Tag

Peru

Browsing

El Congreso de Perú rechazó este viernes por mayoría el pedido de vacancia contra el presidente Martín Vizcarra, quien evitó así ser destituido por un caso de corrupción que lo compromete, por la presunta contratación irregular de un artista.

Para ser aprobado, el pedido de vacancia presidencial tenía que recibir el apoyo de 87 legisladores, de un total de 130 que componen el Parlamento.

Durante la sesión, el miembro del congreso Roberto Chavarría, de Unión por el Perú, dijo que Vizcarra será recordado en la historia no solo por «incapacidad moral», sino «por su permanente incapacidad de gestión» durante la pandemia del coronavirus.

Por su parte, el parlamentario Gino Costa, del Partido Morado, refirió que el proceso está lleno de «irregularidades». «La investigación no ha terminado, no se han presentado las pruebas», dijo Costa, agregando que no parece ser un caso de «incapacidad moral».

El congresista Edgar Alarcón, quien presentó los audios que llevaron al debate de moción de vacancia del Ejecutivo, criticó que Vizcarra mintió en el marco de la las acciones gubernamentales para combatir la pandemia. «Usted está siendo juzgado porque no tiene la capacidad moral para ocupar el puesto que ocupa», dijo Alarcón.

Antes de la votación, el mandatario se presentó en el hemiciclo para dar un breve discurso, en el que aseguró que su comportamiento es el «correcto» y que no cometió «ningún acto ilegal».

Discurso de Vizcarra
Vizcarra afirmó que asistió al Parlamento a «dar la cara», a pesar de que considera que el procedimiento que se le sigue «no respeta la ley». El presidente también puso en duda la veracidad de los audios presentados como prueba en su contra, aunque reconoció que una de las voces que se oye en las grabaciones es suya.

Tras dar testimonio, el mandatario se retiró del recinto y ejerció su defensa el abogado Roberto Pereira Chumbe.

El jueves, el Tribunal Constitucional de Perú rechazó la medida cautelar que había presentado Vizcarra para frenar el juicio político y contener la crisis, a solo siete meses de las elecciones generales y en el marco de la pandemia de covid-19, que afecta gravemente al país.

Contrataciones sospechosas

El titular del Ejecutivo está acusado de presuntamente instigar a dos asesoras a mentir en una investigación legislativa sobre múltiples contrataciones irregulares, la última como conferencista, de un cantante poco conocido, Richard ‘Swing’ Cisneros, quien sería amigo del mandatario.

La Comisión de Fiscalización del Congreso reveló que el Ministerio de Cultura lleva firmados 9 contratos con el músico Richard ‘Swing’ Cisneros desde que Vizcarra llegó al poder, el último de ellos celebrado en abril, en plena pandemia de coronavirus, para dictar una serie de conferencias virtuales motivacionales, dirigidas a trabajadores del sector. Cisneros habría cobrado por ello cerca de 50.000 dólares.

En las grabaciones difundidas por Alarcón, se puede advertir cómo el mandatario conversa con dos exasesoras, ya removidas de sus cargos, sobre la respuesta que darán a la Fiscalía acerca de cuántas visitas ha hecho Cisneros a la Casa de Gobierno, si dos, como está registrado, o cinco, como ocurrió en verdad.

«Aquí lo que queda claro es que en esta investigación estamos todos involucrados y la estrategia es para salir de esto todos en conjunto», dice Vizcarra en la charla.

Más allá de que el contenido de las grabaciones abre fuertes sospechas, el jefe de Estado denunció que hay una «conspiración» en su contra para derrocarlo. Y apuntó contra el congresista Alarcón y el presidente del Parlamento, Manuel Merino, quien negó estar detrás de un presunto golpe institucional, aunque reconoció haber mantenido conversaciones con altos mandos militares para «informarles» sobre el proceso.

Vizcarra ha enfrentado ya, en septiembre del año pasado, un proceso de suspensión temporal en el cargo, también por ‘incapacidad moral’, que finalmente quedó sin efecto.

