zona y explicar que, en el caso de Neuquén, volvió a liderar el ranking de producción de petróleo y gas.

Según datos provinciales, en diciembre pasado la producción de petróleo llegó a los 160.445 barriles por día, un incremento del 23,36% con respecto al total producido durante todo 2018. En cuanto a la producción de gas, durante el mismo mes del año pasado, llegó a los 69,38 millones de metros cúbicos por día, lo cual implicó una suba del 10,69% respecto al año anterior.

En cuanto al origen de lo producido, según el informe del Ministerio de Energía y Recursos Naturales de la provincia, del total de petróleo el 71% fue de origen no convencional, en tanto que llegó al 69% en la producción de gas, sumando el shale gas y el tight gas, informó IProfesional.