En aquella oportunidad, la medida respondía a la decisión del mandatario de disolver el Congreso, al considerar denegada una cuestión de confianza planteada por el Ejecutivo. En medio de una grave crisis política, el Parlamento aprobó su suspensión temporal y juramentó a la vicepresidenta, Mercedes Aráoz, como Jefa de Estado interina. Pero Aráoz renunció a su cargo horas después para «evitar la ruptura del hilo constitucional» y dar paso a la convocatoria a elecciones generales, que se llevarán a cabo el año entrante.

 

Una vez más la cúspide política de Perú es atravesada por acusaciones de corrupción. El presidente Martín Vizcarra se presentó ante el Congreso para defenderse en el inicio del debate para destituirlo, en medio de acusaciones de «incapacidad moral permanente» por su presunta participación en un caso de corrupción. La votación se podría dar este mismo viernes.

“Estoy aquí, con la cabeza en alto y la conciencia tranquila, no solo ante ustedes, los 130 congresistas de la representación nacional, sino ante 33 millones de peruanos”. Así comenzó el presidente de Perú, Martín Vizcarra, su defensa ante el Congreso peruano, que este viernes 18 de septiembre inició, de manera virtual, el debate sobre el pedido de destitución o vacancia presentado en su contra por incapacidad moral.

Pese a no estar obligado legalmente a participar en el juicio político y en medio de rumores según los cuales no se haría presente tras haber afirmado que su país no debería distraerse en «discusiones estériles» y «cosas secundarias», el mandatario se hizo presente en el pleno parlamentario motivado, según dijo, por la necesidad de «dar una señal a la población» de que lo más importante «es dar la cara».

«Reconozco que es mi voz en uno de esos audios, lo que de ninguna manera voy a aceptar son las acusaciones», en referencia a los audios que generaron el nuevo terremoto político en el país. En esos audios se muestran las presuntas negociaciones entre el presidente y su entorno más cercano para ocultar una presunta participación del gobernante en la contratación irregular del cantante Richard Swing por parte del Ministerio de Cultura.

Vizcarra aseguró que las acusaciones en su contra se basan en «audios sin peritaje, sin ser contrastados, sin que aún se le reconozca la veracidad de su contenido» y subrayó que no cometió «ningún acto ilegal».

Según Vizcarra, hay un solo delito: la grabación clandestina

El presidente peruano pidió «sinceras disculpas» por la crisis generada a raíz de la difusión de los audios y remarcó que «el único delito y único ilegal comprobado hasta ahora es la grabación clandestina». Por fuera de ese hecho, el presidente peruano soslayó la existencia de una suerte de campaña en su contra al señalar que la información del caso “se presenta de manera tendenciosa”.

“Pido disculpas porque lo acontecido en el marco de estos audios partió de la motivación de una persona cercana a mi entorno”, dijo Vizcarra. Estas palabras estaban claramente dirigidas a Karem Roca, exsecretaria de Vizcarra y quien habría realizado las grabaciones.

Sectores de la oposición exigen la creación de una comisión especial dedicada a investigar los hechos. En este sentido, el vocero del Frente Amplio (FA), Lenin Checco, pidió que esa entidad sea multipartidista y realice un análisis de los audios que impulsaron la moción de vacancia.

Cuando finalizó la intervención de Martín Vizcarra en el Congreso, los legisladores comenzaron el debate de la moción de vacancia, que según los pronunciamientos políticos que trascendieron en las últimas horas, estaría lejos de alcanzar los 87 votos necesarios para despojarlo del poder.

Una vez más la escena política peruana se ve sacudida por un nuevo caso de presunta corrupción. Aunque en esta oportunidad, la crisis política se suma a una sanitaria y económica en el país con la tasa de mortalidad más alta del mundo por el virus del Covid-19.

Fuente: EFE

Perú, el país con la mayor tasa de mortalidad por coronavirus en el mundo, superó los 30.000 muertos por la enfermedad, de acuerdo al último balance oficial, aunque las cifras muestran una mejora paulatina en el control de la pandemia.

El Ministerio de Salud dijo anoche que el total de contagios es de 696.190, con 4.615 nuevos casos confirmados en las 24 horas previas, mientras que los muertos aumentaron a 30.123, con 147 nuevos decesos.

Los pacientes recuperados aumentaron a 529.751 (+7.500), desde que la pandemia irrumpió en Perú hace seis meses.

Entre los fallecidos hay al menos 171 médicos, más de 400 policías y 82 periodistas, según un informe de gremios y autoridades.

La situación mejoró en las últimas dos semanas, y en los días transcurridos en septiembre los nuevos contagios diarios cayeron en promedio 20% y los decesos 27%, en comparación al mismo lapso de agosto.

Con 33 millones de habitantes, Perú está tercero en América Latina en decesos por la pandemia después de Brasil y México

Con 33 millones de habitantes, Perú está tercero en América Latina en decesos por la pandemia después de Brasil y México, y segundo en contagios detrás del gigante sudamericano.

Proporcionalmente a su población, es el país más enlutado del mundo, con 93,28 muertos por cada 100.000 habitantes, según el ránking que publica la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, centro de referencia.

Una décima parte de los muertos por Covid-19 en América Latina y el Caribe corresponden a Perú, aunque su población es represente 5% del total regional.

Los contagios empezaron a bajar en junio pero volvieron a subir luego de que fue levantada la cuarentena nacional el 1° de julio con el fin de reactivar la economía, que se encuentra en recesión al desplomarse 30,2% en el segundo trimestre.

La situación más crítica se vivió en el país andino la segunda y tercera semana de agosto, cuando los nuevos contagios se elevaron a 8.300 diarios y los decesos a 222 en promedio.

Esto llevó al gobierno a reponer el toque de queda dominical, colocar algunas provincias en confinamiento obligatorio y prohibir reuniones familiares y sociales, que eran el mayor foco de contagio, según las autoridades.

En localidades de provincia hay 11 millones de personas confinadas en sus hogares, un 33% de la población nacional, pero en Lima y el vecino puerto del Callao no hay cuarentena.

Desde marzo rige en el país un toque de queda nocturno y las clases están suspendidas por el resto del año.

Las fronteras están cerradas, pero el gobierno analiza reabrirlas a partir del 1 de octubre.

Los hospitales peruanos funcionan al límite desde hace casi cinco meses, pero la situación también ha mejorado y en la actualidad hay 11.087 enfermos de coronavirus, 3.094 menos comparado con el récord de 14.181 establecido el 17 de agosto, señaló Télam.

Perú pasó a ser este miércoles el país con la mayor mortalidad del mundo por la COVID-19, después de que Bélgica corrigiera su cifra de fallecidos por el coronavirus y restara 121 decesos a su balance del impacto de la enfermedad.

La rectificación de las autoridades belgas hizo que Perú ostente ahora ese récord mundial, una marca que era cuestión de días que alcanzara, pues el brote está lejos de ser controlado y las muertes se suceden por centenares en el sexto país del mundo con más casos confirmados al acumular más de 607,000 contagios.

Los 28,000 fallecidos por el virus SARS-CoV-2 que registra Perú se traducen en una mortalidad de 85,8 muertes por cada 100,000 habitantes, resultado de dividir el número de decesos por su población nacional de 32,6 millones de habitantes, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Por su parte, la nueva tasa de mortalidad del coronavirus en Bélgica se situó en 85,5 muertos por cada 100,000 habitantes al reportar ahora 9,878 occisos entre una población de algo más de 11,5 millones de habitantes.

El Gobierno belga hizo esta corrección a la baja de su recuento de fallecidos por coronavirus después de que en un inicio considerara dentro de las cifras oficiales de la pandemia los casos sospechosos.

La rectificación fue anunciada este miércoles después de revisar detalladamente una serie de decesos en residencias de ancianos que habían sido contabilizadas dos veces o cuyas causas de muerte no cuadraban con la sintomatología producida por el coronavirus.

MUERTES BAJO SOSPECHA

Esto contrasta con el caso de Perú, donde todavía existen miles de muertes sospechosas de coronavirus que no están incluidas en los reportes del Gobierno.

En total son más de 65,000 los fallecidos en exceso registrados desde el inicio de la pandemia en comparación a años anteriores, pues, desde marzo, los fallecimientos a nivel nacional se han incrementado en un 120 % respecto a los dos años anteriores.

Las muertes sospechosas ascienden en Perú a 10,443, según el último reporte publicado el 18 de agosto por el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud.

NOVENO PAÍS CON MÁS FALLECIDOS

Sin contar esos casos sospechosos y solo con las muertes confirmadas tras haber dado positivo a pruebas de descarte, Perú es el noveno país del mundo en número de fallecidos.

Aunque Estados Unidos es el país con mayor número de occisos al registrar casi 180,000, su tasa de mortalidad es menor a la de Perú al tener 350 millones de habitantes y está en torno a los 54 fallecidos por cada 100,000 personas.

La misma situación ocurre en Brasil, segundo en la lista por cantidad de óbitos al sumar 116,000, pero entre una población de 210,1 millones de personas se traduce en 55 muertes por cada 100,000 habitantes.

MÉXICO DOBLA A PERÚ EN LETALIDAD

La letalidad del coronavirus en Perú se sitúa hasta ahora en el 4,8 %, lo que significa que cuatro de cada cien personas contagiadas por el virus SARS-CoV-2 fallecen, lejos de la tasa de México, que es del 10,8 %.

No obstante, la tasa de mortalidad de México es prácticamente casi la mitad que la de Perú al presentar 49 fallecidos por cada 100,000 habitantes.

Después de Perú y Bélgica, los siguientes países con las tasas de mortalidad más altas son el Reino Unido y España, con 62 y 61 fallecidos por cada 100,000 personas, respectivamente.

Durante el periodo de pandemia, el Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef) ha llegado a registrar picos de casi 700 fallecidos a nivel nacional por cualquier causa, pero estos valores están descendiendo desde hace dos semanas en una lenta disminución a valores previos a la pandemia que eran de unos 200 fenecidos al día.

Perú pasó a ser este miércoles el país con la mayor mortalidad del mundo por la COVID-19, después de que Bélgica corrigiera su cifra de fallecidos por el coronavirus y restara 121 decesos a su balance del impacto de la enfermedad.

La rectificación de las autoridades belgas hizo que Perú ostente ahora ese récord mundial, una marca que era cuestión de días que alcanzara, pues el brote está lejos de ser controlado y las muertes se suceden por centenares en el sexto país del mundo con más casos confirmados al acumular más de 607.000 contagios.

Perú, el sexto país con más cantidad de casos de coronavirus y el noveno con más decesos en todo el mundo, realizará ensayos clínicos con vacunas que se encuentran en las últimas fases del desarrollo y podría comenzar a aplicarla a la población durante el primer semestre de 2021, informaron fuentes oficiales.

«En estos momentos, ninguna de las ocho vacunas más adelantadas ha culminado la fase 3. Se estima que esta etapa debe finalizar entre octubre y diciembre», resaltó el viceministro de Salud Pública, Luis Suárez.

Según el comunicado difundido ayer por el Ministerio de Salud, estas pruebas permitirán que Perú, el país que registra la segunda tasa más alta de defunciones en relación con la población, con 82 fallecidos por cada 100.000 habitantes, reciba donaciones de los antídotos a precios especiales.

Asimismo, Suárez confió en que el país pueda tener la vacuna lista para aplicarla entre el primer y segundo trimestre de 2021, citó la agencia de noticias EFE, pero enfatizó que «antes de la producción en masa, las vacunas deben obtener la aprobación de organismos reguladores como la FDA (Estados Unidos)».

El acuerdo con alguno de los laboratorios que lideran la carrera para sacar una vacuna podría anunciarse a fines de agosto, anticipó Carlos Neuhaus, portavoz del Comando Vacuna, un grupo de expertos creado por el Gobierno para establecer los contactos con los laboratorios y universidades.

Además de estimar que el objetivo es vacunar a 20 millones de personas, es decir un 65% de la población, el Comando Vacuna sostuvo que el precio será de costo y podría rondar entre 5 y 30 dólares.

Sin embargo, esta no es la única solución que contempla el Gobierno de Martín Vizcarra, ya que también garantizó un antídoto para el 20% de la población a través de Covax Facility, un mecanismo multilateral para acelerar el desarrollo de una solución contra el coronavirus, que tiene siete vacunas candidatas que utilizan cuatro tecnologías distintas y ya firmó convenio con dos fabricantes.

Para ello, deberán desembolsarse 20 millones de dólares, informó el primer ministro, Walter Martos.

Perú está atravesando uno de los momentos más difíciles en lo que va de la pandemia tras superar el medio millón de contagios de coronavirus y más de 26.000 fallecidos.

Paralelamente, la Federación Médica Peruana anunció para la próxima semana una huelga por 48 horas como modo de protesta por el presupuesto para el sector de la salud, el reglamento sobre las facultades del Ministerio de Salud en las regiones y las condiciones de nombramiento y ascenso de médicos en los hospitales estatales, entre más, señaló Télam.

Perú, el sexto país del mundo con mayor número de casos confirmados de COVID-19, registró este domingo, por primera vez, más de 10.000 contagios nuevos en un día, en el que se incluyen, además, casos no contabilizados en los siete días anteriores.

El país andino, cuya población bordea los 33 millones de habitantes y que desde este domingo volvió al confinamiento obligatorio dominical, registró 10.143 casos nuevos y sumó así un total de 535.946 contagios confirmados, y 26.287 fallecidos a causa de la enfermedad, con 206 nuevos decesos registrados en las últimas horas, según el último informe del Ministerio de Salud (Minsa).

Perú actualizó este jueves su cifra de muertes por covid-19. En declaraciones a medios de comunicación, el viceministro de Salud, Luis Suárez, explicó que, tras un análisis de una comisión especial constituida a solicitud del presidente, Martín Vizcarra, se han identificado 3.658 nuevos fallecimientos de personas con coronavirus que no eran parte del conteo oficial.

Según Suárez, con esto, el total de muertes por covid-19 en el país es de 25.648.

Las nuevas muertes identificadas corresponden a un segundo reporte de la comisión especial, que considera cifras hasta el 17 de julio.

En junio, el exministro de Salud, Víctor Zamora, a solicitud del presidente, conformó una comisión especial constituida por miembros del Ministerio de Salud, miembros de la Organización Panamericana de la Salud y profesionales independientes, con el fin de precisar datos en el país ligados al covid-19.

El pasado 22 de julio, tras el primer conteo, que cubría casos de marzo a junio, se añadieron 3.688 muertos a la cifra oficial de personas que perdieron la vida a causa del virus. Las autoridades peruanas precisaron que la comisión analizaba un total 27.253 muertes.

Italia, que registró este jueves la mayor cantidad diaria de nuevos casos de coronavirus en una semana, prohibió el ingreso a su territorio de personas procedetes de doce “países de riesgo” por la pandemia, entre los que figuran Brasil, Chile, Panamá, Perú y la República Dominicana, se informó oficialmente.

Los otros países de esa lista son Armenia, Bahrein, Bangladesh, Bosnia Herzegovina, Kuwait, Macedonia del Norte, Moldavia y Omán, de acuerdo con la resolución firmada por el ministro de Sanidad, Roberto Speranza.

La medida dispone “la prohibición de entrada o de tránsito en Italia a las personas que en los últimos 14 días hayan estado o pasado” por esa docena de países y suspende los vuelos directos e indirectos desde y hacia esas naciones, según la agencia de noticias EFE.

“En el mundo la pandemia se encuentra en su fase más aguda y no podemos perjudicar los sacrificios de los italianos en estos meses; por esa razón hemos elegido la línea de la máxima prudencia”, justificó Speranza en un comunicado.

Desde el 21 de febrero, cuando se identificó el primer caso en el país, Italia sumaba 242.363 casos confirmados de coronavirus (229 en las últimas 24 horas), de los cuales sólo 13.459 quedaban activos, y 34.926 muertes por la enfermedad (12 nuevas), reportó el Ministerio de Sanidad.

Aunque las cantidades diarias de contagios y fallecimientos son muy inferiores a las de marzo y abril, cuando el país atravesó el peor momento en la pandemia, la de casos confirmados en el último día es la más alta en una semana.

Perú sobrepasó los 300.000 casos acumulados de COVID-19 y los 10.500 fallecidos este domingo, el primero sin toque de queda permanente desde mediados de marzo, cuando comenzó la cuarentena que se dio por concluida esta semana.

Los contagios acumulados se elevaron hasta los 302.718 casos a nivel nacional tras detectarse 3.638 nuevos infectados en el último día, al dar resultado positivo el 17 % de las casi 21.000 pruebas que se procesaron durante el sábado.

Los fallecidos ascendieron a 10.589 con confirmación del coronavirus como causa del deceso, tras registrar 177 decesos en las últimas 24 horas.

Los casos activos de COVID-19 descendieron a 98.772 después de que por noveno día consecutivo el número diario de pacientes recuperados sea mayor a la cifra de nuevos contagiados.

AUMENTAN LOS RECUPERADOS

Así, durante el sábado recibieron el alta epidemiológica 4.336 pacientes que lograron vencer al virus SARS-CoV-2, de modo que elevaron el número de recuperados hasta los 193.957, lo que supone casi dos tercios del total de casos de COVID-19 confirmados en el país.

Entre los pacientes que ya tienen el alta desde el sábado hay 75 presos de la prisión de Cañete, unos 200 kilómetros al sur de Lima, de los 77 reos que dieron positivo. Solo dos permanecen aislados a la espera de su recuperación definitiva.

Prácticamente uno de cada diez casos activos está hospitalizado, pues los pacientes que permanecen bajo observación médica son más de 11.300, de ellos 1.227 conectados a respiración artificial en unidades de cuidados intensivos (UCI).

PRIMER DOMINGO SIN CUARENTENA

Este domingo fue el primero en más de tres meses que la mayoría de los peruanos podía salir a la calle, ya que durante la cuarentena, que terminó el 30 de junio para 18 de las 25 regiones, todos los domingos tuvieron toque de queda y los mercados y tiendas permanecían cerradas.

Esta circunstancia hizo la actividad en las calles de Lima fuese mayor a la de domingos pasados, pero no superior a las de otros días de la semana, incluidos aquellos últimos donde la cuarentena todavía seguía vigente pero el tránsito en la calle era casi el de un día previo a la pandemia.

En esta jornada, el primer ministro, Vicente Zeballos, se trasladó a la sureña región amazónica de Madre de Dios, una de las siete que todavía permanecen bajo cuarentena al presentar una progresión de contagios de COVID-19 en ascenso.

CONTAGIOS ASCENDENTES EN REGIONES

Allí visitó el Hospital Santa Rosa, de la ciudad de Puerto Maldonado, capital de Madre de Dios, donde entregó respiradores, ventiladores y 5.000 pruebas para reforzar el trabajo del personal de salud contra la COVID-19.

Asimismo, a Arequipa, otra de las regiones aún confinadas, el Ministerio de Salud trasladó más de un millón de equipos de protección personal para los trabajadores sanitarios. El sábado ya llegaron 31 ventiladores mecánicos, entre otros equipos para la atención de pacientes afectados por el coronavirus.

El Estado también contrató a casi 600 médicos, enfermeras y técnicos de enfermería para reforzar los centros de salud de esta sureña región andina de cara a las próximas semanas, cuando se espera que se produzca el pico más alto contagios en este departamento.

Aunque desde el 1 de julio ya no hay cuarentena en buena parte del país, Perú mantiene cerradas las fronteras y aún no tiene fecha prevista de reapertura.

El transporte aéreo internacional funciona bajo mínimos con algunos vuelos de repatriación de ciudadanos de la región y otros de tipo chárter como uno con España que está previsto que se realice el viernes 10 de julio.